Foro dedicado al club de fans en España de Taylor Lautner
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18
Sáb Abr 09, 2016 11:57 pm por JACOB&NESSIE

» Un Amor De Hibridos .
Jue Feb 11, 2016 6:20 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Mar Feb 09, 2016 11:23 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:52 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:30 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:32 am por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:19 am por Mei Cullen Vulturi

» 2º LIBRO DE JACOB Y NESSIE: NUEVA ERA (Continuacion de Despertar) +18
Jue Ago 27, 2015 8:12 pm por Galletitasalada

» libro Despertar
Mar Mayo 26, 2015 5:16 pm por JACOB&NESSIE

Nuestro autografo de Taylor Lautner

Fan del Mes
Nombre: Rocío Valverde Torres
Alias/Apodo: Rocio
Edad: 22 años
País: España-Madrid
Chat Box
Sister Sites
Afiliados
DESCRIPCION

Jacob Black Fan

Team Taycob








Team Taylor Spain

Si quieres formar parte de nuestros afiliados agrega este boton a tu web linkeando a nuestro blog y mandanos un correo a TeamTaylorSpain@hotmail.es con la dirección de tu Web y el link de tu boton. ^^

PD: El botón debe medir 100x35 (si mide más será redimensionado a este tamaño y no se promete la calidad en que se vea)

Ipod


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com


Comparte | 
 

 Luna Oscura

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Luna Oscura    Sáb Ene 18, 2014 1:07 am

Bueno, bueno aquí empieza mi segundo fic de crepusculo, en ella narro la historia de Nathan Walker desde su punto de vista, Nathan es un Lobo Negro, Kanentokon, es un metamorfo como los Quileutes, ambos eran rivales desde hace décadas, este personaje aparece únicamente en mi primer fic: Eternal Flame, si sois nuev@s en leer este fic es mas recomendable ver primero Eternal Flame.

http://jacob-black.forosactivos.net/t633-the-twilight-saga-eternal-flame   Aqui lo teneis

Bueno a lo que iba en esta historia narrare lo que sería el proceso de transformación, su vida, todo sobre los Lobos Negros y Nathan, esta vez no subire capitulos muy a menudo, solo los viernes, por temas de estudio y eso  Crying or Very sad Crying or Very sad . Aqui os dejo el prefacio y el primer capitulo.

Disfrutar  Very Happy Very Happy  y bienvenidos a Luna Oscura.

Pd: Esto es de siglos pasados, no conllevan ningún contenido histórico ni nada de eso, es solo otra epoca e intentare poner un idioma de esa epoca. xD


Prefacio :


La vida siempre te sorprende con cosas inexplicables, ¿se puede alguien convertir en un lobo gigante?, ¿existen los vampiros?, ¿pueden dos seres de razas enemigas enamorarse?, ¿es posible la imprimación?... todas esas preguntas las he vivido y sigo viviéndolas a día de hoy... soy un metamorfo, un humano capaz de convertirse en un lobo gigante, mi padre lo fue y mi hermano también... mi nombre es Nathan Walker... y esta es mi historia.

Capitulo 1: ''Infancia'' Nathan POV

Año 1842 – Nueva Orleans – 6 años

-Mason eso no vale.- dije

Mason Walker era mi hermano mayor, tenía 2 años mas que yo, decían que eramos muy parecidos, eramos caucásicos, teníamos el pelo negro y corto, lo que teníamos de diferente eran los ojos, mientras que los suyos eran negros, los mios eran azules claros.

-¿Como que no?, si se puede tramposo.- replico

Estábamos jugando al escondite, siempre hacía lo mismo, cuando le tocaba contar, me miraba y veía a donde me escondía, la regla era esconderse en el mismo cuarto, en el de mi padre, tenía los mejores sitios para esconderse y si en treinta segundos no nos encontrábamos perdíamos y teníamos que contar otra vez.

-No se puede mirar mientras cuentas.- le dije

Por ser mas mayor que yo se creía que sabía mas.

-Pues si tan mal lo hago, cuenta tu.-

Ibamos a empezar a discutir cuando nos sorprendió la voz de mi madre. Mi madre era morena con ojos azules, su nombre era Kate Walker, a pesar de tener cuarenta años se conservaba muy bien.

-Nathan, Mason a venido padre.-

Ambos fuimos corriendo, mi padre siempre nos traía pasteles y galletas cuando venía de trabajar, era soldado y se encargaba de patrullar la ciudad, se llamaba John Walker, cuando bajamos mi padre nos levanto a cada uno con un brazo, siempre me sorprendía la fuerza de mi padre, no había nadie tan fuerte como el.

-¿Has traído galletas padre?.- le pregunte
-Si, ahí están.- señalo con la cabeza a la mesa que teníamos delante.

Nos bajamos y corrimos a coger, cuando teníamos una en la mano mi madre intervino.

-Ee, primero a cenar.-

Dejamos las galletas y fuimos a cenar.

Mi padre contaba como se enfrentaba a los malos de la ciudad y nos contaba como salvaba a las personas de ellos, yo siempre vi a mi padre como un autentico héroe.

Terminamos de cenar y nos comimos las galletas en el salón, mi padre se sentó en una butaca y yo me senté a su lado y mi hermano hizo lo mismo con mi madre. Mi padre se quito la camiseta y la tiro, siempre estaba muy calentito, incluso en los fríos días de invierno, de pequeño me quedaba dormido en sus brazos, me quede mirando el tatuaje que tenía en su brazo.

-¿Papa quien te hizo este tatuaje?.- pregunte

Nunca me lo había contado, lo miro y luego me miro a mi sonriendo.

-Te lo contaré cuando seas mayor.- dijo removiéndome el pelo.
-Yo ya soy mayor.- dije mirándole serio
-Cuando seas lo suficiente mayor para vencerme.- rectificó
-Puedo vencerte.- repliqué
-¿Ah si?.- me cogió y me elevo por los aires.- Venga, venceme.-

Intente llegar a su cuello, pero sus brazos eran demasiado largo, no podía hacer nada, el mientras se reía, mi madre soltó una risilla, de repente me tiró encima del sofá y empezó a hacerme cosquillas, no paraba de carcajearme y suplicarle que parara.

Después de un buen rato de juegos, me fui a dormir con mi hermano, mi padre vino a arroparnos y contarnos cuentos para coger el sueño.

-¿Venga que queréis que os cuente?.- pregunto
-La de los lobos grandes.- dijimos a la vez
-Muy bien.- carraspeó.- Hace mucho, mucho tiempo, había una tribu de indígenas, los Quileutes, la tribu estaba gobernada por dos hermanos, Kaya y Taha Aki, estaban muy unidos, eran como vosotros, hermanos que se respetaban y siempre estaban juntos... los dos eran magos, magos muy poderosos y fuertes y un día Taha se unió a un lobo y desde hay se podía convertir en un lobo grande cada vez que quería... y un día Taha mato a la mujer de Kaya, este estaba muy enfadado con su hermano... y lo que hizo fue también vincularse a un lobo, pero también hizo algo mas, creo un poder para el lobo y una vez que se convirtió podría convertir a los demás.-
-¿De que color eran los dos lobos?.- pregunto mi hermano.
-El de Taha era gris... el de Kaya era negro. Ahora Kaya tenía la suficiente fuerza para vengarse de su hermano....-

Siguió hablando pero yo ya me estaba quedando dormido, los párpados me pesaban cada vez mas y acabe dormido.

Estaba en un bosque solo, era por la noche y la luna era llena, tenía frío y hambre, me rodeé con los brazos mientras temblaba de frío, decidí ponerme a andar hasta que viera a alguien, empecé a andar y me di cuenta de que el suelo estaba mojado, escuchaba el sonido de los animales nocturnos mientras andaba, tenía miedo, estaba muy asustado, nunca había ido a los bosques solo.

Escuche un ruido detrás mía, mire rápidamente... pero no había nada, volví la vista al frente y seguí andando, escuchaba el sonido de las hojas moverse y el agua caer de ellas.

-¡¡PADRE!!.- grite

Pero nadie contestaba.

-¡¡PADRE!!.- repetí

Y nadie contestaba, se hizo un silencio tenebroso y algo me golpeó por las espalda haciendo que me cayera por una cuesta abajo rodando, me llenaba de barro mientras me caía, la espalda me dolía muchísimo, era como si me hubieran golpeado con una roca.

Seguí rodando unos segundos mas hasta que llegué a un suelo recto, caí boca abajo, levanté un poco la cara y vi unos zapatos delante mía, alce mas la vista y vi a un hombre mirándome, tenía los ojos rojos, el pelo rubio y largo y la piel pálida, era alto y delgado y iba vestido de negro.

-Señor por favor ayudame.- le pedí mientras me levantaba.
-Claro chico, ¿como te llamas?.-
-Nathan Walker.-
-Bien Nathan, acompañame.- me dijo poniéndome la mano en la cabeza mientras andábamos.

Estuvimos andando unos minutos, hasta que vimos una caseta en medio del bosque, fuimos hacía ella, cuando entramos había dos mujeres, eran guapísimas, una era morena y la otra rubia, ambas también eran pálidas y tenían los ojos rojos.

-Vaya Christian, si has traído un aperitivo.- dijo la rubia

En un abrir y cerrar de ojos la morena estaba enfrente mía, me sobresalté asustado cuando lo hizo, me miraba a los ojos mientras me acariciaba el pelo.

-Tranquilo pequeño.- decía.- No te va a pasar nada.- me cogió del pelo y tiro hacía un lado haciendo que ladeará la cabeza.- Solo quiero cenar un poco.- y me mordió en el cuello.

Me dolió mucho y intente quitármela de encima, pero era imposible, después la rubia me cogió de la muñeca, me mordió en ella y empezó a beber mi sangre como la morena, gritaba de dolor mientras lo hacían.

-¡¡PADRE, ¡¡AYUDAME PADRE!!.- gritaba

Empecé a escuchar a mi padre llamarme, pero no le veía. Desperté en mi cuarto con mi padre sentado en mi cama cogiéndome de los hombros, estaba sudando, temblando y llorando.

-Tranquilo, solo ha sido una pesadilla.- me abrazo.- ¿Que has soñado?.-
-Estaba en el bosque solo... y... y de repente me caí... y vi a un hombre mirarme... le pedí ayuda y me llevo a... una casa, cuando llegamos... habían dos mujeres y me mordieron y se bebieron mi sangre.- explicaba sollozando.

Se separo de mi y me miro serio, tragó saliva y volvió a hablar.

-Tranquilo hijo... los vampiros no existen.- me dijo acariciándome el pelo.- Venga duermete, aún es temprano.-

Y volví a cerrar los ojos y estaba vez dormí sin sueños, ni pesadillas.

Al día siguiente mi padre tenía el día libre y habíamos quedado para ir a ver a Uma, no se porque, pero mi padre se intereso mucho en ir hoy, Uma era una anciana a la que conocía desde pequeño, mi padre se llevaba muy bien con ella, la trataba como si fuera su madre y ella igual. Mi hermano y mi madre se quedaron en mi casa.

Llegamos al caballo blanco de mi padre, mi padre tenía 3 caballos, uno blanco, otro marrón y otro negro, a mi me gustaba el blanco y siempre que íbamos a algún lado se lo llevaba, me subió al caballo y luego el con estilo se subió el, movió la cuerda que ataba al caballo y este empezó a correr, me encantaba la velocidad, soñaba con que algún día fuera igual o mas rápido que un caballo.

Ibamos deprisa por las praderas, Uma vivía fuera de la ciudad, en una casa de un bosque donde estaba ella y dos hombres mas Newén y Kalén, que eran sus hermanos. Salimos de la ciudad y seguimos cabalgando dirección al oeste.

Después de un buen rato, llegamos al bosque donde vivía Uma, oí a muchas personas decir que este bosque estaba maldito, era el bosque Kanentokon, no sabía que quería decir esa palabra y mi padre para variar me decía que de mayor lo sabría... siempre me decía lo mismo a todo.

Vimos una casa de madera entre los árboles, se notaba que era vieja y tenía el techo de color rojo y la boca de la chimenea echaba humo, siempre que venía, eso estaba encendido.

Atamos al caballo en un poste que había al lado de la entrada de la casa y nos dirigimos a la entrada, mi padre toco la puerta, dio un golpe y cuando paso dos segundos dio otros dos, siempre llamaba así y no sabía porque. Y Newén abrió la puerta.

-¿Que te trae por aquí John?.- pregunto.
-Vengo a ver a Uma.-

Newén me miro y luego volvió la vista a mi padre, abrió la puerta y entramos, cuando lo hicimos, vimos a Uma seria sentada en una butaca al lado del fuego tallando un trozo de madera en forma de lobo.

-Buenas tardes Uma.- saludo mi padre tomando asiento.
-¿Que deseas John?.- pregunto Uma sonriendo.
-Creo que mi hijo ya a empezado.- dijo

El rostro de Uma volvió a ser serio y me miro, ¿como que ya había empezado?.

-Es muy pequeño, no creo que se trate de eso.- dijo Uma volviendo la vista a mi padre.
-Ha tenido el sueño.-

Uma se quedo mirando el suelo pensativa, hasta que se levanto y se acerco a mi.

-¿Dime Nathan?, ¿como te encuentras?.- me pregunto sonriendo.
-Pues... bien.-
-¿Dime que has soñado?.-

Después de contarselo a Uma, volvió a preguntarme.

-¿Has sentido algo raro después del sueño?.-
-No.- negué con la cabeza.

Se volvió a sentar y cogió de nuevo el lobo de madera.

-No John, solo ha sido un sueño, ¿a eso venías?.-
-Si, vamonos.- dijo mi padre levantándose aliviado.
-Esperad, ¿a que viene todo esto?, ¿que es lo que me ocultáis?.- pregunte

Uma sonrió y dejo al lobo de madera en su regazo.

-Ven aquí pequeño.-

Obedecí y me acerque a ella.

-Cuando seas mayor comprenderás todo, pero ahora vive tu vida sin preocuparte por esto, toma para ti.- me dijo el lobo de madera.

Lo tome y me lo llevé conmigo.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Dom Ene 19, 2014 3:47 pm

Aqui os dejo los aspectos de los personajes que han aparecido hasta ahora, los de la familia Walker Smile Smile ...

John Walker - Mark Wahlberg


Kate Walker - Eva Isanta


Mason Walker - Michael Trevino


Nathan Walker - Ian Somerhalder
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Lun Ene 20, 2014 8:32 pm

Aqui os dejo un trailer de mi proximo FIC de; CROOSBREED, lo dejo en spolier para aquel que no haya leido aún ETERNAL FLAME Very Happy Very Happy ...

TRAILER CROOSBREED:
 


Al final he cambiado de idea, no estoy tan ajetreada como pensada  cheers cheers asi que cada semana colgare dos capitulos, los días serán lunes y miercoles... y si puedo también los viernes xD. Asi que aquí os dejo el segundo capitulo... chaoOo.  Smile


Capitulo 2: ''15 años'' Nathan POV



Año 1851 – Nueva Orleans – 15 años


Me desperté en mi cama, mire a mi lado y no vi a mi hermano, se habrían levantado ya a desayunar, me levante yo también, me puse un pantalón y salí de mi alcoba.

Llegué a la cocina y vi a mi hermano y mi madre desayunando, me senté con ellos y comí un poco de pan, últimamente no tenía hambre nunca y me costaba dormir por las noches, mi padre se fue a patrullar la ciudad.

Ahora que era mas mayor seguía sin hablarme de esas cosas que me ocultaba en el pasado, me mataba que no me lo contara, a veces hasta discutíamos, pero mi padre veía eso como algo normal, lo podía notar, ese secreto sinceramente me estaba alejando de mi padre por momentos y eso a mi familia le preocupaba.

-Bueno ¿que pensáis hacer hoy?.- pregunto mi madre rompiendo el silencio.
-Yo iré con unos amigos a la posada.- dijo Mason
-¿Y tu Nathan?.-
-No lo se.- dije frío.

Ultimamente me levantaba de muy mal humor y no quería hablar.

-Porque no vienes a la fiesta del pueblo.- propuso mi madre
-No tengo ganas de fiestas.- dije frío de nuevo.
-Venga te vendrá bien.-

Me levanté de la mesa haciendo que la silla se cayera y golpeé la mesa.

-¡¡TE HE DICHO QUE NO!!.- grite furioso.

Mason se levanto y se acerco.

-Calmate hermano.- dijo levantando la mano
-¿Me vas a obligar?.- me encaré con el
-Nathan para.- pidió mi madre

Sin decir nada me fui de la casa y me senté en una butaca que había fuera, me puse las manos a la cara mientras miraba el suelo y respiraba hondo. Algo en mi interior estaba cambiando, estaba muy cabreado siempre, no comía, no tenía ganas de hacer nada, dormía muy mal por las noches, ¿que me estaba pasando?.

Alguien me toco el hombro y alcé la vista... era mi padre, siempre me sorprendí lo bien que se conservaba, a mi madre ya le habían salido algunas canas, pero el se mantenía fuerte y joven.

-¿Ocurre algo?.- pregunto.
-No.- le quite la mano de mi hombro.

Se sentó al lado mía mientras miraba al frente.

-Se que tienes muchas dudas hijo, solo te pido que me des tiempo para explicartelo....-
-¿Tiempo?.- interrumpí.

Ahora le mire.

-Has tenido 15 años para explicarlo y ¿ahora me pides tiempo?.- reí amargamente.
-Esto no es fácil Nathan, no es algo de lo que se pueda decir de un día para otro.-
-¡¡PUES DILO DE UNA PUTA VEZ Y QUITATE ESE PESO DE ENCIMA PADRE!!.- dije levantándome

Mi padre me miraba como si lo que estuviera haciendo fuera normal, se levantó también y me tomo de los hombros.

-Por favor Nathan... solo te pido tiempo.- dijo

Y entró en la casa, mire al frente con el ceño fruncido y los puños apretados, no podía aguantar mas, llevaba 15 años igual, secretos, secretos y mas secretos, toda persona tiene un límite de paciencia, y la mía ya había acabado.

Decidí salir a dar un paseo por la ciudad, haber si me relajaba, estaba echando humos, salí a la calle mientras pensaba en el odio que tenia de que mi padre me ocultara un secreto desde hace tantos años, andaba mirando al suelo cabreado aún.

De repente se escucho un grito, que hizo que levantara la cabeza, todos los que estaba por hay hicieron lo mismo y vi como un hombre salía del 1)colmado de enfrente mía corriendo, la dueña salió y señalo al hombre. 1)Tienda

-¡¡Detengan al ladrón!!.-

Sin pensarlo perseguí el ladrón, este corría mucho y para mi sorpresa yo también corría bastante, me extrañe porque yo no era de los que corrían mucho y de pronto... tenía esta velocidad, corrí un poco mas deprisa y alcancé al ladrón, le tiré al suelo conmigo.

Nos levantamos rápido y el saco un cuchillo, la gente miraba expectante la pelea, el tipo tenia cara de matar a alguien y yo estaba asustado.

-Vamos chaval... detenme ahora.- dijo

El ladrón era de unos cuarenta años o por ahí... rápidamente estiro el brazo para darme una puñalada, pero sorprendentemente me eche a un lado antes de que llegara la puñalada y rápidamente el ladrón volvió la puñalada a el lado donde estaba y volví a esquivarlo, no me di cuenta de que tenía tantos reflejos.

-Haber como te defiendes de esto muchacho.- dijo

Y sin darme cuenta me metió una patada que hizo que me cayera de espaldas, se puso de pie encima mía y intento apuñalarme en el pecho, pero llevé a tiempo mi brazo al suyo para impedirlo, el hacía fuerza para abajo y yo para arriba, me dio un puñetazo con la otra mano y cuando iba a apuñalarme volví a poner el brazo, pero consiguió meterme un poco el cuchillo en la carne, me dolió pero no lo suficiente para parar.

Le puse la pierna en el pecho y lo empuje lejos, el ladrón se alejo lo suficiente para levantarme, pero llego a mi y intento darme una apuñalada, sujete su muñeca con mi mano mientras retrocedía y me estampé contra una pared mientras el hacía fuerza para llevar el cuchillo a mi cara.

Le metí un puñetazo que hizo que dejara de hacer fuera, pero yo seguí sujetando su muñeca, le metí otro puñetazo y otro... y otro, hasta que cayo al suelo del quinto puñetazo, me puse encima suya y seguí dandole, pero se recompuso y me metió uno a mi que hizo que cayera al lado suya, se arrastro para llegar de nuevo al cuchillo, vi que tenía la nariz rota mientras se arrastraba, me adelante a el levantándome y yendo a por el arma, pero me cogió de la pierna y caí boca abajo, le metí una patada en la cara que hizo que soltará.

Me arrastre y llegue al cuchillo, me levante y le metí una patada en la cara que hizo que se tumbara boca arriba, me puse encima suya y le puse el cuchillo en el cuello.

-Piedad.- me suplico.
-Dame lo que le has robado.- le ordene
-Toma.- me dio una bolsita de dinero.
-Que no te vea mas por estas tierras.- me quite de encima suya y tire el cuchillo al suelo.

Me sentí bien, desahogado, había desechado todo lo que tenía dentro, me dirigí al colmado de la mujer a la que le había robado, cuando llegué estaba en la puerta, su cara se lleno de felicidad cuando me vio.

-Tome señora.- le di la bolsa.

Me abrazó sin esperarmelo.

-Muchas gracias, es la quinta vez que me roban este mes.- dijo
-No importa, no ha sido nada... tenga cuidado.- me disponía a irme.
-Espere.- me cogió del brazo

Se metió en su tienda, me di cuenta de que era una de alimentos. Volvió con una bolsa de manzanas.

-Tome lleveselas, es lo mínimo que puedo darle.-
-No, no gracias.- dije
-Por favor déjeme recompensarle.-
-No enserio... creo que con todo lo que le han robado le hace mas falta a usted que a mi.-

Se quedo mirando a un lado pensativa.

-Pero tendré en cuenta el detalle, gracias.- le dije yéndome.

Ahora cogí rumbo a mi casa, ya me habían pasado demasiadas cosas por hoy, me sentí culpable al recordar lo que le dije a mi madre, pero es que últimamente estaba muy enfadado con todo, menos mal que hoy con la adrenalina ya se me había pasado todo ese enfado que llevaba dentro.

Llegué a mi casa y no había nadie, se habrían ido a la fiesta del pueblo, me fui a la cocina y me senté en una silla a comer un poco de pan, después de haber salvado a esa tendera me había entrado hambre después de mucho tiempo.

Cuando me quise dar cuenta me comí una barra de pan entera y aún así tenía hambre, me levanté de la silla y me dirigí a mi alcoba, cuando llegue a arriba de las escaleras note un fuerte pinchazo en el estomago, me flexione hacia delante mientras respiraba rápidamente y cuando me quise dar cuenta vomite en el suelo.

Me incorpore y cogí aire de nuevo, el pinchazo había desaparecido, ahora me dolía la cabeza, tenía la vista nublada y me costaba andar, decidí que lo mejor sería meterse en la cama, así que fui hacia ella pero me caí cuando abrí la puerta, me levanté torpemente y me apoye en la cama, me tumbe en ella y repte hasta llegar a la almohada.

Me puse boca arriba con los ojos cerrados y me tape con las sabanas, empezó a entrarme mucho calor y acabe quitándome la sabana de encima, noté como las gotas de sudor de mi frente, no entendía que me pasaba.

Me fui a bañarme haber si me calmaba, me dirigí hacía abajo con cuidado de no caerme, me costó un triunfo, pero conseguí llegar.

Llegué a la sala que usábamos para asearnos, enfrente mía había un espejo mire un poco y quité la vista, me pare un momento y me volví a mirar, me di cuenta de que estaba un poco mas fuerte, mi masa muscular había creído un poco, mi torso asomaba un poco los abdominales y los pectorales, los músculos de mis rodillas y piernas se veían fuertes y marcados.

Me quede extrañado mirándome, me lleve una mano a mi abdomen extrañado, yo no hacía nada de ejercicio, ni de nada y ahora me encontraba con esto. Me deje de mirar y me metí en la bañera, el agua estaba fría, me serviría para calmarme y dejar de tener tanta calor, me metí entero y a los veinte segundos el agua estaba a mi misma temperatura.

Me salí de la bañera y la mire extrañada, ¿que coño me estaba pasando?, me sequé con una toalla, lo bueno era que se me había relajado el dolor de cabeza, pero no el calor, volví a mi habitación y me tumbe de nuevo en la cama y me quede dormido después de un buen rato.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Miér Ene 22, 2014 9:58 pm

Holaaa!! Bueno aquí os dejo el siguiente capitulo de la historia de Nathan... y también os dejo la banda sonora que he creado para este fic... Adios  Very Happy  Very Happy 



Capitulo 3: ''Lobos gigantes'' Nathan POV


Estaba sentado en un banco de la ciudad, miraba al suelo mientras pensaba en lo que me estaba pasando los últimos meses, mi cuerpo estaba cambiando, eso no cabía duda, pero también cambiaba mentalmente, tenía muchos prontos y a veces me ponía muy agresivo, por no hablar del calor corporal que tenía que me hacía arder la piel, había cambios en mi organismo que no entendía.

Notaba como si llevara algo dentro que se prepara para salir, aunque ahora lo único que había cambiado es que ahora comía mucho mas que antes. Observe a una pareja que estaba paseando hablando animadamente y me puse sentimental, me sumergí en debatir en mi mente si existía el amor de verdad, o solo atracción, cambié de tema a los cinco minutos, me levanté del banco y di a dar un paseo.

No iba mucho a mi casa, solo a comer y dormir, no quería que tomara mi rabia contra alguien de mi familia, ellos estaban de acuerdo conmigo.

-Nathan.- una voz conocida me hizo dejar mi mundo.
-Ah, hola Shawn.- dije

Shawn era un amigo de la infancia, siempre habíamos estado juntos, era mi mejor amigo, su madre y la mía eran amigas y sorprendentemente nuestras abuelas también era amigas, parecía una tradición.

-Hace mucho que no te veo, ¿donde estabas?.- me pregunto
-He estado un poco liado con unas cosas.- mentí
-¿Y ya estas libre?.-
-Si.-
-Yo y Mary vamos a una fiesta que da el alcalde... ¿quieres venir?.-
-Si, por que no.- igual un poco de fiesta me relajaba.
-Bien, pues nos vemos ahí.-
-Adiós Shawn.- se marchó al trote y yo seguí el camino a donde fuera que vaya.

La noche llegó, me puse un pantalón y una chaqueta negra para la fiesta, mi madre dijo que sería muy buena idea, pero mi padre no estaba muy conforme con la idea, pero al final cedió a regañadientes y también dijo que vendría. Baje las escaleras de mi cuarto y vi a mis padres charlando en el sofá esperándome, mi hermano se fue antes con sus amigos.

-Es que Kate no estoy muy seguro si se podrá controlar.- escuche a mi padre decir.

Me quede sorprendido, nunca había tenido el oído tan fino como ahora y eso que estaban hablando casi sin voz.

-Pero no creo que aún haya llegado a ese punto, Mason tardo mucho mas.- dijo mi madre

Estaban hablando de mi, ¿que es lo que Mason tardo?. Mi padre se dio cuenta de mi presencia y se levantó, yo seguí bajando las escaleras y ellos me esperaron en la puerta.

-Estas ideal hijo mio.- me dijo un abrazo mi madre que me extraño.

La rodeé con los mios dudoso y confuso, mi padre miraba la estampa con las dos manos juntas abajo.

-Bueno, sera mejor que vayamos, la fiesta ya habrá comenzado.- dijo mi padre abriendo la puerta.

Mi madre se separo y me puso las manos en las mejillas sonriendo, yo le correspondí la sonrisa, me beso en una mejilla y se fue por la puerta junto a mi padre, tome aire, estaba acalorado de nuevo, salí de la casa y cerré la puerta detrás mía.

Llegamos a la fiesta del pueblo, era un inmenso jardín rodeado de flores, sobretodo rosas, habían muchas mesas repartidas por el lugar y unos músicos tocando musica, habían muchas mujeres y hombres bailando, mientras otros ya decidieron ponerse a comer.

-La familia Walker, ¿verdad?.- nos impresiono un hombre, parecía francés.

Llevaba un traje negro de gala, su pelo era negro y rizado, sus ojos eran grandes y verdes, llevaba una perilla acabada en una punta y un bigote.

-Si, ¿quien es usted?.- pregunto mi padre dándole la mano.
-Me llamo Arnaud, he odio hablar mucho de su familia señor Walker, gran linaje de familia en Nueva Orleans ¿no es cierto?.-
-Si, mi familia lleva durante décadas en estas tierras.-
-Bueno, que disfruten de la velada, un placer conocerles.- se despidió
-Ve con Dios Arnaud.-

El francés se marcho y nosotros nos acercamos mas a la fiesta, nos sentamos en una mesa y nos sirvieron comida, ellos picaron un poco, pero yo comía excesivamente.

-Hola Nathan.- me impresiono Shawn.- señor Walker, señora Walker.- saludo a estos dos con una reverencia.
-Hola Shawn.- saludo mi padre asintiendo.
-Nathan, ¿vienes con nosotros?.- dijo señalando de donde venía.

Había un grupo de 5 personas, solo conocía a Mary, que fue amiga mía desde la infancia.

-Claro.- dije levantándome de la silla.

Mi padre me paro agarrándome del brazo, le mire extrañado y el me miraba desde arriba.

-Nathan, mantente calmado.- me dijo

No entendía por que me dijo eso, sería por mis últimos días de enfado, pero ya estaba bien.

-Lo se padre.- dije mirándole como si fuera obvio.

Me soltó del brazo y me marche con Shawn. Cuando llegamos Mary me sonrió y Shawn nos presento.

-Nathan, ellos son Jason, Hector y Alex, son nuevos en el pueblo... y chicos el es Nathan.- presento
-Un placer conocerle Nathan.- me ofreció la mano Jason.
-Igualmente.- se la di.- Y a vosotros también.- le ofrecí la mano a los otros dos.

Me la dieron y me saludaron.

-Bueno, ¿que os trae por este pueblo?.- pregunte
-Vienen buscando trabajo de soldado.- explico Mary
-Yo dentro de poco también lo haré, espero que patrullemos juntos.- les sonreí
-Seria un placer.- dijo Jason
-Y dime Jason... ¿de donde venís?.-
-Virginia, somos amigos de la infancia y hemos decidido venir aquí, como dicen que necesitan mas soldados.- explico.

De repente empecé a oler mucha peste, no sabia de donde provenía, olía fatal, como a amoniaco, no provenía de ninguno con los que estaba hablando.

-Nathan... ¿te ocurre algo?.- pregunto Mary.
-No, no nada.-

Me fije que Jason, Hector y Alex tenían la nariz arrugada, olían lo mismo que yo, mire de donde provenía el olor y también me di cuenta de que mi padre también arrugaba la nariz, pero ellos seguían como si nada, yo no soportaba el olor.

Me fije que había una persona observando la fiesta, me fije en el, una capucha negra le ocupaba el rostro y se volvió para atrás cuando le mire, decidí seguirle, pase olímpicamente de mis amigos y fui para allá.

El olor se hacia cada vez mas fuerte y me costaba mas aguantarlo, le vi con esa capucha negra cubriéndole la cara, le seguí aun mas cerca, adelanto el paso cuando me estuve acercando y se adentró en el bosque, yo le seguí sin pensar, ¿porque lo hacia?, no lo se, pero algo me decía que le siguiera, mi rabia aumentaba por momentos, era como si fuera un enemigo o algo para mi.

Se paro y yo me pare detrás suya, había niebla en el oscuro bosque y los arboles tapaban la luz de la luna haciendo que se viera poco. Se empezó a reír, era una risa malvada, era grave y tenebrosa.

-No deberías haberme seguido.- dijo
-¿Quien eres?.- pregunte

Se quito la capucha y me miro, tenía los ojos rojos y el pelo largo y negro, era alto y delgado y su piel era extremadamente pálida, me acorde de mi sueño que me traumatizo de por vida... era uno de ellos... eran reales... era un vampiro. No sabia que hacer, no sabia si huir o quedarme a matarlo, algo me pedía con fuerzas matarle ahora mismo, estábamos solos el y yo.

-¿Que quieres?.- pregunte irritado, una furia interna me dominaba el cuerpo sin remedio alguno
-Solo alimentarme.- se lanzo a por mi

Con mis reflejos conseguí echarme a un lado haciendo que se diera contra un árbol de cabeza, el vampiro se levanto sonriendo, el también tenia la nariz arrugada, pero si el era el vampiro, me distraje en ese pensamiento y se lanzo encima de mi, vi sus colmillos a punto de hincarse en mi garganta cuando algo lo espanto de mi fuerte, me levanté del suelo y vi a un lobo, un enorme lobo negro fintando con el vampiro, este último le siseo y el otro le ladro, cuando de repente aparecieron 3 mas, eran ellos, los Lobos Negros, la leyenda que me contó mi padre era cierta.

El vampiro vio a todos esos lobos y corrió extremadamente rápido huyendo, 3 lobos le persiguieron a una velocidad increíble, uno de ellos se quedo mirándome, el miedo me invadió, le mire asustado, el lobo se marchó entre los árboles y me quede de nuevo solo, mi ropa estaba rasgada, sería de la caída.

Fui de nuevo a la fiesta corriendo, estaba excitado, había visto a los Lobos Negros, ellos fueron una historia de mi infancia que me marco de por vida, esquivaba todos los árboles que se me ponían en medio, la adrenalina seguía en mi, el verlos y enfrentarme a ese vampiro me habían puesto a cien.

Llegué de nuevo a la fiesta y ya se estaban yendo mucha gente, Jason, Alex y Hector ya se habían ido, me puse a buscar a mi familia por todos lados. Los encontré aun sentados en su mesa.

-Padre, Madre, los he visto.- hablé rápidamente
-¿A quienes hijo?.- pregunto mi madre con el ceño fruncido de la confusión
-A-a... ellos los Lobos Negros.- tartamudeé

Mi padre se levanto de la mesa, se puso junto a mi y me dio una palmada en el hombro dejando la mano en el, mientras sonreía apagado mirando al suelo.

-Lo se... hijo.- dijo mirándome

¿Que lo sabía? Pero... ¿como?, le mire confundido.

-¿Como lo sabes?.- pregunte
-Kate ve a casa con Mason.- pidió mi padre mirando a mi madre

Esta asintió, me dio un beso en la mejilla, me acaricio en ella y se marcho.

-Demos un paseo hijo.- dijo yendo en dirección contraria a donde la gente salia
-¿De que va todo esto padre?.-
-Voy a contarte lo que siempre has deseado conocer, ha llegado la hora.- dijo mientras andábamos a la luz de la luna llena.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Lun Ene 27, 2014 5:55 pm

Aqui os dejo el siguiente capitulo... gracias por leerme y disfrutarlo como yo escribiéndolo Smile.


Capitulo 4: ''El secreto'' Nathan POV


Por fin, después de mucho tiempo me lo diría, andábamos por el bosque en silencio, mi padre andaba con las manos atrás mientras miraba al suelo buscando las palabras apropiadas para contarme lo que tenía que contarme. Estaba nervioso, quería saber que era lo que tanto tiempo me había ocultado hasta el día de hoy.

-Padre, por favor cuentemelo.- le pedí.
-No es fácil de entender hijo, a tu hermano le costó asimilarlo.-
-¿Mason sabía esto?.- pregunte irritado y con los ojos como platos.- ¿Como que lo sabe?.-
-Calmate Nathan.- me miro serio.- sientate.- señalo a un tronco caído detrás mía con la cabeza.

Hice lo que me pidió y me senté en el tronco, estábamos en un lugar que se veía mejor de donde antes había estado con el vampiro, los árboles estaban mas separados entre si y la luz de la luna dejaba ver mejor el lugar.

Mi padre se quedo mirando a la luna con los brazos cruzados, ¿porque le costaba tanto decirlo?, yo mientras estaba sentado, le mataba con la mirada desde atrás.

-Nuestra familia esconde un secreto, hijo mio.- miro para abajo.- Un secreto que nos mantiene vivos durante mucho tiempo.-
-¿De que estas hablando padre?.- pregunte confundido
-No somos normales Nathan.- dijo mirándome viniendo para mi.

Se paro al frente mía, yo le miraba desde arriba.

-¿Que somos padre?.- pregunte esperándome lo peor
-Somos Lobos Negros, hijo.- dijo al fin

Ya esta, lo confesó, me quede en blanco y pálido, era lo que menos me esperaba del mundo, pero... ¿como podía ser?, yo no me transformaba ni nada, ¿como era posible?, me quede unos segundos analizando la frase.

-Pero....- iba a decir pero me interrumpió y yo le escuche atentamente
-Es algo que no podemos remediar, no es un estilo de vida que eliges, simplemente... nacemos así.- elevo los brazos.

Me levanté del tronco y los dos quedamos de pie enfrentados, me di cuenta de que era prácticamente igual de alto que el.

-¿Estas diciendo que somos Lobos Negros y luchamos contra vampiros?...¿que soy un Kanentokon?.- pregunte sin creerlo.
-Eso es exactamente lo que he dicho.- me dijo mirándome a los ojos

Me quede aún mas en blanco.

-Pero yo no me convierto.- dije confuso
-En la pubertad empezamos a adaptarnos a los cuerpos de los lobos cuando somos humanos y viceversa... por eso tenías dolores de cabeza, por eso el apetito te fallaba y te volvía incontrolablemente, por eso a veces estas rabioso y con ganas de matar a cualquiera que te moleste.-

Había acertado, absolutamente todo, los dolores de cabeza, el enfado... todo, ¿significaba eso que ya era un Lobo Negro?.

-Pero eres muy extraño hijo... todos los Lobos Negros tenemos los ojos negros y no vemos la visión a tan poca edad. Y tu transformación es muy lenta- dijo preocupado.
-¿Que visión?.-
-Todos los metamorfos en la pubertad tienen una visión, un sueño, en ella vemos a nuestros enemigos naturales....-
-Vampiros.- acabé por el
-Tu tuviste la visión con 6 años... era demasiado pronto, Uma dijo que me no me preocupara.-
-¿Uma lo sabe?.-
-Ella es la líder del consejo Kanentokon, tu hermano y yo pertenecemos a su manada.-

Estaba alucinando, toda mi vida era una mentira... todo lo que había sido en su momento había cambiado de forma.

-¿Manada?, ¿es que hay mas?.- pregunte
-Si, somos 13 lobos.-
-Entoces no eres soldado.- me di cuenta mirándole
-No.- respondió.- Soy el alfa de los Kanenetokons.-
-¿Alfa?.- pregunte
-Soy el líder de la manada.-

Mi padre era el líder de una manada de unos lobos negros enormes y yo en 16 años no me di cuenta y mi hermano Mason igual.

-¿Desde cuando Mason?.-
-A tu misma edad, bueno... tal vez un poco menos.-

Reí amargamente y cambie la vista a los árboles de atrás y camine un poco hacia ellos negando con la cabeza.

-¿Madre lo sabe?.- pregunte sin apartar la vista.
-Si, ella es mi imprimada.-

Le mire de nuevo serio.

-¿Imprimada?.- pregunte
-Los metamorfos no solo somos fuertes en batallas, somos fuertes en amor... la imprimación es un sentimiento que te invade cuando ves a tu alma gemela por primera vez... todo te hace así.- chasqueo los dedos.- y la ves como tu mundo, ya no puedes estar lejos de ella.-

Alucinaba, simplemente alucinaba, no solo luchabamos con vampiros... si no que también nos imprimíamos de personas.

-¿Tienes elección?, ¿de dejar de sentir la imprimación?.-
-Si, anulando los sentimientos.-
-¿También se puede hacer eso?.- dije con los ojos como platos.

Esto ya era lo último que me quedaba por oír.

-Puedes elegir ser mas humano que lobo... o mas lobo que humano, es como un mecanismo de defensa, dejas de sentir afecto por algo, no sientes remordimientos, sirve para matar vampiros mas que nada.-
-¿Pero entoces cuando me podré convertir?.- pregunte
-Aun es pronto para decirlo, hablaré con Uma, tal vez ella sepa algo.-
-¿Desde cuando somos así?, ¿desde cuanto os habéis ido transformando?.-
-Somos decendientes directos de Kaya Aki.-

¿Sería esto un sueño?, ¿Kaya Aki era un antepasado mío?.

-Se que tienes muchas dudas hijo.- me puso la mano en el hombro.- Pero cuando te transformes... tu vida entera habrá cambiado para siempre y empezarás a entender todo .-

Le mire a los ojos.

-¿Duele?.- pregunte

El ya sabía a que me refería.
-No, por eso tu cuerpo esta cambiando... para que la transformación no duela. Al principio te costará transformarte... pero con práctica lo harás mas rápido.-
-Quiero verlo.- dije.- Transformate padre.-

Mi padre se quito la camia y me la dio. Se señalo el tatuaje que llevaba en el brazo.

-Este es el tatuaje Kanenetokon, es el que nos graban cuando nos transformamos.- dijo
-¿Es por eso que te conservas tan bien padre?.-
-Si, los metamorfos no envejecemos mientras nos transformemos.-
-¿Quieres decir que somos inmortales?.- abrí los ojos como platos
-Solo no envejecemos.- volvió a decir

Me quede callado y se marchó a unos árboles de delante mía. Escuche el rugido de un lobo salir de detrás de ese árbol haciéndome retroceder un paso, mi padre salió entre la vegetación como un lobo gigante, su pelaje era negro como el carbón y sus ojos eran negros también. Me quede mirándole impresionado, me sentía bien a su lado, no le temía, tal vez fuera la conexión que tenía con ellos por ser metamorfo también, pero verle ahí parado no me daba el mas mínimo miedo, el me miraba atento esperando que viera cada partícula de su cuerpo de lobo.

-Imposible.- me murmure a mi mismo ante semejante estampa.

Después de unos minutos volvió atrás y se perdió de nuevo entre los árboles, volvió en su forma de humana, estaba sin camiseta y solo llevaba sus pantalones de gala.

Le di la camisa y mientras se vestía con ella le pregunte.

-Si te trasnformas en la pubertad, ¿como es que tu aparentas cuarenta?.- pregunte
-Hubo un tiempo en que no me transformaba, no me gustaba este estilo de vida... hasta que conocí a Uma.- me explico.
-Ah... ¿y que hay de los Quileutes?, ¿también existen?.- pregunte
-Hace décadas que no se saben nada de ellos, dicen que los vampiros les mataron.- se encogió de hombros
-¿Te lo crees?.-
-Si, supongo que si.-

Volvimos a casa en un paseo silencioso, mientras andábamos pensaba en lo que suponía esto, pasar toda la eternidad luchando con vampiros, agradecí en silencio que me lo ocultara, agradecí tener una infancia feliz, sin conocer lo que me esperaba, que lo que en su día lo tomé como un cuento lo viviera años después y llego la hora de ser lo que realmente era, un metamorfo.

Divisamos nuestra casa, mi padre iba tranquilo, como si se hubiera quitado un peso de encima, normal, tantos años ocultando algo a una de las personas mas importantes de tu vida debía ser duro y mas si esa persona no paraba de insistir en que se lo contará.

-Pues parece que te lo has tomado bien.- dijo mientras llegábamos a la casa
-Que remedio, ahora soy así.- me encogí de hombros
-Serás un gran Kanentokon hijo.- me sonrió

Le di una sonrisa triste y entramos en la casa, mi madre esperaba sentada en la cocina bebiendo un vaso de leche, se levantó y vino hacia nosotros.

-¿Como se lo ha tomado?.- le pregunto a mi padre.

Mi padre me miro y me dio una palmadita en la espalda.

-Sera un gran Lobo Negro.- le repitió a mi madre

Esta sonrió y me abrazo, yo la rodeé con los mios y nos quedamos un rato así. Cuando nos separamos me miro a los ojos.

-Me voy a dormir, buenas noches, hijo.- dijo
-Buenas noches madre... tomaré un vaso de leche y me dormiré también.- le sonreí

Me dio un beso en la mejilla y se fue, mi padre la siguió.

-Padre.- le llame girándome para verle
-¿Si?.- dijo desde la escalera con medio cuerpo girado mirándome
-¿Ese vampiro esta muerto?.-
-No creo... es muy rápido, se no es difícil alcanzarlo.-
-¿Ya le visteis de antaño?.- pregunte extrañado
-Si, solo sabemos su nombre.-
-¿Cual?.-
-Joham.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Miér Ene 29, 2014 5:36 pm

SIGUIENTE CAPITULO xDD... disfrutarlo  Very Happy  Very Happy  Very Happy 


Capitulo 5: ''2 días'' Nathan POV


-Hijo... hijo despierta.- me meneaba mi padre

Entreabrí un poco los ojos cuando los rayos del sol se posaron en mis ojos.

-¿Que ocurre padre?.-
-Debes levantarte... vamos a ir a visitar a Uma.-

Le hice caso y me levante de la cama, me puse algo de ropa y baje con mi padre detrás, Mason esperaba abajo.

-Buen día hermano.- me dio una palmada en la espalda.- Por fin sabes el secreto.-

Le di una sonrisa apagada y nos marchamos de la casa, cogimos los caballos, el mio ahora era el blanco, me lo habían regalado por mi cumpleaños.

Mi padre iba delante nuestra y yo y mi hermano le seguíamos desde atrás, íbamos deprisa por el camino, llegamos al bosque donde iba a la cabaña de Uma, mi padre me llevaba a Uma para predecir cuando acabaría mi transformación, estaba muy nervioso, una vez transformado mi vida cambiaría para siempre, me quedaba muy poco para dejar mi vida humana.

Llegamos a la cabaña de Uma, se mantenía vieja y pequeña, atamos los caballos al poste de al lado de la cabaña y entramos, Uma esperaba al lado de la chimenea en su butaca.

-Pasar hijos míos.- dijo

Hicimos lo que dijo y Mason cerró la puerta.

-¿Queréis que os prediga al joven Nathan?.- pregunto
-Si.- respondió mi padre

Uma se levanto de la butaca y se acerco a mi.

-Ponte de rodillas por favor.- pidió Uma

Hice lo que me dijo y hinque las rodillas en el suelo, ella me puso las manos en la cara y cerró los ojos, me fijé que movía su arrugados labios pronunciando frases en voz baja, note un tipo de energía salir de mi cuerpo, era algo cálido y fuerte, yo también cerré los y deje que hiciera lo que tenía que hacer, notaba aun mas esa energía salir de mi cuerpo, de repente escuche el rugido de un lobo que hizo que abriera los ojos sorprendido.

Uma abrió los ojos y me soltó la cara, me quede de rodillas mirando al suelo como si el me diera la respuesta de lo que había pasado.

-Dos días.- se sentó
-¿Estas segura Uma?.- pregunto mi padre
-Si John.- confirmo la anciana
-Muchas gracias Uma.-
-Gracias a vosotros por traer a un nuevo miembro.- me sonrió

Le di una pequeña sonrisa de agradecimiento y nos marchamos del lugar. Cuando salimos vimos venir corriendo a una persona venía corriendo rápido, se paró enfrente nuestra y habló rápidamente para mi padre y mi hermano.

-Joham y 5 vampiros han aparecido cerca del rio.- informo

Mi padre me miro y luego miro a mi hermano.

-Ir, ahora os alcanzó.- dijo

Mason asintió y se marchó con ese hombre, vi como Mason se transformo en lobo rápido y con estilo, me quede impresionado cuando le vi, mi padre me habló haciendo que cambiará la vista a el.

-Hijo, coge tu caballo y ve a casa lo más rápido que puedas y por nada del mundo te pares hasta que llegues, ¿me has entendido?.-
-Si padre.-

Se fue igual que ellos y se convirtió, hice lo que me dijo y cogí el caballo, le di un tirón al caballo haciendo que relinchara y corriera al trote, le di otro tirón haciendo que fuera mas rápido, el caballo iba rapidísimo por el sendero que llevaba a la ciudad.

Pero de repente cuando estaba a punto de llegar a la ciudad, algo paso rapidísimo al lado mía, mire hacia donde había pasado y no había nada, escuché en el otro lado un zumbido y cambié la vista a ese sitio.

Volví la vista al frente y mi caballo se cayó con algo, haciendo que yo cayera para delante, me adentré en el bosque rodando por una cuesta, mientras escuchaba a mi caballo relinchar de nuevo, notaba como me golpeaba con todo lo duro que había en el suelo.

Paré de rodar y me levanté patosamente, me di cuenta de que estaba en un claro, me terminé de incorporar y algo me golpeó fuerte por delante haciendo que volará por los aires hasta aterrizar en una roca de espaldas, noté un fuerte dolor en ella que hizo que me faltara el aire.

Levanté la vista, lo veía todo borroso, pero pude ver como algo negro venía hacia mi andando, cerré los ojos y los volví a abrir patosamente, la imagen de lo que venía hacia mi se iba aclarando, era una persona, los volví a cerrar y los abrí como antes, ahora veía claramente que era un vampiro.

Notaba algo húmedo en mi frente, por como me miraba el vampiro supe que era sangre, me cogió de la camisa y me levanto poniéndome a su altura, era bastante grande, unos 2 metros, los pies no me llegaban al suelo, me miraba burlón.

-Mira que tenemos aquí... uno de esos metamorfos.- dijo

El dolor se fue calmando y notaba como la sensación de humedad en mi frente se iba ocultando y la vista se me iba poniendo mas clara, el vampiro me miro fascinado.

-Vaya, así que os curáis rápido ¿eh?. Joham eligió buen sitio.- se dijo.- Haber como te curas de mi ponzolla.-

Saco sus colmillos y trato de morderme, yo conseguí ponerle la mano en la frente y empujar intentando quitarme del agarre, conseguí quitarme, pero el vampiro me empujo haciendo caer unos metros de espalda, trato de tirarse encima mía, pero conseguí quitarme a tiempo haciendo que se estrellará con un árbol.

Se levanto y le metí un puñetazo en la cara, la ladeo, me dolía mucho, olvide que su piel era tan dura como el hielo, eso le enfureció, me cogió del brazo y con la otra mano me empujo el codo rompiéndome el hueso, grité de dolor y me empujo de nuevo lejos.

Cuando aterricé, el dolor del brazo me dejo sin fuerzas para luchar mas, el vampiro llegó, me puso el pie en el cuello, apretaba de manera que no pudiera respirar, de repente algo lo alejó de mi, me incorpore hasta quedar sentado en el suelo y vi delante mía a un Lobo Negro dándome la espalda, y vinieron 3 mas detrás de mi, el vampiro se quedo mirando y salieron 13 vampiros mas, pero no estaba Joham.

El lobo de delante mía rugió y corrió hacia los vampiros seguido de los de mi espalda, los vampiros hicieron lo mismo y comenzaron a luchar entre ellos, les vi ahí sentado como luchaban, los vampiros eran mas ágiles y esquivaban sus ataques, pero los Lobos Negros eran mas fuertes y rápidos, cosa que aprovechaban para matarles, ya murieron 4 vampiros.

Un silbido sonó arriba de un árbol, mire hacia el, era Joham, y de repente vinieron 13 vampiros mas, rodearon a los Lobos Negros y comenzaron a pelear contra ellos, la ira me cegó, los veía ahí morir, veía como algunos lobos caían al suelo mal heridos y otros desgraciadamente muertos.

Me levante del suelo y algo cambio en mi, lo note, una fuerza interior domino mi cuerpo haciéndome contraerme, la vista se me nublo, la fuerza interior llegó a mi espalda y me hizo caer de rodillas al suelo, respiraba por la boca rápidamente, notaba como esa fuerza deseaba salir de mi cuerpo, apoye las manos en forma de puño en la tierra y llevé la cabeza a abajo, la fuerza se hacia mas y mas mayor... hasta que salió, saqué la cabeza y llevé la vista a la batalla, profané un profundo y sonoro rugido de lobo que hizo que todos incluso Joham me miraran, entoces mi cuerpo se levanto del suelo y se transformo rápidamente en un lobo gigante, lo veía todo mas alto, veía a la manada de lobos mirarme sorprendidos, empecé a escuchar voces conocidas en mi cabeza.

''¡¡Madre mía!!'' dijo... ¿Mason?
''¿Como lo ha hecho?'' dijo Jason
''No es posible'' escuche a mi padre

Fije la vista en los vampiros, resoplé por la nariz y me lancé a por ellos, notaba que podía, que podía vencer a todos y cada uno de ellos, uno de ellos se fue a por mi, le veía correr mas despacio que como le veía en forma humana, cosa que aproveché, cuando se lanzó a por mi yo salté como el y le mordí arrancándole la cabeza, me quede quieto mirando a los demás vampiros con los Lobos Negros detrás mía.

Y empecé a seguir matando mas vampiros rápidamente, los demás se animaron y comenzaron también a matar rápido como yo, me fije en Joham, el me miraba desde el árbol asustado, le mire con odio y le rugí, el vampiro que me ataco me tiro al suelo, ambos rodamos por el suelo, conseguí quedar encima suya y la arranque también la cabeza, mire de nuevo a Joham y le vi con los ojos muy abiertos.

Cuando me quise dar cuenta ya solo quedaban 6 vampiros, acabamos con los que quedaban y vi como Joham bajo del árbol y comenzó a correr, los Lobos Negros al completo le persiguieron al igual que yo, los adelante a todos hasta quedar en cabeza, Joham corría bastante rápido y esquivaba árboles con estilo.

Quede a centímetros de el cuando un vampiro se cruzo en mi camino y me tiro al suelo, quedo encima mía y le arranqué la cabeza. Me incorpore, pero Joham ya había huido, mire a los lobos, ellos me miraban maravillados, uno de ellos se marchó a un árbol y volvió en forma humana, era mi padre.

-Hijo, transformate.- pidió

No sabía como hacerlo. Le mire y el reconoció lo que intentaba decirle.

-Concentrate en convertirte.- dijo

Me concentré en intentar volver a ser humano y empecé a notar como la fuerza interna de antes volvía a invadirme en mi cuerpo, y como me iba relajando... y me convertí en humano después de unos segundos, estaba desnudo y mi padre me dio un pantalón, me fui a un árbol y me lo puse.

Salí ante la atenta mirada de todos los presentes, me incomodaba su mirada hacia mi, mi padre les miro y les habló.

-Marcharse, debo hablar con Uma sobre esto.- dijo mi padre

Los Lobos Negros obedecieron y se marcharon, ¿hablar de que?, ya me había transformado, ¿que mas quedaba?. Mi padre me empezó a hablar.

-¿Que has sentido cuando te has transformado?.- pregunto

Le explique todos los detalles de lo que sentí, la fuerza interna, la superioridad de vencer a los vampiros, todo, mi padre me escuchaba atentamente sin dejarse ningún detalle atrás, como si le fuera la vida en ello.

Cuando termine dijo que volviéramos a casa de Uma, por el camino vi a mi caballo muerto, tenía muchas mordeduras, los vampiros se lo habían bebido entero, me entraron ganas de llorar, pero no pude, mi padre me explico que era porque ahora mis sentimientos eran mas débiles para anularlos cuando queramos.

Llegamos a la casa de Uma, ella no se espero nuestra entrada, nos vio con el ceño fruncido.

-¿Que ocurre?.- pregunto
-Mi hijo... es el Luna Oscura.- dijo mi padre
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Lun Feb 03, 2014 5:39 pm

Capitulo 6: ''Luna Oscura'' Nathan POV

-Eso es imposible.- dijo Uma con los ojos como platos.- Aunque claro.- se quedo pensativa.- ¿Como no nos dimos cuenta antes?.- se dijo.
-¿A que te refieres Uma?.- dijo mi padre
-Kaya Aki sus ojos... eran azules.- dijo
-¿Como lo sabes?.-
-Lo decían las leyendas, algunas afirmaban que esos ojos eran los que le daban su poder.-
-¿Te refieres a....-
-Si.- interrumpió Uma y me miro.- Tiene el sobrealfa.-

Ahora intervine yo.

-¿De que estáis hablando?.- dije.- ¿Que es eso de Luna Oscura?, ¿y lo de sobrealfa?.-

Uma se dirigió a mi y me habló.

-Quiere decir que eres el Kanentokon mas poderoso de todos, eres el descendiente directo de Kaya Aki.-

Me quede en blanco.

-Por eso todo te ha venido tan deprisa todo, por eso te has transformado tan pronto, por eso tu poder espiritual ha crecido mas rápido que el de cualquier metamorfo.- siguió diciendo
-¿Pero que significa eso de Luna Oscura?.- pregunte
-Así es como le llamaban a Kaya Aki... se convirtió en una noche en la que la luna era llena y desde que se transformo le conocieron así.- respondió mi padre

Era obvio, por eso me sentía mas fuerte que todos aquellos vampiros, por eso era mas rápido que los demás lobos, me quede pensando en todo esto.

-¿Y lo de sobrealfa?.- pregunte de nuevo al acordarme

Uma me respondió.

-Kaya Aki gozaba de numerosos dones, con sus fuertes dientes podía convertir a mas como el, con sus afinados oídos podía escuchar sonidos a kilómetros de distancia... y sus ojos azules podían hipnotizar... a ese poder se le llamaba el poder de sobrealfa, porque podía dominar a cualquiera que viera... tu tienes sus ojos... posees el don de sobrealfa.-

Me senté en una butaca, sentía que me estaba mareando, esto me venía muy deprisa, hace nada era un humano normal y ahora resulta que soy el descendiente del Kanentokon mas poderoso de todos, que es lo que me hacia ser el mas poderoso ahora.

-¿Estas segura de esto Uma?.- pregunto mi padre
-Igual de lo que estoy segura de que sois Lobos Negros.- dijo motivada por la noticia.

Mi padre volvió a mirarme y yo le mire a el, me sonrió orgulloso y yo le miraba confundido, mi padre volvió a dirigirse a Uma.

-Ahora debe ser el el alfa ¿verdad?.- le pregunto
-No creo que este preparado para serlo.- replico Uma.
-Le enseñaré.-

Uma le asintió.

-Vamonos hijo.- me dijo

Me levante del sillón y me fui con el. Nos fuimos en un paseo en silencio, paseo que aproveché para pensar en lo que era, era un metamorfo, posiblemente el mas fuerte que existe a día de hoy.

Llegamos a mi casa y mi madre estaba en la puerta se le veía preocupada, cuando nos vio vino hacia nosotros, nos bajamos del caballo de mi padre y nos dirigimos a la casa.

-¿Donde habéis estado?, ¿que ha pasado?.- nos preguntaba
-Ahora te lo cuento cariño.- le dijo mi padre

Entramos y fuimos a la cocina, le explicamos todo lo que había pasado y todo lo que nos contó Uma, ella se quedo sorprendida, como para no estarlo, saber que tu hijo era el metamorfo mas poderoso de todos era algo difícil de no sorprenderse. Cuando terminamos mi madre se quedo pensativa mirando la mesa hasta que habló.

-Entoces, ¿ahora es el el jefe?.- pregunto
-Le entrenaré para que lo sea.-
-Padre no quiero ser el alfa.-
-Debes serlo hijo... nadie es mas indicado en el puesto que tu... además yo lo dejaré cuando pase un tiempo para envejecer junto a tu madre.-
-Pero yo no quiero ser el alfa.- repetí
-Hijo mio lo siento pero no hay opción de negarse.-

Le mire irritado.

-Padre... no... pienso... ser... el... alfa.- dije despacio para que se enterara

Mi padre me iba a replicar pero mi madre le agarro del brazo.

-Dale tiempo John.- dijo

Mi padre me volvió a mirar, suspiro y le asintió a mi madre. La puerta de la calle sonó, fui a abrir, era Shawn, me miro extrañado.

-Nathan, ¿donde estabas?.- pregunto
-Tenía que hacer unos recados.- mentí

Me miro extrañado de nuevo, parecía que no se lo había tragado del todo.

-Bueno, ¿que quieres?.- pregunte para cambiar de tema
-Mary y yo te estábamos buscando para ir a dormir a casa de Mary, sus padres salen y me han pedido que nos quedamos en su casa.- dijo
-Aaah, pues... vale, me apunto.- dije
-Genial, te recojo esta noche, adiós.-
-Adiós Shawn.- cerré la puerta

Se lo dije a mis padres y estuvieron de acuerdo, sobre todo para que me quitara el tema de los Lobos Negros de la cabeza al menos por una noche, Shawn estaba entusiasmado, desde siempre le había gustado Mary, así que no iba a hacerle el feo.

Me metí en mi alcoba y me quede mirando por la ventana sentado en mi cama, miraba como la gente del pueblo iban hablando y caminando animadamente, vivían tan felices, no conocían los peligros que le asechaban, por ejemplo los vampiros, vivían en la ignorancia, yo antes era como ellos, vivía en la ignorancia, ya no, un gran peso se me echó encima, debía asumir lo que era.

Mi hermano Mason entró en la alcoba y se sentó al lado mía, me empezó a hablar mientras mirábamos al frente.

-Padre me ha contado lo tuyo.- dijo
-Es una pasada, ¿verdad?.- dije con sarcasmo
-Pues si, la verdad es que si... mira Nate se que ahora se te es difícil asimilar todo esto, te lo digo yo que lo he pasado, pero veras que con el tiempo vas acostumbrándote y aceptar lo que eres... y si necesitas algo... puedes contar conmigo.-

Mason era un gran hermano, era el mejor que podía tener, le mire y le di una sonrisa, le abracé dándole palmadas en la espalda, el hizo lo mismo.

-Gracias por ayudarme, Mason.- dije
-No es nada, a mi me ayudo padre... y ahora nosotros dos te ayudaremos a ti.-

Nos separamos y fuimos a comer algo, dentro de unas horas vendría Shawn a recogerme. La noche llegó y Shawn no aparecía, me quede sentado en un sillón leyendo un libro esperándole, me estaba empezando a impacientar, quedamos que vendría a las 9 y eran las diez menos cuarto, por fin sonó la puerta, deje el libro encima del sillón y salí de la casa.

-Ya era hora.- dije

Le mire, iba muy elegante, estaba incluso peinado perfecto, le mire extrañado de arriba a abajo, el me miraba sonriendo, como pidiendo mi aprobación.

-Vamos a dormir, no ha una fiesta.- le dije
-¿Estoy elegante?.- dijo haciendo omiso de mi comentario.
-Si que lo estas, si.- dije.

Sonrió aun mas y nos marchamos a casa de Mary, ella vivía a unas calles abajo de la mía, su casa era pequeña pero acogedora, de pequeños íbamos muchas veces a esa casa y nos quedábamos a dormir en ella como hoy. Shawn era demasiado exagerado, parecía que no se daba cuenta de que le tomaría por idiota al verle así.

-¿Que crees que te dirá Mary cuando te vea así?.- le lance una indirecta.
-Espero que diga que estoy guapo.- dijo.

Le mire con las cejas levantadas, pero el ni me miraba iba mirando al frente andando con elegancia, de verdad parecía idiota. Llegamos a la casa y Mary nos abrió.

-Hola chicos.- nos miro, se quedo mirando a Shawn.- Vaya Shawn que... elegante.-
-Ah, es lo primero que he visto, pero gracias Mary.- dijo Shawn.

Este tío era imbécil. Mary le sonrió levemente.

-Vale pues... venga pasar.- dijo y se adentro en la casa dejando la puerta abierta.
-¿Has visto?, se ha quedado mirándome.- dijo emocionado
-Si, creo que la tienes loquita.- dije con sarcasmo
-¿A que si?.- dijo metiéndose en la casa.

Le mire negando con la cabeza y cerré la puerta, fuimos a la cocina con Mary y nos pusimos a comer un pastel que ella había echo, de pequeña también lo hacia y nos invitaba a comérnoslos, lo malo es que sus pasteles estaban asquerosos, pero como en esos tiempos a mi me gustaba Mary, Shawn y yo nos los comíamos sin rechistar y aguantando la fatiga, pero ahora les salía muy bien, me gusto mucho.

-Bueno, ¿que queréis hacer?.- pregunto Mary
-Me da igual.- respondí.- Lo que vosotros queráis.-
-Podríamos jugar a algo.- propuso Shawn
-¿Como que?.- pregunto Mary
-Si queréis me acerco a mi casa y traigo un ajedrez de mi padre.- dijo Shawn
-Vale.- dijo Mary

De pequeños jugábamos al ajedrez, siempre dejábamos ganar a Mary, Shawn se levanto y se marcho de la casa, Mary y yo nos sentamos en su sofá a esperarle, iba bastante guapa, llevaba un camisón blanco con el pelo suelto, ella siempre me había parecido muy guapa, pero ya solo la tomaba como mi amiga y nada mas.

-Nathan, tengo que contarte algo.- dijo seria.
-¿Que te ocurre?.-
-Me gusta un chico... y creo que el también me quiere.- se sincero.

Me imagine que se trataba de Shawn, era el porque me lo estaba contando cuando el no estaba.

-Y tengo miedo a lanzarme.- siguió.
-Pues Mary, si de verdad te gusta deberías lanzarte, y seguramente el también quiere que lo hagas.- dije
-Tienes razón, Nate.- dijo

La sonreí y me beso, no me lo espere para nada, se subió encima mía mientras me seguía besando, pero yo no hacía nada para pararla, me estaba gustando, la correspondí tomándola de las caderas atrayéndola a mi, de repente se escucho el sonido de algo caerse al suelo, nos sobresaltamos y vimos a Shawn detrás nuestra.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Lun Feb 03, 2014 10:36 pm

Espero que os haya gustado el capitulo, y espero que también os este gustando la forma que le doy a las transformaciones de los metamorfos, pero esto no acaba aquí, ya veréis.

Este es el aspecto de Shawn, el mejor amigo de Nathan.



Y os dejo la canción oficial de este fic, la escogí porque refleja todo lo que siente y piensa Nathan a lo largo de toda la historia.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Miér Feb 05, 2014 1:02 am

Holaaa!!!!, estoy muy contenta de escribir Luna Oscura y espero que a vosotr@s también os guste como va la historia.  Very Happy  Very Happy  Very Happy  Very Happy  Very Happy  Very Happy  Very Happy  Very Happy  Very Happy  Very Happy 

Os traigo un vídeo que he hecho, es de Jacob y Nessie de mi próximo fic Croosbreed, estoy también muy emocionada por escribir este fic, tengo muchas ideas en mente y en cuanto acabe Luna Oscura lo subiré.  Smile  Smile  Smile 



La canción se llama Walk Away de The Script. Y ya sabéis... mañana otro capítulo de Luna Oscura.  Razz Razz Razz 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Miér Feb 05, 2014 6:08 pm

Capitulo 7: ''La bestia en mi interior'' Nathan POV

Me levante del sofá, mientras Shawn me miraba con dolor.

-¿Pero que coño haces?.- me dijo Shawn.

Me quede pensando extrañado, no sabia que había pasado, yo no estaba interesado en Mary, y voy yo y correspondo su beso, ¿que me había pasado?.

-No.. no lo se.- mire al suelo con las cejas levantadas mientras parpadeaba de la confusión.
-Te diré yo lo que has hecho.- dijo Shawn acercándose.

Mary estaba en el sofá cambiando la mirada entre mi y Shawn.

-Estabas besando a Mary sabiendo que me gustaba, ¿porque no me lo dijiste?, ¿porque no me dijiste que a ti también te gustaba?.- me dijo.

No quería decir que no me gustaba, haría daño a Mary, pero ¿que otra cosa me quedaba?, era lo que sentía.

-A mi... no me gusta.- dije

Shawn me miro, ahora si que estaba cabreado, me dio un empujón, que me irrito, me quede mirando al suelo respirando profundamente intentando calmarme mientras el seguía hablando.

-¿¡ENCIMA NO TE GUSTA!?... ¡ERES UN CABRON!!.- me grito.

Me dio un puñetazo en la cara, el se llevo la mano a la otra con la que me había dado, supe que se había hecho daño, pero a mi no me dolía, pero me hizo enfurecer mas, no sabía a que venía tanta rabia por mi parte, pero no pude controlarme, le agarre del cuello y lo tire a una mesita que había al lado del sofá, cayó en ella haciendo que se rompiera, mi enfado no ceso, lo volví a levantar y lo estampé contra la pared, le agarre del cuello haciendo que se levantara del suelo, sus pies no tocaban el suelo.

-¡¡NATHAN!!... ¡¡NATHAN PARA, LO VAS A MATAR!!.- me gritaba Mary intentando soltar mi mano del cuello de Shawn.

Pero yo no lo hacia, mi enfado era inmenso, era mas grande que mi propio autocontrol, veía como Shawn se iba poniendo blanco, tampoco ver esa escena impedía que soltara, le miraba con odio mientras el pataleaba intentando quitarse del agarre, Mary no paraba de suplicar que le soltará.

De repente Shawn dejo de meter patadas al aire y cerró los ojos, lo había matado... había matado a mi mejor amigo... mi amigo de la infancia... solté el agarre y el cayó al suelo muerto, Mary se fue al cuerpo, le tomo de la cara y empezó a hablar.

-Shawn... despierta... Shawn por favor.- decía mientras meneaba la cabeza de mi amigo.

Retrocedí unos pasos atrás, me quede mirando mis manos... ¿en que me había convertido?, la furia se convirtió en arrepentimiento, Mary me miro con lágrimas en los ojos, me miraba asustada, intento marcharse, pero yo me puse delante suya, la tome de los hombros y empecé a hablar mirándola a los ojos, pero me era imposible porque no paraba de moverse intentando que la soltará.

-Mary.- dije.
-¡¡SUELTAME, ASESINO... SOCORRO!!.- empezó a gritar.

La tome de la cara y esta vez si pude ver sus ojos bien.

-Calmate Mary por favor.-

Se quedo mirando mis ojos como hipnotizada, paro de intentar quitarse de mi agarre, la mire extrañado.

-¿Porque has parado?.-
-Porque tu me lo has pedido.- dijo como si fuera normal.- Has dicho que me calme.-

Mi don había funcionado, eso era lo de sobrealfa, ahora sabía como usarlo. Mire el cadáver de mi amigo, no podía dejar que se enterara nadie de que lo había matado, vendrían a por mi y podrían descubrir mi secreto y poner en peligro a mi familia. Volví a mirar a Mary a los ojos y volví a usar mi don.

-Olvida todo lo que ha pasado, a Shawn le mato un ladrón.- dije

Parpadeo y se quedo callada.

-¿Que ha pasado Mary?.- pregunte para comprobar que había funcionado.
-Ha entrado un ladrón y ha matado a Shawn.- dijo alterada.
-¿Recuerdas algo mas?.- le pregunte de nuevo.

Se quedo pensando.

-No.- negó.

Confirmado... había funcionado.

-¿Que hacemos Nathan?, debemos contárselo a sus padres.- dijo de nuevo con un hilo de voz.
-Llamales... yo avisare a los mios para que busquen al ladrón.- dije .
-Vale.- asintió con la cabeza y se fue de la casa.

Me quede ahí parado viendo a mi amigo muerto... y lo peor es que fui yo quien lo hizo, era un monstruo, salí de la casa y me marché a la mía... ni iba a avisarles, me iba a ir del pueblo, no podría vivir en el mismo pueblo donde mate a mi mejor amigo.

Llame a la puerta de mi casa, seguramente ya estaban dormidos, llame de nuevo mas fuerte, comenzaron a caerme las lágrimas de los ojos, me sentía como una mierda, Mary tenía razón, era un asesino. Mi madre abrió la puerta y yo entré en la casa sin decir nada y me dirigí a mi alcoba.

Comencé a coger mi ropa y meterla en un saco, mi hermano que estaba durmiendo se levanto y me miro extrañado, notaba su mirada en mi espalda, sollocé limpiándome una lágrima que corrió por mi mejilla. Mi madre llegó y me miro extrañada al igual que mi hermano.

-¿Que haces Nathan?.- pregunto mi madre.
-Me voy.- dije .
-¿Como que te vas?.- pregunto de nuevo.
-¿Que ha pasado Nate?.- pregunto mi hermano.

Pero yo no contestaba seguí metiendo las cosas en el saco intentado ocultar mis lágrimas, me era imposible, termine de meter las cosas.

-¿Que ha pasado Nate?.- repitió mi hermano mas fuerte asustado.
-¡¡QUE SOY UN PUTO ASESINO!!.- le grite mirando a los dos.- ¡¡HE MATADO... HE MATADO A SHAWN!!.-

Mi madre se llevo las manos a la boca, mi hermano se salió de la cama y se puso enfrente mía, me tomo de los hombros y me miro a los ojos.

-Nate calmate.- dijo.
-¡¡NO MASON NO QUIERO CALMARME!!.- grite.- ¡¡ SOY UN MONSTRUO!!
-¡¡ESCUCHAME!!.- me tomo de la cara.- ¡¡NO ERES UN MONSTRUO!!.-
-¡¡SI LO SOY MASON!!, ¡¡SOY UN PUTO MONSTRUO!!....- dije tirando el saco contra la pared.

Me quite de su agarre y salí corriendo de la alcoba, no quería ni que me miraran, me daba asco, me odiaba, se suponía que solo matábamos vampiros. Escuchaba los pasos de mi hermano detrás mía, mis sollozos se hicieron mas fuertes y mas repetidos. Mason me tiro al suelo cuando salí por la puerta cayéndome en el césped de la calle con el encima mía.

-¡¡NATHAN CALMATE!!.-
-¡¡SUELTAME MASON!!.- gritaba desde abajo.

Empecé a notar la fuerza interior, me iba a convertir. Me puso mirando boca arriba y me tomo de nuevo de la cara.

-¡¡NO ERES UN MONSTRUO ¿ME OYES?!!.- repitió.- ¡¡NO LO ERES!!.-

Comencé a llorar como un niño pequeño, me dio un abrazo para calmarme, yo me quede sin hacer nada mientras el me rodeaba con los brazos.

-Ya esta Nate... calmate.- me susurraba para calmarme.

Pero yo no me calmaba, había matado a mi mejor amigo.

-No quiero ser así, Mason.- le dije con un hilo de voz.
-No lo serás, tranquilo.-

Mi madre nos miraba desde la puerta triste, mi padre llegó a la casa, se acerco a nosotros, me vio llorando y cambio la mirada a mi hermano.

-¿Que ha pasado?.- pregunto.
-Vamos dentro.- dijo mi hermano.

Mi padre asintió y entre los dos me pusieron de pie, ande a la casa torpemente mientras seguía llorando, ahora sin sollozos, mi familia se fue a hablar al salón y yo me fui a mi cama, me tape con las sábanas mientras miraba el techo.

Me maldecía a mi mismo por lo que había hecho, ya no era el mismo, no sería el mismo nunca mas, los impulsos me dominaban, mi vida había dado un giro en menos de un día, había matado a mi amigo, le había hecho daño liándome con la chica que le gustaba sin que la amara... era un cabrón de la peor calaña.

La puerta de mi habitación se abrió, por ella entró mi padre, tenía una expresión triste, se sentó en mi cama, y empezó a hablarme.

-Siento mucho lo que ha pasado... a sido mi culpa... tenía que haberme negado a que fueras.- se culpó.
-Respóndeme a una cosa padre; si se supone que protegemos a los humanos de los vampiros... ¿porque he matado a mi mejor amigo?.- le dije.
-Hijo al principio cuesta controlarse... crees que tus impulsos son mas fuertes que tu, pero con el tiempo y con mi ayuda y de Mason, aprenderás a controlarte.-

Resoplé y me recosté de lado en la cama, mi padre se levanto y se dirigió a la puerta, pero antes de salir habló de nuevo.

-Nos iremos del pueblo... al menos por un tiempo.- dijo y cerró la puerta.

Me daba pena alejarme de donde me había criado... pero no podía seguir en el después de haber matado a mi amigo, no me lo quitaría de la cabeza, sería un sufrimiento cada día el culparme a mi mismo de lo que hice.

Me quede dormido minutos después, esa noche tuve pesadillas sobre Shawn, me despertaba aterrorizado y sudando, cuando cerraba los ojos veía su cuerpo muerto y a Mary gritandome ASESINO. No sabía cuando me iría... pero rezaba para que fuera rápido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Lun Feb 10, 2014 6:09 pm

Capitulo 8: ''París'' Nathan POV

-Adiós Nathan.- me abrazó Mary.- Te deseo lo mejor... Vuelve pronto.-
-Lo haré.- le dije con una sonrisa apagada.

Me dio otro abrazo, seguía estando expuesta a mi don, eso me tranquilizo, no tendría que preocuparme por eso. Nos despejamos y nos tomamos de las manos, nos sonreíamos tristes, mientras mi padre y mi hermano subían el equipaje al carruaje.

Mi madre mientras se despedía de sus amigas y les prometía que volvería, mi padre llegó a mi y Mary y me habló.

-Es hora de irnos hijo.- dijo

Le asentí y volví a abrazar a Mary. Cuando nos despejamos de nuevo, ella tenía lágrimas saltadas en los ojos.

-Ir con Dios.- dijo.

Mi padre y mi madre se subieron al carruaje y yo me subí a la parte de atrás con Mason y el equipaje, me despedí de Mary con la mano, ella hacia lo mismo mientras me iba de mi pueblo.

Iríamos en carruaje a Lake Borgne y de ahí cogeríamos un barco a Francia, iríamos a la ciudad de París donde mi padre conocía a muchos amigos, le consiguieron trabajo a el y a mi hermano, a mi no me dejaron trabajar, decían que debía estar calmado lo máximo posible, y ahí había también una manada de Lobos Negros dirigidos por Uma.

Llegamos al barco y zarpamos a Francia, nos esperaba un viaje de diez días, el capitán era francés, lo sabía por el acento, mi padre se comunicaba con el en francés, le entendía mejor, los marineros también los eran. No me enteraba de nada de lo que hablaban, suponía que tenía que aprender el idioma si me iba a quedar ahí.

El mar estaba tranquilo, a mi madre le mareaba el viaje y se quedo todo el día en su habitación, me subí a lo alto del barco y me senté en el, veía a las gaviotas pasar cerca mía, el viento azotaba en mi cara, me sentía libre, sentía como el aire llenaba mis pulmones llenándome de motivación, me levanté, ahora sentía aun mas el viento golpearme, el sonido que componían el y el mar me relajaban, abrí los brazos en cruz y cerré los ojos.

Esta sensación me hacia ver que al fin y al cabo, después de todo lo que había hecho, la vida seguía, el mundo no se había acabado, la pena por matar a mi amigo seguía ahí... pero me dolía menos, al menos en este momento, la sensación me hizo sonreír, esta vez de verdad, sentía un poco de felicidad después de hace tiempo.

Me salió un grito de emoción que se perdió por el océano, mire hacia abajo y veía como el agua impactaba en la parte de abajo del barco y como este se movía rápido por la superficie, volví la vista al frente, la sonrisa se me borro de la cara cuando vi lo que se acercaba, un navío con velas negras que venía rápido a nuestra dirección y llevaba una bandera negra con una calavera y dos espadas cruzadas en la parte de abajo, a ojos humanos no se vería nada a no ser que usara un catalejo, pero lo veía, eran piratas.

Baje de donde me encontraba por las cuerda de los laterales del barco que unen al mástil, me fui al timón donde estaba el capitán y le informe de la situación.

-Capitán.Vienen piratas.- dije
-¿1)Pardon?.- respondió 1)Perdón

Le mire con el ceño fruncido, no entendí lo que me dijo, entoces un marinero contesto por mi.

-Pirates.- grito el marinero

El capitán se tenso y miro hacia atrás, el barco estaba mucho mas cerca de lo que vi antes, el capitán grito algo que no entendí y giro el barco, iban a hacer una guerra naval. Mi padre salio de la bodega y vino a nosotros vio a los piratas, Mason también apareció, los dos se miraron y se lanzaron al agua, corrí al extremo del barco y vi como ambos nadaban hacia el barco pirata.

Retrocedí un paso hacia atrás para coger impulsos y acompañarles en la lucha, ahora era como ellos, así que debía luchar con ellos, el capitán me cogió del brazo, le mire extrañado, dijo algo en francés con el tono de voz me di cuenta de que era de preocupación, no le hice caso y salte del barco, caí al agua de cabeza y fui nadando al barco enemigo que estaba a unos metros.

La marea comenzó a subir, las olas se agrandecieron haciéndome mas costoso llegar a la cubierta del barco pirata, escuchaba sonidos de espadas desenfundarse, supe que ya habían llegado al barco, pero a mi me costaba llegar, el tiempo también había empeorado un poco, nadé mas rápido en dirección al navío, ya estaba mas cerca, las olas dejaron de ser un problema.

Conseguí llegar al lado del barco, me agarre a lo que pude y subí a bordo, vi a mi padre y mi hermano convertidos en lobos luchando con todo lo que vieran, un pirata vino corriendo hacía mi con su espada en alto gritando, me eché a un lado y el se cayó del barco.

Busque la energía de mi interior y la saqué a fuera, me convertí en un lobo, cuando mis pies tocaron el suelo, este se quebró un poco debido a mi peso, me lance encima de un pirata, lo cogí con la boca y lo lancé contra el mástil, cogí a otro y lo lance al mar y así con los piratas que quedaban a veces recibía cortes con las espadas, pero se curaba enseguida.

Cuando acabamos con todos los piratas que quedaban, mi padre y mi hermano se transformaron y se pusieron la ropa de los piratas muertos, yo volví a reunir la fuerza interior y volví a transformarme en humano, les imité y me puse la ropa de un pirata, sorprendentemente me quedaba bien, a mi padre y mi hermano les quedaban chico, tanto que solo se pusieron los pantalones.

-¿Porque has venido?, podríamos haberlo hecho solos.- me dijo Mason.
-Quería ayudaros, es lo que hacen las manadas, ¿no?.- dije.

Mi padre me sonrió feliz, salté de nuevo al agua y volví al barco, otra vez me costo un poco, no solo a mi, sino a mi padre y hermano también, cuando llegamos los marineros nos miraron con la boca abierta, les sorprendían que hubiéramos vueltos sanos y salvos.

El viaje era largo, se me hacia eterno, los días eran años, ya solo quedaban unos cuatro o cinco días para llegar, estaba deseando llegar a tierra firme de una vez, tanto barco al final cansa, que duro era la vida de marinero, estaba en mi camarote dibujando, me aburría mucho, dibuje un barco, muy imaginario para esta situación pensé con sarcasmo.

Los marineros no cesaban sus cantos, se pasaban las horas cantando canciones populares de marineros, estaba ya harto de escucharla, sería capaz de cantarlas al revés, me levante de mi silla y abrí la ventana, la ya conocida marea sonaba tranquila, las gaviotas y olas rompían el silencio que se escuchaba, alguien abrió mi puerta haciendo que me girara a ver, era mi madre, se acerco a mi con una sonrisa triste.

-¿Como te encuentras cariño?.- dijo acariciándome la mejilla.
-Como siempre... tratando de asimilar todo esto.- puse los brazos en jarra mirando al suelo.
-Se que es difícil hijo, tu padre paso por algo parecido antes de que nos conociéramos.- explico.
-¿Y como logró acostumbrarse?.-
-Dice que es por mi... que le di la fuerza para seguir con esto adelante, ya sabes por eso de la imprimación... cuando encuentres a tu chica especial, agradecerás haberte convertido.-

La mire.

-No entiendo como aguantas tu todo esto madre, ¿como puedes soportar que tu familia se convierta en unos lobos que matan vampiros?.-
-Porque os quiero... a todos. Puedes superar esto Nathan, y todos te ayudaremos.-

Le sonreí, me acaricio de nuevo la mejilla mientras me sonreía.

-¿Te encuentras bien?.- pregunte sonriendo.
-Un poco mareada.- dijo.

Solté una risilla, quité su mano de mi mejilla y la tome en la mía.

Acaricie su palma con mis dedos mientras la hablaba.

-Ve a tu camarote no vaya a ser que te pongas peor.- dije

Me sonrió, me beso en la mejilla y se fue de mi camarote.

Pasaron los días y los días y aun no habíamos llegado, cada día que pasaba se me hacia mas y mas largo, estaba muerto de aburrimiento, los primeros días fueron divertidos, me habían servido un poco para quitarme todo de la cabeza, pero ahora el aburrimiento me llevaba a pensar, y pensar me llevaba a recordar y recordar me llevaba a entristecerme.

Mi padre y mi hermano no paraban de ayudar a los marineros con el barco, a mi no me dejaban, querían que estuviera lo mas calmado posible, mi padre me explico que cualquier sentimiento malo que sintiera, angustia, agobio, tristeza, se convertía en enfado y que con el tiempo lo empezaría a controlar.

Así que decidí subir a fuera a que me diera el aire, no quería empezar a entristecerme, ya sabia las consecuencias, estaba harto del olor del mar y de la brisa en mi cara, me apoye al lado de un cañón de detrás del timón mirando el infinito océano, miraba al frente con una mano apoyándome la cara, el capitán me empezó a hablar mientras conducía el timón, estos días había aprendido algo de francés, mi padre me había enseñado un poco.

-Buenos días señor Walker.- dijo.
-Buenos días Capitán Pierre.-
-¿Le gusta navegar?.-
-Si.- mentí.

Se rió, había pillado mi mentira.

-Pues tengo malas noticias para usted... Acabo de ver tierra.-

Le mire sorprendido, cogí el catalejo y si... se veía tierra, por fin, después de tantos días pisaría tierra, solté el catalejo y corrí a buscar a mi familia, empecé yendo al camarote de mis padres, llegué a la puerta y entré sin avisar.

-¡¡PADRE, MADRE, HEMOS LLEGADO!!.- grite

Me quede en blanco cuando vi que me había equivocado, un marinero estaba en la cama con una mujer que no conocía, el marinero empezó a gritarme y insultarme, estaban haciéndolo, me quede impresionado.

-Perdon, perdon.- decía mientras me marchaba corriendo.

Llegué, ahora si, al camarote de mis padres, ambos estaban sentados en la cama.

-PADRE HEMOS LLEGADO.- grite de nuevo.

Mi padre sonrió y se levanto de la cama.

-Avisemos a tu hermano.- dijo

Fuimos a avisar a Mason y salimos los cuatro a la cubierta del barco, la tierra estaba mas cerca, ya se veía el puerto y la bandera de Francia.

-Bienvenidos a París.- dijo el capitán.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Miér Feb 12, 2014 6:25 pm

Hola, Hola  Very Happy Very Happy Aqui os traigo el siguiente capitulo... en este la historia dara un giro a toda la historia Smile Smile Smile... asi que nada mas, disfrutenlo y no duden en dejar sus comentarios.

Capitulo 9: 'Imprimación'' Nathan POV


Nos dirigimos a la ciudad de París, los amigos de mi padre nos esperaban sentados en un banco de una plaza, mi padre cuando llego a ellos les abrazo y lo mismo con mi madre, cuando nos vieron a mi y a Mason nos dieron la mano y se presentaron.

Después de terminar con los saludos, nos conducieron a nuestra nueva casa, mi padre les había pedido que la compraran y el luego les devolvía el dinero, sus amigos se llamaban Albert y Benoit, supe que eran dos Lobos Negros.

Cuando llegamos a la casa, nos quedamos impresionados, era una casa grande de tres pisos, estaba echa de mármol y la entrada era de dos columnas y en medio de ellas unas escaleritas que daban al porche. Cuando entramos nos quedamos mas sorprendidos aun, nada mas entrar, al frente había una escalera junto a la pared derecha para ir al segundo piso, al lado de ella había un pasillo que llevaba a la cocina, a la izquierda estaba el salón, en el que había un sofá grande al frente de la chimenea.

-Muchas gracias chicos.- dijo mi padre a los dos dandoles una bolsa de dinero.
-Bienvenido a París John... disfrutar de vuestra casa.- dijo Benoit.

Cuando se fueron mi madre le pregunto a mi padre como había podido pagar todo esto, el dijo que su padre tenía una gran suma de dinero europeo y había sido capaz de pagarlo bien, subimos a el piso de arriba, había un pasillo a la derecha que llevaba a 5 habitaciones y a la izquierda el comienzo de otras escaleras que daban a la última planta, volvimos a subir las escaleras y solo había una puerta, fui el primero en entrar y vi que era una gran habitación, no había nada en ella.

-Aquí te entrenaremos.- dijo mi padre a mis espaldas.

Volvimos a bajar a por las maletas y cada uno escogió una habitación, dejé la maleta en la cama, esta era de matrimonio y al lado había una mesita de noche y de esta estaba la ventana.

Me tumbé en la cama mirando el techo, mi vida real empezaba, mi padre dijo que vendrían algunos Lobos Negros de Nueva Orleans para ayudarnos a matar vampiros, después de Nueva Orleans, París era el segundo lugar donde mas vampiros acudían, mi padre decía que era buen lugar para controlarme.

El día fue tranquilo, mi familia ya se habían instalado en nuestro nuevo hogar y habíamos comido algo, yo dormí un poco, estaba cansado del viaje, mi padre me dijo que mañana mismo empezaría a enseñarme, estaba deseando que empezará, mas que nada para dejar mis instintos de lobo a un lado.

Al día siguiente mi padre me despertó a las siete de la mañana, me levanté de la cama torpemente, estaba muerto de sueño, subimos al piso de arriba, estaba lleno de velas suficientes para que se viera bien toda la habitación.

-Bien hijo, vamos a empezar, ¿estas preparado?.- me pregunto.

Asentí con la cabeza, se apoyo en una mesa que había en el final de la habitación.

-Bien... trata de sacar tu furia.- ordeno.

Le mire extrañado.

-¿Como?.- pregunte.

Suspiro y se despego de la mesa.

-Cierra los ojos... quiero que te concentres en todo lo que te diga.- dijo.

Volví a asentir y cerré los ojos, notaba como iba andando en círculos alrededor mía mientras hablaba.

-Estas en el campo con tu madre, estáis recogiendo manzanas para la cena de esta noche.-

Estaba tan concentrado pensando en eso que lo visualizaba y lo sentía.

-Estáis riéndose y haciéndose bromas, el viento te da en la cara y eso te gusta, te sientes libre, estas agusto junto a tu madre.-

Saque una sonrisa de satisfacción y mi cuerpo estaba relajado.

-Cierras los ojos al notar el viento, y cuando los abres tu madre no esta... No la encuentras por ningún lado, ves el cesto de manzanas que tenía en el suelo... alguien se la llevado.-

Notaba la furia de quien había secuestrado a mi madre, me empezaba a venir esa ya furia conocida y a la vez odiada en mi cuerpo.

-Pero de repente la ves... alguien la sujeta del cuello y ella tiene lágrimas en los ojos... el hombre que la tiene agarrada te mira sonriendo.-

Apreté la mandíbula y cerré los puños de rabia, mi cuerpo se tensaba, parecía que no soportaba mas rabia y deseaba desesperadamente sacarla.

-Y ese hombre... es un vampiro.-

Eso me mato, me saco de mis casillas, mi madre lloraba mientras ese vampiro la sujetaba y de repente lo vi, ahora veía a esa persona... era Joham, me miraba sonriendo burlón.

-¡¡JOHAM!!.- grite abriendo los ojos.

La rabia estaba a punto de salir, pero mi padre se puso enfrente mía.

-Cierra de nuevo los ojos Nathan.- pidió.
-Joham.- repetí a punto de estallar.

Mi padre me tomo de la cara haciendo que le viera.

-Cierra los ojos.- repitió.
-¡¡JOHAM!!.- grité.

Mire la ventana abierta y incontroladamente, salté por ella cayendo de pie al suelo, empecé a correr recto, resoplaba por la boca, la rabia me cegaba, mi cuerpo pedía que encontrará a Joham y le matará y a cualquier vampiro que se me cruzara, divisé un pequeño bosque y me metí en el.

La noche y el bosque daban muy poca visión, pero la suficiente como para manejarme bien por el, todo lo que se me cruzaba acababa destruido, mi furia no cesaba. Me detuve a coger aire para calmarme, pero no servía de nada, los puños seguían apretados y mi mandíbula también.

Los sonidos nocturnos sonaban en mis oídos relajándome un poco, ya notaba esa rabia mas pequeña en mi cuerpo, pero aún seguía ahí, de repente vi una manada de ciervos pasar por mis ojos corriendo, me quede mirándoles y algo paso también por mis ojos velozmente.

Nada mas pasar me llegó un efluvio conocido, era asqueroso, me di cuenta al instante... vampiros, la rabia volvió a inundarme, corrí hacia donde habían ido lo mas rápido que pude, algo me pedía que los matará en mi forma humana, aunque sabía que tarde o temprano tendría que transformarme.

El bosque se veía un poco mejor, estaba empezando a amanecer, el Sol se veía cada vez mas grande mientras yo seguía el efluvio del vampiro, aun seguía oliéndolo lo que quería decir que no estaban muy lejos de mi, mis piernas no se cansaban, ansiaban la cabeza de ese vampiro.

Llegué a una cuesta abajo por donde había pasado, la baje rápidamente agarrándome a las ramas de los árboles que habían por allí, cuando bajé lo vi, vi a una mujer bebiendo del cuello de uno de los ciervos que antes estaban corriendo, vi su cabello rubio y sus manos frías y blancas sujetando al ciervo ya muerto.

Me acerque a la vampira a paso decidido, la iba a matar, ella se dio cuenta de mi aparición y se volteó a verme, aun no veía bien su rostro, me acerque mas a ella decidido a matarla, ella se levanto del suelo y se alejo unos pasos, ahora si que vi su rostro, me detuve cuando lo vi.

Era hermosa, era lo mas hermoso que había visto nunca, su rostro era de un ángel, su pelo rubio natural dejaba ver su rostro pálido aun mas hermoso, su cabello era liso y le llegaba por la espalda, sus ojos eran de color dorados, ella me miraba asustada y con la nariz arrugada, iba con un vestido blanco que le dejaba ver el relieve de sus pechos y su cintura perfecta, el vestido le llegaba por las rodillas y tenía los pies descalzos.

Me quede mirando sus ojos dorados, el Sol salió y los rayos de luz se le posaron en la cara, su piel brillaba como diamantes, me quede embobado mirándola, y de repente ocurrió algo... un viento cálido me paso por mi cuerpo, era intenso, noté como todo se derrumbo en mi interior cuando mire a esa mujer, sentía que no podía apartar la vista, como si tuviera que quedarme así toda la vida, me vi a mi mismo atado a unas cuerdas, eran unas cuerdas que me ataban a lo que era mi vida, mi existencia y de repente se vieron tajadas de un veloz corte, todas y cada una de ellas se desprendieron de mi a la vez, cortándose también todo lo que había sido hasta ahora, todo lo que había sentido en un momento, amor, tristeza, odio; amor a mis amigos, tristeza por los momentos malos que me han ocurrido, odio a mis enemigos, el odio a lo que era ahora. Mi hogar, mi cuerpo, mi alma, mi corazón... todo, cortados en ese único instante de mi mismo y salió volando dejándome a mi flotando a la deriva.

Pero de pronto ya no flotaba a la deriva, ya no estaba perdido, ahora miles y miles de cables de puro acero indestructibles me fijaban a lo que era el centro del universo, sentía como que ya no era la gravedad de la tierra lo que me permitía poner los pies en el suelo, y me di cuenta de lo que ahora me permitía poner los pies en el suelo... era esa vampira rubia que estaba enfrente mía... la ola de calor volvió a mi, me sentía completo, extraño, era un sentimiento feliz, alegre, sin darme cuenta hinque las rodillas en el suelo ante la mirada desconcertada de la vampira rubia.

Ella se quedo mirándome sin saber que hacer, o irse o quedarse, deseaba que no se fuera, que no se marchará nunca, que mis ojos jamás dejaran de verla. Se acerco a mi y me miro preocupada.

-¿Le ocurre algo?.- pregunto

Su voz... sonó como música, la música mas hermosa que existía, era la mismísima voz de la de un ángel, veía mejor su piel tan pálida y perfecta en mis ojos, ya no sentía rabia, cuando la vi se me fue por completo toda la que guardaba. Conseguí ponerme en pie sin dejar de mirarla impresionado, sin importarme lo que pensara intenté llevar mi mano a su mejilla, ella se alejo un poco asustada, yo aún mantenía la mano en el aire, se volvió a relajar y se acero de nuevo dejando posar mis privilegiados dedos en su mejilla, era tan suave, notaba su piel fría en contacto con mis dedos.

-¿Como te llamas?.- conseguí hablar.
-Vanessa.- contesto
-Vanessa.- repetí maravillado

De repente se escucho un sonido atrás, Vanessa miro atrás mía y se tenso, estaba asusta, mire yo también y vi a un enorme lobo negro mirándola gruñiendo, de pronto ladró y se fue a por Vanessa, yo me puse en medio de los dos y mire amenazante al Lobo Negro, me di cuenta que era mi padre, me miro extrañado y yo le miraba serio.

Volvió a mirar a Vanessa, me miro y se marchó, volví la vista a Vanessa pero ella ya no estaba, suspire de dolor por no verla conmigo, tal vez no volviera a verla, supe lo que era, lo que me había ocurrido, me había imprimado, me había imprimado de aquella vampira.

Mi padre llegó y se puso enfrente mía, tenía una mirada preocupada.

-¿Que has hecho hijo?, ¿porque la has defendido?.- pregunto
-Padre.... Creo que me he imprimado.- dije
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Miér Feb 12, 2014 8:56 pm

Esta es Vanessa. Jajajajajaja Very Happy:D, es Claire Holt que interpreta a Rebekka Mikaelson.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Lun Feb 17, 2014 5:40 pm

Capitulo 10: ''Ella'' Nathan POV

Mi padre me miraba dando vueltas, yo mientras estaba sentado en el sofá mirando la chimenea sumergido en mis pensamientos, me había imprimado, y había sido la sensación mas alegre que había tenido en mi vida, mi hermano me miraba al lado de la ventana preocupado.

-Hijo, ¿estas seguro que era la imprimación?.- pregunto mi padre
-Si padre.- dije mirándole

Carraspeó y se sentó en la mesa de enfrente mía.

-¿Eres consiente de que ella es un vampiro?.- pregunto
-Si.- asentí
-¿Y que opinas?.-
-Que me da igual.- dijo mirando de nuevo a la chimenea.

Mi padre suspiro y se quedo mirando al suelo. Mi madre tenía la misma cara que mi hermano.

-Bueno, supongo que no se puede hacer nada.- dijo levantándose y yéndose.

Mi hermano le siguió, mi madre se acerco a mi y se sentó al lado mía, la mire y ella me tomo de las manos.

-¿Que sentiste.- pregunto

Le expliqué exactamente todo lo que sentí cuando la vi y lo bella que me resultaba, cuando acabe ella me dio una sonrisa apagada, sabía que a mi padre no le gustaba la idea, su hijo estaba imprimado de una vampira, pero no podía hacer nada, notaba que Vanessa era todo para mi, se le sería imposible impedir lo que siento.

-Quiero que sepas hijo, que hagas lo que hagas... yo te apoyaré.- dijo
-Gracias madre.-

Me dio un abrazo que correspondí. Al día siguiente volví al bosque esperando encontrarla, volví a donde la vi, pero ella no estaba, me puse triste, sabía perfectamente que no estaría, pero aun así me hice ilusiones, el ciervo seguí ahí muerto y al lado suya había algo, me agaché a cogerlo, era un guante blanco, me puse de nuevo de pie mirándolo, supe que era de ella, olí el guante, olía a vampiro, me lo quite de la nariz y me quede mirándolo.

-Creo que eso es mio.- me sorprendió una voz angelical atrás mía.

Me volteé rápidamente y la vi, era ella, mi corazón comenzó a latir con fuerza, parecía que se me iba a salir del pecho.

-Ah.. esto... ah.- me quede sin palabras.- Me lo he encontrado aquí.- conseguí articular

Se acerco a mi, levante la mano para que ella misma cogiera el guante, sonrió y mi miro.

-Gracias.- dijo cogiéndolo

Le di una sonrisa.

-Eres un metamorfo, ¿verdad?.- dijo de repente
-Ah... si.- conteste
-Creía que los metamorfos cazaban a los vampiros.- dijo
-Si, si eso hacemos.-
-¿Entoces porque no me atacaste a mi?.- pregunto

No quería decirle eso de la imprimación, no quería que estuviera incomoda.

-Simplemente no soy de los que juzgan a las personas sin conocerlas.- dije

Me sonrió, era una sonrisa de agradecimiento.

-¿Como te llamas?.- pregunto
-Nathan... Nathan Walker.- conteste
-Dios ha dado.- dijo
-¿Perdona?, ¿que?.- pregunte
-Tu nombre, proviene del hebreo y significa ''Dios a dado''.-
-Vaya.- solté una risilla.

Ella también se rió un poco, parecía que estaba muy agusto conmigo.

-Yo también creía que los vampiros mataban personas.- dije señalando al ciervo de detrás mía.
-Soy ''vegetariana''-

La mire confundido.

-Solo me alimento de sangre de animales, no me gusta matar a personas.- confeso
-Vaya, eso es noble por tu parte.- dije

Jamás había visto a un vampiro beber de los animales, esta chica era buena persona, era diferente a los demás vampiros.

-Pensaba que solo podíais beber de los humanos.- seguí hablando
-La sangre de los humanos es mas placentera, pero implica matar humanos y yo no quiero eso.-
-¿De donde eres?.-
-Inglaterra, viví ahí con mi familia hace mas de diez años, hasta que un vampiro me mordió.-
-¿Y que paso con tu familia?.- pregunte

De repente se puso triste, se quedo mirando el suelo, me sentí mal por ella, no debí haber abierto la boca.

-Perdona, no quería....- me disculpe
-No, no pasa nada.- me interrumpió dándome una sonrisa apagada.- Tu tampoco pareces de aquí... ¿de donde eres?.- cambio de tema.
-Soy de Nueva Orleans, de América del Norte.- respondí.- Pero ahora he venido aquí con mi familia a vivir.-
-¿Porque?, ¿no os gustaba Nueva Orleans?.-

Pensé en Shawn, de cuando lo mate y lo mal que me sentí en esos momentos, me puse triste mirando al suelo, ella se dio cuenta de mi mal estar y habló.

-Lo siento.- se disculpo
-No... no importa.-
-Parece que ambos hemos tenido un mal pasado.- sonrió apagada
-Parece que si.- sonreí igual
-¿Que te ocurrió?, no hace falta que me lo cuentes si no quieres.-
-No, no importa... y la verdad quiero hacerlo.- dije
-Ah, bien.- dijo sonriendo un poco.

Le conté todo sobre mi, los secretos de mi padre, la dura transformación, la rabia incontrolada y la muerte de Shawn, ella me miraba a los ojos escuchándome atentamente, me sentía muy cómodo con ella, era como si la conociera de toda la vida, y sentía como ella pensaba lo mismo.

-Siento mucho lo de tu amigo.- me dijo apenada
-Yo también.- dije
-Pero Nathan, eso no fue culpa tuya, la rabia te consumía, no eras tu, era el lobo que llevas dentro.- me dijo

Mi familia me repetía lo mismo constantemente, y no me consolaba, pero fue decirlo ella y... lo hizo, me sentí bien al hablarlo con ella, sus palabras me dieron consuelo y me gusto.

-¿Y que te ocurrió a ti?.- pregunte esta vez yo.

Tomo aire y comenzó a hablar.

-Hace quince años tenía un novio, se llamaba Adam, era guapísimo, acabe enamorándome locamente de el.-

Sentí celos por eso tal Adam, deseaba que esas palabras estuvieran dirigidas a mi. Seguí escuchando su historia.

-Estuvimos meses saliendo, aunque le veía poco, decía que se iba a trabajar por las noches y los días soleados tampoco sabía nada de el, mi vida era maravillosa, a mi familia les caían muy bien Adam, era honesto y caballeroso, e incluso pensaron en casarnos, pero ninguno quería de momento... Un día, decidí buscarle y darle una sorpresa, el pueblo era pequeño, le encontraría rápidamente, y lo que vi me cambio la vida por completo, le vi mordiendo a una mujer del cuello, vi como Adam bebía su sangre, no pude evitar dar un grito cuando le vi, el me miro, tenia los ojos rojos y una mirada de asesino.-

>>>Salí corriendo pidiendo socorro, pero era muy de noche y parecía que nadie se enteraba y de pronto me alcanzo, me tiro al suelo poniéndome boca arriba mientras me tenía agarrada del cuello, su cara de asesino me miraba a los ojos sedientos, dijo que no podía dejar que se secreto saliera y me mordió el cuello, se alejo de mi y se marcho.-

De repente empezó a sollozar, si fuera humana saldrían lágrimas de sus ojos dorados.

>>>Cuando me convertí, no sabia que hacer, no sabia siquiera que era un vampiro, llegue a mi casa y... mordí a mi familia, los mate... los mate a todos.-

Verla así me mataba, mi corazón se encogía y se me formaba un nudo en la garganta, la atraje a mi y deje que sollozara en mi pecho, su cabeza fría se apoyo en mi pecho, me entró un escalofrío al principio que no pude disimular, pero no hizo que dejara de abrazarla.

-Dejalo, dejalo ya.- le decía mientras acariciaba su pelo.

No quería que siguiera, su historia era mucho peor que la mía, lo había pasado mucho peor que yo, mientras que yo tuve que soportar la muerte de mi mejor amigo, ella tenía que soportar la de toda su familia.

Ella siguió sollozando durante un buen rato, no me cansaba, es mas, disfrutaba de estar así, se había relajado un poco, la separe un poco y tome su cara con mis manos, ahora su piel estaba templada por el calor que le había dado.

-Siento lo que paso, pero no fue tu culpa, fue de Adam y solo de Adam.- intente consolarla

La verdad no se me daba muy bien consolar a las personas, pero con ella pareció que funciono, se quedo mirándome a los ojos a la vez que yo me perdí en los suyos, estábamos a escasos centímetros de distancia, sentí su aliento frío en mi cara, esa sensación me daba cosquillas en el estomago.

-Tengo... tengo que irme.- dijo

Se alejo de mi, cerré los ojos de dolor, estaba a punto de besarla y no había podido, volví a abrirlos y vi como se alejaba.

-¿Volveré a verte?.- pregunte a su espalda

Me miro con una sonrisa.

-Tal vez.- dijo

Y se marcho entre los árboles, me saco una sonrisa de ilusión y felicidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Miér Feb 19, 2014 5:52 pm

NUEVO CAPITULO!! xD, disfrutarlo Smile).

Capitulo 11: ''Volver a vivir'' Nathan POV



Me levante de mi cama, un día mas que me quedaba sumergido en mis pensamientos, mi vida había cambiado desde que pise París, lo bueno es que ahora controlaba perfectamente mi rabia, mi padre decía que se necesitaba algo de inspiración, algo que nada mas pensar en el te relajabas, y encontré esa inspiración... Vanessa, lo malo era que hacia días que no la veía, desde que me contó su historia no la volví a ver, pero aún así iba todos los días a el mismo lugar donde la vi.

Baje a la cocina a desayunar, no había nadie, estaba solo, me senté en la mesa y cogí un par de manzanas, me las comí tranquilo mientras miraba por la ventana, la ciudad de París me parecía muy bonita, la gente era agradable y la comida también me gustaba, aunque echaba de menos Nueva Orleans.

La puerta sonó de repente, haciendo que me sobresaltará, le di otro mordisco a la manzana y me levanté a abrir, llegué a la puerta y la abrí, el cartero estaba en ella con una carta en la mano.

-¿Es usted el señor Nathan Walker?.- leyó en la carta.
-Si, soy yo.- dije mirándole extrañado.
-Tengo una carta para usted.- me dio la carta.

La tome y la mire extrañado.

-Gracias.- levanté la vista hacia el cartero.

Cerré la puerta despacio mientras miraba la carta, cuando cerré del todo, abrí el sobre, dentro del sobre había un papel doblado por la mitad, dejé el sobre encima de la escalera y yo me senté en ella a leer la carta.

Querido Nathan Walker.

  Le dije que volveríamos a vernos, creo que es un buen momento para pedirle si me acompaña al baile que se celebra a las afueras de la ciudad, me gustaría que fuese mi pareja para el baile, si aceptas te espero en el lugar de nuestro primer encuentro a las ocho de la tarde de este día, si en cambio se niega no importa, lo entenderé.

                            Su amiga, Vanessa


Se me cayó la manzana al suelo cuando acabe de leerla, me pedía que fuera a un baile y que bailara con ella, mi cuerpo se emociono y saqué una sonrisa feliz, mire la hora, aun quedaba bastante para la hora, me levanté de la escalera y guarde la carta en el sobre de antes. Subí a mi cuarto y guarde la carta en un cajón de mi mesa de noche, me tumbé en la cama emocionado, hoy la volvería a ver, me sentía vivo, ahora lo que mas deseaba del mundo era verla de una vez y bailar con ella... madre mía, iba a bailar con ella.

Mi emoción iba en aumento cada vez que repetía esa frase, me levanté de la cama y baje al salón, me senté en el sofá y me quede mirando la chimenea de cerca, ya no sabía ni que hacer para matar el tiempo, me levante del sofá y empecé a andar de la cocina al salón repetidamente.

Cuando me cansé de dar vueltas me volví a sentar y me puse a leer un libro de mi padre, no me concentraba en la lectura, miraba el reloj cada dos por tres, como si eso hiciera que fuera mas rápido, los segundos eran una eternidad para mi.

Después de un buen rato, deje de leer y me fui a asearme, primero me lave el pelo y después me metí en la bañera, me di una ducha larga, cerré los ojos mientras me bañaba, después de un rato los volví a abrir y me salí de la ducha y me peine hacía atrás, me puse una toalla en la cintura y subí a cambiarme, me puse mi traje de gala y unas botas negras, ya estaba preparado para ir.

Quedaba medio hora para ir salir al bosque, me senté en el sofá intranquilo, sentí un cosquilleo de nervios en mi estomago mientras meneaba las piernas. La hora llegó, me levanté del sofá y cogí una rosa que había en el jardín, cuando iba a salir por la puerta, mi familia entro entre risas, me miraron y se quedaron parados mudos, me echaron una ojeada de arriba a abajo a la vez y fruncieron el ceño.

-¿Donde vas hijo?.- pregunto mi madre.
-Voy a una fiesta de la ciudad con Vanessa.-
-Ah, es verdad, hoy había una fiesta.- cayó mi hermano.
-Bueno, me voy.- le di un beso a mi madre y una palmada en el hombro a mi padre y hermano.

Salí casi al trote al bosque, el cuerpo me pedía a gritos que corriera, pero eso sería demasiado, la gente pensaría que sería un loco, llegué al bosque y después de unos minutos mas andando llegué, aún no había nadie, me quede esperando mirando por todos lados por si aparecía, pero no, resople impacientado mientras la esperaba.

De repente detrás mía sonó un zumbido, supe que era ella, el olor de vampiro me había llegado, no pude evitar arrugar la nariz, pero al mismo tiempo sonreí y me gire a verla. Cuando lo hice me quede con la boca en el suelo, estaba guapisima, llevaba un vestido largo, las mangas eran abombadas y cortas justos sobre el codo, la parte superior del vestido era cortado de modo que mostrara los hombros y pechos, era detalladamente decorados con cintas y encajes, eran bastante coloridos y con patrones encantadores, llevaban largos guantes blancos con ellos, se había rizado el pelo dejando su melena rubia preciosa suelta.

-Hola señor Walker.- saludo haciendo una pequeña reverencia.- Se le ve muy bien esta noche.-
-Igualmente.- me acerqué a ella.- Pero por favor... llameme Nathan.- le di la rosa.

Sonrió y la tomo.

-Gracias Nathan.- dijo

Le sonreí, puse mi brazo para que se agarra a el.

-¿Nos vamos?.- dije.

Sonrió de nuevo y se agarro a mi brazo, comenzamos a andar y salimos del bosque parar ir a la fiesta. Llegamos en unos minutos, la fiesta estaba llena de personas que iban como nosotros, yo disfrute todo el trayecto con ella agarrada a mi brazo, a veces la echaba fugaces miradas para ver esa cara de ángel que tenía.

-Hola, ¿nombres?.- dijo un hombre que estaba afuera.
-Ooh, me olvide de reservar la asistencia.- se acordó ella.
-No hay problema.- dije yo.

Me acerqué al tío y le mire fijamente a los ojos.

-Dejanos entrar... sin reserva.- use mi don.
-Pasen.- dijo el tío cuando acabe.

Vanessa me miro impresionada y seguimos andando, fuimos a una parte al lado de una mesa llena de comida, yo no comía nada, prefería verla a ella.

-¿Los vampiros podéis comer?.- pregunte divertido.
-Si, pero nos sabe fatal todo.- dijo sonriendo.
-¿Puedo comprobarlo?.- pregunte divertido.
-Bueno... no tengo nada que perder.- dijo.

Cogió una manzana que había en la mesa y se la llevo a la boca, se la quito ipso facto y puso cara de asco, me reí cuando la vi hacer eso, ella se limpió la boca con una servilleta riéndose también.

-Y dime... ¿como has convencido a ese hombre para que nos dejará entrar?.- pregunto.
-Soy muy amable... y siempre consigo lo que quiero.- bromeé.

Ella se rió negando con la cabeza, era increíble el grado de confianza que habíamos conseguido en tan poco tiempo.

-¿Piensas en serio que me crea eso?.- dijo sonriendo.
-Esta bien... tengo un don, puedo hacer que la gente haga lo que yo quiera.- dije
-Que interesante, ¿puedes obligarme a mi también?.- pregunto.
-No, solo funciona con humanos y metamorfos.- dije.
-¿Y tu?, ¿tienes algún don?.-
-Soy una especie de cura.- dijo.

La mire extrañado.

-Puedo evitar que la ponzolla haga efecto a los que infecta.-

Le mire esta vez impresionado.

-Vaya, eso es increíble.- dije alabándola.- ¿Como lo descubriste?.-
-Encontré a un niño de cinco años al que habían mordido, fui a revisarle y paso... con el tiempo descubrí que hace efecto si toco en la parte mordida.-

Después de un rato conociéndonos mejor, nos animamos a bailar, la tome de la mano y la lleve a donde todos bailaban. Entrelazamos los dedos de nuestras manos izquierdas, su piel estaba helada hasta con guantes, pero no me importaba, me puso la otra en el hombro derecho y yo la mía que me quedaba libre en su cintura.

Comenzamos a movernos al ritmo de la música, ella me miraba a los ojos sonriendo y yo igual, yo no podía apartar la mirada ni un solo segundo, me quede hipnotizado en aquellos ojos ahora negros, sus dientes blancos me sonreían alegres, ¿que había echo yo para que sea sonrisa tan perfecta se dirigiera a mi?.

No echaba cuenta ni al baile, ni a los pasos, ni a nada, lo único que atendía toda mi atención era ella y ella tampoco apartaba la vista a mi, se alejo un poco de mi y trato de dar un giro con mi mano arriba, pero por acto reflejo, en medio de su vuelta la atraje a mi, fue como un movimiento involuntario, haciendo que quedara de espaldas a mi, me miro con el ceño fruncido desde atrás, notaba su aliento golpearme en la cara mientras yo la miraba igual de extrañado.

Sin darme cuenta me fui acercando a sus labios mientras los miraba con deseo, ella no hacia nada, se quedaba quieta mirándome, cuando solo me quedaba un milímetro mas para fundirlos con los de ella, el baile se acabo y el sonido de los aplausos hicieron que volviera al mundo real.

Canción del momento que viene ahora Smile)) https://www.youtube.com/watch?v=SXBEx5Zym2c

Ella siguió mirándome extrañada, ¿que había estado a punto de hacer?, apenas nos conocíamos, hace solo dos días y yo ya quería besarla, pensaría que era un mujeriego o algo, me aleje de ella y salí de la fiesta, me asenté en el jardín y me quede mirando al cielo estrellado extrañado, ahora tendría una mala imagen de mi.

Escuche unos pasos detrás mía y me llego el efluvio de vampiro, era ella, cuando la vi volví la vista al frente, no quería que se llevara esa imagen de mi, se acerco mas hasta quedar al lado mía mirándome.

-Siento lo de antes.- me disculpe.
-¿Porque?.- pregunto.
-No quiero que te lleves una mala imagen de mi... lo siento.-
-No me he llevado ninguna mala imagen Nathan.-

Me gire hasta quedar dándole la espalda.

-Aun así, no creo que haya sido buena idea.- dije.
-¿Porque?, ¿porque eres un metamorfo y yo un vampiro?.- soltó.

Me quede sin hablar, ella vino de nuevo a mi, me tomo de la cara haciendo que la mirara.

-A mi no me importa.- dijo.

Y me beso, no me esperaba eso para nada, la correspondí y lleve mis manos a su cintura mientras ella rodeaba los brazos en mi cuello, el sabor de sus labios no era comparado con su piel, me encantaba su sabor, me encantaba la sensación que sentía ahora, su lengua fría jugaba con la mía cálida haciéndome el beso mas placentero, ella me agarro del pelo atrayéndome a ella y yo pase mis manos a su espalda mientras hacia lo mismo, la quería y ahora era mía, al igual que yo era suyo, al menos en este momento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Miér Feb 19, 2014 10:46 pm

Aquí os traigo una imagen que he creado para Croosbreed, es de Jacob, estoy ya empezando a plantear mi historia con ayuda de mis amigos, y a mi y mis amigas simplemente nos encanta Very Happy Very Happy Very Happy Very Happy ... vosotros la conoceréis nada mas terminar Luna Oscura.




¿Porque Jacob sale así?, ¿le habrá pasado algo? no se, no se  Question Question Question
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Lun Feb 24, 2014 5:38 pm

NUEVO CAPITULO, DISFRUTARLO Y HASTA EL MIERCOLES, TAMBIEN QUERIA DECIR QUE EL JUEVES Y EL VIERNES SUBIRE TAMBIEN... BESOS.

Capitulo 12: ''Te encontré'' Nathan POV


Estuvimos besándonos durante bastante tiempo, no me cansaba, no me cansaba de separar los labios y saborear su dulce boca. Ella avanzo siguiendo besándome hasta ponerme contra un árbol aprisionandome entre sus brazos y el tronco, puso sus frías manos en mis mejillas y yo volví a sus caderas, nos miramos maravillados, yo recuperando el aire, ella no lo necesitaba.

Volví a sus labios nada mas llevarme una bocanada de aire, ahora mismo ansiaba mas besarla que poder respirar, nuestro beso estaba lleno de ansia, me sentí privilegiado sabiendo que hacia muy poco que la había conocido y ya estaba probando sus labios con los míos.

Después de unos minutos nos vimos obligados a parar, un poco mas y habríamos acabado haciéndolo ahí, aunque a mi no me importaría en ese momento, ella seguía sosteniendo mi cara en su ya templadas manos, me miraba maravillada.

-¿Que ha pasado?.- pregunto como no dando crédito a lo que habíamos estado haciendo.
-Creo que me has besado.- dije con una sonrisa que no pude evitar sacar

Ella me dio una sonrisa apagada, se quedo pensantiva triste, se puso a mirar por todas partes, y me habló.

-Escucha Nathan, nadie debe saber nada de esto, ¿entiendes?, nadie.- me dijo decidida

Asentí con la cabeza, yo tampoco quería que nadie se enterase, tal vez a mi familia. Se separo de mi y se fue de nuevo a la fiesta, yo me quede pasmado aún con la espalda en el árbol. Me lleve dos dedos a mi labio inferior alucinado.

Entre de nuevo en la fiesta y la vi a ella en el otro extremo con una copa de champán sonriéndome, fui andando hacia ella, la gente se cruzaba en mi camino haciéndome mas difícil llegar hacia ella, ella esperaba paciente mirándome divertida.

Un borracho se tropezó conmigo y cayó al suelo, le ayude a levantarse pidiéndole disculpas, el hombre cuando se levanto me dio un empujón, olía a vino que tiraba para atrás, iba despeinado y con su ropa arrugada y sucia.

-Mira por donde vas.- me dijo
-Lo siento.- intente irme, el me paro poniéndose en mi camino
-Vas a necesitar algo mas que un perdón.- dijo

Me sentía incomodo, todo el mundo empezó a mirarnos, yo no tenía la menor intención de buscar problemas, asi que me eché a un lado para irme, le deje atrás cuando me tomo del brazo, volteé para mirarle y me metió un puñetazo, no me lo espere, la rabia nació en mi interior, respire aceleradamente tratando de calmarla, pero nada, mire a Vanessa, ella me miraba preocupada, pero la rabia no disminuía, pensé que ver y pensar en ella me relajaba, pero se veía que no, el borracho me dio una patada en el estomago que hizo que cayera al suelo, eso hizo sacarme ya de mis casillas, me levanté a una velocidad que no era normal y le estampé contra la mesa, esta se rompió por el peso de ambos, el quedo debajo de mi y comencé a golpearle en la cara, la gente trataba de separarme, me quité a dos que me sujetaban y golpeé a uno de ellos, el otro se lanzó a mi espalda tratando de sujetarme, le metí un cabezazo que hizo que bajera de mi espalda para aterrizar en el suelo.

Vinieron mas personas a pararme, pero yo no lo hacía y también les golpeaba y lo peor es que mi rabia iba en aumento, por lo que pegaba a la gente con mas ganas, las mujeres estaban todas en un rincón mirándome con miedo viendo como golpeaba a todo lo que me encontraba.

Entoces me tocaron por la espalda, cuando lo hicieron volteé y empujé a quien lo hizo, cuando cayó al suelo le vi la cara, era Vanessa, me miraba desde el suelo asustada, me quede quieto mirándola sorprendido, la gente me rodeaba sin moverse, me mire las manos, era un monstruo, no podía controlar mi rabia y lo pague con ella, la volví a mirar y sin decir nada salí de la fiesta.

Salí al borde de las lágrimas, me sentía como una mierda, era un bastardo incapaz de controlar sus propios impulsos, mi estúpida rabia me había hecho hacerle daño a la persona que mas quiero en este mundo, ¿como podía amarla?, ¿como podía querer a otra persona, si no me quería a mi mismo?, porque era eso, me odiaba, odiaba en lo que me había convertido, escuche los pasos de alguien atrás, el efluvio de vampiro volvió a mis pulmones, ella me toco la espalda y me la frotó lentamente.

-Vanessa vete.- pedí irritado
-¿Porque?.- escuché su voz de terciopelo detrás mía
-No quiero hacerte daño.- respondí
-No lo harás.-

Me tomo de la cara haciendo que me girara a verla, su rostro me miraba comprensible y sus ojos se clavaron en los mios, no pude apartar la vista de ellos, aún así quería que se fuera, mi rabia no había cesado y mis impulsos por matar tampoco.

-Se por lo que estas pasando.- me dijo comprensible

Mi rabia actuó, no, ella no lo sabia, no tenía ni idea.

-No.- me aleje de ella.- Tu no tienes ni idea Vanessa... ¡¡NO TIENES NI LA MENOR IDEA DE LO QUE ES VIVIR CADA DIA CONTRA TUS IMPULSOS!!.- la grite, la rabia me nublaba demasiado para que hablara normal.
-¡¡¿A NO?!!... ¡¡¿CREES QUE NOSE LO QUE ES LUCHAR CONTRA MIS PROPIAS GANAS DE BEBER SANGRE HUMANA?!!, ¡¡¿QUE TODOS LOS DIAS DE MI VIDA TENGO LUCHAR PARA NO MATAR A ALGUIEN?!!.-

Eso era verdad, ella también lo hacia, luchaba cada día para enfrentarse a sus instintos y impulsos, sus impulsos de beber de los humanos, era como yo.

-Y cuando te vi, algo en mi cambio, te vi como si... como si fueras como yo, y ahora que te conozco Nathan Walker se me es mas fácil controlar todo, eres como si fueras mi calma en una tormenta y se porque... porque te amo Nathan.- siguió hablando

La mire con los ojos como platos, me amaba, mi rabia se desvaneció rápidamente, me quede observándola, pero por poco tiempo, porque ande hacia ella a paso decidido, ella se quedo quieta esperándome, cuando llegué uní mis privilegiados labios a los suyos, la bese con desesperación, ya no existía la rabia, ni el odio, solo amor, amor por ella, noté como si todo lo malo que llevaba dentro me lo quitaba correspondiendo ese beso.

Nos separamos quedando nuestras frentes unidas, sus ojos me miraban de tan cerca que me hizo perderme mas rápido en ellos, tenían un brillo especial en ellos, era de felicidad, la tome de la cara y hablé yo ahora, quería decirle todo lo que sentía por ella.

-Te amo Vanessa, eres lo mejor que he tenido en mi vida, eres la que me ha dado las ganas de vivir este oscuro mundo que me rodea ahora... no importa de que raza seamos, quiero protegerte, eres mi amor verdadero, eres mi imprimada y por fin...-

Sin decir nada me volvió a besar, su lengua recorrida cada parte de mi boca y sus labios besaban los mios como si le fuera la vida en ello, yo llevé mis manos a sus caderas apretándola contra mi, notaba debajo de su prenda un frío intenso, pero a la vez deseado en mis palmas, note ese frío en la parte de atrás de mi cabeza y me encantaba.

Separamos los labios para que cogiera un poco de aire, me daba coraje, no quería separarme ni un segundo de sus tiernos labios. Esta vez quedamos con las frentes juntas y mirándonos a los ojos.

-Te encontré.- acabe la frase

Ella no habló, se limito a perderse en mis ojos, me fije que era ya muy tarde, pero me daba igual, no queria volver a mi casa, no quería alejarme de ella. Ella miro atrás, volvió la vista a mi y habló.

-Tengo que irme.- dijo dándome un beso corto
-Espera.- la pare rodeando sus caderas con un brazo.- Quedate un rato mas.- imploré

Ella sonrió.

-Tengo que irme Nathan... lo siento.-

Suspire y la libere de mi agarre, ella me tomo de la cara de nuevo y me dio un beso largo, cuando se separo ando conmigo a su espalda y se perdió en la noche, yo me quede mirando como se iba durante todo el trayecto.

Volví a mi casa emocionado, ya era oficial, era mi pareja, llegué a mi casa y las luces de ella aun seguían encendidas, entre en la casa y cerré la puerta a espaldas mía, me dirigí al salón y en ella estaba toda mía familia esperándome, mi padre y mi hermano me miraban preocupados.

-Hola.- saludé a todos
-Hola.- solo contesto mi madre

Mi madre miro a mi padre y mi hermano con el ceño fruncido, ellos no paraban de mirarme de igual forma, mi padre acabo levantándose y acercándose a mi.

-Hijo, no... no podemos permitirlo.- dije
-¿Que no podéis permitir que?.- pregunte irritado, aunque ya me hacia una idea de a que se refería
-No podemos permitir que te sigas viendo con esa... vampira.- dijo poniendo una mueca de asco

Me enfureció la cara que puso al dirigirse a Vanessa, eso hizo que mi mandíbula y mis puños se cerraran con fuerza, el me toco el hombro y yo se lo quite bruscamente encarándome con el, el seguía con su mirada preocupada.

-Nate, controlate.- se puso en medio mi hermano

Mi ira salio de dentro como la espuma, salio tan rápido que no me dio tiempo a reaccionar ante ella y le di un puñetazo en la cara a mi hermano, este no llego a caer al suelo, le agarra de la nuca y lo estampé contra la pared de espaldas, esta vez si que cayó al suelo, mi padre se puso en medio de los dos agarrándome de los hombros.

A mi hermano se levanto del suelo y se lanzo a por mi, ambos caímos por la ventana y aterrizamos en el suelo, el me agarro de la camisa y me encaro con el, me di cuenta de que tenia el labio inferior con sangre.

-¡¡ESTOY HARTO DE TI!!.- me grito

Me gire hasta quedar yo encima y le di un puñetazo en la cara que hizo que la ladeara, le iba a meter otro pero me agarro el puño, hizo fuerza hasta quitarme de encima, nos levantamos del suelo, llegué a el y le metí un puñetazo en la cara, el me hizo lo mismo, yo me lance encima y le estampe en la pared de la casa y ahí comencé a darle mas puñetazos.


Hasta que llego mi padre y me volvió a separar, me acabe convirtiendo en lobo haciendo que mi padre cayera de espaldas y comencé a correr hacia el bosque para que nadie me viera, mis patas corrían intentando quitarme la rabia de encima, ¿porque me querían separar?, ellos mismos me contaron de la imprimación, que era algo imposible de dejar atrás, ¿como me podían pedir esto?.

Llegue al interior del bosque y me pare al lado de un río, me convertí en humano y me lave la cara en el agua, ahora que estaba mas tranquilo, empecé a pensar en lo bonita que había sido esta noche, antes de pegarle a mi hermano, pensé en los besos con Vanessa y en las palabras que me dijo, consiguió calmarme de nuevo, respire hondo con los ojos cerrados, convertí de nuevo y me quede dormido al lado del rio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Jue Feb 27, 2014 2:14 pm

HOLA SIENTO NO HABERLO SUBIDO AYER, PERO NO PUDE  Sad  Sad  Sad  Sad  Sad  Sad  Sad  Sad  Sad  Sad  ... PERO AQUI OS TRAIGO EL DE AYER Y MAS TARDE TRAERE EL DE HOY  Very Happy  Very Happy  Very Happy  Very Happy  Very Happy . GRACIAS

Capitulo 13: ''El mejor dia de mi vida'' Nathan POV

Me desperté en un día nublado en el bosque, me levante y me convertí en humano, vi que tenía unos pantalones en  al lado mía, mire a mi alrededor por si daba con el responsable, no había nadie, lo tome y me lo puse. Salí del bosque con solo esos pantalones, la gente que pasaba por la calle me miraban, las mujeres me miraban desnudándome con la mirada mientras yo andaba con la cabeza abajo.

Decidí volver a mi casa a pedir disculpas a mi hermano, pero solo a mi hermano, no por la idea de alejarme de Vanessa, cuando me quedaba poco para llegar, olí el efluvio de Vanessa, eso hizo que levantara la cabeza y me tensara.

-No.- murmuré y corrí en dirección a mi casa.

Cuando llegué ella estaba en el porche hablando con mi padre, mi padre ponía cara de asco mientras ambos hablaban, ella se dio cuenta de mi presencia y se giro a verme, me regalo una sonrisa enorme que me tranquilizo, se quedo mirando mi abdomen, desnudándome con la mirada como las otras mujeres de antes, solo que con esta no me importaba, es mas me gustaba saber que la atraía, se volvió a girar y le habló a mi padre.

-Encantada de haberlo conocido señor Walker.- dijo

Mi padre asintió y ella se dirigió a mi para irse, sentí su frío brazo rozarme a propósito, me encanto que lo hiciera, volví la vista a mi padre, este me hizo una señal con la cabeza para que pasará, así lo hice. Mi familia al completo estaba de nuevo en el salón, mi hermano me miro irritado y mi madre preocupada, me senté en un sillón enfrente del sofá y mi padre se sentó con mi hermano y mi madre.

-Hemos conocido a Vanessa.- dijo mi padre

Me esperaba lo peor, me preparé para escuchar cualquier cosa, sea buena o mala, aunque me esperaba mas algo malo.

-¿Y que?, ¿que pensaís?.- pregunte

Mi padre miro a los demás, mi madre le tomó de la mano y le sonrió.

-Es... una... chica increíble.- dijo mi padre costosamente

Parecía que le costaba admitirlo.

-¿Enserio?.- dije con los ojos como platos

Mi hermano me asintió afirmando lo de mi padre, mire a mi madre y ella me dio una sonrisa feliz, saqué yo también una sonrisa feliz, mi familia había aceptado a Vanessa, eso era muy importante para mi.

-Hemos decidido invitarla a cenar mañana.- dijo mi madre
-¿Enserio?.- volví a preguntar sin creermelo aun.
-Es tu imprimada hijo... ahora es como de la familia.- dijo mi padre

Les abracé a todos y le pedí perdón a Mason, el me perdono y me dijo un abrazo, fui a mi cuarto y me puse una camiseta, en el escritorio había una carta, la tome y la vi.

                                            En el bosque a las diez, te echo de menos.
                                                                                                  Vanessa.

Esta mujer me volvía loco, sus cartas, su piel, todo de ella me volvía loco, era dulce y buena persona a pesar de ser vampiro.

La noche llego y yo ya estaba preparado, salí de mi casa hacia el bosque, mi familia ya estaba al tanto de a donde iba, no veía a mi padre muy convencido con todo esto, pero al menos lo acepto al igual que mi hermano, a regañadientes, pero lo acepto.

Llegué de nuevo antes que ella, supuse que quedaríamos en nuestro lugar de siempre, así que esperé ahí a que llegará, un zumbido se escuchó detrás de mi, me gire a ver que era y me encontré con unos fríos y suaves labios posados en los míos. Lleve mis manos a su cara mientras la besaba con ansia, ella hacia lo mismo que yo, finalizo el beso a regañadientes y habló.

-Vamos.- empezó a tirar de mi

No sabía a donde me llevaba, pero me daba igual, con ella iría al fin del mundo si hiciera falta, después de unos minutos andando, contando las veces que nos deteníamos a besarnos de nuevo, llegamos a una casa en la ciudad, esta era un poco mas pequeña que la mía, no me puse a examinar el entorno y entramos en ella.

Subimos las escaleras al segundo piso, ella seguía tirando de mi, llegamos a lo que suponía que sería su alcoba, se giro a mi y volví a besarme, su beso lleno de pasión y desesperación me volvía completamente loco, sabía a que habíamos venido, quería hacerlo conmigo y es lo que haría.

Vanessa POV

http://www.youtube.com/watch?v=7cE0cXqOLGg

Quería hacerlo, quería hacerlo con Nathan, desde que le conocí deseaba tenerle, amarle, abrazarle, besarle, amaba a un metamorfo, se que era algo raro, pero no me importaba nada, ni siquiera la aprobación de los Vulturis, menos mal que Aro no estaba al tanto de esto, nos mataría a ambos.

Sentí sus brazos rodearme la cintura mientras me besaba de manera desesperada el cuello, sus labios suaves y cálidos me hacían gemir, sus manos buscando la manera de quitarme el vestido me hacían gracia, lo deseaba tanto como yo, ahora su lengua comenzó a ir mas pausadamente por mi cuello mientras yo seguía jadeando.

Nos separamos unos segundos para que me quitara mi ropa, el me miraba ansioso y excitado mientras se quitaba su camisa exponiendo ese abdomen que me puso a cien esta mañana, quede en ropa interior y volví a sus labios, toqué aquel abdomen y note como le entró un escalofrío al notar mi tacto frío, separe la mano de su abdomen, pero el la puso de nuevo en su sitio dejándome tocar y acariciar cada musculo marcado de el, odiaba no tener su misma temperatura, quería ser como el, cálido.

Sentí como se excitaba mas y me lanzo a la cama, sin previo aviso se puso encima mía de manera que no aguantara ningún gramo de su peso encima y me tomo de las muñecas dejándome sin salida alguna, volvió a mi cuello, esta vez mas lento aun, saboreando cada parte de el por minúscula que sea, mi excitación subió mas cuando me arranco de un tirón mi camisa interior, ahora fue a mis labios, sus labios y los mios se besaban excitados, al igual que nuestras lenguas, su lengua tan cálida y húmeda me hacía tocar el cielo, sentir su calor tan cerca me hacía perder el control.

Rodeé hasta quedar yo encima, comencé a bajar mi boca por su pecho, lamia y mordía las partes que quería, escuchaba sus jadeos de placer, provocando que me excitara mas, bajé un poco mas hasta llegar a su abdomen, hice un recorrido lamiendo y mordiendo desde la parte mas alta a la mas baja, deteniéndome en todos y cada uno de sus abdominales.

El me tomo de la cara y me volvió a besar, se puso de nuevo encima y comenzó a lamer mis pezones, no pude evitar profanar un gemido de placer, su lengua quemaba mis pechos con su calor y textura... y me encantaba, se quedaba en ellos jugueteando sin prisa, pero yo si tenía, quería tenerlo de una vez por todas dentro de mi, sentir lo mas cálido de su cuerpo en mi, me miro y acerco su rostro al mío, cerré los ojos al notar su cálido y placentero aliento golpeándome, comenzó a besarme todo mi rostro, esto era una tortura, no dejaba de desesperarme mas, se quedo en el lóbulo de mi oreja, lo lamía y mordía delicadamente.

-Nate, hazlo.- dije en medio de un gemido pidiendo que entrara ya en mi

El pareció darse cuenta de lo que quería, cerré los ojos y sentí como rozaba mi intimidad con la suya y entró lentamente, intentando no hacerme daño, pero lo hacía, aunque no me importaba lo mas mínimo, es lo que quería, comenzó a entrar y salir, el dolor se convirtió en placer, comencé a gritar de satisfacción su nombre, eso hacia que se excitará mas y me siguió penetrando, me agarre a la cama mientras me embestía y gemía, me encantaba escucharlo, era perfecto.

Empecé a sentir el orgasmo, me agarre a el como si me fuera a caer por un precipicio mientras seguía penetrándome aun mas fuerte, yo no paraba de gemir y gritar su nombre, su calor corporal aumento aun mas, me quemaba, su olor se volvió mas dulce, no pude evitar arrugar mas aun la nariz, pero no me importaba el olor, ni nada, le deseaba mas que la propia sed de sangre, mis uñas se hundieron en su piel cuando llegue al orgasmo, grité su nombre de placer y satisfacción, el aun siguió penetrándome, yo ya había tocado el cielo, no sentía nada, salvo sus embestidas, el olor de su sangre apareció cuando le arañe, su olor era atrayente y dulce, luche contra mi misma por no hincarle los colmillos en ese mismo momento.

Retiré una mano de su espalda y me di cuenta de que en ella llevaba unas gotas de sangre en dos dedos, el olor se redujo al cerrarse sus heridas, no pude evitarlo y me llevé los dedos a mi boca, su sangre sabía increíblemente bien, su sabor era incomparado, me encantaba mas que la de un humano, el vi lo que hice y me miro, me sentí mal, me culpe por haber estropeado un momento como este.

Ladeé la cara para que no me mirase, detuvo sus embestidas quedando dentro de mi, me tomo de la cara con dos dedos haciendo que le viera, me hablo decidido y con cariño.

-No te escondas de mi.- me dijo

Unió sus labios de nuevo a los mios y volvió a embestirme, note de nuevo otro orgasmo, el olor y sabor de la sangre me excito mas y volví a notar venirme, nos vinimos a la vez gritando nuestros nombres, se recostó al lado mía y me tomo de la cara haciendo que la ladeara.

-Te quiero Vanessa.-

Sin decir nada me gira a el y le abracé quedando mi cabeza apoyada en su pecho, besé este y cerré los ojos dejando que la alegría revoloteara en mi cuerpo mientras el me abrazaba y olía mi efluvio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Jue Feb 27, 2014 5:51 pm

AQUI LES DEJO EL DE HOY JAJAJA XD. DISFRUTARLO.

Capitulo 14: ''Cena familiar'' Nathan POV


Los rayos del Sol me desvelaron de mi profundo sueño, me costo abrir los ojos, vi una silueta borrosa mirándome, conseguí espabilarme y vi que se trataba de Vanessa, ella me miraba con una sonrisa feliz, me di cuenta de que estábamos en la misma posición de nuestra increíble y mágica noche, la tenía aprisionada en mis brazos, si fuera humana la habría ahogado.

-Lo siento, siento que hayas tenido que estar toda la noche así.- me disculpe soltando mi agarre
-No me importa, es mas... me ha gustado.- me dio un beso en los labios

La abracé por la cintura y ella rodeo mi cuello con un brazo, ahora su temperatura era cálida, mucho mas fría que la mía, pero cálida al fin y al cabo, aunque yo prefería su frío, era una de las muchas cosas que la hacia especial para mi, era el único frío de vampiro que me gustaba. Me puse encima suya sin dejar sus labios, puso sus dos manos en los lados de mi cara mientras me daba besos cortos.

Me estaba excitando cuando la puerta sonó, me puse a un lado esperando que apareciera el que me había estropeado mi momento, una mujer abrió la puerta, tendría como unos veinte años, era muy guapa, pero no tanto como mi Vanessa, para mi, ni la mismísima Venus se le podía comparar.

-¿Traigo el desayuno señorita Harper?.- pregunto
-No, gracias Caroline... puedes retirarte.- mando esta

La chica hizo una reverencia y se marchó de la habitación.

-¿Tienes sirvienta?.- le pregunte
-Si, la recogí de pequeña de la calle.- dijo girándose a mi lado
-¿Sabe lo tuyo?.- dije en voz baja
-Si y lo tuyo también.- dijo ella normal sonriendo
-Vaya.- dije impresionado
-Bueno, ¿por donde íbamos?.- dijo volviendo a tomarme de la cara besándome.

Ella se adelanto y se sentó a horcajadas encima mía, me aprisiono en la cama cogiéndome las muñecas mientras me besaba el cuello lentamente, no pude evitar jadear sintiendo sus fríos labios recorriendo mi cuello de palmo a palmo lentamente.

Me empecé a excitar cuando me soltó y empezó a besarme el pecho y a recorrerlo con su lengua, me arqueé hacia delante levantándome un poco de la cama cuando llego a mi abdomen para llegar a ella, ella me puso una mano en el pecho y me empujo quedando tumbado de nuevo, solté una risilla, ella quería tener el control.

Se volvió a sentar a horcajadas encima mía y me beso con ansia, yo lleve mis manos a su espalda atrayéndola a mi, sentía el roce de sus pezones en mi pecho, eso me volvió, deje sus labios y lamí uno de ellos mientras acariciaba el otro, ella poso su cabeza en el hombro mientras gemía.

Estuvimos todo el día haciéndolo hasta que nos vimos obligados a levantarnos a ir a la cena con mi familia, estuve por cancelarla por otro día, pero para mi esta cena era importante, era el momento para que mi padre viera que Vanessa no era ningún peligro para nosotros.

Vanessa se fue a bañarse y cambiarse de ropa, quería estar elegante para la ocasión, yo volví a mi casa a cambiarme también, aparte quería bañarme por lo que sude todo el día, mi familia estaba ya vestida y esperando a que llegara, yo fui a la bañera y me di un baño rápido, ella estaría al caer.

Nada mas que termine de vestirme, la puerta sonó y fui a abrir, abrí la puerta y me quede con la boca abierta, estaba preciosa, se había hasta rizado el pelo, me quede mirándola tocado.

-Estas... estas... guapisima.- conseguí decir
-Gracias, tu también.- respondió con una sonrisa de niña buena

No había sido muy buena que digamos esta tarde pensé, entró y saludo a mi familia, ellos la saludaron respetuosamente, lograron hacerme sonreír ante aquella estampa, cerré la puerta y fuimos a la cocina, nos sentamos todos a la mesa con la comida ya en ella, yo me senté al lado de Vanessa y enfrente nuestra mi madre y mi hermano, veía a Mason incomodo y mi padre estaba entre nosotros dos a mi izquierda. De repente note un frío en la mano derecha, lo mire de reojo y vi que era la mano de Vanessa pidiendo que la tomará, así hice y entrelacé los dedos con los de ella mientras cenábamos.

-Vanessa, ¿de donde eres?.- rompió el silencio mi padre
-Ooh, soy de Inglaterra, pero me vine aquí hace unos años.- respondió esta
-¿Desde cuando eres de Inglaterra?.- pregunto mi padre

Empecé a sentirme incomodo, no me parecía bien que le recordará su familia o algo parecido, pero Vanessa se la veía tan normal.

-Desde 1663.- dijo

A mi madre se le cayó el tenedor haciendo que todos la viéramos, no se acostumbraba a oír esas cosas.

-Lo siento, es que... no me acostumbro a que alguien diga eso.- sonrió tímidamente
-No pasa nada, a mi también me pasaría.- la consoló Vanessa con una sonrisa

Mi Vanessa, tan dulce y comprensible, mi madre la sonrió de igual forma esta vez y siguió cenando como si no hubiera ocurrido nada, mi hermano sin embargo seguía con la mirada en el plato. Después de que mi familia y Vanessa se conocieran mejor, noté como empezaron a coger mas confianza entre ellos, aunque solo con mis padres, Mason seguía sin ni siquiera mirarla.

-Dime Mason.- dijo Vanessa mirando a mi hermano

Este levanto los ojos clavando la vista en ella.

-¿Eres igual de mezquino como tu hermano?.- dijo bromeando

Mi padre y mi madre se rieron un poco, yo la mire torciendo el gesto y ella soltó una risilla, a Mason se le levantaron un poco la comisura de sus labios.

-No, solo el.- respondió siguiendo con la broma
-Oye, no te pases.- le tiré una migaja de pan

El me miro divertido y me la devolvió riéndonos, mi padre nos dijo que paráramos y así lo hicimos, Vanessa se tapó con la mano la boca evitando que viéramos su sonrisa, yo la mire sonriendo.

-Bueno, voy a por el segundo plato.- dijo mi madre levantándose
-La ayudo.- dijo Vanessa levantándose
-No, no Vanessa, ya lo hago yo.- fue mi madre a la cocina

Mi madre llego con dos platos, se tropezó y cayó de frente al suelo, uno de sus brazos cayó a la mesa y rompió mi plato de antes, mi padre y yo nos levantamos a ayudarla, la tomamos de los brazos y dio un leve grito cuando la toque el brazo con el que se dio con el plato, me fijé que tenía sangre, mucha sangre.

Mire a Vanessa, esta miraba el brazo con deseo, sabía que quería hacer, se levanto bruscamente de la silla, esta cayó al suelo, haciendo que mi hermano la mirara, vio lo que pensaba hacer y se lanzo encima de ella, Vanessa empujo a mi hermano haciendo que este cayera de espaldas en la mesa, se levanto y fue hacia mi madre, me puse enfrente suya, ella se paro y me miro profanando un siseo que me dio miedo.

Me asusté y me eche un poco para atrás, Vanessa cambio la mirada, ahora era de confusión y arrepentimiento, miro a mi familia y luego a mi.

-Yo... lo siento.- dijo

Se dirigió a la puerta y salió por ella, mire a mi madre, y fui detrás de Vanessa, salí de mi casa y la vi andando recto por la carretera, fui corriendo detrás de ella.

-Vanessa.- la llame haciendo que se girara a verme
-No te acerques a mi Nathan.- pidió alejándose dos pasos
-Vanessa, no pasa nada.-
-¿Que no pasa nada?... he estado a punto de alimentarme de tu madre.- dijo señalando mi casa.- E incluso he pensado en matarte al ponerte delante mía.- confeso
-Pero no ha pasado nada, no habría dejado que hubiera pasado nada.-
-¿Que habrías hecho?, ¿te habrías enfrentado a mi?.- pregunto
-No.- dije
-Pues yo tampoco, jamas querría hacerte daño y casi lo hago.- sollozo
-Vanessa.- me volví a acercar a ella
-Tu familia tiene razón Nate, yo no soy buena para ti.-
-¿Como sabes eso?.-
-Os escuché hablar, quería verte por última vez.-

Me acorde de los pantalones cuando me desperté, fue ella quien me los puso ahí.

-No es bueno esto ni para ti, ni para mi... ¿y si un día matará a tu madre, o a tu hermano.. o a ti?.- dijo
-Vanessa, me da igual lo que sería bueno o malo para nosotros... esto es lo que quiero, quiero esta vida, puede que nuestra relación traiga cosas malas, pero no compensa las cosas buenas que has traído a mi vida... por primera vez en mucho tiempo ya no estoy triste, ya no lloró por las noches pensando en las cosas que hice en el pasado, porque pienso en ti, ocupas todos mis pensamientos Vanessa y me gusta, porque son pensamientos y recuerdos buenos y nunca, jamas quiero estar separado de ti... no puedo estar separado de ti.-

Ella me miro sin palabras, yo deje las palabras y me acerqué de nuevo a ella quedando a escasos milímetros, ella miro mis labios tan juntos a ellas y yo termine de unirlos, le di un beso lento, ella me correspondía poniéndome las manos en el cuello.

-¿Que es esto?.- sonó una voz desconocida detrás mía

Me gire a ver de quien se trataba, vi que se trataba de un vampiro, tenia el pelo castaño y los ojos rojos, miraba a Vanessa con el ceño fruncido de confusión y chulería.

-Adam.- escuché a Vanessa decir en un susurro

La mire extrañado, ¿este era Adam?, ¿el cabrón que la convirtió?.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Vie Feb 28, 2014 5:03 pm

El capitulo de hoy viernes... felicidades a los andaluces por vuestro día Smile)))), disfrutar del capitulo Smile Smile


Capitulo 15: ''¿Porque?'' Nathan POV

-¿Un hombre lobo de novio?, ¿enserio Vanessa?, sabia que estabas loca, pero no tanto.- dijo chulo

Me puse enfrente suya encarado, el me miraba aun con la misma mirada de superioridad.

-Será mejor que te vayas.- advertí
-Nathan, no.- dijo Vanessa detrás mía
-Que valiente.- dijo Adam

No pude mas y le aticé un puñetazo en la cara que hizo que la ladeara, me dolió seguro mas a mi que a el, pero lo había hecho daño, Vanessa se puso entre los dos.

-Para Nathan.- dijo asustada
-A si no se trata a los mayores.- dijo Adam

Me dio una patada en el estomago que me mando unos metros, me levanté patosamente, el vino de nuevo a mi y me dio una patada en la cabeza, sus golpes eran duros, parecía como si me golpearán con un trozo de hierro, el vampiro se acerco a Vanessa y la tomo del brazo, me levante rápidamente y corrí hacía el, me lancé encima y le tire al suelo, le di otro puñetazo en la cara, esta vez en la nariz, escuché un crack, le había roto la nariz, el vampiro se enfado y me empujo cayendo para atrás, mire y Vanessa no estaba, ¿que le había echo?.

Me iba a convertí en lobo, pero Adam se adelanto y me mordió el cuello, el dolor que me produjo sus colmillos en mi cuello me hicieron caer de rodillas al suelo, sacó estos y yo me tumbe boca arriba con una mano en el cuello, era un dolor similar al de mi sueño de 6 años, mi cuerpo comenzó a temblar y la vista se me nublaba, vi a Adam mirándome burlón, pero por detrás llegó Vanessa y le arranco la cabeza, ella vino hacía mí corriendo, no puede verle bien su cara, sentía como me moría y morir en sus brazos me parecía la mejor manera de morir.

-¡¡Nate... Nathan!!.- escuché bajo, pero se notaba que gritaba

Pero yo no podía contestar, ni siquiera mantener los ojos abiertos, todo comenzó a verse negro, y negro, mas negro...

Me desperté en la habitación de Vanessa sin camiseta, me intente levantar pero algo me lo impidió cogiéndome del brazo desde atrás, mire de que se trataba, era Vanessa, ella me miraba tumbada triste.

-No te levantes, necesitas descansar.- dijo

Hice lo que me dijo y me volví a tumbar en la cama boca arriba y con la cabeza ladeada mirándola, ella apoyó la cabeza en mi pecho, estaba templada, lo que quería decir que se paso mucho tiempo al lado mía.

-Lo siento, debería haber impedido que te mordiera.- dijo
-¿Como es que sigo vivo?.- dije
-Te cure.-

Me acorde de su don.

-No fue culpa tuya.- dije acariciando su precioso pelo.

Ella volvió a su posición de antes, mientras me miraba con esos ojazos dorados.

-Si te hubiera pasado algo, yo....- empezó a decir
-Calla.- dije en un susurro

La tome de la nuca y la bese, ella despego los labios y habló.

-No podemos seguir juntos Nate.- dijo

No la hice caso y volví a besarla, ella no me correspondía, solo se quedaba quieta, separe mis labios y hablé contra los suyos que estaban a un milímetro.

-Claro que podemos.- dije

La volví a besar lo mejor que pude para convencerla, y funciono, paso sus manos a los lados de mi cara mientras me correspondía de igual forma, yo la atraje a mi tomándola de la espalda, me puse encima suya y ella separo las piernas para hacerme sitio entre ellas, acaricie un muslo con una mano y la otra la llevé a su barbilla.

Ella me toco el abdomen con la mano, esta estaba fría de nuevo y me entró un escalofrío, la aparto rápidamente como si quemará, yo volví a colocarla donde estaba, no me avergonzaba de su piel, ni de nada, me quito los pantalones con mi ayuda y ella tomo el control y rodó hasta quedar encima mía a horcajadas, me cogió el miembro y me introdujo en ella, ambos gemimos y cerramos los ojos nada mas hacerlo, ella llevo sus dos manos a mi pecho y empezó a subir y bajar mientras gemía y gritaba mi nombre.

Yo la tome de los lados de su cintura y empecé yo a entrar en ella, ella se aferro a mi antebrazo mientras lo hacia, me incorpore hasta quedar sentado y ella acabo quitándose su camisón, me tomo de la cara y la besaba mientras entraba en ella, rodeo las piernas en mi cintura y empezó ella a entrar y salir, me estaba volviendo loco, lleve mi boca a uno de sus pezones mientras la rodeaba con una mano atrayéndola a mi.

Ella gemía mi nombre repetidamente, un poco mas y me moría de excitación, tire de su pelo cuidadosamente de no hacerla daño, aunque sabía que no se lo hacia y empecé a besar su cuello y lamerlo, ella enredo sus manos en mi pelo atrayéndome a su cuello para que siguiera lamiendo mientras ella entraba y salia de mi miembro, me volví a tumbar y empecé yo a penetrarla, ella se llevo las manos a los pelos mientras chillaba de placer, eso solo provocaba que me excitara mas y mas.

Se acerco a mi y unió sus labios con los mios, nos besábamos con ansia y pasión, como si fuera lo último que hiciéramos en nuestra vida, cuando dejamos nuestro beso para que cogiera aire, ella seguía jadeando, estar tan pegado a ella me hacia sentir vivo, feliz, todo era bueno y alegre junto a ella, su pasión era incomparada, note como se venia cuando empezó a gemir mas fuerte y la penetre mas fuerte aun.

Se vino cuando chillo mi nombre y escondió su cara en mi cuello mientras seguía gozando, notaba su aliento golpearme en el cuello, la aprisione en mis brazos y fui mas fuerte aun, ella seguía gozando en mi cuello, me vine yo también a los pocos minutos, quedaron nuestros rostros a un palmo mientras nos mirábamos a los ojos con amor, me dio un beso corto y se recostó en mi pecho.

Salimos a dar un paseo, yo me sentía un poco mareado, decía Vanessa que era por la curación y que sería bueno ir a pasear, ella se vistió con lo primero que vio y yo me puse mi ropa de ayer, salimos de su casa y andábamos por la ciudad cogidos de la mano.

-Deberia ir a ver a mi familia, se preguntarán donde estoy.- dije
-Tranquilo, saben lo de Adam.-

Me pare y me quede mirándola.

-¿Se lo has contado?.-
-Si, tenían que saber que estaría bien y conmigo.- se encogió de hombros

Volvimos a andar.

-¿Ha cuanta gente has salvado de la ponzolla?.- pregunte
-32.- contesto automáticamente.- Bueno... contigo 33.- rectificó
-Vaya, parece que los tienes contados a todos.-
-Me gusta ayudar a las personas, me hacen... dejar de sentirme una asesina.- dijo con una mirada triste al suelo

Me pare y la tomé de la barbilla con dos dedos haciendo que me mirara.

-No eres una asesina... eres la persona mas dulce y buena que he conocido.- dije

Ella sonrió y me dio un beso corto en los labios, volvimos a andar con ella apoyando la cabeza en mi hombro. Después de andar durante un par de horas, volvimos cada uno a su casa, nos costó un triunfo separarnos, pero lo conseguimos después de todo.

Me dirigí a mi casa, ya había oscurecido, llegué y estaba mi madre sola.

-¿Y padre y Mason?.- pregunte
-No lo se, dijeron que volverían al anochecer, ya estarán al caer.-
-Ah, vale.-

Aun era temprano, así que mi madre y yo nos sentamos en el sofá a esperarles mientras hablábamos de como nos había ido el día, ella me sonsaco para saber como me iba con Vanessa, le conté lo especial que me resultaba y lo bien que me sentía cuando estaba con ella, vi como tenia una sonrisa de alegría cuando le conté todo lo que sentía, no me importaba que sonara como un ñoño, era lo que sentía y no lo ocultaba.

La puerta se abrió y por ella entraron John y Mason, ambos con una cara de preocupación, se dieron cuenta de mi presencia y miraron al suelo, me levanté del sofá y hablé.

-¿Donde habéis estado?.-
-Tenemos que decirte algo, hijo.- dijo mi padre
-¿Que ocurre?.-
-Sientate.-

Esto me daba muy, pero que muy mala espina, me senté en el sofá y ellos se sentaron también quedando frente mía, mi padre se inclino para delante y empezó a hablar.

-Hijo, antes de que empieces quiero decirte que todo lo que hemos hecho es por ti, es lo mejor para todos.- explico.
-¿Que habéis hecho, padre?.- pregunte aterrorizado.

Mi hermano y mi padre se miraron y padre habló.

-Uma... Uma sabe lo tuyo con... Vanessa.- soltó

Me quede helado, si Uma lo sabia se lo haría saber a los Lobos Negros.

-Están de camino.- dijo mi hermano
-¿Que?.- me levante del sofá rápidamente

Ellos me imitaron, los Lobos Negros venían, venían a por Vanessa, la matarían o harían que se fuera de mi vida para siempre, me alejarían de lo que mas me importa de este frío y negro mundo en el que vivo.

-No teníamos elección hijo, no es normal que un metamorfo este con un vampiro.- dijo mi padre
-¿Y desde cuando todo esto es normal padre?, ¿desde cuando este mundo es normal? ¿o que existan los vampiros?, ¿o que existan los Kanentokons?.- mi voz comenzó a sonar rota.- He vivido casi 15 años aguantando tus secretos, he superado esto de convertirme en un lobo, he superado tener que controlar mis propios instintos, he conseguido hasta superar haber matado a mi mejor amigo.- una lágrima salió de mis ojos y cayó fuerte por mi mejilla al suelo.- Y ahora que lo había dejado todo atrás, que había aprendido a vivir con ello, ahora que estaba empezando a ser feliz junto a la mujer que amo. Mi propia familia me traiciona, delatándome a aquellos que pueden quitarme mi felicidad... creía que eramos mas fuertes que cualquier otro vinculo, por eso os conté mi relación con Vanessa, porque confiaba en vosotros igual que creía que confiabais en mi... pero mi propia sangre me ha traicionado, para privarme de lo único que me ha hecho feliz después de tantos años.-

Me acerque a mi padre y le hablé solo a este.

-Esta noche no solo has perdido a un futuro miembro de tu manada, John... también has perdido a un hijo.- dije y me aleje de ellos dejándoles atrás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Lun Mar 03, 2014 5:48 pm

HOLA AQUI OS DEJO EL CAPITULO DE ESTE LUNES Very Happy Very Happy Very Happy , ESPERO QUE OS ESTE GUSTANDO MI HISTORIA DE NATHAN, Y SOBRETODO ESPERO QUE OS GUSTE SU RELACION CON VANESSA, YO Y MIS AMIGAS LO LLAMAMOS ''NATHESSA'' xDDDD. Disfrutarlo.

Capitulo 16: ''No lo permitiré'' Nathan POV


Salí de mi casa de un fuerte portazo que hizo vibrar toda la casa, las lágrimas me caían por los ojos sin parar, traicionado, traicionado por mi propia familia, escuché volví a abrirse y unos pasos acercándose a mi.

-Nathan.- me llamo mi padre

¡¡Encima tenía los huevos de venir a decirme cosas!!, le ignoré, pero llego hasta mi y me toco el brazo, me revolví rápidamente y le di un empujón.

-¡¡NO ME TOQUES!!.- grité, la rabia se origino en mi de nuevo
-Hijo, lo hacemos por tu bien.-
-¡¡TU NO SABES LO QUE ES MEJOR PARA MI!!.- le volví a empujar mas fuerte.- ¡¡Si quieres quitarme lo único de tu mierda de mundo que me hace feliz, matame ya!!.-
-Hijo no sabes lo que dices.-
-¡¡VAMOS PADRE, MATAME!!.- le volví a dar un empujón
-¡¡BASTA NATHAN!!.- grito

No pude mas, le metí un derechazo que hizo que cayera al suelo a cuatro patas, traicionado, había sido traicionado por mi propio padre, mi padre se toco el labio inferior con el pulgar y se lo miro, le había hecho sangre, yo le miraba desde arriba con los puños apretados, la palabra traidor se repetía una y otra vez en mi cabeza haciendo que mi rabia llegará a límites que nunca había tenido.

Mason llego con mi madre detrás, trato de acercarse a mi, pero mi padre le detuvo levantando su mano, se levanto y vino a mi, y sin que dijera nada le di otro golpe haciendo que cayera como antes, mi madre gimió de impresión, mi hermano volvió a tratar de ir a por mi... que lo hicera, le retaba a que se acercara a mi.

-Quedate ahí, Mason.- le ordeno mi padre

Mi hermano hizo caso y se quedo parado, en mi cabeza rondaba una idea, una idea que jamás pensé que llegará a pensar, matar a mi padre, cuando se levanto, le volví a meter otro golpe y cayó al suelo de espaldas, ahora tenía un poco de sangre en la nariz, me puse encima de el y le estrangule con las dos manos el cuello, el intentaba quitarse del agarre intentando quitar mis manos de el, pero no podía, supe que era por eso de ser un Luna Oscura, era mas fuerte que cualquier otro Lobo Negro.

Empecé a verle ponerse blanco, los gritos de mi madre y mi hermano sin saber que hacer me recordaron cuando mate a Shawn, su rostro antes de morir y lo mal que me sentí luego, de repente vi en mi cabeza el rostro de Vanessa mirándome con miedo como en la fiesta, luego cuando estaba conmigo la primera vez que hablamos y la frase que dijo: no eres un monstruo, Nathan.

Eso me hizo soltarle el cuello a mi padre, este se quedo en el suelo tosiendo y cogiendo aire, mi hermano y mi madre se pusieron de rodillas junto a el, me quede mirando la estampa y la mirada de todos hacia mi fue lo último que vi antes de ponerme a correr y perderme por el bosque solo.

Estuve corriendo vario minutos y al darme cuenta de que nadie me seguía me pare, me detuve con las manos en la cabeza cogiendo aire por la boca y moviéndome sin parar, no pude mas y lancé un grito de rabia al aire, comencé a golpear un árbol metiéndole puñetazos con ambas manos a ambos lados del tronco, notaba como la corteza se iba rompiendo mientras golpeaba mas y mas.

El árbol acabo cayéndose, como era uno pequeño no sonó tanto la caía, pero si lo suficiente para que se enterarán desde unos metros, hinqué las rodillas en el suelo con los puños cerrados en el suelo, respiraba hondamente por la nariz tratando de calmarme.

El sonido del viento se hizo mas fuerte, la temperatura bajo un poco, lo noté cuando sentí un leve frío en el cuerpo que se quito en milésimas de segundo, me levante del suelo, tenía que avisar a Vanessa que estaba en peligro y que huyera de París, fui a su casa corriendo, los árboles se interponían en mi camino, yo me los quitaba de en medio ya bien esquivándolo o golpeándolo si era algo pequeño.

Llegué a la casa de Vanessa, llame a la puerta rápidamente, me lleve las manos a las caderas esperando que abriera, nadie abría, volví a llamar, nada, le di la espalda a la puerta y me lleve las manos a la cabeza mirando al cielo.

¿Donde podría estar? Me dije a mi mismo en voz baja, cazando, caí, volví al bosque, si iba rápido la encontraría mas pronto, bueno, si es que estaba ahí, la oscuridad de la noche se hizo aun mas negra, veía cada vez peor entre los árboles y arbustos, de repente, me llego el efluvio de vampiro, me dirigí hacía donde venía, si era ella perfecto, si no, tendría a alguien que matar.

Llegué a donde el efluvio empezaba, y como no, vi a una persona, era ella, me acerqué y la abracé sin decir nada, después de lo que le iba a decir, no querría estar mas al lado mía, así que aproveché, aproveché este momento al máximo, queriendo sentir hasta el contacto de cada átomo de mi con el de ella.

Ella me rodeo con sus brazos desde la cintura, su frío me golpeo en la cintura haciéndome desbordar de nuevo algunas lágrimas, como echaría de menos ese frío, vi a un ciervo muerto detrás de ella antes de cerrar los ojos para profundizarme mas en este momento, nos separamos y hablé en sus labios.

-Te quiero.- dije.
-¿Que pasa, Nate?.- pregunto con el ceño fruncido.
-Tengo que decirte algo... y probablemente cuando te lo cuenta, esta... sea la última vez que nos veamos.-

Ella se separo de mi y me miro a los ojos asustada esperando que lo dijera.

-Mi padre y mi hermano, han avisado a Uma, la jefe de nuestra manada, que tu y yo estamos... juntos.- dije irritado.- Viene hacia aquí.-

Ella suspiro cerrando los ojos y cambio la vista a otro lado.

-Si quieres que lo dejemos lo entenderé.- dije.
-No, no quiero.- dijo decidida mirándome.
-Mira si por mi fuera te diría una mentira para dejarte ir, pero yo no soy de esos, no soy de los que reprimen sus sentimientos, así que si vienen a por ti... se las verán conmigo.-
-Y conmigo... no te abandonaré, Nate... nunca lo haré.- dijo decidida

Me atrajo a elle poniéndome una mano en la nuca y fundiéndome en un beso tierno y dulce del que siempre me acordaré, cada beso con ella era inolvidable, pero con este me daba cuenta de lo mucho que me amaba, casi tanto como yo a ella.

La noche estrellada fue testigo de como ella y yo prometimos luchar por lo queríamos, queríamos ser felices, el sonido de una rama quebrarse nos hizo sobresaltarnos, de entre la oscuridad salio un Lobo Negro, el dirigía una mirada asesina a Vanessa, me puse delante de ella, la protegería con mi vida.

El Lobo Negro me miro, su mirada parecía que hablaba, pedía que me alejara o si no me mataría, pero yo no me achante y no me quité, el Lobo Negro profano un ladrido que hizo a Vanessa alejarse unos pasos, me transforme en lobo provocando que Vanessa se sobresaltara de nuevo.

El lobo cambio de lado para ir a por Vanessa, yo me puse de nuevo enfrente de el, el lobo repitió el mismo movimiento hacia la derecha, yo repetí igual, el Lobo Negro me rugió con impotencia, pero yo no le temía y menos si era para defender a Vanessa.

El lobo se dejo de tonterías y se lanzo encima mía con brusquedad, rodamos unos segundos, el se levanto y me lanzo contra un árbol de espaldas, me levante rápidamente y vi como se dirigía a por Vanessa, llegué antes que atacará a Vanessa y le lancé como el antes a mi, pero yo no me quite de encima y trate de morderle, pero el era mas profesional que yo y me esquivaba rápidamente cambiando el rostro de un lado a otro, con sus patas traseras me golpeo el estomago quitándome de encima, me volví a por el, pero agachó la cabeza y cuando llegué a el me mordió en la pata delantera, sin soltar el agarre me lanzo hacia un lado cayendo de lado al suelo.

Eso me cabreo y empecé a fintar con el, mi pierna mordida me dolía mucho, pero no me servía de escusa para dejar de defender a Vanessa que miraba la pelea asustada, el lobo me soltó otro ladrido de provocación, le ladré yo también enfadado, salí corriendo hacia el con enfado, el no se lo espero y cayo al suelo conmigo encima, esta vez le mordí la pata provocando que gimiera de dolor, su gemido de dolor me llevo a morderle mas fuerte aun, hasta que escuche el crujido de sus huesos ahora rotos, lo que hizo que gimiera mas fuerte aun. Deje de apretar su pata y me propuse a morderle en la cara.

-¡¡NO!!.- grito Vanessa

La mire, ella me miraba pidiendo piedad.

-No le mates, Nate.-

¿Porque me lo pedía?, no era momento de ponerse honesta, estábamos jugándonos la vida contra unos metamorfos y ella me pedía que dejara vivir a uno de ellos, cosa que ellos no harían. Mire al metamorfo, el miedo a morir se le transparentaba en los ojos, le mire fijamente utilizando mi don y le ordené que se fuera, me quite de encima y el metamorfo sin hacer nada, ni decir nada, se marcho por donde había venido, cojeando.

Ahora no podía transformarme, Vanessa me vería desnudo y no era buen momento, ni lugar para que me viera, ella se acerco y tomo mi cabeza en sus manos, se puso de rodillas quedando su cara a la altura de mi nariz.

-Conviertete en humano, quiero verte.- pidió

Me fui a un árbol y lo hice, seguía queriendo que no me viera desnudo, pero ¿que remedio?, me vería igual. Salí desnudo y ella se quedo mirándome con una ceja levantada, baje la cabeza y me puse a buscar algo con lo que taparme.

-¿Que buscas?.- pregunto con los brazos cruzados y la cabeza ladeada
-Algo con lo que tapar mi intimidad.-

Vino hacia mi y me tomo la cara.

-No me importa que estés así, es mas... me gusta.- dijo en un susurro seductor

Me dio un beso corto que me dejo con ganas de mas.

-Vamos a mi casa, te dare algo de ropa.- dijo tirando de mi mano

Yo la atraje a mi y le di un beso lento y dulce, ella me correspondió de igual forma mientras seguía tocándome la mano, despeje los labios lentamente y me pare a milímetros de ellos, vi como sus ojos permanecían cerrados.

-¿Vamos o no?.- pregunte divertido

Asintió con la cabeza y fuimos a su casa, menos mal que era muy de noche y nadie iba por la calle a esas horas, llegamos tan rápido como pudimos, cuando entramos, Caroline me miro con los ojos como platos y se le cayo el cesto de ropa que llevaba en las manos, subí las escaleras y me metí en la alcoba de Vanessa rápidamente, ella llego y después de reírse de mi, me dio unos pantalones de su padre, dijo que guardaba la ropa de toda su familia, porque les recordaba a ellos, decidimos ir a dormir, bueno que fuera a dormir, dijo que lo hiciera en su cama y ella se recostó conmigo, yo la rodee con un brazo y con la otra entrelazamos los dedos, me dio un beso en el pecho que hizo que me entrará un escalofrío, note como puso una sonrisa cuando me escucho.

-Duermete.- susurro

Pero yo no quería, quería estar con ella todo el tiempo posible.

-Estaré toda la noche aquí contigo.- dijo como leyéndome el pensamiento
-No lo hagas si no quieres.-
-Es lo que quiero.-

Sonreí de felicidad y le di un beso en la frente.

-Nate.- dijo seria
-Dime.-
-¿Vamos a morir?.- pregunto con un tono triste

Deje sus dedos y con dos de los mios hice que levantará la cabeza para que me mirase.

-No lo permitiré.- le di un beso en los labios cortos.- Te quiero.- murmure
-Te quiero.- repitió

Luego de un rato, caí dormido abrazado a ella, mi cielo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Miér Mar 05, 2014 5:35 pm

Capitulo 17: ''Si vienen a por ella, aquí les espero'' Nathan POV


Estaba en la terraza de la casa de Vanessa, me quede mirando a la gente caminar por las calles animadamente, los niños jugando entre risas, las parejas jóvenes se besaban y abrazaban sin que nada se les interpusiera en su amor, vivían libres y felices.

Y a mi, a mi me vendrían en breve unos enormes lobos para quitarme de los brazos a la mujer que amo, pero si querían matarla, tendrían que pasar por encima de mi cadáver, si pensaban que si solo por ser de su misma especie, no iba a poner resistencia, es que estaban muy equivocados.

Unos brazos fríos me rodearon la cintura y poso la cabeza de lado en mi espalda, yo toque sus manos mientras seguía mirando el paisaje, el frío se fue en breves segundos, aunque ella seguía abrazándome, no quería que se fuera, quería sentir ese frío tan acogedor el mayor tiempo posible.

-¿Estas bien?.- me pregunto Vanessa después de un rato.

Suspire cerrando los ojos, ¿como iba a estar bien?, pronto vendrían a separarme de ella, me di la vuelta, ella soltó el agarre y acaricié su mejilla con el dorso de la mano, ella cerró los ojos cuando lo hice.

-No tengo miedo.- respondí en un murmuro.

Ella abrió sus ojos dorados, unimos las frentes sin despegar las miradas, me puso las manos en ambos lados de la cara como ella siempre hacia y habló también.

-Yo tampoco... Te amo, y eso es algo que ni ellos, ni nadie... ni siquiera tu, pueden cambiar- susurro.

Unas mariposas conocidas ya, aparecieron en mi estomago cuando dijo eso, era la mujer mas dulce del mundo y era mía, me acerque lo que me quedaba a sus labios despacio y la bese lentamente, saboreando cada parte de su exquisita boca y lengua.

El sonido de la puerta de entrada abrirse nos hizo sobresaltarnos, se escucharon unos pasos venir hacia nosotros, me puse delante de Vanessa, no me fiaba de nada, la puerta se abrió y apareció mi padre, ¿que coño hacia aquí?, Caroline aparecido detrás de mi padre con el ceño fruncido.

-Señorita Vanessa, este hombre a entrado en la puerta sin avisar.- dijo señalando a mi padre.
-Da igual, Caroline. Puedes retirarte.- dijo Vanessa, se le notaba el miedo en su voz.

Caroline frunció el ceño de la confusión, pero aun así, obedeció. Mi padre nos miraba con una mirada asesina, yo igual.

-¿Que hace en mi casa?.- pregunto Vanessa temerosa.
-Vengo a por mi hijo.- dijo este sin mirarla, solo me miraba a mi.- Es hora de volver a casa, Nathan.- dijo agarrandome del brazo.
-Yo ya no soy tu hijo.- dije quitándome su mano de encima con fuerza.

Mi padre me agarro de la camiseta y me estampo contra la pared.

-Deja de comportarte como un imbécil y vamonos.- dijo a punto de estallar.

Vi de reojo como Vanessa se fue acercando a mi padre con miedo.

-Vanessa, quedate quieta.- ordené.

Ella obedeció a regañadientes, no quería que se acercará a mi padre, porque si la hacia daño no respondía de mis actos.

-Dejame John.- le dije irritado.
-¡¡NO!!.- grito.

Me tiro al suelo y choqué con la mesa de noche de al lado de la cama, mi padre me agarro del cuello por detrás con fuerza, pero sin ahogarme.

-No te voy a dejar ir, nunca... te dejare ir.- dijo con un tono de amor paternal, pero eso me daba igual, me habia hecho daño.

No pude mas, dejé que la rabia saliera de mi. Le agarre de la nuca y le tire al suelo delante mía, me quede sorprendido de la fuerza que use, le mire a los ojos para usar mi don.

-Vete de aquí y no....- dije.

Me interrumpió la hipnosis cuando se levanto del suelo.

-No puedes obligar a un alfa tan fácilmente.- dijo. -No voy a permitir que hagas esto por mas tiempo, Nathan.- dijo.
-No pienso dejar escapar a lo único que me es valioso en este mundo de mierda.- dije.
-Nos tienes a nosotros... tu familia.-
-Dejasteis de ser mi familia cuando me delatasteis.-
-¿Pones a tu familia antes que a una vulgar... vampiro?, ella no es buena para ti, Nate. Ella no merece estar en tu vida.-
-Yo no necesito esta vida, padre; lo único que me hace seguir a delante, día a día, es ella, necesito alguien por quien vivir y por quien morir... y si venís a por ella... aquí os espero.-

Mi padre se quedo mirándome, su rostro era de dolor, normal, que tu propio hijo te diga que no le gusta la vida que le has dado, debe ser duro, pero era la realidad, la cruel y pura realidad. Cambio la mirada a Vanessa y después de unos segundos la cambio de nuevo a mi.

-¿Y que harás después?, después de que te deje, después de que se marché con alguien como ella, ¿que harás, eh?... ¿seguirás luchando?, ¿seguirás estando en contra de tu propia familia por ella?.-

Eso me dolió, pero también era cierto, ella podía irse cuando quisiera, podría dejar de amarme, pero en cambio yo no, nunca podría vivir sin ella sin anular los sentimientos, pensar que se podría ir con otro me hacían arder las entrañas. Pero jamás dejaría de luchar por ella, por muy lejos que se vaya, por mucho daño que me haga, seguiré amándola ciegamente.

-Si, lo haré, siempre la querré y nunca, jamas, dejare de luchar por ella.- dije arrastrando las palabras para que se enterara mejor.

Mi padre se volvió a quedar mudo, parecía mentira que después de que supiera que estaba imprimado, seguía pensando que podría vivir sin ella, no, no podía, jamás podría, era una misión imposible dejar de amarla.

-¿Y cuando muera?.- dijo con un tono que parecía mas una amenaza.
-Si ella muere antes que yo, me mataré con ella.- dije sincero.

A mi padre se le acababa los argumentos, le era imposible convencerme de dejarla, suspiro y me miro a los ojos fijamente, yo le miraba irritado, la rabia seguía haciendo estragos en mi, pero no para golpearle.

-Anula los sentimientos.- dijo elevando los brazos.

¿Como?, esto ya era algo desesperado por hacerme cambiar de opinión, me reí en mi fuero interno.

-¿Enserio, padre?... ¿Crees que voy a anular mis sentimientos?, lo siento, pero yo no soy un cobarde.- le deje claro.
-Si tengo que recurrir a las manos, lo haré, Nathan.- amenazo.
-Pues, no se a que estas esperando.- dije.

Mi padre se acerco a paso decidido.

-Vete de aquí, Vanessa.- la obligué mirando de reojo.
-No.- dijo con un hilo de voz.

La mire, su cara era un poema, el miedo se reflejaba en su rostro.

-Estaré bien, vete.- le dije apresurado.

Mi padre me dio un puñetazo que me hizo retroceder unos pasos.

-Nunca he querido llegar a esto.- dijo mi padre.

Me dio un puñetazo en la barriga que me hizo hincar las rodillas en el suelo. Mire de nuevo a Vanessa.

-Vanessa, vete.- repetí en tono alto.

Pero ella seguía sin decir nada.

Mi padre me dio una patada en la barriga, me canse, ahora la rabia se hizo mas fuerte, me levante del suelo, le agarre de la camisa y le tire contra la pared de espaldas, el sonido del impacto reboto en mis oídos en un tono alto, seguí agarrando su camisa y esta vez le estampé contra el suelo, el se levanto y cogió el perchero de pie, de al lado de la puerta y arranco las partes donde se colocan los abrigos, quedando un palo de madera duro.

-Aunque tenga que golpearte miles de veces, te conseguiré entrar en razón.- dijo.

Llego de nuevo a mi y me dio con el perchero en la cara, lo hizo tan fuerte que hizo que la ladeara, me dio de nuevo en el otro lado, haciendo que la ladeara al otro lado, me dio un golpe con la misma en la barriga, me flexione hacia delante.

-Al final me lo agradecerás.- dijo.

Me dio otro golpe en la cabeza haciendo que cayera para atrás, noté la sangre salir de mi nariz, me levante del suelo torpemente, ante la mirada de mi padre, me tambaleaba de pie tratando de no caerme, mientras retaba a mi padre con la mirada.

Trato de golpearme de nuevo, sujete el palo y se lo quite de las manos, le golpeé con el en el costado, provocando que se flexionará pare delante, le di otro en la cara como me dio el antes, cayó al suelo de espaldas, rompí el perchero con la rodilla, quedo medio palo roto, estaba afilado, lo tomé y me puse encima de mi padre, se lo iba a clavar en el pecho, le puse la mano en el cuello impidiendo que se moviera y levanté el otro brazo para clavarle el palo en el pecho.

-¡¡NATHAN!!.- grito Vanessa detrás mía.
-Vete de aquí, Vanessa.- repetí mirándola de reojo.
-Es tu padre, Nate... no le mates.-
-¡¡CALLATE, VANESSA!!.- grite sin apartar la vista a mi padre.

Vanessa me abrazo por detrás y escondió la cara en mi cuello.

-Nathan, dejale ir, ante todo, sigue siendo tu padre, no hagas algo de lo que te acabes arrepintiendo.- murmuro.

Mi mirada asesina seguía observando a mi padre, levante el brazo mas y lo baje con fuerza hacia mi padre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Lun Mar 10, 2014 9:54 pm

Capitulo 18: ''Ya vienen'' Vanessa POV

Gemí alto de impresión y cerré los ojos cuando vi a Nathan levantando el brazo y dejándolo caer con fuerza sobre su padre, pero en vez de escucharse el sonido del palo abriéndose paso por la carne de John, se escuchó un golpe en el suelo, abrí los ojos y vi como Nathan sostenía el palo destrozado en el suelo y a su padre respirando rápidamente.

Nathan soltó el palo y agarro a su padre de la cara, haciendo que no dejará de mirarle, su padre se quedo mirándole fijamente.

-Vete y no vuelvas.- le ordenó Nathan con enfado.

Se quito de encima y nos dio la espalda a mi y a su padre, John sin decir nada se marcho por la puerta, me gire a mirar a Nathan, escuchaba sus suspiros enfadados mientras me seguía dando la espalda, ahora mismo estaba con su enfado incontrolado y no quería acercarme mucho, no quería enfadarle mas aún.

De repente, me llego el olor a sangre fresca, vi en el suelo las gotas de sangre, pero me di cuenta de que venían de Nathan, la garganta me empezó a arder, ahora me alejé de Nathan por pura necesidad, yo siempre había sido muy adicta a la sangre humana, era mi peor debilidad.

Le di la espalda a Nathan, mientras respiraba hondo tratando de calmar el ardor de la garganta, pero este no se iba, me lleve las manos a la cabeza.

-Siento que hayas tenido que ver eso.- dijo Nathan detrás mía.
-No... no importa.- dije sin mirarle.

Escuché sus pasos venir hacía mi, le quería cerca, siempre le querría cerca, pero no podía en estos momentos, no quería hacerle daño, como casi se lo hago a su madre. Me dio la vuelta lentamente, estaba tan concentrada en intentar quitarme la sed, que no opuse resistencia en que lo hiciera.

Me puso dos dedos en mi mejilla mientras me miraba fijamente a los ojos, cerré los ojos cuando note sus cálidos dedos en mi piel, la sed se hizo mas insoportable al tenerlo tan cerca, apreté los ojos todo lo que pude.

-¿Que te pasa?.- pregunto.-¿Porque no me miras?.- dijo con voz rota.

Abrí los ojos y le vi, tenía la nariz ensangrentada, caían las gotas de sangre poco a poco al suelo.

-Estas... estas sangrando.- dijo cerrando de nuevo los ojos.

Escuché como se alejo de mi, abrí los ojos y le vi limpiándose la sangre de la nariz con un pañuelo, volví a darme la vuelta, el olor no se había ido aun, mi sed subía por momentos, me acorde de las palabras de John, yo no era buena para Nathan, me jugaba mucho con esto, me jugaba que los Vulturis me pillarán y nos matarán a ambos, que la propia familia de Nathan vinieran a por nosotros.

Le estaba destrozando la vida, le estaba poniendo en peligro, nos jugábamos mucho con todo esto, ¿pero que podía hacer?, ¿dejarle?, no podía dejarle, el era lo que mas amaba del mundo. Comencé a recordar el día que le conocí, el gran magnetismo que me atraía a el.

Vanessa POV – flasback: primer encuentro de Nathan y Vanessa.

Corría detrás de ese ciervo, era el mas grande de la manada, así que me decantaba por ese, el animal corría bastante, pero no superaba mi velocidad, en unos segundos le atraparía. El ciervo bajo a un claro, metí un gran salto y caí encima del ciervo, el animal cayó al suelo bocabajo, le rompí el cuello para que no sufriera, le mordí en la yugular y comencé a absorber.

El sabor de su sangre era muy poco apetecible para mi gusto, prefería mil veces la de un humano, pero prefería mil veces no matar a nadie, demasiada pena me daba ya matar a un animal, como para beber de un humano. La sangre del ciervo comenzó a acabarse, note como los rayos del sol estaban al borde de salir.

De pronto escuché el sonido de una rama romperse, un olor asqueroso me invadió la nariz, deje de beber y mire de que se trataba, era un hombre sin camiseta y... sin pantalones, el hombre se acerco a mi con una mirada asesina, me daba miedo, no sabía a que me enfrentaba, me levanté de al lado del ciervo y me quede mirándole con miedo.

De repente el hombre se paro y se quedo mirándome, era una mirada de impresión, como si hubiera visto a la virgen, yo no sabía que hacer, se quedo unos segundos sin moverse y yo igual, los rayos del Sol llegaron, mi piel comenzó a brillar, eso le dejo aún mas sorprendido, después de unos segundos mas, clavó las rodillas en el suelo sin dejar de mirarme sorprendido.

Algo me pedía que me acercará a el, no se porque, era como un tipo de atracción, ande hacia el con preocupación.

-¿Le ocurre algo?.- pregunte.

El sin decir nada se levantó, levantó una mano intentando tocarme la mejilla, yo me eché atrás por acto reflejo, el siguió con la mano levantada a la altura de mi mejilla, el miedo se marchó y recorte la distancia entre nosotros, dejé que me tocará la cara, sus dedos eran muy cálidos, mas que el de cualquier humano, tenía unos impresionantes ojos azules.

-¿Como te llamas?.- pregunto.

Su voz me parecía hermosa, me sentí segura, protegida cuando me toco, era como si le conociera de toda la vida, le respondí extrañada por la situación.

-Vanessa.- respondí.
-Vanessa.- repitió el.

Vanessa POV – Actualidad

Ese recuerdo me hizo perder la sed y recordar lo mucho que amo a Nathan, el olor también se desvaneció, ahora mismo me estaba debatiendo internamente entre, dejar a Nathan o seguir con el. Le amaba si, pero quería que estuviera a salvo, no sabia que hacer.

Mire de nuevo a Nathan, se estaba dando unos toquecitos mas con el pañuelo en la nariz, su rostro dejaba ver que estaba triste y dolido, ¿como le iba a dejar estando así?, ¿como podía estar pensando en dejarle?, podíamos morir, si, pero lo haríamos juntos, no quería pasar mi vida lejos de el solo para seguir viva y el tampoco quería.

Mis dudas se despejaron, avance hacia el a paso decidido y le plante un beso tierno y dulce en los labios, al principio se quedo sorprendido, pero enseguida se recompuso y me correspondió de la misma forma. Su calor me empezó a invadir el cuerpo, me iba a aferrar a este calor todo lo que pudiera, lucharía por el siempre, sin importarme lo mas mínimo las consecuencias.

Nuestro beso tierno se convirtió en uno desesperado, el escalaba con sus cálidas manos mi espalda de arriba a abajo, mientras yo me aferraba a su pelo para que no se separara... nunca. Empezó a andar conmigo delante, me tiro en la cama y comenzó a besarme el cuello, no queríamos hablar de eso, no hacían faltas las palabras para saberlo, queríamos disfrutar el poco tiempo que nos quedaba libres.

Estuvimos todo el día en mi alcoba, no pensé ni un segundo en otra cosa que no fuera la atracción que sentía hacia Nathan. La noche llego y nosotros seguíamos sin levantarnos de mi cama, estábamos abrazados disfrutando de el momento lo máximo posible, al menos yo.

Los días pasaron rápidamente, es como si incluso el tiempo estuviera en nuestra contra para quitarnos el menor tiempo posible juntos, estaba sola en mi alcoba esperando que Nathan llegará, decía que tenía que ir a su casa a despedirse de su madre, que era la única que no le había traicionado, Nate y yo decidimos que si todo salia bien nos iríamos de París a empezar una vida nueva lejos de todo.

Estaba preocupada sentada al lado de la ventana, mirando si llegaba, si mi corazón latiera iría a mil por hora, el no saber donde estaba Nathan, me hacía pensar que podría estar muerto, o lo podrían haber cogido, todas las cosas malas que les podrían hacer me pasaban por mi cabeza, hasta que escuché la puerta abrirse y a los segundos llegarme su efluvio, una paz inmensa inundo mi cuerpo nada mas olerlo.

Nathan abrió la puerta con una cara triste, dejo su abrigo en una silla de al lado de la puerta y se sentó en la cama mirándome.

-¿Como se lo ha tomado?.- pregunte.
-Bien.- dijo con una sonrisa apagada.

Me levante de al lado de la ventana y me senté al lado suya, tome su mano con la mía y entrelazamos los dedos, el me miro y me acaricio la mejilla con la otra mano.

-Te juro que no te harán nada.- dijo en un tono alto.
-No, jurame que no te lo harán a ti.-
-No nos harán daño, te lo juro.- dijo después de un tiempo.

Me abrace a el y el me rodeo con un brazo con mimo, de repente sonó la puerta de entrada y algo desplomarse fuertemente contra el suelo, Nathan y yo nos miramos extrañados y bajamos rápidamente las escaleras a ver de que se trataba.

Cuando llegamos vimos a Caroline en el suelo boca abajo, esta muerta, tenía un puñal en la espalda con un papel entre la hoja del cuchillo y la espalda de Caroline, me lleve las manos a la boca cuando vi a mi criada muerta, Nathan se fue al cuerpo, se arrodillo y empezó a examinarlo, me alejé todo lo que pude del cuerpo, tanta sangre esparcida me daban una inmensa sed.

Me marche a la cocina y me lleve las manos a la cabeza mirando al techo, mi querida Caroline, que estuvo conmigo de pequeña, había muerto, comencé a llorar sin lágrimas mientras sollozaba, después de unos minutos, Nathan llego a mi, le abracé quedando mi cara en su cuello y el me devolvió el abrazo.

-Lo siento.- dijo mientras yo lloraba en su hombro.
-Era mi amiga.- dije con voz rota.
-Lo siento Vanessa.- repitió con una voz ronca.
-¿Quien ha sido?.- pregunte frustada.
-Los Lobos Negros.- dijo.

Le mire con miedo, el me dio el papel que estaba en la espalda de Caroline, lo tomé y lo leí.

''Espero que disfrutes de esta cena que te hemos preparado Vanessa, nos veremos muy pronto para solucionar este problema de una vez por todas... Ya estamos aquí, mañana al atardecer en el bosque.''
Lobos Negros.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Lun Mar 10, 2014 10:55 pm

AQUI OS TRAIGO UNA NUEVA IMAGEN DE CROOSBREED, ESTA ES DEL MALO, QUE HE DECIDIDO LLAMARLE MAGNUS, PERO YA CONOCEREIS MAS SOBRE EL, GRACIAS Smile
MAGNUS:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JacobBlack-IRWW
Nuev@


Mensajes : 95
Fecha de inscripción : 28/11/2013
Edad : 24

MensajeTema: Re: Luna Oscura    Miér Mar 12, 2014 5:28 pm

Capitulo 19: ''Llego la hora'' Nathan POV

Solo nos quedaba un día para estar en paz, mientras Vanessa leía la carta, me marché de la cocina y me dirigí al jardín, me llevé las manos a la nuca mientras miraba el suelo, recordé el rostro de Vanessa al ver a su criada en el suelo muerta, no quería que la atormentarán a ella, que me lo hicieran a mi, no a ella.

La ira me cegó y le metí una patada a una mesa que había en el jardín, esta salio disparada unos metros, me puse en el suelo de rodillas y con los puños presionando el suelo, iban a pagar por todo esto, ¿querían meterse en nuestras vidas?, vale, pero ellos iban a sufrir, como me llamaba Nathan Walker que iban a sufrir.

El olor de Vanessa llego a mi espalda, lo olí y cerré los ojos, la rabia se había esfumado, ladeé la cabeza para mirarla, estaba confusa y dolida, me levante del suelo y me pegué a ella abrazándola, ella me rodeo lentamente con sus brazos.

-Lo pagarán, pagarán todo esto.- dije irritado en voz baja.
-No, Nathan. Dejate de venganza por favor.- dijo separándose de mi y tomándome de la cara.
-Han matado a Caroline.- dije.
-Lo se, pero solo quiero que esto acabe lo antes posible, los odio por lo que le han hecho a Caroline, pero solo quiero que se quede en eso... en Caroline. No quiero que nadie mas salga herido.- dijo.

Me quede un rato pensativo, suspire y al final di mi brazo a torcer.

-Esta bien. Acabemos esto cuanto antes.- dije.

Ella unió sus labios con los míos tiernamente, yo le correspondí de igual forma, nos pasamos un rato besándonos, sin importarnos nada mas, solo de mantenernos juntos, hasta que nos separamos y quedamos con las frentes unidas mientras yo recuperaba el aire.

La noche llego, Vanessa y yo fuimos al bosque a reunirnos con los Lobos Negros, no se ni como conseguimos llegar, pero lo hicimos, el bosque estaba mas oscuro de lo habitual, la niebla nacía entre los árboles y los animales nocturnos se mantenían callados, había un aterrador e inmenso silencio en el habiente.

Mire a Vanessa, estaba temblando mirando hacia abajo, tenía miedo al igual que yo, quería darle apoyo y motivación para que no tuviera miedo, la tome de las manos y hablé serio y decidido.

-Vanessa, quiero decirte que... pase lo que pase, vayamos donde vayamos... yo siempre te amare y eso es algo que siempre te acompañara.- dije.

La atraje a mi agarrándola de la nuca y la bese con desesperación y ansia, como si fuera el último beso que nos daríamos porque podría serlo, ella se aferro a mi pelo y me correspondió de igual forma, nuestras lenguas jugueteaban tristes, pero contentas de estar juntas. Nos separamos a regañadientes y quedamos con las frentes juntas.

-Te quiero.- susurré.
-Te quiero.- repitió.

Un sonido de enfrente nuestras nos hizo sobresaltarnos, me puse al lado de ella y entrelazamos los dedos con miedo, entre los árboles iban apareciendo 9 hombres sin camiseta, nos miraban serios y enfadados, nos rodearon a Vanessa y a mi, abracé a Vanessa protegiéndola de cualquiera que se le acercará.

Los últimos en aparecer fueron tres personas, eran Uma, mi padre y mi hermano, mi hermano me miraba con una cara de frustación al igual que mi padre y Uma. Uma se paro enfrente nuestras mientras miraba a Vanessa con cara de asco.

-Así que esta es la famosa vampira Vanessa.- dijo.- Ahí que reconocer que es bella.-

No sabia que decir, ni hacer, me limite a proteger a Vanessa.

-¿No decis nada para defenderos?.- dijo Uma.

Seguimos sin decir nada. Uma asintió lentamente con la cabeza y con una mueca de aceptación.

-Bien, empecemos cuanto antes.- dijo.
-Uma.- la llame.

Ella me miro esperando mis palabras con atención.

-Por favor, esto no es necesario.- dije.
-Si, lo es Nathan, ¿no os dais cuenta de que sois dos especies enemigas?, ¿que no debéis estar juntos?, esto es una abominación, una falta de respeto a nuestra especie y a la suya.-
-¡¡ESTOY IMPRIMADO DE ELLA!!, ¡¡¿ES QUE ESO NO CUENTA?!!.- solté enfadado.
-Tu no estas imprimado muchacho, puede que hayas tenido un sentimiento parecido... pero no es imprimación.-
-Claro que lo es, no había sentido nada mejor en mi vida cuando la vi, en eso consiste la imprimación, ¿no?.- dije.
-Es imposible imprimarse de un vampiro.-
-No, ahora no.-
-Te dare una última oportunidad, puedes dejarla ahora mismo... y la dejaremos marchar o puedes luchar contra nosotros aquí y ahora.- saco un cuchillo.

Mire a Vanessa, ella me dio una mirada comprensible, devolví la vista a Uma y hablé.

-No voy a dejarla ir.- dije.

Uma se quedo callada matándome con sus ojos viejos y arrugados.

-El gran lobo original.- dijo.- El elegido por Kaha Aki... imprimado de un vampiro.-

No dije nada, me limite a escucharla y proteger a Vanessa.

-Siento mucho esto Nathan, habrías sido un gran alfa.- dijo.- cogerle.- ordeno después de unos segundos.

Sin que se transformaran, se lanzaron a por mi 2, uno trato de meterme un puñetazo en la cara, pero yo la ladeé impidiéndolo, el otro trato de darme una patada, cogí su pierna con mis manos, el otro aprovechó para darme un puñetazo en la cara haciendo que retrocedí unos pasos atrás. Volví hacia ellos y le di un puñetazo a uno y me dio tiempo suficiente para esquivar el golpe del otro y darle un puñetazo en la cara.

Llego otro mas, este me dio un puñetazo que me tumbo en el suelo boca arriba, se puso encima mía y trato de golpearme, pero Vanessa llego y lo tiro para atrás haciendo que chocara contra un árbol, me levante y quedamos Vanessa y yo con las espaldas pegadas, ante las miradas de los Lobos Negros.

-Vanessa sube a ese árbol.- susurre.
-No voy a dejarte solo.- respondió.
-Escuchame, puedo vencerles, pero no puedo estar pendiente de ti, necesito que estés a salvo, desde ahí no podrán cogerte.-
-Nathan....-
-Hazlo.- ordené.

Sin decir nada, a velocidad vampira subió un árbol y se quedo en la copa mirándome preocupada, ahora 4 se fueron a por mi, esquivé a dos pero los otros dos me tiraron al suelo, llegaron dos mas y me empezaron a dar patadas en el estomago, conseguí levantarme, pero no sirvió para que dejaran de golpearme, empecé a andar para atrás mientras seguían pegándome por todos los lados posibles, intentaba sacar la rabia de donde fuera y sorprendentemente no salia, para una vez que la necesitaba.

Cuando conseguí quitarme a los cuatro a base de puñetazos y contraataques, me vino todos los 9 a por mi, Uma, mi padre y Mason se quedaba mirándome, estos últimos lo hacían dolidos, mientras que la otra con una mirada de superioridad, parecía mentira que antes me caía bien.

Ahora me era casi imposible defenderme, recibia golpes por todos lados sin descanso, notaba como la sangre salía de mi organismo con cada golpe duro que me daban, sabía que me querían dejar fuera de juego, no querían matarme solo eso.

Caí al suelo boca arriba con los Lobos Negros rodeándome, vi a Vanessa mirándome con horror y dolor, se estaba debatiendo internamente en ayudarme o no, negué débilmente para que no bajará, ella pareció entenderme cuando asintió. 2 Lobos Negros me agarraron de los brazos levantándome del suelo, mis pies se posaban en el piso por pura inercia, los demás comenzaron a darme mas golpes en la cara y el estomago. Llego otro mas con una rama grande y gruesa y me golpeo con ella haciendo que cayera al suelo de rodillas.

-Cuando terminemos iremos a por ella.- escuché decir a Uma.

Esa frase me hizo sacar la rabia, por fin, ansiaba mas que nunca que actuará, comenzo desde el estomago a invadirme por todo el cuerpo y aparte, note la fuerza interior que me daban la confianza necesaria para enfrentarme a todos, levante la miraba y fije la vista a Uma.

-Se acabo.- dije con una voz grave que me dio miedo hasta a mi.

Uma que tenia una sonrisa en la cara, se le borró de inmediato, me levante del suelo con la cabeza mirando abajo y los ojos al frente con una sonrisa de superioridad, uno de los Lobos se lanzó a por mi, esquive su movimiento y le partí el cuello, llegó a otro y rompí su rodilla de una fuerte patada en ella, el se tiro al suelo y le pateé en la cara, comenzaron a llegar mas y mas a por mi y me los quitaba de encima costosamente, pero me los quitaba al fin y al cabo.

Los Lobos Negros se fueron agotando por los golpes y el esfuerzo, yo seguía bien, peleando e incluso matando a algunos, sinceramente no era consiente de que estaba matando gente, pero por defender a Vanessa, mataría a cualquiera, además, lo tomaba como una venganza, una venganza por los años que me pase con los secretos, con el dolor por matar a mi amigo, por todo lo malo que me habia traido esta vida.

-¡¡VAMOS UMA... ACABA CON ESTO!!.- grité lleno de adrenalina.

Los Lobos Negros seguían luchando y yo seguía golpeándoles duramente, escuchaba sus huesos romperse y sus gritos de dolor.

-Nathan basta.- dijo una voz detrás mía.

Mire y vi que se trataba de Vanessa, que me miraba horrorizada, me quede mirándola extrañado, ¿estaba defendiéndoles?, pero... ¿porque?.

-No seas como ellos Nathan, dejales ir... por favor.- dijo.

Vi como los Lobos Negros la miraba sorprendidos, Uma también lo hacia, se acerco a Vanessa, yo me puse delante de ella y me encaré. Uma inclino la cabeza hasta mirar a Vanessa.

-¿Nos dejas ir?.- pregunto sin entender su comportamiento.
-Solo quiero ser feliz junto a Nathan.- se sincero.

Me quite de en medio, sabía que no la iba a hacer daño.

-Eres una gran persona, Vanessa... eres digna de ser la imprimada del Luna Oscura.- alabo Uma.- Sois libres de vivir vuestro amor... siento todo esto. Vámonos.- dijo.
-Pero Uma, es un vampiro.- dijo mi padre.
-Puede, pero es la indicada por tu hijo.- dijo poniendo su mano en el hombro.

Mi padre se quedo callado, Uma se fue dándole la espalda junto a los Lobos Negros, mi hermano se fue con ellos después de unos segundos, mi padre nos vio por última vez de espaldas y se marcho también. Se acabo, ya no nos molestarían mas.

Me gire y vi a Vanessa, ella se quedo mirándome a los ojos eufórica al igual que yo.

-Vanessa.- jadeé eufórico.
-Nathan.- dijo ella igual.

Corrimos hasta quedar juntos y nos fundimos en un enorme e inolvidable beso que sellaba nuestra libertad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Luna Oscura    Hoy a las 4:56 am

Volver arriba Ir abajo
 
Luna Oscura
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Luna lunera....cascabelera.
» LUNA,LUNERA
» " LUNA FRIA"...
» DEBUSSY CLARO DE LUNA
» Luna (Poema a nuestra guardiana)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Team Taylor Spain :: Fan Art :: Zona Fics-
Cambiar a: