Foro dedicado al club de fans en España de Taylor Lautner
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18
Sáb Abr 09, 2016 11:57 pm por JACOB&NESSIE

» Un Amor De Hibridos .
Jue Feb 11, 2016 6:20 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Mar Feb 09, 2016 11:23 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:52 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:30 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:32 am por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:19 am por Mei Cullen Vulturi

» 2º LIBRO DE JACOB Y NESSIE: NUEVA ERA (Continuacion de Despertar) +18
Jue Ago 27, 2015 8:12 pm por Galletitasalada

» libro Despertar
Mar Mayo 26, 2015 5:16 pm por JACOB&NESSIE

Nuestro autografo de Taylor Lautner

Fan del Mes
Nombre: Rocío Valverde Torres
Alias/Apodo: Rocio
Edad: 22 años
País: España-Madrid
Chat Box
Sister Sites
Afiliados
DESCRIPCION

Jacob Black Fan

Team Taycob








Team Taylor Spain

Si quieres formar parte de nuestros afiliados agrega este boton a tu web linkeando a nuestro blog y mandanos un correo a TeamTaylorSpain@hotmail.es con la dirección de tu Web y el link de tu boton. ^^

PD: El botón debe medir 100x35 (si mide más será redimensionado a este tamaño y no se promete la calidad en que se vea)

Ipod


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com


Comparte | 
 

 La Leyenda De El Lobo Blanco

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6
AutorMensaje
claire_ateara
Team Jacob


Mensajes : 331
Fecha de inscripción : 25/09/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Mar Dic 17, 2013 4:08 am

oh maldita Jane, estare mas que impaciente de saber que es lo que planean con exactitud ¿que pinta nahuel en esto? porque esta con los vulturis? como conoce a suki?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Miér Dic 18, 2013 10:07 pm


HOLA Y BIENVENID@S!


Y GRACIAS A:





 

Arrow claire_ateara<- Besos y abrazos, tu siempre tan fiel... :'''3 lloro contigo!!. <3

 Arrow oliveraaron<-- Gracias xD

 Arrow jasss16<- cuando lei lo de la muerte antinatural, por poco muero de la risa, xD jamas en los dos años que llevo aqui e leido algo como eso, me sorprendio y encanto, tranquila YO TAMBIEN soy asi de momento!, todo viene a su tiempo, besos y abrazos <3

 Arrow J&R-Mariia <- ¿Porque no te gusto?

y a:

 Arrow renesmme<- tenias razon!!! hasta a mi, que yo soy la que escribo me sorprendio. Por Dios, Jake es un angel!


 Exclamation  Exclamation NOTA: Exclamation  Exclamation 

Hace mucho que no nos leiamos eh?, perdon, bueno, que puedo decir, lo iba a publicar ayer pero luego las cosas se complicaron y tuve que esperar hasta hoy, que mal... bueno, a lo que iba. ¿Aque les tomo por sorpresa lo de Nahuel? Si, quien lo diria, ¿Nahuel? ¿Porque? bueno, ya lo leeran ahorita, y jake, bendito... esta molido hasta las napias, y suki... uf, ¿Que estaran tramando con ella?, dejenme decirles, que no tienen ni idea de la bomba que se aproxima.

Besos y abrazos, esperen el proximo cap para el domingo mis amores o quizas, antes... veremos. Ya que tengo que hacer unas cuantas diligencias, pero bueno.

Los amo y adoro mis lectores, comenten o no!!!.
[/center]




A CONTINUACION:

CAPITULO  20
[/font]








Algunas veces, la mente humana tomaba la decisión autómata de bloquear ideas, conocimientos e incluso sentimientos por su propio bien… o a lo próximo, porque talvez no son de importancia.

Pero… era irónico que inventaran esa excusa para no recordar con los humanos y no para seres como yo, yo no soy una humana, soy una metamorfa. Una mujer Quileute con la capacidad de tomar la forma de un lobo blanco de 2 metros del alto. Seh, definitivamente esa teoría no funcionaba conmigo o al menos… no en este caso.

- No le creas nada de lo que dice, Nahuel miente, siempre miente.-

Nahuel, ¿Nahuel?, ¿Quién es Nahuel?

- ¡Cállate, imbecil!- rugió con impotencia sosteniendo los barrotes con fervor. –Willie…-se dirigió a mi con la suplica esculpida en su moreno rostro.
- No.me.llames.asi.- El veneno llameo en mi columna, ¿Cómo se atrevía?
- Nessie, Mi Nessie-. Jake se acuno a si mismo en una esquina no muy lejana.
- Esta bien, solo… no huyas de mi esta vez.- pidió con intenciones claras de abrazarme… uy si, si no existieran los barrotes. Gracias a Dios por permitir su creación.

Recordé cuantas veces quise huir del, y… esta era definitivamente una de ellas. ¿Para que quedarme a escucharlo?


- ¿Por qué tendría escucharte? Es decir, ¿Enserio pretendes que te escuche sin huir?, mira enserio…- tome el puente de mi nariz, respire lentamente, estaba al borde de mi paciencia. Me reanime-. Solo… sácanos de aquí… y, prometo perdonarte por toda la mierda que haz causado en nuestras vidas…- sonreí con las muelas traseras...


- Yo, no puedo… Willie.-. sus ojos habían dejado de brillar.- Yo no mando aquí…-
- No me jo…- dije ronca de rabia. Trate de contenerme. Haber, piensa Suki, piensa… ¡Espera!-. ¿Quién manda entonces? ¿Qué hago aquí? ¿Qué quieren hacernos?-. escupí yo dándome cuenta de lo que quería decir aquello.


- No se si deba-.dudo mirando de reojo la puerta entreabierta.
- Vamos, por favor…- murmure. Trague saliva.- Si dices que me amas, me la debes por meternos aquí…-
- Estas aquí para ser clonada…-
- ¿Por qué?- le corte, digo, eso ya no era algo que no supiera.
- Para que no eviten la destrucción de los Cullen y los lobos.-susurro.
- ¿Nahuel?- pregunto una adolescente peli rubia asomada en la puerta, junto a un chico que parecía ser su gemelo.
- Jane, Alec.- Nahuel hizo una leve reverencia con la cabeza.
- Aro desea verte…- me miro con deseo de estrangularme al igual que su hermano, dando se media vuelta sobre sus talones con Nahuel caminando tras ellos.

¿Jane y Alec? ¿Aro?... ¿Quién era Aro? ¿Ellos… ellos querían hacerle daño a los Cullen y a nuestros lobos? ¿Cuántos eran? y ¿Por qué?

Jacob…

- Jake…- mi voz apenas era un hilillo. Corrí hacia el, colocándome en su punto de visión justo en cuclillas. Tome precipitada con ambas manos su moreno y sucio rostro, con la desesperación presionando mis pulmones, sus oscuras pupilas estaban idas como su espíritu… parecía… estar oculto en su interior. Solloce echándole un vistazo precipitado a la puerta, debía apurarme… no sabría cuando llegarían.


- Jacob- lo llame un poco más fuerte. Agitándole levemente la cabeza. Pareció reaccionar respirando con pesadez.
- Nessie…- dijo entre bocados de aire. Mi corazón se oprimió. ¿Cuánto había estado aquí? ¿Acaso tenia, más facetas de las que preocuparme?
- Si, ella esta bien….-trate de no sollozar.
- ¿Esta… a salvo?- trago nervioso.
- Si, a salvo…- murmure, pero de pronto quiso irse nuevamente, cerrando los ojos. ¿Tanto esfuerzo había tomado al hablarme y mantenerme informada y alerta?
- ¡Jake!- lo llame desesperada, sacudiéndolo con mas ímpetu.- Mírame, Jake, mírame, mírame por favor, Jacob…-
- ¿Suki?- pregunto desorientado. Enfocándome en su visión.
- Si, soy yo Jake, Sookie…-tragué el nudo en mi garganta, sorbiendo por la nariz.- Jake, no te duermas, mírame… ¿Desde cuando estas aquí? ¿Qué te hicieron con exactitud?-.
- Yo… no lo se-. Su voz apenas era un murmullo. Parecía ser que ahora era el Jacob cuerdo…- Llevo… mucho tiempo.-. respiro con pesadez.- ¿Dónde esta Renesmee?-.
- Jake ella esta bien, escúchame… ¡Jake!- había vuelto a cerrar los ojos, las lagrimas ganaron la batalla en mi rostro.- Jake, escúchame, Jacob, ¿Qué te han hecho? ¿Qué han hecho contigo?- lo volví a mover con ímpetu.- Jake, por favor…- suplique, entre lagrimas y sollozos.
- Han… sacado sangre, Me han…sacado mucha, sangre… por todas partes, hay otro… como yo, Nahuel… tengo sueño.-.
- No, no por favor… ¿Cómo llegaste aquí?-. volví a jamaquearlo alarmada de ver sus ojos apunto de serrarse.- Jake, ¿Cómo llegaste hasta aquí? ¿Dónde estamos?-.
- Volterra…- su voz era un hilillo solamente. Tan bajo, que pensé haber alucinado.


No se cuento tiempo paso, ni cuantos días y noches estuve encerrada en la misma jaula con Jake inconciente. Solo se que grite por ayuda, grite por compasión, grite por respuestas, grite por humanidad… y nadie contesto, ni acudió a nosotros.

Mi garganta estaba dormida, ronca… estéril de voz por tanto gritar, que no me quedo mas que acurrucarme en la misma esquina donde estaba Jacob, buscando algo de calor familiar y un poco de fortaleza. Gatee hasta el y me hice de un feto en su costado derecho.

Llore porque estábamos solos, llore porque no sabía a que nos enfrentábamos, llore por miedo, llore porque no podría hacer nada para evitar lo que vendría… fuera lo que fuera.

Y llore por Seth. ¿Qué seria de el? ¿Cómo estaría? ¿Y si estaba haciendo algo, que estaba haciendo ahora mismo? ¿Ya, a estas alturas, estaría enterado de mi secuestro? ¿Estaría aun adolorido por la golpiza que le dio el tal Nahuel?, un escalofrío recorrió mi columna erizando los vellos de mi piel.

Seth, habíamos pasado tan poco tiempo juntos, disfrutando de lo mucho que sentíamos el uno por el otro… tan fuerte, tan real, tan profundo, pero ahora, ni siquiera sabia si lo volvería a ver… mi corazón se rompió en pedazos.

- Para que no eviten la destrucción de los Cullen y los lobos.-. La voz de Nahuel hizo eco en cada poro de mi alma.


- Mi corazón ladro en mi pecho, débil… desecho. Negándose a ceder, al igual que mi alma.
- ¡SETH!- grite con mi voz efímera, ronca. Estaba a punto de sufrir un colapso por la presión alta que sacudía mi cuerpo. Mi cuello parecía apretarse solo, presionando mi faringe con ímpetu, impidiéndome respirar.

No podía permitirlo. No a ellos. ¿Por qué? No los conocía tanto como a mi tribu, pero sabia que ninguno de ellos merecía sufrir, o incluso morir… No, yo estoy dispuesta a luchar.

Me pare sin fuerzas y corrí como pude a los barrotes, los sujete con fuerza y comencé a forcejear con ellos con insistencia. Dando todo lo que tenia de mis fuerzas lobunas. No, no me rendiría tan fácil. Por ellos, por los Cullen, por las manadas, por mi Seth.
- ¡SAQUENME DE AQUI!- vocifere rasgando por completo mis cuerdas vocales. Aun sintiéndolas arder con fuerza. Entonces, sentí una mano fría, sujetarme el cabello con firmeza, y un ardor en el cuello.
- Aquí, justo donde te quería tener.- Trato de enfocar mi visión, el me suelta, me retiro, un paso, dos pasos. Lo veo, es alto, cabello castaño alborotado muy claro casi ceniza. El sujeta una jeringa vacía, sus ojos rojos y venenosos se burla. Lo conozco, nos hemos visto antes, ¡Maldito! Dimitri.

- Lo siento chiquita, pero toda esta mierda no te servirá.- Sonríe complacido de lo rápido que el contenido hace efecto en mi, trato de hablar, no puedo mi garganta no cede. Veo todo su alrededor borroso, todo late-… por cierto, me alegra volver a verte, es un placer… Sookie-.

Eco, y luego… todo se vuelve negro.


Siento su caricia en mi mejilla, tibia y dulce a mi alma. Todo mi cuerpo tiembla anhelando más. Seth… oh, Seth, cuanto te heche de menos. Lloriqueé por su caricia, si supieras cuanto pase… Te quiero tanto…

- Seth…-.

- Sookie.-. Esa voz. Parpadee, adolorida, mi cuerpo esta entumecido, mi garganta arde.- Sookie.-.


Abro los ojos de par en par. Un hombre moreno, de cabellos oscuros y largos, ojos rojos y profundos alelados. Acaricia mi rostro con tributo, su cuerpo levemente cernido sobre mí. La piel se me pone de gallina por el miedo. ¿Quién es este sujeto?

¿Aro?

Huyo de el, lo empujo, ruedo sobre una superficie blanca, cómoda y acogedora. No pierdo el tiempo, salto fuera de la superficie celestial y acojo en una esquina de la enorme habitación.

Parpadeo sorprendida. Con el corazón galopando en mi garganta. Estoy en una habitación. Ellos… me mudaron de celda.
¿Dónde esta Jake?, mi corazón ladra en mi garganta, acelerado por el pánico. Mi respiración es agitada, mi cuerpo se queja por el movimiento abrupto.

La habitación es grande, al igual que la cama de dosel con las cuatro columnas de caoba y un armario al otro extremó esta. Pero las paredes, son frías… y horriblemente pétreas como los suelos y techos de este lugar.

El hombre, vampiro, me observa… con sus ojos almendrados, es indio…, su nariz perfilada y pómulos altos, su rostro es ligeramente cuadrado y marcado, masculino al igual que su barbilla. Me observa petrificado, conozco su profunda mirada… pero… ¿Dónde?

Su cabello es lacio, negro como la boca de un lobo y largo, muy largo, llegándole encima de sus glúteos.

¿Dónde esta Jacob? ¿Qué hago aquí?

- Tranquila.-. Su voz, era profunda, gruesa, casi seductora… Me fije en que estaba en posición de fase, lista para atacar.
- ¿Quién eres? ¿Qué quieres? ¿Qué hago aquí y donde esta Jacob?-. dije con la voz ronca, asfixiada de tratar.
- No deberías hablar mas, por el momento…- gruñí.
- Contéstame.-.
- Jacob está bien.-.
- No te creo…-.
- Es tu problema.-. Respire con pesadez.
- ¿Qué. Hago. Aquí?-.
- Yo lo pedí.-. mis ojos se abrieron de par en par. ¿Quién era este tipo y que quería conmigo? Las posibilididades eran grandes y muchas. El podría ser un vampiro enfermo… la palidez surco mi rostro.- Pedí que te trasladaran a un lugar, mas cómodo.-.
- ¿Porque?-.
- Aquí estas mejor…-. Refuto enfadado. Al parecer el quería que estuviera de acuerdo con el cambio y que además, al parecer esperaba que le diera las gracias.
- ¿Quién eres?- mi voz era áspera, un murmullo ronco.
- Soy yo, Nahuel…- dijo con la mirada agachada. Entonces, lo observe mejor… todo el… el era… era Nahuel.
- ¿Nahuel?-.
- No fuerces la voz.-.
- Porque…-. Me detuve, ¿Qué paso con que era el clon de Jake?-. ¿Por qué no te pareces a Jake?.-.
- La fase no dura mucho, solo… un par de días.-.
- ¿Un par de días?-. fruncí mi entrecejo.
- No fuerces la voz, no te lastimes mas… te lo suplico, te diré todo, pero… por favor.-. dio un paso hacia mi, yo me petrifique, aun no me sentía cómoda con el y menos en estas circunstancias y con esta, poca distancia. El tenia mucho que decirme, y yo mucho que escuchar… pero por el momento, cada quien se quedaría en su espacio.
Asentí para que continuara hablando, pareció entender, porque no hizo mas amago de moverse.
- Traje esto… para que desayunaras, no es mucho pero…-. Señalo la bandeja de comida en una mesilla vecina a la cama. Un nudo apreso mi garganta nuevamente, no tenia ganas de comer, pero apreciaba el gesto.
- Ahora… no-. Dije con el estomago cerrado por los nervios a flor de piel.
- Bien.-.
Silencio…
- Con…téstame…-.
- Yo nunca quise que salieras involucrada, todo es mi culpa.-. respiro profundamente, soltó algunos botones de su camisa polo y poso sus manos en su oscuro pantalón.
- ¿Qué quieres de-cir?-. trague forzadamente.
- Hubo un tiempo en el que Los Cullen se vieron en aprietos por la vida de Renesmee.-Abrí los ojos de par en par.- Escucha con atención… - se tomo unos segundos.

-Los Vulturis, son la realeza y la ley vampirica en todo el mundo, ellos hacen que las leyes se sigan y se cumplan, como también mantienen el orden y sobre todo la ultima palabra. Nadie puede contra ellos… excepto, Los Cullen… y los Quileutes.-.

- No entiendo…-
- Los Vulturis creyeron que los Cullen habían roto la ley al crear a Nessie, entonces, eso significo la avecinacion de un juicio, Los Vulturis querían eliminar, Los Cullen querían que los escucharan… para que, vieran que… Renesmee no era un peligro, así que reclutaron voces y testigos que pudieran aportar por la inocencia de la niña, y me buscaron a mí, una prueba viviente.-.

- ¿A ti?-.
- Sookie, yo soy un hibrido, igual que Renesmee… ella, no es la única.-. respire profundo un par de veces. Por eso olía a humano.
- Entonces, por si acaso ocurría algo mas, Los Cullen tenían como un aliado de batalla a… Los lobos.-.
- Jacob…-.

Gracias a la imprimación, Jacob como jefe, tenía el deber y toda la manada igual de proteger a la impronta y su familia.

- Aro, el líder Voluturi con sus hermanos Cayo y Marcus, observaron que además de tener una abominación de la naturaleza, para ellos Nessie, también tenían como defensa a los lobos… lo cual… era una guerra inminente. Hasta que aparecí yo… junto con mi tía. Huielen. Los Vulturis supieron que no podrían hacer nada, Nessie… no era sinónimo de peligro, si no de vida. Se fueron, insatisfechos… porque, la razón de todo, y oculta era, la exterminación completa de los Cullen.-. trague saliva ante tal confesión.

- Aun, no entiendo.-. dije sin poder respirar.-Que tiene esto que ver…-.
- Los Vulturis tienen el orgullo herido, y quieren recuperarlo, ara eso van a asesinar a los lobos, y a los Cullen.-. la piel se me puso de gallina.

- ¿Y tú? Si ayudaste a los Cullen y estuviste de su parte, ¿Por qué ahora haces lo contrario?-.
- Yo… no tengo opción.-. lo mire confundida.-. Si no le sirvo a la guardia, y a Aro… mataran a mis hermanas y a mi tía.-.
- ¿Qué? ¿Pero que malditasceas tengo que ver yo?-. dije ronca y con rabia impotente, que pareció ser más un chillido.
- Escuchame, debes salir de aquí, tu… este no era el trato, tu no estavas involucrada.- traga saliva un poco alterado. El… tenia miedo, pero ¿De que? ¿Enrealidad su familia corria peligro?-.
- Nahuel, no entiendo… ¿Qué me estas queriendo decir? Dilo de una vez.-.
- Vaya, mira que tenemos aquí, nuestro querido Nahuel, confraterniza con la hermosa invitada.-. A la habitación entra un Vampiro pálido, de cabellos negros, flotando en sus hombros. Y tras el… Víctor.

- Aro.-. Nahuel hace reverencia. Con que, ese… era Aro. Gruñí, y a pesar de no conocerlo bien, de momento supe que era un reverendo imbecil engreído e idiota.



Sus ojos tuvieron la osadía de pulular hacia mi, era como si esperara algo. Se relamió los dientes en una sonrisa atrevidamente carnal. Puse cara de asco levantando mi barbilla con supremacía. Sus pupilas arrasaron mi cuerpo en un estudio masculino, lleno de intenciones no limpias. Lo sentí, lo intuí…


- Me temo que ya han hablado demasiado, ¿No es así, Nahuel?-.
- No es lo que parece, solo le traje un poco de…- iba a señalar el plato de comida.
- Nahuel, retírate, por favor…-. Pidió Aro cortándolo con una fugaz, pero feroz mirada. Nahuel solo hace una reverencia, me mira como pidiendo perdón y no queriendo irse, pero lo hace… se retira, y el ambiente se vuelve, gélido.

Los nervios revuelcan mi estomago, el miedo hace mella en mi. Se fuerte Suki, se fuerte.
- Eres una caja de Pandora, Sookie…- mi nombre lo dice con un sabor enfermo. Se me hiela la sangre, no puedo hablar. Solo tiemblo de miedo, trato de no mostrarlo.

- Eres bella…- dice con voz espesa, pesada, profunda.- Y lo mas curioso, es que no hueles ni pareces un… perro.-.
- Amo, por favor…-. Víctor se relame los labios deseosos de hincarme el diente. La bola de fuego se hace notar en mi columna, esta un poco dormida por la sustancia que me habían inducido antes.
- No te atrevas a desafiarme, ella… -. Parece casi eufórico.- yo tengo planes muy especiales para ti…- dice con una sonrisa diabólica mirándome de hito a hito.
- Como ya sabrás, los Cullen tienen una deuda que saldar, nada personal…-. Gruñí con mi cuero cabelludo erizado. El sonríe.-.
- ¿y Los lobos?-.
- Ellos, solo son pura colección, ese es el gran trofeo, ellos se unirán a mí, de un modo u otro.-.
- ¿Por qué haces esto?-.
- Cariño.-. sonríe apenado.- El poder en mi mundo, lo es todo.-.
- ¿Qué tengo yo que ver?-. murmure.
- Mucho, tengo… grandes planes para ti, para nosotros. Y me asegurare de cumplir y satisfacerlos a todos.-.

Siento que mi alrededor se vuelve insignificante. Siento que el suelo desaparece, siento… que el mundo, mi mundo, mi vida… llego a su fin. Oh si, lo veo venir. Ya no hay manera de salir de esto, nunca la hubo, nunca la abra.


- ¿Qué?-. Mi voz, ni siquiera aparentaba lo que debía ser. Parecía flotar, sin existencia.
- Alec.- Llamo Aro. Este, el gemelo, se asoma con una sonrisa burlona, y se dirige a Aro.
- ¿Amo?-.
- Ya sabes que hacer.-.
- ¿Qué quieren de mi?-.

Todo pasa muy lento. Se gira hacia mi, camina lo suficiente, como para que el humo negro que sale de sus manos, envuelva mis pies. No puedo moverme, lo miro. ¿Qué me esta haciendo? De mi boca sale un quejido.
Observo a Aro, por encima del hombro de Alec. Sus labios se mueven. Dice, Víctor, tu turno.

El humo interfiere en mis fosas nasales. Pierdo la audición. Y mi visión… se ve nublada. No siento nada. Y luego, oscuridad, densa… eterna, profunda. Fría.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Miér Dic 18, 2013 11:43 pm

Oigan! Hola xD

Solo queria anunciarles dos cositas...
 Arrow 1. Hay un Fic de Jake y Nessie, se titula The twilight saga: The eternal flame. y dejenme decirles algo... ES FABULOSO!, DEBERIAN pensar, pasar una que otra vez y leerle a ver si les gusta, no ce si es que bueno si se, TOD@s estamos de vacaciones, y la mayoria pues... no tenemos tiempo para leer, pero si deberian pasar, se los recomiendo, porque a pezar de ser un fic de Jake y Nessie, es realmente BUENO, picante, original y encantador. Lo digo con mis mas sinceras letras y palabras xD.
aqui os dejo el Link:
http://jacob-black.forosactivos.net/t633-the-twilight-saga-eternal-flame


 Arrow Dos.

Aqui os dejo el resumen del proximo capitulo.

PREVIEW

CAPITULO 21.

Todo mi mundo esta colapsando, es decir… jamás pensé en estar en unas circunstancias como esta. Y de momento, deseo ser como Leah, así… me hubiera evitado tantas cosas.

Esto, que llevo dentro… es una abominación, digo, no hace mucho soy una loba… pero, ¿Esto?, esto no es natural.

Respire pesadamente, con los ojos llenos de lagrimas, me acurruco como feto en la camilla.

Bella, ella… solo me acaricia el cabello que a estas alturas me llegaba a los hombros, sus los ojos rojizos brillando de dolor por mi, preocupación, y entendimiento.

¿Qué voy a hacer? ¿Qué tengo que hacer? ¿Por qué esto me sucede a mí? ¿Qué mal he hecho?

Serré los ojos con fiereza, enojada con el mundo, con todos… la nariz me picaba, las lagrimas hincaban mis parpados luchando por salir. Tenia un nudo enorme en mi garganta que me impedía hablar e incluso respirar.

- Sookie…- la voz de Seth en el umbral de la puerta me hizo sobre saltarme alarmada.
- Vete…-. Mi voz estaba ahogada con mis sollozos.
- Pero…-.
- ¡Vete!-. Grite desesperada mirándolo con una bola de rabia en mi ser que no tenia nada que ver con el. Sus ojos, se apagaron, estaba dolido.
Escuche sus rápidas pisadas, y la puerta de la sala de estar cerrarse de un fuerte portazo.

- Seth…-. Murmure su nombre con el alma rota.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
claire_ateara
Team Jacob


Mensajes : 331
Fecha de inscripción : 25/09/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Jue Dic 19, 2013 5:57 am

no puedo creerlo!!!!!!!
erl cap esta buenisimo me dejaste mas que intrigada de verdad, me fasino!!
pero que pasa? porque sookie le grita a seth? ¿¿como logra volver??
tienes que subir pronto
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Lun Ene 13, 2014 2:28 am

HOLA!

Y

BIENVENID@S!

Lectores fantasmas affraid /anonimos pale  y a los No anonimo. Cool 

GRACIAS A


 Arrow claire_ateara
"Chica! tu siempre me sorprendes como no te imaginas.  :"3
Ya veraz lo que ocurrira a continuacion!.

BUENO Y

 cheers FELIZ AñO NUEVO cheers 
Evil or Very Mad retrasado Evil or Very Mad )
pero no importa, mejor tarde que nunca ¿no?
 lol! 


 Arrow NOTA DE AUTORA: Exclamation 


Esta vez subire dos caps hoy... y dos caps el martes. siento no haberles cumplido, lo siento de verdad. pero no tenia internet y no pude subir el capitulo... por lo que para felicidad de ustedes e escrito como seis capitulos mas... por lo que significaria que ya no hay capitulos atrasados...
wiii... en fin






A CONTINUACION:

CAPITULO 21



Mis parpados pesaban, tiesos, sobre mis ojos, y estos no eran capaces de obedecerme. Yo me encontraba débil, y eso era mucho más de lo que debería, y con un intenso frío calándome los huesos. Abrazador, tanto que parecía quemarme por dentro.

¿Qué me hicieron?

Había luz a mi alrededor, blanca, intensa…  demasiada luz.  Y dolor, Oh, si… me dolían las piernas… un escozor ardiente me tensaba los mulos. Gemí adolorida cuando la presión aumento.

Sangre, olía a sangre. Espantoso olor a sangre.

¿Dónde estoy? ¿Por qué me duele tanto el cuerpo?

Grite con la garganta aun adolorida, tensa por el nudo en mi garganta. Abrí los ojos, todo estaba borroso, todo daba vueltas a mí alrededor, y el dolor devoro mi columna con ímpetu. No lo podía soportar, era demasiado dolor para mí. No podía gritar, mi garganta se cerró irremediablemente, un quejido broto de mi faringe hasta acariciar mis labios.

¿Estaba muriendo?  Tal vez ya estaba muerta.

La oscuridad se cernió sobre mí.




                                           * * *



Me asfixiaba, no podía moverme. Pero al mismo instante, estaba aterrorizada, el terror acariciaba con sus afiladas pezuñas la boca de mi estomago. Y ese hecho no opacaba que mi vientre era acariciado por una suave energía, casi semejante a una puñalada.  Pero el ardor permanecía en su sitio, en medio de mis piernas. Justo en mi intimidad, como el olor a sangre…


¿Por qué me duele tanto?, comencé a temer de lo peor.
¡¿Qué me habían hecho?!

Parpadee, y trate de moverme, tome una bocanada de aire cuando el ardor aumento en medio de mis piernas. Chille por la fuerte presión en mi vientre, algo se movía…  las paredes de la habitación en la que me encontraba, a pesar de dar vueltas y estar borrosa, eran blancas como la cal.  

Todo mi cuerpo temblaba, de puro terror, el frío paso a segundo plano siendo devorado por el miedo. Miedo frío y seco.


Tome otro bocado de aire. Aun todo seguía siendo borroso, todo parecía bailar… todo parecía, tener vida. Una bola acida comenzó a abrirse camino através de mi faringe. Trate de respirar con normalidad abriendo las aletas de la nariz, y expulsando el aire por mi boca. Resulto ser el peor ejercicio, ya que provoco lo contrario a lo que quería. Las nauseas comenzaron a devorarme.

La punzada en mi vientre aumento, igual al olor a sangre. Los vellos de mi piel se erizaron. Me altere, llena de miedo hasta la medula.  La piel de mi nuca se erizo.

¿Y si me estaban asesinando? ¿Y si me estaban asesinando, manteniéndome medio inconciente para torturarme? Mi corazón latía desbocada a cada segundo, sin detenerse.

El dolor aumento a niveles insupérales, solloce desesperada sin ningún abismo de salida al alcance, no me podía mover, y el sentimiento de impotencia me lleno por entero. Boquee por aire… pero luego… nuevamente mi faringe se cerro, el poco oxigeno que me quedaba volvió a acariciar mis labios en un suave jadeo. Mis parpados pesan.

Oscuridad.





*  *  *





- Suki-. Corrió hacia mí sonriendo. Me sonroje azorada por su energía,¿Cómo lo hace? – Suki-.  
Seth siempre estaba conmigo, era a decir verdad… mi único amigo inseparable, ecepto, cuando Jake estaba cerca, Jake siempre me celaba como hermano.
- ¿Que haces aquí? Se supone que, e-estés en la es-escuela-. Murmure nerviosa por su cercanía, a escasas pulgadas de mi rostro. Sentía mis mejillas encendidas.
- ¿Qué pasa, Willie? ¿Es que ya no me quieres? Jake me dijo lo que paso. Pensé que querrías compañía, después de todo es mi culpa que no estés en la escuela, y además todo se siente muy solo, sin ti.-. Me sonroje más aun.
- ¿De verdad viniste solo para acompañarme?-.susurre intimidada por su aire, aun siendo niño, masculino.
Otra cosa que destacaba en Seth, es que siempre me hacia reir…
- Si-. Acerco su rostro al mío. Abrí los ojos perpleja, otra cosa que destacaba, era que siempre violaba mi espacio personal.- Toma, te traje esto.- Tome la rosa artificial, roja como la sangre, y cerrada como capullo, y a diferencia de las otras, esta era bastante suave. Sonreí extasiada por un extraño calor en mi pecho.
- Gra-gracias, Seth, por todo, pero en especia. Por nunca dejarme sola-.
- Cuando te sientas sola, recuerda que yo siempre estere ahí, contigo a tu lado, no importa lo que pase, siempre te protegeré, nunca, nunca te abandonare ni te dejare sola… aun estando lejos del otro, mi corazón siempre ira contigo, Will.-.




*  *  *





- Suki-.

Mí alrededor se removía levemente. Esa voz me llamaba desde la oscuridad… y sin remedio comencé a seguirla. Como un insecto, hacia la luz.

¿Acaso, había muerto? Talvez, porque ya no sentía nada.

- Suki-.

Conocía esa voz, no tanto como hubiera deseado. Apenas lo conocía a el… pero su tono suave y profundo lo había reconocido al instante.  El me estaba llamando. ¿Por qué? Tal vez sea un juego de mi propia mente… talvez, toda esta mierda estaba en mi cabeza… talvez esa era la forma de torturarme en el infierno, después de todo… me lo merecía.

- Despierta. Suki, por favor… por favor, despierta.-. Me removieron levemente, Parpadee confundida. ¿Por qué su tacto era suave y cómodo? El miedo me recorrió entera. No podía respirar. Mi cuello era apretado por fuera.
Gemí de dolor cuando la punzada en mi intimidad aumento. Solloce, me merecía esto. Merecía estar muerta. Solo había hecho daño… mucho daño.

- Dios… que te han hecho…- murmuro posando una mano en mi barriga. Gemí adolorida por su tacto, todo mi mundo ardía en llamas. Todo mi cuerpo se tenso. Escuche un gruñido lejano, en la pulpa de su garganta.
- Nahuel.-. mi voz apenas era un murmullo.
- Sht, no hables… solo, te sacare de aquí Suki, a ti y a Black. Resiste Suki, por favor resiste.-.
La oscuridad me engullo entera.





*   *   *




Mi corazón latió errático. Mi piel hormigueaba. Las mariposas enloquecieron.
Una corriente eléctrica me arrazo de arriba abajo. Las lágrimas se agolparon en mis ojos. Jadee cuando acerco su boca a la mía, recostando todo su torso en el mío. Su piel quema… calida… rica… excitante. Su aliento pico de manera erótica en mis labios.

- Te amo, Will…- mi mundo se detuvo, al igual que mi corazón.





*    *    *




Bosque, puro Bosque. Todo huele a bosque. Humedad, incluso el frío se podía oler. Los vellos de mi piel se erizaron.

Lo cual era casi imposible, teniendo en cuenta de que nosotros los lobos jamás tenemos frío, solo calor. Tirite.

Escucho el aire… y dos respiraciones agitadas, una mas profunda que la otra. Superficiales. Dos manos posadas en mi cintura, ciento que nos movemos demasiado rápido.

- Jake-. Pensé que era el… realmente lo desee. Pero el que me sostenía no era el. Nahuel me abrazaba en su pecho mientras corría a todo lo que daban sus piernas.
¿A dónde me llevaba? ¿Por qué no puedo moverme? ¿Dónde estábamos?



*   *   *  


Jacob Black POV.




La casa de los Cullen estaba tiesa del miedo, a pesar de que la mayoría estaban muertos… incluso en sus ojos se podían ver las lagrimas que jamás podrían salir… esas eran llamadas lagrimas eternas, porque jamás se iban… solo permanecían.

- ¿Cómo esta ella?-. Necesitaba saberlo. Apenas comenzaba a sentirme en forma desde que supe que estaba viva…
- Esta… rota.-. Bella se sentó junto a mi. Con la naturalidad nata que siempre hemos compartido, era algo… inexplicablemente cómodo estar devuelta.

Después de que Sookie se entero de lo  que le hicieron los Vulturis, y como se  lo hicieron… simplemente ella no ha sido la misma. Nada a sido lo mismo desde que llegamos.

Todos incluso Seth, intentamos ayudarla… a salir de esa especie de burbuja protectora interna que ella misma a creado. Pero es muy difícil. Ella parece estar en otro mundo, uno al que ninguno de nosotros puede llegar… nadie puede, excepto. Rosalie. Ella es la unica que sabe como se siente Suki. Ella es la única que la comprende y puede llegar hasta su alma.

Suspire con un nudo formandoce en mi garganta. La impotencia me llenaba de una forma que deberia de estar prohibida, deberia de considerarse incluso un pecado.

Cuando llegamos a la casa de los Cullen, se formo un revuelo. Todos estaban nerviosos. Y aterrorizados…

Recuerdo muy bien como me sentí cuando llegue.  Un alivio enorme me abrazo de hito a hito cuando Renesmee me recibió con toda su alma. Pero eso no me hizo sentir menos culpable… Suki estaba horrible. Cubierta de sangre, de la cintura para abajo, sus piernas estaban bañadas con hilillos finos de sangre… y su piel, había perdido el moreno rojizo que la caracterizaba como Quileute… porque ahora se encontraba pálida… justo como un vampiro. Parecía… muerta.

- ¿Aun tiene heridas?-. El nudo en mi garganta era enorme. Yo, todo era mi culpa. Esto no abría sucedido si hubiera sido un gran alfa.
- No tienes la culpa de nada, Jacob.-. Edward, recostó su pálido hombro en el umbral de la habitación de Nessie.- Pero contestando a tu pregunta…, No tiene ninguna herida. Y en cuanto a la cosa… Su cuerpo no lo esta rechazando, y su estado físico es estable, pero… emocional… Jacob, ella no…-.
La habitación se quedo en silencio gracias a la ausencia de voz de Edward. Lo cual significaba que la situación, el estado de Suki, era más fuerte y peligrosa de lo que habíamos imaginado…

Me imagine lo peor.
- Esto ha sido un trauma muy severo en ella, es apenas una adolescente de dieciocho años y por lo tanto… gracias a todo lo que ha vivido desde que llego, al parecer ha sido amontonado dentro de ella… mas lo sucedido en Volterra… quiero decir, no esta estable mentalmente…-. Corto Bella tomando mi mano, apretándola ligeramente.
- ¿Ella… estará así para siempre?-. Un escalofrío de terror recorrió mi columna.
- No,  ella mejorara… solamente es… muy difícil para digerir…-. Bella trago hondo, parpadeo como si quisiera alejar las lagrimas.

Baje la cabeza con pesar…  esto jamás me lo perdonaría.

Y menos cuando la voz de Nahuel, condensándome lo ocurrido… llenaba cada rincón de mi mente.




*    *     *


Flash Back.



- ¿Qué mierda le hicieron?!- grite colérico tomando a Nahuel de su cuello y levantándolo del suelo. La furia tomaba mi cuerpo, convirtiéndolo en una maquina de matar. en un asesino por naturaleza… en un Lobo Salvaje.

- Tranquilízate Black, esto- esto me duele tanto como a ti…- dijo entrecortado por la falta de aire. Apreté mi amarre. Sus ojos pálidos se encontraban abnegados de lágrimas.
- ¡Suéltalo de una vez maldito vampiro!-grite a centímetros de su rostro, con las aletas de mi nariz inflamadas por la gran cantidad de aire inhalada gracias a la adrenalina.
- Te-te lo diré… pero necesito que me sueltes…-. Miro a Sookie que se retorcía de dolor gritando, mientras sudaba frío en el asiento del Jet.
Lo solte levemente, aun con las manos en su cuello.

- Bien….-. respiro hondo, pareciendo tragar el nudo de su garganta. Y si era asi, el mio era un huracán.-. Desde que Aro los vio en el Bosque tuvo curiosidad por saber que tan fuerte era la raza de los perros y cuanto poder podian generar… al descubrir que un espécimen como Nessie, junto conmigo y mis hermanas podíamos coexistir desde dos mundos diferentes… quiso experimentar con otros dos mundos, mucho mas diferentes… quizo probar otras razas.-
- ¿¡Que me estas diciendo maldito cabron!? ¡Habla ya!-.volvi a vociferar mientras Suki gemia mas fuerte, parecia queres partirse a la mitad de la forma en que serraba los ojos.
- Aro, estudio a los tuyos y sus generaciones por años, centrándose en las hembras… y como Leah no era fértil… vio en Suki un perfecto espécimen para experimentar la union de dos razas… aprovecho nuestra guardia baja, nos manipulo… y al conseguir a Suki… aprovecho la ocasión de implantarle fluidos repoductivos masculinos cuando estuviera en celo… al hacerlo la hirieron… y de vez… crearon  una abominación dentro de ella…-.




POV. Sookie Willias Ateara.



Todo mi mundo esta colapsando, es decir… jamás pensé en estar en unas circunstancias como esta. Y de momento, deseo ser como Leah, así… me hubiera evitado tantas cosas.

Esto, que llevo dentro… es una abominación, digo, no hace mucho soy una loba… pero, ¿Esto?, esto no es natural.

Respire pesadamente, con los ojos llenos de lagrimas, me acurruco como feto en la camilla.

Bella, ella… solo me acaricia el cabello que a estas alturas me llegaba a los hombros, sus los ojos rojizos brillando de dolor por mi, preocupación, y entendimiento.

¿Qué voy a hacer? ¿Qué tengo que hacer? ¿Por qué esto me sucede a mí? ¿Qué mal he hecho?

Serré los ojos con fiereza, enojada con el mundo, con todos… la nariz me picaba, las lagrimas hincaban mis parpados luchando por salir. Tenia un nudo enorme en mi garganta que me impedía hablar e incluso respirar.

- Sookie…- la voz de Seth en el umbral de la puerta me hizo sobre saltarme alarmada.
- Vete…-. Mi voz estaba ahogada con mis sollozos.
- Pero…-.
- ¡Vete!-. Grite desesperada mirándolo con una bola de rabia en mi ser que no tenia nada que ver con el. Sus ojos, se apagaron, estaba dolido.
Escuche sus rápidas pisadas, y la puerta de la sala de estar cerrarse de un fuerte portazo.

- Seth…-. Murmure su nombre con el alma rota.


Última edición por sohamG95 el Lun Ene 13, 2014 2:50 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Lun Ene 13, 2014 2:43 am

CAPITULO 22





Jacob Black POV.



Observe como todos los días, Seth se paseaba frente a su habitación, se detenía a un palmo con la palma de la mano sobre la puerta. Como si de alguna manera con ello la pudiera sentir y darle apoyo.



- ¿Siempre ha sido así?-.

- No-. Dijo Nessie sonriendo triste. Nos encontrábamos fuera de la mansión, ambos sentados en una piedra cerca del pequeño riachuelo, y gracias a que las paredes eran de cristal, podíamos ver  a Seth de un Lado… y a Sookie, recostada en la camilla hecha feto, del otro.

Ambos llevaban unas semanas en ello. Luchando contra el sentimiento… se notaba que se querían con el alma… pero Suki estaba en depresión… y por su condición especial, todos teníamos que permanecer en distancia para no alterarla… según dijo Carlisle, solo lograríamos empeorarlo, ella se podía alterar demasiado… y tanto ella como el monstruo podrían morir… así que, ellos solo podían sentirse en la distancia y absorber el efluvio del otro en silencio y en señal de apoyo.

- Cuando Suki estaba bien…
Trago profundo, la observe, ese era un gesto de Bella.

- Ella y Seth se rodeaban como dos imanes, siempre encontraban el momento perfecto para escabullirse, incluso cuando Seth le confesó lo que era a ella… sin permiso de ti cuando eras un clon y ello causo rabia e ira en ti, prohibiéndoles que se vieran , ellos no te hicieron caso digo, a tu clon claro, … y ahora que recuerdo, siempre estaban unidos… fuera de la vista de todos, incluso en estos instantes.…-.

No me sorprendió… Seth siempre era así con Suki desde niños, muy unidos, leales y fieles a su profunda y algo extraña amistad, pero incluso con eso de prueba, no me esperaba que su amor fuera… a ser destino Quileute.

- ¿Cómo esta la “cosa”?-.
- Es un ser con vida Jacob, no una cosa… es cierto que no es algo natural… pero… míranos a nosotros… mírame a mi, amor, el bebé no tiene la culpa de estar en medio de esto.- señalo todo con un dedo en general.

- Es un ser inocente Jacob…

- Lo se… lo siento.-. suspire por la nariz.

Se me era tan difícil verlo así de fácil. Esto no era natural, no era como Nessie… “esa cosa” podría llegar a ser el ser mas peligroso de este mundo. Parte vampiro, y parte metamorfo e incluso… podría llegar a ser algo desconocido. Sabiendo además que no sabíamos que era el poder que había curado a Suki de aquella feroz mordida que le dejo cicatriz… es decir, no sabíamos que tan poderosa ella era… no teníamos idea tampoco, de lo poderoso  o peligroso que esa cosa podía ser.

- Pero es la verdad, Esa cosa es una abominación…- fije mi vista en Seth, cabizbajo como todos los días se retiraba de estar frente a la puerta del laboratorio, saliendo de la mansión con un portazo para que Suki lo escuchara. Se trasformo de un salto y comenzó a patrullar en la zona.

- Es un bebe, Jake…-. Murmuro Nessie dándome un beso en la mejilla y alejándose a darle ánimos a Seth, que la esperaba cabizbajo.

Fije mi vista en Suki.

Los sollozos de Sookie aumentaron, comenzó a lanzar cosas, a gritar. Rompiendo y quebrando objetos y paredes recién cambiadas. Ella no era así, ella estaba fuera de si.

Grite el nombre de Carlisle. Corrí hasta adentro, subí los escalones lo mas rápido que pude para asomarme a en el umbral, y ver somos entre Edward, Carlisle y Jasper le daban una anestesia para los nervios. Seth volvió a aparecer con lagrimas en los ojos, la tomo en sus brazos y la acurruco contra su pecho encima de la camilla, donde fue posada nuevamente.

- Trato de cortarse esta vez…-. Murmuro Edward mirándola fijamente. Bella lo abrazo por la cintura.- Quería morirse…-.
- Sht, Ya… calma, aquí estoy- sollozaba Seth, arrullándola mientras ella también lloriqueaba ahora bajo la anestesia.
- Eso es culpa de Seth, debería de quedarse siempre con ella…es horrible todo lo que siente, me sorprende que siga aquí…-.soltó Jasper.
- Estoy aquí…-. Murmuro Seth apretándola mas así mismo, gruñéndole a Jasper.
- Cada vez… colapsa más-. Dijo Carlisle siendo abrazado por Esme que parecía ser su bastón.
- Creo que debería de hablar con ella…-. escuche a Rosalie a mis espaldas. Edward asintió.
- Seria lo mejor… pero luego, cuando este mas relajada… afuera.-


 Arrow Sookie Ateara POV.


Sentía bajo mis pies la tierra húmeda. Era Blanda y a la vez de textura suave como el toque de una pluma, pero en esta ocasión… imagínense varias plumas blancas bajo sus pies, la sensación era exquisita, irremediablemente cómoda.  Tanto, tan llena… que podía sentir en mi paladar la vida que daba la madre naturaleza. La poca paz que podía obtener se reflejo en mis sentidos gracias a la exquisita sensación.

La brisa llegaba erizar los vellos de mi piel, esta era gélida. El viento era demasiado frío, tanto que calaba mis huesos y dentro de ellos, si era posible, hacia combustión, creando que temblara.

La temperatura, siendo la temporada de verano, seguía siendo la misma. Con el idéntico ambiente húmedo y pegajoso de todos los días.

Las clases se acabaron, o eso me comento Bella. Ella dijo que había pasado mucho tiempo allá, en aquel horrible lugar. Mis ojos picaron. Isabella menciono que ya era tarde… para seguir estudiando en el instituto. Pero… que su familia me ayudaría, en el caso de que quisiera, a estudiar en alguna universidad… algo que me agradara, por supuesto. No tendría que pasar ningún examen… porque Carlisle tenía ya todo arreglado, solo tendría que escoger… lo que mas me gustaba, cualquier cosa.

De momento me sentí mal. Como intrusa… era como si de alguna manera me estuviera aprovechando de la amabilidad de los Cullen.

Por supuesto, le agradecí a Bella y a los Cullen… pero les comunique que no me sentía lista para ello, gracias a lo que estaba pasando… y que, cuando lo estuviera, no estaba segura de que las universidades tuvieran espacio asegurado para mi… Y…  A pesar de todo…
Aclaro algo primero. Nunca creí que Carlisle fuera normal… digo, ¿Un vampiro también podría venir del cielo? ¿Alguien que portaba tal pecado podría ser un ángel aun?, porque aun así… con mis condiciones, mis Pro y mis contra, el jefe de la Familia Cullen me dijo… que incluso podría tardarme una eternidad, y aun así… la universidad y los arreglos esperarían. Y si era necesario incluso los volvería a hacer, en caso de que causara dificultades tanto tiempo de espera. Abrí mis ojos de par en par cuando me lo dijo.

No supe como sentirme en esa ocasión, y no lo se incluso ahora.  Ellos ni siquiera me conocían o eran mi familia y me brindaban una vida a cambio de nada… me sentía como en un trato del banco, en el que tenia la obligación de saldar una deuda.

… Y aunque sea innecesario, e idiota. Sentía la presión en mi espalda… y la prisa de darle las gracias era punzante como una daga islámica que apuntaba directo a mi corazón, era casi una obligación, muy lejos de ser una necesidad en mi vida, y solo por darle las gracias.

Mis ojos picaron más. No se que haría sin los Cullen, ellos prácticamente me regalaban un futuro seguro. Probablemente… estaría muerta sin ellos.

Me recibieron en mi grave y horrible estado cuando por fin arribamos en Forks, con los brazos abiertos… y sin esperar nada a cambio, me curaron, me alimentaron… y me están ayudando paso a paso a superarlo.  Se entiende que ellos ayuden a Jacob… pero… ¿A mi?

El viejo Quil Ateara viene a visitarme, con el orgullo tatuado en su frente típico de un Quileute, una vez a la semana. Gracias a mi situación, el se siente responsable al igual que Jacob. No los culpo. Además… no son los únicos que se sienten así, Nahuel tambien. Y me alegro por el ultimo, se lo merece.

Y a pesar de todo, no se queda tanto tiempo… es decir, no es tan cómodo visitar a una persona que no es capaz de hablar si quiera por si sola. Cualquiera renunciaría en tal caso, me extraña que no lo haya hecho.


Observe fijamente al riachuelo, con aguas cristalinas que corrían entre las piedras, de todos tamaños, río abajo. Y en el… a un pez de río, que batallaba con nadar contra la corriente. Yo acabe, Identificándome inmediatamente.

Trague hondo sorbiendo por la nariz, limpiándola con brusquedad con el dorso de mi mano.

Me identificaba tanto. Una imagen tan sencilla. Yo era el pez, y la corriente era el mundo, que quería arrasarme, devorarme y llevarme corriente abajo a algo desconocido, y las piedras… eran los golpes que recibía… grandes, y dolorosos, tan potentes que me robaban el aire de un golpe certero y continuo.

Y en este caso, ese golpe era uno que yo no merecía recibir… o talvez si, mas sin embargo… la forma de recibirlo era algo antinatural. Un nudo enorme me impidió respirar por segundos, para luego permitirme sollozar y sentir la emoción del dolor cruzar mis sonrojadas mejillas. Humedeciendo mi rostro hasta empapar mi camisilla.


Recuerdo con claridad, las tantas veces que mencione que no sabia que hacer… y esta, claramente era una de ellas, pero “esta” a diferencia de otras, me superaba con una facilidad pasmosa… incluso dejándome sin opción, ni permitiéndome pensar en una segunda opinión.
No. Este obstáculo… este golpe, era de por vida… esto me marcaba, y trazaba con hierro mi destino y yo no pude hacer nada para evitarlo, a pesar de que… con el pasar de los días, este golpe de vida crecía dejándome sin aliento. Desamparándome, dejándome insegura en cada momento. En cada segundo.


En cada instante, me atropellaba como si no existiera un mañana. Y aun que lo hubiera, una segunda opción, esto era algo que me “devoraba” diariamente.
Lo peor era… que yo “no” era quien para impedir que lo hiciera, o incluso para imposibilitar que siquiera perturbándome.

Ahora si, estaba molida, estaba jodida… me encontraba llena de mierda y no podía hacer nada. Aun que este “golpe” sea antinatural. Yo “no” tenia otra opción mas que, “aceptarlo” de una vez por todas.

Ni siquiera podía destriparlo de mi vientre, porque podía ser letal. Según Carlisle, moriría, aun así siendo loba… podía morir instantáneamente,  porque mi cuerpo no seria capaz de recuperarme rápido. Como había dicho, mi cuerpo lo había aceptado como si lo estuviera esperando de toda la vida… y arrancármelo prácticamente seria letal.

- ¿Puedo sentarme?-.  Esa voz. Era “ella”. Ni siquiera la conocía, pero el hecho de que me entendiera… de que ella supiera por todo lo que yo estaba pasando, superaba el hecho de no conocerla. Y eso, lo agradecía con tanto fervor que dolía.
Sorbí volviendo a limpiarme con mi mano la nariz. Permitiéndole que se sentara a mi lado, dándole espacio en la roca.

- Edward me dijo que me necesitabas, nuevamente.-. sonrío triste, observando al horizonte arbolado con el dolor camuflajeado en sus pupilas ámbares.

- Sabes que no tienes que hacerlo…-. Me refería, a las tantas ocasiones del día en el que ella me brindaba su apoyo.

Era lamentable ver como ella se alejaba de su propio matrimonio para ser mi bastón de apoyo. Y no me lo perdonaba, a pesar de que ella me dijera convencida, de que no tenía porque preocuparme. La culpabilidad que yo tenía por ello, era con pesar, más grande que sus palabras. Cabe de más decir, que todo lo mío… toda mi mierda la afectaba, aunque ella no lo reconociera por humildad, por pura bondad. Lo podía ver en sus ojos, en esos tristes y profundos ojos.

- Te he dicho innumerables veces que me tiene sin cuidado, esto es algo que yo quiero hacer… no es por obligación.-. dijo cortante.
- No importa cuanto lo digas…-. Ni siquiera pude terminar.
- Sht. Solo olvídalo ¿Si? No me harás cambiar de opinión, incluso menos si tengo algo importante que decir…completamente personal.-.
- No tienes que hacerlo, Rosalie… estoy bien, estoy… me siento mejor.-. dije lo último en un murmullo. El pez se había ido con la corriente, el nudo en mi garganta aumento. Mi visión se nublo.  Así era como me sentía por dentro, impotente ante el mundo. Y con orgullo, las emociones me devoraban.

- Escucha, tengo que hacerlo… solo tal vez así, podrás entender porque hago lo que hago.-. tomo aire innecesariamente-. Siendo humana tuve sueños, pasiones y errores… uno de mis sueños era llegar a ser madre, y con muchos hijos…-. Un sabor amargo devoro mi paladar.-. una de mis grandes pasiones era llegar a conquistar al mejor hombre de la ciudad para poder cumplir mi sueño, y lo hice… pero uno de mis errores, fue llegar a confiar en el…

>> Un día salía de casa de una amiga… y me lo encontré en la calle con un par de amigos suyos. Estaban ebrios… y como hombres, su libido chispeaba por sus cuerpos hasta casi llegar a los cielos… pero a pesar de todo, era un poco consciente de que era yo… presentándome con orgullo hacia mi prometido y como una niña inocente, cruce la calle. Unos pocos metros nos separaban cuando supe que algo andaba mal, pero… ya era tarde para echarme hacia atrás. Me abrazo, me toqueteo… me humillo… frente a esos horribles hombres…

>> Con un poco de cordura y presión, le hice ver que estaba mal lo que hacia y que yo merecía respeto tanto delante de sus amigos como en privado, que cuando llegara a casa y no estuviera ebrio… hablaríamos de ello.  Me di la vuelta victoriosa por la guerra ganada,  o al menos me creía haber ganado respeto… creí que todo acababa y que todo estaría resuelto pasado mañana, pero no todo es color de rosa…

>> Mi prometido me tomo del codo y me jalo al callejón junto con sus amigos… -.


Mi pecho se apretó, estrujándose por tal confesión de su vida… como una mujer tan valiente, tan hermosa, tan mujer… tan delicada, tan humilde, puede ser tratada así, humillada y destrozada de esa manera. Estaba horrorizada mientras me contaba con sus ojos ahora negros de furia, lo que ocurrió después en esa horrible noche.

- Carlisle me encontró tiempo después, por el olor a sangre, en un mugroso callejón, me convirtió sin yo tener opción a escoger… en algo de lo que no estoy orgullosa.  Luego me vengué… y tiempo después, fui bendecida por tener la oportunidad de conocer a Emmett… el se trasformo en mi todo.-.

Me quede helada. Ella nunca escogió ser un vampiro. Y fue abuzada, fue hecha añicos… y aun así, supero todo.


- Yo…-. Me quede sin habla. Habíamos pasado por las mismas circunstancias, pero con seres distintos. -. No se que decirte…-. Dije con sinceridad. Aun dolida por mi estado, eso no había sosegado mi sentir, y estaba segura de que nada lo haría… hasta que…
- Lo que quiero decirte en realidad es… que si hubiera tenido la oportunidad de tener un hijo… con esas horribles circunstancias, lo hubiera tenido como quiera. Porque, a pesar de todo y de lo dolida que “tu” estés… esa creatura…-. Señalo mi medio abultado vientre.- “No tiene la culpa de nada”.-. dicho eso… se paro, y se fue.



Me quede, sin aliento. En silencio. Parpadee entre lágrimas. Sabía que ella tenia razón, en el fondo de mi corazón adolorido lo escuchaba. Todos los días. Al levantarme, podía sentirlo en mi interior… y sabía que esta creatura que llevo dentro era tan inocente como lo era yo. Ambos no teníamos la culpa de nada… y aun así, yo… lo intentaba culpar.

Un sollozo broto de mi garganta. Deje las lagrimas correr libres, mientras serraba mis ojos. Mordí mi lengua para no llamar la atención de nadie.

Habían pasado dos meses… en los que estuve en Italia. Y tres meses desde que había vuelto gracias a Nahuel.

De todo este tiempo, hoy era la primera vez que salía a tomar aire… de esas paredes. Mi loba lo pedía.

Pero de todo este tiempo, hoy era el día en el que yo me percatada de que mi depresión no solo me lastimaba a mi… sino a la pobre e inocente creatura que habitaba cobijada en mi vientre.

Observe abnegada de dolor y lagrimas mi vientre, que comenzaba a ser notable. Lo sentí moverse ligeramente, jadee… por la culpa tan grande que sentía de haberle echado todo el problema a el…

Sabía que no era el hijo que cualquier mujer esperaba tener, y menos en estas circunstancias. Sabía que no era normal, pero yo tampoco lo era. Sabía que si le daba la espalda estaría solo en este mundo, por ser el único, un ser diferente y extraño…  pero en cualquier caso, eso era lo que lo hacia extrañamente especial e importante.

Un calor extraño se acobijo en mi frío pecho, calentándome.

La luz se abrió paso en mi cabeza, en mi comprensión… y comencé a verlo a el… como cualquier madre lo haría, como cualquier madre vería a su hijo, o al menos como Bella vio a Renesmee… este ser que yo llevaba dentro era un milagro. Era Luz. No me importaría como lo vieran los demás de ahora en adelante, solo yo lo vería como un milagro, una bendición a mi vida. No me interesaba el hecho de que fue inducido para ser una maquina de matar… el era mío. Era mi bebe… y daría mi vida por protegerlo de seres como los Vulturi. Sea cual sean sus planes… yo me interpondré, y lo protegeré de ellos y de todos.

Y por primera vez, en semanas, días y meses… tímidamente coloque  una mano en mi medio abultado vientre de cuatro meses y lo sentí en armonía con mi alma… tanto que pareció acurrucarse en mi. El calor de mi pecho aumento. Me sonroje, abrumada por la sensación de amor que me devoro con facilidad ante las palabras de Rosalie… y mi ahora claridad.

La confusión huyo de mi rostro, por otra expresión… paz, y nuevamente agradecimiento por todo lo que hacían los Cullen por mi… por mi bienestar y el de la creatura.

Ahora tenía una razón para luchar. Ahora tenía una razón para ver el mundo diferente. Ahora tenia una razón por la cual vivir.


Gracias, Rosalie.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Lun Ene 13, 2014 2:55 am

PREVIEW



CAPITULO 23



El teléfono a mis pies sonó. Fruncí mi entrecejo con la duda taladrándome. ¿Debía de contestar o dejarlo sonar?

Bella apareció de la nada, trayendo consigo una brisa fría que congelo mis pies, tomando el teléfono con el entrecejo tan fruncido como el mío. ¿Quién llamaba?

- ¿Bella?-. Me hizo señas de que esperara, al parecer, por su expresión ella tampoco sabia quien podría ser.
Comencé a cavilar. Jake no era, el estaba ya aquí. Prácticamente vivía aquí, por otro lado Seth… Pero Seth también estaba aquí…

El viejo apenas vino ayer. Fruncí mis labios.
- Residencia Cullen.
Bella frunció los labios escuchando, copiando mi gesto, yo aun me encontraba algo mareada por su aparición. El embarazo a veces me debilitaba y me hacia actuar como boba también.  Algo que me tenía un poco enfadada.

- ¿Si?, No se. Ella… se encuentra ocupada, ¿Cuál es tu nombre?-. me miro asombrada. Ahora ella parecia mareada.
La sala se comenzó a llenar, todos curiosos por saber quien era el individuo detrás de la línea.  Incluso Seth subió por las escaleras, quedándose en el último escalón, lo mire de reojo, me estaba dando espacio. Por una parte se lo agradecí y por otra… simplemente me hirió. Malditas hormonas. Fije mi vista en una indecisa Bella.

- Un momento por favor.
Giro su rostro hacia mí, tapando la bocina del teléfono con la palma helada de su mano.

- Es un tal Erick Ateara, dice que te conoce y quiere hablar contigo.


Mi corazón ladro precipitado, pateando a todas las hormonas del embarazo, y solo miedo predomino… tenia mucho miedo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
claire_ateara
Team Jacob


Mensajes : 331
Fecha de inscripción : 25/09/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Mar Ene 14, 2014 3:40 am

me has destruido!!! de verdad me destruiste no lo puedo creer o pobre seth no se merece que lo trate asi...sigo sin creermelo  Sad 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Miér Ene 15, 2014 12:07 am

HOLA Y BIENVENIDOS

GRACIAS A

 Arrow claire_ateara!

La verdad es que tambien pienso lo mismo. y pienso que Seth no deberia dejarle break a tratarlo asi, pero el es un hombre humilde, sincero, y la ama... pero sobre todo la entiende, el entiende la situacion, lo nuevo, lo raro y lo horrible y doloroso que es para Suki, por lo que el le da "espacio". ya veraz a lo que me refiero Wink


NOTA DE AUTORA

EL PROXIMO CAPITULO A PUBLICARSE SERA
DOMINGO 19 DE ENERO DEL 2014



Espero que les guste el cap, que tanto sudor y esfuerzo me a costado.

A CONTINUACION

CAPITULO 23
Y
CAPITULO 24




*   *   *




Aun no le e mencionado a los Cullen nada de lo que había pensado sobre mi… hijo. Pero sabia que estaban esperando una respuesta a mí cambio de actitud en cuanto al tema.

Sospecho que Carlisle ya sabe, al igual que Edward, del cambio de mi notable actitud positiva, por ello estaba claro que me estaban dando tiempo y espacio- además de que era mi asunto no de ellos… para yo poder expresarlo bien a los demás, ese simple hecho se lo agradecía.

Porque aun que había aceptado llevarlo dentro de mi, se me era un poco difícil el hecho de cargar, criar, y cuidar mas nunca, no abandonar al ser que llevo dentro, aun era un poco difícil de digerir… y peor de explicar.  

No era sencillo, y no sabia que hacer… a veces, tenia incluso miedo. Es decir, jamás me imagine que tendria un hijo y mucho menos lo pense. No se que hacer, ni siquiera se sobre ellos, ni siquiera se como hacer de madre, ademas mi madre Nome dio un buen ejemplo como quien dice… y sobre todo, “el” no era “normal”, y eso era algo que lo complicaba mas.


Y Por otro lado estaba Seth…
… Seth.

No sabía como decirle lo que pensaba, ni de mi ni mucho menos del asunto del infante en mí. Y eso hacia que se me partiera el alma en mil pedazos, gracias al horrible miedo que me carcomía entera.


Estaba segura de que no me iba a apoyar, incluso aunque yo no tuviera opción sobre ello.

Suspire girando mi cara levemente.

Deseaba con todo mí ser que aceptara el ser que llevo dentro, junto conmigo. Si el no lo hacia, aunque me doliera en toda mi alma. Debía renunciar a el.

Atraje las rodillas en un abrazo, y suspire colocando una de mis mejillas en ellas. Observe triste el resplandor de la naturaleza. Desde la sala, gracias a las paredes de cristal, podía ver lo verde que estaba, si, un verde brillante y lleno de vida. Se notaba que era verano. Porque incluso parecía sonreír.  Deseaba tanto que todo terminara, pero apenas comenzaba.

Lo podía sentir.

El teléfono a mis pies sonó. Fruncí mi entrecejo con la duda taladrándome. ¿Debía de contestar o dejarlo sonar?

Bella apareció de la nada, trayendo consigo una brisa fría que congelo mis pies, tomando el teléfono con el entrecejo tan fruncido como el mío. ¿Quién llamaba?

- ¿Bella?-. Me hizo señas de que esperara, al parecer, por su expresión ella tampoco sabia quien podría ser.
Comencé a cavilar. Jake no era, el estaba ya aquí. Prácticamente vivía aquí, por otro lado Seth… Pero Seth también estaba aquí…

El viejo apenas vino ayer. Fruncí mis labios.
- Residencia Cullen.
Bella frunció los labios escuchando, copiando mi gesto, yo aun me encontraba algo mareada por su aparición. El embarazo a veces me debilitaba y me hacia actuar como boba también.  Algo que me tenía un poco enfadada.

- ¿Si?, No se. Ella… se encuentra ocupada, ¿Cuál es tu nombre?-. me miro asombrada. Ahora ella parecia mareada.
La sala se comenzó a llenar, todos curiosos por saber quien era el individuo detrás de la línea.  Incluso Seth subió por las escaleras, quedándose en el último escalón, lo mire de reojo, me estaba dando espacio. Por una parte se lo agradecí y por otra… simplemente me hirió. Malditas hormonas. Fije mi vista en una indecisa Bella.

- Un momento por favor.
Giro su rostro hacia mí, tapando la bocina del teléfono con la palma helada de su mano.

- Es un tal Erick Ateara, dice que te conoce y quiere hablar contigo.
Mi corazón ladro precipitado, pateando a todas las hormonas del embarazo, y solo miedo predomino… tenia mucho miedo.

- ¿Qué? ¿Erick? ¿Pero…? ¿Cómo...?-. Comencé a marearme. Mucho.

¿Erick? ¿Mi hermano? ¿Cómo consiguió el número de los Cullen? ¿Qué hacia llamando? ¿Qué quería? Comencé a marearme.

Rosalie se arrodillo junto a mi, comenzó a sobar en círculos mi espalda.
Respire. Yo no estaba lista para esto, ¿Qué le diría? ¿Qué queria?

- Respira, vamos… respira, eso es. Eso es. Calma, tranquila.- su voz era suave, como sus caricias tranquilizadoras. Me logre calmar poco a poco. –
- No tienes que contestar si no quieres.- no había notado que Bella había dejado el teléfono sobre la mesa y tampoco había notado que había tomado mis manos acariciándolas.
- Yo…-.
Mire a los presentes en la habitación. Carlisle estaba preocupado, como todos. Pero el tenía la típica mirada de un doctor, asintió. Debía hacer esto. Por mi bien. Lo tome como un proceso medico.

- Este, este bien.- asentí una vez no muy segura de que iba a suceder a continuación, mirando el teléfono con mucha desconfianza. Edward me paso el teléfono inmediatamente.
- ¿Hola?
Su voz seguía sin cambiar, pero en estos momentos se oía un poco desesperado.  Trague hondo.
- Erick.
- ¿Suki? ¡Gracias al infierno estas bien.- hice una mueca de disculpa en la sala. Sabía que todos estaban escuchando. Mis mejillas enrojecieron.
- Seh… estoy bien, ¿y- y tu?-trague  hondo. Las manos me sudaban.
- Bueno, si, estoy bien. Es lo de menos, lo que en realidad me atormenta es el hecho de que solo vine aquí para verte… ¿Recuerdas cuando hablamos la ultima vez?-.
- ¿Verme?-. comencé a alterarme, me puse de pie con el corazón ladrándome en la garganta.- ¿Qué es exactamente “aquí” para ti? Yo… no entiendo.
- Tsk, gatita, gatita. Me encuentro en La push. De hecho llegue ayer a Forks, pensé que como no me tomabas las llamadas pues vine… cuando llegue como no te vi, pues, pensé que te vería hoy, ¿sabes?, Era un. ¡Sorpresa! O algo así- ríe como si fuera realmente un chiste, hice una mueca ante toda esa información que digerir. El miedo debió de ser palpable en mis ojos. Porque todos se volvieron mas tiesos de lo que estaban.
Volví a Tragar, la respiración se hizo mas profunda haciendo que mi visión se volviera dificultosa por momentos.
- ¿Aquí? Ósea, aquí…-. No podía siquiera pensar con claridad.
- ¿Qué pasa? ¿Qué no te alegra volver a verme? Digo, escucharme, Porque no se nota mucho eh…-. Sarcasmo.
- ¡NO! Digo, si , yo… lo siento, no debí gritar, esto… seh, er. Ehm, me alegro pero… ahora mismo estoy, yo no me encuentro bien… por eso me estoy quedando aquí, con los Cullen… es una…- no supe que decir.
- Hospital…- murmura Rosalie en mi oido.
- ¡Si, estoy…- tosí un poco, escuche una risita.-, me siento mal y la residencia Cullen es como un hospital... o algo así. Como sea, yo Er. siento no haber estado allí para recibirte.
- Seh, no te preocupes te las cobrare cuando te vea, por cierto estoy usando tu cuarto espero, no te importe…  y no importa te visitare si es necesario…-
- ¡NO!- gruñí con los nervios a flor de piel.- digo… no, Erick, quédate allí, no vegas te podrías… contagiar.-
- No importa, El viejo decrepito me llevara de todos modos.- abrí los ojos de par en par mirando a Jake, estaba sentado  y era el unico que no paraba de mover la pierna como un tic nervioso. Lo mire entrecerrando los ojos.
- Yo…  okey… espera no, ¿Cómo conseguiste este numero?-. fruncí mis labios en su dirección.
- Fue un tal, Jacob-. Lo mire furiosa. Y no fui la única. Hasta Renesmee lo miro mal. ¡Oh, si! ¡Yo Le iba a dar!
- ¿Jacob?- seguí mirándolo furiosa.- Bien… ¿Cuándo dijiste que vendrías?-.
- Mañana, creo... no ce… apenas estoy desempacando, ya sabes lo organizado que soy.-
- Seh… bien, creo… te llamo luego.-

No espere a que cortara. Yo le corte a el. Las manos me temblaban, respiraba entrecortado. Mi visión se estaba volviendo nublosa.


- Eres un idiota Jacob.- soltó Rosalie, dejándome en las manos de Bella.- ¿Cómo se te ocurre darle el teléfono? ¿Qué no se te ocurrió otra cosa? ¡Mírala por Dios Santo!-
- ¿Qué esperaban que hiciera? El había llegado de sorpresa, sin avisar, incluso El viejo Ateara no supo que hacer, ¿Querías que le dijera que se fuera? ¿O querías que lo espantara hasta la mierda del susto para que así tomara otro avión devuelta?-.
- Imbecil.- murmuro Rose.- ¿No sabes lo que le has hecho? Esto, no es como el asunto pasado de Bella, Perro idiota.
- Rose tiene razón, Suki esta embarazada, ella no puede pasar por ningún disgusto, emociones altas incluso alteraciones o incluso tener visitas… apenas esta progresando… no sabemos que sucederá si el llega a venir…- dijo Edward.
- Suki 1, Jacob 0.- dijo Emmett serio.- ¿Por qué siempre haces lo peor Jacob?
- ¿Qué are?-. tome mis cabellos desde la raíz de mi frente. Estaba alterada. Mi corazón latía errático, no me había desmayado aun, pero no dudo que suceda y pronto. Comenzaba a tener nauseas. Todo comenzaba a dar vueltas, jadee por la fuerza del mareo. Este me golpeo con fuerza. Gemi.
- Suki, respira… - pidió Carlisle sobando mi espalda, poso una mano sobre mi pecho, como si tuviera un estetoscopio. – Debes calmarte, esto le afecta a la creatura… y a ti.- murmuro. Asentí con las manos temblando. Sentía la bola de fuego inquieta, subiendo. Bajando.
Y por tercera vez… recibí su apoyo. Era como si estuviera viva en
Mí.

- Lo siento.- murmuro Jake apenado. Lo mire con una mueca. Asentí.
- Esta bien Jake, solo… no lo vuelvas a hacer, aunque de todos modos esto iba a suceder es solo…  no fue, como quien dice, el mejor movimiento.




*     *     *






- Es la primera vez que sales…-.


Me quede tiesa escuchándolo. Era la primera vez que me hablaba desde que llegamos. Sabía que la culpa lo carcomía y que por eso no había tomado el momento oportuno para hablarme, pero ¿A quien engañaba? Ninguna disculpa podría hacerme cambiar de opinión. Una parte de mi estaba complacida por como se sentía. Especialmente si era “el”.  No me importaba si el había sido amenazado por la mafia vampiro. Definitivamente no lo perdonaría, nadie lo haría… el me había utilizado, me había engañado… lastimo corazones, confianzas y a personas. Me destrozo.


- ¿Cómo te sientes?-.
- Ahora no muy bien que digamos-. Levante mi vista y la fije en el.-. Deberías irte, y créeme… lo tienes que hacer.-.

Me percate en su demacrado y desalineado aspecto, pero no me importo. Estaba muy enfadada con el. Era un mentiroso. Un jugador. Sin importar que haya hecho antes, ni lo bueno que fue… ni que lucho por traernos con la posibilidad de que mataran a si familia… no lo perdonaría. Ni ahora ni nunca. Nunca olvidaría el hecho de que prácticamente fui violada.

- Pero yo, necesito que lo escuches todo… aunque no me perdones, yo...
- Vete. ¡Ahora!.
Silencio. No lo vi alejarse, pero escuche sus pisadas lentas. Las lágrimas comenzaron a distorsionar mi vision.


- ¿Por qué no lo escuchaste?-. No necesitaba ser adivina para saber que era Bella la que me había hecho esa pregunta. Sorbí por la nariz y seque mis lágrimas no derramadas.
Bufe.
- Se lo que tiene que decir… pero eso no quita el hecho de que lo que me hizo, lo haga inocente. El tiene la culpa Bella. Que lo escuche no lo hará más inocente, o que de alguna forma cambie la forma en que lo veo… e incluso que lo escuche no puede darle para atrás al tiempo. Ya me dio algo para recordarlo lo suficiente.- mire de reojo mi vientre un poco abultado de cuatro meses.
- Lo se, lo entiendo… pero Nahuel no es malo. Lo obligaron El nunca quiso que tu salieras involucrada… aquel día en el bosque.-
- ¿Por qué estas aquí, Isabella?- no quería sonar grosera, pero era inevitable… el, me había hecho mucho daño… me había puesto en bandeja de plata e inevitablemente “ellos” me habían roto, y sabrá Dios cuantas cosas mas me hicieron… y el, que decía que me amaba, lo permitió. Permitió que me ultrajaran. Aunque hayan amenazado a su familia. Yo era inocente, no tenia que pagar por ello.
Ella frunció el ceño a mi aguda actitud.
- Carlisle quiere… hacerte una revisión.- asentí un poco nerviosa ahora.

Era la primera vez que querían hacerme revisión. No los culpaba, al comienzo me negaba. No podía aceptar lo que sucedía conmigo, ni con el bebe que crecía dentro de mi.  Simplemente no quería saber nada. Pero ahora… ahora era diferente.

- Perdón, Bella.
- Bien, esta bien, disculpa aceptada…  ven vamos, te acompañare.

Tanto ella como Rose no me dejaban caer, ellas eran las “únicas” que realmente me entendían. A pesar de que habían pensamientos,  en los otros, negativos acerca de la situación por la que estaba pasando. Pero a diferencia de Bella era que ella pudo haber vivido si abortaba, yo no… yo realmente podía morir.



 
*      *      *



- Es muy curioso.

Carlisle había colocado un gel especial en mi pequeño pero abultado vientre. Tenía los nervios a flor de piel, apenas sentí el frío. Debía de ser por lo acostumbrada que estaba ya a el, y a mi naturaleza de lobo… no por los nervios y el miedo.

Fruncí el entrecejo confundida y exaltada, lo quería saber todo. ¿Qué era curioso? ¿Algo estaba mal en mi, o en el?

- ¿Qué? ¿Qué sucede? ¿Carlisle? ¿Edward?

- El feto…
- Bebe Edward, Bebe. – corrigió Rose. Edward frunció los labios. Lo había hecho a propósito porque a Rose le enojaba que le dijeran así.
- ¿Qué sucede?-.
- La bolsa se ve, transparente… pero.- Trago hondo nervioso, moviendo la maquina en mi vientre y mirando la pantalla algo pálido.-… es, no puedo verlo.-
-
Abri los ojos, me removí en la camilla quería ver la pantalla. Y lo vi. Solamente se veía la placenta. No mi bebe.  ¿Qué demonios?
Me quede observándolo. Vi con horror como mi abultado vientre estaba vacio.

- Calma Suki, respira.- no me habia dado cuenta de que contenia la respiración.- Aun no sabemos…-. Comenzó Bella. Ya era tarde. Estaba mas que alterada. ¿Qué jodida broma es esta? ¿Qué demonios me han hecho?
- Pero, ¿Porque? Ella esta embarazada.- Rose tomo el censor que tenia Edward, se lo arrebato de las manos.
- Si, es… muy raro. Talvez…- Carlisle estaba confundido.
- Tal vez el embarazo es mental, talvez ni siquiera exista ningún bebe.- Dijo Rose mas palida que nunca.
- Vamos bebe, te siento… eres real, muéstrate a mami.- la desesperación comenzó a hacer mella en mi. Podia escuchar su corazon latiendo. Pero la maquina no mostraba nada. Pero aun asi… lo podía sentir, su calor…
¿Estaba volviendome loca?, me sobre salte. Comence a sollozar desesperadamente y sin control.

- Bebe, muestrate, se que estas hay…- murmure con la voz entrecortada. No queria creer que no estaba hay… no podia siquiera pensarlo, aunque viera lo contrario.
- Suki, calma, estas cosas suceden…- comenzo a decir Carlisle, pala luego… ser sosegado por el silencio.
Y justo cuando creian que no habia nada, lo vi. Era asombroso. Era… Hermoso.  Lo sentía.
-         Edward, mira…- la voz de Bella alerto a los demás.
-         ¿Cómo…?-
Lo podía sentir, sabia que era real. No era mental. Sentía cosquillas, como si fuera un gusanillo en mi vientre… era…

Una calida sensación se alojo en mi vientre.
- Impresionante.
El se movía, y cuando lo hacia un brillo plateado  se veía en la pantalla… mostrándolo por completo… era, en un segundo invisible, hasta que se movía… parecía, una especie de camuflaje.

- ¿Qué es eso?- me gire hacia Carlisle, algo mareada señalando el monitor.- ¿Por qué hace eso? ¿Este bien? ¿Es normal?-. las palabras salieron apenas atropelladas.

- Es un don.
Mire a Bella perpleja. ¿Un don?
- Si, los vampiros, algunos… tienen dones.- contesto Edward.
- ¿Cómo? Ósea… ¿Poderes o algo así?.
- Semejante, solo que este tiene un límite… cansa. Pero al parecer, nuestro amigo tiene un don ilimitado. Es bastante inquieto.- contesto Carlisle. El feto se removió mas, brillando cada vez mas.
- Es muy hermoso.- Rosalie acariciaba la pantalla.
- ¿Cómo lo saben?
- Edward lee mentes. Bella es un escudo mental. Nessie puede mostrar cosas, sentimientos, emociones, palabras e incluso imágenes, como un video o algo así, con sus manos.
No pregunte mas, ya entendía todo… y no tenia porque dudar, la creatura que vivía en mi lo demostraba y además eso contestaba muchas cosas.

El o ella, era especial. Y muy, muy hermoso.

De momento reviví la escena en la que Alec me envolvía con un humo o neblina… ¿Eso era un don?

- Alec, tiene el don de adormecer tus sentidos con esa niebla. Le sale de las manos.- contesto Edward. Fruncí el entrecejo a su dirección un poco incomoda. ¿Cuántas cosas a leído de mí?
No era divertido.
- Lo siento, es inevitable.- se disculpo. Nessie poso una mano en mi hombro.
- Te acostumbraras.- hizo una mueca.
Abrí los ojos de par en par. Los ignore y continúe viendo con fascinación a la creatura que no dejaba de moverse en la pantalla.
- Es muy inquieto.- murmure acariciando la pantalla con la yema de mis dedos.  
- Es idéntico a ti.- soltó Bella. Me reí de aquello. Por que en realidad. Era cierto. Sonrei a Bella.
- Si, es verdad…-.





- Entonces, ¿Que se supone que debo hacer?

Me sentía encarcelada. Con miedo. Mucho miedo. Tenía la piel de gallina, espasmos musculares y hasta puede que un leve tic en el ojo derecho. ¿Pero que mas me quedaba? En apenas unos minutos vendría Erick y no tenia idea de que hacer. Estaba muerta de miedo y desesperación. ¿Qué pasaría si todo sale mal? Trague hondo.

Parecía que el aire que recibían mis pulmones no era suficiente. ¡Oh, mi Dios!, ¡Me voy a desmayar!

- No exageres, no tienes que hacer nada…

Mire  a Jacob con cara de pánico. ¿Qué no debo hacer nada! ¡Santo Dios!, ¡Pero como diablos! ¿Cómo explicaría el hecho de tener el cabello blanco? ¿Cómo le explicaría que en realidad mis ojos eran azules? ¿Cómo diablos le explicaría mi tatuaje? ¿Cómo demonios le diría que me había cortado el pelo? ¿Y como demonios le explicaba esos malditos porqués? Y sobre todo… ¿Cómo le explicaría el hecho de que estoy embarazada?

- Jacob, ¡Cállate por amor de Dios!, ¡No. La. Estas. Ayudando!- voceo Nessie a mi lado. Bueno… como podía. Porque yo estaba caminando de esquina a esquina, consecutivamente. Sin parar.
- Debes tranquilizarte Suki, por el bien de la creatura.- comento Edward con tono medico. Mire feo a Jake.
- Oh, si tú…- mordí mi labio inferior gruñendo en dirección a Jake.- tú siempre, y esa linda y adorable boquita, con tus comentarios siempre tan… impecables- farfulle entre dientes sentándome con cuidado en el sofá color crema.
- Estarás bien, Suki.- aseguro Bella al lado de Edward. De hecho este la abrazaba por la cintura, desde atrás.- Simplemente trata de esquivar esas… profundas preguntas.- alce una ceja  inquisidoramente y mirándola feo también. ¡No era tan sencillo!
- Si, deberías hacerle caso a mama. Ella paso por una situación similar. Pero para ese tiempo era apenas una neófita…- apoyo Nessie. Inmediatamente me acorde de la historia de amor. Seh, el triangulo amoroso.
- Pues no creo que haya sido tan difícil como la mía…- asegure derrotada.
- De hecho, si lo fue, incluso peor… La persona con la que tuve este contratiempo fue mi padre, imagínate, verme toda perfecta prácticamente, y no solo eso… tuve que aguantar mi feroz hambre porque el era humano…  fue, extremadamente difícil… pero manejable.
- Ya pero el sabe.- dije refiriéndome a que El viejo oficial de policía sabia el secreto de su hija… y la familia de su yerno.
- No Suki, el cree saber… yo jamás le confesé tal secreto, es muy peligroso tanto para su vida como su salud.-Oh, eso explica muchas cosas.
- Bueno, solo tienes que en este caso… controlar tus emociones y el bombardeo de preguntas.- intervino Jasper, el esposo de Alice… la duende. –  Podría ayudarte… si lo deseas claro.-

Jasper a diferencia de Nessie que mostraba emociones y cosas, o Edward que Leia mentes o incluso diferente a su esposa Alice… o Bella,  podía controlar emociones y sentimientos.

- Gracias, de verdad.
Realmente se lo agradecía, no estaba segura de poder hacer esto sola. Ósea realmente necesitaba todo el apoyo disponible.

Asintió medio sonriendo. Le devolví el gesto. Volvió a sonreír. Y me sentí incomoda. El realmente era un rarito también, por suerte yo estaba superando su cambio de humor poco a poco. Escuche una risilla entre dientes. Si mis sentidos no estuvieran a flor de piel ni siquiera la hubiera escuchado. Mire a su dirección.

Es una falta de respeto leer la mente de la gente, Cullen. Le gruñí. El se encogió de hombros aun sonriendo ganándose una mirada confundida de su esposa.

- Bueno,  ven comigo-. Esme apareció de la nada a mi lado, jadee por el pequeño susto, me pidió disculpas por ello.- He preparado deliciosos bocadillos para ti y el bebecito… deben comer algo, mira…- palpo los huesos de mis brazos con cara de horror.- estas muy flaca… ¿Cómo alimentaras a el bebe?- negó con la cabeza.

Me sonroje furiosamente ¿A-alimentar… al…? ¿Qué? ¿Cómo es que no se me ocurrió antes? ¡Por supuesto! ¡Que estupida había sido! Obvio Que tenía que alimentar a mí bebe. Porque si no ¿Quién lo haría?.. el problema es que era algo confuso… ¿Cómo come un, niño diferente?

Me tomo desprevenida arrastrándome escalera abajo hacia la cocina.

Y bueno…  ¿Para que negarlo?, comí como demente. ¡Jesús! ¡Que manjar!

 Desde mi rehabilitación no había podido comer nada. Gracias a mi pequeña, horrible y profunda, inútil depresión. Y bueno, notablemente había perdido mucho peso.  Pero eso no era lo único…

… Cabe demás decir, que gracias a mis genes lobunos mi cabello casi me llegaba a los glúteos… me gustaba así… y no me importaba, incluso si me convertía, en cualquier caso en un mapo corredor en el medio del bosque.

- Gracias Esme…- la sinceridad desbordaba en mí. La comida había estado deliciosa, para ella ser un vampiro en realidad tenia buena mano para cocinar comida humana.

Y Esme, ella… era tan gentil, delicada y cariñosa. Siempre desbordaba una ternura maternal muy calida hacia los demás. Ella sonríe entusiasmada tomando los platos sucios. Abrí los ojos perpleja… ¿Cómo un ser tan amable con ella, que desbordaba tanta humanidad, podía ser un vampiro?

- No, espera… yo puedo hacerlo.
Me puse de pie en la silla de la isla. Camine apresurada, quería al menos fregar los trastes en agradecimiento. Porque no se sentía suficiente mi agradecimiento verbal. Ellos estaban haciendo mucho por mí. Y, definitivamente, no estaba acostumbrada a este grado de afecto… por lo cual era algo raro… e incomodo no devolverlo de alguna manera.

- ¡Que va!, Descuida, ¡No me importa fregarlos por ti!- dijo comenzando a fregar dándome la espalda, después de quitarme los platos de las manos. Se giro y me sonríe calidamente.- y además no es tan solo por ti…- dijo mirando mi medio abultado vientre aun con esa sonrisa glacial llena de calor.

- Yo… es solo… gracias, eres muy amable.
Estaba algo aturdida, quería ayudarle. Pero ¿Qué significa eso? ¿En realidad ella aceptaba el hecho de que el ser que llevo dentro no es normal? Y aun así… ¿Lo quería? ¿Lo aceptaba? Y… me ayudaba.

- ¡Lo se querida!, pero esta vez al menos… déjamelo a mi.
- Bien.







Tome una bocanada de aire antes que el torbellino de preguntas chocara conmigo.  ¡Diablos! ¡Lo esperaba de veraz! Pero… nunca llego. Abrí un ojo mirando a mi alrededor primero, no había nada… abrí los dos ojos y efectivamente, su rostro estaba frente a mi. Su cabello castaño corto de forma militar, con unos cabellos rebeldes y un poco largos caídos en su frente fruncida. Sus ojos grises me miraban extrañados por mi aspecto nervioso. No tenia que ser vidente para saber eso. Estaba segura de que yo podía morir de una combustión espontánea.

Sus pómulos eran altos, su nariz perfilada abría sus aletas severamente. Oh, ese era un gesto de confusión y por supuesto sus labios fruncidos. Me sobresalte un poco azorada por su acercamiento.

- ¿Qué?- murmure atragantándome levemente. ¡Por Dios! ¡Contrólate Suki! Quería llorar. No sabia que hacer ahora. ¿Qué debo hacer?
- ¿Tienes el pelo blanco?- no me paso desapercibido su tono acusador y seco en su voz.
- Si.
- ¿Tienes los ojos azules?
- Si- mi voz apenas era casi audible.
- ¿Tienes un tatuaje? ¿Por qué tienes un tatuaje?- me encogí de hombros perturbada.
- Yo, Er.… cosa de la tribu, supongo.
- Ah…- dijo, simplemente esta situación era claramente incomoda.- Que raro…- murmuro para si mismo. Por supuesto, el como humano que era su mundo estaba… serrado mentalmente. – Papá no tiene uno…- cavilo murmurando.
- Y bueno… ¿Cómo has estado?
- Bien…- levanto una ceja inquisitivamente y alargando las vocales.- ¿Por qué siento, que me estas evitando? ¿Acaso hay algo que no quieres que sepa? ¿Tienes un novio o algo?

Mire por encima de su hombro, en el bosque… se encontraba Seth en su forma humana con unos mahones desgastados que descansaban en sus caderas. Tenía el cabello alborotado. Y su mirada profunda era… pose los ojos en Erick nuevamente. No quería llorar frente a mi hermano. Si, había palpado su dolor en la boca de mi estomago.
- ¿Pero que cosas dices?- reí histéricamente, golpee de forma juguetona su hombro izquierdo.- Solo estoy, algo enferma eso es todo…- frunció el entrecejo.
- Si, aunque, esta mansión no parece para nada un “hospital”-
- Si, yo… ehm, soy una paciente especial.-
- ¿Paciente especial? ¿Te acuestas con el doctor?- abrió los ojos como platos y su rostro palideció, estaba incrédulo. Pero por supuesto en sus ojos cruzo este brillo travieso. ¿Por qué coño dije eso?
- ¿Eres su amante o algo así?- pregunto atropelladamente.  
¿Qué rayos…? Me sonroje furiosamente.
- ¡NO! ¡Por supuesto que no!- vocee histérica. Puagh un vampiro.  Ni en sueños y además… estaba mas que colada por Seth, el era mi destino… aunque últimamente lo dudara, por la forma en la que lo aleje y como también el reaccionara a eso. No era tiempo para pensar en ello ahora. Sacudí mi cabeza mentalmente.
-    Carlisle es…
-   ¿Por qué lo llamas por su nombre de lote entonces?
¿Qué demo…? Gruñí.
- Lo llamo así porque es el suegro de Bella.- dije tomando una bocanada de aire.
- ¿Bella? ¿Quién es Bella?- ¡Santo Dios!, había olvidado lo persistente que puede ser, y lo agóbienle que siempre ha sido con sus ridículas preguntas.
- Es mi… vecina de crianza… junto con Jacob…-
- ¿Quién es Jacob? ¿Tu novio?
- ¿Mi…? ¿Qué…? ¡Podrías… simplemente dejar que explique las cosas!- chille fuera de mis cabales.
- ¿Qué sucede?, No hago nada malo, simplemente lo que dices no tiene convicción, aunque sea el suegro de Bella o como se llame, no es razón suficiente para…-
- Simplemente es un viejo, muy viejo amigo de la tribu y único medico.-
- Aja… y ese… ¿Jaquiel? O ¿Jakwob? ¿Quién es? ¿eh?-
- En primer lugar su nombre es Jacob, y en segundo lugar- los enumere al borde de un colapso nervioso- Es mi hermano por elección… crecí junto con el, es imposible que seamos…
- Bien entonces… ¿Es tu novio?- me corto precipitadamente, ni siquiera me dejo terminar. Parpadee perpleja. ¿Por qué no me esta escuchando? ¿Qué le sucede? ¿Este es su plan de hermano celoso? ¿Acaso no escucho lo que le dije?
- ¡Dios! ¡No!, claro que no. Acabo de decir que es mi hermano por elección.
- ¿Y quien es entonces el chico por el que estas colada?- me embistió  psicológicamente, mareándome por sus tantas preguntas.
- ¿Y a ti que te importa eso?
- Eres mi hermana, se supone que lo haga.- frunció el entrecejo confundido. Si, el… estaba, definitivamente, en plan de hermano celoso- estuvimos separados por un largo tiempo y…
- Fueron seis meses…
- Lo que sea… el punto es, que te extrañe gatita.
- Bien…
- Bien- se encogió de hombros como si nada… -¿Quién es?
- ¿Qué?
- ¿Quién es el?
- ¿El?
- Tu novio…
- Ah… ¡No tengo novio!
- Si, claro… por supuesto que si, vamos sabes como funciona esto entre nosotros, te tardaste demasiado, dime la verdad, ¿Quién es el chico?-
Me rendí por unos segundos.
- Es Seth… y no es mi novio… aun…- dije en un suspiro largo y tendido, por supuesto. Estaba exhausta de tantas preguntas. E incomoda. Sentí un cosquilleo familiar en mi vientre. Me tense un poco.
- ¿Aun?- levanto las cejas perplejo, no pareció notar mi cambio.
- Seh… estamos… en una especie de receso.- volví a mirar por encima de su hombro, no había nadie. Seth se había ido. Gracias a Dios porque Erick, siguió mi mirada.
- O algo así…- fruncí mi entrecejo molesta por tantas preguntas, restándole importancia.
- ¿Qué miras?
- Nada… ¿Tienes hambre? Sobro algo de comida… le diré a Esme que…
- No, gracias de todos modos ya comí, ¿Quién es Esme?- Me corto. De nuevo. Gruñí, ahora un poco molesta, es decir… un poco mas que antes.
- La… esposa… del doctor.
- ¿La esposa?
- Si la de hace rato, la esposa del Dr. Cullen.
- ¿Ahora le dices doctor Cullen? – la bola en mi columna flameo cabreada.
- ¿Podrías… simplemente dejarlo pasar?- sisee.
- No, definitivamente no…  siento que ocultan algo, deberías volver… a casa, con nosotros.
- ¿Qué?
- Si, ¡Son demasiado perfectos! Es casi espeluznante… además, nuestros padres estan…
- ¿Pero que demo…? ¿Qué rayos? ¡Es mi doctor! ¡No me iré de aquí, ellos me cuidan! ¡El me cuida!- me corregí inmediatamente.- y no voy a volver.
Suspiro dejándome ahora mucho espacio personal. Se recostó en el mueble como si fuera suyo. ¡No me lo podía creer!
- Siéntate bien, hazme el favor… esto es una casa ajena.
- Seh… como digas- se sentó normal, aun así con las piernas desparramadas, me miro de reojo un poco confundido. Hizo una mueca.- Suki,  te extraño realmente… y nuestros padres… en realidad esta preocupados, ya sabes… con eso de tu enfermedad, y además de que no has llamado a mamá para nada- lo mire ceñuda, me toma de ambas manos, acariciando el dorso del exterior de mi alma. Suspira cansado.
- Mhm.- estaba algo molesta. ¿Qué significa esto? ¿Qué es “esto”? ¿Chantaje emocional?, fruncí mis labios aguantando el torrente de palabras que luchaba por salir. Por cierto… no eran nada bonitas.  ¿Mamá estaba preocupada?, mis hombros se desalojaron… de mis dos padres, mi madre había sido la única que realmente se había preocupado un poco por mi.

Ella no era la madre perfecta. No se había sentado nunca a trenzarme el cabello. Ni siquiera me había recogido en la escuela primaria y tampoco me había dado la típica charla de periodo de las mujeres. Ella jamás se había sentado a mi lado, en un día de camping para barnizarnos las uñas de las manos y pies, ni siquiera se preocupo cuando comenzaron a salirme pechos y mi cuerpo comenzó a tener curvas peligrosas de fertilidad.

Pero había sido la madre que se queda a tu lado, en silencio… apoyando cada decisión, positiva… que era casi nunca, la mayor parte del tiempo… me castigaba y velaba y regañaba incluso. Ella era… una madre realmente extraña pero… le tenía, afecto raro y retorcido.

Pero luego recordé a mi hermano mayor, que “era” mi hermano. No de sangre, pero… lo era y simplemente era inaudito la forma en la que nos tratábamos a primera base.

Es decir no es su culpa lo que esta sucediendo, hace mucho tiempo no nos veíamos… lo cual era extraño porque nada era igual que antes y además era  un poco… doloroso.

Nosotros siempre fuimos muy unidos. Demasiado unidos. Hasta nos bañábamos juntos. Dormíamos juntos. Y el simple hecho de estos, tantos tiempos separados era… simplemente algo nuevo, diferente. Y ambos sabíamos que las cosas habían cambiado…

… Yo había cambiado. Mi forma de vestir no. Pero la manera de hablar, comportarme e incluso pensar era mucho mas diferente… ya no era la chica rebelde a la que todos le temían, la chica que nunca seguía instrucciones. No era la típica zorrilla que encontraron una vez teniendo sexo con el salva vidas en una casetilla barata y llena de polillas… y tampoco era la típica chiquilla que libero un tigre salvaje en el zoológico que visitaba el presidente y su familia, por supuesto.

Todo había cambiado, ahora yo era la guardiana del bosque, era una loba… y tenía que lidiar con ello y muchas cosas mas… por lo que, era necesario madurar ahora, no tenia tiempo para ser una niña rebelde…  eso ya quedo atrás.

El tiempo era el tiempo, las personas… personas, pero las decisiones… no corrían, no se iban… no volvían  y no cambiaban, eran permanentes y siempre serian decisiones eternas de por vida.

Tenia que hacer algo para poder llevar la fiesta en paz con mi hermano y… mis padres. Aunque eso con llevara de la mano no contarles la verdad. Tenia que pensar que también era por su bien y el de nuestra familia, aunque no me gustara ni un ápice….

- No voy a volver…- murmure apretando el agarre levemente. Sus ojos grises tuvieron una sobra triste de momento. – Aquí es donde pertenezco, con mi tribu… con mi familia.-
… Y luego me di cuenta de lo egoísta que sonó. Sus pupilas se perdieron en un punto lejano a mi espalda. Resulto que me arrepentí de si quiera haber dicho algo como eso.

Erick había sido huérfano. Y aun que mis padres lo hubieran adoptado era como si su vida siguiera igual. Ósea, mis padres no le prestaban atención. Mi padre era muy serio y solo cruzaba unas cuantas palabras con el en días especiales como día de gracias o si llegara a tener suerte, navidad. Y mi madre no era tan lejana, solo cocinaba a veces y luego… se retiraba. Ella era la que hacia los regaños constantes…

Me refiero a que, yo había sido lo único que lo había hecho pensar que estaba en una familia. Yo había permitido que se refugiara en mi como unos hermanos lo harían de verdad… y ahora lo abandonaba por mi familia real… por supuesto aquello que dije no fueron exactamente las palabras que hubiera escogido para mejor, pero ya era tarde para poder retractarme.

Sus manos se volvieron heladas y luego sentí vacío, las había apartado de mi, como si yo quemara o tuviera piojos. Mi corazón de oprimió, de dolor y asco eran las expresiones de su rostro. ¿Qué hice? El pánico comenzó a recorrerme de pies a cabeza. Pero el ya se había puesto de pie. Mirándome incrédulo.

- Ya veo…- dijo apretando la mandíbula, sus ojos se habían cristalizado. Lo había herido. – Tienes una familia y le das la espalda a Erick. Has ganado el premio mayor, ¡Enhorabuena!.- canto con veneno en sus voz. Sus pupilas me taladraban. Mi nariz quemo y mis ojos ardieron. Mi visión se comenzó a distorsionar.
- Yo, eso no fue lo que quise decir…-
- Ah ¿No? Haber si entendí… es lo que quieres, así lo sientes y me dices que eso no es lo que quieres decir. No entiendo, ¿Podrías explicarlo?-

Silencio, el nudo en mi garganta me impidió hablar. No sabía como decirle que, no lo abandonaría. Le debía tanto por como había sido conmigo, el realmente me apoyo y al final le había dado la espalda como nuestros padres siempre hacían… o al menos, así se veía.

- Erick.
- Sht, ya estas tarde.- sus ojos brillaban de rabia contenida.-  solo vine a ver como estabas, al parecer… mejor que nunca, y parece que estorbo en tu vida incluso, pero… ¿Sabes que?
- Erick, por favor, no lo tomes así, yo realmente te quiere, eres mi hermano… no seas tan duro conmigo, ni siquiera me has escuchado…
- Me iré a Columbia mañana en la mañana, solo andaba de paso… espero que te vaya bien en tu… vida.-
Luego de eso, me dio un beso seco en la frente, carente de emociones y sentimientos y se aleja bajando por las escaleras.

¿Columbia? Pero… ¿Qué estoy haciendo?, chille entre un sollozo entrecortado, corrí precipitadamente hacia las escaleras. Mi corazón martilleaba. Mis hormonas ladraban, mi cabeza gritaba en mis tímpanos… ciento que caigo.

Ya es demasiado tarde, se monta en un taxi, dándome la espalda y este arranca a toda velocidad. Dejándome varada en el camino arremolinado de piedrecillas grises.

De momento me acuerdo que soy una loba y puedo correr y alcanzarlo. No pienso nada mas que en mi y mi hermano… lo único que me queda de mi pasado. Corro precipitada con el dolor taladrándome el cuerpo. Con el corazón destrozado y el alma hecha pedazos.

Voces gritando mi nombre. No les hago caso en lo más mínimo, sigo corriendo. La sangre de mi cuerpo se drena, corro mas lento, no por que quiero… si no por que mi cuerpo se comienza a desvanecer.

Toda mi visión se desvanece. Comienzo a colapsar. Pero antes… en un microsegundo…

Siento unos fuertes y calidos brazos tomarme con ternura antes de desfallecer en el suelo. El dolor y la desesperación ya no parecen devorarme. Por que su tacto me hace sentir segura, a salvo y completa. El dolor disminuye… se va.

Pero la oscuridad se cierne sobre mi.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
claire_ateara
Team Jacob


Mensajes : 331
Fecha de inscripción : 25/09/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Sáb Ene 18, 2014 2:14 am

oh dios mio!!! lo siento por erick yo se lo que es que tu hermano te de la espalda la diferencia es que el mio si lo hizo... ¿seth la sostuvo verdad? dime que fue el
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
pauly21
Nuev@


Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 04/06/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Sáb Ene 18, 2014 3:22 pm

me encanta!!!! aunque lo k le dice Eric...x favor dime k kien la coge en brazos es Seth xfaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Sáb Ene 25, 2014 1:16 am



HOLA Y BIENVENI@S
MUCHAS GRACIAS POR SUS COMENTARIOS CHICAS aqui les tengo un regalo!.
He comenzado la UNI, y mi inspiracion corrio de mi habitacion lanzandoce por la ventana. Shocked 

PERO pronto os subire el cap, solo sean pascientes... si tienen preguntas o algo, solo da click en mis paginas, FB o twitter cualquiera y contactenme. xD.
 

PREVIEW

Capitulo 25

De momento, todo lo ocurrido me embistió de pies a cabeza con mucha crudeza. Los recuerdos de una incomoda conversación. El dolor en las pupilas grises de mi hermano. Y su espalda al alejarse de mí como si fuera un virus. Mi pecho se oprimió dolorosamente por lo ocurrido. Dios sabía cuanto lo lamentaba. Jamás quise hacerle daño y menos a ese grado.

Lo había botado. Lo había lanzado lejos de mi vida de una forma muy poco sensible. Fui fría y cruel. Malditacea. Habría dado mi brazo izquierdo por evitar esa mirada en su rostro.
Hubiera dado el todo por el todo, solo por retractarme, pero era tarde… solo podía permitirme ser escuchada. Comencé a marearme… inhale profundamente sintiendo como la habitación daba leves vueltas  hasta se hacia mas pequeña. La sensación era igual a…

Como cuando…  cuando me desplome en el asfalto detrás del taxi en el que iba Erick, unos fuertes y calidos brazos me habían sujetado. Esos brazos morenos no permitieron la peligrosa e inminente caída en la que mi cuerpo se había sometido… Esos brazos me habían puesto a salvo. Habían alejado mi dolor… esos brazos… mi hogar, habían alejada cada centímetro de sensación mísera en mi alma.


Y yo… Yo los conocía. Los conocía muy bien.

Busque a mí alrededor, con mis pupilas azules encendidas de curiosidad, atenta a cualquier señal de vida en la habitación ¿Dónde estaban todos? No se escuchaba nada ¿Cómo había llegado aquí? Con mi garganta oprimida. ¿Habría sido el? No, no seas tonta… el no te quiere cerca.  Como te va a seguir amando después de todo lo que paso. Lo había tratado tan mal… jamás me lo perdonaría.

- ¿Cómo te sientes?-.

Al otro lado de l habitación, parado frente a una mesa lejana, también tenia utensilios médicos, que no había visto, se encontraba Seth. Y parecía un dios mundano. Mi corazón correteo impetuoso en mi pecho, y en mi estomago predominaron cosquillas internas.  Su cabello estaba revuelto, como si se hubiera pasado las manos por el de forma ansiosa, tenía sus mejillas ligeramente sonrosadas.
Me había hablado, después de tanto tiempo. Lo había tratado tan mal. Lo había tratado de ahuyentar. Pero… seguía aquí, no se había ido… Y como siempre, mi respiracion se atoro. No tenia el valor de hablar, los nervios y las ansias me ganaban.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
claire_ateara
Team Jacob


Mensajes : 331
Fecha de inscripción : 25/09/2012

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Jue Feb 06, 2014 2:33 am

oh cielos! tienes que subir pronto ¡lo sabia! tenia que ser seth!!!!!!  cheers 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
~~isa~~
Nuev@


Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 09/03/2014

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Dom Abr 13, 2014 3:29 am

estoy esperando chica porfa manda otro capitulo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
sohamG95
Nuev@


Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 29/06/2011
Edad : 21
Localización : Puerto Rico

MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Miér Jul 09, 2014 2:59 am

Hola!

bienvenidos.

las cosas han cambiado chic@s!. he subido otro portal. donde estara la novela. e ste aun no lo logro borrar. seguire actualizando. no puedo esribirles mucho por aqui y ahora por que tengo prisa... que mal, pero escribanme por si las dudas. creo que ya sabran.

bueno lo basico al menos.

1. Es un borrador. por lo que el cambio siempre esta a la vista de espera. ahora sucedio. la historia cambio. solo uno que otro detalle. pero la trama es igual.

2. Algunos personajes desapareceran. porque el libro fue dividido. una de las cosas por las qu lo cambie, es que habia perdido el final perfecto. espero que entiendan porque tambien escriben y saben de que va esto y como por que.

3. Les encantara, yo se que si.

LA GRAN LEYENDA DEL LOBO BLANCO.

PASEN Y LEAN!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La Leyenda De El Lobo Blanco   Hoy a las 2:57 am

Volver arriba Ir abajo
 
La Leyenda De El Lobo Blanco
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 6 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6
 Temas similares
-
» cañada de Lobo, SLP. Fotos
» LEYENDA DEL CERO DE LA COFRADIA
» As de Iltirta (r: lobo)
» Semis de Iltirta (r: lobo)
» bite fight hombre lobo nivel 20

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Team Taylor Spain :: Fan Art :: Zona Fics-
Cambiar a: