Foro dedicado al club de fans en España de Taylor Lautner
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18
Sáb Abr 09, 2016 11:57 pm por JACOB&NESSIE

» Un Amor De Hibridos .
Jue Feb 11, 2016 6:20 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Mar Feb 09, 2016 11:23 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:52 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:30 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:32 am por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:19 am por Mei Cullen Vulturi

» 2º LIBRO DE JACOB Y NESSIE: NUEVA ERA (Continuacion de Despertar) +18
Jue Ago 27, 2015 8:12 pm por Galletitasalada

» libro Despertar
Mar Mayo 26, 2015 5:16 pm por JACOB&NESSIE

Nuestro autografo de Taylor Lautner

Fan del Mes
Nombre: Rocío Valverde Torres
Alias/Apodo: Rocio
Edad: 22 años
País: España-Madrid
Chat Box
Sister Sites
Afiliados
DESCRIPCION

Jacob Black Fan

Team Taycob








Team Taylor Spain

Si quieres formar parte de nuestros afiliados agrega este boton a tu web linkeando a nuestro blog y mandanos un correo a TeamTaylorSpain@hotmail.es con la dirección de tu Web y el link de tu boton. ^^

PD: El botón debe medir 100x35 (si mide más será redimensionado a este tamaño y no se promete la calidad en que se vea)

Ipod


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com


Comparte | 
 

 NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, ... 11, 12, 13  Siguiente
AutorMensaje
NessieBlackCullen.E.N
Nuev@


Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 19

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Dom Abr 07, 2013 2:34 am

Hola!
Por fin es sabado...No veia la hora de que por fin llegara, pero llego. cheers
Aqui les dejo el capitulo 5. Espero que les guste mucho, comenten que les parecio y pues eso es todo...

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

NIÑA GRANDE
Estaba acostada en la cama de mi habitación en la casa de mis abuelos, aquella que era de mi padre, cuando tía Rose entro.
-Hola pequeña…Oh perdón, mi niña grande.
-Hola Rose. – Dije con tono triste en la voz.
-Ness, ¿Qué te pasa? – dijo sentándose a mi lado en la cama.
-Nada, es solo que…no quiero ser grande porque siento que ya no me
querrán más, que no se preocuparan por mí.
-Oh Ness, siempre serás nuestra niña.
-Solo por la edad, porque ahora parezco hermana de mis padres, no sé qué va a decir Charlie cuando me vea…
-Bueno Ness, eso sí es cierto, y lamento decirte que tendrás que aparentar ser su hermana por mucho tiempo.
-Lo sé. – le dije llevándome las manos al rostro.
-No tienes por qué preocuparte Nessie, todos te amamos.
>>Emm te adora, recuerdo cuando lo obligabas a jugar contigo sino lo hacía llorabas apropósito y si hay algo que molesta a Edward y a Emm es verte llorar o verte triste.
-Bueno, sí lo recuerdo. – Solté una pequeña risita.
-Para Carlisle eres su pequeño monstruito favorito, le encanta estar contigo e investigar sobre ti y te adora más que a nosotros.
>>Para Esme eres como su hijita, siempre quiso una niña, fue feliz con nosotras, al tenernos, pero el tenerte a ti fue una verdadera felicidad para ella.
>>Alice; oh Ness no te imaginas ella cuanto ama a Bella y le encanta vestirla, pero ella es muy terca y no la dejaba y al tenerte fue comprar ropa nueva cada semana, era como el paraíso para ella, no te imaginas cuanto te quiere y la felicidad que le causas.
-Lo sé, tampoco me agrada mucho, pero haría cualquier cosa por hacerla feliz.
-Tú sabes que Jasper es muy reservado y muy serio y cuando naciste tu hubo un gran cambio en el, o por lo menos contigo sabes que no es serio y reservado, el te ama y a decir verdad es muy cariñoso contigo.
>>Ahora está tu padre – prosiguió ella – Ness él era totalmente infeliz, no le gustaba esta vida, no podía socializar con nadie que no fuéramos nosotros, no podía estar con nadie, era…infeliz y desdichado, el mismo se creía un monstruo, hasta que conoció a Bella y te tuvieron a ti. Eres su pequeña, la niña que ilumina su día a día, su consentida, tu y Bella cambiaron su mundo, le pusieron, por decirlo de alguna manera, color. Y de Bella no tengo ni que decir, tú ya sabes que ella está dispuesta a todo por ti.
>>Bueno y aunque me cueste mucho admitirlo, está el chucho, él te quiere y no dejaría que te pasara nada nunca.
>>Finalmente yo, siempre quise hijos y tú eres como mi niña, yo siempre te he considerado esa hija que siempre quise.
>>Bueno mi niña – dijo en un tono cariñoso – ya es hora de dormir, no querrás tener ojeras mañana ¿verdad? – Le di una sonrisa – Hasta mañana Ness, te quiero – y me dio un beso en la mejilla – Te quiero pequeña.
-Te quiero, buenas noches – recordé una cosa que le decía cuando era una niña – Te quiero mami Rose - ya que Rose siempre había sido como mi segunda mamá.
Un día cuando estaba pequeña recuerdo a Rose diciéndome y contándome historias de hadas y princesas, una vez le dije que como ella quería tener hijos mas no podía, yo sería como su hija, ella me dijo que yo ya lo era y yo la comencé a llamar mami Rose.
-Te quiero hija adoptiva.
Me dijo sonriendo, le correspondí la sonrisa y salió de la habitación apagando las luces al salir.
Me pase un buen rato dando vueltas por mi cama, pensando en todo lo que me paso en el día. La noche es muy larga y da para pensar en mucho. Seguía sin poder creerme que mi crecimiento había terminado. Definitivamente lo peor del día fue el comentario “oportuno” de Alice frente a Jake y lo peor es que mañana el estaría allí viendo que ropa interior con bonitos encajes estarían en mi nuevo guarda ropa, nunca me había andado con vergüenzas con Jake pero ahora parecía que las cosas habían cambiado, ahora me daba cuenta de muchas cosas que no había pensado antes como por ejemplo que ya no le podía contar todo a Jake, siempre había sido raro eso de mi crecimiento y yo le contaba que se sentía raro el crecer tan rápidamente, el me confortaba diciéndome que eso era normal y que yo era única por eso era especial, ahora las cosas cambiaban, ¿Cómo le diría a Jake que había un crecimiento más por aquí y por allá? Era…vergonzoso.
Lo que más me dejo pensando fue lo que me dijo Rose, todo era verdad, yo era la misma Nessie, aquella que todos conocían, y que hubiera crecido no significaba que ya no me amaran o que yo fuera a cambiar mi forma de ser; me gustaron mucho mis últimos pensamientos. Finalmente si me dormí fue de puro agotamiento.



Estaba caminando con Jake por la playa de La Push, estábamos hablando animadamente e íbamos cogidos de la mano, a decir verdad estábamos muy felices. De un momento a otro comenzamos a hablar de nuestro futuro, exactamente, un futuro juntos y él parecía muy entusiasmado, o por lo menos yo me sentía muy entusiasmada se sentía muy bien; paramos nuestra marcha en un momento y nos quedamos mirándonos fijamente, a decir verdad Jake estaba muy guapo, el sol se estaba ocultando dándole paso a la noche estrellada, sus ojos me reflejaban ese atardecer y me mostraban un amor que no parecía de este mundo, un amor que yo correspondía.
-Te amo – dijo el sin titubeos ni dudas.
Sentí un montón de cosquillas en mi estomago porque sabía que no estaba hablando de ese amor que existe entre amigos, no, ese amor era algo mas, Jake estaba hablando de ese amor entre parejas. Esboce una gran sonrisa.
-Te amo, yo también te amo – le respondí en la misma forma, sin titubeos ni dudas.
Jake también puso una sonrisa grande en su rostro.
Nuestros rostros se comenzaron a acercar y cuando nuestros labios estaban a punto de tocarse, ya sentía el aliento cálido de Jacob muy cerca de mi boca, hasta que por fin nuestros labios se rozaron y…
-Nessie hora de despertar, es día de compras. – dijo Alice en tono entusiasmado despertándome de mi maravilloso sueño.
Me cubrí con las sabanas hasta la cabeza para intentar volver a dormirme y terminar ese beso que ansiaba tanto…un momento…yo ¡¿ansiaba ese beso?!...eso no era posible, Jacob era mi amigo nada mas… ¿o sí?, mi Dios ¿acaso esta era una de las partes de crecer?…tenía que dejarme algo muy, muy, muy claro, Jacob y yo solo éramos amigos. Eso era algo que no podía olvidar.
Sentí como Alice se sentaba al lado mío y me sacudía.
-Ness debes despertarte, ya casi son las nueve.
Yo no me moví ni respondí entonces Alice tomo la iniciativa de quitarme la sabana de encima.
-Déjame tía – anoche me había dormido muy tarde y estaba muy cansada.
-Abriría las cortinas pero ni un solo rayo de sol se ha dignado a aparecer en todo el día.
-Cinco minutos más. – rogué.
-No, ni un minuto más, a bañarse y arreglarse, es un día largo. – No me moví entonces ella dio con mi punto débil – Jacob llegara en unos diez minutos y no querrás que te vea así ¿cierto?
Me levante de la cama den un brinco y me fui directo a la ducha.
¿Desde cuándo me importaba que Jake me viera arreglada?
No sé ni cómo hice pero conseguí ducharme en unos cinco minutos. Salí del baño y me dirigí a la habitación, al entrar solo vi esa chaqueta y ese pantalón del día anterior y recordé que no tenia ropa. Baje hasta el saloncito para buscar a Alice, para decirle acerca de mi pequeño problema.
-Alice – la llame, yo sabía que ella estaba ahí, oía unos paso.
Cuando llegue al último escalón me pare en este y por poco muero cuando vi que era Jacob quien estaba allí y no Alice, yo no había escuchado el latir de su corazón ni le había olido por estar tan inmersa en mis pensamientos.
Estaba lista para darme vuelta y subir como un rayo para que Jake no me viera con esa toalla que me quedaba tan corta…
-Hola Ne… - Se le salió todo el aire en una exhalación, Jake me miro de arriba abajo y después miro a mi cara de nuevo.
¿Por qué todo me tenía que pasar a mi?, primero ayer con los lindos encajes y hoy remate saliendo semi desnuda frente a él. Mi cara debía estar rojísima en estos instantes.
-Hola Jake – le sonreí tratando de que se le quitara esa cara de estupefacción que tenia.
Afortunadamente se espabilo un poco.
-¿Por qué todavía no estás lista?
Yo no sabía que contestar. Esto de verdad era muy incomodo.
Jasper y Emmet entraron por la puerta que da a la cocina y cuando nos vieron se quedaron paralizados y con los ojos muy abiertos. No sabía que podía estar pasando en sus mentes pero estaba segura que cuando mi padre supiera esto Jake y yo estaríamos muertos. Yo por salir así y Jake por mirarme así, rodarían cabezas por aquí. Lo que me faltaba, ahora Emmet tendría muy buenas bromas de seguro.
Estaba desesperada y mire a Jasper que me devolvió la mirada, le dije modulando con la boca un “ayuda” a lo que el asintió con la cabeza.
-Jacob – le dijo – Esme pregunta si ya comiste algo – se le acerco, le puso una mano en la espalda y comenzó a arrastrarlo fuera de la habitación – estoy seguro que has de tener hambre.
-Oh no, ya he comido algo en mi casa – respondió Jake.
Cuando estaba a punto de subir Emmet intervino. Genial.
-¿Qué estabas haciendo mirando a mi sobrina de esa forma perro? – dijo Emm con esa sonrisa burlona.
No…
-No comiences Emmet – le dijo Jake como si me hubiera leído la mente.
Subí corriendo a mi habitación y encontré en la cama una ropa que era de mi total gusto y que entraba perfectamente. Ya sabía que Alice había sido quien la había puesto ahí.
Cuando por fin estaba lista baje y vi a mi familia y Jake, los salude a todos.
Me acerque a Jasper y lo abrace.
-Gracias.- el sabia a que me refería.
-Cuando quieras. – me devolvió el abrazo.
Cuando me voltee y vi a Jake me dio una vergüenza horrible y, cómo no, el se dio cuenta y se acerco a mí.
-Oye, no te preocupe por eso.
-Fue muy vergonzoso Jake, lo siento mucho, de verdad.
-Hagamos una cosa, pretendamos como que nunca paso, ¿te parece? – me sonrió.
-Perfecto. – Le sonreí de vuelta.
-Bueno, creo que ya nos podemos ir – dijo Alice ya caminando hacia el garaje.
-Vamos – Me dijo Jake tomándome de la mano.
Comenzamos a caminar y cuando estábamos cerca de la puerta Emmet hablo.
-Recuerda lo que te dije ayer Nessie y cuidado.
Lo mire fusilándolo con la mirada, me voltee y seguí caminado. Nos montamos en el auto y Alice arranco el coche.
Hoy sería un largo día y no sabía porque, pero algo me decía que sería un muy, muy buen día también.



Cinco horas y catorce minutos exactos llevábamos buscando ropa, precisamente habíamos venido cuando habían cambiado la temporada y Alice aunque se conocía todas las tiendas habidas y por haber en Port Angeles miraba minuciosamente que comprar y que comprar para cada miembro de la familia y se mantenía revoloteando de aquí para allá diciéndome cosas como, “¿crees que esto le gustara a tu madre?”, “Nessie ven debes probarte esto” y cosas por el estilo, a ella ni siquiera le importaban los precios.
En ese momento íbamos Jake - quien estaba lleno de bolsas -, y yo detrás de Alice para entrar a la siguiente tienda, mi pequeña tía iba delante de nosotros a paso ligero como si las tiendas fueran a moverse de su sitio.
-¿Siempre es así? – pregunto Jake mirándome.
-No. – Le respondí.
-¿Se demora menos? – quiso saber.
-No, es peor. – respondí con una sonrisita inocente.
Jake abrió los ojos platos y yo reí de su expresión.
Alice entro en otra tienda y nos espero.
-Claro que no soy mala. Yo solo no puedo dejar que los miembros de mi familia se vistan mal. Sería muy vergonzoso. – declaro ella con una sonrisa en su cara.
Jake y yo pusimos los ojos en blanco.
-Vamos chicos, no sean así, ¿no les parece divertido?, estoy segura que lo están disfrutando.
Le di un codazo a Jacob dándole a entender que le siguiéramos la corriente a la “diva de la moda”, como ella se había llamado una vez.
-Está bien tía, continuemos – respondí a Alice con una gran sonrisa –
-Claro que nos estamos divirtiendo, ¿verdad Jake?
-Sí, me estoy divirtiendo mucho. – dijo sin mucha emoción.
Ella se volteo sonriendo y comenzó a caminar hacia unas camisas. Nosotros la seguimos. Le puse a Jake la mano en la mejilla. Amo tu emoción, de verdad, se nota tu entusiasmo, le dije por medio de mi don con sarcasmo.
El me miro y me dio una sonrisa, dijo entre dientes un “lo siento” y junto sus manos a modo de suplica, hice como que los estaba pensando y Jake me dio un beso en la mejilla que me tomo desprevenida y me volvió a mirar con su sonrisa.
-Está bien, te perdono. – y le correspondí la sonrisa.
Seguimos por toda esa rienda y Alice también compro algunas cosas.
Salimos y Alice se dirigió hacia otra tienda. La seguimos como llevábamos haciendo toda la mañana.
-Jake ahora solo te necesito a ti, y sabes, necesito comprarle algo a Emmet y tus eres casi de su misma talla. Entonces Ness tu quédate aquí afuera y espera, ¿de acuerdo?
-Está bien.
Alice entro a esa tienda y Jake la siguió no sin antes dedicarme una mirada que claramente decía ayuda. Me despedí de él con la mano y puse mis pulgares arriba como deseándole buena suerte, él frunció el ceño y Alice lo tomo y lo entro a la fuerza.
Me senté en una banca que estaba fuera del local cuando dos chicos se acercaron. Tendrían unos diecisiete o dieciocho años. Sus cabellos eran de un color marrón oscuro, uno de ellos lo tenía más claro que el otro, sus piel era bronceada, claramente no eran de por aquí.
-Hola linda – dijo uno de los chicos que tenia ojos azules.
-Tú debes ser de por aquí o ¿estoy equivocado? – me dijo el otro que tenía ojos marrones.
-No, no lo estas. Vivo a las afueras de Forks. – respondí tímidamente.
-Pero conoces Por Angeles ¿verdad? – pregunto el que hablo de primero, aquel de ojos azules.
-Sí, claro – respondí.
-Entonces tú nos podrías dar un recorrido por la ciudad ¿no? – Dijo el que tenia ojos marrones – No debe haber nada mejor que conocer una hermosa ciudad con una preciosura como tu dándonos el recorrido.
Estaba segura del color de mi cara en ese momento. Nunca había hablado con otros chicos que no fueran los de la manada y mi familia y precisamente la primera vez que pasa llegan… ¿coqueteándome?, sí, estaban coqueteando conmigo…Mi Dios ¿y ahora que hacia? ¿Debería pararme e ir dentro del local donde Jacob y Alice? ¿Los ignoraba?...Todas mis dudas de lo que debía hacer se notaron cuando decidí hablar.
-Cla-Claro, como no. – tartamudee y lo dije en un tono muy bajo.
-Perfecto – dijeron los dos al tiempo.
-Entonces ¿Qué esperas?, vamos – dijo aquel con ojos marrones.
-Sí, sí un momento. Debo ir a avisarle a…a… - No sabía que decir, porque como iba a explicar que esa mujer dentro que aparentaba unos diecisiete años era mi tía.
-¿Debes avisarles a…? – dijo el que tenia ojos azules.
-Debo ir a avisarle a mí…hermana. – me invente con apuro.
-¿Estas con tu familia? – dijo el mismo chico.
-Sí, con mi ti…hermana – corregí a tiempo – y con Jacob.
-¿Jacob? ¿Tu…novio? – pregunto el chico de ojos marrones bajando la mirada casi con pesar.
-NO, el no es mi novio, es mi amigo.
-Oh, está bien, pero no es necesario que los avises, no tardaremos nada.
-Está bien, creo que no les importara, al fin y al cabo mi hermana tardara un rato.
-Está bien, vamos.
Me levante de la banca y comenzamos a caminar.
-¿Y cuál es tu nombre? – pregunto el que tenia ojos azules.
-Renesmee. – respondí.
Me miraron extrañados.
-Vaya – dijo el mismo chico – un nombre muy común. –termino con sarcasmo.
-A mi me parece muy bello, único como tú. – Dijo el de ojos marrones.
-Gracias – me sonroje, estoy segura - , pero díganme Nessie mi familia y amigos me llaman así. Y ¿Cuáles son sus nombres?
-Peter. – dijo el chico de ojos azules.
-¡Peter! – repetí con un murmullo.
-Sí, ¿algún problema?
-No, es solo que me recuerdas a un amigo que no veo hace mucho tiempo.
-Oh, perdona ¿malos recuerdos? – pregunto Peter algo arrepentido.
-No, la verdad es que son muy buenos a decir verdad. – puse una sonrisa bastante grande y mire al chico de ojos marrones. – .Entonces ¿cuál es tu nombre?
-Mark. – me contesto con una gran sonrisa.
Le correspondí la sonrisa y el pareció quedarse deslumbrado.
-Entonces Peter y Mark, ¿de donde son?, porque está claro que no son de por aquí.
-Somos de Tennessee – respondieron los dos al mismo tiempo.
Se miraron con complicidad y rieron.
-¿Y qué están haciendo por estos lados? ¿Viaje?
-Oh no, conociendo la ciudad – respondió Mark –, ya que viviremos aquí cerca, creo que es mejor conocer.
-¿Vivirán aquí? – quise saber.
-En Forks en realidad – contesto Peter.
-Estudiaremos en el instituto de Forks – hablo Mark – .Nos conocemos de siempre y decidimos venir aquí, para tratar de cambiar de ambiente y esas cosas.
-Oh. Entonces bienvenidos a la ciudad.
-Gracias – Respondió Mark con una sonrisa - .Y tu Nessie, ¿Dónde estudias?
Genial, ¿Y ahora que decía?, yo no estudiaba, todo lo que sabía lo había aprendido en casa con mi familia. Bueno, ya sabía por lo menos que podría decir, la verdad a medias.
-Yo estudio en casa.
-¿En serio? – pregunto Peter iluso.
-Sí. Ha habido unos…problemas – como mi crecimiento agregue para mí misma.
-¿Y no te gustaría ir al instituto? – siguió Mark con verdadero interés.
Era extraño, nunca me había planteado la posibilidad de si quería o no ir a una escuela algún día, así que no tenía ninguna respuesta…
-Bueno, pues nunca he tenido mayor interés por ir.
-Oh vamos Nessie – dijo Peter - .La escuela es realmente buena…bueno casi.
-¿A qué te refieres con casi? – dije.
En verdad no lo sabía, Jake había hablado de ello alguna vez y se quejaba de algunas cosas.
-Bueno Nessie… - siguió Peter – los maestros y los deberes son lo más tedioso de la escuela. El resto a decir a decir verdad es muy bueno.
-Bueno a mi no me parece tan malo – respondí - .Es decir, yo hago lo mismo casi rodos los días excepto los miércoles, sábados y domingos ya que son los días que voy de caz…a casa de un amigo. – Corregí a tiempo.
Que difícil era hablar de algunos temas con gente que no sabía nada de este otro mundo.
-¿Estás hablando de ese Jacob? - pregunto Mark y parecía algo enfadado.
-Eee…Sí. – respondí algo confundida por su reacción.
-¿Y es tu amigo o más que eso? – siguió el en el mismo tono.
-Jacob es solo amigo, nos conocemos desde siempre, o bueno, desde que yo tengo memoria.
Que era desde hace mucho, mucho tiempo.
-Oh, está bien. – dijo un poco más relajado.
-Y entonces Nessie, ¿Qué piensas del tema del instituto? – dijo Peter retomando el tema.
-Sí, a decir verdad suena bastante bien. Pero debo hablar con mis padres primero. Creo que lo hare esta misma tarde. – respondí con entusiasmo.
-Bueno, pues entonces creo que puedes necesitar esto – dijo Mark sacando un papel y un bolígrafo de su bolsillo, escribió algo y me lo entrego. Lo mire extrañada - .Esa es la dirección de la casa en donde nos estamos quedando, nuestro teléfono y nuestros teléfonos celulares, si necesitas algo y si no por lo menos avísanos si iras al instituto.
-Sí claro, gracias. – Puse una gran sonrisa.
-RENESMEE – Y esa sonrisa se volvió más grande al oír esa voz ronca que conocía tan bien.
-Jake.
Me gire rápidamente y vi a un Jacob desesperado corriendo hacia mí; Alice venia junto a él. Llego a mi lado rápidamente y me estrecho en un fuerte abrazo.
-Menos mal estas bien. No sabes lo preocupado que estaba – me separo de él para mirarme y examinarme - ¿Estás bien?
-Sí, lo estoy, ¿Por qué no iba a estarlo?
-PORQUE ESTAS SANGUIJUELAS…-Dijo alterado.
-Espera – le corte.
¿Sanguijuelas? ¿Acaso Jake creía que Peter y Mark eran…vampiros? Eso no era posible, ellos olían a humano y su corazón latía…pero, y ¿si era un don de alguno de los dos?, no, era imposible… ¿o no?
Mi cabeza era todo un revoltijo.
-Ellos no…o sí…no, claro que no, es imposible…aunque podría ser que sí… - musite – Alice ¿acaso ellos son…?
-NO – me paro ella; hasta ahora no había hablado – Ness ellos no son…eso – remplazo.
-Oh – respondí – comprendí.
Peter y Mark miraban con un semblante de duda, ellos no sabían de qué hablábamos nosotros.
-Por poco lo olvido – Peter, Mark ellos son Alice, mi hermana – la señale – y Jacob, mi amigo – y también señale a Jacob que tenía el ceño fruncido y aprecia ¿celoso? – .Alice, Jake - continúe – ellos son Peter y Mark – los señale a ambos a la vez que decía sus nombres - , mis amigos.
-Mucho gusto chicos – les dijo Alice. Luego se volteo hacia mi - Sabes que no debes irte así como así en cualquier momento. – me regaño.
-Y con cualquiera. – añadió Jake bastante enojado.
-Lo lamentamos mucho – hablo Mark - , mi amigo y yo estábamos conociendo la ciudad, encontramos a Nessie – Jake bufo enojado cuando Mark dijo mi apodo – y pues ella nos mostro un poco la ciudad.
-No se preocupen chicos, es solo que esta niña cree que se puede ir así como así y nosotros nos preocupamos – me reprocho Alice - .En fin, despídete Nessie, debemos ir ya a casa, el día de compras se acabo.
-Está bien – mire a Peter y Mark - .Nos vemos luego, fue un placer.
-Fue un placer Nessie, hasta luego. – respondió Peter con una sonrisa.
-Hasta lego Nessie, ya sabes dónde encontrarnos. – dijo Mark también con una sonrisa.
Les devolví la sonrisa, me despedí con la mano y me fui con Alice y Jake, que estaba muy, muy enojado.
-¿Qué te pasa? – le pregunte a Jacob poniéndome a su lado.
-Nada. – respondió secamente.
-Claro que sí, te conozco.
-¿Quieres saber qué me pasa? – Dijo él mirándome, yo asentí – Estaba muy preocupado por ti, no sabía dónde estabas, te desapareciste sin decir nada. ¿Qué hubiera pasado si esos tipos hubieran sido malos Renesmee? - ¿Renesmee? Oops…problemas - ¿Qué tal si te hubieran hecho algo?, yo no me lo perdonaría nunca. – tenia la preocupación marcada en su rostro y su tono de voz.
-Pero no paso nada. Y si algo hubiera pasado yo sé defenderme. – replique.
-No paso, pero ¿Qué si hubiera pasado?, y aunque sepas defenderte muy bien ellos pudieron haber tenido armas.
-Tú mismo lo dijiste, no paso. – recalque la palabra.
-Está bien, como quieras. – respondió enfadado todavía.
Llegamos al auto de Alice, pusimos las bolsas en la maleta, Alice se puso al volante y Jake y yo en el asiento trasero.
Alice comenzó a recorrer ese camino tan conocido hacia casa de mis abuelos. Jacob tenía los dientes apretados, se notaba que estaba muy enfadado.
-No tienes por qué estar así. – le reproche ladeando la cara.
-Mírame Nessie – dijo muy dulcemente pero aun así no le mire - ,por favor – ahora si le mire, no pude evitarlo – .No quiero perderte – nuestros rostro estaban muy cerca, sin querer me había acercado a Jake – igual que tú, yo tampoco quiero perderte, ni hoy ni nunca. – hablo pausadamente y en susurros.
Me mordí el labio inferior. La verdad es que Jake tenía razón de estar enojado, yo le había dicho que no quería perderle y al parecer el sentía lo mismo.
-Lo lamento, de verdad – respondí - .No sabía que te preocuparas tanto por mí.
-¿Cómo no me voy a preocupar si eres mi pequeña niña, si eres mi todo?
-Perdóname ¿sí? – le dije en tono inocente.
Él puso una sonrisa en su cara.
-Va a ser un poco difícil para ti, ¿sabes?
Sonreí.
-Haré lo que sea.
-¿Lo que sea?
-Sí, lo que sea para que me perdones.
-Entonces…- su sonrisa se amplio – Demuéstrame cuanto me quieres pequeña.
-Está bien.
Comencé a acercar mi mano a su mejilla para mostrarle pero él la cogió.
-Sin usar tu don.
-Oh… ¿sin la manita? – él asintió. Enseguida supe que podía hacer - .Entonces te lo demostrare sin la manita.
Me acerque a Jake y le di un fuerte abrazo, le di un beso en la mejilla y me retire y le sonreí, luego volví a acercarme y le di muchos besos en la mejilla como cuando era una niña.
-¿Entonces estoy perdonada? – le susurre al oído.
-Estas perdonada. – susurro en mi oído.
Sentí un cosquilleo en mi estomago y mi corazón se puso a latir descontroladamente cuando Jake hizo eso.
Me despegue de él rápidamente, esto no era posible, ¿por qué me estaba pasando esto?, Jake era mi mejor amigo, entonces ¿por qué diablos mi corazón no paraba de latir como un loco?
-Ven lo fácil que era. – dijo Alice.
Por Dios, había olvidado por completo que Alice estaba ahí y nosotros, o bueno yo… ¿Qué me pasaba? ¿Por qué tenía esas reacciones tan estúpidas cada vez que Jake estaba cerca?
Estaba segura que ellos podían oír ese palpitar alocado desde que había comenzado.
Me escondí en el pecho de Jake para que no vieran que mis rosadas mejillas estaban rojas de vergüenza. Él se rio de mi reacción y me rodeo con sus brazos.
-¿Qué te pasa Ness? – pregunto mi pequeña tía.
-Nada, no me pasa nada. – respondí aún pegada a Jake.
Aproveche ese momento en el que estaba ahí e inhale profundamente el aroma de Jake; yo no entendía porque mi familia decía que olía a perro mojado, a mi me parecía el olor más maravilloso del mundo. Jake tenía olor...simplemente era indescriptible pero era perfecto, me encantaba, lo amaba. Y al parecer a Jake también le gustaba mi olor porque enterró su nariz en mi cabello e inhalo también mi olor profundamente. Una pregunta paso mi cabeza.
-Jake – le llame.
-Dime.
-¿Te gusta mi olor?
-Tu olor…me encanta, es lo más maravilloso del mundo, es como una combinación de…fresas y chocolate. ¿Cómo crees que te encontré? Reconocería ese olor a kilómetros.
Sonreí. Jake y yo estábamos sincronizados y mucho, al parecer más de lo que pensaba, a él también mi olor le parecía el más maravilloso del mundo.
-Yo también lo reconocería a kilómetros de distancia.
Me separe un poco de él y le mire, le sonreí y él me sonrió devuelta, luego su rostro se puso serio.
-Escucha Ness, por favor, te lo pido, nunca, nunca más te vuelvas a ir sin decirme.
-Jake…pensé que ya habíamos aclarado esto. Te lo prometo.
-Gracias.
En ese momento llegamos a casa, no me había dado cuenta de cuánto tiempo había pasado.
Alice detuvo el auto, me dedico una mirada seguida de su delicada y tierna sonrisa.
-Nos vemos en la noche. – le dije a Jake separándome de él.
-¿Cómo así? – pregunto el extrañado.
-Oh, creía que te lo había dicho Jake, lo siento, hoy voy a cazar con
Alice, Jasper, Emmet y Rose.
-¿Estas bromeando verdad? – Dijo Jake dirigiéndose a mi menuda e inocente tía - ¿la dejaran bajo el cuidado de Emmet?
-Oh vamos Jacob, ese reclamo es labor de Edward no tuyo. Ella no es tuya así que por favor contrólate y deja de ser tan sobreprotector, además ella no solo va con Emmet. Fíjate hoy, Ness solo estaba haciendo amigos y tu llegaste como un loco a llevártela…
Jake comenzó a temblar, solo le había pasado unas cinco o seis veces en mi presencia, en todas me he asustado ya que temo a que se descontrole y me pase algo similar a lo de Emily.
-Ness sal del auto – chillo Alice.
Le obedecí de inmediato y un segundo después salió del auto un Jacob que estallo al instante en un gigantesco lobo de pelaje marrón rojizo.
Alice me comenzó a empujar hacia la casa de mis abuelos. Dirigí mi mirada atrás y vi a Jacob mirándome con arrepentimiento, entendía perfectamente su lenguaje lupino, me estaba pidiendo perdón. Dirigí mi mirada al frente, a la puerta de la casa donde estaba tía Rose mirando atentamente la situación, camine hacia ella.
Oí el aullido de un lobo cerca de aquí.
-¿Qué ocurrió Nessie? – pregunto Rose.
Pose mi mano en su mejilla y le conté que había ocurrido en mi día.
-Maldito can – susurro ella.
-¿Dónde está mamá?
-Edward y ella fueron al bosque y creo que estarán allá un buen rato.
-Diablos. – murmure.
-Renesmee Carlie Cullen dime que paso hoy que no me has contado. – exigió Rose.
Era verdad pues cuando le mostré omití la parte de la reacción de Jake cuando conocí a Peter y Mark.
-Está bien, te mostrare lo que paso, pero no se lo cuentes a papá o a Emmet.
Si mi padre se llegara a enterar que me fui con dos chicos desconocido sin avisarle a Jacob y Alice reaccionaria como Jacob o peor. De Emmet no sabría que esperar. Encontraba dos posibles opciones, la primera era que iría a por ellos o se burlaría…yo optaría por la primera opción, si había algo que odiaba Emmet era, primero perder, segundo que se metieran con Rose, aunque no en la forma que Jake bromeaba, y tercero que se metieran conmigo, yo era su pequeña.
-Vamos dentro. – le dije a Rose.
Comencé a adentrarme en la casa con Rose detrás de mí. Me senté en el sillón grande de la sala y Rose se hizo a mi lado. Le puse la mano en su mejilla y comencé a mostrarle mi día desde que conocí a Mark y Peter, aunque omití algunas partes, como lo de la escuela, eso era algo que debía hablar sola con mis padres. Le mostré la parte donde llegaban Jake y Alice y el pequeño drama que hubo frente a mis nuevos amigos, luego le mostré la parte del auto donde Alice le decía a Jake sobre esta tarde y hasta que la vi en la puerta de la casa. Le quite la mano de la cara.
-¿Vamos a salir a cazar como teníamos planeado? – pregunte para cambiar de tema, ya sabía que Rose dejaría a Jake verde.
-No me cambies el tema – suspire - , te conozco muy bien. Él no tiene ningún derecho sobre ti entonces la próxima vez que haga algo así le debes decir que el no puede hacer eso, el no es tu padre, el parece más bien…mmm no sé…tu patético niñero…cuando solo es la mascota de la casa.
-Rose – le regañe. Recosté mi cabeza en su regazo – por favor no lo insultes, él solo quería ayudar, aunque debo admitir que hoy se paso. Pero el es mi amigo, casi mi hermano mayor – aunque yo ya no sabía cómo definir a Jake después de lo visto esta tarde - y aunque no lo parezca casi lo entiendo, entiendo su reacción, él no quería que me pasara nada, entonces no te pases tú tampoco.
-¿Hermano? – Chisto – .Bueno cariño, lo lamento no me quería pasar es solo que es muy estúpido de su parte – suspiro - . Entonces cuéntame… ¿tus amigos?
-Sí, mis amigos – solté una risilla –, la verdad es que me parecen muy buenos, ya tengo su teléfono, donde viven y sus números celulares también.
-Cariño me parece maravilloso – puso una sonrisa hermosa en ese rostro perfecto e impoluto.
-Sí, lo es. – correspondí a su sonrisa.
Nos quedamos en silencio durante un minuto.
-Pero si llego mi sobrina favorita – dijo Emmet parándose al lado de sofá mirándome con una sonrisa.
-Pero si llego mi tío favorito – le respondí con otra sonrisa.
-¡Ouch! Golpe duro Ness. Pobre Jasper, ¿no ves que él nos puede poner a todos depresivos y con un humor de perros solo con poner a trabajar su don?, y yo Cullen no estoy dispuesto a eso, me hace sentir drogado y si eso pasa tu pagaras.
-No tío Emm – le respondí – tío Jasper es mi tío favorito, solo dije eso porque dijiste que yo era tu favorita.
-Estas bromeando ¿verdad?, si me dices eso es como si Jasper me tuviera drogado pero sin influencia, se siente mal.
Rose y yo reímos a causa de su reacción.
Me levante del sofá y lo abrace.
-Eres mi favorito. – Le susurre cerca al oído.
Me devolvió el abrazo y también me susurro.
-Tú eres mi favorita.
-Y la única sobrina que tienes. - le dije
-No importa, aun así eres mi favorita. – Me soltó y me miro – Así que amigos ¿eh? – dijo Emm separándome de él para mirarme.
-Oh no…estaban escuchando.
Me había olvidado por completo que Emm podía oírme, al igual que Jasper, Esme, Carlisle y Alice.
-Sí. Y escuche también lo de Jacob y Alice me conto un poco sobre eso. Mira Ness yo estoy de acuerdo con él, es normal que se hubiera enojado, yo también lo hubiera hecho.
-Yo sé, es solo que, su reacción fue algo exagerada, creo yo.
-Pues si te digo la verdad lo entiendo. A mí tampoco me gusta mucho que te hubieras ido así como así con cualquiera. – respondió Emmet serio.
-Debes entender que somos tu familia y solo queremos lo mejor para ti – dijo el abuelo - , al igual que Jacob, al pasar de los años nos ha demostrado eso, ¿no lo crees tú así?
Me quede en silencio pues era verdad.
Mis padres entraron por la puerta como un par de exhalaciones humanas, se pusieron a mi lado, papá tenía una cara seria, al parecer ya se había enterado de todo hurgando en alguna mente. Mi familia al entero se quedo en silencio y mirándolo con precaución. Mi madre miraba confusa todo este panorama lleno de tensión.
-RENESMEE CARLIE CULLEN – hablo papá mirándome mientras sus ojos cambiaban de ese color dorado al negro gracias al enojo.
Era tenebroso ver a tu padre enojarse, pero cuando tu padre es un vampiro es aun más tenebroso. Las facciones de su cara estaban crispadas y su rostro estaba lleno de ese enojo.
-Que bien que ya reconozcas cuando estoy furioso y espero que también sepas porque – claro que sabia porque - , aunque estoy seguro que sabes, entonces explícame ¿Por qué te vas así como así y con cualquiera?
-¿Cómo? – pregunto mamá exaltada mirando a papá.
-Déjala explicarse – le respondió él mirándome y con tono enfadado, o como había dicho él, furioso.
-Sí – respondió mamá con el mismo tono y se volteo a mirarme - .Explícame eso de que te fuiste con quien sabe quién y a donde.
-Primero que todo cálmense – ahora mamá también tenía los ojos negros - .Todo tiene una explicación.
-Claro que sí y tú decides como darla – mamá se puso frente a mi - ¿Cómo preferirías hacerlo, por ti misma o prefieres mostrármelo?
Al ver que no daba respuesta mamá me tomo la mano y comenzó a llevarla a su mejilla, yo la retire y di un paso atrás. Ella me miro extrañada.
-Yo te lo puedo explicar. – suspire.
-Está bien. Estamos esperando. – respondió papá exasperado.
-Está bien – exhale el aire y comencé – Estábamos Alice, Jacob y yo, en nuestro día de compras normal y común – comencé atropellando las palabras - , entonces Alice entro en una tienda con Jake y me quede fuera y luego llegaron un par de chico y me pidieron si le podía mostrar la ciudad y yo acepte y nos fuimos hablando, sus nombre son Mark y Peter y van a ir a la secundaria de Forks y tengo sus números y en donde viven y me propusieron ir al instituto y yo… - oh oh se me había salido lo del instituto por ir hablando. Genial.
-¿Ir al instituto? – pregunto Carlisle extrañado.
Mi familia entera estaba allí presente. Expectante a mi respuesta.
Me quede en silencio.
-Nessie ¿nos podrías decir acerca del instituto?
Le mire a él y a la abuela, eran los únicos que no parecían extrañados, como si ya se lo esperasen, y comencé a explicarles.
-Sí, yo…ellos me propusieron ir y me dijeron algunas cosas acerca del instituto. – respondí en un tono muy bajo.
-¿Y tú qué piensas de eso? – siguió él.
-Yo… - todos me miraron expectantes – a mi…me gustaría ir. – respondí tímidamente bajando la mirada.
Hubo un silencio de aproximadamente un minuto que me pareció eterno.
Levante mi mirada lentamente y vi a mi familia. Mamá, papá, Carlisle y Esme se miraban entre sí mientras Rosalie, Emmet, Alice y Jasper miraban a mis padres.
-No creo que eso sea posible Carlisle – dijo papá rompiendo ese silencio. Su voz sonó dura.
-¿Por qué no Edward?, ustedes mismos fueron a un instituto, ¿Por qué ella no podría hacer lo mismo? – pregunto el abuelo en tono conciliador.
-Es peligroso.
-¿Tu qué opinas Nessie? – Me miro - ¿Crees poder?
-Yo sí, me refiero a que me controlo muy bien.
-Aún así no es posible. –replico papá.
-Ness, ¿podrías decirme las razones de por qué quieres entrar al instituto? – me pregunto el abuelo haciendo caso omiso a la intervención de papá.
-Pues sería una experiencia…humana. Quiero sentirme mas... – no encontraba una palabra exacta – simplemente humana, ya sabes, normal. Quisiera conocer gente, amigos y todo eso.
-No es posible – contesto papá seriamente.
-Pero Ed…
-No papá – interrumpí a Carlisle - .Explícame porque no es posible. No lo entiendo. – ya estaba enfadada.
-Simplemente no es posible porque por más controlada que estés algo puede pasar, no estoy dispuesto a tomar el riesgo.
-Oh por favor, tu sabes mejor que nadie que puedo convivir con humanos normalmente, no pasara nada.
-No lo sabemos Renesmee.
-Papá – esto se estaba volviendo ridículo - .Por Dios, esto es increíble – murmure - .Tu mismo quisiste matar a mamá – sabía que era un golpe duro pero era mi última esperanza - , quisiste beber su sangre hasta la última gota, ella podría estar muerta ahora misma pero tú te controlaste, ¿no crees que sería más fácil para mí?, convivo con humanos constantemente y no es un pro…
-Hablaremos mas tarde de este tema – me interrumpió.
-No, no se puede hablar más tarde de este tema. Esto es importante, o por lo menos lo es para mí. – exigí.
-Hablaremos después. – respondió en un tono bajo.
-No papá, quiero que lo hablemos ya, quiero sentirme normal por lo menos una vez en toda mi larga vida – mi familia al entero miro a la puerta – quiero saber cómo es ser una…humana relativamente, quiero tener amigos, salir con ellos, meterme en problemas y muchas otras cosas. Por favor papá, de verdad quiero ir y mucho. – termine prácticamente rogando.
Sentí alguien a mis espaldas mirándome fijamente mientras mi familia miraba a ese alguien. Me voltee rápidamente y me lleve una buena sorpresa cuando vi a Jacob mirándome confundido.
-Hola Jacob – dijo Esme.
-¿Qué pasa aquí? – pregunto él.
-Nada – respondí automáticamente y en un tono bastante borde.
La verdad es que seguía enfadada con él por lo ocurrido en el coche.
Subí las escaleras de la casa rápidamente y me encerré en la que era mi habitación allí.
Tome un CD de música clásica, composiciones piano composiciones de piano que me gustaban mucho con artistas como Debussy, Chopin, Franz Liszt y algunos temas compuestos por mi padre. Esta música de verdad me relajaba, me gustaba mucho la música clásica.
Pasaron unos diez minutos cuando alguien toco a la puerta.
-Nessie, abre la puerta por favor – era Jacob.
-¿Qué quieres?
-Solo quiero hablar contigo.
Yo también quería hablar con alguien y siempre que algo pasaba yo recurría a Jake.
Me levante de la cama y abrí la puerta un poco, le mire, estaba solo, abrí la puerta completamente y le deje pasar, cuando entro inmediatamente cerré.
-Ya estoy enterado de lo que ha pasado. – comenzó él.
-Entonces supongo que ya no te debo contar nada, eso es bueno.
-Lamento decepcionarte pero debo decirte que me gustaría que me contaras tú, ya sabes, desde tu punto de vista.
-¿Qué quieres saber? – pregunte en un suave susurro.
-¿Qué quieres lograr con esto? – Jake hablo en voz baja.
-Yo…quiero sentirme normal, quiero conocer muchas más cosas fuera de mi pequeño mundo perfecto, quiero tener deberes, preocuparme por exámenes, tener amigos, meterme en problemas, quiero salir y hacer muchas cosas Jake – baje la cabeza - , esto no es un simple capricho, no sé si me entiendes Jake.
-Mírame Ness – me tomo de la barbilla y me levanto la cabeza lentamente, me miro fijamente y yo también – .Te entiendo completamente – esboce una leve sonrisa y él se quedo mirándome como pensando en algo - .Espera.
Se levanto de la cama y tomo una hoja y un lápiz, volvió a mi lado y comenzó a escribir. Sabía que hacia eso para que nadie nos escuchara pero aun así quedaba mi padre leyendo nuestras mentes.
Le tome la mano a Jake para que parara de escribir, él me miro.
-¿Olvidas que papá aún lee mentes? – agradecía lo que estuviera intentando hacer pero no funcionarias, aún así le sonreí.
Frunció el ceño.
-Me gusto tu intento, pero no es posible Jake, tal vez en otra ocasión.
-Claro que es posible – no entendía cómo y el obviamente vio la duda en mi rostro – Bella – la llamo - ¿nos podrías ayudar a Nessie y a mi cubriendo nuestras mentes por un rato?
Mi sonrisa se amplió aún más, había olvidado por completo que mamá podía hacer eso.
-Está bien, pueden comenzar a pensar libremente – acepto ella con un poco de renuencia.
-Gracias mamá.
Jake sonrió y siguió escribiendo. Cuando termino de escribir me paso el papel.



Yo te ayudare a convencer a tus padres, ya se
cual es el problema entonces no te preocupes.
Ademas, aun tenemos tiempo para convencer a tus
padres, estamos a mitades de agosto, vas a ver
como todo va bien.



Le mire sonriendo y le puse la mano en la cara agradeciéndole.
Él me sonrió en respuesta.
Su sonrisa se desvaneció poco a poco.
-Lo siento mucho Nessie – hablo él después de un minuto de silencio.
-¿Por qué?
-Por lo ocurrido en el coche, yo no debí reaccionar así – me tomo las manos y me miro fijamente – No sabes cuánto me arrepiento de lo que hice, yo se que da miedo cuando esto pasa y, como siempre, no sabes cuánto lo lamento. – notaba la sinceridad de sus palabras.
Baje la mirada y la fije en nuestras manos entrelazadas. Las palabras de Jake eran ciertas, me daba miedo, terror cuando le veía temblar de esa forma, temía por él y por mí, por todo lo que podía pasar si en algún momento todo se descontrolara. Me sentía enfadada conmigo misma por temer de él, yo sabía que mi Jake nunca me haría daño pero aún así seguía sintiendo temor. Mis ojos se llenaron de lágrimas y los cerré apretándolos fuertemente, no quería llorar frente a él. Tenía que hacer algo para dejar este estúpido miedo a un lado, tenía que ser fuerte y tenía que recordarme que Jake nunca me haría daño, como tantas veces él me lo repetía, como yo ya sabía.
-No te preocupes por eso Jake, no vale la pena. – respondí en un susurro con los ojos aún cerrados.
-¿Qué te pasa? – pregunto él preocupado.
-Que soy una idiota.
-No, claro que no lo eres, nunca lo vuelvas a decir.
-Pero es verdad, soy la idiota más grande que haya existido.
Las lágrimas comenzaron a deslizarse por mis mejillas. Jake me acerco a él y me abrazo, tenía una mano en mi espalda pasándola de arriba abajo en un intento de reconfortarme.
-¿Por qué dices eso?
-Porque tienes razón – respondí entre sollozos - , tengo miedo cada vez que comienzas a temblar y te vas a transformar – Jake se tenso cuando dije esto - , y soy una estúpida porque sé que no me harás daño pero de todas formas me espanta, y me siento enfadada conmigo misma porque por más que lo sepa y tú me lo repitas sigo sintiendo el mismo y estúpido miedo.
-Es normal sentir miedo Nessie. Algunas veces yo también siento miedo de muchas cosas.
-¿Cómo de qué? – levante mi cabeza y le mire.
-De que te pueda pasar algo, que yo pueda ser el responsable de hacerte daño. – respondió mientras secaba mis lagrimas.
-No deberías y yo tampoco – sonreí - .Vamos a hacer un trato ¿de acuerdo?
-Primero dime de qué se trata y yo mirare si lo apruebo o no. – el también sonrió.
-Que te parece si tu y yo no tenemos más miedos el uno del otro, quiero decir yo no voy a tener más miedo de ti cuando te enfadas y te ayudare cada vez que te vayas a transformar, y tu no tendrás miedo de herirme porque tanto tú como yo sabemos que eso nunca pasara, ¿Qué dices?
-Me parece una brillante idea.
Sonreímos los dos.
-Ahora yo tengo una mejor idea – comento Jake - .Es tiempo de convencer a tus padres, nuestro perfecto plan puede comenzar.
Mi sonrisa se fue de sopetón.
-No, ahora no. Esperemos hasta mañana y ni siquiera tenemos un plan.
-Vamos Ness, tiene que ser ahora, tengo el plan perfecto en mi cabeza, solo sígueme la corriente. – parecía tan confiado en sí mismo.
Jake se levanto de la cama y cuando iba a dar un paso para ir hacia la puerta le tome la mano y el volteo a verme.
-¿Me podrías por lo menos decir cuál es ese brillante plan?
-No, solo te puedo decir es que tengas confianza en mí y que me sigas la corriente. ¿Está bien?
Mordí mi labio inferior dudando.
-Está bien. – respondí después de pensarlo mucho.
Jake me levanto de la cama y prácticamente me llevo fuera de la habitación a rastras.
Tome la decisión de que no tenía que tener miedo de mis padres, esto era algo que yo realmente quería y no me importaba como lo conseguiría, además tenía a Jake y él sabía lo que hacía.
Cuando terminamos de bajar todas las escaleras y llegamos al saloncito me apreté muy fuerte a la mano de Jake, tenía que calmarme. Jake me miro infundiéndome fuerzas, increíblemente funciono.
-Otra vez a lo mismo. – dijo papá con aire cansado.
-Sí, otra vez – dijo Jake - .Mira Edward no entiendo que problemas tiene con el instituto, tal vez no te guste mucho porque lo has repetido miles de veces y ya te parece aburrido, pero a Nessie le gustaría ir, ella se sentiría feliz y yo considero que eso es lo más importante.
Mi padre se quedo con un gesto pensativo mirando a Jake.
-Por favor papá, tú sabes que no es un capricho, sabes porque quiero ir al instituto. Por favor, por favor. – rogué.
Papá desvió la mirada hacia mí y asintió levemente.
-Tienen razón, ambos la tienen. Tu felicidad está por encima de todo y sé que no es un simple capricho juvenil. Sé que serás capaz de controlar la sed, eso nunca ha sido un problema para ti. Por mi parte está bien – una pequeña sonrisa se asomo a mi rostro - , pero – oh, oh – quisiera saber tu opinión Bella. – la miro.
-Por mí no hay ningún problema. Siempre has sido muy capaz de controlarte y sé que no te ira mal en la escuela, eres muy inteligente.
Mamá me sonrió y yo puse una sonrisa muy amplia en mi cara. Jake y yo nos abrazamos riendo. Cuando me despegue de él me acerque a mis padres y los abrace a ambos.
-Gracias, de verdad – susurre.
-Entonces ya que vas a entrar a la escuela hay muchas cosas que hacer. – dijo papá con una pequeña sonrisa en su rostro después de que terminamos nuestro abrazo.
-¿Cómo qué? – pregunto mamá.
-Aparte de la matricula debemos inventar una historia sobre quién es
Nessie, de donde viene, qué relación tiene con nosotros, si es familia o que.
-Ademas, hoy no pudimos terminar nuestro perfecto día de compras gracias a tu pequeña perdida – dijo Alice – .Entonces…tendremos otro día de compras. – ella estaba realmente emocionada.
-¿Otro? – pregunte.
-Claro que sí, no termine de comprar hoy todo lo que se necesita para la familia, ni para ti. Estamos a mediados de agosto, eso quiere decir que tenemos hasta principios de septiembre para organizarlo todo.
-Lo tengo – dijo Emmet entusiasmado.
-¿Qué tienes? – pregunto Jasper confuso.
-La historia perfecta que Nessie puede decir en la escuela ¿Qué más?
-Entonces comienza, estamos esperando tu brillante historia. – dijo Alice recalcando la palabra, se notaba que ella no creía que fuera tan brillante.
-Bueno, la verdad es que es muy sencillo. La cosa es que Nessie es hija de unos familiares que vivían en…Portland. Una noche ellos iban en el auto y un hombre borracho choco contra el auto, los supuestos padres murieron en el accidente pero la pequeña e inocente niña quedo salvada ya que la peor parte se la llevaron los padres. Nessie tuvo unas heridas pero no fue tan grave y su vida pudo ser salvada y nosotros como buena familia nos enteramos de todo y fuimos rápidamente a Portland. Como éramos las personas más cercanas a la pequeña nosotros nos quedamos con ella, entonces todo se reduce a que
Carlisle y Esme son sus tíos y nosotros somos sus primos. ¿Qué tal?- termino él entusiasmado.
Todos nos quedamos sorprendidos ya que Emm nunca había sido el más inteligente de todos nosotros, la verdad es que nos esperábamos una chorrada pero la historia servía y estaba bien.
-Me parece que está bien para que hayas sido tu quien la pensó. – dijo
Jake bromeando haciendo que todos le mirásemos.
-Mira quién habla perro. Ah y por poco se me olvida decir que también tenemos un perro en la familia. – dijo Emm siguiéndole la broma a Jacob.
-No lo dijiste. –dijo Jake con un tono que pretendía amenazador.
-Claro que sí – siguió Emm - ¿Qué piensas hacer?
-Esto lo arreglaremos después entre tú y yo, hay mucha gente presente.
-Cuando quieras.
Así seguimos toda la tarde, entre bromas y animadas charlas.
El día había tenido sus cosas buenas y malas, al final fueron más las buenas y al parecer ese presentimiento de que iba a ser un muy buen día no había fallado.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jacobnessie-en.blogspot.ca/
NessieBlackCullen.E.N
Nuev@


Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 19

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Sáb Abr 13, 2013 6:30 am

Hola a todas.
No se como les están pareciendo los capítulos y no lo se, creo como que no les gustan.... Sad
Por favor dejenme saber si les estan gustando o si no, ustedes son lo que hace que siga escribiendo...
Bueno, mañana montare el nuevo capitulo, por favor dejenme saber que les esta pareciendo Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jacobnessie-en.blogspot.ca/
NessieBlackCullen.E.N
Nuev@


Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 19

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Sáb Abr 13, 2013 6:39 pm

Hola.
Aqui les dejo el nuevo capitulo. Dejenme saber como les parecio!

_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

AMIGOS
La tarde transcurrió rápidamente dando paso a la noche. Mis padres y yo habíamos ido a casa un rato después de que Jake se hubiera ido.
Me estaba poniendo el pijama cuando vi que algo se estaba saliendo del bolsillo del pantalón que había usado ese día, me acerque a este y lo recogí, lo vi y supe que era el papel que me había entregado Mark esta tarde para llamarles. No espere ni un segundo más, fui al saloncito, tome el teléfono y marque rápidamente el numero que estaba indicado en la hoja, espere a que contestaran mientras iba a mi habitación, me senté en la cama y espere. Tercer pitido y alguien tomo el teléfono.
-¿Hola? – contesto una voz que reconocí como la de Mark.
-¿Mark?
-Sí, ¿con quién hablo? – al parecer el no recordaba mi voz.
-Es Nessie Cullen.
-Oh…Nessie, hola, lo lamento no reconocí tu voz.
Ya me había dado cuenta…
-No te preocupes.
-Lo lamento, en serio. Pero cuéntame ¿Cómo termino de ir la tarde?
¿Te metimos en algún problema?
-La tarde termino bien, muy bien, y no, no me metieron en ningún problema, no te preocupes.
-¿Estás segura?, es solo que tu amigo se veía algo enfadado…
-Jacob, si él estaba enfadado pero no era con ustedes fue porque me perdí y estaba muy preocupado.
-Ah.
-Bueno y ahora dime tu ¿Cómo fue su tarde? – pregunte con mucha curiosidad.
-Pues terminamos de recorrer la ciudad, nos perdimos unas tres veces – me salió una risilla - , pero al final volvimos a encontrar nuestro camino con muchas indicaciones, volvimos a Forks hace unas dos horas y aquí estamos.
-Eso está bien – recordé el tema por el cual llame – .Ahora antes de que me vuelvas hacer olvidar porque llame déjame decirte que hable con mis padres…
-¿Qué te dijeron? – pregunto expectante.
-Nos veremos en el instituto.
-¿Vas a entrar a la escuela?
-Sí.
-Eso es genial Nessie.- parecía realmente alegre.
-Sí, es bastante genial.
-¿Y cómo lo conseguiste? , me refiero a como los convenciste.
-Pues con un poco de ayuda de Jacob.
-Oh – se quedo en silencio - .Tengo una idea, ¿qué te parecería venir aquí mañana?
-¿A su casa?
-Sí, no lo sé, en la tarde y te quedas a cenar ¿Qué te parece?
-No lo sé Mark, primero debería preguntar a mis padres y…
-Oh vamos Nessie, ya te dejaron matricularte en el instituto ¿Cómo no van a dejarte venir a casa de unos amigos?
-Está bien, creo que si me dejaran, claro que si, entonces nos veremos mañana.
-Hasta mañana Nessie.
Colgué el teléfono. Respire hondo y fui a la habitación de mis padres para preguntarles sobre mi pequeña salida mañana, toque tres veces antes de entrar, mamá abrió la puerta. Papá estaba sentado en el borde de la cama con los brazos cruzados y mirándome, mamá se sentó a su lado y se tomaron de la mano mirándome fijamente. Respire muy hondo y me decidí hablar.
-Ya sé que por hoy han sido muy permisivos y sé que se preocupan por mi seguridad y por eso estaban enfadados hoy y se que lo que voy a pedir tal vez sea pedir mucho pero ¿me dejarían ir a casa de Peter y Mark?
Se miraron por unos instantes hasta que papá decidió hablar.
-¿Sabes que nosotros oímos toda la conversación que tuviste con tu amigo?, Mark si no me equivoco.
-Entonces ya que oyeron todo ¿Qué dicen?
-Intenta ser normal por un día con tus amigos, diviértete y nosotros te llevaremos e iremos por ti. – dijo mamá con una sonrisa en la cara.
-¿Eso significa que si? – estaba atónita.
-Eso significa que estamos muy felices de que tengas amigo y que eso te haga feliz – dijo mamá riendo de su propio trabalenguas.
Corrí a abrazarlos, los tres reímos.
-Gracias. – les dije rompiendo nuestro abrazo.
-Ahora debes saber una historia por si te preguntan sobre algo. – comento papá.
-Sí, una historia.
-La de Emmet sirve aunque tendremos que agregar o cambiar algo –sigue el – tu les dijiste a ellos que les debías preguntar a tus padres y dijiste que Alice era tu hermana, entonces…
-¿Qué tal si dice que considera a Carlisle y Esme sus padres y a nosotros como sus hermanos? – propuso mamá.
-Una brillante idea. – le dijo papá dándole un corto beso.
-Entonces ya lo tenemos todo resuelto – bostece involuntariamente - .Creo que me iré a dormir, ya estoy un poco cansada, los quiero y gracias otra vez.
-Hasta mañana cariño. – dijo mamá dándome un beso.
-Hasta mañana, nosotros también te queremos. – dijo papá siguiendo con su beso.
Salí de la habitación de mis padres y me dirigí de inmediato a la mía, caí rendida en mi cama, estaba exhausta, apague la lamparita que estaba al lado de mi cama y me dormí de inmediato.



-¿Llevas el teléfono? – pregunto papá desde el asiento delantero.
-Sí papá, aquí esta. – le conteste.
-Bien.
Eran las tres de la tarde y mis padres me estaban llevando a casa de Peter y Mark en el volvo de papá. Él me había dado un teléfono celular por si surgía alguna emergencia y necesitaba a alguien de mi familia.
Había hablado con Mark esta mañana, él me había llamado, cuando le pregunte como había conseguido mi numero simplemente me respondió con algo como: “mi teléfono tiene identificador de llamadas, simplemente guarde tu numero”. Al final me había dicho que me esperaban desde las tres hasta la hora que yo pudiese.
Mamá le estaba diciendo a papá la dirección de la casa de mis amigos. Mis padres se quedarían con esa hoja que me había dado Mark el día anterior para llamar por sí yo no contestaba ese celular.
-Gira a la derecha.- indico mamá.
Papá siguió su orden y a los pocos metros estaba la casa de mis amigos, lo sabía porque ellos estaban esperando fuera de la casa, yo le había dicho que llegaría a eso de las tres de ahí que estuvieran afuera.
Papá paro el auto y ambos me miraron.
-Mantente en contacto, ten cuidado y pasa un buen rato – dijo mamá con una pequeña sonrisa en sus labios.
-Está bien. – conteste después de escuchar eso como por enésima vez.
-Te queremos, por eso te lo repetimos por enésima vez y hasta luego. – me dijo mi padre con un tono muy cariñoso.
-Sí, lo sé. Yo también los quiero, hasta luego.
Salí del auto y me encamine hacia mis amigos, sentía la mirada de mis padres clavada a mi espalda, me gire un momento para mirarles y despedirme de ellos con la mano, me gire y seguí mi camino, escuche como arranco el auto de mi padre.
Termine de llegar a mis amigos.
-Hola Nessie – dijeron los dos al mismo tiempo.
-Hola chicos.
Se levantaron del porche de su casa y se comenzaron a acercar a mí.
Supe que se estaban acercando para darme un abrazo y recordé inmediatamente los consejos que me había dado papá, para que no me descubrieran o notaran alguna anomalía en mi, que no debía dejar ningún contacto físico ya que mi piel era más caliente que la de un humano normal y eso sería muy extraño.
Me aparte de inmediato y ellos me miraron extrañados.
-¿Que te sucede Nessie?- preguntaron los dos con una gran confusión plasmada en sus rostros.
- Emm... es...- no sabía que decirles
¿Ya estaba totalmente preparada para este tipo de situaciones?
Tal vez papá tenía razón, ¿aun no estaba lista? Todas estas dudas vinieron a mis pensamientos y estaba totalmente en blanco no se me ocurría una razón válida para excusarles mi rechazo.
Hasta que recordé los consejos que me dio tío Jasper. Aparte mi madre era el vampiro mas reciente, así que me dio uno consejos valido y uno de esos constaba de enredar a los ilusos humanos tal y como mi familia venía haciendo hace años. Y en eso si estaba más que preparada gracias a las prácticas, claro está con mi astuto tío Emmet... Algunas veces lograba engañarlo tan bien que a mí misma me sorprendía.
Cuando pensé en todas las “posibilidades” me vino a la mente una excusa perfecta, y fue gracias a Carlisle, es medico así que me platico muchas veces sobre distintas enfermedades. Algunas eran contagiosa. Lo tenía iba a actuar como si estuviera enferma así les explicaría por qué no podrían acercase a mí.
-Ehhh…chicos - les conteste después de analizarlo todo y contar mi mentirita... - , es solo es que tengo una gripe que puede ser contagiosa. ¿Acaso quieren ir a su primer día de clases con la nariz roja y sin poder hablar? ,A que no ¿o sí?
Después de decirles esto los dos intercambiaron miradas y se alejaron medio paso de mí, todo iba perfecto.
Me reí con malicia en mi fuero interno.
-Bueno, que tal si entramos - propuso Peter - , si estas enferma y te quedas aquí fuera vas a empeorar.
-Claro - les dije tratando de agravar mi voz para que sonara igual a la de una chica con gripe.
Los chicos comenzaron a caminar y yo les seguí hasta esa casa que estaba enfrente.
La casa en cuestión era un poco grande, tenía dos pisos y era de una forma rectangular. La fachada posterior era de un tono blanco con el techo de un color gris al igual que los marcos de las ventanas, la puerta era de madera aunque estaba lacada en gris para que concordara con el tono de la casa. Se veía la puerta de la cochera al lado de la puerta principal.
Entramos a la casa y entramos a un pasillo largo que llevaba a una salita, la casa parecía muy acogedora.
-Entonces, bienvenida a nuestra casa. – Dijo Mark con una sonrisa en su rostro - .Sígueme, te la enseñaremos.
Comenzaron a caminar de nuevo y yo, otra vez, les seguí.
Comenzamos a caminar por ese pasillo de paredes en color blanco y llegamos a una amplia salita en la cual había un gran sofá en color negro ubicado en una de las esquinas con unas cuantas almohadas a sus extremos.
Había una alfombra en color hueso en la mitad de la sala y al frente de ese sillón se repartían otros dos de color negro. En el frente de los sillones había un televisor en una mesita pequeña de color café oscuro y tenía unas pequeñas puertecitas en donde parecía que se guardaban algunas cosas. En una de las paredes había una gran ventana que daba a todo el exterior y su cortina también era de color hueso. En conclusión era una sala preciosa. Seguimos hacia una puerta que daba a la cocina y el comedor. Las
encimeras de la cocina también eran en color negro y tenían forma de “U”, al lado derecho estaba la nevera que era de color blanco. Tenían una barra americana con cuatro sillas altas. Al fondo de esta cocina había una mesa circular pequeña también con cuatro sillas.
Luego subimos hacia el segundo piso en el cual estaban las habitaciones.
Los cuartos de Mark y Peter eran como los de cualquier otro adolescente, en los cuartos el color predominante de las paredes que era el blanco cambiaba totalmente, en la habitación de Mark el color de las paredes era azul y en la de Peter había dos paredes en color gris y las otras dos de blanco.
Me enseñaron también el baño aunque faltaba una habitación que estaba al lado de la habitación de Mark.
-¿Y que hay dentro de esta habitación? – les pregunte señalando esa puerta en color café.
Se miraron un minuto hasta que Mark suspiro y se acerco a esa puerta. Toco tres veces la puerta.
-¿Se puede pasar? – pregunto.
Oh por Dios, solo faltaba que vivieran con alguien más. Qué vergüenza.
Mark entro a esa habitación cerrando la puerta a su paso.
-Me podrías explicar que hay ahí dentro – le pedí a Peter.
-Espera, se paciente. Alguien te quiere conocer. – me contesto él con una leve sonrisa.
¿Qué alguien quería conocerme? , Mi Dios, ahora en que me había metido.
Mark salió de la habitación cogiendo la mano de una pequeña niña que no tendría más de siete años. La pequeña tenía su cabello de color castaño claro y liso, tenía unos ojos grandes y de color azul, tenía una gran sonrisa en su rostro. Estaba vestida con una blusa de color blanco y una falda negra con unos puntos blancos, sus zapatos eran de color negro y tenía un bonito moño sujetando un mechón de su cabello.
-Di hola – le insto Mark a la pequeña, señalándome.
-Hola – dijo en una tímida sonrisa.
-Nessie, ella es Christie Ann Mills – dijo Mark cuando llego al frente mío con la pequeña –, mi hermana. Christie, ella es Nessie, la chica de la que te hablamos.
Me quede atónita. ¿Mark tenía una hermana?
La niña era adorable y parecía algo tímida al verme.
-No me digas Ann, Mark tonto – protesto ella frunciendo el ceño - , solo Christie.
-Está bien, Christie – le respondió el en tono afectuoso.
La niña sonrió y alzo sus brazos para darle un abrazo a Mark, él la entendió, la cogió en sus brazos y la abrazo, luego la dejo cargada. Yo la mire y le sonreí.
-Hola Christie – le dije con una suave sonrisa – Mi nombre es Nessie, Nessie Cullen.
Ella me miro tímidamente y luego miro a Mark y Peter quienes asintieron una sola vez.
-Hola Nessie. Es un placer conocerte – me dijo ella mirándome con una ligera sonrisa.
Le mostré una gran sonrisa y ella la correspondió. Miro a Mark y luego se revolvió para que este la bajara, efectivamente él la bajo y ella se encamino de nuevo hacia su habitación, luego se volvió hacia atrás y corrió hacia el lado de Mark, le tomo de la mano y comenzó a encaminarse con él, Mark nos miro y nos hizo señas para que le siguiéramos. Peter y yo lo hicimos.
-Y esta es la habitación de Christie – dijo Mark mirándome cuando entramos.
La habitación era de un color rosa claro, tenía unas pegatinas de unas mariposas y en el centro de donde revoloteaban estas estaba el nombre Christie en una bonita caligrafía y de color blanco. Tenía la cama ubicada en el centro de la habitación, tenía un bonito edredón de color rosa ya más oscuro y con unas figuras abstractas de distintos colores, también tenía varios animales de peluche en su cama al igual que algunas almohadas. Tenía el armario en una de las paredes, el armario era muy grande.
-Y además es la más bonita de toda la casa. – agrego Christie con una gran sonrisa en su rostro.
-Sí, tienes razón pequeña. – le contesto Mark sonriéndole de vuelta.
Me quede quieta en mi sitio mirando esa habitación infantil. Si yo creciera a un ritmo normal mi habitación sería algo muy parecido a esto, aunque a decir verdad yo sí había tenido una habitación así no hace mucho tiempo…
Esboce una pequeña sonrisa.
-Tienes razón Christie, es la habitación más hermosa de toda la casa, en realidad es la más hermosa en todo el mundo – dije.
La niña esbozo una sonrisa también y me miro sonriendo, yo la mire y le sonreí también.
-Veo que ya se llevan bien – comento Peter mirándome primero a mí y luego a Christie - .Te dije que se llevarían bien. – le cuchicheo a Mark.
-Sí, sí – Contesto Mark - ¿Qué les parece si vemos una película? – nos propuso a Christie y a mí.
-Por qué no - le respondí
-¿Quieres ver la película pequeña?
-No lo sé, ¿de qué se trata? - pregunto ella un poco desconfiada - ,si es de peleas paso - dijo ella volteando sus preciosos ojos color azul claro…aunque ahora que me fijaba…notaba algo diferente en sus ojos…no eran iguales…
-Entonces no vas a poder ver la película Christie - dijo Peter – la película es de acción.
-No - protesto ella - , por favor veamos mi película favorita, hace mucho tiempo no la veo, por favor.
-¿Y cuál es tu película favorita Christie? - le pregunte.
-Mi película favorita es cartas a Julieta. - respondió ella emocionada.
Me quede en shock.
-Debes estar bromeándome. - dije.
-No, no lo estoy - dijo ella algo confusa - ¿Porque lo preguntas? ¿Acaso no te gusta?
-No, es decir, sí, sí me gusta, me encanta, es decir es mi película favorita.
-¿En serio? - ella también estaba atónita.
-Sí, es mi película favorita.
-Entonces veremos esa película. – propuso ella.
-No, no veremos esa película. – repuso Mark.
-¿Por qué no?, es la favorita de Nessie y también la mía. – se quejo ella.
-Porque a nosotros no nos gusta esa película.
-Entonces ustedes vayan a verse su película de peleas y nosotras veremos cartas a Julieta – propuse – de ese modo todos estamos felices.
-Pero– se quejo Peter – el plan es hacer algo, todos. – recalco la palabra.
-Entonces todos – recalque también la palabra con intención – veremos cartas a Julieta.
Ambos soltaron un suspiro de rendición.
-Está bien – contesto Mark por ambos – veremos todos cartas a Julieta, entonces vamos.
Christie salto de emoción aplaudiendo y Mark, Peter y yo nos reímos de su reacción.
-Entonces vamos abajo, hay que encender el DVD y la televisión y hay
que hacer palomitas de maíz. – comento emocionada.
Christie salió corriendo como un cohete escaleras abajo.
Mire a Mark y Peter y les puse mi cara más inocente, cortesía de Alice, ellos suspiraron y comenzamos a bajar las escaleras.
Al llegar a la primera planta, Christie estaba al frente de la televisión mirando dentro de un cajón y sacando un montón de empaques en donde estaban las películas.
-Christie espera pequeña – le dijo Peter encaminándose hacia su posición - , yo te ayudare a buscar la película, no hagas un desastre.
-Nosotros vamos a preparar las palomitas. – dijo Mark.
Llegamos hasta la cocina y Mark comenzó a sacar de las gavetas un tazón grande, las palomitas instantáneas y las metió en el microondas.
-Parece que a Christie le gustas. – me dijo él con una sonrisa en su rostro.
-Y ella a mí, es adorable.
-Me alegro de que le hayas gustado, ella no tiene muchos amigos, la mayoría del tiempo está muy sola. – dijo en un suave murmullo.
-¿Por qué? – pregunte bastante intrigada.
-Ella…tiene una rara enfermedad.
-¿Es lo de sus ojos?
El me miro con los ojos abiertos como platos.
-¿Cómo supiste? – estaba realmente atónito.
-Hace un momento uno de sus ojos no era completamente de color azul, era extraño. ¿Qué le pasa? – pregunte con verdadero interés.
- Ella tiene una enfermedad bastante extraña, se llama heterocromía. No sé si has oído de ella pero se trata de una anomalía de los ojos en la que provoca que el iris sea de diferente color.
>>Por esto a ella no le gusta mucho estar con personas y mucho menos niños, ellos son crueles con ella, se burlan y eso le afecta de una manera…terrible
Baje mi mirada y me quede mirando al suelo como si este me fuera a dar una respuesta. Christie apenas era una niña y tenía que sufrir con eso…el problema no era su enfermedad, el problema era que la gente no se daba el tiempo para conocerla y conocer a esa pequeña tan maravillosa.
-No sé qué pensaras de esto Nessie, pero ella es una persona normal, el único problema es ese, la gente la mira como un bicho raro solo por el problema en sus ojos.
-¿Quieres saber que pienso de eso? – Levante mi cabeza y le mire –, pienso que eso es algo que la hace única y que no se puede comparar con nadie, el problema es que la gente no se da el tiempo suficiente para conocerla.
Mark me sonrió.
-Me alegro de saber que pienses eso, ella de verdad necesita alguien más que solo Peter y yo.
-Entonces ahí entro yo.
-Exactamente.
Mark y yo nos miramos sonriéndonos hasta que el pitido del microondas nos alerto de que las palomitas ya estaban preparadas. Mark tomo el tazón que estaba en la encimera y se acerco para sacar esa bolsa del microondas, tomo un trapo que estaba cerca y saco la bolsa, la abrió y echo las palomitas en el tazón.
-Tenemos palomitas – dijo el sonriéndome - , ahora solo faltan los refrescos – se acerco al frigorífico y busco en este, luego saco cuatro refrescos - .Nessie, ¿podrías llevar las palomitas?
-Claro.
Tome el tazón de palomitas y comenzamos a dirigirnos de nuevo a la salita donde ya estaban Peter y Christie repartidos en el sillón grande de la esquina. Tenían la película pausada, esperando por nosotros.
-Hasta que por fin llegaron – dijo Christie como si hubiera pasado una hora - .Ahora siéntense rápido, comencemos la película.
Mark y yo fuimos y nos sentamos. Mark quedo en el medio de Peter y
Christie y yo quede al lado de la pequeña.
La película comenzó y Christie y yo nos emocionamos bastante.
La película iba por la mitad cuando alguien le puso pausa. Christie y yo enseguida nos volteamos y vimos el responsable de esto: Mark.
-¿Por qué la quitas? – protesto Christie visiblemente molesta.
-¿Qué les parecía salir a comer algo? – propuso él.
-Está bien. – dije.
-Genial – desvió la mirada hacia su hermana - ¿tú qué dices Christie?
-A mi me parecía bien – respondió ella - , solo si comemos hamburguesas – agrego ella.
Peter y Mark rieron.
-Entonces comeremos hamburguesas. – concluyo Peter.
-Entonces ve y toma una chaqueta Christie, es un día frio y no quiero que te resfríes. – le dijo Mark.
La pequeña salió corriendo escaleras arriba y bajo del mismo modo con una chaqueta en la mano de color negro.
Fuimos hasta la cochera y vi que había dos automóviles, una chevrolet captiva de color marrón del año 2011 y un spark gt de color negro. Nos subimos a la camioneta marrón, Mark en el asiento de conductor, Peter a su lado y la pequeña Christie y yo en el asiento trasero y salimos de la casa.
Nos dirigimos hacia un pequeño local en el cual se servía comida rápida que quedaba a unos treinta minutos de la casa de los chicos, nos apeamos del auto y entramos.
Nos sentamos en una mesa y un chico se acerco para pasarnos la carta. Yo la verdad me veía en un serio problema ya que no me gustaba mucho la comida normal, yo prefería salir y comer puma, oso o un animal.
-¿Ya decidieron que pedir? – pregunto el chico que volvió para tomarnos la orden.
Yo no…
-Sí – respondió Peter - .Dos grandes con doble queso y una de menú infantil cada una con su refresco – el chico copiaba en su libreta lo que Peter decía. Peter me miro - ¿Qué vas a pedir tu Nessie?
Yo no sabía que pedir, en verdad no quería nada…
-Emm… - mi Dios y ahora que decía – yo…una hamburguesa pequeña con una soda. – fue lo primero que vi.
No quería comer nada y para disimular un poco y los más sencillo que encontré fue una hamburguesa pequeña.
El chico termino de escribir y se marcho.
Los tres me miraron sorprendidos.
-¿No se te antojaba nada de comer? – me pregunto Mark.
-La verdad es que estaba un poco llena por las palomitas. – me invente rápidamente.
Ellos parecieron creerse esto y de inmediato comenzamos a hablar.
El chico llego después de un rato con las hamburguesas y los refrescos.
Comimos nuestras hamburguesas – yo casi sin masticar – y tomamos nuestros refrescos entre animadas charlas y risas. Mark y Peter pagaron y nos fuimos.
Al llegar a la casa de los chicos ya estaba oscuro y recibí una llamada de mis padres diciéndome que llegarían por mí en una hora. Les dije a los chicos y Christie fue la primera en decir que nos teníamos que terminar de ver la película. Fuimos rápido al saloncito y comenzamos a ver la película. Christie se sentó a mi lado.
Al poco tiempo de comenzar la película sentí como Christie recostaba su cabeza en mí y cuando la mire vi que estaba dormida. La verdad es que yo también llevaba un buen rato peleándome con mis parpados, me había dormido bastante tarde y me había despertado muy temprano, pero me daba una vergüenza horrible dormirme allí.
Al final e inconscientemente mis ojos se cerraron y caí en un sueño profundo.
Medio me desperté cuando sentí como unos brazos pétreos y fríos me tenían alzada. Abrí un poco mis ojos y vi que mi padre era el que me estaba alzando.
Volví a cerrar los ojos y acomode mi cabeza entre su pecho.
-Gracias por invitarla a pasar el día con ustedes – decía papá, suponía que a Mark y Peter - , fueron muy amables al hacerlo, ella estaba muy emocionada.
-Gracias por dejarla venir – le contestaba Peter - , fue un buen día. Aunque creo que quienes pasaron mejor fueron Nessie y Christie.
-Bueno, creo que es mejor que nos vayamos. Hasta luego y gracias de nuevo. – contesto papá, deduje que con una leve sonrisa.
-Hasta luego – respondieron ambos chicos.
Papá comenzó a caminar encaminándose al auto. Sentí cuando llegamos al exterior ya que sentí un gélido viento. También sentí como la puerta se cerraba a nuestras espaldas.
-Gracias por dejarme venir. – le dije en un murmullo casi audible a papá, aunque él podría oírlo perfectamente.
-A tu madre y nos gusta verte feliz y veo que hoy lo pasaste muy bien.
Sonreí levemente.
Papá abrió la puerta trasera del auto y me poso en la silla con delicadeza.
Inmediatamente cuando cerró la puerta sentí un olor que reconocería a kilómetros de distancia, un olor que era embriagador para mi, era el olor de mi lobo. Abrí los ojos lentamente ya que me pesaban y cuando conseguí abrirlos completamente busque a mí alrededor, mire a mi lado izquierdo y ahí estaba Jacob mirándome con una sonrisa en su rostro, no pude evitar correspondérsela.
-Hola cariño – dijo mamá desde el asiento delantero.
Me voltee y le mire.
-Hola mamá.
Volví a voltear mi rostro para ver a Jake.
-¿Qué haces aquí?
No es que no me gustara tener a Jake aquí, al contrario, me encantaba, es solo que no me lo esperaba.
-Solo quería verte, ya sabes. – contesto en un suave susurro.
-No hizo más que llamar en todo el día a casa para preguntar si estabas en casa – agrego papá - , luego decidió preguntar a qué hora llegabas y finalmente se nos unió.
Me hizo gracia eso y solté una risilla.
-Oh no y eso no es lo peor – siguió mamá –, llego hace una hora a casa y estaba apurándonos para que saliéramos rápido de casa, al llegar a casa de tus amigos fue el primero en abrir la puerta e ir por ti, ni siquiera se bajo caminando, se bajo corriendo, el auto no se había detenido cuando ya estaba abriendo la puerta, tu padre tuvo que salir muy rápido para poder sujetarlo.
-Oh por favor, llevaba todo el día sin ver a Ness y ustedes no me querían traer entonces tuve que ir a su casa por mi cuenta, luego unirme a ustedes en el auto y cuando llegamos aquí fue imposible no bajarme del auto, ya quería verla – protesto Jake - .Ademas ustedes no se opusieron en ningún momento a que les acompañara entonces yo no vi ningún problema.
No pude evitar que Jake me inspirara mucha ternura. Parecía un niño pequeño rebatiendo lo que sus padres dicen y no le importa qué pero ese debate lo debe ganar él.
-¿De verdad querías verme tanto? – le pregunte con una sonrisa tonta en la cara.
-Claro que si, tú haces mis días mejores Nessie. – me respondió el con una sonrisa.
Me abalance a Jake y le abrace fuertemente, él rodeo mi espalda con sus brazos y apretó nuestro abrazo al igual que yo.
-Tú también haces mis días mejores. – le confesé en un susurro en el oído.
Jake y yo terminamos ese abrazo y luego nos sentamos de nuevo mirándonos.
-¿Y nosotros quedamos a un lado? ¿Nosotros no hacemos tus días mejores? – pregunto mamá volteándose a mirarme con el ceño fruncido y su tono de voz parecía decepcionado.
-Claro que si mamá, tu y papá también hacen mis días mejores, al igual que Rose, Alice, Jasper, Emmet, Carlisle, Esme y Jake.
-Está bien. – contesto ella con una pequeña sonrisa en su hermoso rostro.
Mamá era el ser más maravilloso y no solo en belleza, ella era hermosa, sus ojos color ambarino resaltaban con esa nívea tés haciéndola ver más hermosa de lo que ya era.
Papá sonrió.
-Tú también eres hermosa – dijo el - , tus grandes ojos cafés y tu cabello cobrizo hacen resaltar tu piel blanca y además tu sonrisa es muy hermosa hija.
Le di una gran sonrisa a papá desde mi asiento.
Jake me miro y parecía como engatusado. Yo me percate de esto pero solo le vi por el rabillo del ojo. Sentí mis mejillas rojas.
Recosté mi cabeza en su hombro y el pareció espabilarse un poco, me rodeo con su brazo, puso su cabeza sobre la mía y comenzó a pasar sus dedos por mi cabello.
-¿Cómo fue tu día? – me pregunto en un suave murmullo.
-Fue muy bueno – le respondí de igual forma. Me despegue de él y le mire con una sonrisa emocionada en la cara - ¿adivina que paso hoy?
-No lo sé, dímelo tú.
-Bueno. Cuando llegue a casa de los chicos me enseñaron el lugar y esas cosas, pero cuando terminaron de enseñarme el segundo piso faltaba una habitación y yo pregunte qué pasaba y Mark entro en la habitación y salió con una pequeña niña de unos siete años, era muy hermosa, tenía el cabello de color castaño claro y era liso, unos hermosos ojos de color azul. Era la hermana de Mark y su película favorita también es cartas a Julieta, es una niña adorable y nos llevamos muy bien.
-Claro que si, ¿a quién no le ibas a gustar?
-Los Vulturis. – dije en broma.
-Eso fue una broma de mal gusto. – dijo mamá.
Solté una risilla entre dientes.
Les comente todo lo que había hecho en el día y cuando les comente sobre la enfermedad de Christie, la cual papá nos explico mejor. Llegamos hasta la cabaña hablando.
Jake se quedo otro rato más en casa y luego se fue, inmediatamente me fui a dormir, estaba bastante cansada. Llegue a mi habitación me tire en mi cama y me quede dormida.



Me despertó la luz que se filtraba entre las cortinas. Me pare de la cama de sopetón y abrí esa cortina de color blanco y vi que el sol estaba ahí, hoy iba a ser un hermoso día. Sonreí ante esta expectativa, podía hacer muchas cosas.
Fui hacia el baño, tome una larga ducha, luego tome el cepillo de cabello y peine mi cabello, decidí dejarlo suelto hoy. Volví a mi dormitorio y tome unos vaqueros ajustados y una camisa a cuadros de color roja, me calce unas zapatillas del mismo color que mi camisa y salí de mi habitación.
Fui hasta la salita y vi una nota en la mesita del centro. Me acerque a ella y leí.

Renesmee:
Salimos por un rato. Llegaremos un poco tarde. Llevamos nuestros telefonos, si
necesitas algo llamanos. En casa de tus abuelos te estaran esperando.
Te queremos.
Edward y Bella.


Suspire. Era un hermoso día y lo tendría que pasar encerrada en casa de mis abuelos limitándome a salir al porche. Genial.
Una idea ilumino mi mente, sabía que me ganaría un buen regaño por ello pero prefería aprovechar el día.
Tome el teléfono y dude un poco para marcar pero finalmente lo hice.
Espere a que alguien tomara el teléfono en la casa de los Black. El teléfono comenzó a sonar. Me mordí el labio inferior preocupada, ¿Y si Jake no estaba?, no tendría nada que hacer y este maravilloso día se echaría a perder.
El teléfono ya iba en su sexto pitido cuando alguien lo tomo.
-¿Hola? – contesto la voz que yo esperaba.
-Hola Jake. – sonreí.
-Nessie. – respondió, creo que con una sonrisa.
-¿Tienes planes para hoy?
-No, la verdad es que no. ¿Por qué?
-Mira tengo un plan, es un poco loco, pero es un hermoso día y no quiero desperdiciarlo en el porche de mis abuelos.
-¿A qué hora paso por ti? – comprendió de inmediato.
-¿Podrías ahora mismo? – pregunte con una gran sonrisa en mi rostro.
-Llego por ti en unos treinta minutos. – me comunico con apuro.
-Te espero.
-Te veo en un rato.
Y ambos colgamos.
Me mordí el labio, sabía que iba a tener problemas por no ir a casa de mis abuelos o no avisar nada, aunque en realidad sí que iba a avisar, los llamaría después de pasar la frontera Quileute, eso era suficiente.
Tome el teléfono celular, las llaves y salí de la casa. Al cabo de un rato Jake llego. Me subí al coche.
-¿Qué tienes planeado? – me pregunto mientras comenzaba la marcha con una sonrisa en la cara.
-Disfrutar el día. Es extraño tener un día tan bueno por aquí en Forks ¿sabes? – le dije en broma sonriéndole.
-Sí, la verdad es que es bastante extraño – me miro - .Yo, afortunadamente, sabía que no tendrías nada planeado entonces, ¿Qué te parece ir a la playa?, los chicos estarán allá disfrutando el día, también estarán algunas chicas.
-Me parece genial.
Jake volvió la mirada a la carretera.
Llegamos rápidamente a la frontera y yo tome mi móvil. Me mordí el labio indecisa pensando que lo mejor hubiera sido ir directamente a casa de mis abuelos y decirles allí, pero ya no había nada que hacer, yo ya estaba aquí, lo peor que podría pasar era que mis padres me pusieran un castigo. Aun indecisa marque el número de la casa de mis abuelos. Albergaba la esperanza de que, por alguna casualidad, se hubieran decidido ir. Al cuarto pitido alguien tomo el teléfono.
-¿Hola? – contesto la voz de Esme al otro lado de la línea.
-Hola abuela.
-Nessie, hola, ¿Dónde estás? .Estamos esperándote desde hace un rato.
-Emm…sí, precisamente quería hablarte de eso, ¿sabes? – estaba dando muchos rodeos.
-¿Qué paso? – su voz sonó preocupada.
-Veras, había un día maravilloso y yo quería mucho hacer algo más… - no encontraba las palabras necesarias para expresarme sin herir sus sentimientos – bueno, mas…que quedarme…en…ca-casa.
-No te entiendo.
-¿Estas con alguien alrededor?, me refiero alguien más que pueda escucharme. – me aterraba la idea de que mi familia al entero me escuchara.
-Pues sí, estamos todos. Ahora, ¿me podrías explicar lo de hace un momento?
-Mira, el día esta hermoso, es un día soleado, algo extraño en Forks y me pareció que hoy había mucho que podía hacer pero ustedes no pueden salir de día y…y yo…
-¿Y tú qué Nessie? – pregunto Carlisle.
-Y yo no me quería quedar en casa. – explique.
-Está bien, eso lo entendemos perfectamente. – siguió él haciendo que me relajara un poco.
-Gracias.
-¿Entonces porque no has aparecido aquí? , me refiero a que sabemos que te gustaría aprovechar el día pero no entiendo porque no estás aquí.
-Eso era lo que quería hablar. Veras… ¿Cómo reaccionarias si te dijera que estoy camino a La Push? – pregunte inocentemente.
-¿Cómo? – Dijo Rose sobresaltada.
-¿Dónde estás Nessie? – pregunto Carlisle con su voz tranquila.
-Camino a La Push.
-Estas en problemas. – escuche que decía Emmet con tono socarrón.
-¿Por qué estas yendo a La Push sola? – pregunto Alice con voz preocupada.
-No…no estoy sola. – respondí.
-Lo sabia – dijo Rose - , estas con ese chucho. Dile que te traiga devuelta, ¿Por qué te fuiste con él?
-No es para tanto. Ademas fui yo la que llame a Jake y le pregunte si podía pasar por mí.
-¿Tus padres saben eso? – pregunto Jasper con mucha calma.
-Ahora que hablamos de eso – puse una mueca de dolor y Jake se rio de mi apuro - ¿Podrían no decirle nada a mis padres?
-Esto se pone bueno –Emmet comenzó a carcajearse - ¿Te imaginas la reacción de Eddy cuando se entere?, ya quiero ver su cara y la de Bella, pero especialmente la tuya Ness. Eso no me lo pierdo por nada del mundo.
-Llegare allá a las siete, no se preocupen por mi – dije tratando de dar por zanjado el asunto – .Si me necesitan llámenme y por favor, por favor – rogué –, si mis padres llaman no les digan donde estoy.
-Está bien Ness. Hablaremos después. – respondió Carlisle.
-Hasta luego.
Y colgué.
Guarde el móvil en mi bolsillo y me tape la cara con las manos.
-Estoy muerta. – murmure.
Jake rio un rato.
-Claro que no lo estas.
Le mire.
-No ahora pero lo estaré en unas cuantas horas.
-¿Recuerdas nuestro plan de escape de hace unas noches?
-No teníamos un plan de escape. Solo pensamos en que Leah nos perseguiría y luego tú y yo echaríamos a correr como un par de gallinas cobardes. – le recordé.
-Eso no se llama ser cobarde – me corrigió Jake con una sonrisa en la cara -, se llama instinto de supervivencia. Y déjame decirte que yo idee un plan en caso tal de que pudiera pasar – las comisuras de mis labios se comenzaron a levantar - , pero mi plan también podría funcionar con tus padres. Mira, es muy simple, si vienen hasta la frontera y la pasan, tú y yo en mi forma lobuna, salimos rápidamente mientras los chicos se quedan haciendo frente al par de bestias de tus padres con esos colmillos capaces de matar un puma. Cuando tu y yo estemos lo suficientemente lejos me vuelvo a transformar en humano y seguimos a pie, tal vez alquilamos un vehículo y nos vamos hasta Canadá. Una vez allá yo busco un trabajo como mecánico y tú puedes estudiar o lo que quieras, alquilamos un departamento y vivimos allí hasta que consigamos suficiente dinero para pagar unos boletos de avión hasta… - puso gesto pensativo - ¿A dónde te gustaría viajar? – me miro.
Lo pensé por un rato hasta que di con una ciudad a la que me gustaría viajar.
-Me gustaría viajar a Venecia. – le conteste con una sonrisa.
-Entonces compramos unos boletos de avión y llegamos a Venecia.
-¿Y qué pasa si mis padres no pasan la frontera en mi búsqueda?
-Más sencillo me la ponen. Seguimos el plan solo que sin los chicos haciendo frente a tus padres – Jake se quedo un rato en silencio - ¿En serio te gustaría viajar a Venecia? – me pregunto.
-¿Por qué no?, es una bonita ciudad.
-Entonces ¿qué te parece si algún día tu y yo vamos allá?
-Claro, y comemos hamburguesas en el puente de los suspiros. – le respondí en broma.
-Hablo en serio Ness. Algún día yo te llevare a Venecia. – Me dijo con mucha convicción.
Vi en los ojos de Jake que lo que acababa de decir era como una promesa que el cumpliría sin importar nada.
-Entonces algún día tú y yo estaremos en Venecia. – le respondí, ahora sin bromear.
-No lo dudes. Sera como nuestra promesa secreta. – añadió.
Sonreí ante esa idea.
Llegamos a casa de Jake y nos apeamos del coche. Salimos y nos encaminamos a la playa.
Cuando llegamos a la playa vi que los chicos estaban sentados en una especie de círculo. Estaban algunos imprimados con sus chicas y otros de los chicos que no estaban imprimados en ese extraño corrillo. Jake y yo nos acercamos y nos sentamos cerca de Embry y Seth que nos abrieron un espacio. Saludamos a todos los que estaban ahí y comenzamos a charlar.
Estábamos hablando y riendo de historias que contaban los chicos cuando
Sam pidió la atención de todos.
-Tenemos una noticia importante que darles a todos. – dijo mientras tomaba la mano de Emily.
-¿Acaso vas a pedirle a Emily que se vuelva a casar contigo? – bromeo Evan.
Sam y Emily se habían casado el año pasado, en enero. Había sido una hermosa ceremonia, o por mi parte me había gustado mucho.
-Ja Ja, muy gracioso – ironizo Sam - .Veras, no. Lo que pasa es que Emily – la miro con un gran afecto – y yo estamos esperando un bebe.
Todos explotaron en risas y gritos de felicidad. Poco a poco nos acercamos a Sam y Emily a felicitarlos. Ellos realmente estaban felices. Todos volvimos a nuestros puestos.
A mi mente llegaron mi madre y mi padre, ellos no estaban tan felices cuando supieron del embarazo de mi madre, fue algo más bien trágico, yo por poco mato a mi madre en el corto tiempo que estuve en su vientre, mamá me dice que fue lo mejor que ella si estaba feliz pero eso se vio empañado gracias a la cantidad de problemas que esto trajo, papá sí que debió pasarse un mal rato, ver como poco a poco la vida de mi madre, del amor de su existencia era arrebatada.
Una lágrima solitaria se deslizo por mi mejilla y la seque antes de que alguien me viera y mire al suelo.
No sabría que pudo haber pasado si mi madre hubiera muerto y pensar que yo pude haber sido la responsable de esto me hacía sentir peor…
-¿Nessie? – me llamo Jake.
Levante mi cabeza y vi como todos me miraban de una forma extraña. Yo sonreí.
-¿Qué pasa? – dije.
-¿Qué te pasa a ti? – pregunto Sam confuso.
-Nada, nada – suspire - .Creo que yo no debería estar aquí.
-¿Por qué dices eso? – me pregunto Allison.
-Mis padres…ellos no saben que yo estoy aquí…se enojaran bastante y no quiero meterme en problemas – respondí con un nudo en la garganta.
En realidad no era por eso. El tema del embarazo de mi madre me hacía sentirme algo…sensible. Yo no imaginaba un mundo sin mi madre.
-Eso quieres decir que estas aquí en plan de fuga. – dijo Ian riéndose.
Sonreí.
-Exactamente.
-Eres pésima mintiendo, ¿sabes? – susurro Jacob en mi oído.
-Claro que no lo soy. – le conteste del mismo modo.
-Tal vez ellos crean eso, pero yo no. ¿Qué te pasa?
-¿Podríamos hablar de esto en otra parte?
Jake se puso de pie y me tendió la mano para que hiciera lo mismo que el.
Tome su mano y me levante.
-Ya volvemos. – le comunico al resto.
Comenzamos a caminar y cuando estábamos lo bastante lejos para que nadie nos escuchara Jake se detuvo.
-¿Me podrías decir que te pasa? – pregunto preocupado.
-Que podría haber pasado si hubiera…matado a mamá. – se me hacía difícil pronunciar esa palabra.
-Ya lo entiendo – murmuro él.
-Jake yo la hubiera matado y yo no sabría que hacer sin ella – un nudo se instalo en mi garganta - .Ese tema llego irremediablemente a mí cuando Sam anuncio esto, creo que nadie estuvo muy feliz cuando mamá quedo en embarazo.
-Tienes razón, todos podíamos ver como poco a poco Bella moría, pero ¿Sabes algo?, creo que al final todos nos dimos cuenta de que exageramos un poco las cosas, tu no eras tan mala como creíamos – solté una risilla entre dientes - , en realidad terminaste siendo lo mejor que pudo haber ocurrido en esa casa y todo lo que nos traes es felicidad, incluyéndome. – le di un abrazo a Jake. El sabía cómo hacerme sentir mejor.
-Gracias.
-¿Por qué?
-Por todo. Por siempre estar ahí en los peores momentos, cuando más te necesito, cuando necesito hablar con alguien, por siempre ayudarme, por siempre estar ahí.
Jake puso su barbilla en mi cabeza.
-Yo siempre voy a estar ahí. – susurro.
-¿Lo prometes?
-Siempre lo he hecho y siempre lo hare.
-Gracias.
Nos quedamos un rato en silencio.
-Jake. – le llame.
-Dime.
-Te quiero.
-Yo también te quiero. – dijo y después planto un beso en mi coronilla.
En conclusión: Yo tenía el mejor amigo en todo el mundo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jacobnessie-en.blogspot.ca/
Iris D Black
Nuev@


Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 16/01/2013
Edad : 24
Localización : Colombia

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Dom Abr 14, 2013 4:32 am

Lindo Cap..! me encantan las conversaciones de Jake y Nassie! Razz Continuaaaaa.... Laughing
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
pauly21
Nuev@


Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 04/06/2012

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Dom Abr 14, 2013 5:52 pm

me encanta el capitulo y me cayeron muy bien los nuevos amigos de Nessie espero con ansia el nuevo capitulo Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
NessieBlackCullen.E.N
Nuev@


Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 19

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Dom Abr 21, 2013 4:31 pm

Hola!
Perdón por no montar el capitulo ayer. Tuve algunas obligaciones que me hicieron llegar super tarde y super cansada a mi casa y todo el día estuve pensando en publicar el capitulo pero llegue y me dormí.
Entonces ahí les dejo el capitulo. Espero que les guste. Comenten ¿que tal?
____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
SORPRESAS
Jake y yo volvimos a donde estaban todos. Nos unimos de nuevo a los chicos y fue como si nada hubiera pasado. Al parecer no me había equivocado y el día había seguido igual a como había iniciado. Pudimos hacer muchas cosas, los chicos jugaron un rato con un balón, comieron hamburguesas y perritos calientes, Jake me insistió mucho que comiera pero para mí había sido suficiente con la hamburguesa de ayer, simplemente no comí nada, no lo encontraba necesario.
Cuando era algo así como las cuatro de la tarde Jake se había levantado de su sitio y me ínsito a mí a hacer lo mismo, luego nos despedimos de todos los que estaban allí y nos fuimos. Yo no entendía nada. Le pregunte a Jake varias veces hacia dónde íbamos porque estaba claro que no íbamos hacia su casa.
-¿A dónde me llevas? – le pregunte por enésima vez.
-Ya lo veras. No falta mucho. – respondió por enésima vez.
Resople.
Estábamos caminando por el bosque cuando Jake me soltó la mano y se posiciono detrás de mí tapándome los ojos.
-¿Qué haces? – pregunte con una risilla.
-Solo préstame atención. Camina derecho y cuando yo te diga te detienes.
-Está bien.
Comencé a caminar en la dirección que Jake me dijo con él a mis espaldas guiándome y tapándome los ojos.
-Ahora detente – le obedecí.
Jake me destapo los ojos lentamente y me quede boquiabierta cuando vi lo que tenía delante. Estábamos en una especie de acantilado de donde se podía ver toda la playa de La Push, se tenía una vista estupenda desde esa altura, podía sentir un viento cálido y podía oír las olas golpeando contra las rocas.
Me gire para poder ver a Jake.
-¿Qué es esto? – le pregunte todavía embelesada por ese lugar.
-Pensé que podíamos venir aquí y ver el atardecer. ¿Qué te parece?
-Es…precioso – me gire - ¿Por qué pensaste en traerme aquí?
-Es como mi especie de lugar personal, mi lugar secreto – dijo Jake poniéndose a mi lado - .Me gusta venir aquí para despejar mi mente, para pensar, nadie viene aquí y se siente una gran calma aquí. Ademas tiene una buena vista.
-Ya no será tan secreto. – le dije con una sonrisa.
-Claro que sí. Confió en que tú no le dirás a nadie.
-No lo hare. Este será como…nuestro lugar secreto.
-Exactamente.
Jake se adelanto un poco más y se sentó mirando al frente, yo le imite sentándome a su lado.
-Mira allí. – me dijo señalando el horizonte.
Yo mire a donde él me indicaba y vi el sol ocultándose mientras teñía el cielo de un color anaranjado.
Jake me paso el brazo por los hombros y me estremecí por el contacto. Puse mi cabeza sobre su hombro.
-Es hermoso. – susurre.
El sol ya se estaba terminando de ocultar, dando sus últimos rayos del día.
-Lo es. – murmuro Jake.
Un miedo repentino me ataco. No quería que ese día perfecto se acabara, no quería terminar de ver como el sol se ocultaba dando por concluido el día, no quería que ese momento perfecto con Jake se acabara.
-No quiero que este día se acabe. – murmure siguiendo el hilo de mis pensamientos.
-¿Por qué no?
-Porque me parece que es un día muy perfecto y desearía quedarme en este momento para siempre.
-Yo también. Pero todo tiene un ciclo, todo debe terminar, estoy seguro que habrá muchos más días perfectos.
-No Jake. Hay cosas que nunca terminan.
-No he conocido la primera.
-Tú y yo siempre estaremos juntos, tú siempre serás mi mejor amigo, eso es algo que nunca terminara. – afirme con mucha convicción.
-¿Siempre? – pregunto y parecía algo decepcionado.
-Sí.
-Entonces así será para siempre.
El sol termino de esconderse.
-Adiós al día perfecto. – susurre.
-Bienvenida la noche perfecta. – dijo Jake.
Me despegue de él y lo mire. Me hubiera gustado seguir sintiendo su brazo por mis hombros.
-¿Qué quieres decir?
-Quiero decir que la noche también puede ser perfecta, hay mucho que podemos hacer. – dijo en tono entusiasta.
-Claro que si Jake – hice una pausa para luego agregar - , hay mucho que hacer antes de mis padres nos maten a ambos.
-Oh vamos Ness, no pasara nada.
-No, claro que no. Lo peor es que mis padres lleguen antes que yo.
-Aun así lo sabrían – apunto - .Vamos Ness, hagamos que el sermón de tus padres valga la pena.
-Está bien – me mordí el labio - ¿Qué tienes planeado?
-¿Qué quieres hacer? – me pregunto.
-Me propones que hagamos algo, pensaba que tenías algo en mente y me preguntas que quiero hacer.
-Hey, estoy improvisado.
Me reí.
-Lo tengo – dijo a cabo de un rato - ¿Te gustaría ir a ver una película?
-¿Ahora?
-¿Por qué no?, hay buenas películas expuestas en cartelera, yo invito Ness.
-No lo sé Jake…
-Vamos Ness, no tomaría demasiado tiempo, de ahí vamos directo a tu casa.
-¿Y qué tal del horario de la película?, no sabemos a qué hora seria la película que elijamos, ni siquiera sabemos qué película veremos.
-Vamos rápido a mi casa, miramos que películas hay, elegimos una y vamos al cine. – propuso.
-Perfecto – dije con tono entusiasta - .Entonces vamos a ver una película.
Jake sonrió y me tomo de la mano. Nos encaminamos a su casa. Al llegar allá revisamos que películas habían y los horarios. Nos decidimos por una película de comedia que comenzaba en más o menos una hora y media. Jake fue a su habitación por dinero y luego fuimos hasta su coche. Nos subimos al coche y comenzamos a dirigirnos al cine. Una vez allí compramos las boletas y Jake se compro una palomitas grandes y un refresco, yo solo pedí un refresco. Entramos en la sala de cine y como llegamos con tiempo de anticipación la película aun no había comenzado.
-No me puedo creer que estemos haciendo esto – dije - .Mis padres nos mataran.
-No te preocupes por eso – me tranquilizo Jake - , si aun no han llamado gritando como histéricos estamos bien, cuando llamen nos debemos preocupar. ¿Quieres? – me ofreció palomitas.
Negué con la cabeza y él se encogió de hombros.
No sabía cómo hacia Jake pero parecía tan relajado que me lo contagiaba.
La sala se fue llenando poco a poco hasta que la película comenzó. La película era muy buena y cuando menos pensé se acabo. La gente comenzó a salir de la sala de cine y Jake y yo hicimos lo mismo.
Salimos del edificio y nos dirigimos al aparcamiento.
-Fue una buena película. – dije.
-Sí, lo fue.
Seguimos caminando un rato en silencio.
-¿Entonces qué me dices de la noche perfecta? – pregunto Jake.
-Que no me arrepiento de nada de lo que hice hoy. Fue un día extraordinario.
Jake sonrió y se quedo quieto un momento, mirándome. Parecía embelesado. Mis mejillas se sonrojaron e inmediatamente mi sueño de hace unas noches vino a mi cabeza. Me pregunte que podría pasar si dejaba que todo pasara, yo no me arrepentiría. Mire a Jake directamente a los ojos y el hizo lo mismo, lo demás fue desapareciendo poco a poco y solo quedábamos él y yo en ese aparcamiento.
Jake rozo mi mejilla con sus dedos y yo me estremecí con ese tacto y un alocado cosquilleo comenzó en mi estomago. No me di cuenta de que nos habíamos estado acercando poco a poco hasta que me puse en puntillas para acercarme más a lo que quería hacer: besarlo. Jake se rio de mi intento por acercarme más y el también se comenzó a acercar.
Hasta que un ruido estridente y molesto nos saco de nuestra fantasía. Me despegue rápidamente de Jake aun con el corazón latiéndome a mil por hora y el insistente cosquilleo en mi estomago y tome el teléfono. Era mi padre. Mire a Jake con una mueca de terror y él se acerco rápidamente, miro el numero que mostraba el teléfono y colgó.
-¿Qué hiciste? – pregunte histérica.
Si antes papá ya nos iba a matar ahora nos torturaría hasta que muriéramos.
-Sube al auto Ness. Eso ya significa que tus padres llegaron. – dijo él apurado.
Fuimos rápidamente hacia el coche, nos montamos en él y comenzamos a ir a casa de mis abuelos rápidamente.
El teléfono volvió a sonar.
-Es papá otra vez. – estaba aterrada.
-Contesta, dile que ya estamos cerca.
-Eso no es verdad. – rebatí.
-Intentemos aligerar un poco las cosas. – arreglo Jake rápidamente.
Mire el teléfono indecisa y conteste.
-Papá, hola. – conteste como si nada.
-¿Dónde estás? – pregunto visiblemente enfadado.
-Muy cerca de casa. Créeme.
-Hablaremos aquí. Y dile a Jacob que también está invitado a entrar – Jake frunció el ceño - .Los esperamos en treinta minutos.
-Claro.
Y colgamos.
-Estamos muertos. – murmure tapándome la cara con las manos.
-¿Estas lista para implementar nuestro plan de escape? – pregunto Jake con tono burlón.
-Nos encontrarían a miles de kilómetros.
-No seas negativa. No pasara nada.
-Yo no lo creo.
-Oh por favor Nessie. ¿Qué tan malo puede ser?
-Mucho. – respondí mirándolo.
-Yo voy a estar ahí para defenderte, no te preocupes. – me calmo.
De alguna forma extraña Jake me calmo. Respire hondo.
El camino a casa de mis abuelos era más bien largo pero se me hizo muy corto. De un momento a otro ya estábamos allí, Jake ya estaba aparcando el coche y mis nervios iban en aumento, en este momento llegarían hasta el cielo. Jake y yo nos miramos y luego él se bajo del coche y yo le seguí.
Caminamos hasta la entrada de la casa y cuando iba a abrir la puerta mi padre apareció ahí y luego entro de nuevo, nosotros le seguimos. Cuando legamos a la salita no hicieron falta palabras, mi familia entera estaba ahí, regañándome con la mirada. Me entraron unas ganas enormes de voltearme y salir corriendo a todo lo que dieran mis piernas hasta llegar a una montaña donde nadie nunca me encontrara. Mire cada miembro de mi familia, aunque las peores fueron las de mis padres.
-Nos podrías explicar porque desobedeciste lo que te dijimos. – me regaño mi madre.
-No desobedecí… - mis padres fruncieron el ceño – Bueno sí lo hice. Pero fue por una buena causa. ¿Vieron el día de hoy? Fue hermoso y lo pase muy bien con Jake. Aquí no hubiera podido hacer eso.
-Y tu Jacob – mi padre lo miro con una mirada dura - ¿Por qué no nos explicas porqué viniste por Nessie si sabias que nadie de aquí sabía nada?
-Porque ella me lo pidió. – respondió con mucha tranquilidad.
-Eso no explica nada – refuto papá - .Ella tiene que aprender que no siempre se puede tener lo que se quiere.
-Vamos Edward, algunas veces se puede, hoy Ness quería pasar un buen rato, lo tuvo. ¿Acaso eso es un pecado? – rebatió Jake molesto.
Mi padre se quedo un rato mirándolo con dureza y Jake, como no, hizo lo mismo.
-No puedo creer que tengan una reacción tan exagerada solo porque decidí irme con Jake a aprovechar el día. – proteste.
-Dejemos ese tema aparte – dijo papá ya más calmado - .La cosa es que por lo menos debes decir algo, avisar, estábamos muy preocupados. En fin – suspiro - ¿recuerdas te dejamos una nota esta mañana diciendo que íbamos a tardar?
-Sí. – conteste.
-Bueno – siguió papá - , tenemos dos sorpresas para ti. – me dijo con una sonrisa.
-¿Sorpresas? – inquirí extrañada.
-Exacto – contesto – la primera es que ya estas matriculada en el instituto. Tus clases comienzan el seis de septiembre.
Mis ojos se abrieron como platos y mi mandíbula se fue hasta el piso. No me lo podía creer. Mi familia entera sonrió ante mi reacción, incluso Jake lo hizo. Poco a poco mi cerebro fue digiriendo esas palabras y cuando por fin lo hizo comencé a dar saltitos alegres acompañados por mis gritos. Mi madre me tomo de los hombros y yo la abrace.
-Muchas gracias.
-Espera, eso no es todo – me recordó separándose de mi - .Bueno veras, pensábamos esperar hasta tu cumpleaños pero ya que resulto esto de la escuela decidimos adelantarlo – la mire extrañada. Mamá miro a papá quien se posiciono inmediatamente a nuestro lado, saco algo de su bolsillo y se lo entrego a mamá. Fruncí el ceño – .Esta es la otra sorpresa, de parte de la familia, esperamos que te guste. – concluyo con una gran sonrisa. La mire con la duda en los ojos y ella abrió su mano poniéndome al frente lo que papá le había entregado. Cuando vi que lo que mamá me mostraba eran unas llaves fruncí más el ceño, seguía sin entender que era, hasta que levante la mirada y la vi mirando al garaje de la casa. Enseguida lo comprendí todo.
Salí corriendo al garaje y cuando llegue vi un bonito mini Cooper de color negro al lado del volvo de papá.
Exhale.
Mi familia había ido detrás de mí junto con Jake y ahora estaban detrás de mí.
Me pareció un bonito detalle ya que hacia un tiempo yo ya sabía conducir, tan solo me faltaba la licencia y un coche.
Me acerque al mini Cooper y luego mire a mi familia.
-¿Es mío? – pregunte incrédula.
Aun no me lo podía creer.
-Es todo tuyo – me ratifico papá - .Pero si cometes una indiscreción parecida a la de hoy ya sabes cuál es el castigo – me advirtió - .El coche es para que te movilices a la escuela y no tienes que depender de nadie para poder salir, solo debes ser muy responsable ¿comprendido?
-Comprendido. – respondí de inmediato.
Me volví a dar la vuelta, viendo al coche y abrí la puerta, me subí rápidamente al coche. Las sillas eran bastante cómodas y el auto era perfecto para mí, además de que estaba segura que se podía ir rápido. Había heredado eso de mi padre, no nos gustaban los autos lentos.
-Es…maravilloso – les mire con una gran sonrisa en el rostro. Puse mis manos en el volante - ¿Puedo dar una vuelta?
-¿Ahora? – pregunto Rose.
-Claro que sí.
-Esta algo tarde, ¿no crees? – siguió Esme.
-Por favor – rogué - .Por favor, no iré muy rápido y alguien me puede acompañar. – propuse.
Mi familia intercambio miradas.
-Está bien – acepto papá - , pero solo si vas acompañada.
-Sí, claro. Jake – le llame - ¿vendrías conmigo? – le pregunte mordiéndome el labio.
-Claro que sí, esto no me lo pierdo por nada. – dijo comenzando a acercarse a la puerta de mi lado.
Sonreí.
-Espera, espera – paro mamá - ¿Vas a ir con Jake?
-Sí, ¿Por qué no?
-Porque tu ya vas muy rápido por tu cuenta y no es que Jake te vaya a detener – suspiro y miro a mi padre - ¿Vamos Edward?
Mi padre asintió y se comenzaron a acercar. Como Jake ya estaba en el puesto de adelante, a mi lado, se conformaron con ir en los puestos de atrás.
La puerta del garaje fue abierta y yo encendí el auto y puse el pie en el acelerador.
Tenía que reconocer que el auto era veloz. Mi coche estaba volando por el asfalto y Jake y yo íbamos riendo.
-Baja un poco la velocidad Renesmee. – me regaño mi madre.
La baje.
-¿Enserio? – dijo.
Puse los ojos en blanco.
-Iba a cien, ya voy a noventa, mira que es un cambio considerable. – refute.
-Renesmee. – advirtió papá.
-Nada va a pasar. Nadie pasa por aquí a esta hora. – me encogí de hombros.
-No importa. Reduce la velocidad. – siguió papá.
Suspire y reduje la velocidad. Ahora iba a ochenta y eso era demasiado lento.
-Aguafiestas. – murmuro Jake.
Asentí con la cabeza una vez y ambos nos reímos.
Dimos un recorrido hasta muy cerca de Forks y luego volvimos a casa. Al llegar allá guarde mi coche en el garaje, junto al volvo plateado de mi padre, y todos nos bajamos de nuevo.
-¿Qué te pareció? – pregunto mamá cuando íbamos camino a la casa.
-Genial. Me encanto – abrace a mamá y a papá - .Muchas gracias.
-Ese fue nuestro regalo de cumpleaños – me recordó papá - .Un poco adelantado pero creímos que era necesario.
-Me encantan los regalos adelantados – me separe de ellos y los mire - ¿Cuál va a ser el de navidad?, creo que me sería muy útil una laptop.
-Pues no te acostumbres – dijo mamá - , esta es la única excepción.
-Está bien, está bien. Solo estaba diciendo. – alce mis manos y me posicione de nuevo al lado de Jake.
Entramos en la casa de y mi familia estaba allí. Nos sentamos un rato a hablar con ellos.
-Ahora que lo recuerdo Nessie – dijo Alice - ¿Cuándo iremos a terminar de hacer las compras?
-¿Qué te parece mañana? – le propuse.
Entre más rápido saliera de esto mejor.
-Claro – acepto ella encantada de la vida -, entonces mañana salimos.
-Creo que ya me voy. – dijo Jake poniéndose de pie.
-Nosotros también. – le siguió papá tomando a mamá de la mano.
Me puse de pie y me despedí de todos los miembros de familia, no sin antes prometer a Alice que llegaría temprano mañana.
Salimos de la casa Jake, papá, mamá y yo. Llegamos hasta el auto de Jake.
-Te veo mañana Ness. – me dijo Jake con una sonrisa y dándome un abrazo.
-Te veo mañana Jake. – le respondí ya correspondiendo su abrazo.
Nos despegamos y nos sonreímos. Jake se monto a su coche y se fue, al igual que mis padres y yo que fuimos corriendo hasta nuestra casa.



Por la mañana llegue a casa de mis abuelos, Alice ya me estaba esperando.
Propuse ir en mi nuevo coche pero Alice insistía en que prefería ir en su porsche amarillo. Finalmente y con mucha persuasión la convencí y terminamos yendo en mi precioso mini Cooper negro.
No tardamos mucho en Port Angeles haciendo las compras, la vez pasada nos habían quedado muy pocas cosas por comprar, cosas que compramos esta vez. En menos de dos horas estábamos regresando a casa.
Al llegar a casa de mis abuelos me sorprendí de no encontrar a mis padres allí. Mi abuela me dijo que no habían ido allí en toda la mañana, yo no pregunte más, después iría a casa y vería que estaba pasando. Emmet comenzó con sus bromas de que estaban haciendo nuevos hermanitos para
Nessie, yo lo fusilaba con la mirada. Afortunadamente, mi abuela llego y ejerció sus derechos como madre y Emmet se llevo una buena regañina.
Después de un rato me despedí de mi familia y me marche a casa. Corrí rápidamente por el bosque para poder llegar. Entre a casa y oí las voces de mis padres desde su habitación, me acerque allí intentando hacer el menor ruido posible, la puerta estaba abierta, yo me quede quieta en la pared.
-Lo sospechaba desde hace unos días Bella – la voz de papá parecía con dolor - , hace un tiempo en realidad. Vi el apellido en el periódico local y comencé a investigar y cuando me doy cuenta de todo las cosas terminan así.
Fruncí el ceño extrañada.
-Pero no fue tu culpa… - le dijo mamá – Las cosas se dieron así.
-Esto es muy frustrante. – siguió él.
Escuche como él se paraba y golpeaba la pared con mucha fuerza. Ahogue un grito y me tape la boca, nunca había visto a mi padre de ese modo.
Oí como ambos abandonaban sus posiciones y se dirigían hacia mí; retrocedí unos pasos de su puerta avergonzada por mi indiscreción. Al cabo de unos segundos mama asomo su cabeza por la puerta.
-Hola cariño.- al mirarla supe inmediatamente el rumbo de su conversación, ya q en los ojos de mama se reflejaba la conmoción y la confusión.
Papá estaba unos pasos mas atrás de ella apoyando ambas manos a la cajonera que había en el extremo de su habitación, tenía la cabeza inclinada. Moví ligeramente mi cabeza para poder ver bien a papa el cual lentamente movió la suya y lo vi. Su extraordinario rostro tenía plasmado una expresión de dolor, tristeza y culpabilidad, nunca había visto distorsionada su singular sonrisa bueno no hace mucho tiempo. Me dedico una mirada cargada de dolor, se acerco a mí al tiempo que yo a él, supe inmediatamente que ya habría escuchado mis pensamientos de confusión, intriga y preocupación.
-Está bien cariño, no tienes por qué preocuparte por mi- me dijo, por el tono de su voz supe inmediatamente, si que debería preocuparme.
-Edward - dijo mama llegando hasta nuestra posición - ¿quieres que lo sepa?
-¿Que sepa qué? – No entendía - .Dime papá, dime por favor, solo quiero ayudarte.
-¡No pueden ayudarme, nadie podrá ayudarme, nadie la podrá ayudarla a ella! - papa se descontrolo por un momento.
Empezó a cerrar los ojos con mucha fuerza mientras se recostaba contra la pared al extremo de donde nos encontrábamos.
-Edward...Edward, amor - le llamo mama en un tono dulce y compasivo.
Papá se volvió hacia ella.
-Lo siento mucho Bella, es que era lo único…que me... me...quedaba y no lo sabía, no lo sabía. – susurro.
El dolor de papá me dolía también a mí, y notablemente su dolor mataba a mama quien se dirigió hacia los brazos de papá, este el abrazo y ella no paraba de decirle palabras de aliento y valor, acariciarle el contorno de su cabello-
-Te amo, lo sabes ¿no?, no fue tu culpa lo de Abigail, ella te hubiera estimado también.
Papá abrazo a mama y le dio un tierno beso.
-No sabría que haría sin ti Bella, eres todo para mí.
-Y tú lo eres para mí. Te amo, nunca, escúchame nunca volverás a estar solo.
Los dos estuvieron así por unos segundos, hasta que papa retiro su rostro de entre el cabello de mi mama, esta retiro su abrazo y tomo la mano de papa, mientras este se acercaba hacía mí.
-Renesmee, lo que sucede es que la...la última persona en vida de mi misma sangre, a muerto. - confeso él al fin inclinando su cabeza.
-Papá- le dije con un nudo en la garganta - , yo... lo...lo siento mucho en verdad.
-Yo sé que si amor. Aparte de ti Nessie, ella era la última que llevaba mi sangre, ella era una Masen, Abigail…
No necesite más explicaciones, inmediatamente me dirigí hacia aquel maravilloso ser, que ahora se veía empañado por una capa de dolor, camine los 5 pasos que me distanciaban de él y lo abrace. Él me tomo en brazos y yo comencé a derramar pequeñas lágrimas. Estaba aferrada fuerte mente a su cuello, pensando en el dolor que él estaría pasando.
-Lo siento papá, por favor perdóname-le pedí entre sollozos.
-¿Porque tendría que perdonarte Nessie?, dime.
-Por haberme portado mal contigo, por ser tan traviesa a veces, por irme sin decirte donde estoy, por todo esto por favor perdóname...
-Oh Nessie, te entiendo y lo comprendo, comprendo porque lo haces, y por eso nunca me eh enojado contigo, eres solo una niña, una niña grande ante nuestros ojos, pero en realidad eres la más dulce pequeña que jamás tendré. - me contesto el separándome un poco de él para poder verme el rostro.
-Te amo, lo sabes ¿verdad?, eres lo mejor que alguien podría tener.
-Lo mismo digo yo de ti, aunque ultima mente eres lo mejor que muchas personas podrían tener, debo confesar que estoy algo celoso. -solté una risita,
-A todos los quiero, pero tú eres mi único papi.
-Ahora debo confesar que la que esta celosa ahora soy yo- confeso mama detrás de nosotros.
-Te amo- dijimos papa y yo al tiempo.
Los tres nos reímos.
Mama se nos unió, papá me dejo en el suelo y los tres nos estrechamos en un tierno abrazo
-Muchas gracias -murmuro papa-, gracias por permitirme tenerlas a ambas.
Mamá y yo lo miramos, sin duda nadie nunca encontraría alguien mejor que él.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jacobnessie-en.blogspot.ca/
NessieBlackCullen.E.N
Nuev@


Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 19

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Dom Mayo 05, 2013 9:16 pm

Hola!
Perdon por no haer publicado nada en los ultimos dias, me estaba mudando y he estado haciendo un monton de cosas que me mantuvieron ocupada. Diganme que tal les esta pareciendo la historia. No se si les esta gustando, si les gustaria otra cosa...Solo comenten algo. Si les esta gustando prometo montar el proximo capitulo el viernes y seguir los viernes porque estoy llegando mucho mas temprao a mi casa y me es mas facil los viernes que los sabados. Gracias Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jacobnessie-en.blogspot.ca/
NessieBlackCullen.E.N
Nuev@


Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 19

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Sáb Mayo 11, 2013 10:55 pm

Holaa!
Perdon por estar tan perdida. Ahi les dejo el proximo capitulo, espero que les guste, ustedes son la razon por la cual escribo esto, haganme saber si les esta gustando o no. Gracias! Very Happy

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________

EXTRAÑO

Después de terminar nuestro abrazo pregunte a mis padres que había pasado para que estuvieran tan alterados. Mamá miro a papá para que fuera él quien explicara. Él suspiro y me comenzó a explicar.
Resulto que el padre de mi papá – mi abuelo biológico – tuvo un hijo fuera de mi padre con una mujer que no fue la madre de mi padre – mi abuela biológica -. El hermano de mi padre se salvo de la gripe española por la cual mi padre estuvo a punto de morir, ya que en ese tiempo, al parecer, se habían resguardado muy bien en algún lugar de Europa. Mi abuelo – que raro sonaba eso – los había mandado allí ya que él había decidido casarse con Elizabeth – mi abuela – y la otra mujer no había sido más que una especie de diversión, y acepto irse con Frederick – mi tío – a Inglaterra. Por alguna razón, la gripe no les afecto y ellos siguieron su vida normalmente. Frederick se había casado y había tenido un hijo, su nombre era Philip. El también había decidido seguir su vida y había tenido una hija, llamada Madeline, quien tuvo otra hija a la cual no decidió ponerle el apellido del padre, era una madre soltera. El nombre de la chica era Abigail y según mi padre me decía, había venido desde Inglaterra hasta Tacoma para estudiar.
Mi padre llevaba un tiempo investigando de su historia y había descubierto todo eso, estaba dispuesto a conocer a Abigail – mi prima muy, muy, muy lejana – cuando ella tuvo un accidente. Hace poco tiempo había salido en el periódico que unos chicos de Tacoma habían salido a una excursión y habían tenido un accidente automovilístico, dos de ellos estaban malheridos y los otros tres habían muerto. Entre ellos estaba Abigail. Su madre todavía estaba viva, pero era un poco anciana y no había forma de que mi padre se acercara a ella con razones de que podrían ser amigos o algo así, papá aparentaba unos diecisiete y ella debía de tener unos cuarenta y algo. Al parecer Philip también seguía vivo pero estaba muy viejo, ¿a ver como se le explicaba que tenía un tío que aparentaba ser más joven que él, aparentaba porque papá tenía unos ciento once o algo así, no estaba segura.
Supe que el funeral sería muy cerca de aquí y que mi padre tenía planeado ir, así que mamá y yo decidimos acompañarle.
Mi padre decidió contarle a la familia lo que había pasado y ellos entendieron perfectamente.
Alice reacciono preguntando si teníamos algo para el funeral. Mamá contesto que sí, pero enseguida Alice le dijo que estaba segura que papá y yo nos vestiríamos bien pero que ella se vestiría con unos pantalones y una camisa fea. Mi pequeña tía enseguida fue a arreglar la ropa de mamá, y como no, aprovecho para hacerlo con la de papá y la mía.
Papá decidió ir conduciendo y nosotras aceptamos. Quedamos en decir que Abigail era una amiga que habíamos conocido un tiempo atrás y nosotros, pues nosotros éramos hermanos.
Me levante temprano en la mañana, el camino era por lo menos de una hora con la velocidad que papá manejaba. Me duche y me fui a poner el vestido que Alice me había preparado. El vestido era de color negro, de tirantes y cuando llegaba a las costillas tenía un cinturón y de ahí seguía hacia abajo hasta un poco más arriba de las rodillas en forma abombada. Hacían juego con el vestido unas bonitas baletas de color negro con una flor en la parte de arriba. Para complementar tenía un sweater tipo torero de color negro también, para cubrir un poco los hombros y los brazos ya que el vestido era bastante escotado, había que reconocerlo. Cuando me termine de vestir me arregle el cabello, lo recogí en una media coleta por la parte trasera y lo deje así. No usaba maquillaje así que no me preocupe por eso.
Mis padres y yo salimos de la casa y nos montamos en el carro de camino al funeral. Llegamos en menos de una hora y entramos.
-Esa de allí es Madeline – nos dijo papá, señalando a una mujer de unos cuarenta años, era rubia, sus ojos eran de color café, tenía una nariz respingada y era muy blanca.
Escuche a los chicos que estaban a su lado dándole sus condolencias.
-¿Cómo lo sabes? - le pregunto mamá confusa ya que nunca la había visto.
-Todas las mentes de aquí me lo confirman. – susurro él
Un hombre anciano se nos acerco. Las arrugas cruzaban toda su cara y parecía abatido. Sus ojos eran pequeños y de color café, su cabello estaba lleno de canas.
-¿Los conozco? – nos pregunto estudiándonos fijamente, especialmente a mi padre.
-No – le contesto mi padre - , éramos amigos de Abigail.
El hombre asintió.
-Es una pena lo que le paso – siguió papá - .Nuestras más sinceras condolencias.
-Si es una pena – susurro el hombre morando al piso - .Gracias por venir.
Los tres asentimos y el hombre se fue.
-¿Quién era ese? – pregunte.
-Ese era Philip. – me respondió mi padre.
-Tu… ¿sobrino? - siguió mamá en voz muy baja.
Papá soltó una pequeña risa entre dientes.
-Sí, el hijo de mi sobrino.
Esto de verdad era muy confuso. En fin…
La ceremonia comenzó y nosotros nos sentamos. Fue un bonito funeral, algunas personas cedieron hablar y dijeron cosas maravillosas de… ¿mi prima? No sabía cuál era nuestro parentesco.
Cuando salimos de ceremonia dimos nuestro más sincero pésame a Madeline, quien también nos pregunto quiénes éramos.
En el aparcamiento unos chicos comenzaron a decirnos cosas a mi madre y a mí y pararon cuando mi padre les miro con una mirada que da escalofrió.
Íbamos de regreso a Forks charlando, subiéndole un poco el animo a papá, aunque el ya estaba lo bastante bien. Se le veía mucho mejor.
-Y lo estoy. – dijo mirándome a través del retrovisor después de mi pensamiento.
-Lo sé. – le respondí con una pequeña sonrisa en la cara.
Lo siguiente que paso fue a una velocidad vertiginosa y estoy segura de que si no hubiera sido mitad vampiro no habría sabido que había ocurrido.
Íbamos pasando por una calle que estaba vacía, a una velocidad muy alta, cuando mi padre pego un frenazo que por poco me lleva desde el asiento trasero hasta el salpicadero, si no hubiera sido porque mi padre interpuso sus manos me hubiera golpeado. Mi madre y yo miramos desconcertadas a papá quien se bajo del auto y salió a la parte delantera. Mire al frente al mismo tiempo que mamá y vimos a una pequeña niña delante llorando, con la cabeza escondida entre sus manos. Nos bajamos con la misma velocidad que papá.
Llegamos al lado de la niña al mismo tiempo que mi padre. Nos miramos entre los tres preocupados. La niña no parecía tener ningún rasguño, papá había parado el auto a tiempo, la pequeña solo parecía llorar por el susto.
-Hola pequeña. – le dijo mi madre en tono muy suave al tiempo que se ponía a su altura.
La niña lentamente levanto su cabeza de sus manos y al verla mis ojos se abrieron como platos. Era Christie.
-Christie. – susurre.
Me hice al frente de ella e hice lo mismo que mi madre.
-Nessie. – dijo ella en un suave susurro.
De una forma inmediata ella me abrazo y comenzó a llorar descontroladamente. Me sorprendió un poco que hiciera esto, pero reaccione y la envolví también con mis brazos.
-¿Estás bien? – le pregunte.
-Sí. – susurro, sollozando.
-No te preocupes Christie. Estas bien. Cálmate. - estaba intentando calmarla.
Una suave llovizna comenzó y yo mire preocupada a mis padres, Christie se podría enfermar.
-Vamos al auto. – propuso mamá.
Papá asintió. Me despegue un poco de Christie, la alce en mis brazos y nos dirigimos con ella al auto, papá me abrió la puerta para poder entrar con ella que ahora sollozaba. Me senté en el asiento trasero con ella todavía apretándome. Al cabo de un rato parecía más calmada. Mis padres miraban preocupados desde el asiento delantero.
La despegue de mí y la mire. Le limpie las lágrimas con mis dedos y le di una pequeña sonrisa.
-¿Por qué estabas sola por aquí? – le pregunto mamá con más calma.
-No estoy sola – respondió ella -, estaba con Mark y Peter pero lance mi pelota y se perdió, yo salí corriendo tras de ella y vi el auto delante de mi y me dio mucho miedo. – confeso.
-¿Sabes donde están? – le pregunte.
El negó con la cabeza.
-¿Estás bien? – seguí.
-Sí, lo estoy.
Suspire de alivio.
-Deberías llamarlos, deben estar buscándola. – recomendó mi padre.
-Tienes razón – le conteste - .Pero no tengo sus números.
Seguían en ese papel…
-Creo que tú tienes una cosa llamada teléfono en donde podrías guardar los números – me recordó papá sarcásticamente.
Me encogí de hombros.
-¿Y qué haremos? – pregunto mamá.
-Ir hasta casa y que Nessie les llame – papá encendió el coche - .Tu les avisaras y la llevaras a casa ¿está bien?
Asentí con la cabeza.
Fuimos a casa con Christie, ahora más despacio, ella hablaba y nosotros reíamos de algunas de sus ocurrencias. Decidimos ir a la casa de mis abuelos, donde solo se encontraban Carlisle y Esme. Si los demás estuvieran la pobre Christie seria como la atracción principal.
Al llegar allá ella pareció quedarse atónita.
-Vamos. – le inste.
-Es una bonita casa. – murmuro atónita.
Sonreí y la comencé a guiar dentro.
Mis abuelos, afortunadamente, ya sabían que estaba pasando, mis padres les habían informado. No se sorprendieron cuando llegamos con ella.
-Entonces…Bienvenida – le sonreí - .Ven te enseñare el resto.
Ella acepto encantada. Le di una vuelta por toda la casa y ella quedo fascinada. Pregunto de quien era el piano que estaba en la salita y quien lo tocaba, le respondí que era de mi “hermano” Edward, pero el enseguida dijo que yo también sabia tocarlo. Christie me pidió que tocara algo y yo acepte. Cuando termine me dijo que le había encantado.
Esme cocino unas galletas y Christie comió algunas. Yo mientras tanto fui por el papel donde estaba el número de los chicos, hasta casa. Tome mi teléfono y cuando estaba a punto de marcar el teléfono sonó. Era Jacob.
-Jake. – le conteste entusiasmada.
-Hola – respondió - .Ya te estaba extrañando.
-Yo también – le respondí - .Extraño ¿no?
-Algo así.
Ambos nos reímos.
-¿Dónde estás? – me pregunto.
-En casa de mis abuelos.
-¿Qué te parece si llego allí en un rato? – propuso.
-Genial. Hay mucho que debo contarte.
-Llegare allá en un rato.
-Nos vemos.
Colgamos y recordé la razón por la cual había venido hasta aquí. Marque el número de Mark para informarle.
-¿Hola? – contesto después de un rato.
-Hola Mark, es Nessie.
-Oh…Hola Nessie.
-Mira llamaba para informarte de Christie. Pasa que…
-Oh por Dios. Por favor dime que la has visto y que sabes en donde está. – el parecía desesperado.
-Sí. Lo que paso fue que iba con mis hermanos en el auto y ella se entrometió en el camino…
-¡¿Le paso algo?! – pregunto desesperado.
-No, no. Ella esta perfecta – le calme - .Mira, ella está conmigo, no te preocupes, yo la llevare a casa.
-No sabes el peso que me acabas de quitar. Estaba a punto de un colapso nervioso.
-No te preocupes. – le calme.
-Gracias Nessie. Entonces…nos veremos luego. – ahora parecía más tranquilo.
-Sí, nos vemos luego.
Volví a casa rápidamente y encontré a Christie hablando con mis padres.
-Ya les avise. – informe tan pronto llegue.
-¿Y me debo ir ya? – pregunto Christie. Parecía un poco decepcionada.
-Supongo que sí. – le respondí.
-¿No me puedo quedar otro rato? – Pregunto - .Estoy pasándolo bien.
-Creo que no se molestaran si te quedas un rato más. – le respondí después de pensarlo un rato.
Christie se alegro y celebro.
Recordé que Jake iba a venir.
-Mam…Bella, Edward – corregí –, Jake va a venir.
-¿Y Christie? – pregunto mamá.
-Ella se puede quedar. Jake y yo podemos estar con ella. – propuse.
-No lo sé Ness… - dudo ella.
-Vamos. Christie se quiere quedar otro rato y Jake vendrá, no veo problema alguno. – proteste.
-Está bien. Ingéniatelas. – Acepto papá.
Sonreí.
Christie se acerco a mí.
-¿Qué quieres hacer? – le pregunte.
-Juguemos, fuera.
Acepte y salimos. El juego era que no me podía dejar coger de Christie, ni ella de mi, le puse la condición de que no se podía internar en el bosque, si lo hacia la llevaría de inmediato a casa. Ella acepto. Nos reímos mucho, yo hacía que corría lento para que ella pudiera alcanzarme y que yo no pudiera alcanzarla a ella. Estuvimos de esa forma un rato, riéndonos y corriendo, me sentía como una niña. Christie se canso y al hacerlo se acostó en el piso mirando al cielo, respiraba agitadamente. Yo la imite, me hice a su lado.
-Nessie. – me llamo.
-¿Si? – la mire.
-¿Te puedo preguntar algo?
-Claro – afirme.
-¿Mark nunca te ha dicho porque mamá no vino con nosotros? – pregunto en tono inocente.
-No Christie. Nunca hemos llegado a hablar de eso.
-Oh.
Pareció quedarse algo triste respecto a eso.
-¿Por qué me lo preguntas? – pregunte.
-Porque…nunca me explique porque mamá no quiso venir con nosotros. La extraño. – me explico.
-Christie…es normal que la extrañes – quería hacerla sentir mejor -, pero, ¿no crees que si no ha venid es por algo? Creo que debe estar terminando cosas en donde está y muy pronto estará contigo y Mark y Peter. Pero creo que por el momento está bien que este con esos dos, ¿no crees?
-Sí – esbozo una pequeña sonrisa - , está bien.
Le sonreí de vuelta.
-Por cierto – dijo – adentro dijiste algo sobre un…Jake. ¿Quién es?
Cuando Christie menciono su nombre un cosquilleo comenzó en mi estomago. No sabía porque tenía esas reacciones tan estúpidas últimamente. Debería estar acostumbrada a muchas cosas, pero no, últimamente me sentía extraña respecto a él. Mucho.
-Jacob es…mi mejor amigo – le conteste - . Es una persona maravillosa. Estoy segura que te caerá muy bien.
-¿Tu mejor amigo?
-Sí – puse una sonrisa tonta en la cara - .Espera a que lo conozcas.
Ella asintió con la cabeza.
Un momento después Jacob llego en su moto y nos miramos.
Me levante rápidamente y corrí hacia él. Jake me alzo y dio vueltas conmigo. Enterré mi cabeza en su cuello e inhale profundamente ese aroma que había extrañado tanto. Jake me dejo en el suelo y aprovecho para oler mi cabello. Ayer no nos habíamos visto y llevábamos todo el día de hoy sin vernos. Eso era mucho tiempo.
-No sabes cuánto te extrañe – murmuro contra mi pelo.
-Supongo que lo mismo que yo.
-Tal vez. – dudo.
-Oh. Tengo alguien a quien presentarte.
Me despegue de Jake y voltee a mirar a Christie que se había quedado en su lugar, solo que de pie. Le hice un gesto para que se acercara, ella pareció dudarlo así que me acerque a ella y la tome de la mano. Ella parecía no notar mi alta temperatura, tenía que tener cuidado pero ella era muy pequeña para fijarse en esos pequeños detalles.
-Jake, ella es Christie. Christie el es Jake.
-Así que tu ere la famosa Christie – Jake se puso a su altura - .Nessie me ha hablado de ti y la verdad quería conocerte.
-A mí también me ha hablado de ti. – respondió tímidamente.
-Entonces es un gusto conocerte – le sonrió – .Mi nombre es Jacob.
-Es un placer conocerte Jacob. - Christie le sonrío de vuelta.
Jacob se irguió de nuevo y Christie me miro. Yo le sonreí.
-¿Y que estaban haciendo? – pregunto Jake.
-Estábamos en un juego, pero luego nos cansamos y nos acostamos en el piso. – le respondí.
-Entonces creo que ya descansaron bastante – siguió él.
-Sí – respondió Christie - , yo quiero volver a jugar, ¿podemos Nessie? – Luego miro a Jacob -, tú también puedes jugar con nosotras Jacob.
-Claro que sí. No tenía pensado quedarme fuera. – Jake me miro.
-No creo… – Christie me miro triste – Jake tú la llevas. – grite y salí corriendo con Christie a mi lado.
Jake salió detrás de nosotras dos, que íbamos riéndonos.
Seguía llevando mi vestido y mis baletas, pero no me importo. Sabía que Alice me iba a matar por ponerme a jugar con ese vestido pero tampoco me importo. No me importo nada. En realidad me sentía feliz, muy feliz, también me sentía libre de hacer lo que quisiera.
El día me paso de una forma muy corta y cuando menos pensamos ya estaba oscureciendo. Jake, Christie y yo nos habíamos pasado la tarde entre risas y juegos que proponía la pequeña. Tuve que llamar a Mark a decirle que llevaría a Christie un poco tarde, le explique que ella se quería quedar un rato más y el acepto. Al parecer Christie y Jake se levaban bien, como no. Entre los tres tuvimos una tarde bastante buena.
Decidí que ya era hora de llevar a Christie, había pasado casi todo el día aquí. Ademas ella ya estaba cansada.
Christie se despidió de los miembros de mi familia que estaban allí y nos fuimos hacia mi coche. Jake decidió acompañarnos.
Me senté en la parte del conductor, Jake en el asiento del copiloto y Christie en la parte trasera.
-¿Tienes música? – pregunto Jake cuando íbamos por el sendero para salir de casa.
-No, no he traído discos.
Jake frunció el ceño.
-Necesitas unos cuantos discos. Te voy a regalar unos que tengo, es más te voy a regalar el de mi banda favorita para que por lo menos tengas algo con los cual recordarme e ir escuchando buena música. – propuso.
-¿Y cuál sería tu banda favorita? – el escuchaba tantas bandas…
-The killers, ¿Qué otra? – pregunto como si fuera algo obvio.
-No lo sé. Es solo que escuchas tantas bandas que algunas veces me confundes.
-Tu falta de conocimiento acerca de mi me duele. – puso tono ofendido.
-No digas que no te conozco – advertí en tono amenazador. Jake y yo soleamos bromear así -, estoy segura que no ha habido, no hay y no habrá persona que te conozca más que yo. – asegure.
-No lo sé… - lo dudo. Lo mire con el ceño fruncido – Puede ser que si haya.
Le di un golpe en el brazo. Él me miro de forma inocente.
-Está bien – dijo -, tienes razón. Nadie más me conoce mejor que tu. – admitió.
-Eso está mejor – respondí con una sonrisa triunfal en el rostro.
Jake y yo reímos. Luego se hizo un silencio, espere oír a Christie diciendo algo, pero no, no paso nada, ella estaba en un silencio total.
Detuve el auto y mire hacia atrás. Christie estaba dormida. Ella debía de estar cansada, había sido un largo día.
Me di la vuelta y seguí nuestro camino.
-Es una niña muy alegre – dijo Jake al cabo de un rato.
-Sí – puse una pequeña sonrisa en mi rostro - .No sé porque Jake, pero de algún modo me identifico con ella.
-Debe ser porque las dos me ponen a correr detrás de ellas y sacando un nuevo juego cada vez que se aburrían del otro.
-Yo no te ponía a correr tras de mí todo el día – solo parte de él.
-¿Ah no? – levanto las cejas, incrédulo.
-Bueno tal vez si – admití.
-Lo ves, igualitas – rio por lo bajo.
Seguimos nuestro camino en silencio, hablando de muchas cosas, temas al azar y cuando menos pensamos ya estábamos en la casa de Mark y Peter. Me decidí no despertar a Christie, se veía que dormía plácidamente. La baje del auto cargada y Jake se ofreció a ir conmigo hasta la puerta, yo acepte.
Jake dio tres toques en la puerta y en poco tiempo Peter abrió.
-Hola Ness – me saludo con una sonrisa, luego miro a Jake - ¿Nos conocemos?
-Sí. Peter él es Jacob, mi amigo. Los presente el día que nos conocimos. – respondí antes de que Jake pudiera lanzar una de sus ocurrentes respuestas
-Ah, claro – me miro y luego a Christie - .Oh, vaya, entonces se durmió…ven, dámela.
Le entregue a Christie y el la acuno en sus brazos.
Mark bajo al instante, sonrió al verme pero al ver a Jacob se puso tenso. Se acerco a nosotros y tomo a Christie.
-Hola. – nos saludo.
-Hola – sonreí.
Jake tomo mi mano y me estremecí desde la cabeza a los pies.
-Claro – Mark sonrió y miro a Jake - .Entonces tu eres Jacob, por fin podemos hablar.
-Lo mismo digo. – contesto Jake con una sonrisa muy fingida.
Salí de mi atontamiento.
-En realidad, debemos irnos, me están esperando en casa. – dije con apuro.
-Entonces ya nos conoceremos en otra ocasión. – propuso Jake.
-Claro.
Nos despedimos de los chicos y fuimos al auto.
Yo también estaba exhausta y un bostezo involuntario me salió.
-¿Estas cansada? – me pregunto Jake.
-Un poco. – puse mi cabeza en su hombro.
Jake me tomo en sus brazos, paso una de sus manos por debajo de mis piernas y la otra la poso en mi espalda. Me levanto de una forma tan fácil que me sentía una niña pequeña.
-¿Qué haces? – pregunte, pasando los brazos alrededor de su cuello.
-Estabas cansada. – respondió sonriendo.
Me reí. Puse mi cabeza en su pecho y me quede allí. Sentía la mirada de Mark y Peter clavada en nosotros, pero no me importo.
Jake y yo llegamos al auto y lo abrí, él me abrió la puerta del copiloto y me sentó ahí, rodeo el auto y se puso al volante.
-Déjame conducir. – proteste.
-No. Estas cansada y puedes causar un accidente.
Yo no creía que eso fuera posible, pero aun así asentí.
El coche comenzó a avanzar de nuevo hacia casa de mis abuelos. Íbamos en silencio, yo estaba luchando con mis parpados para que no se cerraran pero era muy difícil. Escuche la risa de Jake y lo mire. Me miraba de forma divertida y no me había dado cuenta de que ya no estábamos avanzando.
-¿Por qué te detienes? – le pregunte.
-Deberías haberte visto, cierra los ojos y los abres inmediatamente. Es gracioso ver cómo te peleas con el sueño. – respondió con una sonrisa.
-Que bueno es saber que te divierto.
-Más de lo que crees.
Fruncí mi ceño. Le di un manotazo a Jake en el brazo como juego y antes de que pudiera retirar mi mano por completo, él me cogió de la muñeca y comenzamos un forcejeo. Ambos nos comenzamos a reír y seguimos en nuestro forcejeo. Jake consiguió tomar mis dos manos en una de las suyas, me las sujeto y puso su otra mano en mi mejilla.
-Gane. – murmuro.
-Solo porque te deje ganar. – dije en el mismo tono que el.
-¿Segura?
Nuestras risas se habían ido apagando y ahora nos estábamos mirando a los ojos. Jake tenía su mano en mi mejilla y comenzó a acariciarme con su pulgar. Me estremecí con ese contacto y exhale todo el aire. Un cosquilleo comenzó en mi estomago y mi corazón comenzó a latir como un loco y el de Jake también.
Todo esto me parecía muy extraño, últimamente todo en mi estaba reaccionando de una forma muy extraña cuando Jake hacia algo como eso. Sentía cosas que nunca en mi vida había sentido y esto me lleno de temor. Me separe de Jake rápidamente y mire hacia la ventana.
En poco tiempo ya estábamos en la casa de mis abuelos. Papá estaba serio, y yo sabía por qué.
Jake se fue al poco tiempo y mis padre y yo también. Cuando llegamos me fui directo a mi habitación. Me tire en la cama y comencé a pensar en el día de hoy. Había sido un muy buen día, me había divertido mucho, había conocido parte de mi familia biológica y todo había terminado bien. Recordé la ultima parte del día y me estremecí, los ojos se me cerraron al recordar la cercanía que habíamos tenido Jake y yo y me mordí el labio inferior.
-Renesmee. – advirtió mi padre.
-Solo fue un pensamiento. – me defendí.
Un pensamiento que me traía muy pensativa. No sabía qué era lo que estaba pasando pero definitivamente mis sentimientos por mi mejor amigo estaban cambiando de una forma que no comprendía y debía averiguar cuánto y de qué forma lo estaban haciendo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jacobnessie-en.blogspot.ca/
NessieBlackCullen.E.N
Nuev@


Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 19

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Dom Mayo 19, 2013 1:57 am

Alguien esta leyendo el fic? Debo saber si lo continuo o no... Sad
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jacobnessie-en.blogspot.ca/
pauly21
Nuev@


Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 04/06/2012

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Lun Mayo 20, 2013 4:34 pm

yo si lo leo:) lo que pasa que no he podido comentar antes porque estoy con exámenes y no he tenido tiempo para nada y seguro k hay más gente leyéndote aunque no comenten Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
NessieBlackCullen.E.N
Nuev@


Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 19

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Jue Mayo 23, 2013 5:31 am

Muchas gracias por el apoyo. El proximo capitulo lo publico el viernes. La cosa es que no sabes nunca si alguien lee o no y es un poco frustrante. El viernes sigo montando Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jacobnessie-en.blogspot.ca/
aural97
Nuev@


Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 20/05/2013

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Vie Mayo 24, 2013 10:16 pm

di ke si mi paulita21 k tu me descubriste el foro y a ti NessieBlackCullen.E.N k si k mucha gente lo lee lo k pasa es k son lectores fantasma pero yo te animo a k sigas xk kiero ver donde termina esta historia por fiiiiiiii un besito lol! cheers
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
NessieBlackCullen.E.N
Nuev@


Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 19

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Sáb Mayo 25, 2013 3:09 am

Hola! Gracias por el apoyo. Aqui les dejo el proximo capitulo, espero que les guste. Les voy a adelantar algo sobre el proximo capitulo al final.
_____________________________________________________________________________________________________________________________________

COMIENZO


El tiempo pasa de una manera rápida, pero cuando deseas algo y eso está cerca sientes que los segundos pasan como minutos y los minutos como horas.
Así me pasaba a mí. A tan poco tiempo para entrar a la escuela todo se me pasaba muy lento. Pero pasa. Y hoy ya era el día en que iba a comenzar una nueva vida, o algo muy parecido.
Había estado hablando con Mark y Peter y nos habíamos llegado a ver unas veces. Christie había pasado un muy buen rato conmigo según ellos me dijeron, ella misma me lo confirmo una vez. Volví a ir a casa de ellos unas dos veces más y, cómo no, fue muy divertido. Mark y Peter eran mis amigos humanos.
En todos los sentidos mi vida iba mejorando. Menos en uno.
Mis sentimientos hacia mi mejor amigo.
Poco a poco fui descubriendo cosas que me fueron dejando atónita respecto a Jake. Desde el día en que fue el funeral me siento, de alguna forma, extraña con él. Reacciono de una forma extraña cada vez que me toma de la mano, que me acaricia la mejilla o me da un beso en esta. Las cosas se volvieron cada vez más extrañas pero yo no he podido descifrar que me sucede con él. Pasamos mucho tiempo juntos y aun así yo sigo en lo mismo…no sé como sentirme con respecto a él. Yo intento comportarme de una manera normal, como si nada estuviera pasando, como si no supiera que no es lo mismo. Pero fracaso absurdamente, mis mejillas al ponerse rojas y mi corazón latiendo de forma desbocada me delatan. Hay momentos en los que me descubro pensando en él, en su sonrisa perfecta, su brazos fuertes abrazándome, en sus hermosos ojos negros, en sus bromas, el sonido de su voz, en su físico perfecto, en todo, todo acerca de él. Me siento desconcertada cuando veo que, al pensar en eso, una sonrisa tonta se hace en mi rostro.
El estridente sonido del despertador me sobresalto, sacándome de mis cavilaciones. Ya llevaba despierta un buen rato, tal vez unos treinta minutos, pero no me había querido levantar de mi cama. Me levante rápidamente con los nervios a flor de piel y me fui directo a la ducha. Salí de la ducha después de un largo baño, fui a mi habitación y me puse la ropa que había preparado mi querida tía Alice. Consistía en una camisa suelta de color rosa palo con un estampado de color negro en la mitad, un pantalón pitillo blanco con unas botas cortas del mismo color de la camisa y como era un día frio, un suéter de rayas blancas y azules.
Me mire al espejo y sonreí. Me gustaba mi apariencia el día de hoy, me veía bien. Pero me faltaba algo. Unos accesorios, mi collar y mi brazalete. Fui hacia mi mesita de noche y los tomé. Me puse mi colar y mi brazalete y ahora sí que mi atuendo estaba completo
Fui al baño y me desenrede el cabello. No sabía que me podía hacer en el cabello, así que decidí dejarlo suelto.
Salí del baño y me dirigí al saloncito, donde me esperaban mis padres. Se acercaron a mí con rapidez y me envolvieron en un cariñoso abrazo, el cual yo les correspondí. Terminamos nuestro abrazo y ellos me miraron.
-Cariño, estamos muy orgullosos de ti – mamá sonrió - , sabemos que te ira muy bien, aunque solo vaya a ser por un año.
Exacto. Un año. Eso era lo que habíamos decidido, solamente haría un año en la escuela, el último, junto con Mark y Peter.
-Decidimos hacerte algo pequeño para hoy – revelo papá sacando una pequeña cajita con un moño arriba - .Esperamos que te guste.
-Papá, mamá, no se hubieran molestado, es suficiente con todo lo que me han dado.
-Míralo primero. – dijo papá.
Me entrego la pequeña cajita con una sonrisa en el rostro, mire la cajita y luego a ellos, me asintieron instándome a abrirla, volví la vista a esta y retire el moño, abrí la tapa y mis ojos se abrieron como platos cuando vi el contenido. Era un brazalete de oro con un gran corazón en la mitad que tenia en una letra cursiva y muy bonita plus que ma prope vie.
-Ya sabemos que lo sabes pero es solo otro pequeño recordatorio. – susurro mamá.
-Es…maravilloso. – les sonreí a ambos.
Me encanta eso. Sabía que mis padres me amaban, pero ellos no querían que lo olvidara nunca y esos pequeños detalles de su parte me encantaban. No encontraba una mejor forma de comenzar un día y en especial una nueva etapa de mi vida.
Envolví a mis padres en un abrazo y ellos me lo correspondieron. Luego salimos y nos dirigimos a casa de mis abuelos, donde me recibieron con emoción. Antes de marcharme, Jake me llamo y me deseo buena suerte y me dijo que tenía una sorpresa, yo insistí que me dijera mas él no lo hizo. Después de colgar me monte en mi auto y me fui a la escuela.
Llegue al instituto con mis nervios flotando a mí alrededor. Note las miradas de todos los alumnos que estaban en el aparcamiento encima de mí. Mejor dicho, encima de mi auto, porque a mí no me podían ver ya que los vidrios estaban arriba y eran tintados. Encontré un lugar en el aparcamiento vacio y puse hábilmente mi auto allí. Respire hondo antes de salirme de allí. Tome mi bolso y salí del auto. Note las miradas de todos puestas sobre mí, era lógico, yo era la nueva. Forks era un pueblo pequeño en donde la mayoría de la gente se conoce, por no decir toda, y que una chica a la cual nunca habían visto apareciera por ahí debía ser toda una novedad.
-Nessie. – llamo una voz atrás de mi.
Me gire a buscar quien era él que me llamaba y me tope de frente con Mark y Peter.
-Hola. – les salude con una sonrisa en la cara.
-Te estábamos buscando. – me hizo saber Peter.
-Oh, acabo de llegar.
-En fin – suspiro Mark - .Ahora que ya estamos aquí, vamos dentro. – propuso.
Ya teníamos nuestros horarios, los chicos y yo habíamos quedado para recogerlos. Habíamos coincidido en unas pocas clases pero ya habíamos quedado para el almuerzo.
Llegamos al pasillo y nos dividimos. Mark y Peter tenían su primera clase juntos, lengua; y yo tenía una por separado, historia. Seguí recorriendo los pasillos con las miradas de varios estudiantes encima de mí. Intente no prestarles atención, mas había uno que otro que me hacia sonrojar y sentirme incomoda.
Acelere mi paso y llegue al aula de historia, ya habían varios estudiantes sentados, algunos con alguien a su lado, otros solos. Busque un asiento que estuviera completamente vacío y lo encontré, estaba por la mitad del aula. Me dirigí allí y deje mi bolso en la parte trasera de la silla. Me comencé a aburrir y saque uno de mis cuadernos y un lápiz y comencé a garabatear lo que se me venía a la cabeza por la parte trasera de este.
El aula se comenzó a llenar poco a poco, varios de mis nuevos compañeros me miraban y se sentaban con alguien que a lo mejor ya conocían. Escuche varios comentarios de mí, hasta unos chicos pensando en acercarse a mí. Paso algo que realmente no me esperaba. Una chica se sentó al lado mío, puso su mochila en la parte trasera de la silla y me miro.
-Hola. – me saludo.
-Hola. – le respondí tímidamente.
-Mi nombre es Emma Carter. Soy del consejo de bienvenida. – me informo.
Puso una mano sobre la mesa y puso su barbilla sobre su mano, parecía estar esperando algo de parte mía.
-Yo soy Renesmee Cullen. – me presente.
-¿Cullen? – Pregunto extrañada - ¿Eres familiar del famoso doctor Cullen? - asentí con la cabeza -.Es extraño. Nunca te había visto por Forks.
-Oh no. No soy de Forks. Llegue hace poco. – me estaba basando en la historia que mi familia había ideado, esa que Emmet había pensado.
-Ah. Entonces, ¿De dónde eres? – pregunto con verdadero interés.
-Vengo de Portland. – conteste escuetamente.
-¿Y porque pasaste de Portland a Forks? – siguió, demostrando más interés.
-Mis padres murieron en un accidente hace un tiempo – me decidí contarle toda la historia para terminar de una vez - .Mi padre era hermano de Carlisle y ellos me acogieron cuando paso el accidente.
-Lo siento mucho. – me dijo con una sinceridad absoluta.
-Tranquila. Ya paso.
Ema decidió cambiar el tema. Ella me hablaba y yo respondía. Nos quedamos así hasta que el profesor entro. Ella era un poco más baja que yo, yo media 1,70 y ella debía medir 1,68, no había mucha diferencia. Era delgada, su cabello rubio era largo y liso, le llegaba a la mitad de la espalda, su rostro tenía unas cuantas pecas y se notaba que era una de esas chicas entusiastas que se apuntaban para todo. Sus ojos eran de color azul, su nariz era respingada y siempre mantenía una expresión feliz, siempre sonreía.
El profesor se presento y mostro los temas que íbamos a ver en este curso. Me parecieron unos temas bastante sencillos, ya los había visto todos.
Así fue con el resto de clases. Resulto que Ema tenía unas asignaturas en común conmigo y ella decidió sentarse a mi lado en estas. Descubrí que era una persona muy graciosa, tenía novio, había vivido siempre en Forks, vivía con sus padres y mil cosas más que ella decidió contarme.
Hasta que por fin llego la hora del almuerzo. Salí rápidamente de la clase de matemáticas y me dirigí a la cafetería. Al entrar a la cafetería vi a Mark y Peter en una mesa charlando animadamente. Tome una bandeja, la llene poco y me dirigí a la mesa.
-Ness – me sonrió Mark.
-¿Cómo ha sido tu día? – pregunto Peter.
-Hasta el momento bien – mire mi bandeja y decidí comer primero una ensalada, era lo que se veía mejor - , ¿Qué tal ustedes?
-Bastante bien. Estuvimos en la mayoría de las asignaturas juntos – me informo Mark – Bastante gente se nos acerco a preguntarnos de dónde veníamos, nunca nos habían visto.
-Forks es un pequeño pueblo, todos se conocen – comente – .Debe ser bastante extraño ver un par de chicos como ustedes, ya saben, todos bronceados y con sus ropas de marca. – me burle
-Y tu tampoco estas para hablar – Mark siguió la broma - .Vienes vestida con una ropa que si debe ser cara, en un auto de lujo y por si fuera poco, creo que todas las chicas de aquí no deben quererte y ni siquiera te conocen.
-¿Por qué lo dices? – pregunte confusa.
-Debes estar bromeando – dijo Mark, abriendo sus ojos, Peter hizo lo mismo pero no pudo decir nada ya que se acababa de meter una papa frita en su boca - ¿No has visto que por donde pasas todos los chicos de esta escuela te miran?
Pues yo si me había dado cuenta de unas cuantas miradas pero no de todos los chicos por donde pasaba.
-Estas exagerando. – le dije.
-No lo estoy.
Estaba dispuesta a cambiar de tema cuando llego Emma con otros dos chicos y tres chicas. Se sentaron en la misma mesa en la que estábamos Peter, Mark y yo.
-Hola Nessie. – me saludo Emma.
Le había dicho que me llamara por mi apodo y ella lo estaba haciendo.
-Hola. – le respondí el saludo.
-Nessie, ellos son Michael, Jason – su novio, ella me lo había dicho –, Caroline, Lizzie y Jenna.
-Hola – les salude - .Ellos son Mark y Peter. – los presente.
Todos se saludaron. Michael era un chico alto, delgado, su cabello era de color castaño, sus ojos eran pequeños y de color café. Jason, tal y como me había dicho Emma, era un poco más alto que ella, del mismo tamaño mío, su cabello era castaño claro y lo llevaba peinado en picos, se notaba que Emma y él eran tal para cual. Lizzie era pelirroja, su cabello tenía un corte muy moderno, era muy blanca, casi tan blanca como mi familia, su nariz era respingada y su boca era pequeña. Caroline tenía su cabello de color negro azabache, su cara era ovalada, tenia rasgos asiáticos como sus pequeños ojos de color verde. Finalmente Jenna, quien era muy parecida a Emma, ambas eran rubias, con sus lacios cabellos largos, juraría que eran parientes.
-Ustedes también deben ser nuevos – dijo Ema, dirigiéndose a Peter y Mark - .Me presento. Soy Emma Carter, soy del consejo de bienvenida.
-Pues sí, somos nuevos – Peter sonrió.
Todos comenzamos a comer y a charlar, a conocernos. Todos eran muy divertidos y me cayeron bien enseguida. Llego una vez en la que me preguntaron por mi nombre y tuve que contestar, Emma también decidió agregar mi apellido y, cómo no, llegaron “¿Los famosos Cullen, los mismos que estudiaron aquí?”, y cosas como esas. Michael era el más gracioso de todos, no hacía más que carcajearme con sus historias y chistes. A Peter y Mark pareció que también les gustaron esos nuevos compañeros, pareció que se pasaron un muy buen rato. Al igual que yo.
El almuerzo estaba a punto de terminar cuando mi teléfono sonó. Era un mensaje. Fruncí el ceño extrañada ya que era un mensaje que venía desde el teléfono de mamá.
-ESPERO QUE ESTES TENIENDO UN MUY BUEN PRIMER DÍA Y EN ESPECIAL QUE RECUERDES QUE ESTA TARDE TE DARE UNA MUY BUENA SORPRESA. TE ESCRIBO DESDE EL MOVIL DE TU MADRE YA QUE…BUENO, TU SABES QUE NO UTILIZO EL MIO. JAKE.
Claro. Jake no usaba su móvil. Nunca lo llevaba con él, ya que, si ocurría una emergencia y se tenía que transformar…tendría que comprar uno nuevo muy seguido.
Sonreí ante su gesto y acto seguido me mordí el labio. ¿Sorpresa? ¿Qué estaba planeando Jake ahora? .Me tendría que quedar con esa duda el resto del día. O por lo menos hasta que lo viera.
-¿Qué te pasa Nessie? – pregunto Lizzie.
Levante mi cabeza rápidamente y los vi a todo mirándome con expectación.
-Nada. ¿Por qué?
-Porque tienes una sonrisa tonta en la cara – contesto Emma en forma entusiasta - .Y ese tipo de sonrisas no se ponen porque si.
Me sonroje. No me había dado cuenta de lo estúpida que estaba siendo. Una sonrisa tonta en la cara. Genial. Últimamente me pasaba mucho.
-No digas tonterías. – respondí a la defensiva.
-Lo tengo – exclamo Caroline - , ya lo sé. Esas son las mismas sonrisas tontas que pone Emma cuando ve a Jason. Eso solo significa que alguien más está enamorada.
Mark se puso tenso.
-Claro – afirmo Jenna, antes de que pudiera decir algo para defenderme - ¿Cómo se llama? ¿Quién es? ¿Cómo es? ¿Dónde estudia? ¿Está en esta escuela?
-No, no, no. No es nadie – respondí - .No estoy enamorada – marque la palabra con retintín - .Solo fue un tonto mensaje.
-Fue un tonto mensaje de alguien especial. – corrigió Emma.
Las cuatro se miraron en forma cómplice y soltaron unas risillas.
-Ahora esto si se pone interesante – dijo Michael - .Cuéntanos Nessie, ¿de quién fue el tonto mensaje?
-Un amigo – respondí rápidamente para zanjar el tema - .Es solo un amigo.
-Ya, claro. Solo un amigo. – dudo Caroline.
-Se llama Jacob. – soltó Mark y parecía algo enfadado.
-Con que Jacob ¿eh? – pregunto Michael.
Hubiera agradecido en ese preciso instante que llegara alguien con una jarra de agua helada y me la vaciara toda encima, porque ya debía parecer un tomate de lo roja que estaba.
-Es solo mi amigo – me defendí, ¿Qué acababa de hacer Mark?
-Vamos Nessie, confiésalo de una vez, no tiene sentido seguir ocultándolo. No nos burlaremos, es enserio – insistió Emma - .Vamos a ver, ¿De dónde se conocen?, o mejor, ¿Donde vive? ¿De dónde es? ¿Cómo es?
-Es mi amigo – decidí contestar esas preguntas para que no siguieran con esto - .Nos conocemos de siempre, somos amigo de la infancia – de mi infancia - .Es de la reservación. ¿Contenta?
-No. No me has respondido la pregunta más importante: ¿Cómo es? – Emma se inclino hacia delante, con los codos en la mesa y la barbilla en su mano.
-¿Me estas pidiendo que lo describa? – pregunte incrédula.
Ella asintió, y Lizzie, Jenna y Caroline hicieron lo mismo. Esto no podía ser verdad.
-No me puedo creer esto – masculle bastante incómoda, por cierto - .Es mejor que lo conozcan. – murmure.
-¿En serio? ¿Lo vas a presentar? – pregunto Caroline con una gran sonrisa en su cara.
Lizzie, Jenna y Emma pusieron la misma sonrisa.
-Solo si dejan de decir estupideces y prometen no decirlas delante de él – les advertí. Acto seguido sonó la campana, anunciando que ya debíamos volver a nuestras clases. Me puse de pie y tome mi mochila - .Si me disculpan me voy a clase de biología. – anuncie.
-Salvada por la campana – escuche que decía Lizzie a mis espaldas - .Mañana ya podremos hablar con Jacob.
Me gire rápidamente, con los ojos como platos de la sorpresa.
-¿Por qué mañana?
-Fácil. Lo conoceremos mañana. Si tú no le dices que venga, nosotras encontraremos la forma de comunicarnos con él. – informo Caroline.
Las mire con el ceño fruncido, me di la vuelta y salí de la cafetería hacia mi próxima clase.
Genial. Ahora que iba a hacer con Jake. ¿Por qué Mark había tenido que salir con eso? ¿Por qué yo ponía esa cara de tonta cada vez que Jake hacia algo? Mi Dios, estaba muy confusa.
En el trayecto a la clase también recibí esas atentas miradas de los estudiantes y me di cuenta que Mark y Peter tenían razón, todos los chicos me miraban y las chicas me lanzaban miradas llenas de envidia. Seguí como si no me diera cuenta de nada de esto. Entre en mi clase, me senté en uno de los asientos que seguía vacio, el cual pronto ocupo un chico que se sentó con varios chicos más alrededor, se notaba que eran amigos, y como no, también me miraban mucho, hasta llegaron a hablar de mí, fui el tema de conversación por bastante tiempo. Afortunadamente llego el profesor y dio comienzo a la clase.
El resto del día se me paso bastante rápido. Me di cuenta de que todo lo que iban a dar en las asignaturas que tenía, ya lo había visto con mi padre, esto iba a ser bastante fácil.
El timbre de la última hora, que anunciaba que ya era hora de ir a casa, sonó. Todos comenzamos a recoger nuestras cosas y guardarlas en nuestras mochilas. Yo estaba ansiosa, aunque no sabía porque, así que guarde mis cosas en una forma rápida y salí del aula. Cuando estaba cerca de la puerta de salida me encontré con Mark, Peter, Lizzie, Emma, Jenna, Caroline, Jason y Michael en esta.
-Tardaste un poco para salir – me regaño Emma - .Te estamos esperando aquí desde hace un buen rato.
-Lo siento.
-No importa – soluciono - .En fin, ¿Cómo fue su primer día? El mío fu bastante bueno.
Cada uno fue respondiendo y me di cuenta de que a todos nos había ido muy bien. Salimos del edificio y nos quedamos en el aparcamiento hablando.
Sentía una gran necesidad de irme a mi coche e irme a casa. No era porque no quisiera estar con ellos, al contrario, ahora eran algo así como mis amigos. Si me quería ir, era porque Jake decía tener una sorpresa y yo estaba bastante ansiosa por saber de qué se trataba. De pronto mi móvil vibro en mi bolsillo.
-TU MADRE ME DEJO SU MOVIL. AHORA QUE COMIENCE MI SORPRESA. HAGAMOS UNA CLASE DE JUEGO. COMENCEMOS. PRIMERO: BUSCAME. EN ESTE MOMENTO TE ESTOY VIENDO.
Mi vista se despego del móvil y me gire apresuradamente con la sorpresa en mi rostro. ¿Dónde estaba Jake?
-¿Qué te pasa Nessie? – pregunto Peter.
Me gire rápidamente para ver que todos me miraban extrañados. ¿Y ahora que decía? ¿Qué estaba buscando a Jacob? Emma, Lizzie, Jenna y Caroline vendrían conmigo a buscarlo. Sí, como para decirlo.
-Nada, nada. Solo estaba buscando mi auto. No recuerdo donde está. – invente.
-Ya, claro. Eso solo lo crees tú – me incrimino Caroline - ¿No es muy obvio? Mensaje de texto, buscando algo o más bien alguien. Eso solo significa una cosa – Caroline miro a Jenna, Emma y Lizzie de una forma cómplice - .Jacob esta aquí.
Las cuatro rieron y me miraron. Los chicos me miraron expectantes. Genial.
-Vamos a buscarlo. – propuso Emma, comenzó a caminar y todos le comenzaron a seguir. Se dio la vuelta y vio que yo me había quedado en mi lugar - ¿Qué estás haciendo Nessie?
-Yo no voy a ir. – no quería que lo encontraran.
-¿Cómo? – Parecía no creérselo - .Nosotros no sabemos cómo es él. Vamos Nessie, no puede ser tan malo.
Ella tenía razón. No tenía nada de malo que lo conociera. No se porque le estaba poniendo tanto misterio a esto. Suspire.
-Está bien. Vamos. – termine resignándome.
No llevaba ni tres pasos cuando un viento me trajo el olor de Jake. Era un olor que reconocería en cualquier parte. Venia de la derecha, por donde había aparcado mi auto esta mañana.
Gire mi rostro y sonreí. Ya sabía por dónde estaba.
-No me digas que ya lo encontraste. – dijo Lizzie, poniéndose a mi lado, como los demás.
-Eso creo. – confirme.
Comencé a caminar en la dirección de donde me había llegado el olor y lo vi. Mi sonrisa se ancho y la de él también. Jake estaba con una playera de color azul marino, unos pantalones vaqueros y unas zapatillas deportivas. No pude resistirlo y salí corriendo hacia él ante las miradas extrañadas de mis nuevos amigos. Cuando llegue a Jake me arroje a sus brazos y él me levanto del suelo y me abrazo. Jake y yo nos comenzamos a reír. Él me dejo en el suelo.
-Te encontré – dije - .Gane este juego.
-Sí – reconoció - .Y esta es apenas la primera parte de tu sorpresa.
-Ya quiero ver la otra.
-Son varias. – revelo.
-Me parece perfecto – afirme con aprobación. Jake me tomo la mano. Escuche un carraspeo a mis espaldas y me di la vuelta. Mis amigos estaban ahí – Por poco lo olvido. Emma, Jenna, Lizzie, Caroline, Michael, Jason, él es Jacob. Jake, ellos son mis amigos. Ya conoces a Mark y Peter.
-Gusto en conocerlos. – dijo Jake con una sonrisa en la cara.
Todos parecieron quedarse en un estado de aturdimiento y yo no comprendía porque. Emma fue la primera en salir de ese aturdimiento.
-Gusto en conocerte también – respondió con una pequeña sonrisa.
Los demás parecieron salir también de ese trance y respondieron.
-Bueno – dije después de que hubieran terminado los saludos - , creo que es hora de irnos. – le dije a Jake.
El asintió.
-Chicos, fue un placer. Nos vemos mañana – me despedí de todos con una gran sonrisa en la cara.
Ellos dijeron adiós a su manera, quede en encontrarme con Peter y Mark en el aparcamiento al día siguiente y se fueron.
-Ahora que estamos solos – dijo Jake - , dame las llaves del coche.
-¿Qué? – no sabía si había escuchado bien.
-Así es, yo conduzco. Vamos a una parte que yo conozco y tú no.
-Me puedes dar instrucciones.
-Prefiero conducir.
A regañadientes le entregue las llaves. Jake sonrió y se metió en el coche al tiempo que yo lo hacía por el lado contrario.
-Ahora cuéntame cómo fue tu primer día.
Comencé a contarle todo lo que había hecho en el día, desde que llegue hasta que salí.
Poco a poco Jake nos fue acercando a un bosque, no me había querido decir que íbamos a hacer, yo seguía insistiendo más él seguía diciendo que no. Detuvo el auto.
-Ven, vamos – me insto mientras abría la puerta.
Llego antes de que yo pudiera, a abrir mi puerta. Salí del auto y el me tomo la mano.
-Espero que estés preparada para caminar – comenzamos a internarnos en el bosque - .Aun así es poco lo que debemos caminar.
-Jake, no soy la una damisela en peligro. Hoy no debemos preocuparnos por mis tacones. – bromee.
El rio.
-Si lo fueras, yo sería el caballero de armadura que te salvaría.
La sonrisa se esfumo de mi rostro. Eran ese tipo de comentarios los que me hacían ponerme roja, como tomate. Era culpa suya que mis sentimientos fueran una enredadera.
Seguimos en silencio unos cuantos pasos más, hasta que Jake me soltó la mano, se fue a mis espaldas y me cubrió los ojos.
-¿Qué estás haciendo? – pregunte con una risilla.
-Preparándote para tu sorpresa.
Dimos unos cuantos pasos más y nos detuvimos.
-¿Lista? – pregunto Jake.
-Sí, estoy lista.
-¿Segura?
-Sííííííí.
Jake se apartó y me dejo, por fin, ver.
En la mitad de muchas flores había una pequeña cajita de regalo. Mire a Jake.
-No tenías porque…
-Claro que si – me interrumpió - .Fue tu primer día. Además ya me libro del regalo de cumpleaños. – Intento bromear.
-Jake, de verdad que no.
-Primero míralo y después protesta.
Al ver que no me acercaba, Jake fue, tomo la cajita y me la tendió. La tome. No me parecía bien que el gastara su dinero en mí. Era absurdo.
-Vamos Ness. – me insistió.
-No debiste haber gastado dinero en mí.
-Valió la pena. Lo vi y pensé en ti, estoy seguro que te gustara. Además es una forma de que no te olvides de mí
-Yo nunca me olvidaría de ti.
-Vamos Ness, ábrelo de una vez.
Puse los ojos en blanco. Mire la cajita y me decidí abrirla. Dentro tenía dos dijes. Uno de un lobo. El otro era un pequeño trébol de cuatro hojas. Mire a Jake. No sabía porque el trébol.
-El lobo queda más que claro – comenzó a explicar. Asentí - .Bueno, pues el trébol tiene un significado, me lo dijeron cuando lo compre – me miró fijamente - . Se supone que la primera hoja es para la esperanza, la segunda para la fe, la tercera… - dudo – creo que será mejor que lo descubras por ti misma, y la cuarta es para la suerte. El trébol de las cuatro hojas da buena suerte, favorece la riqueza y… y la riqueza, eso es todo.
-Me estas ocultando algo. ¿Qué significa la tercera?
-Nessie averígualo por ti misma.
-¿Qué tiene de malo que tú me lo digas? – él había despertado mi curiosidad y yo era bastante curiosa, que puedo decir.
-Nada. Solo que re lo dejo como tarea.
-Oh, vamos Jake. No me hagas esperar.
-Ahora tienes una tarea – extendió la mano - .Dame los dijes, los pondré en tu brazalete.
-¿Puedes ponerlos sin nada?
-Es bastante sencillo.
Le pase los dijes. Primero puso el del lobo y luego el trébol. Ahora el brazalete que me había dado Jake también tenía dos bonitos dijes. Dos dijes que me recordarían a él.


Jake y yo nos pasamos el día en esa pequeña parte del bosque, gastándonos bromas y charlando. Como siempre, me pase el mejor de los días con él. Me conto algunas anécdotas de sus días en la secundaria. Después me llevo a casa de mis abuelos.
Mi familia entera se reunió y comenzaron a llenarme de preguntas, luego comenzaron a hablar de los profesores que ellos habían tenido, los mismos que los míos, no habían cambiado.
Me fui con mis padres a la cabaña. Prepare mis cosas para el día siguiente e inmediatamente me senté en el ordenador. Busque el significado de los dijes.

TREBOL DE CUATRO HOJAS
El trébol de las cuatro hojas da buena suerte, favorece la riqueza y el amor.
Nos protege y nos ayuda a encontrar el amor de nuestra vida.
Según leyenda, la primera hoja es para la esperanza, la segunda para la fe, la
tercera para el amor y la cuarta para la suerte.


Me quede atónita e impactada con esa información. Si las cosas ya las encontraba difíciles con Jake, ahora las veía mucho más complicadas. Jake me quería, lo sabía. Pero acaso ¿Me amaba? Tal vez más que a una amiga. Y si era así ¿Me lo estaba queriendo decir al regalarme el trébol?
Me fui a la cama con un montón de dudas llenándome la cabeza. No me importaba si mi padre sabía lo que estaba pensando. Eso fue lo que menos me importo. Lo más importante era, tal vez, el mensaje. Jake me amaba. Y yo creía, que tal vez, podía sentir lo mismo por él. Tal vez era eso. Mis sentimientos habían cambiado así. Ya no quería a Jake como mi amigo. Lo quería a él como algo más. Lo quería como… ¿mi novio? Tal vez lo amaba. Tal vez quería que ese Jake y Nessie cambiara por un Nosotros. No lo sé. Necesitaba tiempo. Necesitaba pensar, saber que sentía algo más por él. Jake me lo había querido decir regalándome el dije, pero ¿Qué tal si estaba mal interpretando las cosas?
Di vueltas en la cama hasta que por fin me dormí.
Un sueño me lleno de aun más dudas. Un sueño que tenía un mensaje.
Amor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jacobnessie-en.blogspot.ca/
NessieBlackCullen.E.N
Nuev@


Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 19

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Sáb Mayo 25, 2013 3:11 am

Este es el adelanto:

Nessie esta mas confundida que nunca, no sabe que hacer o que sentir acerca de su mejor amigo.
Llega su cumpleaños con una gran sorpresa, viejos amigos, la confesion de un amigo y la revelacion de un secreto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jacobnessie-en.blogspot.ca/
pauly21
Nuev@


Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 04/06/2012

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Sáb Mayo 25, 2013 10:13 pm

que guay!! me ha encantado todo del capitulo, aunque lo admito lo que más me ha gustado ha sido la indirecta que le ha lanzando Jake a Nessie Wink Espero que pronto acaben juntos Wink
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
NessieBlackCullen.E.N
Nuev@


Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 19

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Dom Mayo 26, 2013 12:53 am

Si, la indirecta de Jake para Nessie fue una parte con la cual me diverti mucho escribiendo. Me puse a buscar algo asi que demostrara una indirecta muy directa y pense que un dije de corazon, era muy directo, entonces me parecio el trebol y ahi estaba. Me alegra que te guste el capitulo. Dentro de poco tiempo veras que estan juntos!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jacobnessie-en.blogspot.ca/
aural97
Nuev@


Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 20/05/2013

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Dom Mayo 26, 2013 1:20 pm

por dios si es genial la indirecta ya los kero ver juntitos sigue escribiendo k ya kero ver lo k va apasar porfiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ baba Muero
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
NessieBlackCullen.E.N
Nuev@


Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 19

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Vie Mayo 31, 2013 4:09 am

Jujuju!! Mañana el proximo capitulo. Esta super, yo me diverti mucho escribiendolo, es mi capitulo favorito hasta el momento!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jacobnessie-en.blogspot.ca/
NessieBlackCullen.E.N
Nuev@


Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 19

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Sáb Jun 01, 2013 3:50 am

Bueno, ahi esta el capitulo. Espero que les guste tanto como a mi. Comente como les parecio!
Yo pienso que hay una musica como que para cosa, entonces les dejo este link, ahi esta la musica que yo creo perfecta para una parte de aqui, cuando veas el simbolo Like a Star @ heaven , ahi es cuando creo que debe empezar la musica. http://www.youtube.com/watch?v=zMBTvuUlm98
Ese es el link!

________________________________________________________________________________________________________________________________________


LAS MEJORES COSAS LLEGAN CUANDO MENOS LO ESPERAS

Las cosas van cambiando poco a poco. Pronto me di cuenta de que era así. En la escuela no mucho había cambiado. El único cambio considerable habían sido mis amigos. Emma era ese tipo de persona con las cuales encuentras y, por decirlo de alguna manera, conectas. Emma y yo nos entendíamos de una manera perfecta. Con los demás también hablaba y se convirtieron en buenos amigos, pero no era lo mismo que con Emma.
Con Jake seguía la duda. Pero que se le va a hacer. No todo puede ser perfecto.
-Nessie – escuche la voz de Alice - .Despierta. Hoy es un día especial. No te puedes quedar en la cama. He estado esperando este día hace mucho tiempo.
Abrí mis ojos poco a poco y me encontré con mi madre, Alice, Rosalie y Esme mirándome. Alice se me lanzo encima y me envolvió en un abrazo.
-Feliz cumpleaños sobrinita. – chillo en mi oído.
Cumpleaños. Claro. Era Septiembre 10. Mi cumpleaños. Hoy por fin cumplía siete años. Aunque para los humanos, hoy cumplía diecisiete.
-Alice déjala – protesto mama - .Yo soy su madre. También le quiero dar un abrazo.
Alice, muy a regañadientes, se separó de mí y dejo paso a mi madre, la cual me envolvió en un abrazo tan fuerte, que casi me deja sin respiración.
-Mama.
-Claro, perdón – ablando un poco su abrazo - .Algunas veces olvido manejar mi fuerza. Es solo que estoy muy emocionada, muy feliz…No sé cómo explicarlo cariño. Feliz cumpleaños.
Luego vinieron Rosalie y Esme. Ambas me dieron sus correspondientes abrazos y besos en las mejillas. Dejaron que Alice me despertara porque querían felicitarme y porque tendría que ir a la escuela de todas formas. Si no, hubieran esperado a que yo despertara.
Cuando terminaron las felicitaciones por parte de mi madre, mis tías y mi abuela, me dirigí a la ducha. Me vestí y me arregle el cabello…Bueno, Rose lo arreglo. Y lo dejo liso. Súper liso.
Luego me dirigí a casa de mis abuelos, donde ya estaban mis tíos, mi padre y mi abuelo. Pase por los brazos de todos, con las correspondientes felicitaciones. Esme tenía preparado mi desayuno favorito, acompañado con una porción de tarta de chocolate.
Sabía que algo se estaba cociendo en casa. Algo especial por mi cumpleaños. Y sabía que Alice era el cerebro detrás de esto. A ella le encantaba organizar las cosas, no me extrañaría una fiesta o algo por el estilo, siempre hacia algo. Cuando ella veía la oportunidad, no la desaprovechaba.
Después de terminar mi desayuno, me fui a la escuela. Me pase todo el camino mirando mi teléfono. En espera de una llamada o un mensaje de Jake. En cada uno de mis cumpleaños él había estado presente, es más, toda mi vida había estado presente. No recuerdo un solo día sin él, sin una sonrisa torcida, una sonrisa burlona, una sonrisa que hace arregla mi día de una forma en la que no puedo explicar. Recuerdo que cuando era pequeña, esperaba que el llegara de patrullar con los chicos de la manada, esperaba por el sentada en el porche de casa de mis abuelos, o mirando por la ventana apenas pestañeando. En mis cumpleaños siempre llegaba muy temprano con algún regalo, aunque yo le decía que era innecesario. Por eso se me hacía tan extraño que no me hubiera llamado ni nada.
Llegue al instituto, aparque el coche y entre en el edificio. También fue extraño no ver a Mark, Peter, Lizzie, Emma, Jenna, Caroline, Jason y Michael en el lugar habitual, es decir, a unos pasos de la puerta. Comencé a ir a mi taquilla con la esperanza de verlos por alguna parte, o que ellos me vieran a mí, pero no. Los encontré al lado de mi taquilla, al parecer, esperando por mí. Fruncí el ceño extrañada. Cuando me vieron se acercaron a mí, Emma a la cabeza.
-Feliz cumpleaños Nessie.
Los demás dijeron lo mismo.
-¿Qué te pasa? – Pregunto Mark - .Pareces extrañada.
-Lo estoy – pregunte aturdida - .No creía que lo recordaran.
-¿Cómo dices eso? – Salto Lizzie primero - .Eso solo son cosas que no se olvidan. O por lo menos no entre amigos.
Les di una débil sonrisa. Entre amigos no se olvida eso, pero ¿y qué pasaba con Jake?
-Ahora si – dijo Emma - .No te comprendo. Ness, no pareces muy emocionada. Por lo general la gente está feliz en su cumpleaños. Pero tu no. Eso es muy extraño – Los demás asintieron, concordando con ella - .Vamos, confiesa. Que te trae así.
Jacob. ¿Cómo era posible que solo por él se arruinara mi día entero? Simplemente no podía dejar que eso pasara. Debía pensar que tal vez el estuviera de patrulla por la mañana y no había podido ni siquiera enviarme un mensaje.
-Nada – mentí.
-Sí, claro. Ve y dile eso a alguien más. Yo no me lo creo. ¿Qué pasa? ¿Acaso despertaste con una jarra de agua fría sobre ti? – siguió Emma.
Los demás prestaban atención.
-Está bien. Es solo que… - piensa Nessie, piensa – Hace un tiempo nunca hubiera imaginado este día sin mis padres – mentí, usando la historia de que mis padres habían muerto.
Sus expresiones pasaron a ser una de total lastima. No era eso lo que quería, pero ya no había marcha atrás. No les iba a decir que Jacob me había aguado el día. El día siguiente al que Jake había venido hasta la escuela a la salida, todos me habían dicho que Jacob era algo grande para mí. De ahí sus expresiones de sorpresa. Emma, Lizzie, Caroline y Jenna insistían que entre nosotros había más que una amistad, el problema era que yo no lo reconocía.
-No te preocupes Ness – dijo Mark - .Estoy seguro que tus padres no te querrán ver mal donde sea que estén. Además tienes a tu familia y a nosotros.
Le dirigí una sonrisa verdadera.
-Bueno, ahora mira tú taquilla. – estoy segura que Jenna lo dijo para cambiar a un tema más alegre.
Efectivamente, lo hice. Mi taquilla tenía adheridos unos papelitos que decían feliz cumpleaños. Les agradecí el gesto de todo corazón. La campana sonó, indicando que ya debíamos entrar a clases. Cada uno se fue por su propio camino para comenzar el día.
Me pase todo el día, entre cambio de clases, mirando mi celular. Revisando si había alguna llamada perdida o algún mensaje de Jake. Después de la hora del almuerzo decidí que no importaba, que me daba lo mismo si me llamaba o no, aunque sabía que era mentira. Me dolía que Jake no se hubiera acordado de mi cumpleaños. Pero no podía permitir que eso arruinar a mi día. Me repetí esto unas mil veces, tal vez así me lo podía creer.
La ultima campana sonó, por fin a casa. Tal vez Jake había esperado para felicitarme de frente. No me importa me dije.
Fui a mi coche después de despedirme, hasta el lunes. Hoy era viernes, no nos veríamos hasta el lunes.
Había logrado pasar la primera semana del instituto muy bien. Ahora esperaba poder terminar el curso del mismo modo.
Llegue a casa de mis abuelos, con la esperanza de ver a Jake allí. Me repetí millones de veces que no me importaba, pero yo sabía que no era verdad. Entre en la casa y encontré a toda mi familia allí. Ni una señal de Jake. Me dispuse a preguntar si sabían algo de él cuándo mi padre negó con la cabeza. Él ya sabía lo que estaba por mi cabeza y me miro con una expresión de pesar, se acercó a mí y me dio un fuerte abrazo.
-No te preocupes por eso – susurro en mi oído - .No sabemos lo que pueda pasar. No te amargues el día por él.
Le devolví el abrazo. Mi padre sabía cómo hacerme sentir un poco mejor. Suspire. Terminamos nuestro abrazo y mi padre me dedico una de sus sonrisas más brillantes. Yo le di una de las mías.
-Nessie, por fin llegas. No podía esperar a que llegaras. El día se ha pasado muy lento – rezongo Alice - .Pero ya estás aquí. Eso es lo que importa. Debes ver una cosa muy importante. – Me tomo la mano para que la siguiera.
Fui con ella hasta la salita donde ya esperaba el resto de mi familia junto con cuatro mujeres más y un joven de no más de dieciocho años, y toda mi familia de Denali.
-Renesmee – saludo Zafrina, se acercó a mí - .Mírate. La última vez que te vi eras toda una bebe. Ahora eres toda una mujer. Muy hermosa por cierto.
Le sonreí y le di un abrazo. Cuando era niña y los Vulturis estaban a punto de venir por nosotros, Zafrina y Senna vinieron a ayudarnos. Zafrina se convirtió en una persona muy especial para mí.
Después vinieron a abrazarme los de Denali. Tanya, Eleazar, Carmen, Tanya y Garrett. Exacto. Garrett se había unido al clan de los de Denali y ahora era un miembro más de mi gran familia. Por último pase a las dos mujeres que faltaban y al chico.
Los reconoci enseguida. Eran Kachiri y Huilen. Entonces el chico debía de ser Nahuel.
-Hola Renesmee – comenzó Huilen - .La última vez que nos vimos dije que cuando volviéramos a vernos serias toda una señorita y estaba en lo cierto. Tal vez no nos recuerde, soy…
-Huilen – la interrumpí con una sonrisa - .Lo recuerdo – me volví a Nahuel - .Y tú eres Nahuel. A ti también te recuerdo.
-Eso está muy bien Nessie – dijo Alice – .Y ahora, ¿Qué te parece si le muestras a Nahuel el bosque? Estoy segura que a él le gustara conocer por aquí.
-Claro. – respondí. Alice se traía algo entre manos. Lo acababa de confirmar.
Salí con Nahuel de la casa y me encamine con el dentro del bosque.
-Es bueno poder verte otra vez Renesmee – comenzó Nahuel mientras caminábamos - .Es verdad lo que decía Huilen, ahora eres toda una señorita.
-Gracias – respondí mientras sentía la sangre en mis mejillas - .Entonces, dime, ¿Qué ha pasado en estos años?
Nahuel comenzó a relatarme muchas cosas. Me hablaba de cómo era la vida en sur América, me dejo saber que su dieta había cambiado, ahora cazaba animales, era un vegetariano, como Huilen, como nosotros. Me dijo que los Vulturis habían ido por su padre, Joham, después de nuestro encuentro con ellos, me dejo saber que, al parecer, los Vulturis no le habían hecho daño, tan solo se lo habían llevado con ellos y que ya no sabía más de él. Sus hermanas corrieron directamente donde Huilen y el, y él se estaba encargando de ellas. Ellas no habían venido, se habían quedado en Brasil. No entendía porque los Vulturis se habían llevado a Joham y ya, eso fue todo, pero lo deje pasar, no me importo. Le conté a Nahuel acerca de los últimos años, algunas historias divertidas y cosas así.
Nahuel era una persona muy buena, me cayó muy bien.
Estábamos sentados el uno frente al otro, riendo de unas historias que le contaba sobre Emmet cuando una lluvia torrencial comenzó a caer. Ya lo veía venir desde la mañana, se había demorado un poco pero por fin había decidido caer.
-Creo que será mejor correr. – sugerí mientras me ponía de pie.
-Creo que estoy de acuerdo contigo.
Nahuel y yo emprendimos la carrera hacia la casa de mis abuelos y llegamos. Pero cuando lo hicimos ya era demasiado tarde. Nos habíamos adentrado mucho en el bosque y nos habíamos quedado allí por una hora, a lo mínimo, y para cuando llegamos, estábamos empapados.
Mi cabello que había estado perfectamente liso esta mañana, ahora estaba todo empapado.
Entramos en la casa.
-Sorpresa – dijeron los miembros de mi familia, los de Denali y mis amigos, al mismo tiempo.
Luego se oyó el grito de pánico de Alice. Y vino a mi lado.
-¿Qué paso contigo? ¿Qué paso con tu cabello? ¿Qué paso con tu ropa? – pregunto histérica.
-No sé si te has dado cuenta, pero afuera no hay un buen tiempo – respondí.
-Rose – la llamo Alice, ella se plantó a nuestro lado con paso humano. Alice la miro desesperada - ¿Crees que puedas hacer algo?
-Claro que sí.
-Está bien. Que los demás se queden aquí – me miro - .Tu vienes con nosotras.
Alice me llevo hasta el piso de arriba y Rose comenzó a secar mi cabello. Solo sentía unos pequeños tirones y la velocidad con la que Rose movía sus manos. Cuando ella termino, Alice ya tenía ropa preparada en la cama. Consistía en una camiseta con la manga hasta los codos, cuello en forma de V, de color rojo que iba pegado en la parte del pecho y seguía de forma suelta. Tenía unos pantalones pitillo de color negro y unas sandalias negras con un tacón no muy alto. Proteste con Alice para que me dejara usar mis converse pero fue imposible. Al final vi el resultado. En simples palabras, estaba muy bien. Mi cabello estaba en un bonito recogido.
Baje las escaleras y por fin vi quienes estaban allí. Estaban Mark, Peter y hasta la pequeña Christie, Emma, Jason, Michael, Caroline, Jenna, Lizzie, mi abuelo Charlie y Sue. Los salude a todos.
-¿Cómo has crecido tanto? – pregunto mi abuelo, examinándome atónito.
Mi madre lo miro.
-Ya lo sé – respondió el - .Solo lo que deba saber, y esto es algo que no tengo que saber.
Ella le sonrió.
Me aleje de ellos y me acerque a mis amigos. Estaban en una charla animada y por lo que me di cuenta, Christie era el centro de atención.
-Por Dios, Nessie, esta casa es preciosa - comento Jenna.
-Feliz cumpleaños Nessie. – dijo Christie mientras me daba un abrazo.
Me puse a su altura y le devolví el abrazo.
Les presente a mis amigos a Nahuel y todos comenzaron a charlar y bailar. Excepto yo. Me di cuenta de que Nahuel se había cambiado de ropa también. Tenía unos pantalones vaqueros y una camiseta y al parecer se la estaba llevando muy bien con Caroline.
Mark se acercó a mí y se sentó a mi lado.
-¿Qué haces aquí sentada? Deberías estar allí bailando y divirtiéndote.
-No tengo muchas ganas de pararme y bailar. Pero al parecer tú sí. Y dejaste a Christie bailando sola. No dejes a Christie bailando sola o te las veras conmigo. – Le advertí en broma.
-Hey, calma – levanto las manos - .No la deje bailando sola, esta con Peter y Jenna.
Sonreí.
-Ven Nessie. Bailemos. – Se puso de pie y me tendió la mano.
-Oh no. Yo no puedo bailar. De verdad Mark, soy pésima bailando.
Esa no era la verdad y sabía que estaba muy mal hacer eso. El problema real era Jacob. No me había dado ni una llamada en todo el día. Ni siquiera había venido. Lo había buscado con la mirada más de una vez, con la esperanza de que por arte de magia apareciera. Pero nunca lo hizo. Y eso me dolía mucho. Jake se había olvidado de mi hoy. Precisamente hoy y no creía que estuviera patrullando todo el día.
-Claro que puedes bailar – siguió insistiendo - .Vamos Ness.
-¿No me dejaras hasta que no vaya contigo?
-No. – sonrió.
-Entonces vamos.
Me puse de pie mas no tome la mano de Mark. Había un gran riesgo de que se diera cuenta de que mi temperatura no era normal. La canción que seguía era lenta, muy lenta. Mark se puso frente a mí y me puso las manos alrededor de la cintura. Rece mentalmente para que no notara mi temperatura, pero también porque la cercanía me afectaba, estábamos muy, muy cerca. Intente mostrar que eso no me importaba y puse mis brazos alrededor de su cuello. Y comenzamos a bailar.
-Te ves muy bien hoy, estas muy guapa. – Mark me estaba mirando directamente a los ojos.
-Gracias – sentía como me ruborizaba - .Tu también te ves muy bien.
Mark se acercó más a mí y yo me aleje otro poco.
-Ness, yo sé que puede ser muy pronto, pero no me lo quiero callar más – entendí el camino que iba a tomar la conversación - .Debes saber que me pareces una chica increíble y que en el poco tiempo en el que nos hemos conocido me has parecido la más increíble que he conocido. Ness, tú me gustas.
Emma ya me lo había dicho una vez. Me dijo que Mark no me veía como una amiga. Y ella tenía razón.
-Mark yo… - ¿Qué iba a decirle? No quería que nuestra amistad terminara, él se convirtió en una persona muy importante para mí, pero mis sentimientos por el no pasaban de la amistad.
-Lo sé, sé que es muy precipitado. Tan solo quería que lo supieras. No me podía callar más esto.
La canción termino y nos separamos. Sentí una mirada en la espalda. Alguien me estaba mirando. Di la vuelta y lo vi. Allí estaba. De pie, apoyado en una pared. Jacob. Mi corazón comenzó a latir como un caballo desbocado al verlo. Tenía una camiseta azul y unos vaqueros. Se veía muy bien. Y además tenía esa sonrisa torcida que lo hacía ver mejor. Me acerque a él.
-Feliz cumpleaños. – dijo mientras también se acercaba a mí con los brazos abiertos.
Cuando llegue donde él no le deje apretarme en un abrazo. Le di un puñetazo en el estómago. El casi ni se movió. Yo lo volví a golpear. Eso era por amargarme el día y por no recordar que yo existía. Quería golpearme a mí misma por haberlo dejado amargarme el día.
-¿Y lo dices por fin? Gracias. Estuve todo el día esperando una llamada, un mensaje, alguna señal de vida tuya en la cual dijeras por lo menos “buen día” – le estaba mirando directamente a los ojos para que entendiera lo que sentí - .Soy una estúpida. Deje que me amargaras el día. ¿Y esperas llegar y darme un abrazo y que yo actúe como si nada hubiera pasado?
-Nessie. Lo lamento mucho. De verdad que si – note que sus palabras eran muy sinceras, lo podía ver en sus ojos, junto a otros sentimientos que no supe reconocer - .Hubieron unas complicaciones en el día y no pude venir aquí antes. Y no quería llamarte ni nada de eso. Yo quería decírtelo de frente. No todos los días la persona más importante para ti cumple siete. Entonces, feliz cumpleaños Ness.
No sabía cómo lo conseguía, pero todo el enojo que sentía por él, se esfumo. Jake me estrecho en un abrazo el cual correspondí. Era el, no podía estar enojada con el mucho tiempo.
-Ven, vamos a bailar. – propuso.
-No Jake. No quiero bailar.
-Oh si – me tomo la mano - .Ya te vi bailando con Mark, ahora es mi turno.
Mark. Su confesión me estremeció. Pensé en contarle a Jake, el me ayudaría a decidir qué hacer con eso.
Jake me llevo con él a una parte más apartada. Me tomo de la cintura y yo rodee su cuello con mis brazos. Con Jake no me sentía incomoda haciendo eso. En realidad sentía un cosquilleo en mi estómago y cuando Jake se acercó más a mí, el cosquilleo aumento y mi corazón se sumó.
-Jake, tengo un problema – dije en tono de voz baja – y no sé qué hacer.
-¿Qué pasa?
No lo iba a decir en voz alta, entonces le puse la mano en la mejilla y le mostré lo que había pasado con Mark. Jake se alejó cuando le mostré que Mark me decía que yo le gustaba. Se alejó y salió por la puerta. Y yo lo seguí.
Una vez afuera vi que tenía los ojos cerrados fuertemente y apretaba la mandíbula. Estaba enojado. Muchísimo.
Estábamos afuera en la lluvia.
-Jake – dije suavemente - ¿Qué te pasa?
Soltó una risa amargada.
-¿Qué que me pasa? Creía que había sido muy claro Nessie – abrió los ojos y me miro, se acercó y me tomo por los brazos - .Simplemente no quiero…no quiero dejar a otro tomar mi lugar.
-¿Qué?
-Es lo que estas escuchando Ness. No quiero y no puedo dejar a otro tomar mi lugar porque yo te quiero, te amo.
-Yo también te quiero Jake. Eres mi mejor amigo.
Like a Star @ heaven -No, no me comprendes. Te quiero, no como a una amiga. Te quiero como a más que eso.
Y entonces lo comprendí. Eso era lo que Jake quería decir. En ningún momento había malinterpretado lo que Jake quería decir con el trébol que en ese momento colgaba del brazalete que él me había dado. Me quede atónita.
Jake pasó las manos a la parte baja de mi espalda y se comenzó a acercar a mí. Sin pensarlo envolví mis manos alrededor de su cuello y me puse en las puntas de los pies para alcanzarlo más rápido. Los tacones que Alice me había dado eran altos, pero no lo suficiente para llegar a la altura de Jake. Él se rio de mi intento.
Entonces ocurrió.
El primer contacto de nuestros labios fue maravilloso. Estábamos todos empapados y el frio calaba mis huesos, pero la boca de Jake estaba caliente, al igual que él, pase de tener un frio intenso a estar caldeada. Nuestras bocas se comenzaron a mover en un baile sincronizado, como si conocieran ese compas desde siempre.
Solo me di cuenta en ese momento de lo fuerte que eran mis sentimientos.
Lo amaba, lo amaba como nunca amaría a nadie, lo amaba tanto o más que mi padre a mi madre o mi madre a mi padre, lo amaba tanto que no dudaría ni un segundo en dejar todo por él, lo amaba tanto que daría mi vida por él; y lo mejor era que él me amaba de la misma manera, me lo había hecho saber de muchas formas pero solo me di cuenta en ese instante mágico y perfecto, en el que el resto del mundo desapareció y solo quedábamos él y yo.
Supe en ese instante que nunca habría nada mejor, Jacob y yo estábamos unidos de una forma u otra por el destino.
Ahí bajo la lluvia y la luna. Jake se separó un poco de mí.
-Perfecto. – murmuro con una sonrisa contra mi boca.
-Más que perfecto – sonreí.
Y nuestras bocas volvieron a acercarse pare seguir con ese instante perfecto.




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jacobnessie-en.blogspot.ca/
aural97
Nuev@


Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 20/05/2013

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Sáb Jun 01, 2013 12:12 pm

kiss babas por dios por dios voy a llorar k bonito por favor ya kiero saber k pasa sigue escribiendo rapido por favorrrrrr animo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
pauly21
Nuev@


Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 04/06/2012

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Sáb Jun 01, 2013 4:07 pm

ay por favor que monada:) y Nessie parece que al final no ha malinterpretado a Jake, que ganicas de saber ya lo que va a pasar
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
pauly21
Nuev@


Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 04/06/2012

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Sáb Jun 01, 2013 4:15 pm

por cierto Laurita luego soy yo la sensible que llora con las historias, pero anda que tu también...te recuerdo el musical? tu también lloraste aunque decías que no y ahora para que mentir yo he llorado cuando se besan bajo la lluvia y a ti poco te habrá faltado.
ASÍ QUE FELICIDADES NessieBlackCullen.E.N ERES UNA GRAN ESCRITORA, YA TIENES POR AQUI A UNA LLORANDO MIENTRAS LEE LAS ESCENAS DE AMOR (y mira que con las escenas de amor es con las que menos lloro) ASÍA QUE SIGUE ASI QUE LO HACES GENIAL Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
aural97
Nuev@


Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 20/05/2013

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Sáb Jun 01, 2013 4:47 pm

jo pauli no me pasas ni una k si k soy una sensiblera esk es tan bonito Embarassed affraid
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
NessieBlackCullen.E.N
Nuev@


Mensajes : 160
Fecha de inscripción : 18/03/2013
Edad : 19

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Sáb Jun 08, 2013 4:02 am

Muchisimas gracias por los comentarios. No saben cuanto me ayudan a seguir con el fic. Espero que este capitulo les guste mucho, yo me inspire y saque unas frases que me gustan muschisimo. En fin, no les entretengo mas, espero que les guste el capitulo. Les gusto?? Que tal?? Very Happy
________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Deseo

-Estas toda mojada. – dijo Jake, separando un poco sus labios de los míos.
A mí no me importaba. Estaba muy bien en ese momento. Perfecta. Me sentía completa, eufórica, perfecta. Era como si hubiera tenido una gran carga en mi espalda y en ese momento la hubiera soltado. Ahora por fin comprendía lo que sentía por Jake. Yo no quería ser simplemente su amiga. Yo quería más que eso.
Volví a acercarme a él, él se estaba separando poco a poco, yo no quería que se acabara ahora.
-No me hagas rogarte Jake. – sonreí.
-No sabes cuánto espere este momento – se separó de mí, mas dejo sus manos en mi espalda y yo las mías alrededor de su cuello - , pero no deberías empaparte.
Espera. ¿Jake me acababa de decir que hace tiempo estaba pensando en eso?
Jake me llevo dentro de la casa, al lado de la puerta, donde no había nadie.
-¿Desde cuándo? – pregunte con una sonrisa tonta extendiéndose por toda mi cara.
-¿Desde cuándo qué? – él estaba confundido, de verdad no me entendía.
-¿Desde cuándo estabas esperando eso?
-Desde hace mucho – dijo con una sonrisa, el entendimiento en sus ojos - .No te voy a decir cuánto exactamente, me haría lucir desesperado. Solo te diré que fue mucho tiempo.
-Te voy a contar un secreto – me acerque a él, mis labios en su oído y dije en voz muy baja - : Yo también estuve esperando eso hace mucho tiempo. Hasta soñé una que otra vez con eso. Pero es un secreto.
Me aleje y lo mire, puse un dedo en mi boca, como pidiendo silencio. Su sonrisa se amplió.
-Entonces cumplamos esos sueños una vez más. – dijo él.
Mi sonrisa se amplió, mi corazón comenzó a latir más rápido de lo usual y todo mi estómago fue atacado por un cosquilleo. Jake se comenzó a acercar a mí, rodeo mi cintura con sus brazos y tan solo nos separaban unos poco centímetros. Yo rodee su cuello y tome su cabello. Ahora no nos separaba nada. Comenzamos a aproximar nuestros rostros, tan solo unos centímetros, cuando…
-Jacob Black.
La voz de mi padre era amenazantemente baja. Nos separamos ipso facto. Mi padre estaba en el umbral que daba al pasillo para luego llegar a la sala de estar. Mi madre a su lado. Y los dos tenían la misma expresión severa en sus rostros, pasando las miradas de Jake a mí y viceversa.
-Edward Cullen. – dijo Jake con tono burlón y una gran sonrisa en su cara.
¿Acaso no se daba cuenta de que mis padres estaban muy enfadados? Esa palabra hasta se quedaba corta. Enfadados, estaban furiosos, eran como un volcán en erupción.
-No bromees conmigo Jacob, no ahora. – dijo mi padre.
Me acerque a él.
-Papa, te lo puedo explicar todo, tan solo…
-Nosotros hablaremos más tarde Renesmee – dijo mi madre - .Ahora ve adentro. Nosotros debemos hablar con Jacob.
-¿En serio? – Me di la vuelta y vi a Jake rodando los ojos - ¿Van a hacer un drama por eso?
-Ella es una niña Jacob. – respondió papá.
-No lo es Edward. Todos lo sabemos. Siempre lo supimos.
-Renesmee tus amigos ya se van. Charlie también. Entra y di adiós. Cuando ya no estén hablaremos. – papá ni siquiera me miro.
Hice exactamente lo que él me dijo. Dije adiós a mis amigos y a mi abuelo. Cuando todos se fueron, mis padres entraron con Jake en el saloncito. El resto de mi familia se quedó allí. Obviamente sabían lo que estaba pasando y sabían que a mis padres les molestaba muchísimo. Nahuel, Huilen, el clan de los Amazona y mi familia de Denali no estaban por ahí. Jake se posiciono a mi lado. Yo tome su mano y el apretó la mía, dándome apoyo.
El problema por el cual alegaban mis padres era que yo era una niña, que debía tomarme un tiempo. Pero yo era muy testaruda, como mi madre, y no quería que me separaran ahora de Jake. No ahora que por fin había descubierto que sentía por él. Todo termino en mis padres saliendo por la puerta a la cabaña. Yo me quedaría donde mis abuelos esa noche. Jake se fue a casa y ni siquiera pude darle ese último beso que había sido interrumpido momentos antes.
Subí las escaleras a mi habitación, me di una larga ducha, luego me puse mi pijama y me quede mirando el techo, pensando. Pensaba en cada palabra que había dicho con Jake. Pensaba en él, en sus brazos estrechándome fuerte, en sus labios contra los míos. Toque mis labios con las puntas de mis dedos. Luego recordé una de las cosas que les dijo a mis padres y que habían hecho que me desconectara casi por completo de la realidad: “Yo la amo” había dicho “Haría lo que fuera por ella Edward, tu mejor que nadie lo sabes” .Después de eso, mis padres se fueron…y Jake también.
Deseaba mucho que él estuviera allí. A mi lado. Deseaba mucho poder hablar con él. Saber cómo estábamos ahora, porque era claro que ya no éramos simplemente mejores amigos. Estaba segura de que esto nos llevaba a otra parte.
También deseaba hablar con mis padres. Yo los amaba. Y también entendía su reacción. Yo había crecido muy deprisa. Estaba segura que les hubiera gustado pasar más tiempo conmigo, seguir tratándome como a su niña. Y tenían todo el derecho. Solo habían tenido siete años, o menos. Entonces, si, los entendía perfectamente.
Me removí en mi cama. No era capaz de dormir. No después de este día. Y al final, el día no había acabado. Eran las 10:52 en mi reloj. Faltaba una hora y ocho minutos para acabar el día. Y se suponía que se debía pedir un deseo de cumpleaños. Está bien, ahí iba el mío.
Me levante de la cama y camine hasta la puerta. Mire que no hubiera nadie afuera y luego fui a mi armario. Me puse un pantalón y una sudadera con capucha, seguía lloviendo, me puse unas zapatillas deportivas y salí de mi habitación. Baje las escaleras con mucho cuidado de no hacer ruido y que no me atraparan, aunque era muy difícil ya que estaba en una casa llena de vampiros. Afortunadamente llegue a la puerta. Sentí una mano fría en mi hombro cuando la estaba abriendo.
-¿Vas a alguna parte? – pregunto la voz de Emmet detrás de mí.
Me di la vuelta. Él estaba sonriendo. Me había atrapado.
-O mejor debería decir, ¿vas a ver a alguien?
Maldije en mi mente. ¿Acaso era muy obvia?
-No – mentí. Debía lograr salir – Digo, si, si voy a ver a alguien Emm. Necesito hablar con mis padres. Voy a la cabaña.
-¿En serio? ¿Eso es lo mejor que has aprendido a engañar a la gente viviendo conmigo? – que bien que él lo pasara bien a mi cuenta - .Me decepcionas Ness. Creía que había hecho un mejor trabajo.
-Pero no te estoy engañando Emm. Voy a hablar con mis padres. – lo dije en el tono más inocente que tenía, junto con una cara que Alice sabía hacer para conseguir lo que quería, y yo copiaba muy bien.
-Lo siento mucho sobrinita. No puedes ver al perro ahora. Tu padre me mataría si supiera que te deje ir y más a esta hora.
-Pero Emm…
-No – me interrumpió - , no puedes ir. Ahora vuelve a tu habitación – él se veía serio pero se notaba que estaba luchando por contener una sonrisa - .Y ni se te ocurra intentar algo para salir por esta puerta, ni por ninguna otra.
Lo mire ceñuda y me fui resoplando y pisando duro hasta mi habitación. Remate mi perfecta actuación con el golpe de mi puerta.
Me tire en mi cama boca abajo. Mire mi brazalete y los dijes. Comencé a jugar con el pequeño lobo y el trébol. Debía ver a Jake, pero con mi intento de fuga, mi familia iba a estar vigilándome toda la noche. Y también todas las puertas de la casa. Pero no las ventanas.
Una sonrisa se extendió por mi rostro. Lo tenía. La ventana de mi habitación. Podía saltar a un árbol y alejarme lo suficiente hasta que pudiera comenzar a correr.
Espere unos quince minutos más en mi habitación, hasta que ejecute mi plan. Abrí la ventana sin hacer ruido y salte. Comencé a saltar de árbol en árbol, balanceándome de rama en rama, hasta que creí estar lo suficiente lejos para poder comenzar a correr sin que me escucharan. En mi familia todos eran más rápidos que yo, no mucho, pero si más rápidos. Mi ventaja era ser más ágil. Comencé a correr como alma que lleva el diablo hasta La Push. Debía llegar antes de que mi familia se diera cuenta, llamaran a mis padres y ellos vinieran por mí. Debía llegar a Jake. Jake. Pensar en llegar a él me dio más ánimos y corrí más rápido.
La lluvia se impactaba fuertemente en mí. Estaba temblando, llena de escalofríos y me estaba congelando cuando llegue al límite fronterizo con La Push. Me detuve y tome un respiro. Luego seguí. Cuando vi la casa de Jake desacelere el paso hasta llegar allí. Me pare en la puerta y sin dudarlo ni un segundo, toque. Al segundo siguiente me arrepentí. ¿Qué tal si Jake no estaba? ¿Y si era Billy quien abría la puerta que haría?
El vaho que salía de mi boca se mezclaba con el aire. Comencé a pensar que tal vez Jake no se encontraba en casa cuando alguien abrió la puerta. Era Jake. Tenía la misma ropa con la cual había estado en mi casa. Su expresión se suavizo al verme.
-Por Dios, Ness –me tomo y entramos a la casa, cerró la puerta detrás de él. Me miro de arriba abajo - .Estas empapada. ¿Qué haces aquí a esta hora y como viniste con esa tormenta?
-Ne-necesitaba verte.
-Nessie, me podías llamar. Yo hubiera ido hasta tu casa. Ahora estas toda empapada y casi congelándote – la preocupación era visible en sus ojos. Me atrajo hacia el en un abrazo. Jake estaba caliente, como siempre - .Por Dios, estas congelándote.
-No importa – susurre, envolviendo mis manos por su cintura y apoyando mi mejilla en su pecho - .Ahora estoy mucho mejor.
El me estrecho muy fuerte contra él. Yo me sentía muchísimo mejor. Mire un reloj. Eran las 11:20 p.m. Tan solo tenía unos cuarenta minutos para tener mi deseo.
-Debes cambiarte esa ropa – dijo Jake, separándose de mí. Se veía tan preocupado - .Espera aquí. Puede que Rachel tenga algo.
Jake fue hasta la habitación de su hermana. Entro sin llamar a la puerta y luego salió.
-Ven Ness.
Me acerque.
-Puedes vestirte aquí. – salió de la habitación y se dirigió al sofá.
Cerré la puerta a mis espaldas y comencé a vestirme con una camiseta y unos pantalones de Rachel. Lo que menos quería era molestar. Tan solo quería pasar unos minutos con Jake.
Cuando termine me senté al lado de Jake en el sofá.
-Jake, no quiero molestar a nadie.
-¿Crees que estas molestando a alguien?
-Tal vez a Rachel le disguste que use su ropa.
-¿Tú crees? Ella te adora – miro hacia mí de forma cómplice - , además esta con Paul. Últimamente siempre esta con Paul. Ahora dime, ¿de dónde salió la idea de venir hasta aquí en medio de la lluvia?
-No podía dormir – Jake me atrajo hacia él, me acurruque a su lado - .Hoy paso mucho. No podía dormir sin antes hablar contigo.
Él se tensó a mi lado.
-¿Hablar de qué?
-En donde nos deja todo esto.
Yo no quería ser simplemente su amiga. Yo quería más que eso. Quería que el siempre estuviera a mi lado.
Jake seguía tenso.
-¿Hasta dónde quieres llegar tú?
Me puse derecha y lo mire. Sonreí.
-“Todos los impulsos sentimentales deben ser guiados por la razón” Es una frase de mi libro favorito Jake, se llama orgullo y prejuicio. Creo que es una frase muy sabia. Los sentimientos deben ser guiados por la razón. Muchas veces se cometen estupideces por hacer caso a los sentimientos y dejar la razón a un lado. Últimamente estuve esperando que la razón apareciera. Mis sentimientos por ti estaban cambiando de una forma…drástica – solté una risita - .Estaba esperando que apareciera algo así como la razón para determinar exactamente que sentía por ti. Hasta hace aproximadamente una o dos horas no sabía bien que era. Ahora lo sé. Lo supe en el momento en que dijiste que me querías, no como a una amiga, más que eso – tome su mano y mire nuestros dedos entrelazados - .Luego…bueno, tú ya sabes. Desde entonces no pienso con claridad. Yo no entendía porque algunas personas cometían estupideces dejándose llevar por sus sentimientos – lo mire a los ojos - .Ahora lo entiendo. Jake, se llama amor. En este momento es lo que me tiene aquí. Eso es lo que me impulso a dejar la razón a un lado y venir aquí, a pesar de que sé que mis padres me querrán matar mañana y me voy a llevar una bronca monumental por parte de mi familia. Deje la razón a un lado y estoy aquí por mis sentimientos. Así que si me preguntas que tan lejos quiero llegar, es simple: no quiero ser tu amiga, quiero ser más que eso.
Jake se había relajado, ya no estaba tenso. Su cara sostenía una gran sonrisa.
-Tú ya dijiste lo que querías decir – dijo –, ahora es mi turno. Yo no leo mucho Ness, tú sabes eso. Me conoces mejor que nadie. Así que no tengo una frase que pueda usar en este momento – tomo mi otra mano y entrelazo nuestros dedos - .Lo único que puedo decir en este momento tal vez sea que me has hecho el hombre más feliz del mundo y que te amo más de lo que pudieras imaginar. También puedo decir que amo todo en ti, tú forma de ser, la forma en que sonríes, el hermoso sonido de tu risa, tus perfectos y grandes ojos color chocolate, tu piel suave, tu cabello largo y perfecto. Para mi eres perfecta. Ness, no soy muy romántico ni poético y ese tipo de cosas se me dan muy mal. No soy como esos tipos de tus libros que tienen esas frases que quitan el aliento. Así que no esperes nada de eso. Lo único poético que podría decir es algo que escuche hace mucho tiempo y se me quedo grabado en la memoria, “Si sumas todas las estrellas del cielo, todos los granos de arena en los océanos, todas las rosas del mundo y todas las sonrisas que haya habido en el mundo, empezaras a tener una idea de cuánto te quiero” .Y creo que es la frase más perfecta para ti.
>> ¿Y, pues, en donde nos deja todo esto? Fácil, en que tú no eres mi amiga, no eres mi mejor amiga, eres la mujer que más amo y eres oficialmente mi novia.
Ahora sí. Tenía una sonrisa que no cabía en mi rostro y estoy segura que me hacia lucir como una tonta. Pero ¿Qué puedo decir? Soy una tonta enamorada.
Nos acercamos poco a poco y nos dimos un beso. El beso perfecto para el día y la noche perfecta. Me despegue de Jake y mire el reloj. 11:55. Faltaba poco para terminar mi cumpleaños. Aun debía pedir un deseo. Me levante del sillón y me puse di pie mirando a Jake.
-11:55, aún no he pedido mi deseo de cumpleaños.
-Rápido Ness. Solo tienes cinco minutos más. – se puso de pie a mi lado y tomo mi mano.
Me dirigí a la ventana y mire hacia el cielo. Seguía lloviendo, pero la luna y las estrellas se veían hermosas. Jake me paso el brazo por los hombros y me apretó a su lado. Cerré mis ojos con fuerza y me concentre mucho cuando pedí mi deseo. Cuando lo hube hecho sonreí y abrí mis ojos. Jake me estaba mirando.
-¿Crees que se cumpla? – le pregunte.
-Yo creo que sí. Y si no se cumple se mee conmigo.
Me reí de su broma.
-¿Y qué pediste? – me pregunto.
-No puedo decirte – toque la punta de su nariz con mi dedo - .Si te digo no se cumplirá y tendré que esperar otro año.
-Feliz cumpleaños Nessie.
Ambos miramos al reloj: 12:00.
-Fue un muy buen cumpleaños. El mejor de todos. – dije.
Jake me tomo en sus brazos y nos sentamos juntos en el sofá. Yo sentada en su regazo, con la cabeza en su pecho. Comenzamos a charlar y gastarnos bromas, algunas terminaron en besos. El sueño me venció poco a poco y termine dormida en brazos de Jake.
Mi cumpleaños fue maravilloso. No podía haber pedido más. Excepto que se cumpliera ese deseo: Que Jake y yo siempre estuviéramos juntos.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://jacobnessie-en.blogspot.ca/
pauly21
Nuev@


Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 04/06/2012

MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Sáb Jun 08, 2013 11:08 pm

me encanta:) es fantástico de verdad!! ya me estoy imaginando la cara de Edward y de Bella:) y ahora a volver a esperar eso es lo que más me fastidia tener que esperar para el siguiente capitulo porque me encantaria saber ya lo que va a pasar, bueno aqui una fiel lectora esperando con ganas el siguiente cap Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)   Hoy a las 4:57 am

Volver arriba Ir abajo
 
NOCHE ETERNA (ETERNAL NIGHT)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 13.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, ... 11, 12, 13  Siguiente
 Temas similares
-
» Al morir la noche (Dead of Night, 1945)
» La noche del brujo (Night of the Juggler) 1980
» La noche del demonio (Night of the Demon, 1957)
» Asesino en la noche (Murder by night, 1989)
» Trilogía Night of the demons (La noche de los demonios)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Team Taylor Spain :: Fan Art :: Zona Fics-
Cambiar a: