Foro dedicado al club de fans en España de Taylor Lautner
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18
Sáb Abr 09, 2016 11:57 pm por JACOB&NESSIE

» Un Amor De Hibridos .
Jue Feb 11, 2016 6:20 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Mar Feb 09, 2016 11:23 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:52 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:30 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:32 am por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:19 am por Mei Cullen Vulturi

» 2º LIBRO DE JACOB Y NESSIE: NUEVA ERA (Continuacion de Despertar) +18
Jue Ago 27, 2015 8:12 pm por Galletitasalada

» libro Despertar
Mar Mayo 26, 2015 5:16 pm por JACOB&NESSIE

Nuestro autografo de Taylor Lautner

Fan del Mes
Nombre: Rocío Valverde Torres
Alias/Apodo: Rocio
Edad: 22 años
País: España-Madrid
Chat Box
Sister Sites
Afiliados
DESCRIPCION

Jacob Black Fan

Team Taycob








Team Taylor Spain

Si quieres formar parte de nuestros afiliados agrega este boton a tu web linkeando a nuestro blog y mandanos un correo a TeamTaylorSpain@hotmail.es con la dirección de tu Web y el link de tu boton. ^^

PD: El botón debe medir 100x35 (si mide más será redimensionado a este tamaño y no se promete la calidad en que se vea)

Ipod


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com


Comparte | 
 

 La Leyenda De El Lobo Blanco

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Dom Ene 13, 2013 11:41 pm

Hola!!!

Gracias a :

Claire_Ateara
Norali
Renesmme
Adriana
JACOB&NESSIE
Y a las lectoras fantasmas!!!

Por sus comentarios, y me alegro dejarlas intrigadas Twisted Evil
Me hace pensar que voy bien.
Bueno, este esta aquí, domingo wiiii!!!!.

Nos leemos pronto el otro domingo, un beso y un abrazo, chaoo!!







Capitulo: 4



Tome una bocanada de aire. Jacob y Nessie fueron los primeros en bajar, tomados de la mano. Agradecí a Jake por darme mí tan sagrado espacio, aun que Renesmee estaba dudando. Aun así sonríe tranquilizadoramente.

Ellos apenas se detienen en las escaleras cuando una mujer morena, de pelo negro hasta los hombros abre la puerta, que apesar de tener una horrible marca en la cara sonríe demostrando belleza natural. Realmente era hermosa…

Ella debería de ser Emily, ¡Y si que había cambiado mucho!
Sonreí sinceramente feliz y no dude en bajar.

Baje del volvo, cuidadosamente atenta a no llamar la atención. Pero falle instantáneamente mi cabellera blanca fue iluminada por el escaso sol de La push. Ya que sus ojos oscuros quedaron petrificados en mi. Me sonroje sin poder evitarlo por primera vez desde mi prematura llegada.

Y a diferencia de todos los que me abrazaron sin consultarme, ella extendió los suyos en invitándome.

Mi propia pared de protección cayo flácida ante aquel gesto, e inevitablemente corrí hacia ella y la apreté como si mi vida dependiera de ello.

Habían pasado años, de los que me parecieron una eternidad. Y sin previo avisó, comencé a sentirme culpable, por que poco a poco me iba olvidado de toda mi familia… había sido tan egoísta haciéndome la más bravucona. Que ni siquiera me pare a pensar en los demás, ni en lo que sufrieron con la separación.

La apreté más a mí, mientras ella hacia lo mismo, trague el nudo enorme que apretaba amenazadoramente mi garganta.
Y la solté.

Jacob pasó un brazo por mis hombros, apretándome contra si, mientras seguía con la otra mano agarrando a Nessie… que me observaba con una sonrisa sincera. Ella también veía el cambio.

- Si que estas toda hecha una mujer…- dijo una sonriente Emily con los ojos aguados. Agito sus manos cerca de ellos como tratando de secarlos.
- Perdónala, Esta hecha una llorona. Y con eso de que esta embarazada…- dijo Sam apareciendo desde adentro, Me abrazo fuertemente alzándome sobre mis pies…

Cuarta observación, Sam también tenia fiebre… y andaba sin camisa… debía ser una clase de virus, me aparte de Jacob inmediatamente cuando Sam, me soltó del abrazo. Este me miro extrañado al igual que Jacob.

- Por cierto, si que estas hermosa… -dijo sonriente, pesando la coronilla de su esposa.
- Gracias…-sentí el calor acoplándose en mis mejillas.
- A la belleza no se le agradece, ce le saca ventaja…-dice una coqueta Emily, apartando a su marido que le sonreía como bobo. Mire de reojo a Jake y Nessie, ellos estaban en su propia burbuja.

Y su mirada… había algo en la forma en que el la miraba, que lo hacia diferente a todos los hombres… como esas miradas que tienen Renesmee y Jacob, menos intensa pero aun así… ambas son mágicas. Se nota que se aman de verdad.

Ojala yo tuviera tanta suerte. Sonreí, pero pareció una mueca… los hombres lo único que quieren de mi es el calentó que les doy cuando quiero y como quiero. En mi vida había tenido novio… y nunca lo tendría al paso que iba.

- Bueno, ¡Ven! ¡Te mostrare nuestro hogar!- dije una sonriente Emily saliendo de la ensoñación de la mirada de Sam.
Me tomo de la mano y practica mente me arrastro hasta adentro de la casa Quileut. Todo estaba oscuro, y el hecho de que precisamente hoy no era un día soleado, no ayudaba para nada.

Pero obsevaba siluetas, muchas… comence a asustarme por el solo hecho de que mi imaginación me estubiera jugando una mala pasada… bueno, eso era hasta que encendieron las luces y toda la casa se lleno de voceos, y gritos de sorpresa.

Me quede de piedra… Casi toda la tribu se encontraba aquí… o eso me pareció...

¿Quién había organizado esto?, observe un letrero a tela que decía “Bienvenida a casa, Salero”, enseguida mire a Jake, que abrazaba a su novia por la espalda… enseguida supe que era una especie de escudo para evitar que yo le saltara encima.

Lo mire ceñuda, pero luego no pude evitar corresponderle la sonrisa.

Una rueda me golpeo la espinilla, pero lejos de dolerme, me dije en lo que me golpeo…

- ¡Billy!- chille, el se comenzó a carcajear. Lo abrace con fuerza, el para mi era como un padre. El que obviamente nunca tuve.
- Hola, niña… o mejor dijo mujer- noto que sonrie, me apretó mas a el…
-
Un nudo enorme comienza a formarse en mi garganta. La sensación de que yo era una vil villana me arropo desde la nuca.

- ¡He!, aparta viejo verde, quiero abrazar a mi sobrina por eleccion.- solto un hombre, vi su barba y el uniforme de policia, pero sobre todo sus viejos ojos color chocolate.
- Hola, Charlie- dije abrazandolo tambien.
- Veo que la edad me esta tratando como mierda…-dijo cuando se aparto.- estas preciosa…-
- Gracias…-nuevamente el calor en mis mejillas.

¡Maldicion, ya estoy lista para competir con un semaforo, de tanto que me he puesto roja!

De momento unas brazos me toman por detrás desprevenida, comienzan a darme vueltas. Olfateo, y suelto una carcajada a hora mas relajada.

Era Embry.

- Apuesto una mis cinco horas de receso a que no te lo imaginabas…- no entendi muy bien su apuesta… pero Jacob lo miro con una seriedad autoritaria para pelos…
- No, jamás me lo espere…- dije cuando me solto. Apenas y siento el suelo bajo mis pies.
- ¡Ya!... ¿Quién es mi prima favorita?- dije Quil, con una niña en brazos, dandome un empujon jugueton. Solte una carcajada.
- Dudo que lo sea cuando tome mi venganza…-
- ¡Ja!, muchas cosas han cambiado aquí Suki…- dije el riendoce.
- Ya, lo se…-
- No puedo creerlo, estas de vuelta…-dije una mujer, a un palmo de mi…
- ¿Leah?- ni siquiera lo creia, llevaba el pelo muy corto… Ella rie.
- Si, el pelo… lo se, es un cambio, me queda bien…-
- Pareces hombre…- digo sin pensarlo… a lo que los chicos explotan en carcajadas. –Lo siento mucho, te queda bien…-dije realmente arrepentida.
- Sht, no hay por que… ya estoy acostumbrada…-
- Ok, que mal, no lo puedo creer…-dije aun sin superarlo… mi primer pasme. Inevitable ponerme colorada.
Entonces el chico del taxi que me trajo después del aeropuerto se acerca… y me fije mejor… ¿Paul?

- ¡Hola!-dijo abrazando a una chica morena. Ella tambien me saluda. E inmediatamente reflexiono… Paul… Rachel, novios… cuñado de Jacob.
- Wow… jamas pense que estarias con… -
- Si ya ce, yo también lo asimilo, a veces…- acepta seria.

Despues de saludar a los demas, me encuentro tambien con Jared y Collin… a lo que la manada entera se suma y comenzamos a hacer bromas… tan poco pase por alto el hecho de que… Leah vestia con ropas faciles de quitas, una camisilla que apenas tapaba su abdomen plano y un pantalón cortísimo.

Y los chicos, Sam, Paul, Embry, Quil, Jared y Collin… no llevaban una camisa… estaban andando por hay como reyes de roma, semi desnudos.

Luego llego el viejo Quil en su camioneta… y se unio a mi fiesta.

Pero lo raro era… no ver a Seth. Asi que le pregunte a Leah…
- Esta ocupado, Trabajando…- dice, pero por alguna razon… no me lo dice todo.
- Que raro, pense que estaria… no se… haciéndose del vago…-
- Seth a cambiado mucho estos años Suki, tanto fisicamente como mentalmente… a madurado…- di la conversación terminada, por que no quizo hablar mas.


Y así paso, todo con risas y bromas. Los chicos solo habian crecido, por que seguían siendo los mismos de antes.

Y con eso todo se acaba, ya que los chicos y Sam desaparecen poco a poco… como si tuvieran algo que hacer…

Mi celular vibro, era Jacob.

‘Mañana te llevo con un buen medico, se llama Carlisle y es el mejor.’ Me sosprendi.

“Ok, gracias” acepte su ayuda.

Me encogí de hombros… eso si, no me fui con el viejo Quil, si no mas bien con Nessie. Le agradecí en el alma…

Al otro día hice lo mismo, haciendo ejercicio, evitando las extrañas miradas a mi cabello. Pero no dure tanto como antes ya que tenía que llegar temprano porque Jacob me llevaría con el doctor.

Asi que solo me vesti, con unos pantalones negros largos y pegados, con mis botas y una camisilla color piel, de manga larga.

Mi estomago rugio por comida, por lo que me asome en la nevera guiada por el olor a hamburguesas. Tome una, estaba hecha con todo y ensalada… y cuando me la iba a llevar a la boca… escucho el baston a mis espaldas.

Lo miro enojada, aun no puedo hablar con el… realmente me habia dolido que hiciera eso.

- No son mi fuerte… pero saben bien… espero que te llenen…-dice poniendoce colorado, lo miro ahora extrañada para luego mirar mi hamburguesa.

¿Las habia hecho el? ¿Para mi? ¿Enrealidad lo habia hecho? ¿Por qué?

- No tenias por que hacerlo…-dije mirando la comida. No podia mirarlo a la cara.
- No sabia lo de las pastillas, pero aun asi, pienso que es una perdida de…-
- Son importantes y totalmente fundamentales para mi salud- dije pasandole por el lado…- y si piensas que te perdonare por que te haz acordado de cocinar mi comida favorita, estas equivocado…- La bocina de un claxon lo detiene de hablar, por lo que ni siquiera lo miro.

Se que es Jacob, por lo que solo salgo de la casa y me subo en el coche. El no dijo nada… solo me mira expectante, como si hubiera escuchado todo… yo solo miro la ventana, evitando que las lagrimas que luchaban por salir, salieran… el nudo en la garganta me hizo temblar… y sin mas me eché a llorar nuevamente…

A veces mi tío era bueno, pero las otras veces… se guillaba de imbecil… dejandoce llevar por lo que el creia que era mejor sin esperar las opiniones de los demas.

Jacob solo me escucha en silencio mientras maneja. Respiro hondo, y trato de concentrarme en otra cosa. Demomento veo que estamos cruzando de la reserva Quileut, directo al tratado de la leyenda de los frios.

Me quedo perpleja mirando los arboles, esta zona es hay mucha mas arboleda que nuestra reserva… fijo mi vista en Jake…

- ¿Por qué te fuiste haci de derepente Jake?- pregunte mirandolo. Y no puedo pasar por alto cuando vi que sus musculos se tensaron, y de paso se remueve incomodo.

Y aun que me perdi muchos años de su vida, pude saber instantáneamente que me iba a mentir.

- Los chicos y yo fuimos a tirarnos del acantilado…- dijo con lo que parecia una sonrisa, pero era mas sercana a una mueca.
- Aja, ¿Y crees que te voy a creer? ¡Jake nadie se tira del acantilado! ¡uno puede morir! Si no me vaz a decir la verdad dímelo desde un principio.-
- Pues…-

Silencio total. Parecia debatirse entre contarlo o no… pero al final su mirada fue dura y fria… como si un animal hablara por el… parecia casi un lobo.

- No puedo contartelo, es un secreto…-

Y por alguna extraña razon, en mi interior formo la estupida hipótesis, pensando en que tal vez tenia que ver con el extraño virus de la temperatura.

No hablamos durante minutos, hasta que a mi me dio por romper el estupido silencio cortante.


- El hospital esta al otro lado…-dije frunciendo el entre cejo.
- Lo se…- sonrie a mi direccion.- Es solo que el doctor hoy tenia libre, y como es un buen amigo de la familia pues me pidio que te trajera…-
- Oh, Jake… pero si era su dia libre…- dije llena de vergüenza impropia.-
- Bah, a el no le importa, siempre le gusta ayudar, ademas el es padre adoptivo de el esposo de Bella.-
- No me tomes del pelo, Black- dije seria.
- Es enserio…-todo sonriente acelera.
- Osea, es el suegro de Bella… Swan…-
- Larga historia…-
- Sigo pensando que me perdi una eternidad…-
- Ya, bueno no es para tanto…-
- Hace tiempo que no veo a Bella, la ultima vez la vi llena de barro por tu culpa…-
- No se como puedes recordar eso, eras solo un bebe…-
- No es tan difícil, a cualquiera le causarias un trauma psicológico…- me burle por el tamaño de el. Parecia un jugardor de Football americano…
- Que graciosa…-dice con un retintín.

Nos desviamos del camino, por uno de tierra… el camino estaba atestado de piedrecillas y apesar de eso, Jake maniobro muy bien.

Y entonces apareció… Una enorme casa, que apesar de no haberla visto antes, se me hacia… bastante conocida.

Parecía una mansión. Objeción, era una mansión y una muy hermosa. Obviamente los dueños tenían mucho dinero.

Aparcamos el carro frente a ella, y Jacob fue el primero en bajar, siendo recibido por una muy empalagosa Nessie, que enrosco las piernas en su cintura y se comenzaron a besar…

Mire a otro lado mientras bajaba, era incomodo… tan intenso que se podia palpar el amor en el aire. Y por despistada no me prepare para la avalancha de abrazos, ni siquiera la vi cuando se abalanzo encima de mi…

- Hola, te extrañe un montón, ven pasa…-dijo ella jalandome del brazo. Introduciendome en aquella enorme casona.
- Vaya… si que es… enorme…-murmure. Jake me da un empujón juguetón, a lo que yo le respondo dándole un golpe en la espinilla… lo cual no le hizo nada.

¿Qué demonios comía este hombre?

- Hola, Bienvenida, mi casa es tu casa… soy Esme Cullen, la esposa de Carlisle- dijo una mujer de pelo negro, pálida como mi cabello y con los ojos color ámbar, extraño, pero me agradaba… aun que tenia un olor putrefacto casi imperceptible… me agradaba, su mirada estaba llena de amor… ¿Ternura? ¿Cariño? Entre otras.


- Encantada…- dije sonriente, era una mujer muy bella, pero por alguna razón, parecía algo… muerta. Sus manos tenían guantes, por lo que jamás toque su piel para realmente comprobarlo y quitarle un punto a mi imaginación, que parecía que me quería jugar una mala pasada.


- Jacob no bromeaba, realmente eres muy hermosa… es muy inusual el color de tus ojos y pelo con tu color de piel…- dice sonriente llena de ternura y asombro.

Trate de hacer caso omiso a su observación y me imagine con ojos oscuros y cabello negro… respiro. Hondo.

- Gracias, supongo…- dije sonriendo por cortesia que lo mas seguro debió parecer una mueca.
- Hola, Jacob, gusto en volver a verte.- se abrazaron como si fueran familia de años.
- Lo mismo digo Esme…-
- Bueno según tengo entendido, tienes una cita con mi esposo, esta arriba en su despacho, vengan…- nos dijo a Jake y a mi.- Renesmee, Edward y Bella vienen mañana, tienen unos asuntos… que arreglar.-

Renesmee se pone palida… por lo que Jacob suerta una carcajada. A mi no me da gracia la exprecion de Nessie, por lo que le doy una colleja a Jake. Que se deja de reir y toma la mano de su chica.

Esme nos guia hasta el tercer piso, y entramos al despacho. La peste era mas concentrada, y senti un fuego conocido subiendo mi espalda, la bendita alarma en mi cabeza me decia que la enfermedad habia llegado de nuevo… y algo me decia que si la dejaba… era para siempre.

Por lo que tome la mano de Jacob y la aprete. Aguante la respiración, mis manos comienzan a temblar… pero las controlo, Jake lo nota y me da un apretón.

Vamos Suki… dije interiormente. Frunci mis labios, pense en flores… en el bosque. lo mire… y jure ver aun lobo negro en la espesura, junto a uno gris… pero parpadee y desaparecieron…

Sonrei irritada, mi maldita imaginación otra vez, era imposible… los lobos estaban al sur, habia visto a la manada… y ademas, esos lobos parecian caballos.

Negue levemente, disimulando… la enfermedad terminara por volverme loca.

- Tu debes ser Suki, ¿no?- dijo el hombre rubio… e inmediatamente me paralice… era algo, inusual. Era el mismo hombre que me habia encontrado en el avion, al que le habia pedido que cargara mi Iphone 4… - Woa, que coincidencia…-dijo sorprendido al verme, camino hacia mi.
- Si, y lo es…-
- ¿De que me perdi?-pregunto Jacob con Renesmee y su mirada curiosa.
- Es que ya nos hemos visto, de camino acá…en el avión- dije perpleja. Hasta los temblores se me habian ido. Gracias al cielo.
- Que locura…-dijo un sonriente Jacob.
- Si bueno, a lo que vinimos, Jacob me a contado por encima que eres… ¿Claustrofobica? Y que tiraron tus medicamentos ¿Me perdi de algo?-
- No, pero hay mas…-
- Si bueno, para eso estamos aquí… necesito tener un tiempo a solas con mi pasiente…-pidio con una amabilidad desbordante. Me sorprendio la elegancia con la que tomo asiento, y me señalo con cortesia la silla que estaba justo frente a su escritorio…

Los demas solo salieron. En silencio, uno que compartia con “Carlisle en estos momentos”.

-Bueno…- comenzo ropiendo el hielo.- Necesito saber que medicamentos tengo que darme por exactitud, y por que… llenaremos tu nuevo expediente. ¿No hay problema con eso?- me mira con ternura, casi como un padre. Por lo que asiento confiada… aun que siento unas agujas llenas de fuego en mi espalda baja.

Me comienza a preguntar cosas personales, mi fecha de nacimiento, mi estatura, a que le tengo alergia… cuales han sido mis medicamentos anteriores… y entonces sucedió.

- Bien… entonces de dieron ese medicamento, según tengo entendido es uno muy fuerte… y tu eres muy joven para tomarlo… te puedes volver adicta fácilmente.- dice muy profesional.
- Lo se, todos dicen lo mismo…-el Suspira coge los papeles y hace amago de apuntar.
- Dime ¿Cuándo fue la primera vez que experimentaste esta enfermedad?-
- A la edad de los 12…-
- Bien, ¿Y a cuantos medicos recurriste?-
- Siete, y ocho con usted…-
- ¿Qué les hizo pensar que eras Claustrofobica?-
- Era lo mas sercano a la enfermedad, aun que yo sigo dudandolo, es solo que… es difícil de creer…-
- ¿Tus padres se convencieron de lo mismo?-
- Mi madre si, mi padre no mucho…-
- Bien, ¿Cuáles son los sintomas que enfrentas?-

- Tengo, primero comienzo a sentir menos aire, por lo que tengo que respirar violentamente, luego llegan los temblores en mi cuerpo como si me convulsionara y luego de eso… la fiebre… el calor y comienzo a asfixiarme…- el se queda observandome con mucha antencion, parece tenso… como si enrealidad esperara que explotara.- Luego vienen los olores, y el mundo mas definido… pero casi nunca paso a esa etapa, siempre me asusto con los temblores. –

- ¿Cómo se sienten los temblores?- apoya su barbilla en sus manos.

- Pues… es algo como si tuviera…- pense mejor… no podia decir ataque epileptico…- Como si estubiera siendo poseida por algo en mi interior…-

- Tienes razon, no se parece ni un poco a Claustrofobia… pero te dire que… -se pone de pie… y toma una cajita con un nombre raro.- Solo me queda un frasco… cuando sientas que viene… te tomas una…-dijo lentamente.

- Bien… no hay problema…- tome la cajila y lo vi garabatear una receta.-

- Toma, cuando se acaben vas a la farmacia y entregas esto… tiene un valido de unos cuatro meses.- me lo entrego con una sonrisa.

- Muchas gracias, doctor.- dije sonriente. En realidad me sentía feliz.

Al final Esme nos hizo comida, y con ternura nos despidio junto con Carlisle. Y nessie… bueno ella no se despega de Jacob.

Le di gracias a Dios por que deje de sentir las punsadas al salir de alli… por alguna extraña razon, mi naturaleza me decia que algo estaban ocultando.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Norali
Nuev@


Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 18/12/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Lun Ene 14, 2013 2:24 am

ya quiero saber mas!!!

espero ansiosa!!!
besos!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
claire_ateara
Team Jacob


Mensajes : 331
Fecha de inscripción : 25/09/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Mar Ene 15, 2013 7:00 am

me encanto es genial!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Seth&Alex
Nuev@


Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 31/12/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Miér Ene 16, 2013 9:44 am

He leido los dos primeros capis y me ha gustado mucho Smile Saludos, nos leemos! Wink
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
renesmme
Team Mariana


Mensajes : 425
Fecha de inscripción : 25/03/2012
Edad : 22
Localización : barranquilla

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Jue Ene 17, 2013 4:20 am

ya quiero q aparesce seth Sad
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Dom Ene 20, 2013 10:34 pm

HOLA CHICAS!!!


BIENVENIDOS
Y
Gracias a:

Norali
Claire_Ateara
Seth&Alex- Bienvenida-
y a
renesmme


Se que estan ansiosas por conocer a Seth, pero tomenlo con calma, aun tengo que acomodar unos detalles, sobre la fiebre y el viejo Quil. y sin mas Nessie, que aun que no lo parezca es la mas nerviosa que esta.

En cuanto a SETH... pronto, lo leeran por ay... hoy saldra un detalle a la luz. pero no se descuiden, seth ya no era lo que solia ser.... ahora el es un hombre chicas, todo un garañon. por eso les pido que tengan la mente abierta, por que el encuentro sera... IMPACTANTE y algo MOVIDO.

BUENO, aqui les dejo el cap, casi ni lo subo chicas, pero una promesa es una promesa.
Las adoro, besos y abrazos y nos leemos el proximo domingo sin falta.








Capitulo 5


La vibración de mi celular llamo mi atención, ya que el muy maldito se había escondido bajo mi almohada. Lo tome regañadientes, maldiciendo en mi interior a la persona capaz de llamarme a las tres de la madrugada. El frio metal apenas rozo mi mejilla y me hizo estremecerme.


- Hola…- soné cortante, lo se… pero era difícil de evitar. Odiaba que las personas hicieran eso. Me arrope con la sabana de pies a cabeza sin dejar nada afuera, y me hice un ovillo.

-¿Cómo estas, gatita?- la voz de Erick vibro por la bocinilla lo aparte. La música alta retumbaba al otro lado de la llamad.
-Estas ebrio, Erick…- risilla departe de el. Lo que me hace fruncir el entre cejo.
-¿Y bien? ¿Cómo te ha tratado ese pueblo de mierda?- sentí una punzada… había sido tan idiota en pensar así de mi pueblo… donde nací… -

- No es un pueblo de mierda…-conteste mordaz. Lanzando la sabana al suelo…- La tribu, mi familia… ha hecho una fiesta para mí, dándome la bienvenida…-
- ¿No me digas que te has encariñado con el enemigo?-

Silencio de mi parte… no quería ni hablarle, a pesar de quererlo como mi hermano, el me hacia dudar de mi personalidad, es decir… el me admira, o mejor dicho mi reputación de gata. Pero independientemente es como una jaula de la que no puedo salir…-

- Si, lo hiciste…-
- Menos del viejo Quil…- conteste con rapidez, haciendole saber que un no me habia rendido. Pero me arrepentí de inmediato al llamarlo por su nombre.

- Ha, ya, ahora lo llamas por su nombre…-
- Es mi tío abuelo, la sangre no se niega, por mas que uno quiera, aun que a veces… me entran unas ganas de decirle unas cosas soeces…- trate de taparme lo mas que pude, no sabia ni que demonios hacia. Pero al menos no se habia dado cuenta de mi cambio… no aun…
- Vaya, estas muy cambiada…- O almenos eso pense. Sabia de por si, que el ya no me iba a ver como su idolo…

- Por favor, no me tomes pena…-
- No es pena, estoy… desencajado, yo pense… eres la “Gata”… parece como si todos estos años esa rebeldía solo fuera una actuación para volver, es bastante difícil entender…-

Realmente no lo sabía, pensándolo bien… no estaba lejos de la realidad, pero yo era tan orgullosa… que ni siquiera habia tomado tiempo a pensarlo.

- ¿Tan bueno es ese lugar?- su pregunta me desencajo mas… ¿Qué queria decir? ¿Me habria comprendido? ¿Realmente me iba a dar otra oportunidad?

- Es mejor de lo que crees…-dije toda sonriente como una cría.
- Oye, tus amigas…-
- Cállate, no quiero escucharlo, no me importa… ellas ni siquiera se preocupan por mi… no se como pude pensar alguna vez que éramos mejores amigas….-
- Ya bueno, por acá las cosas no están tan bien como digamos, si antes nuestros padres casi ni se asomaban a casa ahora ni vienen y he terminado con Melanie…-
- No me da lastima, en el aeropuerto… prácticamente me lanzaron como saco de basura… no los quiero volver a ver, lo de Melanie, se lo merece es una zorra…- escucho su fuerte carcajada.
- Ok, bueno hablamos después… estoy en medio de una pachanga de honda, ya sabes universidad…-
- Ok, dale, hablamos luego…-

Lance el teléfono a una esquina alejada, en la misma cama, y tome mi sabana que andaba en el suelo toda esparcida. La tome y me volví a envolver en ella, en solo unas horas me levantaría y haría ejercicio nuevamente.

Bueno, eso era hasta que escuche como un estruendo estrepitoso, hizo eco en el primer piso. Ni me lo pensé dos veces, lo primero que paso por mi cabeza fue mi tío abuelo. Así que baje como bólido las escaleras…

Pero algo no andaba bien, había un olor en el aire… que hacia que mis sentidos se pusieran en alerta. Los vellos de mi nuca y brazos se erizaron, y la lengua de fuego daba correntazos en mi espina dorsal.

No repare en que tenia unos hots pants, que no dejaba nada a la imaginación y el famoso sport- bra.

Otro estruendo.

- Mierda…- por la voz es alguien irritado, y además un hombre, el tono me dice que no es el viejo Quil… y lo primero que pienso es en un robo…

Y la ventana abierta a mi derecha no ayuda, estaba llena de barro húmedo junto con las cortinas, demonios… las había echado a perder… vi. El palo de escoba en el suelo, justo en la entrada de la cocina, donde el maldito ladrón hacia fiesta.

La adrenalina hacia de las suyas, corriendo como carros nascar por mis venas. Trataba de que mi respiración no me delatara.

Me asome en el umbral, de cuclillas. La luz estaba encendida, lo que me dejo ver a un hombre enorme. Casi del alto de Jake, pero su cabello no era tan corto y sus músculos no eran tan exageradamente marcados…

Tenía ese típico pantalón rasgado que todos los jóvenes de la tribu tenían… y andaba sin camisa, y descalzo, llenando todo el suelo de barro.

Camine con mucho cuidado de no hacer ruido… alzando el bate… no me interesaba quien fuera… estaba en mi casa…

Pero el terror desaparecio dandole paso a la sorpresa y al enojo nuevamente cuando vi de quien se trataba…
- ¿Se puede saber que demonios haces?- chille apartandole el boul de hamburguesas. El gruño, y puedo jurar que sono algo animal.
- Me muero del hambre, estoy famélico…- se quejo Quil.
- Si, ya, no seas idiota, me refiero a ¿Que demonios haces entrando asi?- Observe los platos en el suelo, embarrados de barro. El piso estaba cubierto de barro, como si el muy sinico se hubiera revolcado en el.

El se paralizo, observo la ventana y el desastre…

- ¿Qué tiene? Es mi casa…-
- Presisamente lo es, pero si eres un cerdo, Quil… la has dejado hecha un asco, ademas… has entrado como si fueras un ladron.- Me queje cambiando el palo de mano.
- Si, ya vale… me fije, ¿Qué haces con ese palo?-
- Pues ¿Tu que crees? Estaba practicando para una sesion de modelaje, ya sabes las modelos usan libros y palos de balance…-dije lo mas sarcástica posible hasta con un tic en el ojo.

- ¿Es enserio?- dijo arqueando una ceja con asco.
- No, idiota. ¡Te iba botar de aquí a palos! ¡Pensando que era un ladron…-
- Oh, lo siento… -
- Aja, de todos modos…- deje el palo en un rincon de la cocina y me voltee hacia el.- Me puedes explicar, ¿Qué hacias afuera a las tantas de la noche, semi desnudo y hecho una mierda?-
- Eso no te incumbe…- soltó mordaz. –Ahora, será mejor que te vayas a dormir, tengo que salir a trabajar…-

Este secreteo no me gustaba nada, primero se andan sin camisa… como si estibieran en la playa, luego la temperatura de todos… y tambien ese nebuleo para escabullirse. Ademas de que ninguno quiere hablar o decir algo…

- ¿Estas en drogas Quil?- pregunte seria, cruzandome de brazos.
- No…-dijo riendoce.- vete a dormir, es mejor… yo limpio este desorden…- tomo el boul de hamburguesas y se las comenzo a comer nuevamente.

Lo mire como si tuviera cuatro cabezas. Y lo deje hay, después de todo, no tenia mas que hacer… ni que sacarle, el tambien podia ser como Jacob en cuanto a los secretos…

Asi que subi a mi pieza, y trate de dormir… mientras la adrenalina se relajaba.

La alarma sono a las seis, por lo que sali temprano a ejercitarme… apenas iba por la carretera cuando senti que me observaban. Esa sensación, similar a la que tuve en casa de los Cullen, solo que mas intensa.

Y la ignore por completo, corriendo más de prisa.

Esta vez llegue más lejos del tótem, y una escuela… ‘Espartanos’… era un instituto, con aire acondicionado… era el instituto de los fríos, gente blanca… pero aun así me daba curiosidad.

La leyenda dice, que hubo que hacer un tratado, por que los fríos cazaban en nuestra zona y ponían en peligro a nuestra gente…

Definitivamente no entendía nada, solo eran personas y nadie cazaba, pero bueno eso fue hace mucho tiempo atrás… con el tatara abuelo Ephraim Black… el tendría sus motivos.

Esta vez necesitaba ir por el bosque, correr, esquivar y saltar me vendria muy bien… tal vez eso podria lograr que sudara. Y me adentre en el, sin que la espesura y oscuridad me intimidaran en absoluto. Solo era un bosque…

¿Qué podria salir mal? Aquí no habia pumas, aun que si osos, pero bueno… no me intimidaban en lo absoluto… aun que fueran unas bestias enormes.

Corri como salvaje por entre su espesura, balanceándome en algunas ramas. Saltando algunas piedras enormes, esquivando raíces sobre salientes del suelo.

No se cuanto tiempo paso, pero a medida que los segundos se atropellaban me sentía mas vigilada… unas agujas insistentes en mi espalda baja y el conocido fuego en mi columna hasta mi cuello, comenzando a temblar ya… lo raro era que, esta vez no era como las otras.
Se sentía casi familiar, amistoso… era un fuego, casi dulce. Similar a una caricia gentil.

Hice una mueca antes de detenerme. Tal vez… ¿Y si podía controlarlo? Mordi mi labio inferior, inmersa en mis pensamientos.

Existia la vaga posibilidad de que tal vez podria, si lo intentaba, solo un poco…

No, mejor no, al menos ahora no… podria ser muy peligroso, ademas los medicamentos estaban en casa, y si quiera estaba sola en medio de el bosque.

Un chillido llamo mi atención, a mis espaldas… me di la vuelta extrañada… estaba cien por ciento segura, de que la manada estaba en america del sur… era imposible.

Seguí avanzando, ignorando la sensación de ser, además de perseguida… vigilada.

Otro chillido. Movimientos entre los arbustos. Agudice mis sentidos… y me gire lentamente… no había nadie… el bosque estaba solo.

Comence a trotar ignorando la sensación de ser vigilada, pero esta vez con la adrenalina corriendo por mis venas.

Cuando llegue a casa, lo primero que hice fue encontrarme con El viejo Quil, diciemdome que me haceara, ya que hoy hiriamos a casa de Charlie y Sue. Habian cocinado y pasariamos alli todo el dia si no me equivoco.

Me dispuse a cargar mi celular, mientras me aceaba. Amarre mi cabello en una larga trensa francesa y me coloque unos pantalones blancos cortos, con una camisilla de manga larga negra y unos botines de esquimal, negros con blanco.

Tome un pequeño sobre y heche dos tabletas, y los puse junto a mi celular en el bolsillo. Baje las escaleras trotando.

Encontrandome con Jacob y Nessie, que ayudaban a el viejo Quil a suvirce al volvo plateado.

- ¿Quil no ira?- pregunte perpleja luego de saludar y subirme al auto. Dejando un espacio conciderable entre el viejo y yo.
- No- comunico Jake mirando por el retrovisor, con esa mirada de la que nunca me acostumbraria. Su tipico tono para pelos como si fuera un alfa, me hizo abstenerme de preguntar el por que.


No sabia que sucedira, pero lo iba a averiguar, sabia de ante mano que algo no andaba bien o al menos… esto no era comun.

Tome una bocanada de aire y fije mi vista en la ventanilla. Con esa sensación de ser vigilada. Y sabia quien era… Mire a Nessie, que me observaba con atención, como esperando que ocurriera algo en mi…

Como si de la nada fuera a explotar dentro del auto.

Me sonríe con disimulo, mientras que veo el amarre suyo y de Jake en su muslo, el solo le da un apretón, mientras entrelazan los dedos. Y ella por fin presta su atención a otra cosa.

El viejo Quiel, por su parte, tomaba el baston como si se le fuera la vida en ello. Por lo que supuse que aun intentaba pedirme disculpas.
Y se las daría, pero aun no.

Al llegar a la casa de Charlie, nos reciben con efusivos abrazos. Por lo que aproveche en un despite y me acerque a Resnesmee.

Si Jacob no me queria decir nada, de seguro Nessie lo haria… o almenos algo. Pero es mejor morir en el intento.

- Oye Ness…-murmure llamando su atención, se giro a verme a un sonriente por la broma que le hizo Charlie al viejo Quil.
- ¿Dime?-
- ¿Por qué Quil, no vino con nosotros?-
Su expresión fue lo que me desencajo, juraria ver un puntito de miedo en sus ojos, pero solo fue algo asi como un celaje.
- Por que esta trabajando…-dijo encogiendoce de hombros, pero podia ver como sus manos temblaban, dandome a entender que mentia o almenos no se desviaba de la verdad, o mejor dicho… no queria contar mas.
- ¿Pero en que trabajan?- solte mas que irritada en plural, antes de saber, unos enormes brazos rodearon mi cintura elevandome por los aires. Comence a reir o almenos a disimular…

Olfatee, era Embry.

- ¿Qué hay enana?- dijo colocandome en el suelo. Hize una mueca cuando lo vi… no tenia camiseta.
- Visitando ¿Qué haces aquí? Y asi…- lo señale de arriba a bajo.
- Pues nada, vine a buscar a Seth, Quil tenia que entregarle algo…-
- Ah, No me digas, trabajas con Quil…- obviamente era un afirmación, por todos los santos. ¿En que demonio trabajaban? ¿En un prostibulo? ¿En un show de luchas eróticas en el lodo?, No… eso demasiado femenino incluso.
- Si, de hecho todos trabajamos juntos…-solto sonriente notablemente orgulloso de ello, pero inevitablemente incendiando mi curiosidad.
- ¿Asi? ¿Y como en que, trabajan?- entrecerre los ojos.
- Embry…- la voz de Jacob se escucho dura y sin punsante, parecida a una navaja que atravesó la garganta de Embry. El aludido gruño y nego con la cabeza, entro a la casa como si tal cosa, dejandome en el hilo de la desesperación.

Le lengua corria tintineante, amenazando por mi columna vertebral.

- buen intento…- susurro Jake, serio en mi oido. Voltee a verlo apretando las manos en puños. ¿Qué demonios le sucedia?
No podia ser tan grave, ¿O si? Pero el muy maldito
Paseo por hay como si fuera el dueño y señor de la casa..

Notaba como mis nudillos se ponian blancos gracias a la presion que les hacia, claro, estaba enojada… no esperen, era poco… estaba tan cabreada que no veas.

Tome una bocanada de aire, tratando de tranquilizarme, por que no podia usar las pastillas tan rapido y acabando de llegar.

Me fije en Nessie que tambien estaba molesta, por que se aparto de Jacob tambien, ignorandolo… pero el no se quedaba atrás…

Me nudo comienzo del dia.

La comida estubo delisiosa, eso sin contar que mis manos aun temblaban y a cada poco se me caia el tenerdor, aun que eso no me hubiera importado… si no tuviera la atención de los presentes en mi. Y a pesar de que hayan pasado al menos unas dos horas… la fiebre subía y bajaba…

- ¿Sue, puedo donde esta el baño?- le pregunte cuando terminamos de fregar los trastes.
- Arriba, de frente…- me sonrie con ternura.
- Ahora vuelvo…-anucio en la sala, vijandome que los hombres solo hablaban entre susurros.

Subi las escaleras corriendo, de tres en tres. Apenas me fije si entre el baño o no… solo serre la puerta.

Mis manos temblaban violentamente y mi respiración ya era un jadeo sonoro. Trate como pude de controlarlo. Tome las pastillas, con las manos sudorosas gracias a el calor sofocante que sentia, pero las muy malditas se me cayeron por el inodoro.

Comence a lloriquear. ¿Qué carajos era esto?

Abri el lavabo y tome agua, pero no era suficiente, me moje el cuello con demasiada agua mientras mi cuerpo era sacudido por los temblores violentos.

Solloze mas fuerte y sin control. Tumbando, sin fijarme, las cortinas de la ducha y los utencilos como la parta, el cepillo de dientes y la barra de jabon.

Pero nisiquiera me fije en eso. Solo se que estaba aterrorizada, la lengua de fuego amenzaba con nacer y lo unico que pude hacer fue asustarme mas.

¿Qué demonios me sucede?

Mi garganta parecia sufrir una combustión, apenas y podia respirar por que a estas alturas jadeaba salvajemente. Como si estubiera en un maldito manicomio.

Mis piernas flaquearon. Mi mente parecia queres colapsar…
Y sin mas mi cuerpo comenzo a ceder por el cansansio y el dolor…

Pero cuando estube a punto de caer al suelo de bruzes. Unos brazos calidos arroparon mi sintura. Al parecer era un hombre, ya que sentia sus musculos marcados y desnudos contra mi pecho y abdomen.

Su enfluvio me abrazo, envolviendome en una calida brisa lleno de un aroma hipnotico, electrizante, erizando los bellos de mi piel…

Y sus ojos… oscuros y profundos, que se habian dejado la niñez para convertirse en la mirada de un hombre. Arropandome en una braza dominante de un mundo desconocido. Me observaban, con ese cariño, con ese amor que profetizaba enternidad.

¿Seth?

No queria dormirme, no queria desmayarme, queria seguir hay. Observando sus ojos… enterrarme en ellos, proclamar lo que me estaba brindando. Hacerlos mios… solo mios…

Pero mi cuerpo cedio por completo, dejandome inerte en los brazos de ese hombre.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Norali
Nuev@


Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 18/12/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Lun Ene 21, 2013 7:52 pm

bello!! jajaja ya quiero saber q sucedera con seth!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
renesmme
Team Mariana


Mensajes : 425
Fecha de inscripción : 25/03/2012
Edad : 22
Localización : barranquilla

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Lun Ene 21, 2013 8:34 pm

ya quiero saber q bendra por fin aparecio seth q bn Smile
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
claire_ateara
Team Jacob


Mensajes : 331
Fecha de inscripción : 25/09/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Mar Ene 22, 2013 4:42 am

fantastico aparecio seth ya quiero saber que pasa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Lun Ene 28, 2013 1:49 pm

Hola chic@s! lamento la tardanza, como veran no pondre tanta chachara . LoL, estoy un poco corta de tiempo.
Very Happy.

Pero bueno aqui el cap, posdata: se que se molestaran con Jacob, pero entiendanlo... para el Suki, es mas que especial...

bueno, hasta el proximo domingo, lamento la tardanza, la UNI me tiene hasta ACA (señalacion de raiz de pelo). estoy hecha una plasta, de tanto trabajo y dibujo que hay, Razz




Capitulo
6




Aun con los ojos serrados, mi cuerpo estaba consciente, o al menos… lo aparentaba. Apenas podía percibir el exterior. Eso si, independientemente estaba totalmente segura, de que me trasladaba a un lugar. Sentí algo húmedo, como si me estuvieran sumergiendo en aguas frías.

Gemí, de dolor y satisfacción. Una por que me sentía arder y si unías el frío extremo con el calor abrazador, la sensación es parecida como si te arrancara la piel. La otra por que después de unos segundos, mi cuerpo comenzaba a tener su temperatura normal.

Le di gracias a Dios por no tener que enfrentar esto sola, el me había dado una familia que a pesar de sus altas y bajas me amaban. A pesar de estar en el hilo de inconsciencia no pude evitar sentirme como una maldita.

¿Por qué no había luchado todo este tiempo para volver? Era algo irónico que al principio quisiera quemar este lugar con la gente viva y toda la cosa bien masacrada, pero en el fondo… me di cuenta de que solo era resentimiento, resentimiento por que ellos no habían venido a por mi, resentimiento por que no evitaron nunca que me alejaran de ellos… pero eso fue cosa de mis padres, en fin… el punto era… que ellos eran los pilares mas importantes en mi vida… principalmente el viejo Quil.

Que apesar de ser un maldito umpa lumpa cascarrabias, era el mas que me amaba y cuidaba de mi. Aun que el no era de estas personas que lo demostraban con amor, abrazos… y entre otras cosas… el era una persona seca, pero conmigo… yo le hacia sonreír, no se como, pero mi actitud le hacia reír… en cierto modo soy, como el… solo que en mujer. Pero eso de sonreír… era su mayor muestra de afecto, hacia una persona.

Una caricia fría surco mi frente que hervía en calor, volví a gemir. Y comencé a normalizarme. No era Seth… ¿Dónde estaba Seth?

- Tranquila, todo estará bien…- Era el, mi tío abuelo. Trate de sonreír mientras las lágrimas competían por salir. Un nudo abrazo mi garganta trabando mis palabras. Aun que no podía decir mucho, aun me hallaba mitad consciente y mitad no.

Pero aun así lo intente.

- Lo… siento…- fue lo único que pude pronunciar. Maldije mi estado internamente.

Quería desahogarme, quería decirle cuanto los amaba, a el… a todos, quería… ser otra persona, una mejor… mi verdadera yo, o al menos… ser la parte que había dejado atrás. Quería demostrar, y sacar a la luz la verdad que me carcomía por dentro.

- Lo se, chiquita, lo se… -suspiro mientras seguía pasándome esa toallita húmeda en la frente, en una tierna caricia.


Sorbí por la nariz, las lágrimas comenzaron a salir. De verdad me sentía como una mierda en esos momentos… llena de impotencia.

- Eso mi niña, llora todo lo que quieras…- me insito, acariciando mi brazo izquierdo, con amor paternal. ¿Cómo había podido decirle tantas cosas feas y horribles? A el, a el único ser que se había preocupado por mi… el fue el único que se hizo cargo de mi, apesar de todo lo que había hecho… me había brindado, un techo, mi propio espacio, comida, cama… un hogar.

Y yo había venido enojada, descargando toda mi furia contra el, cuando debería de haberle dado las gracias, por darme todo lo que tengo… cuando realmente los que se merecían esa parte de mi furia eran mis padres… y ni que llamarlos padres.

Por que aprovecharon la oportunidad para dejarme a la deriva… aun que, no los culpaba tanto, realmente yo no fui una persona de la que se podía confiar realmente.

Mientras sollozaba entrecortadamente.

- Todo es mi culpa, si tus padres no te hubieran llevado lejos, a estas alturas no estarías sufriendo…-
- Claro que no, Viejo, esa es su naturaleza… solo que ella es mucho mas, especial…- dijo una mujer, la cual pude calificar como Sue.
Trate de apretarme más al agarre de mi abuelo. Y aun que así con sus años encima y el usando bastón, jamás me había sentido tan querida. ¿Naturaleza? ¿Era más especial? ¿A que se refería con eso?

Lo único especial que había hecho, fue ese momento erótico con el salvavidas semanas antes de venir aquí…, su lengua me hizo sentir especial, pero fuero de eso… nada.

Y me volví a sentir más mierda.

Luego de un momento, recordé a aquel hombre que me hizo sentir más que especial, me sentí como una diosa pagana poderosa, y los vellos de mi piel se erizaron. Sentí cosquillas en mi estomago. Recordé sus fuertes brazos alrededor de mi cintura, memoria todavía latente, así que no me costo mucho imaginarlo.

Y sus ojos… negros, penetrantes, hipnóticos y hechizantes.

Mis piernas temblaron ante el recuerdo de sus ojos oscuros y profundos. Dios sabia que podía quedarme una vida entera en ello, y solo un segundo me había tomado para comprobarlo. Y sus labios, finos, casi femeninos por el rojo que los recorría…

Mis dientes vibraron, quería poder morder sus labios. Hacerlos míos, solo míos…

Mi cuerpo vibro en respuesta. ¿Dónde esta? ¿Dónde esta Seth? ¿Por qué no esta aquí? Bueno no era su obligación, pero el me había sujetado mientras caía… el… había estado allí, ¿Por qué no estarlo ahora que desperté? ¿O habría sido un sueño? No, estaba segura de que el, ese hombre me había tomado en brazos.

Seth, todo un hombre. Sentí la necesidad de morderme el labio.



- ¿Dónde, donde esta Seth?- dije ya mas clara pero con la garganta seca. El viejo Quil se tenso notoriamente, aun que luego se relajo.
- Esta teniendo una platica con Jacob…- dijo una Sue muy seria.
Abrí los ojos lentamente, entrecerrados, pero lo logre y me fije en que estábamos en el baño todavía.
- ¿Con Jacob?- trate de moverme pero estaba hecha una plasta. Me rendí inmediatamente. Demonios.
- Si, es sobre… el trabajo…-comunico mi tío abuelo. Dándole una mirada llena de misterios, para mi, a Sue.
- Ah, ese trabajo…- me fue inevitable no tener la voz mas irritada de la historia, lo se, soy una maldita… pero es que tanto secreteo me tenia mas que harta. Siempre igual… nadie habla.

Por mas que pregunte por sobre aquel estupido trabajo, nadie habla. Es como si tuvieran una especie de juramento, como un club secreto o algo así… y la verdad me hacia sentir como la mierda, y a la vez me enojaba a tal grado que podría gritar por horas.

¡Malditacea! ¡Odio ese estupido trabajo!

- Dije que no…- rugió una voz… que para mi parecer, erizo los vellos de todo mi cuerpo. al parecer estaban en medio de la sala. Por que hacia eco.
- No es un consejo, es una orden…-estallo la voz que clasifique como la de Jacob, notablemente histérico. Al borde del colapso.
- No me interesa, no la dejare sola - dijo la voz. Mi corazón rugío en un apocalipsis de trompicones mientras sentía las cosquillas en mi vientre.

Me removí inquieta. ¿Podría ser el? ¿Seth? ¿Se había quedado por mí? ¿Hablaría de mí?
- Eso no te incumbe, Seth, te di una orden, solo mantente a raya… no te le acerques…- rugía Jacob, mas que enojado.
- No me interesa, es mía, punto y se acabo… No me alejare mas, eso que siento… es mas intenso de lo que crees…yo estoy…-
- ¿Cómo lo sabes? ¿Estas seguro de ello? Eres demasiado joven y ni siquiera has tenido novia, ella… no juegues con fuego muchacho, te quiero como un hermano, pero ella es demasiado importante, aléjate, como lo haz hecho antes, no entiendo cual es la diferencia ahora, vete con Kenia…-dijo Jacob sin esperar mas, soltando todo sin apenas respirar.
- ¡Claro que estoy mas que seguro!, ¿O crees que bromearía con algo como eso? ¿Es que no me conoces? ¡No entiendo cual es el maldito problema! ¡No quiero a Kenia!- vocifero el individuo.

Mis piernas temblaron. ¿Quién era Kenia? ¿La novia de Seth? Pude evitar no sentir celos, pero estos me hicieron en la boca del estomago… sentí la fiebre insistente en mi columna, suave… pero seguía latente. Gruñí.

¡No! ¡El es Mio! ¡Mio! ¡Mio! ¡Mio! ¡Solo Mio!

Sue salio inmediatamente, hacia la batalla verbal apocalíptica, que al parecer era bajando las escaleras. Por lo que no escuche más que la puerta siendo azotada… Alguien se había ido.

Jacob entro con una mala cara de siete infiernos. Pero ni siquiera me importo eso.

- ¿Dónde esta, Seth?- pregunte tratando con todas mis fuerzas, de ponerme de pie.
Eso si, si la cara de Jacob parecía un infierno, sufrió una transformación empeorándolo todo.
- Tenia cosas mas importantes que hacer…- dijo con voz ruda. Sus ojos eran dos enormes arpones y sus palabras la maldita mecha.

No entendí porque, pero mi corazón dio un latido duro, y lleno de dolor… como si se me hubiera detenido por un instante. Trague hondo, mientras trataba de analizar sus palabras… ¿A dónde se iría? ¿Yo no era importante? O al menos no lo suficiente, Talvez se fue con su “noviecita”…

Si, debía de ser… Maldita, Kenia. Mi columna vibro al igual que mi tórax.

Al fin lo logre con ayuda de mi tío abuelo, eso si, sujetando en puños la tela de su chaqueta… las piernas me temblaban.

Nos despedimos, de Charlie y de Sue… y Jake nos llevo a casa, obviamente en el trayecto del viaje había una maldita tensión, que ni veas... se podía cortar con un filoso cuchillo y toda la cosa.

Renesmee, me ayudo a subir a mi habitación mientras el Jake y mi tío, hablaban de algo “importante”. Según había dicho Black, o al menos lo que YO había escuchado, era que el “bosque” se estaba volviendo rudo…

No entendí, ni con pelos y señales a lo que el se refería… pero si senti como el cuerpo de Nessie, se puso rigido. Juraria que senti como si estubiera recostandome de una piedra.

- ¿Crees, que puedas vestirte tu sola?- dudo Nessie, al tenderme mi maleta. Le sonrei tranquilizadoramente.
- Si, puedo, no te preocupes…- comence a buscar que ropa ponerme.
- Ok…- luego comenzo a jugar con sus dedos, nerviosamente. Detuve mi busqueda, mirandola con una ceja arqueada.
- Puedes preguntarme lo que sea, Nessie…- murmure con tranquilidad, tratando de insipirarle la tipica onfianza que se tenia en una amistad y todo el rollo de lealtad y comunicación. La vi tomar aire varias veces, al igual que sufrio ese tipico baño de sangre en su rostro…
- ¿Cómo es eso de la enfermedad que tienes?, Mi abuelo dice que ni se acerca a claustrofobia…-
- Ah…- obviamente estaba tan nerviosa que ni siquiera sabia como hacerme ese tipo de preguntas- Era eso…-

La mire bien, de reojo… mientras continuaba en mi búsqueda de ponerme algo seco. Ella parecía más que nerviosa. Se mordía hasta su labio inferior, lo cual me recordaba grandemente a Bella, cuando niña.

- Bueno, si no quieres, digo… contestar… digo, sin presiones, ósea… no es que sea tan… importante, digo, si lo es… eres la hermana por elección de Jacob y yo, me preocupo digo…-
- Déjame hablar…- le corte, me estaba comenzando a marear, se sonrojo grandemente. Y se disculpo en silencio.
- La enfermedad, comenzó aquí… en la reserva. En una tormenta de nieve, para ser exactos…-trate de hacer memoria, pero lo único que recordaba era el bosque… mientras yo observaba por la ventana… en casa de el viejo Billy.
- No recuerdo mucho…-dije sonriendo con pena. Por lo que solo salio como una mueca de asco.- Solo que al parecer salí de la casa en media tormenta y horas después Jacob me encontró, junto con Billy, solo que este caminaba en ese tiempo… -sonrei con un nudo en la garganta…- Desde esa noche, no he dejado de ser impulsiva, y la fiebre de mi columna a crecido latente… tal vez esa fue la razon por la que nos fuimos de aquí…- deje de buscar recostandome en la cama…-

>> La enfermedad empeoro, lo raro es que… todo el mundo recuerda lo que sucedió en cada etapa de su vida, exepto por mi…- volvi a buscar, ya habia encontrado un sport-bra negro… y unos mahones del mismo color, a la altura de el inicio de mis nalgas.

- ¿Cómo que no recuerdas nada? Jake dice, que te la pasabas en el bosque…- dijo frunciendo el entre cejo…
- ¿Ah, si? – la secunde en la mueca, era curioso… - Que yo sepa, no me acuerdo de nada… toda mi memoria esta dispersada en segmentos… recuerdo la noche… y que hacia frío, recuerdo… recuerdo a un aullido, pero nada mas…-
- Ósea… nada, de nada…- Asentí.
- Me volví fanática de los lobos, en especial del de la leyenda Quileut, El Gran Lobo Blanco…- dibuje las orejas encima de mi cabeza y con otro gesto un hocico partiendo desde mis mejillas…
- Nunca he escuchado esa…- me mira curiosa, sentándose en el suelo, a mi lado.
- Es un cuento de niños… para que se sientan protegidos al dormir…- le sonreí con sinceridad.- Es muy hermosa… Jake, y los chicos se la saben…- le incité para que le preguntara una vez.
>> Tambien recuerdo, que el dia en que yo me fui… entraba en el bosque… fue un sueño realmente hermoso…- fije mi vista por la ventana, ya estaba anocheciendo. Realmente habia sido hermoso, recuerdo que me había recostado en algo… un animal suave, y sedoso… sentía dolor también, por algo…- En fin … mis padres estaban desesperados por saber que era lo que me sucia, pero yo estaba descontrolada… realmente quería estar en casa, la fiebre se controla mejor acá que haya…
- Osea… el problema es la fiebre…- acertó, sonrei orgullosa a su direccion.- Entonces, ¿A que viene lo de la violencia, la vez de la broma de Quil?-
Gruñí, maldito Quil, y lo mas seguro lo sabia gracias al bocazas de su novio.
- No me gusta estar entre barrotes o paredes, lo soporto cuando duermo, mientras tanto… el punto es que amo la libertad, sentirme libre… odio, que me mantengan en una caja de cristal…- me puse de pie y camine hacia el baño.- piensa, como se sentiría un pájaro sin alas, es así de simple.

Sabia que era grosero dejar a alguien en medio de una conversación… pero no lo podía evitar.

Al final me despedí de Nessie, pero no de Jake… el estaba muy tenso, y algo en el no me gustaba, era como si me pusiera a prueba… como si me llamara. Lo ignore completamente, obvio.

Lo último que quería en este planeta era su discriminante mirada. Y más si acababa de sufrir un violento y terrorífico impacto. Si no hubiera sido por Seth, sin duda estaría muerta.

Seth…

Realmente era sorprendente como aquel chiquillo, podía convertirse en todo un hombre con músculos fuertes, grandes y toda la cosa… un top model, de hecho… era como el cuento del patito feo ¿No?, que cuando creció se convirtió en un hermoso cisne, pero en este caso, en un hombre sexy, muy sexy… completamente hermoso.

Y hablando de… me preguntaba. ¿De quien estarían hablando Jake y el? Obviamente era algo muy serio, si no… Jacob no se hubiera puesto como una fiera… sin embargo, no me gustaba para nada las cosas que le había dicho.

¿Pero que estoy diciendo? ¡Apenas y lo conozco! Gruñí en mi fuero interno.

De momento, palidecí… una piedrecilla entro por la ventana, cayendo en el solitario centro de mi habitación. Tome el papel que la envolvía… era tan finito…

Sonreí… ¿Qué clase de broma era esta?

Pero lo que leí, me hizo abrir los ojos como platos. Decía en una letra trabajada, casi perfecta.

“¿Puedo entrar?, Necesito hablar contigo, Seth”






Última edición por nina_Black17 el Miér Sep 11, 2013 7:45 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Lun Ene 28, 2013 1:52 pm

se que dije que seria largo, pero me salio medio patito, no se... queria explicar algo de el pasado de suki primero racarcando que NO RECUERDA NADA!, pero bueno, el proximo cap, lo hare mas largo, ME QUEMARE HASTA LAS PESTAñAS SI ES POSIBLE!.

BESOS Y ABRAZOS CHICAS!
todos de parte de SETH!.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Norali
Nuev@


Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 18/12/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Lun Ene 28, 2013 7:16 pm

Nina_Black17: aunq es mas corto de lo q pense esta super bueno, aunq hay q esperar mucho para otro capi je...

Besos y lo estas haciendo genial!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
adriana_black
Nuev@


Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 27/01/2013
Edad : 20

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Mar Ene 29, 2013 2:59 am

Very Happy [b] ahhhhhhhhhhhhh es muy lindo me encanto aunque estubiera corto ohhhhhhhh k lindo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ ya se no aguanta mas asi k dale paso ok?..... gracias por publicar¡¡¡¡¡¡ Basketball
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
claire_ateara
Team Jacob


Mensajes : 331
Fecha de inscripción : 25/09/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Mar Ene 29, 2013 5:54 am

lo adore amo a seth ya quiero saber que pasa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
renesmme
Team Mariana


Mensajes : 425
Fecha de inscripción : 25/03/2012
Edad : 22
Localización : barranquilla

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Miér Ene 30, 2013 12:44 am

esta genial ya quiero saber q pasa Smile
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Dom Feb 03, 2013 7:27 am


HOLA CHIC@s!!!

Bienvenidos a otro domingo
sentaos alrededor de la fogata chic@S, que la cosa hoy
esta un poco caliente.
muchas, muchas sorpresas por venir!

Gracias a:

Norali
Adriana_Black
Claire_ateara
renesmme
y a
aural

cheers cheers cheers cheers









Capitulo: 7




Mi Corazón se detuvo, y dé momento comenzó a latir alocadamente. ¿Quería hablar ahora? Jadee sorprendida.

Corrí hacia la ventana y me asome…

Hay estaba el. Serio, imponente… con esa aura masculina. Y esos ojos oscuros, devorándome lentamente…

Trague hondo

… Mis piernas se hicieron gelatina. Y mi estomago se lleno de insectos revoltosos. Me sujete como pude de la ventana, ¡Apenas y me podía mantener de pie!.

- ¿Puedo entrar?- susurro como en secreto, con esa voz tan profunda, poniéndome la piel de gallina. Me puse roja como un tomate, mientras el ocultaba una risilla con sus muelas, apenas asentí… ¡Oh, Dios mío! ¿Qué he hecho?
No, no estaba lista para esto.

El solo trepo por las enredaderas y los tiestos con agilidad… y al parecer no me aleje lo suficiente, por que quedo a pulgadas de mí… Mi pecho se inflo llenándome con su aroma. ¡Dulce, Jesús!

Trastabille cuando di un paso en falso pisando la maleta que aun permanecía en el suelo, pero gracias a Dios me repuse antes de que su calida mano me tocara… No, no podría resistirlo.

Me fije con mucha intención en su “poca ropa”. Típicos Jeans… cero camisa… tatuaje Quileut de guardián del bosque… y el pelo corto y desordenado. … desordenado… en ese momento, me alegraba de que el tuviera ese… “trabajo”… ¡Andaba semi desnudo! La boca se me hizo agua.

Nos quedamos en silencio inspeccionándonos mutuamente… hasta que nuestras miradas se enlazaron, en un torrente de emociones. Respigue levemente, esos ojos… me llamaban, a introducirme en ellos, fundirme… ducharme con su color…

- Es mas pequeño de lo que recordaba…- dijo el carraspeando… bajando la mirada rompiendo bruscamente el contacto visual, de momento… me quede desnuda. Pero solo de momento.
- ¿Cómo? – yo aun no daba tregua, estaba demasiado enfuscada en sus ojos… se me hacia la boca agua. Mi piel se erizo, nuevamente.
- La habitación, es más…-
- Si, ya…escuche, “pequeña”...-dije mas rápida, irrumpiéndolo en su charla… estaba tan nerviosa que ni sabia que decir, lo vi. de reojo rascarse la nuca mientras fruncía su entre cejo.

Opte por echarle una bronca, después de todo... no había sabido nada de el…

- ¿Por qué discutías con Jake?- sus ojos se abrieron como platos, y jure a no ser por la palidez de la luna blanca, que el se había puesto casi albino…
- ¿Escuchaste?- trago saliva nervioso, pasandose una mano por su revoltoso cabello…
- Mas de lo que debería…-
- Es imposible, estabas…- se detuvo en seco a escasos centímetros… -
- ¿Inconsciente? No,…-
- Lo siento tanto, de verdad estoy muy apenado, si hubiera luchado mas… no te hubieras quedado sola…- trato de disculparse, extendiendo su mano a mi mejilla, la acaricio con ternura mientras a cada medio segundo la carne se me ponía de gallina, podía palpar la electricidad en nuestro alrededor, era casi mágico… pero no le encontré sentido alguno, ya que el era libre de hacer lo que desea. Si importar que o quien. Aun que… ¿Realmente le importo.

La puerta se abrió estrepitosamente, azotando contra mi pared, dejando entrar a un muy cabreado Jacob, en compañía de la rabiosa mirada de dos chicos, tenían que tener como unos 20 años.

- ¿Qué te dije?- grito Jacob interponiéndose entre Seth y yo. Los mire perpleja e inmóvil, todos semi desnudos con esos tatuajes antiguos, sudados… desprendiendo un calor, que vibraba en el ambiente, algo semejante a la magia.
- Jake…-murmure avergonzada amenamente, tomando su fibroso codo. No me atrevía a mirar a nadie. Pero el ni me miro, me aparto en una sacudida, que me dolió en el alma como puñal.
Los otros dos me tomaron de los brazos alejándome abruptamente. La adrenalina comenzó a carcomer mi ser… mi columna vibraba, enviando ondas en forma de latigazos por la extensión de mi cuerpo.

- Ya te dije, Jacob, no me apartare…- dijo Seth haciéndole frente a Jacob. Que por unos centímetros le sacaba cabeza. Y eso que Jacob era realmente grande… aun así…
- Seth…-suplique, por alguna razón, sabia que esto iba de mal en peor… no me agradaba ni la presencia de Jacob, ni sus palabras ni incluso su aura.
Que por alguna razón, en mi interior indicaba… peligro.
- ¡Tu no sabes nada, Muchacho!- gruño empujándolo. - ¡Cuando te dicte una orden, la cumples!-
- Déjalo, Jacob, Seth tiene razón, no es algo que se puede controlar…- dijo Embry entrando de la nada, empujando a los hombres que me tenían sujeta. - ¿Qué diablos haces, Jake?-
- ¡TU NO TE METAS!- grito Jacob, me pareció escuchar un chillido, y Embry se… arrodillo, en el medio de la habitación.
- Jacob, estas siendo extremista- dice un hombre.
- ¡EL SE LO BUSCO!-
- ¡YO NO ME BUSQUE NADA!- se envaro Seth a centímetros del rostro de Jake.
Mi corazón comenzó a latir como loco, sentía fuego, puro fuego en mi columna, mis manos comenzaron a temblar.
- Seth, por favor, Jacob…- volví a suplicar, di un paso pero los hombres me detuvieron nuevamente con sus cuerpos.
- ¡Es inevitable y lo sabes muy bien!, ¡No es algo que pueda controlar a mi antojo!- exclama cabreado, noto que sus manos convulsionan, al igual que las mías y las de Jacob.
- Jacob, debes parar, ya…- chilla el otro hombre al verme temblar.
- Cállate Collin…-gruñe Jacob. Seth me mira, y sus ojos se abren como platos, déjà de temblar. Pero yo solo tengo ojos para Jacob, que esta en descontrol. Vuelve a empujar a Seth y este se tropieza… y cae por la ventana.

¡NO!, grita mi alma.

Mi corazón deja de latir, mis oídos ya no son capaces se percibir algun sonido… todos mis sentidos estan puestos en Seth. Mi columna vibra, el fuego rugue en mi garganta, y noto… que esta vez no me hace daño solo quiere salir… pero no pienso en eso… solo esta Seth, y nada mas.

Empujo a los hombres con violencia en medio de un grito desesperado, con ello empujo a Jacob Black de camino, el suelo tiembla bajo mis pies, mi vista tiene un foco… Seth…

Apenas y lo pienso, me lanzo por la ventana con el corazón en la garganta ahora latiéndome alocado de rabia.

Seth estaba de pie… temblando, mirando un punto fijo en el bosque.

- ¡Suki! ¡Entra!- exclama Seth, mirando el punto fijo en el bosque… pero no me muevo. ¡Quería saber si estaba bien! Y como si me leyera la mente.- ¡Me encuentro bien, entra ya!-
- Pero…-
- Ya es muy tarde, Seth…- dice Renesmee interrumpiéndome, apareciendo de la nada, junto con Leah.
- Nessie, tiene razón…- dice Leah esta vez.

De momento, se quedaron en silencio… Seth y Leah tomaron posición frente a Nessie, protegiéndola a ella y ella protegiéndome a mí… como defensa…

Ese olor dulzon, apestoso, recorre mis fosas nazales.

Y de la maleza, aparecen tres personas… blancos como la cal, como muertos, vivientes… como, los frios.

Flash Back.


- Los frios son seres sin vida, inmortales demonios que han regido la tierra durante seones.- dije el viejo Quil llamando la atención de todos los niños en la fogata.- Brillan como diamantes a la luz del sol, se alimentan de la sangre, bebiendo de los humanos…-
- ¿Y que nos protege de ellos?- pregunta Sam.
- Nosotros…- dice el viejo sonriendo- Tenemos el don de tomar la forma de un lobo mientras queramos, somos descendientes de los espíritus antiguos que crearon la tribu… Quileut, lobo… somos defensores, nosotros tenemos el deber de defender nuestro pueblo de esas creaturas.

De momento saltan tres colosales lobos, dos grises y uno rojizo, el más grande… y salen corriendo detrás de los fríos…

Pasmada, y desorientada… ¿Cómo, como es posible que no sean producto de mi imaginación? Jadee… retrocedí lentamente…

Mis ojos inevitablemente se llenaron de lagrimas… no de miedo, si no mas bien de terror, pero no de los lobos… ni de los, vampiros… y aun que se supone que fueran leyendas o mitos, si no mas bien por que, fui consciente de que mi enfermedad… si es que lo era, por que ahora mas que nunca lo dudaba, nunca me había jugado una mala pasada…

Ahora sabia que no me recorría el cuerpo, ahora sabia que era una bola de fuego que subía y bajaba mi columna cuando me enojaba o presentía peligro… o cuando me asustaba, el problema era que al parecer ahora… en esos instantes quería ser guiada y liberada por mi… ella quería ser parte de mi… y eso me asustaba, en gran manera.

Mis piernas estaban por transformarse en gelatina, mientras mis manos y la mitad de mis brazos convulsionaban. Mi respiración era audible, sonora. Casi chillidos de desesperación. Cada palpito parecía rebotar en mi abdomen, adolorido. Esto era demasiado. Mire a ambos lados, los lobos no se movían… los vampiros sisearon, enojados, mientras los lomos de los lobos se erizaban expectantes, gruñendo ferozmente, como si defendieran algo…

Entonces, sus rojos ojos, inyectados de sangre se posaron en mi… dejándome inmóvil, pero con la esfera de fuego latiendo en mi columna, absorbiendo, expectante… mientras vibraba en un vaivén adictivo.

Ellos sonrien, mientras yo le regalo una mirada de panico… la mujer mueve un pie hacia el frente, sus cabellos negros parecen de medusa en el viento.

Los lobos rugen, deteniéndola… y dé momento, todos comienzan a correr a los adentros del bosque…

Pero no todo desaparece… cuando observo a Seth y a Leah… que estan iguales que yo, piernas temblorosas, manos convulsionantes, respiraciones agitadas, eso si… ellos estaban enojados… pero no les tenían miedo… a nada…

Seth se gira violentamente rabioso… mientras Leah arranca a correr.

- ¡Nessie, llévala a un lugar seguro!- dicho esto corrió detrás de Leah, a los adentros del bosque.
¡NO!, rugió una voz dentro de mí, el corazón se me exprime como esponja.
- ¡Seth! ¡Por favor!-chille forcejeando entre los pétreos brazos de Renesmee, que me llevaba sin esfuerzo.- ¡Suéltame!- rugí en cólera, mientras forcejeaba violentamente, pero a ella no parecía importarle. Su rostro era inexpresivo.
- ¡SETH!- grite raspando mi garganta.- ¡SUELTAME!- le grite a Renesmee. Pero esta parecía no reaccionar.

Mi dolor aumentada, mi desesperación igual, no podía con esto… era peligroso, muy peligroso… pero el, se había lanzado, sin pensarlo dos veces…

Comencé a llorar en los brazos de Nessie, mientras aun forcejeaba.
¿Cómo esto había sucedido? ¿Por qué había sucedido?

Dios, que Seth salga con vida, que este fuera de peligro… esos lobos, y esos fríos… podrían ser peligrosos. Solloce audiblemente, mientras mi respiración no cooperaba.


La bola de fuego me acariciaba, consolándome… tan dulcemente que podía pensar que era mi amiga.

- Todo estará bien…- susurra tomándome como una bebe, luego, nuestro alrededor parece inexistente… borrones de casas, aves, vecinos, árboles… calles, que parecen no notarnos… como si en realidad fuéramos mas rápido que el mismo tiempo, o como si este se hubiese detenido.

Ni me fije que habíamos entrado al bosque. Solo pensaba en Seth… ¿Estaría vivo? ¡NO!, no puedo pensar tan negativamente… el tenia que vivir, lo necesitaba… ¡Oh, Dios mío, por favor!

Entramos en la mansión Cullen, a velocidad in-humana. Luego sentí algo cómodo, como algodón en mi espalda… sonreí con los ojos ahora cerrados, mientras me trataba de sobre poner ante la realidad, ya nada es igual… ahora no que se existe y que no…

Si los lobos son reales, quiere decir que las leyendas lo son… solo historias reales de nuestros antepasados…

Las lágrimas comenzaron a predominar, devorándome paso a paso, desbordándose en mis parpados serrados y caían en un tipo de competencia de cual seria la lágrima mas espesa y dolorosa.

Mi pecho parecía ser exprimido.

Seth, Seth, Seth… el, y nada mas… volví a recordad su suave caricia, los vellos de mi piel se erizaron punzantes, mi corazón tembló… Seth.

- Dice la leyenda, que un lobo cuida a nuestra tribu. Mandado directamente de nuestros dioses… comenta que el lobo era blanco como la nieve, celestial y lleno de grandeza, fuerte y audaz, imponente y colosal, a diferencia que era un poco más grande que un caballo… por que era más espíritu, que hombre.
- El Gran Lobo Blanco, vigilante y gran guerrero, se encargaba de dirigir a la tribu junto a Taha’ Ki… mientras sus descendientes nacían y caían, otros vivían y predominaban, El gran lobo siempre estaba hay, como espíritu…
- Se dice que el lobo solo esperaba un cuerpo al que poseer, y hacerse uno… pero por años y años espero… en el corazón del bosque… vigilando y guiando… pero cuenta la leyenda, que en una noche de luna azul, nacerá el portador del espíritu y el que nos guiara a la victoria en una gran batalla… para que nuestro mundo pueda al fin estar en paz.

Sus ojos azul cielo me observaban con adoración, mientras que se acostada de costado nuevamente, dejándome un espacio en su estomago para poder conciliar el sueño.

Lo abrace como cada amanecer, y anochecer. El era parte de mi.

Me sobresalte cuando sentí una caricia en mi brazo derecho. Mi corazón latió enloquecido. Mis ojos y los suyos se abrazaron en una corriente espiritual, transparente y mágica.

… Era El…

Los vellos de mi piel se erizaron, mientras mi estomago era asaltado por miles de insectos, enviándole corriente a mis piernas temblorosas… mis ojos se llenaron de lagrimas espesas… otra vez, y ni me lo pensé dos veces, me lance a sus brazos, abrazando su cuello mientras el se aferraba a mi cintura, ambos reposamos en el cuello del otro… olfateándonos, estabilizándonos.

Gracias a Dios, había vuelto a salvo… comencé a sollozar mientras el acariciaba mi larga cabellera.

- Seth…- mi voz apenas era una hilillo, la emoción era tanta que todo mi cuerpo temblaba.
- Tranquila, ya paso…- comenzó a decirme palabras dulces y hermosas. Mientras me colocaba en su regazo como una bebe, o niña grande mejor dicho… me apretó al más aun… sin dejar espacio, como si esa cercanía no fuera sufriente.


Luego de unos minutos, de recordarnos que estábamos bien y el estaba a salvo… se volvió tenso… mientras respiraba en mi cabello. Si hubiera sabido… si hubiera sucedido a continuación…

- Suki…- dijo apartándome levemente.
- ¿Uhm?- dije sorbiendo aun por la nariz.
- Tengo algo muy importante que pedirte…- mire sus ojos… que me observaban con esa adoración celestial, que enloquecida mi corazón y me hacia vibrar.

Me quede en silencio expectante… atenta a cada uno de sus movimientos. Como las temblorosas manos que recorrían mi columna, y su agitada respiración. Arrasco su garganta. Y se paso la mano por su rebelde cabello. Y luego… anclo sus ojos en mí… con esa promesa que irradiaba amor eterno.

- No hagas preguntas…- me quede helada… ¿Qué no hiciera preguntas? ¿Pero que demonios le sucedia?
- ¡¿Cómo puedes siquiera pedirme algo así?¡ ¿Estas demente?- me aparte de su agarre, maldije interiormente… su cercania me mantenia en balance.
- Suki, Calmate- dijo haciendo gesto con las manos para que me calmara. Lo mire furiosa… aun que realmente sentia una fuerte atracción hacia el… no podia hacer lo que me pedia.
- ¿Qué me calme? ¡NO!, desde que he llegado aquí, todo a sido como un complote, para evadir a Suki, no me interesa por que tengo que pasar, quiero la verdad y solo la verdad.- le dije mirandole fijamente a los ojos.
- Tu no entiendes…- murmuro negando, pasandose su mano nerviosamente por su cabello. Poso la otra en su cadera. Luego agarro en un puño los cabellos cortos de su nuca y me miro serio…
Mi corazón latió como loco… el sin camisa… mis manos picaban por tocar, abrace mis brazos, apretándolos contra mi… ¡Maldición!

- ¿Qué es lo que no entiendo? ¿Cómo pueden estar seguros si ni siquiera tratan?- rugi con los nervios a flor de piel… se comenzo a acercar lentamente. Como acorralando a su presa. Trague hondo, muy hondo… la garganta se me seco.
- ¿Estarías dispuesta a dar el todo, por el todo?- lo mire recelosa, no dejándome engañar por esa mirada perfecta, esos labios perfectos… esa sonrisa… perfecta… ¡Demonios!

Me aleje dos pasos, mientras el con uno… recuperaba el espacio. El era realmente alto. Casi como Jacob.
- Si…-murmure seria. Se congelo… mirando a la nada, como en un trance, luego vuelve… con la mirada nostálgica y abraza mis ojos.
- ¿Qué pasaria si te dijera que las leyendas son ciertas?-
- ¿Las de la tribu?- el asiente… esperando mi respuesta.- seria un hueso duro de roer… pero si esa es la realidad, lo haria… creeria en la verdad. – el asiente complacido, ahora posando sus dos manos en las caderas.
- ¿No te afecta en nada o es una mascara?-
- Espera, tranquilo amigo, me afecta… pero no como tu o todos creen…- levanta una ceja dubitativamente.
- Es… algo personal…-
- ¿La enfermedad esa de la que creer que padeces?- se que no es una burla, su exprecion es muy seria, pero aun asi…-
- No es una enfermedad…-
- ¿Cómo lo sabes?- dice inseguro frunciendo su entre cejo.
- Por que solo sucede en ocasiones especiales…- su rostro se convirtió en un enorme rostro de pregunta, por lo que le sote toda la sopa…- solo sucede cuando estoy lastimada, triste o furiosa…- completo… el se queda congelado en medio de la habitación…
- ¿Y como es? ¿Cómo se siente?-
- Es… algo…-
- Personal…- dice el con burla…-
- Ya, no manches…-dije gruñendo… fijo mi vista en el bosque para tomar valentia… tal vez el piense que este loca, pero habia una llamilla de esperanza…
- Y… ¿Bien?-

Me quedo en silencio, tragando hondo,… era ahora o nunca… a decir verdad, jamas habia hablado de esto con alguien que no fuera mi doctor… por lo que me costaba mas trabajo, sin embargo… Seth era especial para mi de alguna forma, y aun que sea bochornosa la verdad, se la diria…

- Es como una bola de un fuego intenso que recorre mi columna enviando corrientes a mis brazos y piernas… como si buscara de alguna forma…-
- Liberarse…- completa el… no lo estoy mirando aun.
- Si…- conteste perpleja… ahora mirandolo, y veo en su rostro una alegria desbordante…-
- Ven…- me toma de la mano, y bajamos las escaleras de la mansion Cullen… ¿Por qué me habran traido aquí? . pasamos frente a la sala a velocidad inhumana, pero me fije que habian seis nuevos integrantes… con sus olores mas putrefactos que nunca.
- Seth…-dije apenada ya afuera en el porshe, mientras el salto por encima de las escaleras, dejando una distancia de al menos 13 pies de largo… voltee a la sala, ellos me miraban curiosos… no se por que… pero me dieron unas ganas de mostrar mis dientes, de una manera lejana a ser una sonrisa de afeto, o siquiera una sonrisa…
- Se que resultara loco, y exciste la posibilidad enorme de que salgas corriendo, pero si nadie te dice la verdad… yo lo are…- dice mas serio que nunca- pero para eso necesito que confies en mi…-dice con esa mirada, que profetizaba amor incondicional y eterno. La unica que amaba.
- Seth, me estas poniendo nerviosa…- acepte removiendome inquieta, pose mi peso en otro pie. Acomode un cabello rebelde invisible detras de mi oreja.
- Suki Williams Ateara… ¿Confias en mi?- entonces, nuetras miradas se entrelazaron…desapareciendo todo el alrededor, solo estabamos el y yo, ni el suelo mismo se encontraba entre nosotros. Sus palabras hicieron eco en mi pensamiento, llevandome a mi en un trance desisivo.

¿Confiaba en el? El me habia salvado la vida… dos veces, y en una arriesgo la suya… ¿Por qué no podia confiar en el?
- Confio en ti…- dije… y acto seguido… exploto la ropa en mi pedacillos, que fueron un cero en el gélido aire.

Mi corazón dejo de latir… su piel ahora era pelaje, su cuerpo habia perdido la forma humana reaplazándola por una de un lobo colosal, del tamaño de un caballo de carreras. Su rostro, era el de un lobo… todo el… como los de las leyendas de mi tribu… un descendiente, Quileut…

Su pelaje era color arena, sus patas eran ajenas… pero sus ojos, su mirada… el color de ellos, era Seth.

Pero su mirada no era solo de atracción, estaba llena de amor y ternura, con pizcas de miedo y poca seguridad… lo que me dio a entender… que no era como los lobos cualquiera…

Era un descendiente de Taha’ki… un hombre de espíritu lobo.

Mi Lobo, mi Seth.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
claire_ateara
Team Jacob


Mensajes : 331
Fecha de inscripción : 25/09/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Lun Feb 04, 2013 4:21 am

no puedo creer que se lo dijera ¡me encanto!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
adriana_black
Nuev@


Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 27/01/2013
Edad : 20

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Miér Feb 06, 2013 6:32 pm

ohhhhhhh k bn ya se lo dijo....... nos leemos el domingo guapa¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Dom Feb 10, 2013 7:01 pm

]size=12]
HOLA CHIC@S!

Gracias a:

Claire_ateara :
me encanta que te alla gustado mucho! Very Happy realmente se me hizo dificil, conseguir una escena con un descenlase "casi" perfecto. :3 OS AGRADESCO MUCHO a las "dos".

y a:

adriana_black

(Gracias por comentar), realmente me senti un poco triste por que algunas chicas no me comentaron, ellas que siempre comentan Sad me desanime algo, pero GRACIAS A USTEDES DOS chicas, por comentar. lo aprecio deverdad muchisimo, para cualquier escritora es importante saber que tiene fans de la novela o fic, y tambien ama que comenten.... animan mucho enserio.

pero bueno, basta de chachara xD!. AQUI les dejo el OCTAVO CAPITULO.
ESPERO que lo difruten tanto como yo.

posdata:

TAMBIEN LE DOY GRACIAS A LOS FANS FANTASMAS <--- hace tiempo que no se las daba xD, por dejarme visitas, aun que no lo crean, siempre tengo vista de alcon sobre este FIC, vigilando las visitas, ya que entre mas visitas, mas me animo a hacerlo mas largo, con mas contenido y mucho mas intenso... todo pende de...

-y sobre lo de PUBLICAR SEGUIDO...- trago hondo mirando hacia otro lado...- realmente lo estoy pensando calculadoramente...POR AHORA, no puedo... ya que soy una SENIOR- casi graduanda a estar en la universidad, y todo se me engrima y se complica...

nos leemos el proximo domingo!!!
[/size]







Capitulo: 8



Su pupila oscura me devoro en una energía exótica y profunda, intensa y totalmente mágica. Era como un zoom, un acercamiento intenso, que me demostraba incluso los detalles mas ocultos de su alma…a través de sus ojos.

Yo, estaba tan, cautivada… que hasta mi propio cuerpo carecía de inteligencia, era puro instinto lo que predominaba en mi interior, atracción celular, como se decía en la clase de ciencias… Hasta temblaban mis rodillas levemente, era imposible retenerme, mi respiración era apenas casi audible, y a decir de mi voz, ni siquiera la encontraba.

¿Así se sentía, cuando alguien te gusta, mucho? ¿Así era realmente?

Se que es estupido traer la clase de ciencias a colación, pero esta completamente comprobado que cuando dos personas se atraen o sus almas al punto de que, desprenden un aura de hormonas, como si se declararan amor… o algo así.

Pero una cosa era cierta…

Y estaba segura, que entre: Seth y yo, había mucho mas que atracción física. Lo sabia, y lo sentía en mis huesos, mi pecho… en lo mas profundo de mi alma…

Podía sentir los fastidiosos insectos en mi estomago. Cosquillas en mis manos y mis piernas temblaban. Y ese cosquilleo que parecía mas una caricia en tu pecho.

Sabía que era demasiado prematuro e intenso sentimiento, pero la sensación era tan fuerte, como si un cable de hierro se aferrara a mí y me atrajera hasta el… de una manera posesiva. Animal, salvaje pero a la vez, suave, seductora y sutil.

Como si supiera que sucedía a mi alrededor, y mandara ella… algo así como la relación esa de “BDSM”, amo y esclava… metafóricamente hablando, claro esta.

Los vellos de mi nuca se erizaron lentamente, y también los de mis brazos, poco a poco… el aura era casi palpable, llenándome con mas intensidad. Sentí una corriente eléctrica en mi columna que me hizo jadear levemente.

No le tenía miedo a nada, y menos a Seth, confiaba más en el que en mí. Aun que hipotéticamente hablando, era estupido, absurdo, totalmente idiota de mi parte pensar en eso, era demasiado. Ya que el único animal descomunal aquí era el… literalmente hablando. Y era… extraño de cierta manera.

Pero seamos claros, nada en mi vida era normal. Por así decirlo. Así que estábamos por así decirlo, empatados.

Sabia de mas que el no me haría ningún tipo de daño, pero… yo no estaba segura de mi reacción física… o sea, la cosa que tenga por dentro, sea lo que sea, no me gustaba nada de nada y no me hacia sentir segura de mi misma, y además, sabia de ante mano que de alguna manera, los de mi alrededor no estaban seguros…

La bola de fuego latía en mi interior. Como si estuviera esperando algo… lo mas extraño, fue sentirla tranquila… no me afectaba nada de nada, como si mi cuerpo, estuviera predestinado a soportarlo… como si en realidad estuviéramos hechos el uno para el otro.

Y eso, realmente, me asusto un poco. Me asuste de mi misma. El sentimiento, sobrepasaba lo normal… y mi cuerpo comenzó a temblar levemente.

Rompí dolorosamente la conexión visual entre Seth y yo, casi ciento a mi alma escaparse de mi boca. Pero la amarre a mi pecho como pude.

Trate de calmar mi cuerpo, comenzando a retroceder… Necesitaba urgentemente calmarme, tape mi rostro con ambas manos sintiendo las vibraciones de estas y de mis brazos…

Tranquila, me decía a mi misma, respira y se pasara solo.

Escuche los chillidos de Seth, lo mire entre el espacio de mis temblorosos dedos por un segundo… y me destrozo completamente. Ahora debe pensar que es por el la razon que estoy así…

Ahora me sentía peor… en realidad como una mierda, y eso si que era mas cercano a lo que sentía. Mis tobillos chocaron con las escaleras y me senté en medio de ellas, con las manos en mi rostro aun… Trata de calmarte, me dije a mi misma. Si no, ¿Cómo podría tranquilizar a Seth?

El es mas importante… lo se… solo respira…

Sentí una brisa caliente y suave por mi rostro, sorprendida y conmocionada me destapo el rostro, y me fijo en sus enormes y almendrados ojos, con esa pupila color madera oscura… están aguados. Aunque su cercanía me sorprendió, pero incluso los insectos me atacaron, rosado las paredes de mi estomado sorprendiéndome mas, sin embargo aun con los nervios… sabia muy bien que junto a el estaba mas que segura.

Mil pulso se acelero de sobre manera.

Al diablo con la bola de fuego. ¡Seth es más importante!, comenzó a gimotear. No, no, no… Todo es mi culpa.

- No, Seth… lo siento tanto… yo…- el comenzó a gimotear, olisqueando mi cara con su hocico, sentí la bola de fuego sensitiva y pulsante en mi columna. Temblé, cuando acaricio mi mejilla. Se echo hacia atrás… aparentemente asustado por mi poco normal reacción.
- Seth, no, no llores…- le suplique cuando vi sus lagrimas espesas, bajo su rostro lobuno avergonzado…- Tu no me asustas, Seth…- murmure poniéndome de pie rápidamente.

Quería abrazarle, pero en su forma de lobo lo único que podia hacer era tomar su hocico, aun que ni eso… me daba, vergüenza y estaba llena de desconfianza… y si violaba su espacio personal… aun que el lo había hecho primero, pero aun así. Las leyendas de los hombres lobo eran famosas por tu baja tolerancia. Y eso la cagaba.

Me estaba devorando internamente, tenia tantas ganas de hacerle saber que estoy bien, que nunca le temería, que realmente sabia que el no me ahuyentaba o daba miedo.

Me mira levemente, avergonzado con esos ojos de cachorro… realmente yo tenia un gran efecto en el, y seria una estupida si no supiera que el y yo nos atraemos mutuamente.

- Nunca te temería…- confesé extendiendo mi mano para acariciarlo…- realmente… jamás me darías miedo.- estaba apenas entre pulgadas de distancia y la maldita bola de fuego absorbiendo energía en mi interior.


Era extraño, como si la capacidad del tiempo hubiera aumentado, pensaba que incluso estaba tardando años luz en llegar a el…

Un foco de luz acaricio débilmente su rostro. Y unos rallos de distintos colores sobresaltaron desde sus oscuras y penetrantes pupilas.

Y como siempre. Caí rendida en ellos… y podía jurar, que de alguna manera lograba ver su alma, pura, valiente, justa… y ese destello intenso de amor eterno, mas nuevamente, tenia el deseo de hacerlos míos, solo mío… todo “mío”.


- ¡Seth!- una exclamación de terror nos llamo la atención, eso si… Seth gruño y yo retire la mano sin entender…

El fijo toda su atención hacia ella… sentí mi alma desfallecer nuevamente. Pero de momento caí en cuenta cuando vi el destello de terror que surco los ojos de Seth.

¿Nessie sabia que Seth era un hombre lobo?, el pensamiento me hizo temblar, fruncí mi entrecejo violentamente y retrocedí de ambas partes, quedándome en el campo de visión de los dos… ¿Por qué carajos no me dijeron nada?

La bola de fuego rugió furiosa, absorbiendo energía y latiendo estrepitosamente en mi interior. Estaba enojada y por segunda vez, me encontré siendo apoyada por la energía de mi interior.

¿Nessie lo sabia? La verdad, que por su cara… era un: Si.

“Ella ni siquiera era de la tribu”, se supone… que ella no sepa nada… hasta que se cace con Jacob, o al menos así dictan las leyes…

Mi tórax comenzó a vibrar y un sonido monocorde parecido al gruñido de un perro broto natural desde mi garganta. ¿Quién demonios mas lo sabia? ¿Quién mas era un lobo? ¿Por qué puñetera idea no me dijeron nada?

Pero ellos ni se fijaron en mi reacción. Renesmee seguía haciendo movimientos exagerados en el aire, hablando alteradamente.

- ¿Cómo pudiste hacer esto? ¿Tienes al menos la idea de lo que acabas de hacer?- me señalo violentamente, echa una furia mientras Seth posaba su rabo entre las patas, y sus orejas tocaban su cráneo. Dio un chillido adolorido.

Fije mi vista en mis pies, y me fije en mis manos… mis puños estaban tan apretados, que los nudillos estaban blancos.

- Perdóname por ser grosero, Nessie, pero esto no te compete…- soltó Seth, inmediatamente lo vi sorprendida… ¿Cuándo se había cambiado? Y tenía otro pantalón, más oscuro.

Mis insectos volaron nerviosos, llenos de calambres, ¡Déjenme en paz!, les chille interiormente. Mis piernas temblaron nuevamente y esa sensación en el pecho volvió más fuerte que nunca.

Pero aun así, el enojo era mucho, mucho mas fuerte… a pesar de que era contra… ¿Quién?... ¿Contra quien estaba enojada?

- ¿Qué no, que?- chillo alzando las manos al aire. – Eres tan egoísta, piensas tanto en ti… ¿Sabes lo mucho que enojara esto a Jacob?
- Nessie, odio decirlo, pero Seth tiene razón, lo he visto, es real… - dijo Leah apareciendo de la nada.
- ¡No te metas Leah!- rugió Seth mirando a Nessie furioso.

Pero lo único que ocupo mi mente, o mejor dicho… el unico nombre que ocupo mi mente devorándola… era… “EL”

¿Jacob? ¿Jacob? ¿Jake? ¿JACOB? ¡Malditas seas, Jacob!, rugí en mi interior. ¡Siempre EL! ¡Solo, EL! ¡Jake esto, Jacob lo otro, y mas Jacob!

¿Qué demonios sucedía con este pueblo?

- ¿Enojarme por que?- dijo el rey de roma apareciendo jadeante con los demás, Quil, Embry, el tal Collin y el otro…
-
Seth gruño y lo miro furioso, a la vez expectante y desafiándolo con la mirada de alguna manera. Nessie solo pone una cara de siempre-se-dice-la-verdad y se encamina furiosa a donde Black.

- Seth le confeso la verdad…- Ella ni siquiera terminaba, me miro por microsegundos, y ya Jacob temblaba violentamente, los otros chicos se quedaban atrás….
- Jacob contrólate…-soltó Quil.
- Jake, no…-chillo Leah.
- ¡CALLENCE!- Jake sono como alfa, y lo mas que me dejo, fue Leah, cayendo de rodillas violentamente en medio de todos, bajando la cabeza, a mi me temblaron las piernas… pero los demas bajaron sus cabezas… incluso Seth. Que se mantenia despierto, vivito y coleando, mantenia su porte con una pizca de temor.
- Pienso que exageras hermano- soltó Embry.
- ¡QUE CARAJOS CARAJOS HAS HECHO!- vocifero dando zancadas enormes hacia Seth… y lo empuja violentamente, haciendolo trastabillar.- ¿Quién ES EL ALFA AQUÍ?- vocifero en la cara de Seth.
- ¡ELLA TIENE DERECHO A SABERLO!- refuto este con tanta fuerza en su voz que le brotaron las venas de la garganta.

Y entonces todo encajo… me congele furiosa. Mientras recordaba el día en que llegue…

Quil, y su fiebre, sin camisa, el tatuaje… Embry y su fiebre, sin camisa y el tatuaje… Jacob “sin camisa”, “su fiebre” con “tatuaje”… Leah, su fiebre, Seth, su fiebre… sus tatuajes… Paul, Jared… Collin, y el otro chico… su fiebre, sus tatuajes… sin camisa… incluso, Sam…

Todo encajaba… ¡Ahora entiendo!

El tatuaje, era un símbolo de los espíritus guardianes del bosque… creado por Taha’ki… primera generación. Los hombres que portaban el espíritu lobo, eran guerreros que se tatuaban después de su transformación.

Jacob, Seth, Quil, Embry, Sam, Jared, Collin, Leah, Paul… y el otro chico, eran lobos…

Y Todo, definitivamente “todo” “exploto”.

Podría ser que gracias a mi enojo, poseía por unos segundos el don de el tiempo. por que el dedo con el que Jake estaba a punto de tocar a Seth en el pecho, paso lentamente… demasiado lento… mas que una anciana de 98 en medio de la carretera.

Pero cuando su dedo moreno, todo el pecho de Seth. Todo el autocontrol se fue a la mierda. Aun que realmente hubiera querido hacer algo mejor que antes… pero cuando es “Destino”, “Es” destino.

Mi cuerpo tembló mucho más violentamente, pero ni siquiera eso me importo. Solo se que en un par de zancadas me había llevado a medio mundo por el camino, y empuje a Jacob tan fuerte que trastabilló hacia atrás…

Me miro sorprendido, dejando el cabreo a parte, parecía que lo había puesto en un trance cuando me vio… y no digo que estuviera asustado, fue solo que… parecía demasiado… ¿Palido?

Mis manos temblaban violentamente, mis piernas apenas me sostenían, pero por alguna razón… la bola de fuego me decía que no tuviera miedo… que realmente, ella me ayudaba… me sostenía en cierta manera. Por así decirlo. Así que solo pise fuerte sostuve mi porte, toda erguida ante el. Y de seguro resultaba gracioso, ya que apenas le llegaba a la mitad del pecho.

- ¿Cómo carajos te atreves?- explote frente a el, volviendo a empujarlo fuertemente, lo cual hizo que lo pudiera mover mas… que por cierto era un milagro teniendo en cuenta que Jacob era un tronco de enorme.
- Suki, tu no entiendes- dijo tratando de tomarme las manos, pero yo las agitaba tan rápido que ni siquiera le daba tiempo, el parecía realmente turbado.
- ¿Por qué no me dijiste nada? ¿Qué maldita seas te crees que soy? ¡Pertenezco a la tribu, estupido! – le solté con mas veneno que una cascabel.

Lo se, estaba demasiado segada por la furia… pero me era imposible no estar fuera de mis cabales… aun que no me habían mentido… ¡Eran mi familia! ¡Mi sangre! ¡Mi vida! Y ¡Mi hogar! ¡Imposible no sentirme fuera de este planeta y totalmente impotente!

- Tú no entiendes, esto es mucho más fuerte que tú y yo…- dijo temblando de rabia. Trato de sujetarme pero me zafe velozmente.
Por un microsegundo le daba gracias a Erick, por introducirme a las artes marciales y a Karina por haberme instruido sobre la gimnasia.
- ¡Y una mierda!- lo empuje mas duro, tropezó nuevamente. Gruño furioso, y vi sus ojos oscurecerse, o eso creo… por que ya no podía ver bien, el alrededor no existía… solo “El”, mientras mi vista se fijaba en su rostro con agresividad, borrando a todo el mundo como pizarrón escolar.

- ¡Suki, cálmate, Jacob!- dijo Nessie tratando de tomarme del brazo, pero me zafe inmediatamente. Y volví a encarar a Jacob.

- ¡Tu no perteneces aquí!- grito Jacob con poder. Haciendo eco en el bosque y dejándome inmóvil. Escuche a la mayoría jadear con sorpresa.

Extrañamente, mi cuerpo se quedo inmóvil mi mente en blanco… y me derrumbe ante la evidente realidad. Yo era definitivamente “un bicho raro”.

Jadee, dolida. Desencajada, inmóvil… ni siquiera miraba a Jacob, estaba totalmente ida.

Mi visión fue nublada por las lagrimas saladas que brotaban espesas, como río sin cause, desde mis ojos… la furia fue notablemente desplazada, por el dolor y el sufrimiento.

¿Qué le sucedía? ¿Realmente ese era mi Jacob?

Mi cuerpo convulsiono, y el dolor me llevo en un viaje corto a la desolación, para luego volver con una chispa de candente furia. Y ni me lo pensé dos veces, solo me deje llevar como las olas del mar.

Tome impulso y desde atrás, le enceste un puñetazo en la cara. Tan fuerte, que la tuvo que dejar llevarse, girándola levemente.

Mas jadearon en respuesta, mientras Jacob tocaba su barbilla y su labio roto… un hilillo de sangre se asomo con lentitud. Tomo una gota de sangre con su dedo. La miro por unos segundos estupefactos y luego me miro más incrédulo todavía…

Yo a este punto jadeaba, mientras las lágrimas seguían su cauce.

En cierto punto era increíble, como “El” me había tratado desde hace tres días, como me ocultaba las cosas como si yo realmente no importara… y luego, me dice de la forma mas cruel y frente a todos… que yo no pertenezco aquí.

Lo mas que me dolió fue que lo dijo el; Jacob Black, mi hermano de crianza… el chico con el que literalmente había crecido y vivido, realmente había cambiado con los años…

Ahora para mí, era simplemente uno más… un: Extraño.

Todo se quedo en silencio, el miedo casi se podía palpar. Mire con dolor y resentimiento a los demás, que se quedaban varados sin decir ni una sola palabra…

La bola de fuego exploto, y la adrenalina corrió a velocidad de vértigo por mis venas…

No podía contra ello… solo quería correr, lejos… muy lejos… cuanto mas lejos, mejor. Así que solo me despedí de Seth, con la mirada… y huí, hacia el bosque. Corriendo a todo lo que daban mis piernas. Y realmente no me importaba si no conocía el perímetro, solo quería correr… huir…

- ¡SUKI!- grito Seth a mis espaldas encuentro me adentre al bosque.
- No, detente… déjala- murmuro Jacob con voz queda.
- Yo patrullare a su alrededor…- dijo una voz. No sabia quien era… solo se que ni me importo… solo corrí, como posesa. Mientras la bola de fuego vibraba con mucha, mucha violencia en mi columna vertebral, mandando correntosos capaces de hacer dormir, a cada extremidad de mi cuerpo.

Mi visión estaba nublada, y las lágrimas solo se desvanecían con facilidad. Un grito atravesó violentamente mi garganta… haciendo eco en el oscuro bosque.

Me sentía mejor en casa… pero enrealdad ya no tenía ningún hogar.

Aumente la presión, corrí atravesando mis músculos en pisadas largas y rápidas. Mientras mi cabello azotaba mi espalda.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
nessiecullenblack
Nuev@


Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 20/11/2011

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Dom Feb 10, 2013 9:16 pm

Woooooo me encanta... sube pronto Smile
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
renesmme
Team Mariana


Mensajes : 425
Fecha de inscripción : 25/03/2012
Edad : 22
Localización : barranquilla

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Dom Feb 10, 2013 11:30 pm

esta genial Smile ya quiero saber q va a pasar
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
claire_ateara
Team Jacob


Mensajes : 331
Fecha de inscripción : 25/09/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Mar Feb 12, 2013 1:39 am

me encanto
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Norali
Nuev@


Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 18/12/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Jue Feb 14, 2013 5:10 am

Hola!!! tanto tiempo, me encantaron los capis.. perdon pero no pude entrar antes..

Muchos besos y la historia va cada vez MEJOR!!!!!

BESOTES!!!!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Dom Feb 17, 2013 8:53 pm

Hola Chic@!

Muchas Gracias a:

nessiecullenblack
Arrow Hola chica deverdad que ha pasado mucho tiempo, bienvenida nuevamente.
renesmee
Claire_Ateara
y a
Norali

Arrow deverdad que si, chica Razz , me alegro que te gusten tanto los caps, y eso de que no pudiste entrar antes, NO te preocupes. aca cada una tiene su vida Razz , asi que tranquila. y me alegro eso de que la historia mejora...

la verdad es que todas me haceis llorar aqui Sad de la emocion.

NOS LEEMOS EL PROXIMO DOMINGO CHIC@! Y LECTORES FANTASMAS!







Capitulo : 9



Atraje las rodillas a mi pecho y las sujete en un fuerte abrazo, recostando mi mejilla húmeda en ellas. Las lágrimas espesas se confundían con las gruesas gotas de lluvia que caían a mí alrededor. Empapándome por completo, tanto cabello como mi escasa ropa.

Al parecer el resto del día, se había convertido en el espejo de mis emociones. Mi vista estaba sobre el horizonte, mirando todo y a la vez nada. Mientras su voz dura, llena de rigidez… de rudeza, hacían eco en su débil pensamiento.

Sus palabras me taladraban hondo y fuerte, hiriendo mas que mis órganos internos… llevándose a mi alma de por medio. ¿Quién era el? ¿Dónde estaba Jacob? Realmente aun no puedo creer que haya dicho esas palabras, alguien como el… La persona con la que e compartido casi toda mi existencia. Mi hermano por elección.

Me había dolido tanto, solloce… me mecí de adelante hacia atrás, tratando de reconfortarme. Mordí mi labio inferior, casi sacándome sangre.

Ahora, aun que en mi exterior tuviera 17 años físicamente, en el interior… había vuelto a mis 12 años. Y de la manera más cruel posible.

¡TU NO PERTENECES AQUÍ!, aun podía recordad con claridad su fría expresión, la dureza de sus palabras. Me hizo caer en una realidad de un carnívoro doble filo. Jamás había encajado en este pueblo, apesar de haber nacido aquí… en el vientre del bosque… bajo una luna llena… una hermosa luna llena.


-¿Por que lloras?- pregunto acariciando mi largo cabello. Mientras yo hipaba por los largos sollozos.
-Soy un extraterrestre…- murmure con el nudo brusco atorado en medio de mi garganta, como una daga filosa que rasgaba la misma.
-No lo eres, Suki… -
-Si lo soy, mis compañeros se ríen de mí, ningún niño me encuentra bonita… y las chicas se burlan de mi cabello y me mantienen a distancia…-
-Tú eres especial Suki…-
-No importa. Yo no pertenezco a este mundo-
-Tu perteneces aquí, a nuestra tierra…-
-¿Pero y ellos? ¿Qué hay de sus palabras?-
-Ellos no son de este planeta-



Tape mi rostro con ambas manos mientras seguía meciéndome, tratando de buscar consuelo, entre gritos y sollozos bruscos. Esas palabras… fueron las últimas de Jacob… antes de irme. Las recuerdo y las rememoro cada día de mi existencia.

No era fácil vivir en un mundo en el que una chica morena y de pelo blanco como la cal y los ojos claros como el azul de cielo, fuera normal…

¿Por qué me tiene que estar pasando esto? ¿Tanto daño había causado en mi otra vida, y si es que tuve una?

La bola de fuego me mandaba caricias en hondas largas y calientitas, reconfortándome… esta era la tercera vez, que tenía un lazo con “la cosa que sea que se apoderaba de mí, hiriéndome hasta-casi-morir’

Pero para mi mala suerte, lo que sea que era… no podía borrar esos momentos atrás. Aun que, tal vez el solo dijo eso… por que estaba molesto y fuera de si, siempre le pasa lo mismo con Seth, lo cual es totalmente idiota de su parte.

¿Por qué se había enojado tanto? ¿Por qué no quiere a Seth cerca de mí? ¿Por qué le molestaba tanto que yo supiera ese “simple” secreto?

Un olor dulzor atravesó mis fosas nasales, apoderándose de ellas en solo medio segundo, creando un ardor en mi frente… no me quejaría si el olor fuera dulce… pero para mi desgracia, era un aroma rallando y crucificando lo “Altamente putrefacto” “Podrido” “Apestoso”, semejante al tomate en descomposición, o a la comida de cerdo…

O talvez a un vertedero.


¡Ugh!, nauseas. La bola de fuego se encendió como mecha bipolar, saltando en el centro de mí, notoriamente… más que enfadada o llena de ira ¿Tal vez?

Un ruido, parecido al de un arbusto removerse llamo mi atención, me pare de sopetón algo nerviosa, el bosque estaba oscureciendo y notablemente no sabia donde estaba varada… bueno si que lo sabia… estaba en el corazón del bosque.

¿Quién rayos había venido conmigo y se había mantenido vigilándome? ¿Por qué no salía ya de su maldito escondite? ¿Me abra dejado varada en medio de la nada?

Mire a todos lados… el sonido seguía hay, junto con el de los grillos y animalillos… solo que estos se detuvieron de sopetón. Creando un silencio sepulcral.

Mi corazón se acelero cuando visualicé el arbusto, aun se removía… me encamino hacia el guardando la calma y compostura, en estos momentos seria una locura perder el tan bendito control. Podría ser cualquier cosa, quien estuviera haciendo esos sonidos, un cachorro, un lobo… un puma bebe, una pantera… un oso, un pájaro… lo que sea…
Cualquier cosa.

Así que era mejor no tomar riesgos, aun que estar en medio del bosque, con poca ropa, descalza, sin armas… ni nada que pudiera protegerme era una “Enorme desventaja”

Independientemente, y paulativamente, hice lo que cualquier estupido y anormal aria… buscar algo con lo que pudiera defenderme.

Mire la ramilla larga y torcida del suelo, la tome sin más preámbulo, y maldiciendo en mi interior, toqueteo levemente el arbusto… cuando algo chillo seguida toque una superficie blanda, me petrifique enseguida. Abrí mis ojos como platos.

Me sentí morir cuando la liebre montes salio despavorida del arbusto, sentí como mi sangre bajaba a los pies. Normalmente no soy cobarde ni nada que se le parezca… pero era inevitable. Estaba sola… ¡Y maldición que si quería gritar del susto!, pero este se atoro en mi garganta como poseso, dejándome hacer el sonido de n inútil chillido, totalmente penoso…

Un aullido de lobo se alzo por sobre el bosque, dominando el silencio, creando hondas de un eco quejumbroso. Apoderándose de la copa de los árboles, y aun que era casi de noche… apenas el atardecer, pude ver a las bandadas de aves abandonar la zona arbolada.

Por alguna razón, sentí peligro… la bola de fuego vibraba, con una violencia que jamás creí que tuviera, jamás pensé que pudiera tener tanta potencia. Y por… “Alguna razón”, ella estaba en mi bando, me advertía… peligro, peligro… como si ella pudiera sacar garras por mi… y defenderme… algo estupido, pero era algo a lo que poder aferrarme y sacar valor.

Luego el bosque estuvo en silencio… como si la muerte se acercara. Lentamente cruel y calculadora, y con sumo cuidado y sigilo me recorrió esa sensación de pavor pasajero, como a la victima de un asesino.

Algo parecida a la brisa gélida, con olor putrefacto, que abrazo mi costado derecho, poniendo todos mis vellos de punta y mi corazón galopando a 150 millas por hora. Entrecerré los ojos, ante el instinto de animal se despertó en el corazón de mi alma. Mostré mis dientes en un siseo.

La bola de fuego gruñe en el centro de mi pecho, mandándome electrochoques de adrenalina, 100 x 100. A velocidad de vértigo, tensando mis músculos, lista para lo que sea.

Seguí la brisa que me rozo. Volteándome a la vez, ¿Y que creen? me lleve una gran sorpresa, una helada sorpresa… era uno de los “Fríos” que acompañaba a la mujer.

Su cabello, oscuro.
Sus ojos, rojos.
Sus dientes diabólicos, asomados en una sonrisa de triunfo y avaricia: afilados como los pecados que perseguían a ese demonio.

Mi columna vibro como si cobrara vida propia como si le estuviera enviando una advertencia a mi cuerpo preparándome, ¿Para que?, pero yo solo pude retroceder dos pasos… dejando 2 metros de distancia.

El avanzo a velocidad tipo superhéroe, Marvel… “villano”( en este caso), eliminando un metro con demasiada facilidad , con una mueca de burla en su pálida cara, mientras me observaba curioso.

La bola de fuego se convirtió en fogata peligrosa, subiendo con lentitud, caliente como lava por mi columna. Pero se atoro a la mitad de la misma, como si algo impidiera el paso, aun que en este caso alguien:
Yo.

Mi respiración era agitada, mis manos temblaban violentamente. ¿Qué se supone que haga? ¿Qué era lo que tenía que hacer? Mi instinto me decía, se fuerte. Y lo primero que hice fue erguirme, aun con mis dolorosos músculos tensados.

Lo inspeccione: El tipo se veía, a simple vista, peligroso… y de cerca… un asesino en serie. Como de esos, que matan por gusto, pura sangre fría estilo: Hannibal. Sin duda…Era un, vampiro.
Aun tenía esa mirada de venganza y pizcas de lujuria sobre mi. Bien, supongo que vampiro o no, sigue siendo un hombre.

- ¿Por qué estas sola y en medio del bosque?- pregunta con amago a dar un paso, mis defensas se disparan, los vellos de mi piel se erizan, a lo que yo gruño… ¿gruñí?, el se detiene y sonríe divertido ante mi reacción espontánea. Me seguía repasando con esa mirada enferma.
- Eso no te importa…- solté mordaz. ¡Maldición Suki! ¡El tipo es peligroso!, si lo ce… estaba tentando mi suerte. Pero era imposible no hacerlo, el muy maldito era además de vampiro, hombre, además de hombre, enfermo, y además de enfermo un asesino. Definitivamente no llevaba nada bueno consigo, hasta la ropa es negra… encantador, pensé con sarcasmo.

- Oh, si que me importa…- dijo mostrando sus dientes mortales. Se relamió los labios, tratando de ligar conmigo. Mi tórax vibro, y el suelta una risilla. – podría acabar contigo y vengar a mis hermanos…-


¿Vengarlos? ¿A los otros? Entonces, todo encajo, el estaba fuertemente vinculado con los otros que lo acompañaban, pero al parecer murieron gracias a la manada de Black. ¡Gracias al Cielo!

- ¿Por qué no estas tatuada como esos perros sarnosos? ¿Por qué no te transformas?- rezongo mirándome los muslos, por mi pantaloncillo córtico, lo oí jadear. Yo solo quería golpearlo tan y tan fuerte hasta arrancarle de una buena vez su cabeza.

Apreté mis muslos en un movimiento de defensa, nuevamente… tratando de protegerme, creando una línea que subrayara que aun me podía defender como fiera si el muy maldito se atrevía a tocarme.

¿Y por que tendría yo que tatuarme?

No dije nada solo gruñí… y me trague el orgullo de ser problemática. Mordí mi lengua, que vibraba junto con mi tórax.

¿Qué demonios me sucedía? Era puro instinto animal.

Mi alrededor comenzó a latir, lentamente… pulsante, obligando a mi cuerpo lanzarse hacia el frente, como un perro… pero no lo hice, enterré mis uña en mis palmas, haciéndolas sangrar. El olisqueo el ambiente. Y la miro, como si ella fuera la ultima maravilla del mundo.

“Fascinado” relamió sus labios, ahora mirando mis pechos…

- Eres una de ellos, pero a la vez una hermosa y muy única mujer… muy diferente a todas las femeninas del planeta, tu sangre es… tan dulce, tan…limpia, ¿Quieres batallar a por todo?- el recordó algo, y se puso rígido- … ¿O es que tienes miedo por que estas sola? ¿Es eso?- soltó furioso.

La furia de mi ser se unió a la presión de mi columna. Rugí como gata, ¿Miedo? ¡Ese bastardo era el demonio!

- ¿A ti?, yo no te temo, ¡Imbecil!- rugí llena de cólera. Sentí un cosquilleo que subió desde mi vientre hasta mi estomago.
- ¡¿Cómo me llamaste, perra sarnosa?¡- rugió el, llevándose por la indomable ira.

Lo vi todo en cámara lenta, con los últimos destellos del atardecer rozando su rostro, creando que soltara unos destellos tipo diamante, corrió hacia mi como el demonio poseído que era. Salto agazapado en el aire, con sus manos extendidas hacia mi… yo solo rugi con colera… agachandome, lista para el combate.

Pero todo se detuvo, cuando vi de reojo como la persona que me vigilaba salio de las sombras, lanzandoce como cañón hacia el… estrellandoce en un vertigazo impacto, como roca con roca.
Renesmee chillo adolorida… ¡Oh, no! ¿De donde carajos salio?

Los dos calleron lejos de mi, interceptando un arbol, creando que este se quebrara. Escuche los aullidos, el vampiro rugio a Renesmee mientras ella trataba de caer en tiempo, pero la cabeza… nostaba como le sangraba, su salado olor mezclado con dulces de nectar envolvió al vampiro…

La bola de fuego me recorrió como una honda nuclear activando cada célula dormida de mi ser. Despertando una magia en mí, como una fiebre tibia, rallando la furia en mi interior.

- Dos por el precio de uno…- dijo el vampiro con sed casi palpable. Mientras Renesmee me gritaba que corriera. Pero obviamente no lo haria. Sin duda se veia como una novela… autentica del tipo, ¿Cómo se dice? “Vainilla”, pero a mis ojos, no lo era… independientemente de lo que digan, jamas habia visto algo tan horrible… y podia concervar la calma mental, pero no la fisica.

La tomo por el cuello y a punto de morderla… Pero para entonces yo ya había explotado.

“Libre”… senti como un fuego abrazador me poseisa sin clemencia, creando que saltara inclinada hacia adelanto en cuatro patas. Sentia una magia extraña recorrerme de pies a cabeza.

Podia sentir todo, percibir, todo… oler todo… ver, TODO.

- No…- murmuro Renesmee… con los ojos llenos de lagrimas, mientras tratada de tener el control de su cuerpo. pero la caida habia sido tan dura, que nisiquiera podia mover sus brazos… por el momento esperaba yo.
- Deliciosa…- siseo el olisqueando el cuello de la cobriza.
Con un aullido agudo y potente, corri como posesa en mis patas, y me impulse valorando y agradeciéndole a mis ancestros por el despiste del aquel “Frio”, abri mis poderosas fauces y arremeti a su cuello, tomandolo por la nuca, inmovilizandolo… comenzo a gritar despavorido, siseando, maldiciendome… mientras aplastaba su espalda con mis patas delanteras, ejerciendo presion, mientras le arrancaba la cabeza…

Luego la lance lejos… y todo se volvió silencio… mire de reojo a Renesmee, su rostro estaba palido y al parecer habia podido tomar el control de su cuerpo… aun que estaba sentada, en las raíces de un arbol.

¿Qué estaba mirando?, trate de hablarle, pero solo me salian gañidos y gruñidos… resople molesta. Mire en dirección al cadáver… y luego mire la cabeza… a unos pasos lejos de mi…sus ojos rojos, estaban abiertos como platos… lo suficientemente grandes como para ver mi reflejo… o al menos, lo que parecía lo mas obvio.

Me mantuve en calma… ¿Eso era? ¿Esa era yo?

Mire lo que se suponia que fueran mis manos, pero ahora eran mis patas delanteras… cubiertas de pelo blanco, tan largo que no podia verme las uñas. Mire mi costado… y comence a agitar la cola peludisima que tenia en mi reta guardia…

Apezar de todo… no estaba asustada… era simplemente yo, o mejor dicho… la parte de mi a la que le tenia tanto miedo… pero ahora no. Nunca mas…

Me acerque lentamente al reflejo de los ojos… y vi mis ojos azules como el cielo, Casi blancos, esa enorme pupila hiperactiva, tenia un hocico… orejas… nada fuera de lo normal… irónico.

Eso si, tenía que cortarme el pelo, estaba demasiado largo.
Pero bueno, ahora era una Loba… lo que me hacia pensar en las veces que estuve a punto de convertirme…

Cuando llegue, en el baño, en casa de Quil, en mi habitación, frente a Jake… entre muchas otras…

Ahora sabia… por que era especial. Siempre había tenido al espíritu lobo en mi interior… ahora se por que el afán de mirar a la luna. No pude evitar mover la cola.

- Vaya, al parecer lo tomas todo muy bien…- soltó Renesmee ya a mi lado, tomo la cabeza de los pelos y lo lanzo encima del cadáver, gruñí y la mire apartandola con mi hocico… ¿Es que no estaba satisfecha por arriesgar ya el pellejo?
- Tranquila nena, solo lo voy a hacer cenizas…- saco un encendedor y lo prendio en fuego. Creando una pequeña hoguera. Gañi ya molesta. Y chille irritada… ¿Cómo podia volver a mi forma humana?
- Lo estoy quemando para que no viva otra vez, osea… si lo dejamos asi, sin mas… se uniran los pedazos rotos… pero si los quemas, mueren instantáneamente.-dijo sonriendo y luego se sonrojo- gracias por salvarme, Suki…-

¿Cómo le podría dar las gracias? Me senté en mi cuarto trasero y asentí pegando las orejas a mi cráneo. Ella sonríe agradecida, ¡Eso!, no era tan difícil después de todo.

- Bien… - sonrie… - creo, que ya deberiamos irnos…- dijo mirando los alrededores toda relajada…
No me levante, ¿Cómo rayos volveria a mi forma humana? , gruñi irritada, estanpando mi frente con un trono. ¡Piensa!.

-Eh… ¿Suki? Alla, te podre enseñar como cambiar, pero primero busquemos un poco de ropa, lo mas seguro te quedara un poco ajustada, por que con esas curvas… ahora entiendo a Seth, y a Jacob… la mire ceñuda, ella no ayudaba nada de nada.

Corrimos… a velocidad de vértigos por el bosque. Y como ya sabran, no me sentia cohibida ni… curiosa por Renesmee… osea, en cierto sentido si… solo que ¿Cómo diablos la pudieron crear? ¿No se supone que los vampiros que muerden a los humanos, y esos se convierten? Su existencia notablemente era un milagro, ademas… no era mala… asi que por eso no le hice nada… ah, y eso de que es mi amiga… aun que a veces lo dude… pero ella tiene que tener sus razones.

Las luces de la mansion estaban ensendidas, y la manada estaba en la sala… sentados, esperando… pero no Jacob, el solo paseaba de un lado al otro en el Porshe… junto con Leah sentada a las escaleras.

Gruñi prematuramente, arrepintiendome ya por haberle llamado la atención a todos los de la mansion. Nessie me miro con cara de Poker… yo solo me encogi de hombros, avergonzada baje las orejas de nuevo. Ella solo resoplo y nego con la cabeza.

Sali de la vegetación sin esperar mas preambulo, y Jake se quedo de cuadros al verme… solo lo ignore, bueno… tambien le di un colazo en la carota… Leah, solo se puso palida con cara de boba. Y bueno… asi paso con todo el mundo.
Espere a que Nessie me buscara la ropa… unos pantalones cortos con una camisilla blanca, ambos gasgatos… Luego le pidio ayuda a Leah para que me intruyera a esa mierda de salir de “Fase”, como le decian.

Y No me fue nada mal, realmente me gusto… ahora… soy una loba. Aun que creo que cante victoria muy rapido…

- Te cortaras el pelo, te tatuaras… y entraras a la manada.- Dijo Jacob, serio con la pose rígida de un roble. Lo mire mosqueada. ¿Que demonios se creia que me iba a mandar de ahora en adelante?, la verdad que estaba muy equivocado.

Esto nunca va a terminar.







hOLA CHICAS!, nuevamente aqui haciendo escante xD, nunca me canso

La verdad ESTO ES URGENTE, me gustaria, ya sabeis... tener una BETA, ¿Como me explico?, Alguien que me pueda ayudar en el fic, CON LA ORTOGRAFIA, LAS DESCRIPCIONES... ETC.

me mandan mensajes privados, si quereis solicitar el puesto.

NOTA IMPORTANTE: si tengo una beta, habra almenos dos capitulos por semana...

Uno el MIERCOLES y otro el DOMINGO....

POSDATA; no lo hago por desesperada, por que no lo estoy, simplemente pienso en ustedes LECTORES FANTASMAS Y LAS PEQUEñAS FANS DEL FIC,( que siempre publicais , son un amor). y en su necesidad y ANSIEDAD en que publique, o cosas asi... pero bueno, basta de CHACHARA!, ESTARE PENDIENTE PARA LAS QUE QUIERAN SOLICITAR.

BESOS Y ABRAZOS
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Norali
Nuev@


Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 18/12/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Lun Feb 18, 2013 12:55 am

Realmente estubo copadisimo!!!!! ME ENCANTO"""
Muchos besotes...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Hoy a las 2:56 am

Volver arriba Ir abajo
 
La Leyenda De El Lobo Blanco
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» cañada de Lobo, SLP. Fotos
» LEYENDA DEL CERO DE LA COFRADIA
» As de Iltirta (r: lobo)
» Semis de Iltirta (r: lobo)
» bite fight hombre lobo nivel 20

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Team Taylor Spain :: Fan Art :: Zona Fics-
Cambiar a: