Foro dedicado al club de fans en España de Taylor Lautner
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18
Sáb Abr 09, 2016 11:57 pm por JACOB&NESSIE

» Un Amor De Hibridos .
Jue Feb 11, 2016 6:20 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Mar Feb 09, 2016 11:23 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:52 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:30 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:32 am por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:19 am por Mei Cullen Vulturi

» 2º LIBRO DE JACOB Y NESSIE: NUEVA ERA (Continuacion de Despertar) +18
Jue Ago 27, 2015 8:12 pm por Galletitasalada

» libro Despertar
Mar Mayo 26, 2015 5:16 pm por JACOB&NESSIE

Nuestro autografo de Taylor Lautner

Fan del Mes
Nombre: Rocío Valverde Torres
Alias/Apodo: Rocio
Edad: 22 años
País: España-Madrid
Chat Box
Sister Sites
Afiliados
DESCRIPCION

Jacob Black Fan

Team Taycob








Team Taylor Spain

Si quieres formar parte de nuestros afiliados agrega este boton a tu web linkeando a nuestro blog y mandanos un correo a TeamTaylorSpain@hotmail.es con la dirección de tu Web y el link de tu boton. ^^

PD: El botón debe medir 100x35 (si mide más será redimensionado a este tamaño y no se promete la calidad en que se vea)

Ipod


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com


Comparte | 
 

 EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 12 ... 20  Siguiente
AutorMensaje
JACOB&NESSIE
Team Mariana


Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 14/01/2011
Edad : 37
Localización : Asturias, España, en el bosque con Jake =)ººº

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Mar Mar 08, 2011 9:21 pm

¡¡HOLA, CRISTINA!! cheers

Si quieres seguir leyendo, sólo tienes que pedírmelo y yo seguiré poniendo capítulos aquí Wink

¡MUCHAS GRACIAS POR TU COMENTARIO! Very Happy

UN BESO
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cristina Almeida
Nuev@


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 08/03/2011
Edad : 34
Localización : En La Push, con mi lobo rojizo, el ser más maravilloso del universo!

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Miér Mar 09, 2011 8:24 pm

Holaaaaaa, necesito más capis, es como una droga para mí... Smile
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JACOB&NESSIE
Team Mariana


Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 14/01/2011
Edad : 37
Localización : Asturias, España, en el bosque con Jake =)ººº

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Miér Mar 09, 2011 11:12 pm

¡¡HOLA!!

Claro que te pongo más capis cheers
Ahí va otro más, espero que te guste Wink

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CORAZA

Cuando me desperté, lo primero que hice fue tocar el otro lado de la cama, pero Jacob ya no estaba. Seguramente se había ido de patrulla. Miré mi despertador. Era la una y diez de la tarde. Por lo visto, mis padres me habían dejado dormir y no asistir al instituto ese jueves. Me quedé mirando al techo con una enorme sensación de desazón en el pecho, todavía tenía resaca por lo que había decidido de madrugada. Me aovillé, mirando al hueco dejado por Jacob. Su efluvio había impregnado mi almohada y me llegaba. Me incorporé para olerla mejor y hundí el rostro justo en ese sitio. Cuando las lágrimas empezaban a salirme de nuevo, alguien picó a la puerta.

- ¿Se puede pasar? – preguntó Nahuel desde fuera.
- Sí, pasa – contesté, secándome las mejillas y sentándome.

Nahuel entró portando una bandeja repleta de comida y la posó sobre mis piernas.

- Te he traído algo de comer. Pensé que quizás tendrías hambre, ya que ayer no cenaste nada y hoy tampoco has desayunado.
- Oh, gracias. Siéntate, si quieres – le dije, señalándole el otro lado, pero mis ojos se dolieron cuando se sentó en el hueco de Jacob -. Tiene... tiene muy buena pinta, ¿lo has hecho tú? – le pregunté para distraerme, aunque era cierto.
- Sí, Huilen me enseñó a cocinar este plato. En realidad, es lo único que sé cocinar – reconoció, un poco sonrojado -. Espero que te guste.

Le di un bocado y lo saboreé.

- Está muy rico – admití con una sonrisa un tanto desvaída, pues no tenía muchas ganas de sonreír. Me fijé en la rosa roja que había junto al plato -. ¿Y esto? – la alcé para olerla.
- Un detalle. Creí que te alegraría un poco, después de pasarte toda la noche llorando en sueños…
- ¿Llorando en sueños? – repetí, sorprendida.
- Sí, es que en esta casa todos tenemos muy buen oído y desde el salón se te escuchaba…, bueno – carraspeó, visiblemente incómodo -, gimotear el nombre de tu pe… de Jacob – rectificó.

Se me subieron los colores a la cara.

- ¿Di-dije el nombre de Jacob mientras lloraba en sueños? – murmuré, avergonzada; si era así, él lo habría oído, por supuesto.
- Sí, en bastantes ocasiones – suspiró -. Tu padre estuvo apunto de subir un par de veces, pero luego se quedaba quieto como esperando algo y al instante dejabas de llorar. Con eso ya se quedaba más tranquilo.

Me olí el camisón. Estaba empapado del efluvio de Jacob y era bastante intenso, por lo que deduje que si había dejado de llorar, era porque él me había consolado abrazándome o algo. Sin duda, me había llegado su aroma hasta en sueños y eso me había calmado.

- ¿Qué te parece si salimos hoy? – me propuso de repente.

Pestañeé, saliendo de mis pensamientos.

- ¿Qué? ¿Salir hoy?
- Así te animas un poco. ¿Te gusta el arte?
- Bueno, mi padre me ha enseñado algo – le respondí, encogiéndome de hombros.
- Podíamos ir al Museo de Arte de Seattle. He leído en el periódico que tienen una nueva exposición. ¿Has estado alguna vez allí?
- Pues, no – reconocí.
- Bien. Entonces, después de que te acabes eso, iremos.

Inmediatamente, pensé en Jacob. Volvería por la tarde de patrullar con las manadas, y tenía tantas ganas de verle… Pero también recordé lo que me había propuesto de madrugada, y esta era una buena ocasión para alejarme un poco de él, así no le haría daño. Aunque el pinchazo en mi corazón volvió, me aferré a la bandeja y lo solté en contra de su voluntad.

- Vale – acepté, intentando sonreír -. Termino esto tan rico y me arreglo.
- De acuerdo – él sí sonrió satisfecho mientras se levantaba y se dirigía a la puerta -. Te espero abajo, entonces.

En cuanto cerró la puerta, me llevé la mano al pecho.

Cogí el vaso de agua de la bandeja y me lo bebí de unos pocos tragos. Empecé a comer impulsivamente el plato que me había preparado Nahuel, para que no me diera tiempo a pensar. Después, y del mismo modo en que me metí la comida, me levanté, me duché y me arreglé para salir. Lo hice todo con rapidez y sin dejar que mi cabeza rondase en nada más que en las simples acciones que estaba llevando a cabo.

Bajé las escaleras a todo meter y llegué al salón, donde me esperaba Nahuel y mis padres. Nuestro invitado no era el único que sonreía de felicidad. Mamá estaba pletórica, había ganado en su discusión de anoche. En cambio, me sorprendió el matiz que había en el rostro de mi padre. Detrás de su sonrisa, había algo apenado y dolorido. ¿Sería porque sabía lo que me dolía a mí mi propia decisión? No pensar, no pensar, me dije mentalmente.

- Ya estoy, ¿nos vamos? – le dije a Nahuel con una sonrisa puesta.
- Claro.

Después de dar un beso de despedida a mis padres, salí por la puerta con paso diligente y él me siguió.

Alice volvió a dejarle su Ferrari, aunque esta vez fuimos más rápido que la salida del domingo pasado. Me imaginé que se debía a que Seattle está más lejos y había que apretar el acelerador para perder el menor tiempo posible. La imagen de Jacob conduciendo ese coche quería entrar en mi cabeza.

- ¿Te importa si pongo música? – solté de pronto.
- Como tú quieras.

Abrí el departamento de CDs de Alice y rebusqué entre los discos. Encontré uno de ópera y lo puse en el reproductor.

- ¿Te gusta Pavarotti? – me preguntó, extrañado -. Pensaba que ahora te gustaba más el rock.
- Bueno, este disco no está mal – le respondí.

Pavarotti tenía el suficiente chorro de voz para que mi cerebro no pudiera concentrarse ni pensar en nada más. Subí el volumen y miré por la ventanilla para centrarme en el paisaje.

Una vez en el museo, Nahuel me explicó muchas cosas de arte mientras observábamos las obras. Sabía muchísimo, puesto que le encantaba, y en la selva tenía mucho tiempo libre para leerse montañas y montañas de libros sobre pintores, estilos, esculturas… Eso me sirvió para mantener mi cabeza ocupada.

Nos pasamos toda la tarde en el museo y salimos para tomar algo a una cafetería cercana.

- ¿Te ha gustado la exposición? – me preguntó Nahuel, después de pedirle a la camarera nuestras bebidas.
- Sí, mucho. Pero no sabía que tenían tantas cosas expuestas.
- No se puede ver todo en una tarde. Podíamos volver otro día, si te apetece – sugirió con una blanca sonrisa.
- El domingo – propuse automáticamente.

El domingo era un día perfecto. Jacob patrullaba por la mañana, si me pasaba todo el día con Nahuel, no tendría que estar a solas con él por la tarde. Así no le haría daño.

- De acuerdo – su sonrisa se ensanchó -. Iremos este domingo.

La camarera trajo las bebidas y las posó en la mesa. Nahuel extendió el dinero para pagar la consumición.

- No, espera – saqué la cartera de mi cazadora, pero la camarera ya se había marchado -. Tienes que dejarme pagar algo, las entradas eran bastante caras – me quejé.
- Hoy invito yo – contestó, poniéndome una pajita en mi vaso.
- Vale, pero el domingo pago yo – agité mi refresco con la pajita y le di un sorbo.
- Ok – se quedó un rato en silencio, mirándome -. Dime una cosa, ¿te ha pasado algo con Jacob?

El último sorbo se me atragantó y me dio una pequeña tos.

- ¿Por qué lo dices? – intenté disimular.
- Me parece raro que ahora accedas a salir conmigo sin tenerle en cuenta. Además, ayer llorabas…
- No me apetece hablar de eso – le corté tajantemente -. No hemos discutido, ni nada, si es lo que quieres saber.

No me apetecía nada hablar del tema. El dolor se aferró en mi pecho y tuve que volver a beber para mitigarlo un poco.

- Perdona, no quería ofenderte.

Levanté la vista, sintiéndome culpable por contestarle de esa manera, después de todo, había sido muy amable conmigo durante todo el día.

- No, perdóname tú. No quería ser tan brusca.
- No importa – se hizo otro mutismo en el que yo miré por la ventana -. Quiero que sepas que quiero salir contigo, Renesmee – me soltó de repente -. Es decir, si tú quieres.

Me quedé un poco cortada. La verdad es que eso no estaba en mis planes.

- Verás, yo no voy a salir con nadie – le respondí con educación.

Le dio unos sorbos a su bebida tranquilamente.

- ¿Puedo hacerte una pregunta?
- Claro – me encogí de hombros.
- ¿Jacob y tú sois… novios? – le costó decir la palabra.

La pregunta me pilló por sorpresa. Tuve que beber para aplacar a mi pobre corazón. Sólo escuchar su nombre mezclado con ese vocablo imposible de realizar, me helaba el alma.

- No – reconocí con un hilo de voz.
- Bien, entonces puedes salir con alguien, ¿no?
- No es eso. Es que a mí no me apetece salir con nadie – le expliqué.
- Que él esté imprimado de ti, no significa que no puedas quedar con otra gente. Él no tiene ningún derecho sobre ti, así que no puede decir nada – me dijo muy cortés.

Crucé los brazos en el pecho para aliviarme.

- No, no lo tiene… - murmuré, casi era un lamento dirigido a mí misma por no poder cumplir ese deseo.
- Entonces, ¿saldrás conmigo de vez en cuando? – me preguntó, sacándose una rosa de la chaqueta y ofreciéndomela.

Pestañeé, sorprendida, y sonreí, halagada.

- ¿Es que también sabes de magia? – cogí la flor y la olí.
- Algo así – contestó con una sonrisa deslumbrante -. ¿Qué me dices? ¿Saldrás conmigo?

Me quedé mirando la rosa, pensativa.

- Si salimos más veces, será solamente como amigos – le aclaré, por si acaso.
- Por supuesto – aceptó, encantado.



Cuando llegamos a casa, Jacob me esperaba en el porche. Estaba apoyado en la pared, con las manos en los bolsillos, y parecía preocupado.

Tuve que obligarme a mí misma a cubrirme el corazón para no caer en la tentación de seguir mi impulso de ir corriendo a abrazarle, como si le vendase los ojos para que no tuviera que ver semejante agonía.

Jacob extendió su mano para que se la cogiera, así tiraría de mí y me abrazaría, pero frunció el ceño, extrañado, cuando pasé a su lado sin hacerlo.

- Hola, Jake – le saludé como si nada, aunque los pinchazos en mi estómago eran brutales - ¿Qué tal?

Nahuel entró detrás de mí con una sonrisa triunfadora y Jacob le gruñó a su paso.

- Hola – saludé a Alice, Jasper, Emmett y Rosalie, que se encontraban en el salón viendo la tele.

Me correspondieron saludándome con la mano.

- ¿Dónde están mis padres?
- En su cabaña – respondió Alice, sonriendo con picardía. Puse los ojos en blanco -. Tu madre parecía muy contenta hoy.

Jacob traspasó la puerta como una exhalación y se colocó a mi lado.

- ¿Cómo que qué tal? – me preguntó, enfadado -. ¿Dónde has estado? Estaba muy preocupado por ti, ¿sabes?
- ¿A ti qué más te da? – le replicó Nahuel.
- Oye, tú no te metas en esto – le contestó Jacob, apretando los dientes -. Estoy hablando con ella.
- He salido con Nahuel y hemos ido a Seattle – le respondí lo más tranquila que pude, de camino a la cocina.
- ¿A Seattle? – repitió, sorprendido, siguiéndome.
- Sí, al Museo de Arte, para más señas – apuntilló Nahuel con una sonrisita de autosuficiencia, detrás de nosotros.
- ¿En qué estabas pensando, Nessie? – protestó, nervioso, con la mano en la cabeza -. ¿Y si hubiera aparecido ese licántropo? Yo no estaba allí para protegerte.
- Estaba conmigo. Yo la hubiera protegido – intervino nuestro invitado.
- Venga ya – replicó Jacob, irritado, parándose en seco -. ¿Sabes cómo es ese bicho?
- Perdona, pero yo también sé pelear. Estoy acostumbrado a matar animales de gran tamaño en la selva y…

Jacob le ignoró y se puso delante de mí.

- ¿Sabes lo preocupado que estaba por ti? – murmuró, cogiéndome por los hombros para forzarme a parar en la puerta de la cocina.

Sus ojos reflejaban y verificaban lo que estaba diciendo. Empezaban a llamarme, a decirme que le abrazara, que le acariciara, que le besara. Me pedían a gritos que le dijera que le amaba, que le necesitaba, que yo era suya, que siempre estaríamos juntos. Pero esto último no podía garantizarlo, ya que seguramente no era buena para él. Si terminaba haciéndole daño, sus pupilas volverían a estar angustiadas, sólo que para siempre. Tenía que ser fuerte. Tenía que hacerlo por él. No podía seguir mirando sus ojos, me dolía demasiado, el corazón se me encogía en el pecho.

Bajé la mirada y busqué una salida rápida, algo que me aportara valor y entereza, algo que protegiera mi corazón para que estuviera resguardado y a salvo. Tenía que taparlo, no dejarlo al descubierto y que se viera vulnerable y débil, Jacob no podía verlo así o no sería capaz de llevar a cabo mi misión.

Entonces, sólo encontré una coraza para envolverlo.

- Pues no tenías que estarlo – le contesté con rudeza, apartándole para que me dejara pasar -. No me imagino a un licántropo en el museo.

Jacob se quedó parado en la puerta con la misma expresión que cuando entré por la de casa, pero enseguida se puso a mi altura.

- ¿Por qué estás enfadada conmigo? – me preguntó, molesto.
- No estoy enfadada – respondí sin mirarle.

Saqué un vaso de tubo del armario y lo llené de agua para meter la rosa. Jacob se quedó mirándola y frunció los labios con rabia.

- ¿Qué le has dicho? – le gruñó a Nahuel, que estaba detrás de nosotros -. ¿Te has inventado alguna mentira para que salga contigo hoy?
- No me ha hecho falta – presumió éste con una sonrisa altiva -. Y tampoco para que salga conmigo el domingo, ella me lo ha propuesto.
- ¿Cómo? – se giró hacia mí, algo descompuesto -. ¿Le… le has pedido que salga contigo el domingo?

Cogí otro vaso y también lo llené de agua, pero este para bebérmelo.

- Bueno, me apetecía – me encogí de hombros -. Hay muchas cosas que ver en el museo.
- Nessie, ya hemos hablado de esto – empezó a quejarse, otra vez nervioso -. Ya te dije que este tío…
- Ay, Jake – suspiré, como cansada -. No empieces con tus cosas.

Dejé el vaso en la meseta y me dirigí al salón. Jacob me siguió y me agarró del brazo para detenerme.

- Quiero hablar contigo – me pidió, cabreado.
- ¿Por qué no la sueltas y la dejas en paz? – protestó Nahuel, cogiéndole del suyo.
- ¡Ya te dije que no te metas! – rugió Jacob, soltándome para darle un empujón.

Nahuel salió disparado hacia atrás y se estampó contra la pared. Los paneles de madera que recubrían esa parte se quebraron con el choque. Éste se incorporó y se puso en posición de ataque, retirando el labio para enseñar los dientes.

Jasper se levantó y, en una fracción de segundo, estaba entre los dos, utilizando su influencia mental para que se relajaran los ánimos.

- Adelante, ¿por qué no intentas morderme? – le retó Jacob, gesticulando con los dedos para que se acercase -. Atrévete a tocarme otra vez, maldita garrapata.
- ¡Chucho asqueroso! – masculló Nahuel, rechinando los dientes.
- Eso es, vamos, muestra tu verdadera personalidad – siguió él, provocándole.
- ¡Basta! – ordenó Jasper.
- ¡Jacob, te has pasado! – le di un pequeño codazo para apartarle y corrí hacia Nahuel, verificando que no estuviese herido.
- ¡Ha empezado él! – protestó.
- Pídele disculpas ahora mismo – le mandé, enfadada.
- Ni hablar – contestó, riéndose con insolencia, mientras caminaba hacia el sofá.

Se repantingó tan tranquilo, con chulería, y cogió el mando de la tele para poner un partido.

- Eres igual que un crío – le criticó Alice.

Jacob se cruzó de brazos y no le hizo ni caso.

Suspiré, cansada.

- Lo siento, ¿te ha hecho daño? – le pregunté a Nahuel.
- No, no te preocupes.
- ¿No vienes a sentarte conmigo, Nessie? – escuché que me demandaba Jacob.
- No, me voy a la cama – le respondí con voz seca.
- ¿No quieres oír lo que me contó Charlie del torso y la cabeza? – me pinchó, sonriente.

Eso había llamado mi atención, y la del resto de mi familia también. Todos se giraron hacia él y yo me dirigí con rapidez al sofá.

- ¿Ya se sabe algo? – quise saber, sentándome junto a él.

Nahuel se acomodó en el sillón de al lado y ambos se dedicaron unas miradas de advertencia.

- La cabeza es de una mujer, así que eran dos personas – empezó a explicar -, y fueron víctimas del mismo asesino. Los dos fueron descuartizados con algo dentado, serrado, y con una fuerza bestial. Según los forenses, el torso fue abierto con un cuchillo o un bisturí muy afilado, ya que fue rajado de un solo movimiento.
- Dientes aserrados, garras como cuchillas. Eso coincide con…
- Sí. Yo también estoy seguro de que fue ese asqueroso licántropo – me cortó -. Ayer, cuando iba tras él, pude comprobar sus cuchillas.
- ¿Cómo que pudiste comprobarlo? – no me gustaba nada esa frase.
- Bueno, verás. Estaba persiguiendo a esa cosa, ¿no? – comenzó a gesticular con las manos para montar mejor su película. Rosalie ya estaba poniendo los ojos en blanco, desesperada por los rodeos que siempre daba Jake para contar algo -. Corríamos a toda velocidad entre los árboles, porque ya te digo que es muy rápido, y entonces, de repente se gira hacia mí y ¡zas! – hizo el gesto de un zarpazo -. Si no llego a saltar a tiempo, me raja en dos – mi semblante se iba poniendo blanco a cada instante -. Menos mal que tengo buenos reflejos y sólo me tajó un poco.
- ¿Te… te tajó?
- Sí, nah, un poco aquí – se señaló el costado con la mano.
- ¿Dónde? – inquirí, asustada, mientras le levantaba la camiseta para mirarle.
- Aquí – dijo, frotándose la zona con el dedo -, pero, ¿ves? Ya no tengo nada, así que no te preocupes.
- ¿Que no me preocupe? – murmuré.
- Eres un idiota, Jacob – le regañó Alice -. Podía haberte matado, lo sabes, ¿no?
- Tenías que haber esperado por Edward y por mí – expuso Emmett -. Tres son mejor que uno.
- Pues estuve apunto de pillarle – se defendió él -. Pero luego se subió a los árboles como un mono y se me escapó – resopló con chasco -. Podía haber cambiado de fase y seguirle como humano – dijo, pensativo, como si lo estuviera teniendo en cuenta para futuras veces.
- ¡Ni se te ocurra! – le reñí, inquieta -. Además, no vas a volver a perseguirle, y menos tú solo.

Jake puso los ojos en blanco y suspiró.

- Bueno, tengo algo más – continuó, reprendiéndome con la mirada -. Al parecer, han aparecido más cuerpos descuartizados en los alrededores de Port Angeles y de Seattle – recalcó, cambiando la vista hacia Nahuel. Acto seguido volvió a mirarme -, por lo que deduzco que su radio de acción es mucho más amplio de lo que pensábamos.
- ¿Ta-también en Seattle? – tartamudeé.
- Eso es muy lejos – afirmó Jasper -. Es raro, cambia de territorio muy deprisa.
- Está buscando una buena zona de caza – declaró Emmett.
- No lo entiendo – dijo Alice.
- Es un cazador, un depredador – aclaró él -. Seguramente está catando el tipo y número de presas y valorando los posibles contrincantes que pueda tener, para fijar su radio. Actúa solo, no va en manada como los metamorfos, así que tiene que asegurarse un buen territorio sin enemigos potenciales a la vista.
- Exacto – ratificó Jacob -. Por eso tenemos que estar en alerta hasta que se quede en un sitio. Después, podremos atraparle con más facilidad.
- Aún no ha trascendido a la prensa. Eso nos facilitará las cosas – manifestó Jasper.
- Sí, pero tiene a la policía en jaque y están bastante mosqueados, habrá que ir con cuidado. Charlie hace lo que puede aquí en Forks, pero no tiene influencia en otros sitios – expresó Jacob, pasándome el brazo por los hombros.

Mi tío asintió con gesto reflexivo.

- Bueno, me voy a cenar – dije, retirando el brazo de Jake y levantándome para ir a la cocina -. ¿Quieres cenar algo, Nahuel?

Jacob se levantó como una exhalación y se quedó a mi lado, mirando a éste con desplante.

- No, gracias – contestó el invitado -. Me reservaré para cazar algo mañana.
- Como quieras.

Entré en la cocina, con Jake detrás de mí, y abrí la nevera.

- ¿Te apetece un plato combinado o algo así? – le pregunté mientras ojeaba el interior del frigorífico.
- Vale – aprobó, sacando el mantel del cajón de la mesa -. Ah, casi se me olvida. Esta tarde me llamó Brenda.

Uno de los huevos que llevaba en la mano se me cayó al suelo.

- Mierda – mascullé, posando el resto de los huevos en la meseta.

Saqué un paño del armario bajo el fregadero, lo mojé y lo escurrí.

- Espera, ya lo limpio yo – me dijo, quitándome el paño -. Tú vete friendo eso.

Tiró los trozos de cáscara a la basura y empezó a pasar el suelo. Saqué la sartén, vertí aceite y encendí la vitrocerámica.

- Me dijo que se te había olvidado la mochila y las compras en el coche de… ¿cómo se llaman?

¿Por qué sólo se acordaba del nombre de Brenda?

- Alison y Jennifer – le recordé, aparentando normalidad.
- Sí, eso – se acercó al fregadero para aclarar el paño -. Pero no te preocupes, ella se encargó de guardarlo todo y ya me lo dio. Lo tienes en tu habitación.

Mi respiración se contuvo automáticamente.

- ¿Cómo que ya te lo dio? – mi voz empezó a sonar algo irritada.
- Como tú no estabas – me echó en cara -, quedamos en el instituto y me lo dio todo – se apoyó de lado en la meseta, con las manos en los bolsillos, y se quedó mirándome.
- ¿Te preguntaron por mí? – inquirí para intentar sonsacarle más información sin que se me notara.
- ¿Quién?
- ¿Quién va a ser? Mis amigas – resoplé.
- Ah, no estaban allí. Solamente vino Brenda – se encogió de hombros -. Le dije que estabas enferma, aunque no me preguntó nada, la verdad.

Desvié la mirada. Empecé a repiquetear los dedos en la encimera, esperando a que se calentara el aceite de una vez. Sin embargo, lo único que se calentaba era mi cabeza. Intenté no pensar en ello, pero la imagen de Brenda tonteando con Jacob se instaló en mi cerebro sin poder evitarlo y todos mis celos estallaron.

¿Cómo es que Brenda le había llamado? ¿Por qué tenía su teléfono? El aire se me salió sonoramente de los pulmones cuando caí en ello. Esa descarada había rebuscado en mi mochila y había cotilleado en mi agenda. Ahora tenía su número, seguro que le llamaba hasta la saciedad, hasta que consiguiera su objetivo. Ya había logrado quedar con él a solas, a saber qué le había dicho.

Rechiné los dientes con rabia.

Jacob cogió una manzana del frutero y empezó a jugar con ella, lanzándola arriba y abajo.

- Estuvimos charlando hasta que se nos hizo tarde, así que la llevé a casa en la moto – comentó tan tranquilo.
- ¿Que la llevaste a casa? – le pregunté, sin poder ocultar mi molestia.

Y encima, en la moto. Ya me la imaginaba bien amarrada a él, babeando, sobándolo entero. Mis muelas estaban apunto de romperse.

- Tiene una casa muy bonita, su cuarto es una pasada.
- ¡¿Entraste en su cuarto?! – bufé, enfadada. Para mi asombro, se rió con satisfacción -. ¡Jacob, no se de qué te ríes! ¡A mí no me hace ni pizca de gracia!
- ¡Era una broma! – siguió carcajeándose.
- Eres un idiota – le recriminé, mirándole con cara de odio.
- Ese aceite creo que ya está caliente – señaló la sartén con el dedo sin dejar de sonreír.

Me giré hacia la vitrocerámica, airada, y bajé un poco la temperatura.

- Estaban todas tus amigas – me explicó, dejando la manzana en su sitio -. Brenda me dio las cosas y me fui.

Aunque no le miraba, podía notar sus penetrantes ojos clavados en mí y empecé a ponerme nerviosa. Agarré un huevo y lo eché tan deprisa, que se me rompió en la sartén.

- Vaya, hombre – me quejé.

Jacob cogió la espumadera y lo sacó, depositándolo en un plato. Se arrimó a mí por detrás y tomó otro huevo. Estaba demasiado cerca, tenía que alejarle, mi corazón ya empezaba a palpitar alocadamente. Me cogió la mano izquierda y me lo pasó, rodándolo con delicadeza por mi palma. Colocó sus manos sobre el dorso de las mías, a modo de marioneta, y me hizo cascar el huevo dándole un golpecito con el borde de la sartén para abrirlo y dejarlo caer en el aceite.

Las dos cáscaras acabaron sobre la vitrocerámica, se me resbalaron de las manos cuando acercó su frente a mi sien y entrelazó sus dedos con los míos.

- Hoy te he echado mucho de menos – me susurró en el oído a la vez que cruzaba nuestros brazos y me pegaba a él.

Todo el vello se me puso de punta al sentir su ardiente aliento, y mi cuerpo y la pulsera comenzaron a reaccionar como siempre.

Tenía que pararlo, tenía que pararlo. Si no, le haría mucho daño. Cerré los ojos y apreté los párpados con fuerza. Tenía que cubrir mi corazón otra vez con la coraza para que me fuera más fácil no sucumbir. Respiré hondo y me obligué a no pensar.

- Se me está pasando el huevo – dije, soltándome bruscamente de su abrazo. Cogí la espumadera y lo saqué para dejarlo en el plato -. Jake, si te quedas ahí, no puedo hacer la cena – protesté, al ver que seguía detrás de mí.
- Perdona – contestó con gesto contrariado, poniéndose a un lado.

Eché otros dos huevos; huevos que también se me rompieron.

- Creo que será mejor que los fría yo y tu vayas haciendo el puré de patata – señaló, quitándome la espumadera.
- Antes voy a poner la mesa – recogí el mantel y me dirigí a la puerta de la cocina.
- ¿A dónde vas? – preguntó, extrañado.
- Me apetece cenar en el salón.
- Pero si no hay mesa – me recordó -. Tu padre se la cargó, ¿no te acuerdas?
- Ah, sí. Es verdad – me mordí el labio, pensativa.

No me quedaba otro remedio que cenar a solas con él.

Puse la mesa y terminamos de hacer la cena. Como siempre se sentaba junto a mí, no le tenía enfrente y mis ojos no enfocaban a los suyos. La mesa era grande, así que ni siquiera nos tocábamos, ya me había encargado de poner los platos lo suficientemente separados. No obstante, Jacob corrió su silla un poco para acercarse más a mí y no me quedó otro remedio que aguantar mi sufrimiento toda la cena para evitar sus atrayentes roces mientras me contaba todo lo que había hecho en el día.

Acabamos de cenar y fregué los platos a toda prisa para subir a mi habitación de igual modo.

Le dije a Jake que estaba muy cansada y que quería dormir, para que no entrara en mi dormitorio, aunque no tenía ni pizca de sueño. Él se limitó a asentir con un movimiento de cabeza. Me invadió el dolor en el pecho cuando cerré la puerta y se quedó en el pasillo con el rostro insatisfecho y confuso.

Me apoyé en la puerta, pensando que esto me iba a parecer imposible. Odiaba verle así, tan preocupado y confundido. Sabía que tarde o temprano tendría que aclararle las cosas, hablar con él para decirle que no podíamos ser más que amigos, pero también me daba cuenta de que todavía no estaba preparada para enfrentarme a eso. Si se lo decía ahora, él no se rendiría tan fácilmente, intentaría convencerme y lo conseguiría. Eso era seguro, mi corazón sucumbiría sin dudarlo, mi coraza aún no era tan fuerte como para soportar semejante embiste. Tendría que esperar un poco hasta fortalecerme y después se lo diría. Le mentiría, si era necesario, diciéndole que no le quería. Con el tiempo, él lo aceptaría, a mí se me pasaría y seríamos mejores amigos como siempre. Podríamos estar así toda la vida y entonces él no sufriría por mí jamás, porque no le habría dado ningún plato a probar.

Toda la vida así, se me escapó pensar.

Un nudo se aferró brutalmente a mi garganta y mi corazón sufrió un intenso pinchazo.

Se me pasará, no pensar, no pensar, gritó mi mente mientras me llevaba la mano al pecho.

Me separé con rapidez de la puerta y me dirigí al vestidor para ponerme el camisón con el mismo impulso. Me metí en la cama y apagué la luz de mi mesilla. Obligué a mis ojos a cerrarse y a que se mantuvieran así, pero se abrieron de repente cuando percibí el efluvio de Jacob. Estaba por mi camisón, por mi edredón y por mi almohada.

Mi cuerpo se giró solo para echarse en su hueco y mi rostro se hundió en la almohada para inhalar su olor con añoranza.

Se me pasará, me repetí, aovillándome para cubrir mi dolorido corazón.

No sirvió de nada. Mi mente pegó otro grito de rabia y el nudo reventó en mi faringe, dejando escapar todas las lágrimas.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cristina Almeida
Nuev@


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 08/03/2011
Edad : 34
Localización : En La Push, con mi lobo rojizo, el ser más maravilloso del universo!

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Jue Mar 10, 2011 8:48 pm

Mujer, estoy leyendo el libro desde hace el primer día de mi inscripicion y no consigo parar... es muy bueno, muy bien escrito, con mucha coherencia... Dios... Además, estoy muy contenta, pues veo que consigo escribir y la lectura es muy facil, como tu has dicho... perdoname si escribo no muy bueno, pues soy solamente una estudiante de esta tan maravillosa lengua española!!!! Sigues con los otros capis, voy leer así llegue en mi casa, besos... Razz
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JACOB&NESSIE
Team Mariana


Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 14/01/2011
Edad : 37
Localización : Asturias, España, en el bosque con Jake =)ººº

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Jue Mar 10, 2011 10:03 pm

¡HOLA, CRISTINA!

¡¡Me alegro mucho de que te guste!! alien

Pues claro que te sigo poniendo capis, ahí te va otro. Espero que te guste y que te ayude con tu aprendizaje Wink

Y no dudes en dejarme tus comentarios, dudas o lo que quieras Wink

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

AGONÍA

El final de esa semana y las dos y media siguientes pasaron extremadamente lentas, o eso me pareció a mí. Las clases se me habían hecho eternas. Tal vez se debía a que esas lecciones me las sabía bastante bien, aunque, en honor a la verdad, más bien se debía a que me había pasado las horas pensando en Jacob.

Jacob, Jacob, Jacob.

Ese era mi único pensamiento. Por la mañana, Jacob. Por la tarde, Jacob. Por la noche, Jacob. Jacob hasta en sueños.

No sabía cuánto tiempo me iba a llevar olvidarme de él en ese sentido, pero tenía que ser fuerte. Me pasé los días diciéndome eso.

Tenía que hablar con Jake, y necesitaba ser de hierro. Sin embargo, era tan difícil. Tan sólo mantener las distancias, ya me parecía imposible, no solamente por él, sino porque yo misma le necesitaba. Adoraba sus abrazos, que me cogiera de la mano, que me acariciara… En la primera semana, ya echaba muchísimo de menos todas esas cosas. Pero sabía que si me rendía a todo eso, mi corazón también lo haría. No podría resistir ni un roce de sus dedos, me lanzaría a sus labios sin pensarlo. Jacob era mi droga y no podía ni probarla.

Se me pasará, no pensar, no pensar, me repetía una y otra vez.

Cuando salí de clase, Jake me esperaba apoyado en su moto, como siempre. Estaba guapísimo con esos vaqueros y esa camiseta negra, o eso me parecía a mí. El corazón ya me daba tumbos, así que respiré hondo, me despedí de mis amigas y me acerqué a él.

- Hola, preciosa – me saludó, sonriendo, cogiéndome la cintura con la mano.

Él sí que era guapo.

Me separé disimuladamente para coger el casco, que colgaba del manillar, y su sonrisa se desvaneció.

- Hola, ¿cómo te ha ido el día? – le pregunté, sonriéndole yo -. ¿Habéis despedazado a muchos vampiros?
- A unos cuantos – volvió a sonreír, aunque esta vez su sonrisa era más apagada.

¡Cómo me apetecía lanzarme a sus brazos para que sonriera del todo!

Me puse el casco para que no pudiera ver mi cara compungida.

- ¿Nos vamos? – propuse.
- Claro.

Mientras él se subía a la moto, me fijé en mis amigas para despedirme de ellas con la mano. Brenda estaba disfrutando con esto. Se la veía contentísima con mi cambio de actitud hacia Jake. Apreté los dientes de la rabia y me monté. Ni siquiera podía agarrarme a él como a mí me gustaba, solamente me sujetaba a su cintura, y eso me ponía más de los nervios, porque la veía sonriendo con descarada satisfacción.

Durante el viaje a casa, su sonrisa desvaída me hizo pensar en que se lo tenía que decir ya. Jacob me notaba esquiva, rara, por supuesto, y eso le tenía preocupado. No podía dejar pasar más tiempo. Tenía que aclararle las cosas, cuanto antes, mejor.

Pasamos los últimos árboles del sendero y aparcó la moto delante del edificio.

Jacob se bajó después que yo y empezó a encaminarse hacia el porche.

- Espera – le llamé. Se dio la vuelta para mirarme -. Quiero… quiero hablar contigo. ¿Podemos dar un paseo?

Sus cejas se fruncieron para adoptar una expresión de extrañeza.

- ¿Hablar? – inquirió.
- Sí. Vamos a dar un paseo, ¿vale?

Se quedó un momento mudo, mirándome con igual semblante.

- De acuerdo – contestó al fin.

Se acercó a mí y comenzamos a andar para adentrarnos en el bosque.

Estaba tan nerviosa, que las manos me temblaban. Las metí en los bolsillos de mi cazadora. Estuvimos caminando en silencio durante un rato, hasta que nos paramos en una zona menos arbolada.

- Bueno, ¿qué pasa? – preguntó, reposando la espalda contra un árbol para tenerme de frente.

Todas las noches que había pasado en vela pensando en cómo decírselo, no sirvieron de nada. Me quedé en blanco al tenerle delante y tuve que improvisar sobre la marcha.

- Es sobre nosotros – murmuré, frotándome las manos con nerviosismo.
- ¿Sobre nosotros? – su rostro volvió a extrañarse.
- Yo no… - agaché la cabeza para no ver sus ojos. El corazón se me iba a salir del pecho, parecía que se negaba a que soltara las palabras -. Yo quiero… que seamos amigos… para siempre.

Su rostro se quedó pensativo durante unos segundos mientras me estudiaba con la mirada.

- Espera, espera. ¿Qué me estás intentando decir? – preguntó, despegándose del tronco -. Ya somos amigos.

Le di la espalda, evitando sus ojos, exigiéndome a mí misma que fuera fuerte.

- Sí, pero… lo que quiero decir es que… quiero que seamos amigos para siempre… Sólo amigos.

Jacob se quedó en silencio, sin moverse.

- ¿Sólo amigos? – repitió, confuso -. ¿Eso quiere decir que… no quieres que seamos algo más?
- Sí – susurré.

Tragué saliva para retener el nudo gigante de mi garganta.

Se hizo otro incómodo silencio.

- ¿Es que he hecho algo mal? ¿Te he agobiado o algo? – interrogó, ansioso, acercándose a mí por detrás -. Lo… lo siento si te ha molestado alguna cosa. Me tomaré las cosas con más calma, no me importa esperar lo que sea.

Lo que me faltaba es que él se sintiera culpable. ¿De qué? ¿De ser demasiado maravilloso?

- No, no es eso – le contesté -. Yo no quiero que esperes por mí. No estaremos juntos nunca, no del modo que tú quieres – me obligué a decir con un murmullo.
- ¿Qué estás diciendo? – cuestionó, dándome la vuelta por los hombros. Sus ojos estaban confusos, perdidos. Tuve que bajar la mirada para no echarme a llorar -. Creí que te gustaba, tú me lo dijiste, ¿recuerdas?
- Te dije que me atraías, y me he dado cuenta de que sólo era eso – mentí como pude.
- No te creo – afirmó con seguridad, sujetándome por los brazos -. Creo que sientes lo mismo que yo cuando estamos apunto de besarnos, o cuando nos acariciamos o nos rozamos con los dedos. Tú también sientes esa energía, lo sé. No me creo que todo eso no signifique nada para ti.

Él sentía lo mismo que yo con todas esas cosas. Y la energía. Mi corazón ya empezaba a palpitar como un loco otra vez. Tenía que pararlo, tenía que usar mi coraza. Obligué a mi boca a calumniar.

- Yo no siento nada por ti de la forma que tú quieres. Te quiero como mi mejor amigo, pero nada más, y no va a pasar nada jamás. Tendrías que buscarte a una buena chica que te quiera.

Me aparté de sus manos, pero cuando me disponía a girarme de nuevo, me agarró por la muñeca y me pegó a él.

- No – protestó, encarcelándome con su otro brazo para que no pudiera escaparme -. Mientes.
- Jake, por favor… - imploré con un murmullo, mandando a mis ojos que se apartaran de los suyos.
- Estamos hechos el uno para el otro y tú también lo sabes, también lo sientes, lo sé – declaró, apretando mi muñeca con ansia.
- Suéltame, me haces daño – le dije mientras intentaba zafarme.

Me miró con ojos resueltos y decididos. Ya sabía lo que iba a hacer. Mi pulsera me hacía cosquillas sin parar, sin embargo, yo no podía corresponderle. Acercó su rostro con rapidez e intentó ensamblar sus labios a los míos. Mis buenos reflejos hicieron que sólo consiguiera besarme en la comisura.

Aún así, noté los estremecimientos por todo mi cuerpo, mis labios se morían por girarse y unirse a los suyos. Me enfadé conmigo misma por no saber pararle, por no poder hacer las cosas mejor. Eso hizo que le empujara con rabia y él se apartó.

- ¡Te quiero solamente como un amigo, Jacob! – le escupí, furiosa, aunque el estómago empezó a llenárseme de pinchazos -. ¡Tienes que aceptar que no vamos a ser nada más nunca! ¡¿Me oyes?! ¡Nunca!

Me llevé un sobresalto cuando se volteó hacia un árbol y le dio un fuerte puñetazo a una rama. Ésta se rompió y salió despedida entre astillas.

Pero los pinchazos regresaron y se volvieron más agudos cuando se giró otra vez y vi su rostro. Algo se me clavó en el corazón cuando vi sus ojos llenos de dudas, confusos, dolidos, heridos. Cada vista era una puñalada.

- Jake, perdóname, yo…

Jacob se alejó lentamente hacia atrás, con el semblante bañado en amargura y angustia, y se volvió para echar a correr a toda velocidad entre la espesura del bosque.

- ¡No, espera! – grité, corriendo detrás de él.

Fue inútil. Cuando avancé un poco, sus ropas estaban hechas pedazos en el suelo. Ahora corría como lobo y ya no podía alcanzarle.

Me apoyé en un pino, los clavazos se retorcían con saña. Eran tan insoportables, que comencé a marearme, así que me eché en el suelo y me aovillé entre las húmedas hojas.

¿A dónde había ido? ¿Cuándo volvería? ¿Y si no regresaba nunca? No, eso no podía pasar. Él tenía que volver, tenía que volver.

Mi respiración se agitó de tal modo, que llegó un punto en el que me hacía daño inspirar el aire. Gemí de dolor y me llevé la mano al pecho. Nuestro vínculo era tan fuerte, que el separarnos de este modo parecía que me matara. Va a volver, va a volver, me dije. Los gemidos pronto se transformaron en llanto y eso me alivió un poco. Lloré en voz alta, con rabia y agonía. ¿Por qué lo había hecho tan mal? Ahora estaba por ahí, sufriendo por mi culpa. Precisamente lo que yo no quería.

Agarré un puñado de hojas y apreté el puño con furia. ¿Cómo podía ser tan mala persona? Deberíamos estar juntos para siempre. Si mis sentimientos cambiaran con el tiempo, tendría que aguantarme y seguir con él. Todo con tal de que Jacob no sufriera jamás. Si él era feliz, yo lo sería también, aunque ya no le quisiera de esa forma. Pero, en el fondo, sabía que eso tampoco era justo para él. Porque se merecía a alguien mejor que yo, alguien que lo amase para siempre, alguien que supiera quererle, que fuera suficiente para él. Y yo no lo era. Acababa de quedar demostrado. Volví a gemir de dolor al sentir otro punzón y lloré desconsoladamente.

Unas manos me recogieron del suelo, arrastrándome a unos brazos y a un torso conocidos pero no deseados. No eran mis adoradas y cálidas manos, ni mi pecho caliente y cómodo. Aún así, hundí el rostro en el pétreo hombro de mi padre.

- Esto me recuerda a algo – oí que murmuraba mi madre.
- Sí, a veces se parece tanto a ti – le contestó papá.
- ¿Qué ha pasado, cielo? ¿Y Jacob? – no dije ni una palabra. El dolor era demasiado profundo -. Edward, ¿qué le pasa?

Sentí los fríos dedos de mamá acariciándome la cabeza.

Papá no le respondió. Me imaginé que lo hacía por respeto hacia mí, lo cual me pareció un buen detalle, aunque sabía que se lo acabaría contando sin mi presencia.

En unos pocos minutos, ya estábamos en casa. Mi padre me subió a mi habitación y me dejó aovillada en la cama.

- Cielo, ¿qué ha pasado? – insistía mamá, preocupada.

Me tapé la cara con la almohada para seguir llorando sin control.

- Es mejor que la dejemos sola, Bella – le cuchicheó él -. Déjala que se desahogue.

No se oyó nada más, así que supuse que mi madre había asentido y que habían salido del dormitorio. Eché un ojo para verificarlo y volví a hundirme en la almohada.

Me sentía tan mal, que si me hubiera caído un rayo encima, no me habría hecho ni cosquillas. ¿Es que tenía que hacerle daño de todas, todas? Intenté consolarme a mí misma diciéndome que se le pasaría con el tiempo, que era por su bien, y era verdad, pero, ¿y si no volvía? El cuchillo que tenía clavado se hincó más profundamente y me encogí de los dolores. Me quedé sin respiración durante un instante.

¿Por qué me pasaba esto? ¿Por qué lo sentía tan real? Parecía que alguien me agarrara el corazón con la mano y lo estrujara hasta dejarlo seco. ¿Tan extremadamente fuerte era nuestro vínculo? ¿Estaría Jacob pasando por lo mismo?

Se me pasará. Esa frase que antes me repetía tanto en mi cabeza, ahora me parecía tremendamente egoísta. Me merecía esto y más, cuanto peor lo pasara, mejor. Esta agonía era poco castigo si él sufría por mi culpa. Sólo recordar su rostro lleno de angustia y tristeza, me impedía respirar.

No sé cuántas horas estuve llorando sobre mi almohada, pero cuando me calmé un poco, algo me hizo levantarme de repente y me dirigí al vestidor. Cogí uno de sus pantalones y se los dejé doblados en mi puerta. Lo hice sin pensar, ni siquiera sabía si iba a regresar, pero fue un acto reflejo de esperanza. Por alguna razón, seguía notando mi enorme vínculo con él. Tenía que aferrarme a eso. Tenía que significar algo. Él volvería, sentía a Jacob dentro de mí, a mi lado.

Me aovillé en la cama de nuevo, sin dejar de mirar a la puerta ni un instante, sin pestañear, por si se movía la manilla y entraba en mi cuarto.

Volverá, me dije.

Sin embargo, cuando la media noche pasó y él no apareció por allí, mis ojos se rindieron y desbordaron sus lágrimas otra vez.



- Nessie, Nessie – escuché el cuchicheo de una voz ronca mientras una mano me daba suaves meneos.

Era mi voz favorita.

Abrí los ojos de sopetón y le vi sentado en la cama, junto a mí.

- ¡Jake! – me incorporé llorando y le abracé con fuerza.

No pude remediar abrazarle, mi cuerpo se lanzó a él automáticamente, aunque, dadas las circunstancias, podía permitirme una pequeña licencia. En cuanto mis brazos rodearon su cuello y mi rostro se hundió en su hombro desnudo y caliente, todos los dolores y la agonía de mi corazón desaparecieron como por arte de magia. Aun así, me fue imposible no llorar. Casi me parecía un sueño tenerle conmigo y estar entre sus brazos. No me lo merecía. Inspiré su olor para asegurarme de que no estaba soñando.

Qué bien olía.

- Nessie – murmuró, apretando su abrazo.

Me separó, sujetándome por los brazos, para secarme las lágrimas. Cómo me apetecía besar esos labios que tan cerca estaban. Solamente tendría que estirarme un poco y podrían ser míos. Pude contenerme cuando empezó a hablar, sus palabras me distrajeron lo suficiente.

- Lo siento – empezó a susurrar, mirándome fijamente a los ojos. Podía ver los suyos perfectamente, puesto que esa noche había luna llena e iluminaba toda la habitación con su luz. Ese iris negro tenía un brillo especial con ese reflejo blanco. Su rostro me pareció todavía más hermoso y tuve que obligarme a respirar y a reprimir todos mis deseos. Ni qué decir tiene que la pulsera ya llevaba un rato vibrando suave –. Perdóname por lo de esta tarde, no tenía que haber reaccionado así, fui un bruto. No quería hacerte daño, sabes que es lo último que haría, ¿verdad? Tampoco tenía que haberme ido de ese modo. Sé que has estado muy preocupada, lo siento. Me marché y te dejé sola. Si te llega a pasar algo yo…
- No, perdóname tú – le interrumpí -, fui muy brusca contigo.
- No importa. Lo único que quiero es decirte una cosa – cogió aire y siguió hablando -. He estado pensando en la conversación que tuvimos en nuestro tronco el día que te enteraste de mi imprimación. Te dije que yo estoy en este mundo para ti de la forma que tú quieras – me recordó –, y así será. Si lo que realmente quieres es que sea como tu amigo, lo respetaré y seremos solamente amigos. Te prometí que siempre estaría a tu lado y lo voy a cumplir. Pero también te digo que voy a esperar por ti.
- No, Jake. Ya te dije…

Me silenció poniéndome los dedos en la boca. El vello se me puso de punta.

- Déjame terminar – bajó la mano y suspiró. Yo aproveché para tomar aire –. Estoy imprimado de ti, ninguna otra podría sustituirte nunca. ¿Te acuerdas de lo que te conté de Sam y Emily? – asentí al recordarlo –. Si no fueran pareja, él seguiría a su lado como su amigo, pero jamás amaría a ninguna otra mujer. Sería imposible, ahora lo entiendo. Y eso es lo que haría yo si lo que me dijiste fuera cierto, pero no soy idiota, sé que sí te gusto. Por eso no me voy a rendir, lucharé hasta el final.

Esto no iba bien.

- Me gustabas, pero ya no me gustas – le mentí con un susurro, bajando la mirada.

Colocó su mano en mi barbilla y me levantó la cara para que le mirase a los ojos. Mis pupilas no pudieron evitarlo.

- Sí, sí que te gusto – refutó, después de observarme durante un par de segundos.
- Jake… - intenté protestar, volviendo la vista hacia abajo.
- No entiendo por qué haces esto, pero no pienso rendirme – afirmó con ojos decididos -. Lucharé por ti.

No podía negar que en el fondo me moría de ganas de que lo hiciera. Sin embargo, no podía permitirlo. Él no tenía que sufrir.

- Yo no quiero que luches, quiero que seas feliz – le confesé, siguiendo el hilo de mis pensamientos.
- Soy feliz luchando por ti. Si no lo hiciera, sería un desgraciado, ¿entiendes? Tengo que hacerlo.
- Te pasarás la vida esperando, Jake – le advertí -. No pierdas el tiempo conmigo, soy una causa perdida para ti.
- No me importa esperar, tengo mucha paciencia y nada que perder. Además, me encantan los retos difíciles, ya lo sabes – aseguró, sonriendo a medias.

Suspiré, cansada. En realidad, no sé de qué me extrañaba. Sabía que él no se iba a rendir fácilmente. Tendría que resistirme y alejarme de él con todas mis fuerzas para que, con el tiempo, se diera por vencido.

- ¿Vas a volver a salir con esa garrapata? – me preguntó de repente.
- Sí, este fin de semana – le contesté, un poco apurada.
- ¿Otra vez? – resopló –. Has salido con él los tres últimos fines de semana. ¿Cuándo vas a quedar conmigo?
- A ti te veo todos los días.
- Pero no son citas. Yo también quiero salir contigo.
- ¿Quieres una cita? – cuestioné, un tanto sorprendida.
- Sí. Quiero que salgamos un día. O una noche, mejor – me contestó, sonriendo con esa sonrisa suya que a la luz de la luna todavía se veía más blanca.

Era tan tentador y… peligroso.

- Jake, no voy a salir contigo – le avisé con tono serio.
- ¿Es que con ese tío sales en serio? – quiso saber, algo irritado.
- No, solamente somos amigos – admití.
- Entonces, creo que tú y yo también podemos tener una cita como amigos, ¿no te parece? – rebatió –. Creo que yo me la merezco más que él.
- No creo que sea buena idea.
- ¿Por qué no?
- Contigo es diferente.
- ¿Ah, sí? – enarcó las cejas para que le diera una respuesta.
- Después de lo que me has dicho ahora, ¿cómo voy a salir contigo? No quiero que te hagas ilusiones en vano – le respondí con convicción.
- ¿Y ese parásito no se hace ilusiones en vano, también? ¿O es que las suyas no van a ser en vano? – me preguntó con acidez.
- Sólo salimos como amigos y él lo sabe. Ya se lo dejé claro – le expliqué.
- Sí, ya lo veo. Por eso te regala rosas y todo eso – rebatió con ironía.
- Bueno, me da igual lo que pienses – resoplé –. No voy a tener ninguna cita contigo. Punto.
- Vale, vale. Nada de citas conmigo – aceptó a regañadientes, poniéndose en pie para dirigirse al banco-arcón.

Se sentó de lado, con la pierna doblada encima del asiento, y apoyó su antebrazo en la rodilla. Estuvo un rato en silencio, mirando el bosque por la ventana.

Sin darme cuenta, me quedé mirándole embobada. El blanco foco nocturno iluminaba su cuerpo sublime y lo llenaba de luces y sombras. Su rostro, su cuello, sus hombros, sus brazos, su torso, sus piernas, hasta sus manos y sus pies, todo era perfecto y hermoso en él. Ni siquiera la nívea luz conseguía endurecer su tez sedosa y lisa, su piel suave y tersa. Podría quedarme así para siempre, observándole, y no me cansaría jamás. ¿O sí?

Ese hombre estaba imprimado de mí, podía ser mío si quisiera, tan sólo tenía que levantarme, sentarme a su lado y besarle. Tres acciones que deseaba hacer con todas mis fuerzas. Y ahí estaba mi agonía, porque tenía esa ansiada opción, pero no podía escogerla. Mantener las distancias con Jacob iba a ser un calvario, todo me atraía hacia él, como la fuerza de la gravedad atrae a cada uno de los elementos al centro de la tierra. Evitarle era algo contra natura, como nadar contra corriente un torrente potentísimo que me arrastraba hacia él, como intentar escalar una gigantesca cascada de agua.

- Esta noche hay luna llena – comentó sin dejar de mirar por el cristal, rompiendo el mutismo y mis pensamientos.
- Sí, ya… ya me he fijado – le contesté, recuperándome de la visión que tenía delante.
- Me pregunto si esa cosa será un licántropo de verdad – murmuró –. Las veces que nos encontramos con él no había luna llena.
- Si no lo es, se le parece bastante. Tendremos que esperar a que lleguen Carlisle y Esme de París – dije, levantándome.

Entré en el vestidor y empecé a desnudarme.

- Espero que puedan averiguar algo. ¿Sabes cuándo van a volver? – escuché que me preguntaba desde fuera.
- Ni idea – me puse el camisón –. Mi padre dice que se van a quedar una temporada larga con su amigo, puede que un par de meses – apagué la luz y salí del pequeño cuarto -. Al parecer, tienen mucho que investigar.

Jacob suspiró y volvió a mirar por la cristalera mientras me metía en la cama.

- Estaremos vigilando, por si se le ocurre acercarse por aquí – dijo con el semblante serio.

Doblé mis piernas y las rodeé con mis brazos.

- Bueno – se levantó y se acercó a mi cama -, te dejo dormir.

Se inclinó hacia mí, apoyándose en el lecho con las manos, y acercó el rostro a mi mejilla. Aparté un poco el mío antes de que sus labios la tocaran y se quedó quieto, hasta que trasladó su beso a mi coronilla.

- Hasta mañana – me susurró en el pelo.
- Hasta mañana.

Rozó su frente en mi cabeza al incorporarse y salió de la habitación.

En cuanto cerró la puerta, me tumbé y me llevé la mano al pecho. El corazón aún me latía a mil por hora y ni siquiera me había tocado.

Sí, esto iba a ser toda una agonía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cristina Almeida
Nuev@


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 08/03/2011
Edad : 34
Localización : En La Push, con mi lobo rojizo, el ser más maravilloso del universo!

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Vie Mar 11, 2011 3:17 pm

Tamara, he leído otra vez los capis anteriores, hoy pones mas??? estoy triste , no quiero que Jake sufra... jajajajajaja, besos! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JACOB&NESSIE
Team Mariana


Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 14/01/2011
Edad : 37
Localización : Asturias, España, en el bosque con Jake =)ººº

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Vie Mar 11, 2011 7:10 pm

¡¡HOLA, CRISTINA!! alien

Pues claro que te pongo más, aquí te pongo dos más Wink

Bueno, este capítulo es un poco complicado, pero si no entiendes algo, pregúntame, que yo intentaré explicártelo, ¿vale? Wink

Espero que te guste, y no estés triste, ya verás después, ya... XD

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
GENES

Ese viernes Jake me esperaba a la salida del instituto, como siempre. Hacía dos meses que le había puesto la luna de atrás al coche; me traía y venía a recogerme casi todos los días en su Golf, a pesar de tener la parte trasera bastante destrozada. Yo prefería la moto, pues así me era más fácil evitarle, podía mantener mejor las distancias agarrada a su espalda, pero enero en Forks es de lo más lluvioso y frío.

Sonaba raro, pero no me gustaba nada que la época de exámenes hubiera pasado. Antes podía ponerle eso de excusa para no quedarme a solas con él, se suponía que tenía que estudiar y necesitaba concentrarme. También habían pasado El Día de Acción de Gracias y las Navidades, fechas en las que siempre habíamos estado rodeados de gente. Este año la casa se había llenado, habían venido Tania, Kate y Garrett a visitarnos, aunque Carlisle y Esme se quedaron en París para pasarlas con Louis y su esposa, que habían insistido mucho. Mis padres, Jacob y yo pasamos la nochebuena en casa de Charlie, como todos los años, con Billy, la familia Clearwater, Sam, Emily y sus niños. Todos esos acontecimientos me habían tenido lo suficientemente distraída y había podido mantener las distancias con Jake, pero desde que habían pasado, tenía que buscarme la vida. Los fines de semana no me preocupaban, ya los tenía ocupados, porque salía con Nahuel. Ya habíamos recorrido todos los museos de Seattle, me llevaba a comer, a visitar sitios paisajísticos; cualquier cosa servía para no pensar en Jacob.

Nada más despedirme de mis amigas, me dirigí al vehículo y, como venía haciendo últimamente, me subí al coche, saludando a Jake sin abrazarle. Brenda estaba encantada al percatarse de mi alejamiento de Jacob. A éste, en cambio, no le hacía ni pizca de gracia mi repentino cambio de actitud de estos tres meses y medio.

Como seguía poniéndome muy nerviosa cuando él se acercaba, siempre me pasaba el viaje en coche acribillándole a preguntas sobre las manadas. Ahora sabía los cotilleos de todos los miembros. El último y más sonado era el enamoramiento de Leah. Llevaba un par de meses saliendo con un chico de la reserva de los makah, que por supuesto, no sabía que estaba con una loba. Ese era uno de los chistes malos que los chicos le hacían a la pobre. Cuando ya no había novedades de mi particular prensa del corazón, me dedicaba a contarle cada una de las cosas y detalles que había hecho yo en clase. Así llegábamos al instituto o a casa, donde estábamos rodeados de gente, y no le daba opción a acercarse a mí demasiado.

Hoy estaba muy contenta. Mis abuelos volvían de París, por fin.

Cuando entramos en casa, Carlisle y Esme ya habían llegado. Venían repletos de regalos. Nos trajeron ropa para todos, incluidos Jacob y Nahuel. Esme me dio mi bolsa después de los saludos y efusivos abrazos, eran modelos exclusivos de la última moda de Paris. A Alice casi se le salían los ojos de las órbitas cuando vio la suya. Nada más abrirla, se subió volando a su habitación para probarse sus prendas.

Jacob, en cambio, lo miró un poco por encima e hizo una mueca de aceptación. Posó la bolsa en la nueva mesa de cristal y se dirigió hacia Carlisle, que en ese momento hablaba con mis padres.

- ¿Qué habéis averiguado? – preguntó sin rodeos.

Mis padres se miraron y suspiraron.

- Jacob, podías ser más educado y dar las gracias primero, ¿no te parece? – le sugirió mamá.
- Gracias. ¿Qué habéis averiguado?

Mi madre puso los ojos en blanco. Carlisle y Esme, sin embargo, se rieron. Parecía que lo hubieran echado de menos y todo.

Me acerqué a ellos para escuchar mejor la conversación.

Alice bajó por las escaleras como una bala, señal de que lo había oído, y se puso a nuestro lado, junto con el resto de mi familia.

- Hemos descubierto cosas muy interesantes – dijo Carlisle -. Y tengo una sorpresa, pero primero tengo que explicar que esa criatura es un licántropo.
- Eso ya lo sabíamos – resopló Jake.
- Sí, pero este es peculiar – contestó mi abuelo, sacando unos papeles de su maletín -, por eso no nos encajaban algunas cosas.
- ¿Peculiar? – pregunté.
- Mi amigo es científico – explicó, mirando los folios – y ha descubierto que ese licántropo sufre una mutación.

Colocó las hojas extendidas encima de la mesa, tenían unos dibujos de hombres lobo.

- ¿Una mutación? – Nahuel se unió a nosotros.

Jacob le gruñó y se arrimó más a mí.

- ¿A cuál de estos se parecía el que te atacó, Nessie?

Me fijé en cada uno de los dibujos. El estómago se me retorció cuando lo vi.

- A este… - afirmé, señalándolo con el dedo.
- A lo largo de la historia se han hecho muchas barbaridades con la genética – empezó a exponer, recogiendo el resto de folios para dejar solamente el que yo había señalado -. Los humanos con los de su misma especie y los animales. Los seres como nosotros con los demás seres sobrenaturales. Todo para buscar criaturas perfectas que les fueran útiles, o simplemente para experimentar o crear nuevas especies, jugando a ser Dios.
- Venga, Doc. No se enrolle – protestó Jacob.
- Lo siento, es que este tema me apasiona – carraspeó y siguió hablando -. Ya sabéis que los humanos tienen 23 pares de cromosomas, los vampiros tenemos 25 y los metamorfos como vosotros – señaló a Jake con la mano – 24. Pues bien, los licántropos tienen 22 pares de cromosomas, pero este en concreto tiene 24, por una mutación genética.
- ¿Y eso que quiere decir? – quiso saber Jacob, impaciente.
- Estos licántropos no se podrían considerar como Hijos de la Luna al pie de la letra. La transformación completa se lleva a cabo las noches de luna llena, pero siguen siendo hombres lobo el resto del tiempo, aunque no del todo. Tanto de día como de noche son hombres lobo a medias, se podría decir.
- Hombres gigantes cubiertos de pelo, con dientes afilados y garras como cuchillas – comenté, haciéndome eco del horrible recuerdo que tenía de aquella bestia.
- Sí, exacto. Por eso nos despistaba que os hubiera perseguido aquel día sin haber luna llena – confirmó Carlisle.

Jacob intentó cogerme de la mano, pero la aparté y disimulé metiendo las mías en los bolsillos de mi chaqueta. Se quedó con una expresión frustrada y yo miré a otro lado para no verle ese rostro que me rompía el alma.

- Los Hijos de la Luna basan la continuidad de su especie en infectar a otros – siguió mi abuelo -. Sus mordiscos son extremadamente venenosos.
- ¿Qué pasaría si me mordiera a mí uno de esos? – preguntó Jake con demasiada curiosidad -. Yo ya soy un lobo.
- En tu caso es diferente – mi mejor amigo sonrió, pero enseguida le cambió la cara -. No te transformarías, desde luego, pero te transmitiría la rabia y morirías sin remedio alguno – empecé a temblar al recordar mis horripilantes pesadillas. Mi mano reclamaba la suya, pero tenía que contenerme -. Su saliva es muy tóxica, el veneno se mezclaría con tu sangre y se extendería por tu cuerpo rápidamente. Esta rabia es enormemente mortal y dolorosa. La muerte llegaría más tarde o más temprano, dependiendo de lo fuerte que fuera tu organismo, y...
- Vale, Doc. Creo que ya me ha quedado claro – interrumpió Jacob al ver mi cara de espanto.

Mi abuelo me miró, asintió y continuó su exposición.

- Pues bien, el licántropo del que hablamos también tiene otra peculiaridad que lo diferencia del resto. La continuidad de su especie no se basa únicamente en infectar a otros, estos, además…
- ¡No! – exclamó papá, horrorizado, adelantándose a lo que Carlisle estaba apunto de decir.
- ¡Edward, ¿qué ocurre?! – voceó mamá.
- ¿Qué pasa? – exigió saber Jake, conteniéndose.

Mi abuelo le observó como con cautela.

- Estos licántropos son capaces de reproducirse y criar.

Las manos de Jacob ya vibraban.

- Explíquese – pidió, apretando los dientes.

Sin duda, ya se imaginaba por dónde iban los tiros, y yo también. Esta vez no pude evitar sacar la mano, sin embargo, logré controlarme un poco y me enganché a su brazo.

- Lo siento Edward, pero tengo que explicarlo de este modo para que me entiendan todos – papá asintió con el rostro grave y aferró la mano de mi madre con fuerza. Carlisle miró a Jacob -. Estas criaturas no son del todo racionales, actúan movidos por sus instintos animales. Para él, Nessie es una hembra, una candidata para aparearse.
- ¡¿Qué?! – gritó mamá, histérica.

Esme se llevó la mano a la boca, horrorizada.

Jacob se desprendió de mí de una sacudida y empezó a pasear nerviosamente, con las manos en la nuca.

- Lo mataré – gruñó -. ¡Lo mataré! – bramó acto seguido, dirigiéndose ya a la puerta con el cuerpo atacado de espasmos.

Papá se lanzó como un rayo y se interpuso, sujetándole por los hombros.

- ¡Jacob, contrólate! ¡Ya has oído qué pasará si te muerde!
- Déjame pasar, Edward – ordenó éste con furia contenida, rechinando los dientes.

Tenía una mirada amenazadora clavada en la salida, respiraba aceleradamente y apretaba los puños con una fuerza brutal, probablemente para no explotar delante de mi padre y no hacerle daño.

- ¡Jake, por favor! – le rogué, poniéndome junto a mi padre.
- Tengo que acabar con él – afirmó, siguiendo con su conducta -. Ya lo ha intentado. No quiero que se acerque a ella lo más mínimo.
- Y yo no quiero que mi hija se quede viuda antes de tiempo – declaró mi padre, mirándole fijamente con convicción.

Jacob trasladó inmediatamente su mirada a los dorados ojos de mi padre y su semblante cambió. Todo su cuerpo se relajó al instante.

Los colores se me subieron a la cara de sopetón. ¿Cómo que viuda? ¿Es que creía que Jake y yo…?

- Nosotros no… - intenté decir, pero no me dejaron.
- Sí – mi padre contestó a la pregunta mental de Jake con la misma certeza -. Eso ya no te lo puedo decir, no me está permitido – le volvió a responder, mirándome a mí.
- ¿De qué estáis hablando? – inquirimos mamá y yo a la vez.
- Te tomo la palabra, no te olvides – le advirtió Jacob sin apartar los ojos de los suyos, haciendo caso omiso a nuestra pregunta.

Papá asintió.

- Vamos, Jacob – le exhortó mi padre, haciéndole un gesto con la mano.

Fruncí el ceño. ¿De qué iba todo esto? De lo que estaba segura, es que se trataba de mí.

Regresamos junto al resto de mi familia para seguir escuchando a Carlisle. Nahuel tenía una expresión extraña, al parecer, no le había gustado nada el comentario de mi padre.

- ¿Y por qué Nessie? – preguntó Alice, poniendo un poco de orden después de la abrupta interrupción.

Mi abuelo tosió para seguir su explicación.

- Como ya he dicho, estos licántropos también se pueden reproducir para perpetuar su existencia. No obstante, no pueden hacerlo con cualquier especie. Tienen que hacerlo con la suya o, en su defecto, con otra lo más parecida posible, genéticamente hablando. Bien, Nessie también tiene 24 pares de cromosomas.
- Pero ella es mitad vampiro. No son compatibles – censuró Nahuel con cara de repugnancia -. Saldría una aberración, una mezcla, no otro licántropo.

Jacob le miró de reojo, con recelo.

De repente, mi padre se adelantó a los próximos pensamientos de mi abuelo y lo miró con los ojos como platos. Después, osciló la cara hacia Jake y yo, y nos observó con el mismo semblante. ¿Qué pasaba? Mamá también se percató de esto.

- Con Nessie sí podría reproducirse – qué palabra más fea me parecía, sobretodo hablando de licántropos. Me dio un escalofrío del asco. Nahuel parecía estar pensando lo mismo que yo -. En la genética, prevalece el gen más fuerte; así se preserva la especie y se fortalece, aunque en esto todo son probabilidades y siempre hay excepciones, pero éstas son mínimas – le aclaró Carlisle -. Bien, por alguna razón que no logro comprender, ella es más humana que vampiro. Sin embargo, aunque sus genes humanos son más numerosos, su organismo le daría preferencia a los de vampiro para la reproducción, porque, en la mezcla genética con su pareja, tendrían más posibilidades de ganar que sus genes humanos, hablando en términos coloquiales, son más fuertes. Pero es que, además, sus genes de vampiro son… especiales – ahora mi padre no era el único con ese semblante -. No obstante, en la mezcla con los que producen la licantropía, saldrían perdiendo, ya que siempre estarían en desventaja por su menor porcentaje, por lo que podría nacer otro licántropo perfectamente. Lo mismo sucedería con un metamorfo. Si Jacob y ella se reprodujeran, podrían tener cachorritos metamorfos.

La sangre se me volvió a subir a la cara. ¿Por qué había tenido que poner ese ejemplo? A Jake, en cambio, el semblante de antes le cambió de sopetón. Ahora sonreía abiertamente, mirando a Nahuel con satisfacción y orgullo.

- ¿No se puede equivocar, Carlisle? Ella es como yo, tiene que ser mitad humana y mitad vampiro, al cincuenta por ciento – dijo nuestro invitado.
- ¿No lo has oído? Ella no es como tú, estúpido – le increpó Jacob, mirándole de arriba abajo con desprecio.
- Te aseguro que es así, mi querido Nahuel. Yo mismo analicé su sangre cuando nació, y comprobé sus genes. Tenía mucha curiosidad, porque me parecían fascinantes sus coincidencias y semejanzas con Jacob cuando estaba en el vientre de Bella – la cara de Nahuel se puso pálida -. No obstante, me habían quedado pendientes cosas que no me cuadraban, y su transformación también me sorprendió, así que me tomé la libertad de llevar las muestras de su sangre y las que tenía de Jacob a París para consultarlo con mi amigo Louis – se dirigió a mi mejor amigo un tanto avergonzado -. Espero que no te moleste.
- Para nada, siga – contestó Jake, sonriendo abiertamente; estaba disfrutando con esto.
- Ahora viene la sorpresa de la que os hablaba al principio. Después de un primer estudio de los genes de Nessie, del que obtuvimos pocas respuestas y muy confusas, nos pusimos a investigar lo del licántropo, ya que era más urgente. Como no tenía muestras de éste, utilicé las de Jacob para comparar, para ver si eso nos daba alguna pista. Y lo que nos llevamos fue una gran sorpresa con la que no contábamos. Esa respuesta que buscábamos para los genes de Nessie. Estuvimos investigándolo a fondo, consultando con otros amigos científicos especializados en el mundo de la genética, cerciorándonos. Y nos quedamos aún más maravillados cuando descubrimos que los genes de Nessie eran más parecidos a los de Jacob que a los de cualquier semivampiro – todos nos quedamos de piedra, hasta Jake. Carlisle volvió a carraspear para seguir -. Bien, los genes metamorfos solamente los tienen activos los varones, con algunas excepciones, como en el caso de Leah, debido a su esterilidad, sin embargo, ellos se reproducen con humanas y su especie se mantiene sin ningún problema.

››No obstante, en el caso de Nessie es diferente. Ella es una fémina, pero es igual que Jacob: sus genes también están activos, son casi idénticos a los suyos y es completamente fértil – toda mi familia, incluida yo, estábamos alucinando -. De hecho, su cuerpo puede llegar a transformarse, como le pasa a él. Me di cuenta el día que se enfrentó a ese licántropo, cuando Edward me lo contó.
- ¿Quiere decir que ella es una especie de metamorfo como yo? – interrogó Jake con ojos centelleantes.
- Sin ninguna duda – confirmó mi abuelo. A todos se nos quedó la mandíbula colgando, menos a Jacob, que sonreía maravillado -. Lo único que os diferencia es algún matiz. No sé cómo explicarlo – mi abuelo se llevó la mano a la barbilla con gesto reflexivo y después siguió hablando -. Hay unas divergencias pequeñas, pero claras.

››Primera divergencia: vuestros genes tienen una parte humana bastante fuerte, pero el resto de tus genes van ligados al mundo lupino, mientras que los de ella lo están al mundo vampiro, por decirlo así. Por eso, cuando tú te transformas, lo haces en un lobo y cuando ella lo hace, se convierte en vampiro.

Mis padres no daban crédito a lo que estaban escuchando. Se miraban confusos y atónitos.

- Segunda divergencia: mientras que tú cambias de fase a tu antojo, ella sólo responde a estímulos muy fuertes, ya que su cuerpo necesita de mucho esfuerzo para la transformación y gasta mucha energía en el proceso. Aunque su mecanismo de metamorfosis es prácticamente el mismo que el tuyo.

››Tercera divergencia: tú puedes transformarte en un…, permíteme que lo diga así, en un animal de verdad, en un lobo completo, y puedes quedarte como tal el tiempo que quieras, puedes sobrevivir perfectamente viviendo como un lobo, porque es otro ser vivo de sangre caliente, tu organismo no soporta otro cambio que el de la transformación propiamente dicha. En cambio Nessie no llega a transformarse del todo, debido a lo que acabo de comentar antes. Su organismo no soportaría un cambio íntegro, porque no se transforma en otro ser vivo. El corazón de los vampiros no late, no tenemos sangre, no respiramos. Cuando se transforma, una parte de ella no deja de ser humana. Su corazón no puede dejar de latir, sigue llevando sangre en sus venas, sigue respirando. Esto produce cierto antagonismo, porque, en el momento en que se transforma, su organismo demanda las necesidades características de un vampiro. Si no bebe sangre, su cuerpo empieza a tomar la suya propia y podría morir, como bien sabes.
- Y en cuanto toma sangre, su organismo se estabiliza y vuelve a ser medio humana, ¿no es eso? – adivinó Jake con una sonrisa de alegría enorme.
- Exacto – ratificó Carlisle -. Para que lo entendáis, la sangre le proporciona la energía necesaria para que su organismo produzca su propio plasma, su corazón vuelve a latir con fuerza y todo vuelve a la normalidad, aunque es un poco más complejo.

No me podía creer lo que estaba escuchando. ¿Yo era un metamorfo? Bueno, ya tenía más que asumido que era un bicho raro, así que pronto ese sentimiento empezó a transformarse en un cierto alivio. Porque por fin entendía muchas cosas, como mi transformación. Claro, y según Carlisle, yo era más humana que vampiro, por eso no era tan rápida y fuerte como Nahuel o Jacob. De ahí que mi temperatura corporal fuera más baja que la de ellos.

- Pero aún así, ella siempre será más compatible con un semivampiro que con un licántropo o un metamorfo – debatió Nahuel.
- Se puede reproducir con los tres. Pero si tenemos que hablar de compatibilidad genética, he de decir que sería más compatible con un metamorfo que con ningún otro.
- Es imposible – discrepó Nahuel con el rostro desencajado.
- Como dijo Jacob, ella es un metamorfo. En realidad, si aplicáramos un término justo, sería un semivampiro metamorfo, única en su especie – aclaró mi abuelo. Jake no cabía en sí de gozo, a diferencia de nuestro invitado, que se iba poniendo verde por momentos. Mi familia estaba muda de estupefacción -. Nessie es especial. Sus genes de vampiro son metamorfos. Si hablamos de perpetuar su especie, el más compatible para ella sería otro metamorfo.

Jacob se carcajeó y me elevó por el aire con un abrazo que me pilló completamente desprevenida y no pude evitar. Cuando por fin me dejó en el suelo, pude separarme de él. No le dio ni la más mínima importancia a mi gesto, de lo contento que estaba.

- ¿Por eso no puedo verle el futuro? – preguntó Alice, pestañeando sin parar.
- No lo sé – dudó mi abuelo -. Puede ser, aunque también puede ser porque, de algún modo, está unida a Jacob de por vida.

Eso seguro.

- ¿Cómo es posible? Ella nació de una humana y un vampiro, como yo. Y yo no me transformo en vampiro, siempre soy un semivampiro – Nahuel no daba crédito a lo que estaba escuchando.
- Ya lo dijiste tú una vez, la naturaleza es sabia – le recordó Jake con una sonrisa de revancha.
- No sé por qué es así, Nahuel – le respondió Carlisle -. Es lo que nos dejó a todos atónitos y desconcertados. Es el único caso que se conoce en el mundo. Solamente sabemos que sus genes sufrieron una metamorfosis cuando se formó el cigoto, que es cuando se hace el intercambio genético de los padres. Puede que interviniera la magia, como en el caso de nuestros amigos de La Push – mi abuelo sonrió a Jake.

Mis padres seguían observándose sin comprender nada.

- Es por nuestro vínculo – declaró Jacob con una enorme sonrisa -. Ya lo dijo el Viejo Quil, nuestro vínculo es increíblemente fuerte, y ya entonces era así.

No pude evitar corresponderle la sonrisa, ya que eso era una verdad como un templo. Aunque fuera como amigos, siempre estaríamos juntos.

- Puede que ese viejo tenga razón – dijo Alice, mirando al techo, pensativa, con los brazos cruzados -. Cuando Bella estaba embarazada y tú no estabas cerca, me daban unos dolores de cabeza terribles. Pero entrabas por la puerta y se me pasaban de inmediato, eras como un analgésico. Tal vez tenga que ver con esa conexión vuestra.
- ¿Sí? – miré a mi madre, gratamente sorprendida -. Nunca me lo habías contado.
- Bueno, es que nunca surgió el tema, y tampoco me parecía tan importante – mi madre se encogió de hombros.

Pues a mí sí que me lo parecía. Ni siquiera había nacido y ya estábamos conectados. Me puse a pensar en ello un rato.

- Billy dice que la imprimación también tiene que ver con la reproducción y la genética – siguió Jake, todo orgulloso -. La chica de la que nos imprimamos es nuestra alma gemela en todo - entonces, me miró con tanta intención, que no pude evitar ponerme roja de nuevo -, y eso incluye la reproducción. Ella lleva los mejores genes para perpetuar mi linaje y fortalecerlo.
- Eso todavía está por ver – intervino Nahuel con irritación.
- Si Nessie y yo nos reprodujéramos y tuviéramos hijos, ¿qué tendríamos? – preguntó Jacob, encantado de la vida, haciendo caso omiso al comentario de nuestro invitado.

Nahuel volvió a torcer el gesto.

Mi cara sufrió otro colapso de sangre. ¿Por qué le daba ahora por preguntar algo como eso? La comisura del labio de mi padre se elevó un poco, al parecer, a él le hacía gracia. Seguro que se partía de la risa por dentro al escuchar todos nuestros pensamientos. Hoy tendría de qué cotillear con mi madre.

- Veamos. Esto es como el color de ojos o las características que se heredan de los padres, siempre ganan los más fuertes. En vuestro caso, si es un varón, prevalecerán los genes paternos, y si es una hembra, los de la madre. Me explico. Si tuvierais un niño, los genes paternos de metamorfo prevalecerían sobre los de metamorfo de vampiro, ya que estarían activos y serían más numerosos, luego saldría otro cachorrito de lobo – Jake sonrió satisfecho -. En cambio, si tuvierais una niña, los genes metamorfos paternos no estarían activos, así que prevalecerían los metamorfos maternos de vampiro y saldría otra semivampiro con las mismas características que Nessie, con igual proporción de genes y conservando la mutación genética que ella tiene. Aunque, además, esa niña también sería portadora del gen paterno, que sólo se activaría en futuros descendientes varones.
- Tendríamos una niña preciosa – susurró Jacob para sí, mirándome embobado.

Me enganché a sus ojos durante un instante y tuve que obligarme a girar el rostro cuando las mariposas querían echar a volar en mi estómago y mis mejillas se encendían.

- ¿Y si se reprodujera conmigo? – quiso saber Nahuel.

¿Por qué hablaban de reproducirse? Yo no tenía pensado reproducirme con nadie. Ya me estaba cansando de tanta reproducción. Jacob le miró con mala cara.

- En este caso, tendríais solamente semivampiros, fuera niño o niña. Pero su especie única no se perpetuaría, ya que esos genes tan especiales nunca tendrían preferencia al ser inferiores en número a los tuyos; se quedarían en un punto muerto y se perderían.

››Lo mismo sucedería con un humano. No sería igual que con la especie de Jacob; ellos están adaptados para poder procrear con humanas y perpetuar su especie, porque el primer quileute que se transformó no nació como metamorfo, ocurrió después, y la metamorfosis se adaptó a su morfología y genética. Pero no es ese el caso de Nessie. Ella nació con esa mutación. Si ella se reprodujera con un humano y se hiciera el intercambio genético, saldrían ganando los genes humanos, al ser mayores en número, y nacería otro humano. Podría nacer un semivampiro metamorfo, pero la probabilidad sería muy pequeña y sería menos vampiro, es decir, esos genes serían aún menos numerosos y se irían perdiendo con las futuras generaciones, cada vez serían más débiles. Podría asemejarse a una persona mulata que se reprodujera con una persona blanca. Su hijo podría nacer con la piel oscura, pero esos casos son excepcionales, lo más normal es que saliera más blanco y que las futuras generaciones terminaran siendo blancas del todo, si se siguen reproduciendo con personas blancas, claro.

››En el intercambio genético con un vampiro, ganarían los genes vampiro por ser más numerosos y más fuertes. La posibilidad de que naciera un semivampiro metamorfo sería imposible, ya que los genes de vampiro siempre serían más fuertes que los metamorfos maternos de vampiro, así que nacería otro vampiro. En este caso, si naciera una hembra, nacería estéril, como lo es cualquier mujer vampiro, por lo que ya no habría posibilidad de línea sucesoria genética; y si naciera un varón, éste podría tener descendencia, siempre y cuando se reprodujera con hembras que no fueran vampiro, por supuesto, pero esos genes metamorfo de vampiro también se perderían.

››Sin embargo, con un metamorfo, sus genes siempre perdurarían, como habéis escuchado. Por eso digo que, genéticamente y para conservar su especie, el más compatible es otro metamorfo – Carlisle sacó otro folio de su maletín y carraspeó -. Me he permitido hacer un esquema de todo esto para que lo comprendáis
1. Lo he simplificado todo lo que he podido.

[1 Ver Esquema Genético al final del capítulo.]

Jacob agarró el papel y lo observó. Sus cejas bajaron con extrañeza al ver tanto símbolo y nos lo pasó a los demás. Todos estudiamos el folio con detenimiento y asombro. La verdad es que parecía un jeroglífico.

- ¿Y de qué serviría perpetuar eso? – cuestionó nuestro invitado cuando terminó de mirarlo -. Quiero decir, que lo mejor sería encauzar las cosas a su estado normal.
- ¿Qué significa eso de normal? – inquirió Jake, enfadado.
- No está bien crear nuevas especies – contestó Nahuel, tajante.

Jacob no fue el único al que no le gustó ese comentario. Mamá tampoco parecía muy conforme.

- No es lo mismo que lo que hizo tu padre, si es eso a lo que te refieres – intervino ella, un tanto ofendida -. No voy a negar que todo esto es muy raro, pero ha sido una selección natural, sus genes cambiaron solos sin que nadie tomara parte. Si ha sido así, tiene que ser por algo – y sus ojos se escaparon por un instante hacia Jake, como si viera en él algún tipo de respuesta.

Eso hizo que mis pupilas también me llevaran a Jacob irremediablemente y mi mente empezara a enlazar las razones de mi mutación con él, con su imprimación, con nuestro vínculo. Aparté la mirada rápidamente cuando mi corazón tembló.

Ahora el molesto parecía Nahuel.

- En la naturaleza a veces se producen este tipo de casos, aunque cuando se produce una anomalía genética, la criatura nace estéril. No obstante, lo extraordinario en este es que ella se puede reproducir sin ningún problema, su sistema reproductivo está perfectamente – explicó Carlisle.

- Volviendo al tema del licántropo – interrumpió Alice, poniendo orden de nuevo -. ¿A qué se debe su mutación genética? ¿También se produjo sola, como en el caso de Nessie?
- No, alguien tuvo que manipular sus genes para variarlos. Louis y yo estuvimos mucho tiempo metidos en su biblioteca, buscando información, y descubrimos varios tipos de experimentos con licántropos. Estos en cuestión se crearon en Suramérica.
- ¿En Suramérica? – interrogó Jacob, mirando con sospecha a Nahuel.
- A mí no me mires – contestó el aludido, irritado -. Jamás he oído nada de estos licántropos.
- De los licántropos que antes os he enseñado, estos son los más peligrosos – continuó mi abuelo -. Tanto, que sólo se les puede matar cortándoles la cabeza.
- ¿Ya está? – se mofó Jake, enarcando una ceja -. ¿Sólo tengo que arrancarle la cabeza?
- No es tan fácil, Jacob – le advirtió mi padre -. Los licántropos son muy escurridizos, impredecibles, son muy rápidos y agresivos.
- Bueno, me da igual. Acabaré con él en cuanto tenga oportunidad – afirmó mi mejor amigo con seguridad, cosa que a mí me daba mucho miedo.
- Acabaremos con él – le corrigió papá -. Tú no irás solo.

Jake puso los ojos en blanco y suspiró.

- Sí, vale, vale.

Mi padre no se quedó muy convencido, lo que me indicaba que Jake no lo iba a dejar así por así. Todavía quería vengarse por lo que me había intentado hacer ese monstruo.

Todos nos quedamos expectantes, esperando a que hablara Carlisle. Todos menos papá, que ya estaba recogiendo su bolsa de ropa del suelo.

- Ya he terminado – dijo mi abuelo por fín -. Es todo lo que he averiguado.
- Y ha sido bastante – le contestó Jacob con una amplia sonrisa -. La verdad es que ha sido muy aclarador, sobretodo para algunas personas – declaró, mirando a Nahuel con provocación.

Éste le correspondió con hastío y cogió su bolsa para subirse a su habitación, enfadado.

- Seguiremos vigilando la zona, por si acaso quiere acercarse a Nessie – sentenció Jasper.

Mi familia al completo asintió y empezaron a disgregarse por la casa. Unos subieron a sus dormitorios a probarse la ropa nueva y otros se quedaron charlando animadamente con Carlisle y Esme.

- Hace mucho que no vamos de caza, ¿te apetece ir? – me propuso Jacob.

Ir de caza con él no suponía un riesgo, ya que no había peligro si le abrazaba o le acariciaba en su forma lobuna. Además, la verdad es que me apetecía bastante un poco de sangre.

- Sí – acepté con una sonrisa.
- Genial – respondió con otra.

Cómo me gustaba esa sonrisa. Aparté la vista de él y tragué saliva cuando empezaba a quedarme sin aire. No pensar, no pensar, me dije.

- Voy a mi habitación a ponerme algo más cómodo – conseguí murmurar.
- Vale.

Me acerqué a mis padres y les dije lo que íbamos a hacer. Subí a mi dormitorio y me puse el primer chándal que encontré.
Cuando bajé al salón, Jake estaba a los pies de la escalera, esperándome.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bueno, aquí os dejo el esquema genético de Carlisle Wink Espero que sirva para ayudaros y no para confundiros más xDD



Última edición por JACOB&NESSIE el Dom Dic 09, 2012 10:01 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JACOB&NESSIE
Team Mariana


Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 14/01/2011
Edad : 37
Localización : Asturias, España, en el bosque con Jake =)ººº

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Vie Mar 11, 2011 7:29 pm

Este es muy bonito y tierno I love you Espero que te guste alien
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

LIBERTAD

- ¿Ya estás? – me preguntó.
- Sí.
- Bien, vamos.

Antes de que le diera tiempo a cogerme de la mano, me adelanté y salí volando de la casa.

Jacob me alcanzó enseguida, ni siquiera había entrado en el bosque.

- ¿Es que tienes prisa? – inquirió mientras corríamos.
- Sí, tengo hambre – disimulé.
- Bueno, entonces voy a transformarme ya, espera.

Nos paramos en una zona bien arbolada y se ocultó tras un enorme abeto para cambiar de fase.

No sé por qué las imágenes de Jacob en el río me vinieron a la cabeza sin querer y no se querían marchar. Tuve que cerrar los ojos con fuerza y golpearme un poco con los puños para lograr que se fueran. Cuando paré y los abrí, Jake estaba sentado delante de mí, mirándome extrañado, con su enorme cabeza ladeada. Emitió un gañido a modo de pregunta. Me había criado con él, así que entendía totalmente su lenguaje, sabía de sobra lo que me quería preguntar: ¿qué estás haciendo, loca?

- Había… una mosca y la estaba espantando – mentí con el rostro algo enrojecido.

Fue lo primero que se me ocurrió. Jacob profirió otros profundos gruñidos. Ahora se estaba riendo.

Se levantó y me hizo una señal con la cabeza para que empezáramos la caza.

- Sí, venga. A ver quién pilla la pieza más grande.

Sólo fui capaz de ver un borrón rojizo que se alejaba de mí a toda velocidad. Aceleré el paso para ver si le alcanzaba, pero ya había desaparecido. De pronto, salió de detrás de una roca, abalanzándose a mis pies. Había estado agazapado, esperando la ocasión para saltar delante de mí. Pegué un brinco del susto, pasándole por encima, y se puso a mi altura, carcajeándose. Le di un manotazo en la cabeza y galopamos juntos.

Continuamos por el este y llegamos al río; avanzamos siguiendo su cauce. Jacob lo atravesó, dando saltos en el agua, y siguió por la otra orilla. Nos mirábamos, riéndonos, para ver quién lo cruzaba primero y perseguía al otro. Como yo no cedí, mi lobo se metió en el río de nuevo y se puso junto a mí, chapoteando con las patas para mojarme.

- ¡Jake! – protesté entre risas -. ¡Ahora verás!

Arranqué una rama corta y gruesa y se la lancé para darle en el lomo. Por supuesto, él también era rapidísimo de reflejos y la esquivó sin ningún problema. El palo acabó en la otra orilla. Jacob se alejó hacia allí, cogió la rama con la boca y me la trajo igual que si fuera un perro, sólo que, este, partiéndose de la risa.

- ¿Ah, sí? ¿Quieres jugar? – le pregunté con provocación.

Mi lobo se sentó, moviendo la cola, y profirió un ladrido. Sólo le faltaba levantar las patas delanteras y ponerse a saltar. Se estaba quedando conmigo, el muy…

- De acuerdo. ¡Tráemelo! – grité, a la vez que le lanzaba el palo a la otra orilla.

El agua me salpicó por todos sitios cuando Jake salió despedido a por él. Lo cogió, volvió a atravesar el río y me lo dejó en el suelo.

- En la mano – le ordené -. Si no, no habrá premio.

Jake empezó a dar vueltas a mi alrededor, esperando con ansia a que le lanzara el palo otra vez.

Se lo lancé y, antes de que el palo tocara tierra, lo atrapó al vuelo con un grácil y elevado salto.

Regresó raudo a mi posición y me lo dejó en la mano.

Se sentó, jadeando con la lengua fuera, esperando a su premio.

- Está bien, te lo mereces.

Metió la lengua en la boca con un gañido y acercó su enorme cabeza. Comencé a acariciársela entre las orejas y después seguí con los dedos para rascarle los laterales. Eso le encantaba. Empezó a prorrumpir su zumbido monocorde con la garganta y ladeó la cabeza para que le rascara más a fondo. Solté una risilla cuando la levantó para que siguiera por su cuello, tenía una cara de felicidad…

- Bueno, creo que ya está bien así, ¿no? – concluí, retirando mi mano.

Jacob se levantó y se echó sobre mí con tanta efusividad, que me caí en el suelo. No me hice daño, puesto que el terreno estaba lleno de hojas y era bastante mullido. Comenzó a darme lametones en la cara mientras me encarcelaba con sus patas delanteras.

- ¡Aj, Jake! – me quejé, riéndome sin parar, intentando interponer mis manos -. ¡Te vas a enterar!

Como era imposible zafarme de su lengua, rodeé lo que pude de su grueso cuello con mis brazos y le intenté hacer una llave estilo lobuno, barriendo sus patas con mis piernas para que se cayera. Sin embargo, derribar cuatro poderosas patas es de lo más difícil, aparte de su enorme tamaño y su peso, aunque al final lo conseguí porque se dejó ganar. Jacob se carcajeó cuando me eché encima de su costado y le agarré la mandíbula con las manos. Abrió sus fauces para defenderse, dándome suaves mordiscos. Parecía que estaba jugando con un perro gigante.

No obstante, mi lucha era inútil. Se levantó, tirándome hacia atrás, y volvió a los lametones. Me arrastré como pude y conseguí escaparme para esconderme detrás de los árboles. Jacob me perseguía y yo le esquivaba, metiéndome entre los pinos y abetos. Esto me traía recuerdos de mi corta infancia, cuando jugábamos.

Galopé lo más rápido que daban mis piernas para que no me cogiera, pero era imposible. En cuanto tuvo oportunidad, me alcanzó. Me empujó levemente con la cabeza hacia delante y se puso a trotar a mi lado. Me paré de la risa y él se quedó frente a mí con una sonrisa lobuna muy típica en él.

- Me rindo. Es imposible ganarte – admití, sonriéndole.

Me acarició la cara con el hocico, emitiendo su ronroneo lupino. Le abracé por el cuello y apoyé mi mejilla en su frente.

Nos quedamos así un rato, hasta que detectamos otro efluvio y unos suculentos latidos de corazón. Sus expresivos ojos negros y los míos se encontraron durante un instante y los dos salimos despedidos hacia esa zona. La competición era la competición.

Me alejé de Jacob y nos dispersamos. Divisé el grupo de ciervos de cola negra. Le eché el ojo a uno de ellos, era grande y parecía muy apetitoso. Me lancé a él con mucho sigilo, pero con igual fuerza. No tuvo tanta suerte como el resto de sus compañeros, que consiguieron escapar. El pobre animal se retorció cuando le clavé los dientes en la yugular para asfixiarlo, sin embargo, lo controlé sin problema y conseguí llevar a cabo mi objetivo sin hacerle sufrir más que lo justo.

Me senté junto a un árbol con mi caza y, cuando estaba apunto de hincarle los dientes de nuevo para beberme su sangre, Jacob llegó con otro ciervo bastante más grande que el mío.

- ¡No puede ser! – me quejé con frustración.

Se rió con sus gruñidos guturales y se echó a mi lado. Le desgarró el abdomen con los dientes y empezó a comérselo.

Estuvimos en silencio hasta que nos quedamos saciados con nuestro plato y después él empezó a limpiarse la sangre. Yo no me había manchado nada, puesto que tenía mis trucos para sujetar bien a la presa y beberme su sangre sin que derramara una gota.

Apoyé mi espalda en el tronco y me quedé observando a Jake, pensando en lo rapidísimo que era. Aunque, claro, él estaba hecho para poder perseguir vampiros.

- Tiene que ser genial correr a esa velocidad – le dije al cabo de un rato -. Ojalá pudiera saber qué se siente.

Jacob levantó su cabeza y se quedó mirándome un momento, pensativo. Luego, se incorporó y se fue detrás de un árbol.

Regresó a los pocos segundos como humano.

- ¿Quieres probarlo? – me ofreció con una sonrisa.
- ¿Podría hacerlo? – pregunté, sorprendida.
- Si me prometes que te agarrarás muy bien y que no te vas a caer, podrías montar sobre mí.
- Te prometo que me agarraré tan fuerte, que igual te dejo sin pelo – afirmé, emocionada.
- Bueno, tampoco te pases – se rió -. No hace falta tanto, con que te sujetes y no te caigas, bastará. ¿Te atreves?
- ¡Sí! – exclamé, entusiasmada, poniéndome en pie.

Se me escapó un pequeño abrazo que enseguida solventé antes de que él pudiera rodearme con sus brazos. Jacob sonrió satisfecho al ver mi efusividad.

- Vale, voy a cambiar de fase y te montas.

Volvió a esconderse y, en menos de un minuto, regresó otra vez en su forma lupina.

Se echó delante de mí, invitándome a montar con un sonido de su garganta.

Coloqué mi pie en su hombro para subirme, pero era tan grande, que mi otra pierna no me daba para alzarme. Jacob me ayudó, empujándome con su hocico, y por fín pude sentarme sobre su lomo.

Gañó para decirme que me amarrara bien. Me puse cómoda, agarré dos puñados de pelo entre sus paletas y me aferré con fuerza a ellos, asegurándome de que no se me resbalaban de las manos.

- Ya está.

La sensación fue impresionante cuando mi enorme lobo se alzó y se puso en pie. Estaba altísimo, o eso me parecía. Desde mis ojos al suelo, debía de haber más de dos metros y medio. Recordé la única vez que me había subido a su lomo. Había sido hacía ya seis años, con la visita de los Vulturis. Mamá me había puesto sobre Jacob para que huyéramos juntos, porque pensaba que no íbamos a salir de aquella. En aquel entonces, la sensación de altura también me había parecido extraordinaria, aunque no le había prestado mucha atención, dadas las horribles circunstancias.

Jake empezó a correr, primero con un trote y, cuando comprobó que estaba bien asegurada, siguió al galope hasta que alcanzó muchísima velocidad.

No sé qué marcaría un velocímetro, pero en un segundo íbamos tan deprisa, que el viento no azotaba mi pelo, tiraba de él hacia atrás sin darle opción de chocar contra mi espalda. Si fuera una simple humana, no hubiera podido ni respirar. Los árboles se convirtieron en rayas marrones y bermejas, pero Jacob los esquivaba con mucha habilidad y destreza, ni siquiera chocábamos con las ramas. Tan sólo se escuchaba el zumbido de la vegetación a nuestro lado, las vertiginosas pisadas de sus patas y su respiración pausada y tranquila, constante. No parecía que estuviese haciendo esfuerzo alguno.

A pesar de la extremada velocidad, su marcha era tan suave, flexible, amortiguada y plácida, que estaba comodísima. El viento no le daba tregua a mi cara, pero la sensación de libertad era enorme; la moto, a su lado, se quedaba en un mero triciclo. La altura, el vertiginoso aire, la velocidad. Me sentía libre, como un pájaro que planea y, aunque ya lo estaba haciendo, quería volar más alto. Me incliné hacia delante para colocarme en una postura ecuestre, ergonómica.

- ¡Más deprisa! ¡Más deprisa! – grité, eufórica.

Jake se carcajeó y aceleró aún más.

Ahora no corríamos, casi volábamos de verdad. No entendía cómo sus patas todavía tocaban la tierra. Me sentía como si fuera sobre un caballo con alas, sólo que más grande e infinitamente e increíblemente más rápido. Mi adrenalina corría por mis venas tan veloz como nosotros, era tanta, que me reía de felicidad. En ese momento, sólo estábamos Jacob, yo y el viento. La libertad.

Sí, con Jacob siempre sería libre, con él podía escaparme y volar muy, muy alto. Casi podía tocar el cielo, si estiraba mi brazo.

Llegamos a un acantilado desde donde se veía el mar y lo recorrimos durante un rato a un paso algo más lento. El cielo se había despejado un poco, como si el astro rey quisiera mostrarnos toda su belleza. La puesta de sol se reflejaba en las nubes grises de alrededor, iluminándolas de distintas tonalidades azafranadas, y en el agua los destellos jugaban con las ondas y las olas. Jake disminuyó la velocidad y se paró frente a las vistas para que pudiéramos observarlas. Fue entonces cuando me percaté de que estábamos sobre la playa en forma de media luna de La Push.

La puesta de sol y la playa me recordaron la boda de Paul y Rachel. Dentro de dos semanas, Jacob y yo estaríamos ahí abajo, siendo los padrinos de boda. Y yo todavía no me había comprado un vestido.

El mar se veía grisáceo, con tintes brillantes y naranjas, precioso. El aire era una suave brisa helada, aunque yo no tenía ni gota de frío en el lomo de Jacob. El rojizo sol comenzó a esconderse en el horizonte marino, lentamente, parecía que se hundiera en el agua, hasta que se sumergió del todo.

Las patas de Jake iniciaron el trote de nuevo, había que regresar antes de que anocheciera del todo.

En dos segundos, estábamos en el bosque volando otra vez y volvió a invadirme la adrenalina y la enorme sensación de libertad. Hasta que mi lobo empezó a aminorar la marcha gradualmente y llegamos de nuevo al punto de partida.

Se volvió a echar en el suelo y me bajé de su lomo, aún desbordada de alegría.

Se incorporó y se dirigió al árbol para cambiar de fase. En un abrir y cerrar de ojos, salió exultante.

- ¿Te ha gustado? – me preguntó con sus ojos relucientes y brillantes mientras se acercaba a mí.
- ¡Ha sido increíble! – exclamé, lanzándome a sus brazos.

Ésta vez, me abrazó con fuerza y no me pude escapar. Tampoco hice amago de apartarme, estaba tan excitada por la carrera, que me dejé llevar un poco y no fui capaz de evitar arrimarme a su cuello para inhalar su fantástico efluvio. Era el de siempre, no había sudado ni lo más mínimo, pero su aroma me gustaba tanto y echaba tanto de menos olerle así de cerca…

- Vaya, si llego a saber que ibas a reaccionar así, lo hubiéramos hecho antes – murmuró.

Me aparté de él ipso facto.

Jacob apoyó su espalda contra un árbol, con las manos en los bolsillos, mientras se reía. De pronto, me clavó su profunda mirada y su rostro se puso más serio.

- ¿Qué opinas de lo que acaba de contarnos Carlisle? ¿No te parece increíble que tú y yo seamos…?

Sí, era increíble, ni yo misma entendía el por qué. Bueno, en realidad sí que lo sabía, lo sabía perfectamente. Pero no quería pensar en eso, me daba miedo escuchar esas conclusiones tan evidentes que mi mente ya había empezado a fraguar antes y que ponían en peligro mi coraza. Era mejor no hacerlo.

- Son coincidencias, nada más – le corté con nerviosismo, bajando mis pupilas para no tener que toparme con las suyas. No sé qué sería peor -. ¿Y tu camiseta? – le pregunté, apartando también la mirada del imán de su pecho desnudo.
- Ahí detrás – señaló con la cabeza el árbol donde había cambiado de fase.
- ¿Y qué hace ahí? – le critiqué -. ¿Por qué no te la pones?
- ¿Es que te molesta que esté así? – se rió.
- Me da completamente igual – mentí -. Por mí, como si vas desnudo – volví a mentir.
- Bueno, ya que lo dices…

Sacó las manos de los bolsillos y se desabrochó el botón del pantalón. Mis ojos se abrieron como platos cuando comenzó a bajarse la cremallera, sabía que no usaba ropa interior.

- ¡Jake! – protesté, roja como un tomate.

Sus carcajadas retumbaron en todos los árboles del bosque.

- ¡No te rías! ¡Y ponte la camiseta, por favor! – le regañé, enfadada.
- Vale, vale – aceptó, sin dejar de reírse.

Se acercó al árbol, recogió la camiseta del suelo y se la puso.

- ¿Mejor así? – me preguntó, dirigiéndose a mí con los brazos abiertos -. ¿Ya estás más cómoda?
- Sí, así mejor.

Se rió de nuevo y reposó en el árbol otra vez.

- No sabía que me ibas a montar tan bien. ¿Pasaste miedo o algo?
- ¿Estás de broma? Fue alucinante – le confesé, emocionada, descansando en el tronco de enfrente -. La sensación de libertad es impresionante.
- Y eso que no corrí a tope.
- ¿No? – ahora sí que estaba alucinada.
- Claro que no, ¿crees que estoy loco? – se despegó de su árbol y se encaminó hacia mí -. Si llego a correr a todo lo que dan mis patas, no podrías agarrarte y te caerías – aseguró con su sonrisa torcida.

Se acercó a mí y apoyó la mano en mi árbol.

- ¿Y tú qué sabes? – cuestioné, girándome para ponerme detrás del tronco -. No me costó nada montarte, y eso que ibas rapidísimo.
- Eso no es nada comparado con lo que puedo hacer – presumió, dando la vuelta al árbol para ponerse frente a mí -. Te caerías seguro.

Me alejé de él y me puse en otro árbol que había al lado de ese.

- Tendrás que demostrármelo – le reté con una sonrisa.
- Cuando quieras – aceptó con otra, aproximándose a mí.

Antes de que consiguiera cogerme la mano, volví a girarme y me escondí tras el pino.

- Pero tendrás que correr todo lo que puedas – le indiqué, asomándome.
- Ya veremos cómo se te da la cosa – contestó, sujetándose con la mano para dar la vuelta al árbol de un sólo balanceo -. Si veo que te manejas bien, puede que lo haga.
- Espero que luego no te rajes – dije, rotando el tronco otra vez.
- Espero que la que no te rajes seas tú – contraatacó con su sonrisa torcida, girando el pino con rapidez para cogerme la mano -. No quiero que te pongas a chillar, ni nada por el estilo. Pasaría una vergüenza terrible.
- Descuida, eso no va a pasar – le anuncié, sonriente, soltándome con suavidad mientras me alejaba unos pasos de él.
- ¿Es que quieres jugar? – me preguntó, avanzando hacia mí con una sonrisa pícara.
- No – respondí, riéndome, a la vez que retrocedía.
- Entonces, ¿por qué no te quedas quieta? – inquirió, acelerando sus pasos -. ¿No sabes que si no quieres que te cace un lobo, lo peor que puedes hacer es echar a correr?

Pero yo no lo pude evitar, fue dicho y hecho. En dos segundos, estaba corriendo entre risas con Jacob persiguiéndome en ese bosque ya nocturno.

- ¡No, Jake! – intenté protestar.
- ¡Pues no corras! – gritó detrás de mí -. ¿No ves que te voy a coger?
- ¡Ni lo sueñes!

Me adentré en una zona más arbolada y oscura y me fui metiendo entre los árboles para que no pudiera alcanzarme, aunque él los esquivaba con facilidad.

Tenía razón. Por mucho que corrí, me atrapó. En un parpadeo, se puso delante de mí para hacerme un placaje con uno de sus abrazos. La fuerza de mi carrera era tal, que, del empuje, nos caímos rodando sobre la mullida alfombra de hojas y terminé sobre él. Antes de que me diera tiempo a levantarme, me dio la vuelta y me sujetó por las muñecas.

- Te atrapé, Caperucita – murmuró -. ¿Y ahora, qué haré contigo? ¿Te comeré?

Aunque mi coraza era de hierro después de estos tres meses y medio, no pude evitar ponerme algo nerviosa.

- Me soltarás y me dejarás ir – le recomendé con voz firme.
- ¿Tú crees? Pero yo soy el malo, no puedo hacer eso – me susurró, entrelazando sus dedos a los míos.

Apenas le veía el rostro por la oscuridad, sin embargo, la pulsera empezó a hacer de las suyas. Empujé sus manos hacia arriba para intentar que me soltara, pero él no me dejó, y yo tampoco lo hice con demasiado brío.

- Ya es de noche. Tenemos que volver a casa – dije con un hilo de voz mientras mis dedos se aferraban a los suyos inconscientemente.

La silueta de su rostro empezó a acercarse. Tenía que detenerlo, aunque mi cuerpo se negara…

- ¿Qué estáis haciendo? – preguntó de repente mi madre, con un tono de espanto.

Jacob se incorporó inmediatamente de un salto y me ayudó a levantarme, murmurando algo ininteligible, con cara de malas pulgas.

- ¿Qué haces aquí? – protestó cuando terminó su listado de palabrotas y maldiciones -. ¿No tendrías que estar con tu marido en la cabaña o algo?
- He venido a buscaros – contestó ella, visiblemente molesta -. Ya es de noche y tardabais mucho.
- Está conmigo, ¿no? Sabes que está a salvo.
- Sí, ya lo veo. Se te veía muy atento – replicó mamá con ironía -. ¿Qué pasa si hubiera venido ese licántropo, Jacob? ¿Te has parado a pensarlo? – interrogó, nerviosa -. ¡Imagínate lo que hubiera pasado!
- Tranquilízate, ¿vale? – bufó Jake -. ¿Crees que soy tonto? A ese bicho podría olerle a kilómetros de distancia y te aseguro que no está por aquí.
- Bueno, da igual. Tampoco creo que un bosque por la noche sea el sitio más adecuado para que retocéis, la verdad – espetó ella, furiosa.
- No estábamos haciendo nada – protesté con mi rostro enrojecido.
- ¿Retozar? No estábamos retozando – alegó él, enfadado -. Solamente estábamos jugando, nada más.

Me llevé un sobresalto cuando la pulsera empezó a vibrar fuerte.

- ¡Una cosa lleva a la otra, Jacob! – gritó ella casi a la vez, moviéndose de aquí para allá.

¿Qué le pasaba? ¿Por qué se ponía así de histérica?

- ¡No iba a pasar nada! – exclamé, cabreada.
- ¡No es eso lo que yo vi! – censuró, parándose en seco para mirarme.

No me gustó nada su expresión. Por alguna razón, me pareció que escondía algo, algo que no sabía lo que era, pero que me chocó muchísimo. Además, la pulsera vibraba y vibraba.

- Quiero hablar contigo a solas – le pidió ella, acercándose a él y agarrándole por el antebrazo.

Ese gesto de autoridad tampoco me gustó en absoluto.

- No tengo nada que hablar contigo – rechazó Jacob, soltándose de un solo movimiento -. Tienes que aceptar que Nessie es mayor de edad y punto.
- Eso ya lo sé, pero quiero hablar contigo igualmente – le dijo, esta vez sujetándole por los hombros con ansiedad.
- ¿Por qué estás tan pesada? No tengo ganas de escuchar un sermón, así que no, gracias – volvió a rechazar él, intentando soltarse de sus frías manos.

Pero ella no las apartaba.

- Sólo será un momento – imploró mi madre.

Estaba demasiado cerca de él, demasiado. La pulsera vibraba tan fuerte, que parecía que tenía la muñeca dormida del enérgico hormigueo. No me gustaba nada la forma en que le miraba y le tocaba, había algo raro. No miraba de esa forma a Jasper o a Emmett. No lo hacía con ese… anhelo, sí, anhelo. Una llama de fuego se clavó en mi columna vertebral, explotó en mi estómago y salió despedido por mi boca.

- No le toques – escupí con rabia mientras apretaba los puños.

Mi madre y Jacob giraron los rostros para mirarme con expresiones diferentes. Ella con confusión, él sorprendido.

No sé lo que vio mi madre. Se apartó de Jake al instante y yo corrí para ponerme delante de él.

- No le voy a hacer daño – murmuró ella, desconcertada.

No, desde luego que no. Eso ya lo sabía yo.

Me acerqué un paso a ella y le pegué la mano a la cara.

¡Es mío!, le chilló mi subconsciente sin que mi cerebro le diera orden alguna.

Me la apartó de un manotazo y las dos nos miramos desafiantes.

- Te equivocas – me contestó ella con tono monocorde.

¡¿Que me equivocaba?!

- ¿Qué está pasan…?

Jacob se quedó sin habla cuando vio mis manos temblorosas. Una enorme lengua de fuego recorrió mi espalda de abajo a arriba y empecé a notar cómo mi sangre empezaba a enfriarse.

- Tú no los querías, pero yo sí. Por eso los cogí – soltó mi boca, sin saber por qué.
- ¿Cómo? – mamá parecía turbada por mi reacción y mis palabras.

Ni siquiera yo sabía su significado, ni la razón por la que lo había dicho. Jake se colocó entre nosotras y me sujetó la cara entre sus ardientes manos.

- Nessie, mírame – pero yo no podía despegar los ojos de mi madre, que en ese momento me miraba asustada y aturdida -. Mírame – me ordenó, dándome un suave meneo. Mis pupilas se movieron hacia las suyas -. Tienes que tranquilizarte, ¿vale? – murmuró -. Inspira profundamente y suelta el aire muy despacio.

El calor de sus manos y el que desprendía su cuerpo tan cerca del mío, me tranquilizó de algún modo. Hice lo que me mandó unas cuantas veces y los temblores cesaron. Mi sangre volvió a fluir caliente.

- ¿Se… se iba a transformar? – quiso saber mi madre, todavía sobrecogida.
- Sí, pero ya pasó todo, ¿verdad? – contestó él, acariciándome la mejilla.
- Sí – me aparté de él, un poco desorientada y abochornada -. Yo no… no sé qué me ha pasado.
- Carlisle dijo que respondías a estímulos muy fuertes. Creo que ya sé qué estímulos son esos – afirmó mamá con una especie de sonrisa de rendición.
- ¿Qué estímulos, si no ha pasado nada? – interrogó Jacob, extrañado.
- Yo no…
- Creo que has malinterpretado mi frase – me cortó ella con tono conciliador -. No te decía que no fuera verdad, te decía que te estás equivocando sobre mí, en relación a lo que me dijiste mentalmente. No sé cómo has podido pensar eso.
- ¿De qué va esto? – inquirió él, molesto.

¿Podía ser? Pues claro. Era mi madre. Mi madre. ¿En qué estaba yo pensando? ¿Cómo podía haberme puesto celosa de mi propia madre? Me estaba volviendo loca, seguro. ¿Podía ser que fuera extremadamente celosa, tanto como para volverse enfermizo? Estar celosa de Brenda ya era algo normal, pero ella se le insinuaba y todo eso. Sin embargo, mi madre… Por Dios, mamá estaba enamoradísima de mi padre. Nunca había visto a nadie quererse de ese modo. Jacob y ella eran amigos de siempre. Y, aparte de eso, él no era mío, era libre, ¿no? ¿Por qué me ponía así, hasta el punto de casi transformarme? ¿Y si me pasaba algún día en el instituto con Brenda? Aunque, nunca había estado celosa de Leah, por ejemplo, aun habiéndome contado que Jacob le había gustado, y eso que patrullaban juntos. Si te parabas a pensarlo, se pasaba más horas con ella que conmigo. No obstante, con Leah no me ponía nada celosa, ella era su hermana de manada, como los demás chicos. Y mi madre también lo era, en cierto modo. Ella misma me había dicho que Jacob era una de las personas más importantes de su vida. Pero es que, esa forma de tocarle y mirarle…

- Perdóname si he hecho algo que te ha molestado – se disculpó ella con el rostro lleno de arrepentimiento, rompiendo mi nube de reflexiones.

Fantástico, ahora me sentía culpable.

- No, perdóname tú – le corregí, aún un poco desconcertada -. No sé por qué hice eso.
- Bueno, no ha pasado nada, cielo – dijo mamá con una sonrisa perfecta para quitarle hierro al asunto -. A lo mejor tienes que aprender a controlarlo, como hace Jacob.
- Sí, puede ser – asentí.

Mamá se acercó a mí, me dio un abrazo y se puso de puntillas para darme un beso en la frente.

- Te quiero – me susurró -. Sé que a veces soy un poco pesada, pero no quiero que te pase nada.
- Lo sé – suspiré -. Yo también te quiero – admití, besándole también en la frente.
- Siempre serás mi pequeña pateadora – me sonrió y me acarició la cara con sus gélidas manos.
- Ah, ¿eso quiere decir que lo sigo siendo? – bromeé.

Mamá fingió pensar y luego respondió.

- Un poco, sí - la empujé en el brazo en broma y se rió con su risa celestial mientras empezábamos a caminar hacia casa -. Aunque, ahora, de pequeña no tienes nada – se rió, alzando la mano para comparar su altura con la mía –. Has vuelto a crecer otro poco.
- Mediré 1,73, no es para tanto.
- 1,75, para ser exactos – me corrigió.

Le dediqué una mueca a su perfeccionismo.

- Desde luego, las mujeres sois muy raras – resopló Jacob a nuestras espaldas, un tanto malhumorado -. Os ponéis como fieras y a los cinco minutos sois las mejores amigas del mundo. No entiendo nada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cristina Almeida
Nuev@


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 08/03/2011
Edad : 34
Localización : En La Push, con mi lobo rojizo, el ser más maravilloso del universo!

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Sáb Mar 12, 2011 12:48 pm

Buenos días, Tamara! Me gustó mucho los dos capítulos, pero es de veras complicado los genes... jajajajaja, pero lo comprendí. Nessie celosa de Bella???? porqué será???? jajajajaja, quiero más para hoy!!!! pones mas dos, porfavor???? Besos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JACOB&NESSIE
Team Mariana


Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 14/01/2011
Edad : 37
Localización : Asturias, España, en el bosque con Jake =)ººº

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Sáb Mar 12, 2011 1:52 pm

¡HOLA, CRISTINA!

No te preocupes, el de los genes le es complicado a todo el mundo!! Pero me imagino que para una persona que está aprendiendo el español lo será un poco más Rolling Eyes Pero ya te digo que hasta a la gente que sabe español de nacimiento le ha costado! jajaja Very Happy ¡Me costó hasta a mí escribirlo! Sólo te digo eso Laughing

¡Pues claro que te pongo más! cheers Por cierto, se dice: pones dos más ^^ Wink Por cierto, se te da muy bien, ¿no? Shocked ¿cuánto llevas estudiando español? Es increíble alien

Aquí va el primero I love you Ya verás ese Jacob... Cool Cool Cool

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

ÉL

No sé por qué estaba tan nerviosa. Todo estaba bajo control. Mi familia al completo y Nahuel se iban a ir de caza por los alrededores para vigilar por si venía el licántropo, y Jacob tenía patrulla con la manada.

Miré el reloj por enésima vez y el timbre sonó. El aula se convirtió en un jaleo de voces y de sillas arrastrándose.

Contrastando con mi nerviosismo, ese viernes todo el mundo estaba contentísimo. Por la tarde no había clase, porque había una feria de libros, aunque se veía que la gente iba a pasar de ir. Mis amigas y yo habíamos decidido quedar para hacer un trabajo de Lengua juntas. Era un trabajo muy importante que puntuaba para nota y las cinco teníamos el mismo profesor. Lo malo era que ninguna tenía la casa disponible, excepto yo.

Por eso habíamos quedado en ir a mi enorme y desproporcionada casa, y tuve que hacerle un poco la pelota a mi familia para conseguir que se fueran. Este fue el plan:

El jueves le pedí a mamá, Alice y Rosalie que vinieran conmigo a Port Angeles. Tenía que comprarme el vestido para la boda de Paul y Rachel, que ya era ese sábado.

Me arrepentí al poco tiempo de estar allí. Por mucho que le expliqué a la tía Alice cómo era una boda quileute, estaba empeñada en que me llevara un modelazo ajustado que requería de mucha maña para metérselo y pedía unos zapatos con un altísimo tacón de aguja. Menos mal que mi madre salió en mi defensa.

Quería algo bonito, pero cómodo, que me permitiera caminar bien por la arena, ya que todo se celebraba en ese medio, y que no tuviera que estar pendiente del vestido toda la noche. Lo malo es que, a un par de días de la ceremonia, es muy difícil encontrar justo lo que te gusta, quién me mandaría a mí esperar tanto. Pensaba que era más fácil encontrar algo sencillo para una boda en la playa, que algo más elegante para una boda convencional. Me equivoqué. Nos recorrimos casi todas las tiendas de la ciudad – o eso me pareció a mí – y no encontraba nada. Rosalie insistió en marcharnos a Seattle. Según ella, si me subía a la espalda de mamá, estaríamos allí en muy poco tiempo. Sin embargo, pensar en que me tenía que recorrer más tiendas, ya me ponía mala.

Al final, entramos en una pequeña boutique, en la que Alice ni siquiera había reparado, y vi mi salvación. Me llevé un vestido azul sin mangas, de corte sencillo, por encima de la rodilla y con un escote en pico, y una chaqueta de tela a juego, con una manga afrancesada que tenía un botón para que la pudiera desabrochar y alargar por si tenía frío.

Eso sí, Alice no se quedó con las ganas de comprarme unas medias con sus correspondientes ligueros, unos zapatos de tacón y un bolsito de mano. Decía que, hasta que llegara a la playa, era imprescindible llevar estos dos últimos y que luego ya me los podía quitar. Me lo llevé también para rematar mi faena de peloteo.

Todo esto sirvió para que matara dos pájaros de un tiro. Conseguí mi vestido y me dejaron traer a mis amigas a casa sin que hubiera vampiros a la vista.

Helen y yo salimos en busca del resto de las chicas y, cuando nos reunimos con ellas, nos dirigimos al aparcamiento para ir en el Ford Explorer de las gemelas.

Llegamos a casa después de seguir mis indicaciones, estaban alucinadas por el extraño y angosto trayecto, y se quedaron aún más atónitas cuando la vieron, al pasar los últimos árboles.

- ¡Es genial! – exclamó Helen, bajándose del coche.
- Sí, demasiado – suspiré.

Mientras subíamos las escaleras del porche, observé por el rabillo del ojo que mi padre estaba escondido detrás de un árbol, comprobando que todo iba bien. Le dije mentalmente que era así cuando abrí la puerta de casa, asintió y se perdió entre la espesura del bosque.

Entramos y mis amigas se quedaron boquiabiertas. El enorme piano de cola blanco que destacaba en la esquina del salón les encantó. Les dije que era mi primo Edward el que tocaba y omití que yo también, si les decía que yo sabía, querrían que les tocara alguna pieza y, la verdad, no tenía ganas de hacerlo. Me vi obligada a enseñarles toda la casa para que me dejaran tranquila. Helen se moría de curiosidad por ver el hogar del famoso y guapo Doctor Cullen. No tuve problema en disimular algunas cosas. Se suponía que el despacho de Carlisle, que era donde ahora dormía Nahuel, era el dormitorio de mis abuelos, que para ellas eran mis tíos. Les pareció impresionante y les expliqué algunos de los cuadros, omitiendo pequeños detalles, claro, como el cuadro de los Vulturis y todo eso. Las demás habitaciones no tenían camas, así que dedujeron cual era mi dormitorio y estuvimos un buen rato en él. A Brenda le fascinó mi surtido vestidor, pero cuando reparó en la ropa de Jacob, casi se le caen los ojos. Salió del cuartito y se quedó observando mi colosal cama. No sé lo que pensó, pero me dio exactamente lo mismo, más bien me reí en mi fuero interno.

Mi escritorio era grande, pero no entrábamos todas, así que las conduje de nuevo al salón y nos sentamos en la enorme mesa rectangular de cristal para empezar el trabajo. Parecíamos una comitiva o un jurado, sentadas en la misma hilera a lo largo de la mesa. Para mi desgracia, Brenda se sentó a mi izquierda.

- Voy a por un refresco, ¿queréis tomar algo? – les ofrecí.
- Sí, yo quiero otro. De lo que tengas, da igual – contestó Helen.
- Nosotras también – dijeron las gemelas al unísono.
- Y yo – asintió Brenda.

Me levanté de mi silla y me dirigí a la cocina. Abrí la nevera y parpadeé de la sorpresa. Alguien la había rellenado de refrescos, cervezas sin alcohol y comida. ¿Es que se creían que iba a dar una fiesta o algo? Aún así, sonreí ante el esfuerzo y la dedicación de mi familia. Me sentí un poco mal por haberles echado en cierto modo, aunque no podía ser de otra manera. A ver cómo les explicaba yo a mis amigas que mis tíos y mis primos no habían envejecido en seis años. Cogí cinco refrescos de limón y volví al salón.

- Si alguien quiere comer algo, sólo tiene que pedirlo – les comenté mientras les ponía las latas en la mesa -. Mis abue… Mis tíos – rectifiqué con rapidez – son unos exagerados y han llenado la nevera.
- De momento no, gracias – respondió Helen, abriendo su refresco.

Jennifer y Alison negaron con la cabeza, sonriendo. Debían de estar sedientas, porque ya estaban bebiendo.

- Hay que guardar la línea, chica – suspiró Brenda -. Pero gracias igualmente.

Bueno, por lo menos era agradecida.

Me senté en mi sitio y le quité la hebilla a mi lata para darle unos pocos tragos. La verdad es que yo también tenía sed, y eso que el día era frío y húmedo.

- Bien, a trabajar se ha dicho – exhaló Helen, estirando los dedos hacia delante.

Abrí el libro por el capítulo dedicado al trabajo y empecé a escribir el borrador en mi cuaderno.

No llevaba ni medio párrafo, cuando la puerta de casa se abrió y Jacob pasó a la estancia. Iba sin camiseta y entró tan tranquilo, mirando por la ventana distraído y caminando con las manos en los bolsillos de sus pantalones cortos. Mis amigas levantaron la cabeza de sus libretas y sus mandíbulas colgaron hasta la mesa. A Brenda se le cayó el bolígrafo, las gemelas dejaron de escribir a la vez y el chicle de Helen fue a parar encima de su folio. Ninguna de ellas pareció reparar en que también iba descalzo. Yo me quedé sin respiración. ¿Es que por muy visto que lo tuviera, no me cansaría nunca de mirarle? En cambio, estaba tan guapo, que parecía que se aproximase a cámara lenta, como uno de esos anuncios de la televisión.

Jacob se paró en seco cuando se percató de nuestra presencia. Luego, se acercó, sonriendo, y apoyó sus manos en la mesa para inclinarse un poco hacia nosotras.

- Hola, chicas. No sabía que estabais aquí.

Ninguna pudo contestar. Todas nos quedamos absortas al tener ese cuerpazo tan cerca, y no le quitamos ojo.

- Te… te lo había dicho, ¿no te acuerdas? – conseguí murmurar, exigiendo a mi vista a bajar al libro para apartarse de su torso y de sus ojos.
- Sí, pero yo creía que ibais a estudiar en tu cuarto.
- No entrábamos, así que nos bajamos al salón – cogí mi bolígrafo y me puse a garabatear para disimular.
- Ah, ya.
- ¿No tenías que… trabajar? – le pregunté.
- Hoy he terminado pronto.
- ¿En qué trabajas? – inquirió Brenda, mirándole de arriba abajo, deslumbrada.
- Soy… mecánico – respondió Jacob, hábilmente.
- Mecánico… - repitió ella, aún más fascinada.

A saber qué se estaba imaginando esa mente calenturienta. Por el modo en que le miraba, podía imaginármelo. Mis dientes rechinaron involuntariamente.

- Bueno, os dejo trabajar – se despegó de la mesa y se encaminó hacia la cocina, seguido por las miradas de mis amigas -. ¡Arg, qué sed tengo! – se quejó, entrando por la puerta -. Me bebería el río de ahí fuera… Vaya, aquí hay para un regimiento…

Se oyó cómo abría una lata. Poco después, salió de la cocina tranquilamente para subir por las escaleras. Todas estaban atentas a sus movimientos, excepto yo, que intentaba concentrarme en hacer bien mis garabatos, aunque ni eso era capaz de hacer. Las cabezas de mis amigas se giraron súbitamente de las escaleras hacia mí.

- ¡Está como un cañón! – exclamó Brenda en voz baja.

La muy idiota ignoraba que por muy bajo que lo dijera, Jacob la escucharía perfectamente desde mi cuarto. Después no habría quién le aguantase. Y lo peor es que lo usaría para quedarse conmigo. Intenté no darle importancia para seguir con mi tarea.

- Sí, bueno, no está mal – disimulé, escribiendo mi nombre en la libreta una y otra vez.
- ¡¿Qué estás diciendo?! – ahora era Helen la que exclamaba -. O estás cegarata, o estás loca, una de dos.

Sí, estaba loca, eso seguro.

- No, simplemente estoy acostumbrada, eso es todo – me encogí de hombros.
- ¿Es que se pasea por aquí siempre de esta guisa, aunque haga frío como hoy? – me preguntó Brenda con ojos maravillados y expectantes.

Sin duda, sería capaz de venir a mi casa todos los días con alguna excusa con tal de ver así a Jacob, ya la conocía bastante.

- Claro que no – le respondí.
- Entonces, ¿por qué dices que estás acostumbrada? – quiso saber, extrañada.

Antes de que me diera tiempo a contestar, Jacob bajó por las escaleras, con camiseta y calzado, y entró en la cocina de nuevo.

Suspiré aliviada en mi mente al verle completamente vestido, sin embargo, Brenda no le quitaba el ojo de encima en ningún momento, lo desnudaba con la mirada. El resto de mis amigas volvieron al trabajo. También le echaban un vistazo de vez en cuando, pero por lo menos eran más discretas y se cortaban un poco.

Mi mejor amigo salió de la cocina con un refresco y se sentó a mi derecha para mirar una revista de mecánica.

- No te molesto aquí, ¿no?
- No, claro que no – le dije con una sonrisa que él correspondió con otra.

Bajé la mirada hacia mi libro y volví al trabajo de Lengua. Copié las frases y procuré concentrarme para empezar a analizarlas, pero mi aguda vista periférica me lo impedía. Apreté tanto, que mi bolígrafo se hundió en la hoja al ver a Brenda de reojo. Se había reclinado hacia delante para observar mejor a Jacob y jugaba con su pluma, metiéndola en la boca, fingiendo una insinuación inocente. La muy descarada…

Era el colmo, hasta en mi propia casa. Vale que yo no fuera suficiente para él, pero ella mucho menos. Ahora se iba a enterar.

- Jake, ¿me puedes ayudar? – le pedí, poniéndole mi libro delante, sobre su revista.
- ¿Ayudarte? – miró el texto, extrañado -. ¿Con esto?
- Sí, es que no lo entiendo – le dije, arrimándome bien a él.
- ¿Tú? – cuestionó con una sonrisa de incredulidad.
- Por favor – cuchicheé, mirándole con ojos suplicantes.
- Bueno…, vale – murmuró -. Lo que pasa es que no sé si me acordaré muy bien. Hace tanto de esto…

Se inclinó un poco para leer la frase con atención y yo acerqué mi cabeza a la suya. Podía notar cómo Brenda ya echaba humo.

- ¿Cuál es el complemento indirecto?
- Veamos… Bah, esta es muy fácil. En este caso es se – afirmó, señalando el vocablo con el dedo.

Vaya, había acertado. Al parecer, Lengua se le daba bien.

- Ah, claro. ¿Y el complemento… - me quedé sin respiración cuando alcé la vista y sus ojos negros se clavaron en los míos. Hacía cuatro meses que no los veía tan de cerca - …directo? – conseguí musitar, después de tragar saliva.
- Lo – me contestó con un susurro.

Esta era la primera vez en cuatro meses que le veía el rostro tan próximo y con tanta luz. En este momento, me parecía que había pasado demasiado tiempo, una eternidad.

Sus ojos eran más preciosos y penetrantes que nunca. Él estaba más guapo que nunca. Él era más maravilloso que nunca.

Bajé la mirada - esta vez con urgencia -, me alejé de su rostro, recogí mi libro y volví a mi posición. Tuve que hacer uso de toda la barrera de mi coraza de hierro para lograrlo.

- Gracias – le dije sin mirarle.
- ¿Ya? – preguntó, sorprendido.
- Sí, gracias – reiteré.
- Bueno, de nada. Si te ha servido de algo – declaró, levantando su revista para leerla.
- Sí.

Cogí mi lata y bebí unos cuantos tragos.

Miré a Brenda de soslayo. Ahora estaba concentradísima en su libro, con el ceño fruncido. Sí, sí que me había servido. Sonreí triunfante y me sumergí en mi cuaderno mucho más relajada.

El trabajo no era muy difícil, así que no tardamos mucho en terminarlo. En un par de horas, ya lo teníamos pasado a limpio y todo. Eso me venía de perlas, puesto que el día siguiente lo tenía bastante ocupado con la boda y el domingo quería descansar.
Aunque insistí en que se quedaran un poco más – no quería quedarme a solas con Jacob - mis amigas decidieron que era hora de marcharse, las gemelas tenían que estar temprano en casa.

Brenda era la única que quería seguir allí, por supuesto, pero no le quedaba otro remedio que irse, el coche era de Jennifer y Alison. Además, tenía que trabajar en el Ocean. Hoy invitaban a licores o algo así y no se marchó tranquila hasta que le propuso a Jacob que fuera a verla.

No hizo falta que éste contestara. Helen la arrastró hacia el exterior, me guiñó el ojo y cerró la puerta. Pudimos oír las protestas de Brenda desde el porche hasta el coche.

Ahora estaba a solas con él. Los dos de pie, frente a la puerta, solos.

Jacob giró el rostro para mirarme. Bajé mis pupilas al suelo y me dirigí a la mesa. Empecé a colocar las sillas, que ya estaban en su sitio, nerviosamente.

- Mañana te lleva Charlie, ¿no? – me preguntó.
- Sí.
- No creo que te vea hasta la ceremonia. Rachel me ha mandado hacer un montón de cosas – resopló.

Caminó en mi dirección, despacio, y se apoyó en la mesa.

- No te preocupes. Estaré con Charlie y los Clearwater.

Cogí mi cuaderno y mis cosas, pero noté su intensa mirada clavada en mí y mi nerviosismo aumentó. Mis torpes y medio humanas manos perdieron reflejos y todo se me cayó. Los folios de mi trabajo se dispersaron en el suelo.

- Genial – me quejé.

Metí mi pelo detrás de las orejas y me acuclillé para recoger aquel desastre.

- Espera, te ayudo.

Se agachó y empezó a ayudarme con las hojas. Aunque no apartaba la vista del suelo, podía sentir mi sien muy cerca de la suya. Cuando Jacob se estiró un poco para alcanzar un folio, se rozaron accidentalmente y el vello se me puso de punta. Intenté evitarlo con todas mis fuerzas, pero ya sólo pude concentrarme en eso, hacía mucho que no lo sentía. Mi mano buscaba las hojas como si lo hiciera a ciegas, hasta que la suya se posó encima. Mis ojos se alzaron sin pedirme permiso y, por un instante, se engancharon con anhelo en los suyos. Entonces, mi coraza de hierro vaciló un poco y me asusté.

Me levanté rápidamente, dejando caer todos los folios que había recogido, y me alejé de él. Jacob se puso en pie con lentitud, estudiándome con la mirada.

- Nessie, quiero hablar contigo – me pidió, dando la vuelta a la mesa para no pisar las hojas y ponerse frente a mí.
- No – contesté con un murmullo, girándome.
- Por favor – imploró con impaciencia, sujetándome el hombro por detrás.

En ese momento, mi familia entró por la puerta como una estampida de vampiros y vi el cielo abierto. Me zafé de él y me dirigí a ellos para saludarles efusivamente.

Jacob me miró enfadado y entró en la cocina. Mi corazón se encogió bajo su coraza.

Mi padre se acercó a mí y me llevó detrás del piano.

- Sé que no es de mi incumbencia, pero creo sinceramente que te estás equivocando – me susurró muy bajito, mirándome con sus dulces ojos dorados, tristes.
- Papá – suspiré a modo de queja.
- Yo pasé por algo parecido una vez y te digo…
- No tengo ganas de discursos, ¿vale? – protesté, alejándome de él -. Ahora no, por favor.
- Está bien – exhaló, dejando caer la mano.

Me aproximé a la zona de la mesa y recogí todos los folios del suelo. Antes de que me pusiera a ordenar mi trabajo, Jacob salió de la cocina en dirección a las escaleras.

- ¿A dónde vas? – le pregunté con curiosidad.
- Me voy a dormir – contestó, aún enfadado.
- ¿Ya? Pero si no has cenado…
- No tengo hambre – dijo, subiendo los peldaños.

Me quedé mirando un rato la escalera con cara de tonta para ver si bajaba, mordiéndome el labio con inquietud.

Giré mi rostro y me centré en ordenar mi trabajo, pero no daba pie con bola. Terminé tirando los papeles encima de la mesa, desesperada. Ya los ordenaría.

- Me voy a la cama – comuniqué a mi familia.
- ¿Ya? – interrogó mamá -. Si no has cenado.
- No tengo hambre – respondí, subiendo las escaleras.

Cuando llegué al vestíbulo de la tercera planta, Jacob estaba apoyado en la pared, esperándome, con la vista pensativa clavada en el suelo. Se incorporó al verme y se quedó aguardando mi llegada con los brazos en jarra, moviéndose nervioso.

Respiré hondo y me acerqué a él.

- Yo… sólo… Sólo quería darte las buenas noches antes de transformarme – murmuró.

Él también odiaba estar enfadado, como yo.

- Ah. Sí, claro – le sonreí mientras abría la puerta de mi dormitorio y la traspasaba hacia atrás -. Buenas noches, Jake.

Asintió, suspirando por la nariz, no muy conforme, y cerré suavemente.

Me apoyé en la puerta, apretándome fuerte el pecho con la mano, y, como todas las noches, me dirigí al vestidor apresuradamente y sin pensar para ponerme el camisón.



A la mañana siguiente, respiré tranquila cuando miré por la cristalera de mi dormitorio y vi el día soleado. Había alguna nube, pero se veía el sol. Casi me parecía un milagro, con el día tan horrible y frío que había sido el anterior. Rachel y Paul habían tenido mucha suerte, no iba a llover en su boda. Sí, aquí en Forks, eso era todo un prodigio.

Jacob ya se había marchado. Hoy se iba de patrulla con su manada por la mañana, ya que por la tarde tenía que ayudar a Billy y a Rachel con los últimos preparativos de la boda, así que no le vería hasta la ceremonia.

Después de ducharme y adecentarme un poco, bajé a desayunar. Se me hizo muy raro hacerlo yo sola y, como era para mí únicamente, no me preparé nada especial, unos pocos cereales.

Recogí lo poco que había ensuciado de la cocina y me dirigí al salón. Nahuel me esperaba sentado en el sofá.

- Buenos días, ¿qué tal has dormido? – me preguntó, sonriente.

Mal, como todas estas ciento veintinueve noches.

- Bien, aunque estaba un poco nerviosa, la verdad – mentí y después reconocí -. ¿Dónde está todo el mundo? – quise saber cuando me percaté de que no había nadie en el edificio.
- Se han ido… de excursión – respondió.
- ¿De excursión?

Qué raro. Nadie me había dicho nada.

- Sí, me dijeron que vendrían a mediodía.
- Ah.
- ¿Te apetece hacer algo hoy?
- Hoy será imposible. Tengo toda la tarde ocupada. Rosalie quiere hacerme un peinado especial para la boda y tengo que dejar que Alice experimente con mi cara para maquillarme – resoplé -. Bueno, si llegan a tiempo, claro – fruncí el ceño, extrañada.

Nahuel se rió.

- ¿Y qué te parece si damos un paseo ahora? – me propuso.
- ¿Ahora? Vale – acepté -. Un paseo me vendrá bien para relajarme.
- De acuerdo – dijo, levantándose de su asiento -. Vamos, entonces.

Me hizo un gesto con la mano para que yo pasara delante de él y salimos de la casa.

Nos adentramos en el bosque en silencio, con paso tranquilo. Arranqué una ramita fina y larga y la usé para entretenerme un poco con ella. Me salió una risilla interna cuando recordé el juego del palo con Jacob de hacía dos semanas.

- ¿Por qué te pone tan nerviosa esta boda? – me preguntó de repente, trayéndome de vuelta a la tierra.
- Bueno, en las bodas todo el mundo está un poco nervioso, ¿no? Además, en esta Jacob y yo somos los padrinos. Supongo que también será por eso – me encogí de hombros.
- ¿Es la primera vez que vas a una boda quileute?
- No, qué va. Ya estuvimos en la de Sam y Emily hace tres años – sonreí al evocarla -. Son unas ceremonias preciosas, al atardecer, con la luz del sol… No sé, tienen algo que me parece tan mágico – confesé -. Siempre me han encantado estas bodas.
- ¿Tanto te gustan?
- Pues sí.
- ¿Más que las convencionales?
- Sí, mucho más.
- ¿Cómo te gustaría que fuese la tuya?
- ¿Mi… mi boda? - me quedé un poco sorprendida ante su pregunta -. No sé qué decirte, la verdad. Ni siquiera sé si me casaré algún día…

Me dio un vuelco al corazón cuando vi que habíamos llegado a mi rincón favorito. Hacía mucho que no venía aquí con Jacob.

Nahuel se paró en seco frente a mí. En su mirada había algo que me asustaba un poco.

- Renesmee, me gustaría que vinieras conmigo a Chile – me espetó de sopetón, cogiéndome de la mano.

La ramita se me cayó al suelo y me quedé sin habla. Esto no me lo esperaba para nada.

- ¿Irme contigo? – murmuré.
- Sí, allí podría enseñarte muchas cosas. Después podríamos viajar y nos podríamos instalar donde tú quisieras…
- Espera, espera – le corté, confusa -. ¿Qué me intentas decir? No… no te entiendo.

No sé por qué lo pregunté. No quería oír la respuesta, ya me la imaginaba y no me hacía ni pizca de gracia.

- Quiero que seas mi esposa, Renesmee.

Noté cómo me quedaba de piedra. ¿Por qué me pedía esto? Nos conocíamos de muy poco tiempo.

- Yo no… Te dije que si salíamos, era solamente como amigos – intenté soltarme de su mano con delicadeza, no quería herirle los sentimientos, pero no me dejó -. Creí que había quedado claro.

Nahuel se aproximó un paso hacia mí y, cuando retrocedí, mi espalda se vio atrapada contra un árbol.

Podía ver nuestro tronco enfrente de mí. Ese tronco en el que Jacob y yo habíamos pasado tanto tiempo juntos.

- Me gustas mucho, Renesmee – murmuró, acariciando mi mejilla.

Mi cara reaccionó con retracción y la pulsera empezó a vibrar fuerte.

- Pero yo sólo te veo como un amigo, Nahuel – afirmé.
- Los sentimientos aparecen con el tiempo – sostuvo con voz dulce -. Lo único que te pido es que te vengas conmigo una temporada para conocernos más a fondo, en mi medio. Si no te gusto, puedes volver cuando tú quieras.

¿Podía ser? Al principio, veía a Jacob como un amigo. Aunque, claro, no era un simple amigo, era mi mejor amigo, y yo era una niña pequeña. En cuanto crecí, lo empecé a ver de otro modo.

- Yo, no sé…
- Con el tiempo, te gustaré – susurró, empezando a acercar su rostro al mío.

Mi primera reacción instintiva fue de rechazo, pero, ¿y si era verdad? ¿Podía ser que me gustase algún día, como me había pasado con Jacob? No, Jacob era especial, él… Me regañé a mí misma. Jacob, Jacob, Jacob, otra vez ese goteo en mi mente. ¿Por qué me tenía que acordar tanto de él en un momento como este? Él y yo nunca estaríamos juntos, ¿qué tenía de malo si lo intentaba con otra persona? Es más, tenía que intentarlo, tenía que olvidarme de él de una vez por todas.

El rostro de Nahuel cada vez estaba más cerca. Apreté los puños con fuerza, preparada para aceptar su beso, sin hacer caso de la pulsera. No pasaba nada por probar. Puede que me gustase.

No obstante, mis ojos no podían apartarse de aquel tronco, ese rincón tan mágico y especial. De repente, todo estaba oscuro y parecía que un foco iluminara ese rincón, como si fuera el escenario de un teatro esperando a que sus verdaderos protagonistas entraran en escena.

Ese sitio era una especie de santuario para nosotros. ¿Iba a besarme allí con otro? ¿Con nuestro tronco como testigo de mi traición? Me volví a reñir a mí misma. ¿Qué traición? No, yo no estaba traicionando a nadie.

Nahuel pegó su frente a la mía. Me empecé a poner nerviosa, pero no del modo que yo esperaba; me sentía muy incómoda. Esos labios no eran los suyos, no era su rostro, ni sus ojos negros que ayer me miraban tan de cerca. Ahora mismo, no sentía absolutamente nada. No habían mariposas, ni energía, ni latidos descontrolados, nada. Sólo contrariedad y desasosiego.

Sí, había una traición, y era conmigo misma; y un engaño hacia el chico que tenía delante en este instante y que tampoco se lo merecía. Nahuel no era él, era otro, como podría serlo cualquiera. Él era Jacob. Sólo Jacob. Jacob, Jacob, Jacob. Infinitamente Jacob.

Mi rostro se giró automáticamente antes de que esos labios extraños se arrimaran a los míos e interpuse mis manos en su torso para pararle. Nahuel se quedó quieto con su boca a un palmo y me escapé de sus brazos. Mi aro de cuero por fin me concedió una tregua y dejó de vibrar.

- Lo siento, no puedo – murmuré, llevándome la mano al corazón.
- Es por él, ¿verdad? – quiso saber, con el semblante claramente decepcionado.

Al ver su rostro, reparé en lo mal que lo había hecho todo. Estaba tan concentrada en olvidarme de Jacob, que, sin querer y sin darme cuenta, le había utilizado durante estos cuatro meses. Ahora me sentía tan culpable y tan mala persona, que me apetecía que cayera un rayo y me fulminara de lleno.

- Sí – admití con un susurro.

Nahuel se apoyó en el árbol y suspiró con frustración.

- Perdóname – intenté paliar, avergonzada por mi sucesión de errores -. No quería que te hicieras ilusiones. Tenía que haber sabido que algo así podía pasar.
- Eso no me importa, sabía dónde me metía. Es sólo que no lo entiendo – declaró, serio -. ¿Es que te vas a quedar toda la vida sola porque no puedas estar con él?

Mi mano se aferró con más fuerza a mi sudadera y mi pulsera comenzó a vibrar otra vez, cosa que ya me desconcertó un poco.

- No… no lo sé. De lo que sí estoy segura es que todavía no estoy preparada para estar con nadie – le confesé.
- Mi oferta sigue en pie – anunció con decisión, acercándose a mí otra vez.
- No me voy a marchar contigo, lo siento – le aclaré -. No puedo estar lejos de Jacob.
- Tú no tienes la culpa de que él esté imprimado de ti, tienes que vivir tu vida – afirmó, alzando la mano para acariciarme la mejilla de nuevo; aparté el rostro para que no lo tocara y su mano quedo suspendida en el aire, hasta que la bajó.
- No, no es eso. Soy yo la que no puedo estar sin él – le expliqué.
- Sabes que nunca podréis estar juntos – me dijo con sobriedad -. Tú no eres adecuada para él, tienes que aceptarlo.

Mi corazón se retorció al tener que escuchar tan amarga verdad. Yo misma sabía que era así, sin embargo, fue especialmente duro oírlo en boca de otra persona.

- Lo sé… - reconocí con un nudo en la garganta -. Pero, aún así, estaré a su lado como su mejor amiga para siempre.
- Eso solamente te hará daño. Lo mejor es que te vengas conmigo – repitió con obstinación.
- Lo siento, Nahuel – murmuré, mirándole a los ojos con convicción -. Nunca le dejaré.
- Piénsatelo, por lo menos. Esperaré hasta entonces.

Sabía que la culpa era mía, pero, por alguna razón, no me gustaba su tono de obcecado empecinamiento, ni la insistencia de mi pulsera. Tendría que aceptar mi rechazo, le gustase o no.

- No tienes que esperar. Mi decisión ya está tomada – le aseguré.
- Está bien. Te daré más tiempo, entiendo que todavía es pronto – insistió, terco.
- No, Nahuel. No voy a pensar nada. No me voy a ir contigo, lo tengo decidido – ratifiqué, un poco molesta por su insistencia -. Y ahora, si me disculpas, me quiero ir a casa. Tengo que preparar algunas cosas para la boda.

Comencé a caminar.

- Renesmee – me llamó. Me paré y me giré -. Te acompaño, no quiero que vayas sola.
- Está bien – asentí, cansada.

Esperé hasta que llegó a mi lado, y nos encaminamos hacia mi casa con paso ligero y en un incómodo silencio. Cuando llegamos, fue un alivio ver que mi familia ya había regresado de su excursión. Saludé a todo el mundo y me subí a mi cuarto para poner a punto mi vestuario.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JACOB&NESSIE
Team Mariana


Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 14/01/2011
Edad : 37
Localización : Asturias, España, en el bosque con Jake =)ººº

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Sáb Mar 12, 2011 2:11 pm

Y aquí va otro alien Me da la sensación de que este te va a gustar... Cool Cool
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CRISTAL

- ¡No, eso no! – protesté enérgicamente -. ¡No quiero parecer un cuadro!
- ¿Te quieres callar y dejarme trabajar? – resopló Alice, cansada de mis continuos movimientos faciales -. Ya verás cómo no pareces ningún cuadro, este maquillaje es muy suave, casi no se nota.
- Si no se nota, ¿para qué me lo voy a echar? – critiqué.

Alice suspiró, frustrada.

- Ya verás cómo te deja. Vas a estar preciosa – le apoyó mamá.
- Gracias, cielo – le agradeció mi tía con una sonrisa de satisfacción perfecta.
- Bueno, pero no me eches mucho – cedí a regañadientes.
- Que no… No seas pesadita, ¿quieres? – masculló -. Y ahora relaja la cara para que pueda extendértelo bien.

Hacer eso con mi tía Rosalie dándome tirones supersónicos en el pelo, iba a ser un poco difícil. Ya la había avisado de que no quería recogidos ni nada complicado. A saber lo que me estaba haciendo, para encima, no me dejaban verme en el espejo. Suspiré para mis adentros y cerré los ojos, dejándome hacer sin remedio.

- Ya está – dijo Rosalie.
- ¿Ya? – pregunté, sorprendida.

Si sólo habían pasado cinco minutos.

- Yo también he terminado – anunció Alice, dando un último retoque como si de un pintor se tratase.
- Estás maravillosa, cariño – declaró Esme, dejando ver sus hoyuelos al sonreír.
- Mírate, ya verás – dijo mamá, señalando el espejo con la cabeza.

Me giré y parpadeé, asombrada.

Mi tía Alice no me había recargado para nada. Mi rostro ya lo era, para qué nos íbamos a engañar, pero ahora parecía de porcelana fina. Me había maquillado los párpados con unos contrastes de azules que hacían resaltar el color café con leche de mis ojos, rematados solamente con un poquito de rimel, y en los labios me había puesto un sencillo brillo.

- Me encanta, Alice – reconocí, sonriendo abiertamente.
- ¿Lo ves? – ésta pegó un saltito, dando palmaditas, y luego se inclinó, sujetándome por los hombros, para mirarme a través del espejo -. No te he recargado nada. Además, pensé que a Jacob le gustaría algo así.

El maquillaje no fue suficiente para disimular el rojo súbito que coloreó mi cara.

- Eso no…
- Bueno, y ahora mírate el pelo – me cortó Rosalie, ansiosa porque viera su creación.

Me pasó el espejo de mano y me miré por detrás.

Mi pelo lucía liso. No, lisísimo. Y capeado. Ahora se veía un poco más largo, me llegaba hasta la cintura. Brillaba como nunca antes, parecía bronce de verdad, y estaba mucho más sedoso y suave que normalmente.

- ¡Está genial, Rose! – exclamé -. ¿Qué le has echado? ¿Cuándo me lo has cortado?
- ¿Te gusta así? Porque si no, te cambio el peinado.
- No, me encanta – reiteré con alegría, pasándome los dedos entre el pelo.

Mi tía se rió con complacencia.

- No te corté mucho, sólo te arreglé un poco las capas, con el pelo liso se notan más. Te eché mascarilla, un líquido alisador y, por último, un poquito de cera para un acabado perfecto.
- ¿Te ha costado mucho alisarlo? – quise saber para futuras veces.
- Para nada – afirmó -. Tus rizos ya no son lo que eran. De pequeña lo tenías bastante rizado, sin embargo, ahora tu rizo es mucho más abierto. Podrías llevarlo liso cuando quisieras.
- Qué guay – me sonreí ante el espejo.
- Deja que te vea – dijo Alice, quitándome la toalla de los hombros y tomándome de las manos para ayudarme a ponerme de pie. Me alzó un brazo y me hizo dar una vuelta como si fuera una bailarina para observarme, mientras ambas nos reíamos -. Sí, estás preciosa – entonces, levantó un poco mi vestido -. Y las medias y los ligueros son lo más. ¿Ves qué bonitas hacen a tus piernas?
- Bueno, pero eso no se lo va a ver nadie. No sé por qué te has empeñado en que se lo pusiera, podía haberse puesto un panty – criticó mi madre.
- Nunca se sabe. A lo mejor Jacob…

Alice cerró el pico en cuanto mamá le miró con cara de asesina, así que no me hizo falta abrir el mío para protestar, aunque de poco me iba a servir, porque los colores me traicionaban.

- Charlie está apunto de llegar – anunció Esme -. Puedo oír su coche.
- Sí, es cierto – confirmó mamá -. Venga, cielo. Vamos abajo para recibirle, ya verás cuándo te vea.

Me atusé un poco el pelo y me eché un último vistazo. Salimos las cuatro del baño y bajamos las escaleras hasta el salón.

Mis tíos, Carlisle, mi padre y Nahuel sonrieron al verme.

- Vaya, estás realmente preciosa – me susurró papá cuando llegué a su lado, y me dio un beso en la mejilla -. Espero que ese lobo sepa comportarse esta noche – dijo con el rostro más serio.
- Papá – protesté con un cuchicheo entre dientes, otra vez colorada.

¿Por qué les daba a algunos por pensar que iba a pasar algo entre Jacob y yo?

- Seguro que aprovecha que yo no puedo ir hasta allí – me contestó -. Menos mal que va Charlie.
- No va a pasar nada, entre otras cosas, porque estaremos rodeados de gente, así que puedes quedarte tranquilo.
- Como si eso fuera un impedimento para él – suspiró.
- ¿Qué quieres decir? – pregunté, extrañada.
- Nada – volvió a expirar -. Oh, Charlie ya está aquí.

Acto seguido, se oyó el coche de mi abuelo pasando los árboles y aparcando frente al porche.

Mamá fue a recibirle y le abrió la puerta.

- Hola, papá – le saludó, dándole un efusivo abrazo.
- Hola, hija – mi abuelo le dio un beso y se quedó mirándome boquiabierto -. ¡Cariño, estás impresionante!

Se acercó y me dio otro beso a mí. Casi parecía que tenía miedo a tocarme, como si me fuera a romper o algo.

- Gracias, abuelo – y le devolví el beso.
- Bueno, ya veo que estás lista. ¿Nos vamos ya?

Me agarré de su brazo y sonreí.

- Cuando quieras.



El sol ya estaba bajo, preparado para su puesta en escena, como el director de una orquesta que espera quieto con la batuta hasta que da paso a la obra. Los escarpados acantilados de las islas, que se veían algo más pequeñas debido a la distancia que había desde el extremo sur de la medialuna de la playa en el que nos encontrábamos, estaban bañados por los rayos naranjas del astro rey, contrastando con las zonas oscuras que quedaban en sombra.

Había un murmullo generalizado de excitación. Yo estaba hecha un flan. Estaba en mi puesto, junto a Paul, esperando a que llegara la novia. Charlie tenía mi chaqueta; me la había quitado, pues al lado de la enorme hoguera y del novio, que desprendía calor por los cuatro costados de lo nervioso que estaba, me estaba asando.

Hasta que Rachel no llegara, todos los ojos estaban puestos en nosotros y eso me hacía estar más intranquila. Jacob no estaba, porque era el encargado de empujar la silla de Billy por la pasarela de tablones de madera que habían colocado sobre la arena para que pudiera llevar a su hija hasta el altar.

El Viejo Quil también esperaba de pie, apoyado sobre su bastón de castaño, frente a nosotros. Iba ataviado con un traje tradicional quileute y no hacía más que mirar al horizonte del mar y a la puesta de sol con preocupación, seguramente estaba calculando el tiempo que tendría para dar su discurso nupcial.

Una de las dos damas de honor, encargadas de tirar pétalos ante el paso de la novia, era Rebecca, la otra hermana de Jacob y gemela de Rachel. Como estaba casada con un surfista samoano y vivía en Hawai, solamente venía una vez al año, en verano, con su marido y sus tres críos – según Jake, monstruitos - a pasar un par de semanas a La Push para estar con su familia. Ella no había sabido de mi existencia hasta hoy, ya que no sabía nada de lobos gigantes ni vampiros. Ahora que mi crecimiento se había estabilizado bastante y ya no había peligro, Billy me había presentado como una amiga de Jacob. Tampoco le pudo decir que era la nieta de Charlie, ya que se suponía que ella era un año mayor que mi madre y, claro, teniendo en cuenta que yo aparentaba casi veinte años y mi madre tendría que tener veinticinco, las cuentas no salían. Era un poco tímida, pero me cayó bien.

Algunos miembros de las manadas no estaban, tenían guardia por el bosque, aunque se habían repartido los relevos para que ninguno faltara a la boda.

Miré a mi lado para ver cómo estaba el novio. Paul rozaba el histerismo. Se balanceaba, impaciente, moviendo las manos sin parar, sin saber qué hacer con ellas. Quitando eso, estaba muy guapo. Los novios quileute también iban de blanco. Llevaba una camisa de lino color hueso, de manga larga, que caía sobre unos pantalones a juego, e iba descalzo, como todos los presentes.
De repente, la pequeña orquesta empezó a tocar la marcha nupcial quileute – una sencilla música tradicional india tocada con instrumentos típicos de viento y percusión – y el rostro de Paul se iluminó como si viera el sol por primera vez.

Giré la cabeza para fijarme en la novia, al igual que el resto de invitados, pero mis ojos tropezaron en el camino con otro objetivo y se quedaron inamovibles en él.

Mis pupilas no se apartaron en ningún momento de Jacob entre aquel reflujo de pétalos rojos y rosas, ni siquiera reparé en cómo iba Rachel, y mucho menos en sus damas de honor. Me pareció que estaba guapísimo. Iba igual que Paul, sólo que su camisa era marrón oscuro y sus pantalones eran de color crudo. Estaba elegante e informal al mismo tiempo. Noté que mi cara reflejaba mi deslumbramiento, sin poder hacer nada para evitarlo. Tuve que recordarme a mí misma que tomara aire para no ahogarme.

Sin embargo, el oxígeno se me quedó en la mitad de la garganta en el momento en que Jacob me vio y clavó sus ojos en mí. Se quedó mirándome embobado, como yo a él, y hubo un momento en que se paró con la silla en mitad de la pasarela, hasta que su hermana le dio un pisotón para que siguiera la marcha.

Cuando llegaron al altar, solamente sé que Rachel iba de blanco, tenía muy cerca a Jake como para fijarme en nada más. Billy dejó a su hija con Paul, y Jacob lo condujo hasta la fila de invitados para colocarse después en su puesto, junto a su hermana.
Paul y Rachel se cogieron de la mano sin dejar de mirarse y nosotros nos quedamos un paso por detrás.

Intenté dominarme, pero se me escapó una mirada que planeaba fugaz y que Jacob atrapó sin ningún problema con la suya; otra vez me quedé sin respiración.

El Viejo Quil carraspeó para llamar la atención de los cuatro y bajé de mi nube, apartando mis ojos rápidamente hacia el suelo, ruborizada. Aferré mi bolsito de mano con fuerza, como si así fuera a transmitírmela a mí.

- Queridos hermanos y amigos – empezó el Viejo Quil, con su tono majestuoso -, estamos reunidos frente a esta hoguera y esta puesta de sol para dar paso al nacimiento de algo nuevo y maravilloso – hizo una pequeña pausa en la que se oyó el chasquido del fuego -. Desde el principio de los tiempos, todos los elementos de la tierra, el aire y el agua han tenido y tienen un ciclo. Con el sol como testigo y símbolo – alzó la mano para señalar el astro rey, que ya empezaba a ocultarse en el mar -, hoy se cierra uno para dar comienzo a otro más hermoso y prodigioso. Rachel y Paul van a iniciar una vida juntos… van a forjar los cimientos de… que les dará…

Sus palabras se iban apagando en mi cerebro conforme mis ojos se alzaban y miraban de reojo a Jacob; hasta que todo se quedó en silencio. Mi mente solamente se centró en la imagen que mis pupilas le proyectaban.

Los leños que formaban la pira pertenecían al bosque, así que las llamas eran rojas. El enorme fuego y la puesta de sol creaban un ambiente mágico y romántico. Los reflejos naranjas de ambos se reflejaban en sus ojos negros y en su rostro perfecto. Con cada chasquido de la hoguera, salía una explosión de chispas, parecían luciérnagas bailando a su alrededor.

Mi aro de cuero vibró suavemente. Por un momento, me imaginé en el puesto de Rachel, con Jacob haciendo el papel de Paul. Mi corazón pegó un salto al ver la película en mi cabeza y mi rostro se volvió hacia él para verla más nítida. Jake iba entero de un blanco roto, el color del lino resaltaba aún más su preciosa tez cobriza, y el níveo color de mi vestido y de mi corona de flores se reflejaba en la sedosa piel de su rostro y en sus ojos cuando me observaban felices. Era la boda que yo quería, nuestra boda. Jacob se percató de mi cara atontada y giró la suya para clavar sus ojos en los míos con una mirada nueva. Mi pequeño bolso se me cayó en la arena cuando adiviné que él estaba pensando lo mismo que yo. Era como si me mirase en un espejo y saliera él.

El sol se hundió del todo en el agua y las llamas permanecieron para hacer las veces de una vela colosal. Todo desapareció, quedamos Jacob y yo, los dos solos, con la danza de las luciérnagas de fuego rodeándonos, incitándonos a que nos acercáramos.

Un golpe sordo me sobresaltó y regresé al planeta tierra. Giré mi rostro súbitamente y las palabras del Viejo Quil sonaron altas y claras. Michael y Nathan, dos de los chicos de la manada de Sam, habían echado más leña y estaban azuzando el fuego para que no se apagase. Las chispas y cenizas volaron hacia arriba, apagándose en su camino al oscuro cielo. Cuando terminé de despejarme del todo y volví a prestar atención a los novios, Rachel estaba acabando de ponerle el anillo a Paul en el dedo – anillo que terminaría colgando de la cinta de cuero de su tobillo al día siguiente – y él hizo lo mismo con ella.

- Yo os declaro marido y mujer. Puedes besar a tu esposa – concluyó el Viejo Quil.

Paul y Rachel obedecieron encantados y todo el mundo aplaudió. Los integrantes de las dos manadas también aullaban y se reían.

Unos farolillos, extendidos sobre nuestras cabezas como una tela de araña que se sujetaba con una serie de postes de madera, se encendieron y las chicas solteras empezaron a congregarse corriendo para el lanzamiento del ramo. Me quedé mirando cómo se peleaban las unas con las otras para coger el mejor sitio. Al final, ya fuera en una boda convencional o en una quileute, las chicas solteras eran chicas solteras.

- ¡Venga, Nessie! – me instó el Viejo Quil -. ¡Te vas a perder el lanzamiento! ¡Corre, corre! – me azuzó, empujándome hacia la muchedumbre.

Sin quererlo, me vi entre todas esas muchachas. Ahí estaba yo, en primer plano, en una situación que no me interesaba para nada. Leah esperaba su momento con ansia, se notaba su reciente enamoramiento. Me moví un poco y me puse en el extremo más alejado del tumulto.

Rachel nos dio la espalda y lanzó su ramo hacia atrás.

Genial.

- ¡Demonios, qué suerte, Nessie! – exclamó Leah cuando vio el ramo en mis manos.
- Ya te digo – suspiré.

Rachel se giró y me guiñó el ojo. Me lo había lanzado a propósito. Estupendo, ahora estaba tan roja como la hoguera. Menos mal que parecía el reflejo de la misma y podía disimular.

Jacob me sonrió y mi rostro se encendió aún más. Iban a salirme chispas, también, como siguiera así.

Esas chicas y las prometidas de los componentes imprimados de la manada me rodearon para hacerme bromas y felicitarme. Lo que faltaba.

- Bueno, bueno, ¿puedo hablar con ella? – protestó Jake, haciéndose hueco entre la madeja de cuerpos.
- Sí, claro. Ahora tendréis mucho de lo que hablar – contestó Sarah con una risilla.

Todas las chicas salieron en estampida, riéndose.

- Toma, tu bolso.
- Ah, gracias.

Lo cogí, otra vez ruborizada al recordar la razón por la que se me había caído.

- No te lo he podido decir antes, pero estás… Estás preciosa – murmuró, mirándome alelado.
- Tú también estás muy guapo – reconocí, escapándoseme una sonrisa bobalicona.
- Sí, ¡si supieras qué calor tengo! – resopló, poniendo los brazos en jarra.
- Pues súbete un poco las mangas. A ver, cógeme esto – le di el bolsito y el ramo, y le así una de las muñecas.

Le fui doblando la manga para subírsela y repetí la acción con el otro brazo.

- Qué bolso más pequeño, ¿te entra algo aquí? – se rió, levantándolo para mirarlo.
- El móvil y las llaves de casa.

Escuché las risillas de las chicas al vernos y me separé de él.

- Bueno, chicos – irrumpió Charlie -. Tenéis que iros a la mesa, los novios ya se van a sentar para cenar.
- ¿Ya? ¿No se sacan fotos, ni nada?
- Cariño, han sacado fotos durante toda la ceremonia, ¿no lo has visto? – me informó mi abuelo.

La verdad es que ni me había dado cuenta. Gemí para mis adentros cuando caí en la cuenta de que saldría mirando a Jacob con cara de atontada en todas las fotografías.

- Vamos… vamos a cenar – dije para cambiar de tema.

Agarré a Charlie del brazo y los tres nos dirigimos a la pequeña carpa instalada en la arena.

Jacob y yo nos sentamos en la mesa junto al reciente matrimonio. Yo junto a Paul y él junto a Rachel.

La cena fue una sucesión de platos compuestos de salmón, mariscos y otro tipo de pescados, hechos por algunas mujeres de la tribu, entre las que destacaba Sue, que era muy buena cocinera. Charlie le guiñaba el ojo, orgulloso, a su novia cuando ésta pasaba por su lado con algún plato.

Billy no hacía más que reírse de las anécdotas que Jake y Paul contaban de sus peleas y luchas con vampiros. Yo no le veía tanta gracia, y Rachel tampoco.

Después de que Billy diera unos golpecitos en su vaso y pronunciara un pequeño y emotivo discurso en el que no faltaron los típicos besos y abrazos paternos a su hija, los novios procedieron a cortar la enorme tarta de cinco pisos y se pasó a la entrega de regalos. Cada uno dio lo que pudo. Unos entregaron sobres con dinero, otros regalaron objetos artesanales y otras cosas.
Jacob y yo no nos complicamos, le dimos nuestro sobre con una suma de dinero que pusimos entre los dos por partes iguales. Jake había insistido en que lo ponía todo él, pero me negué en rotundo. Le llegué a decir que si no era así, no iba a la boda. Así que no le quedó otro remedio que aceptar.

El momento del baile llegó pronto y la multitud salió a la verbena. La pequeña orquesta empezó a tocar y Paul y Rachel abrieron el primer baile alrededor de la hoguera. Luego, se unió más gente.

Había barra libre, así que Jacob y yo nos acercamos para tomar algo. Estaba abarrotada, lo cual era genial para mantener mis distancias con él. Los chicos que estaban allí se juntaron a nosotros y me rodearon. Jake frunció el ceño y resopló.

- ¡Nessie, estás guapísima! – exclamó Seth con su sonrisa animosa de siempre -. Si fueras morena, ya serías perfecta.
- Gracias, vosotros también. Estáis todos muy guapos – admití.
- Oye, ¿qué quieres, que te lo pido? – se ofreció Isaac.
- Un refresco de limón.
- ¡Uno de limón! – gritó la voz de Shubael, que estaba delante de Isaac.
- ¡Eh, que se lo iba a pedir yo! – protestó éste, intentando apartarlo.
- ¡A ti qué más te da, si es barra libre! – le replicó su hermano de manada, forcejeando para que no se le pusiera delante -. ¡Seguro que si lo tuvieras que pagar…!

Jacob consiguió ponerse a mi lado.

- Nessie, ¿quieres…
- …bailar? – le cortó Thomas.

Éste agarró el vaso de cartón que me iba a pasar Shubael, se lo dio a Jacob y me dirigió hacia la playa, empujándome suavemente con la mano en la espalda.

- ¡Eh! – protestaron Jacob y Shubael a la vez.

Jake miró a Thomas con cara de malas pulgas y le devolvió el vaso a Shubael para iniciar la marcha hacia nosotros, que ya estábamos bailando.

Rachel le interceptó.

- Jacob, tienes que bailar esta conmigo.
- Ah. Sí, claro.

La canción terminó y Jake se encaminó hacia mí. Nada más sonar la siguiente, vi que se me acercaba Cheran con los brazos extendidos y corrí hacia él para bailar. Jacob se paró en seco y resopló. Poco le duró el descanso. Rebecca lo agarró y le obligó a danzar por la pista de arena con ella.

No me costó mucho mantenerme ocupada bailando, los hermanos de Jake hacían cola para bailar con la madrina, aunque las chicas también se peleaban por bailar con el padrino. Mientras bailaba con Jared, hubo un momento en que le perdí de vista. La canción terminó y éste se marchó para bailar con Kim.

Le busqué con la mirada en la zona de la barra, pero tampoco estaba. Me dio un escalofrío, la noche era bastante fría. Bajé las mangas de mi chaqueta y me froté los brazos. Cuando estaba apunto de comenzar otra canción, algo me sujetó por detrás, tapándome la boca, y me arrastró a toda velocidad hacia los árboles que limitaban con la playa.

Mientras intentaba proferir unos chillidos, el brazo que me aferraba me dio la vuelta para descubrirme la verdad.

- Soy yo, Nessie – cuchicheó Jacob, retirándome su mano de la boca.
- ¡Jake, me has asustado! – grité en voz baja.

Quil, Embry y Seth se asomaron para ver qué pasaba. Jacob les saludó con la mano y los tres asintieron sonrientes para volver al baile.

- ¿Qué pasa? – quise saber.
- Nada, sólo quería bailar contigo.

Aquí solos, demasiado peligroso.

- ¿Y para eso me traes aquí? – suspiré y negué con la cabeza -. Podemos bailar ahí fuera, pero ahora no puedo. Le he prometido un baile a Charlie.

Me disponía a dar la vuelta, pero Jacob me agarró de la muñeca para impedírmelo.

- ¿Por qué huyes de mí, Nessie? – protestó, enfadado, obligándome a quedarme frente a él.
- No huyo de ti – afirmé con seguridad, deshaciéndome de su amarre -. Es que hay mucha gente con la que tengo que bailar, soy la madrina de boda.
- No estoy hablando de eso y lo sabes – señaló, frunciendo el ceño -. Llevas huyendo de mí desde que empezaste a salir con esa garrapata.

Ahora sí que se ponía peligroso. Tenía que salir de allí ya.

- No es verdad. Me parece que lo que te pasa es que estás celoso – le critiqué, girándome.
- Por supuesto que lo estoy – reconoció, impaciente. Se aproximó un paso y me sujetó por los hombros para ponerme otra vez delante de él -. Cada vez que te veo con ese tipejo me muero de celos – reconoció, matizando la palabra con un rechinamiento de dientes -. No lo soporto.

Se acercó otro poco más a mí y yo retrocedí, quitando sus manos de mis hombros.

Miró a un lado, algo agitado, llevándose la mano a la nuca. De repente, volvió el rostro hacia mí y se quedó mirándome fijamente.

- ¿Te gusta ese tipo? – me preguntó, decidido.

Su actitud y su pregunta me pillaron por sorpresa.

- No quiero hablar de esto – le dije, iniciando mi huida.
- Ah, no. Claro que sí – exigió, enfadado, abalanzándose hacia mí para cortarme el paso -. Vamos hablar de esto de una vez por todas.

Me aferró por los brazos y tuve que poner mis manos en su torso para mantenerle lejos.

- ¿Te gusta? – repitió.
- Es un chico muy agradable – contesté con voz segura, zafándome de sus manos.

Por lo menos, antes lo era.

- Venga ya, Nessie – empezó a acercarse a mí despacio, con paso firme -. ¿Agradable? Ni siquiera te atrae - llevé mis pasos hacia atrás, pero él no se detenía -. En cambio, yo sí te gusto, ¿verdad?
- Ya te dije que no – le respondí, retrocediendo.
- Mientes. Tienes miedo de algo, por eso no quieres estar a solas conmigo – adivinó -. No me dejas abrazarte, ni tocarte, ni mirarte a los ojos.
- Los amigos no hacen esas cosas – alegué.
- Oigo cómo lloras por mí todas las noches – atestiguó -. Susurras mi nombre todo el tiempo, y cuando entro en tu cuarto, siempre te veo agarrada a la almohada, llorando en sueños. ¿Eso lo hacen las amigas?
- ¿Tú… tú me oyes llorar? ¿Entras… en mi habitación? – interrogué, sorprendida y ruborizada.
- Todas las noches, cuando me llamas en sueños – mi cara se iba quedando a cuadros a medida que hablaba -. Entro, me siento a tu lado y te seco las lágrimas. Luego, parece que te calmas y dejas de llorar, así que me vuelvo al pasillo para que tu padre no me mate. No sabes lo impotente que me siento.

Mis pies se movían torpemente, de lo pasmada que estaba. Había entrado todas las noches para consolarme, sabía que lloraba por él. Seguramente el roce de sus dedos y su olor era lo que me calmaba.

- Dime la verdad, Nessie – se paró para mirarme a los ojos. Aparté la mirada y me fijé en la espesura del bosque -. ¿En serio quieres que seamos solamente amigos?
- Sí – afirmé lo más segura que fui capaz.

Frunció el ceño más profundamente y caminó hacia mí con voluntad y apresuramiento, tuve que dar marcha atrás con rapidez.

Mis piernas se detuvieron cuando se toparon con un árbol, y me quedé atrapada entre éste y Jacob, que ya me había encarcelado con sus brazos al apoyar sus manos contra el ancho tronco.

Llevó sus dedos a mi mejilla para acariciarla y los bajó lentamente para rozarme el cuello.

- ¿Acaso no sientes nada cuando hago esto? – me preguntó en voz baja.

Todo el vello se me puso de punta con esa caricia.

- Jake, por favor… - imploré con un hilo de voz para que se alejara.
- Llevas cuatro meses rehuyéndome, ya me he cansado – murmuró con ansiedad, pegando su frente a la mía.

Una fisura apareció en mi coraza y mi corazón sufrió un espasmo para latir alocadamente. Lo hacía a trompicones, como si se hubiera olvidado de cómo tenía que palpitar y estuviera aprendiendo a hacerlo de nuevo. La pulsera cobró vida y empezó a hacerme cosquillas en la muñeca, se notaba que había esperado este momento con ansia. Aún así, conseguí ladear un poco la cara.

- Siempre evitas mi mirada, pero hoy no te dejaré – me obligó a girar el rostro, con la mano, y clavó sus pupilas en las mías con determinación -. Mírame a los ojos y dime que no me quieres.

Las mariposas que había enterrado todos estos meses resucitaron de repente al volver a ver mis adorados y profundos ojos negros tan decididos y tan cerca. Salieron de lo más profundo de mis entrañas y explotaron, haciendo que cada una de ellas se multiplicara por mil. Toda mi coraza de hierro se resquebrajó en pedacitos como un simple cristal.

Ahora no tenía protección, mi blando corazón estaba al descubierto, se veía débil y vulnerable. Amarré mis manos al tronco para obligarlas a no rendirse mientras Jacob seguía con las suyas apoyadas para no dejarme escapar.

- Dime que no me quieres y no te molestaré más – murmuró al ver que yo no contestaba -. Lo aceptaré y seremos solamente amigos para siempre.

Intenté decírselo, pero no fui capaz. Me quedé muda, hipnotizada por sus resueltos ojos y por esa energía que ya empezaba a rodearnos y que tanto había echado de menos. La pulsera vibraba como loca, incitándome a ceder. Sus pupilas me llamaban, me reclamaban como nunca antes.

- Es mejor que no estemos juntos – me forcé a decir con un murmullo.
- ¿Por qué piensas eso? – inquirió, confuso -. ¿Es que crees que no te haría feliz?
- No, no eres tú. Soy yo – confesé -. No soy buena para ti. Soy destructiva, al final te haré daño.
- ¿Qué estás diciendo? Eres lo mejor que me ha pasado en la vida. Lo único que me hace daño es no estar contigo – garantizó con ojos seguros. Acto seguido, susurró -. Cada minuto que estoy sin ti, me muero un poco.
- Lo nuestro no puede ser… - contesté, convenciéndome a mí misma.
- Sí. Sí puede - acarició mi sien con su frente y empecé a hiperventilar sin poder evitarlo -. Somos almas gemelas. Estamos hechos el uno para el otro, hasta eres un metamorfo como yo, ¿no lo ves? Hemos nacido para estar juntos.
- Si no sale bien, te haré mucho daño – le dije, intentando parecer convincente -. Yo no soy como tú, puede que cuando pase el tiempo, todo se acabe. Y entonces tú sufrirás, no puedo permitirlo.
- Si no sale bien, al menos lo habremos intentado – me susurró, volviendo a mis pupilas con determinación -, y a mí siempre me quedará eso. No estaré toda la vida preguntándome qué habría pasado y qué podía haber hecho. Además, esto es algo que tenemos que decidir los dos, ¿no te parece? No es justo que tomes esa decisión por mí. Tengo derecho a intentarlo - acercó su rostro a mi mejilla -. Y yo quiero intentarlo. Quiero que seas mi chica.

Las mariposas volvieron a volar histéricas por mi estómago.

- No hagas esto… - le supliqué a modo de advertencia -. O acabaré haciéndote vivir un infierno.
- Me da igual. Si ese es el precio que tengo que pagar, aunque sea para estar contigo un solo día, lo pagaré con mucho gusto – el calor de su aliento hizo que todo el vello se me pusiera de punta otra vez y mis ojos se cerraron en respuesta -. Pero eso no va a pasar. No tengas miedo, todo saldrá bien. Sé que tú también me quieres.
- No, no te quiero… - mentí con la poca voz que mi garganta me dejó proferir.
- Sí, sí me quieres – me contradijo con confianza a la vez que besaba mi mejilla con sus calientes labios.
- No… - intenté negar, aunque ya me deshacía.

Empezó a bajar para recorrer mi mandíbula y pasó a besarme el cuello. Toda mi alma se estremeció y aferré mis manos al tronco con tanto ímpetu, que hice saltar unos trozos de corteza sin querer.

- Entonces, dime que pare y te dejaré ir – susurró sin dejar de besármelo.

Mi cabeza se alzó sola cuando su boca siguió y se deslizó por mi garganta. El aire ya se me salía de los pulmones con audibles suspiros.

- Te deseo, Nessie… - susurró con anhelo, metiendo su mano entre mi pelo para amarrarlo.

Reptó por todo mi cuello con pasión. La agitada respiración de ambos pasó a ser jadeante y mis uñas se clavaron en el árbol.

Sabía que tenía que frenarle, pero no podía. No quería que parase. Yo también le deseaba con toda mi alma. El deseo que sentía por él seguía siendo inmenso e incontenible y había renacido fuerte; en realidad, nunca se había ido. Había intentado taparlo con mi coraza, retenerlo, pero todo había sido inútil. Yo siempre sería una adicta a mi droga, a mi Jacob, y esta recaída era más intensa y dulce que nunca como para poder resistirme. Ahora que lo había vuelto a saborear, era muy tarde para echarse atrás y dejarlo otra vez. Por fin estaba con él, con sus labios, sus manos, sus ojos, su ardor. Quería sentirlo por todo mi cuerpo, lo necesitaba como el oxígeno, lo había ansiado toda mi vida. En ese mismo momento, me di cuenta de que yo sería suya hasta el fin de mis días y la mota que me quedaba de voluntad se derritió como un trozo de hielo en llamas. Ahora lo quería todo para mí. Podía hacer conmigo lo que quisiera, yo me entregaría a él sin dudarlo ni un segundo. La pulsera dejó de vibrar ante mi rendición.

El frío que había tenido antes pasó a ser fuego, ahora todo mi cuerpo ardía junto con el suyo. Quería que sus labios, su aliento y su lengua siguieran y quemaran mi cuello del todo. Me despegué del tronco, obligándole a retroceder un paso, y me quité la chaqueta, dejándola caer al suelo. Mis manos también se aferraron con avidez en su pelo y en su espalda para acercarle más a mí y él colocó las suyas en mi cintura más baja, apretándome contra su cuerpo. Me estremecí y exhalé audiblemente al notarle tan adosado.

Dejó mi garganta y subió su rostro para volver a pegarlo al mío. Nos clavamos la mirada el uno al otro, ambos estábamos hambrientos y respirábamos agitadamente. Intentó abalanzar su boca a la mía, pero retiré mi cara un poco hacia atrás y no le dejé. Todavía no. Antes quería hacer una cosa que llevaba ansiando demasiado tiempo.

Arrastré mis manos hacia su camisa, se la desabroché con agilidad y la abrí para dejar su impresionante torso a la vista. Su respiración se aceleró aún más cuando deslicé mis palmas despacio, empezando por abajo y subiendo con calma hasta su pecho, parándome a tocar cada músculo, sintiendo su ardiente y tersa piel. Alcé mis insaciables pupilas para que se volvieran a enganchar con sus ojos y arrimé mi frente a la suya, acariciándosela con efusividad.

Lancé mis sedientos labios a los suyos, pero ahora fue él el que los apartó antes de que llegara a tocarlos. Era su turno.

Bajó la corta cremallera de mi escote y comenzó a tocarme el pecho con su ferviente mano. El tejido del sujetador era tan fino y su encaje tan transparente, que sentí sus caricias como si no lo llevara puesto. Mis bronquios se excitaron y mi cuerpo se arqueó, quedando mi cabeza hacia atrás, mientras él me sujetaba con la otra mano. Su palma se arrastró segura por mi pecho y mi garganta, y llevó sus dedos hasta mis labios para rozarlos con las yemas. Las besé y las lamí con furor, igual que si fueran su boca.

La mano que tenía en mi espalda me empujó hacia él con suavidad, aunque con firmeza, y nuestros rostros se unieron de nuevo.

Aflojó un poco su presa, colocando sus manos en mi cintura, y me mordió el lóbulo de la oreja, a la vez que mis manos se perdían por su pecho y su cuello. Volví a palpitar cuando noté su tórrida lengua. Su boca se movió hasta mi mejilla y me besó más despacio, para seguir por mi mandíbula y mi barbilla con besos cortos y dulces. Escaló sin prisa, hasta que por fin deslizó su labio inferior por los míos. Lo hizo una sola vez, lentamente, de abajo a arriba, elevando mi labio superior a su paso, deleitándose en ese primer contacto. Todo mi ser se estremeció, jadeé al sentir su abrasador aliento y el tacto de su labio, era extremadamente suave y muy ardiente. Las revolucionadas mariposas hicieron explotar mi estómago y mi corazón, ahora estaban en el cielo. Sí, yo sería suya para siempre, ya no tenía ninguna duda. Mis manos se repartieron entre su nuca y su espalda y me pegué más a él.

En cuanto terminó, me moría por sentir su boca otra vez. Acerqué mi labio para que hiciera lo mismo que había hecho el suyo. Lo deslicé por sus suaves labios, rozándolos muy despacio, de abajo a arriba. Algo centelleó en mi mente, como el flash de una cámara fotográfica que mostraba una serie de imágenes que pasaban a una velocidad vertiginosa y que no conseguía ver bien. Nuestros ávidos alientos estaban mezclados y se tocaban, ya se besaban con pasión. Mi corazón latía a mil por hora, anheloso, y la energía que nos atraía hacia el otro cada vez era más fuerte, más intensa. Entreabrimos más nuestras bocas y nuestros labios empezaron a rozarse, moviéndose juntos.

Las imágenes desaparecieron súbitamente; un conocido y fuerte carraspeo, tan inesperado como inoportuno, nos hizo pegar un bote a los dos del sobresalto y nos tuvimos que separar de inmediato. Me subí la cremallera de mi escote al instante y recogí mi chaqueta del suelo, completamente ruborizada.

Charlie nos miraba visiblemente enfadado y murmuraba algo ininteligible.

- ¿Puedo bailar con mi nieta? – preguntó al fin.
- Claro – contestó Jacob, sonriendo tan tranquilo.

Mi abuelo se acercó y observó su camisa abierta con expresión malhumorada. Resopló y me tomó de la mano, echándole una mirada asesina.

Mientras caminábamos, me solté de Charlie para ponerme la chaqueta y miré hacia atrás. Jake estaba apoyado de lado en el árbol, con las manos en los bolsillos de su pantalón de lino color crudo, su camisa aún estaba abierta y me sonreía con esa sonrisa torcida suya que me volvía loca. Mis mariposas revolotearon con ahínco, estaban impacientes por rematar ese beso, me incitaban para que diera la vuelta y me lanzara a sus brazos. En cambio, le sonreí tímidamente y volví la vista al frente.

- Nessie – me llamó.

Mi rostro se giró de nuevo antes de que terminara de pronunciar mi nombre y me paré en seco. Charlie volvió a resoplar.

- Dime.
- ¿Bailarás conmigo la próxima canción?
- Bailaré contigo todas las que quieras – le contesté.

Nos sonreímos, mirándonos atontados durante unos segundos. Mi abuelo tuvo que cogerme de la mano otra vez para reanudar la marcha. No dejé de mirarle hasta que salimos a la playa y le perdí de vista.

Charlie y yo nos adentramos un poco en la pista de arena y nos pusimos a bailar.

Jacob salió de la arboleda, con la camisa ya abrochada, y se apoyó en otro árbol para mirarme. En cuanto terminara mi baile con Charlie, iría corriendo a sus brazos para terminar ese beso.

Mi cara se llenó de chasco cuando vi que las otras chicas lo rodeaban y se lo llevaban a la fuerza a la arena para bailar con él. Todas querían bailar con el padrino de boda. Aquí era costumbre bailar con los padrinos para tener suerte en el amor o algo así. Sin embargo, solté una risilla. Era gracioso ver cómo un chico tan alto y fuerte era dominado y reducido por unas cuantas muchachas sin poder hacer nada.

Lo malo es que tenía toda la pinta de que ya no habría remate de beso. Entre su fila de chicas y la mía de chicos para bailar, y la más que posible vigilancia a partir de ahora de Charlie, iba a ser misión imposible. Para encima, Jacob no dormía en mi casa esta noche. Tenía que ayudar a desmontar todo y tenía patrulla por la mañana, así que ya se quedaba en su casa a dormir; de paso, le hacía compañía a Billy, que últimamente siempre dormía solo. Suspiré para mis adentros y me centré en el baile con mi abuelo.

Charlie se fijó en que no le quitaba ojo a Jacob y volvió a murmurar.

- ¿Puedo preguntarte algo? – soltó finalmente.
- Claro – contesté, aunque no estaba tan segura, a juzgar por su expresión crítica.
- ¿Tu madre…? ¿Tu madre…? – de repente, la cara de Charlie confirió un tono enrojecido que iba pasando al rojo chillón por momentos -. ¿Tu madre te ha hablado de sexo?
- ¡Charlie, tú no, por favor! – exclamé, completamente avergonzada.
- Está bien, está bien – refunfuñó -. Es sólo que antes… tú y Jacob…, bueno, ¿no iríais a…?
- Mamá ya me ha hablado de todo eso – le atajé la frase y, de paso, me ahorré la terrible vergüenza de escucharla al completo.
- Pero, ¿ya habéis…? Quiero decir, ¿alguna vez…?
- ¡Abuelo! – protesté, roja como el fuego de la hoguera, que seguía encendida.
- Lo único que quiero es que tengáis cuidado, eso es todo – respondió con un tono pretendidamente tolerante. Luego, empezó a hablar con rapidez, atropellando las palabras -. Sé que Jacob es un chico muy atractivo y también sé que está imprimado de ti, o como se diga, Sue ya me ha explicado todo eso de la… imprimación. Pero aunque ahora eres toda una mujer hecha y derecha, no dejo de pensar que hace unos pocos meses eras una niña, y me cuesta, Nessie, me cuesta – murmuró algo que no entendí y resopló -. Bueno, prefiero no pensar en tu crecimiento, no quiero saber nada de eso.
- No hemos hecho nada – confesé a regañadientes para que se quedara más tranquilo.

Suspiró, aliviado, y asintió. Entonces, me pilló mirando a Jake otra vez y, por alguna razón, sonrió.

- Jacob te gusta mucho, ¿no? – me preguntó de repente, ya relajado.

Mi cara sufrió otro baño de sangre.

- Sí – reconocí tímidamente, mirando a nuestros pies.

Mi abuelo se rió entre dientes.

- ¿Y estáis juntos?

Me quedé un poco pensativa. ¿Lo estábamos? Bueno, después de ese corto beso, era una tontería negar la evidencia de mi rendición.

- Sí – asentí con una sonrisa tonta mientras seguía mirando al suelo.
- Bueno, supongo que esto ya se veía venir, siempre habéis sido inseparables. Me alegro – declaró, sonriente -. Jacob es el hijo de mi mejor amigo, para mí es como un sobrino, casi un hijo. Es un gran chico – de pronto, su rostro cambió -. Aunque un poco avispado, por lo que veo. Tu padre tenía razón cuando me dijo que lo tuviera vigilado.

El aire se me salió audiblemente de los pulmones.

- ¿Papá te dijo que lo vigilaras? – quise saber, indignada.
- Y creo que hizo bien – afirmó, más serio.

En ese momento, la que resopló fui yo.

La música dejó de sonar y Charlie me soltó.

- Tenemos que irnos – me anunció.
- ¿Ya?

Miré a Jake, que correspondió mi mirada y me hizo un gesto con la mano para que me acercara. Pero en cuanto di un paso, otra vez fue rodeado por la masa de chicas desesperadas por tener suerte en el amor.

Y yo también me quedé desesperada, porque me parecía que no iba a tener la suerte de poder terminar ese beso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cristina Almeida
Nuev@


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 08/03/2011
Edad : 34
Localización : En La Push, con mi lobo rojizo, el ser más maravilloso del universo!

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Sáb Mar 12, 2011 5:12 pm

Hola, Tamara! Muchas gracías por corregírme. Estoy contenta por hablar contigo todos los días, eres muy atenciosa. Hice clases de español año pasado y trabajo en un Hotel. Cuándo tenemos acá argentinos y españoles, intento hablar con ellos y creo tener éxito! jajajaja. Quiero decirte que estoy facinada y obsesionada por el libro. En realidad, lo capitulo los genes fue bieeeeennn complicado para mi que estoy conocendo la lengua, pero la lectura es tan buena, que leí muchas y muchas veces... Por la tarde voy leer los dos capis que ponestes y creo que despues de leerlos, le pediré mas.... jajajajaja, besos. I love you
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dani25
Nuev@


Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 10/03/2011
Edad : 26
Localización : Caracas, Venezuela

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Dom Mar 13, 2011 2:58 am

Wow me ah encantado tu libro eres una excelente escritora. eh de admitir que me hiciste llorar con el capitulo de Promesas me ah llegado a lo mas profundo del corazon los sentimientos de Nessie Sad Estoy lista para la continuacion. te lo vuelvo a repetir excelente trabajo eres una escritora genial.

Besoos Danii cheers
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cristina Almeida
Nuev@


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 08/03/2011
Edad : 34
Localización : En La Push, con mi lobo rojizo, el ser más maravilloso del universo!

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Dom Mar 13, 2011 6:39 pm

Cristal me dejó sin aire, ¡me gustó muchisimo! ¿Pones dos más? Estoy obsesionada le dije jajaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JACOB&NESSIE
Team Mariana


Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 14/01/2011
Edad : 37
Localización : Asturias, España, en el bosque con Jake =)ººº

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Dom Mar 13, 2011 7:47 pm

¡HOLA CRISTINA!

¡Guau! ¡Qué foto te has puesto de avatar! ¡Cómo está el niño! jajajaja

Me alegro de que te haya gustado alien

Aquí van dos más Wink Espero que te gusten I love you

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CELOS

Me dio exactamente igual cuando, desde mi cama, vi el cielo cubierto a través de la cristalera. Hoy no me hacía falta el sol para ser feliz, ya tenía el mío personal, con el que había quedado esta misma tarde.

Al final, casi no me pude despedir de Jake, de tantos bailes que tenía que bailar con las chicas. Hablamos lo justo para decirnos que nos veíamos esta tarde y poco más. Charlie me trajo a casa.

Esta noche fue la primera en cuatro meses en la que dormí mejor, aunque tardé en hacerlo. Estaba tan emocionada por lo que había pasado, que no paré de darle vueltas a la cabeza, las mariposas me invadían de vez en cuando y el sueño se iba. Estaba un poco muerta de miedo, la verdad, puesto que seguía sin saber si yo podía ser buena para él, pero aún así, me di cuenta de una cosa en la que no había reparado hasta ahora. ¿Qué pasaba con las parejas de La Push? Mientras bailaba con los chicos y miraba a Jake para ver si tenía oportunidad de acercarme, me fijé en las novias de los imprimados. Ellas estaban tan felices, estaban con ellos sin importarles el qué pasará, sabían que estarían juntos toda la vida. ¿Por qué no iba a hacer yo lo mismo? Estaba harta de nadar contra esa potente corriente que me llevaba hacia Jacob, harta de intentar escalar esa enorme cascada. ¿Qué tenía de malo si me dejaba llevar hasta él? ¿Por qué iba a ser peor que Rachel, Kim, Emily, Ruth, Martha, Sarah, Eve o Jemima? Y ahora ya había probado el roce de sus labios, el tacto de sus manos en mi piel… Sólo de pensarlo, todo mi cuerpo se estremecía de nuevo. Era demasiado tarde para echarse atrás y renunciar a él. Me negaba en rotundo. Jake tenía razón, teníamos que intentarlo. Él quería hacerlo y yo no podía quitarle ese derecho. Además, también quería darme una oportunidad a mí misma. Lo necesitaba. Estos meses habían sido una época de oscuridad y ahora por fin volvía a ver el sol. Jacob y yo estaríamos juntos para siempre. Hoy remataría ese beso y sería su chica de todas, todas.

Una sonrisa tonta curvó mis labios. Di la vuelta para ponerme boca arriba, me estiré y me levanté de un brinco.

Dancé hacia el vestidor.

- A ver…, qué me pongo hoy… - murmuré con voz alegre.

Cogí mi blusa favorita, esa azul claro que le encantaba a Jacob, unos vaqueros ajustados y una chaqueta azul marino. Abrí el cajón de la ropa interior para tomar uno de mis conjuntos y salí del cuartito, canturreando, para dirigirme al baño.

Después de darme una relajante y cantarina ducha, me vestí y me desenredé el pelo.

- ¡Rosalie! – voceé, asomando la cabeza por la puerta del baño -. ¡Rose!

Quería que me peinara y me dejara el pelo perfecto para esta tarde.

- ¡Rose! – volví a gritar.

Resoplé al ver que no venía y me encaminé hacia las escaleras para bajar al salón.

El único que estaba allí era Nahuel, que estaba sentado en el sofá, leyendo el periódico.

- Buenos días – me saludó, un tanto serio.
- Buenos días. ¿Has visto a Rosalie por algún sitio? – le pregunté desde el primer peldaño de la escalera.
- Tu familia no está. Hoy también se han ido de excursión.
- ¿De excursión? ¿Otra vez? – interrogué, extrañada.

Qué raro. ¿Dos días seguidos de excursión? ¿Y por qué no me habían dicho nada, ni se habían llevado a Nahuel?

Suspiré audiblemente, enfadada. Ya lo entendía. Esto debía de ser alguna treta para que me quedara a solas con él. Ya era el colmo.

Pues yo no tenía ninguna intención de darle baza, y menos después de lo que me había dicho ayer y de su comportamiento obcecado.

Me di la vuelta y subí hasta mi dormitorio para hacer la cama. Después, me metí en el baño y empecé a secarme el pelo con el secador.

Opté por secármelo agachando la cabeza, era más rápido. Tenía demasiado pelo y no tenía la habilidad de Rose, si no lo hacía así, tardaría la mañana entera y no tenía tanta paciencia.

Me doblé hacia delante y comencé a pasar el aire caliente del secador por todo el cabello, dejando que se secara y tomara forma libremente. A medida que lo secaba, iban apareciendo mis suaves rizos. Cuando me cansé y me parecía que estaba suficientemente seco, me incorporé con un solo movimiento, llevando toda mi melena hacia atrás. La pulsera vibró fuerte casi a la vez.

Pegué un bote del susto al ver a Nahuel apoyado en la puerta del baño, mirándome. Tenía una mirada extraña.

- ¿Qué haces ahí? Me has asustado.
- Has quedado con él, ¿no? – me preguntó de repente.

Parecía irritado. La pulsera seguía vibrando.

- Eso no es de tu incumbencia – le respondí, molesta por su actitud.
- Por supuesto que lo es – me contradijo, indignado -. No me gusta que mi futura esposa…
- Espera, espera – le corté, enojada -. Creí que ayer había quedado claro que no me voy a ir contigo, y mucho menos casarme.
- Eso todavía está por ver – afirmó, para mi incrédulo asombro.

¿Qué le pasaba? ¿Estaba sordo o qué?

- No hay nada que ver – le repliqué, cabreada y con seguridad. Ya me estaba molestando de verdad su terquedad -. No me voy a marchar contigo. No me voy a casar contigo, ¿te ha quedado claro? – le reiteré, matizando las negaciones.

Cogí el peine y empecé a pasármelo por el pelo, airada. Mi aro de cuero rojizo seguía vibrando, cosa que no me gustaba nada. Eso significaba que Nahuel iba a seguir insistiendo.

- No me gusta que salgas con otro, y menos con él – soltó por esa boquita.

Expiré con incredulidad por lo que mis oídos estaban escuchando. ¿Quién se creía que era, mi novio? ¿Cuándo le había dicho yo eso? Era increíble.

- ¿Otro? – me giré, enfadada, y le miré fijamente a los ojos con contundencia -. El único otro que hay aquí eres tú. Y yo puedo salir con quien quiera. Es más, creo que tú y yo no vamos a quedar más, visto lo visto.

De pronto, su semblante cambió.

- Perdona, no quería parecer impertinente – dijo, ahora con voz arrepentida.

Fruncí el ceño, confusa por su repentino cambio de humor.

- Pues lo has sido, y mucho – le reproché.
- Perdóname – repitió.

Le observé durante un instante, parecía arrepentido de verdad. Incluso la pulsera dejó de vibrar.

- Está bien – suspiré finalmente.

Me miré en el espejo para seguir peinándome.

- ¿Puedo hacerte una pregunta? – inquirió con voz tranquila.
- Depende – señalé.
- ¿Te gusta desde siempre?

Me giré para observarle otra vez. Mi aro no me avisaba de nada y su rostro parecía pacífico y sosegado.

- Solamente te voy a contar una cosa – me apoyé en la pared y comencé a hablar con calma -. Era muy pequeñita, todavía no hablaba, pero lo recuerdo muy bien. Jake me había llevado al bosque para enseñarme las flores y las ardillas, me encantaba verlas correteando por los árboles. Estaba sentada en su regazo, en nuestro tronco, observando una. No sé por qué, me quedé mirándole fijamente y ya no le hice caso a la ardilla. Yo creo que ya me parecía guapo en aquel entonces. Jacob, le dije. Fue mi primera palabra, pero la pronuncié a la perfección, llevaba mucho tiempo queriendo decirla. Bajó el rostro y me miró sorprendido, no se lo creía. ¿Qué has dicho?, me preguntó. Jacob, le repetí. Se emocionó y me levantó con los brazos mientras nos reíamos los dos y yo pataleaba entusiasmada en el aire. Luego, me dijo que tenía que ser un secreto, nuestro pequeño secreto, que tenía que aprender a decir mamá, para que ella creyera que era mi primera palabra y no se disgustara. Así que se pasó toda la tarde repitiéndome mamá hasta que supe decirla bien – me reí al evocar la escena -. Sí, creo que me gusta desde siempre.
- ¿Pasó algo esta noche? – me preguntó, cambiando el ambiente por completo.

La pulsera empezó a vibrar fuerte de nuevo.

- ¿Cómo? – entrecerré los ojos, confusa por su giro de conducta.

¿Qué era esto? Parecía el Dr. Jekyll y Mr. Hide.

- Bueno, he notado un cambio de actitud en ti con respecto a él, en comparación con ayer. Esta mañana te has levantado muy contenta – me dijo con un aire crítico.
- Pues sí – le confesé, harta de sus giros de humor -. Y sí, estoy muy contenta por ello. Jacob y yo…
- Jacob no es bueno para ti – me interrumpió con brusquedad -. En cambio, yo sí.

No me gustaba nada su tono, además mi aro vibraba, nervioso.

- ¿Qué quieres decir? – le pregunté, enfadada por ese comentario.
- Él y tú sois de especies diferentes, por mucho que diga Carlisle – empecé a quedarme atónita conforme hablaba -. Tú eres un semivampiro y él…, bueno, él es un perro – dijo con cara de repulsión -. ¿Cómo vas a…? – hizo otra mueca de hastío -. Lo natural es que estés con otro semivampiro, hay que seguir el curso de la naturaleza. No puedes estar con un animal, es asqueroso...
- ¡Retira lo que has dicho! – espeté con rabia.
- ¿Cómo? ¿Es que no quieres escuchar la verdad? – soltó, mordaz.
- Jacob no es un perro – escupí, apretando los dientes -, pero si lo fuera, lo preferiría mucho antes que a ti.
- ¡Qué dices, insensata! – bufó, furioso, agarrándome por los brazos.
- ¡Suéltame! – gruñí con cólera retenida, clavándole mis ojos amenazadores en los suyos.

Ya notaba el calor recorriendo mi espalda y mis manos temblorosas. Me soltó al percatarse de mi inminente y más que posible cambio de estado.

- Soy un semivampiro metamorfo, como puedes ver – le indiqué, por si no le había quedado claro -. Y Jacob es un metamorfo, no somos diferentes en absoluto. Más bien todo lo contrario. Estamos hechos el uno para el otro.
- ¡No! – gritó, negándolo con la cabeza. Me volvió a agarrar de los brazos y me arrimó a él -. ¡Eres como yo! ¡Tienes que ser mía, llevo muchos años esperando a una semivampiro que no fuera mi hermana! ¡Ahora que te he encontrado, no pienso irme con las manos vacías!
- ¡No me toques! – le chillé, empujándole contra la pared -. ¡Nunca seré tuya! ¡Yo siempre seré de Jacob! ¡Solamente de Jacob!
- ¿Ah, sí? ¿Y crees que Jacob es sólo tuyo? – cuestionó con voz incisiva -. ¡Pobre infeliz!
- ¿Qué? – exclamé sin entender.
- ¿Por qué crees que Jacob se imprimó de ti, Renesmee? – siguió con la misma entonación -. ¿Por qué crees que estaba aquí el día en que naciste? ¿Quieres saber la verdad? Apuesto a que tu querido perro no te la ha contado.
- ¡¿Qué estás diciendo?! – quise saber, muy irritada.
- Tu perro estaba enamorado de tu madre – espetó con ferocidad.

Las palabras hicieron eco en mi cerebro, rebotaron en las paredes de mi cabeza y retumbaron para volver a repetirse con furia. Mi corazón se quedó petrificado y me quedé paralizada en el sitio sin poder reaccionar.

Nahuel se dio cuenta de mi expresión horrorizada y siguió su cruel discurso.

- En realidad, los dos estaban enamorados. Tu madre también estaba enamorada de él, pero lo estaba más de tu padre y al final escogió a este último. Cuando se casaron y Jacob se enteró de que tu madre estaba embarazada, se puso como loco. Vino para acabar con todos, incluida tú - mi semblante se iba tornando agónico conforme escuchaba su alocución y mi corazón se retorcía como si alguien intentara arrancármelo de cuajo -. Si no os mató, fue por proteger a tu madre de la otra manada, que querían acabar con ella por estar embarazada de ti. Cuando naciste y te vio, se imprimó de ti, pero sólo lo hizo porque te parecías mucho a Bella. Tus ojos son iguales a los de ella cuando era humana. Él sigue enamorado de ella, y tu madre también lo está de él. Sin embargo, tu madre nunca dejará a tu padre, éste siempre estará por encima de él. Por eso Jacob está contigo, le recuerdas a tu madre, es una forma de estar con ella.

Todo mi cuerpo, incluida mi mente, se quedó en estado de shock y mudo, completamente vacío. En cambio, mi pulsera parecía que gritaba.

- Mientes – murmuré, intentando convencerme a mí misma de que eso era una horrible mentira.
- Alice me lo dijo cuando vinieron a buscarnos hace seis años. Yo no entendía por qué se había imprimado de ti uno de los enormes lobos que iban a estar en el claro con nosotros y ella me lo contó todo. Pregúntale a ella, si quieres – explicó, tajante.
No hubiera dudado nunca, sin embargo, había cosas que sí me encajaban y eso no hacía otra cosa que abrumarme más. Empecé a pasear, inquieta, metiendo los dedos entre el pelo. Mis ojos bajaron al suelo, confusos y dolidos, buscando una respuesta, una salida que no encontraban.
- Todos los perros son fieles a su primer amo – apostilló con arrogancia -. Abre los ojos de una vez, Renesmee. Puede que tú le gustes, pero ellos siguen enamorados. Siempre que Bella quiera, él correrá a sus brazos.

Mi cabeza y mi corazón ya no aguantaban más.

- ¡Cállate! – le grité a la vez que me llevaba las manos a los oídos.

En ese momento, la puerta del salón se abrió y un jaleo de voces invadió la casa.

Salí del baño a toda velocidad, empujando con el codo a Nahuel para que me dejara pasar, y bajé hasta el salón.

Busqué a Alice con la mirada, pero no estaba. Solamente se encontraba Emmett, que estaba sentado en el sofá.

- ¿Dónde está Alice? – le pregunté con nerviosismo.

Nahuel apareció por las escaleras y se dirigió hasta el sillón contiguo para sentarse tan tranquilo a leer el periódico. Rechiné los dientes con rabia al ver otra vez al Dr. Jekyll. Menudo hipócrita.

- Se ha ido con Jasper… de compras – me contestó. Se quedó mirándome, extrañado -. ¿Te pasa algo?
- ¿Eh? No, no. ¿Y mis padres?
- Tu padre está con Carlisle en… - se paró a pensar durante una fracción de segundo -, siguen de excursión. Esme está en su habitación y tu madre se fue a la cabaña, tenía cosas que hacer.

Me mordí el labio. ¿Y si se lo preguntaba a Emmett? Él tenía que saber algo.

Abrí la boca y Rosalie apareció de la nada para agarrar a su novio del brazo, obligándole a levantarse del sofá.

- ¿Te apetece un oso? – le preguntó -. Con tanto ajetreo, estoy muerta de hambre.
- Sí, vamos – contestó él todo sonriente.

Antes de que me diera tiempo a pestañear, salieron volando de la casa.

Nahuel se levantó para hablarme otra vez, pero no le di oportunidad. Me di la vuelta con rapidez y subí las escaleras corriendo hacia mi dormitorio.

Cerré la puerta de un portazo y caminé nerviosamente por la habitación.

No puede ser verdad, no puede ser verdad, me repetía en mi mente una y otra vez.

Quería creer que eran trucos sucios de Nahuel, oscuras argucias para que me olvidara de Jacob. No obstante, mi cerebro seguía encajando cosas, sobretodo respecto a mi madre. Si era cierto que habían estado enamorados - tan sólo pensar en la palabra, ya me hacía daño -, ¿podía ser que siguieran estándolo? Me llevé la mano al pecho. No, Jacob no. Él me quería. Me había besado esa misma noche, y había sido tan mágico. Además, nunca le había visto mirando a mi madre de otra forma que no fuera como a una hermana. Sin embargo, ella…

Recordé la forma en que le había mirado aquella noche en el bosque y el calor empezó a subirme por la espalda. No había otra explicación. Ahora lo veía todo claro, todo cuadraba, como las piezas de un puzzle.

Se había arrimado demasiado a él, le había tocado y mirado con anhelo. Un anhelo oculto y de añoranza. No había sido un brote tonto de celos míos, no había entendido mal su frase. Yo le había advertido que era mío y ella respondió con un arrebato, se le había escapado. Te equivocas, me contestó. Sí, lo quería para ella. La que tenía celos era ella. Por supuesto que no iba a dejar a mi padre, estaba demasiado enamorada de él, pero todavía seguía estándolo de Jacob también. No había podido olvidarse de él del todo. Por eso no soportaba verle conmigo. Por eso aparecía continuamente, en los momentos más oportunos. No era por casualidad. Nos espiaba.

Me acordé además del episodio de la pulsera. Cómo me encajaba todo ahora. Apreté los puños con fuerza. Le había enseñado las imágenes de mi mente y eso la había vuelto loca. No era porque le preocupara mi abrupto paso de niña a mujer, era porque estaba celosa de mí. No soportaba que yo deseara a Jacob, que pudiera tocarle o besarle, que pudiera tenerle. Por eso mi pulsera había vibrado primero fuerte y explotado después. Me había estado avisando todo este tiempo y yo no había entendido bien su mensaje. No quería alejarnos porque no aceptara que ya no fuera una niña, quería separarnos porque no aguantaba que yo estuviera con él. No estaba celosa de Jacob, estaba celosa de mí. El Viejo Quil lo había dicho muy claro. La pulsera vibraba fuerte para avisar de que había algo o alguien que nos quería separar, y lo hacía impetuosamente, descargando su energía, cuando ya se convertía en un peligro inminente. La pulsera nunca se equivocaba.

Mi aro de cuero también había vibrado la noche en que le confesé que quería a Jacob. Me llevé la mano a la cabeza, exhalando enfadada. ¡Qué estúpida había sido! Apoyé las manos en el escritorio y arrugué unos folios al recordar la conversación que habíamos tenido. Por supuesto, mi madre tenía razón en todo lo que me había dicho, pero lo que no me gustaba nada era el trasfondo de sus palabras, el por qué me lo había dicho. Podía haberse alegrado y ya estaba. Podía haberme dado ánimos, decirme que se alegraba por mí, decirme que yo era buena para él, aunque me hubiera avisado de todo eso de la imprimación de Jacob y lo que suponía. O podía no haberse metido en nada y respetar el curso de las cosas, igual que hacía mi padre. Jacob es una de las personas más importantes para mí, me había dicho. Rechiné los dientes con rabia. Y tanto que lo era.

Agarré los folios y los lancé, furiosa, esparciéndolos por toda la habitación. ¿Cómo había sido tan tonta y no haberme dado cuenta antes?

Me senté en el suelo, rendida, y apoyé la espalda en el escritorio. Me eché a llorar sin control, hundiendo mi rostro en los brazos. ¿Por qué me hacía esto mi madre? Era mi madre, sabía que ella me quería. Tendría que haber otra explicación, pero no encontraba ninguna. Y el hecho de que fuera ella, mi propia madre, hacía que me doliera mucho más. Podía soportar que hubieran estado enamorados, podía entenderlo, después de todo, eso era el pasado y ahora las cosas eran bien distintas. Sin embargo, que ella siguiera enamorada de él ahora y, además, estándolo también de mi padre, al cual no iba a dejar ni muerta, no lo comprendía. ¿Qué quería de Jacob, si no se iba a separar de mi padre jamás? Y pobre papá. ¿Sabría él algo de esto? Con lo bueno que era, seguro que lo pasaría por alto con tal de que ella fuera feliz. ¿Se podía querer a dos personas a la vez? A mí me parecía imposible, yo solamente tenía ojos para Jacob.

Abrí el cajón del escritorio que tenía a mi lado y saqué el guardapelo dorado que mi madre me había regalado cuando era pequeña. Jacob y yo teníamos que huir y me lo había dado para que tuviera un recuerdo de ellos. Más que mi propia vida, rezaba en francés. Me quedé mirándolo un buen rato, observando la foto de su interior en la que salía junto a mis padres.

Entonces, me di cuenta de una cosa, al recordar algo. Algo que ella me repetía hasta la saciedad. Mi madre me quería, yo era lo primero para ella. Sí, mi madre nos espiaba y aparecía de repente, no podía evitarlo, tal vez sus celos eran demasiado fuertes, pero al final siempre había ese matiz de sincero arrepentimiento en sus ojos dorados. Lo último que haría sería hacerme daño, sin embargo, sabía que me lo podía hacer si me alejaba de Jacob, por eso se sentía fatal después de hacer esas apariciones o discutir conmigo. Esto era un shock para mí, pero tampoco debía de ser fácil ni plato de buen gusto sentirse celosa de tu propia hija sin poder evitarlo. También amaba a mi padre por encima de todas las cosas, más que a su propia vida, de hecho, la había sacrificado para estar con él toda la eternidad. Debía de estar pasándolo muy mal por esos sentimientos, debía de estar muy confusa. Aunque yo seguía sin comprender qué pretendía.

Me puse en pie, un poco más tranquila, y guardé el medallón en el cajón. Cogí la bola de agua que Carlisle y Esme me habían traído de París. Dentro, había una réplica de la Torre Eiffel en miniatura. La agité y las pequeñas bolitas blancas se revolvieron en el líquido, cayendo sobre la figurita como si fuera nieve.

Me acerqué a la cristalera para observar el frondoso bosque. ¿Qué iba a hacer a partir de ahora? ¿Debería hablar con mi madre? Eso sería lo mejor, Jacob y yo íbamos a estar juntos y ella tendría que aceptarlo. Ella tendría que olvidarse de Jacob para siempre. Y yo tendría que hacerlo con mucho tacto, tampoco quería hacerla daño, aunque aún me sentía dolida y un poco consternada. Esto era tan difícil y extraño…

Le di otra vuelta a la bola y la puse al trasluz para mirar el contraste de reflejos que pasaban a través del cristal de la esfera.

Mientras miraba cómo caían las bolitas, un movimiento captó mi atención en el bosque. Allí, no muy lejos, vi a mi madre. Paseaba nerviosamente de aquí para allá. Se paró al ver algo y caminó hacia atrás, quedando oculta entre unos árboles que no me dejaban observar bien debido a sus copas.

El coche de Jacob apareció y aparcó delante de la casa, mi corazón sufrió una descarga eléctrica. Salió del vehículo y se dirigía veloz en dirección al porche, pero, entonces, se detuvo y se giró a mirar a donde estaba mi madre. Ella le había llamado. Estaba esperando por él.

Jacob caminó hacia allí. No podía ver del todo, por culpa de esas dichosas hojas y ramas. De pronto, mi corazón sufrió la caída de un rayo y la bola se me resbaló al suelo cuando vi que él se quitaba la camiseta y se acercaba a ella. El estruendo de la esfera al estrellarse y romperse en pedazos me pareció ensordecedor. El agua de su interior y los cristales se desparramaron por la superficie del forjado y la figurita se quedó sobre la superficie, sola, vacía, sin nieve.

Me pegué a la ventana para ver mejor. Mi respiración era tan agitada, que mi aliento empañaba el cristal. ¿Qué estaba pasando? No conseguía ver bien.

Me desplacé con inquietud a la esquina de la cristalera para ver desde otro ángulo, sin embargo, no se podía ver nada. Sólo hojas, ramas y más vegetación. En ese momento, una pequeña brisa movió las copas de los árboles y conseguí ver algo. Era parte de la espalda desnuda de Jacob y, sobre su hombro, la mano de mi madre. El viento colocó de nuevo las hojas y la vista se tapó otra vez.

Me caí sentada en el suelo, junto a la ventana, llevándome la mano al estómago de los brutales pinchazos que me daban.

Esto no podía estar pasando, no podía ser verdad. Jacob no… El destino no podía ser tan cruel conmigo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JACOB&NESSIE
Team Mariana


Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 14/01/2011
Edad : 37
Localización : Asturias, España, en el bosque con Jake =)ººº

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Dom Mar 13, 2011 8:05 pm

Ahí va otro Wink

Este te va a gustar, lo presiento... I love you

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

FRÍO

Mi rostro se volvió a girar hacia la ventana.

Me levanté de sopetón cuando vi que Jacob se dirigía a la casa mientras se iba poniendo la camiseta por el camino.

Paseé, histérica, por la habitación. ¿Qué iba a hacer? ¿Cómo iba a reaccionar? ¿Qué había pasado? Ni siquiera sabía a ciencia cierta lo que había pasado. Estaba muy confusa y aturdida.

Alguien picó a la puerta y pegué un bote del sobresalto. Esme asomó la cabeza por la abertura.

- Hola, cielo. He oído un ruido – sus ojos bajaron hasta el suelo -. ¿Qué ha pasado? – preguntó al ver los folios tirados y la bola de agua rota.
- Na-nada – tartamudeé, llevándome la mano al pelo, nerviosa. Jacob iba a subir y yo no sabía cómo iba a responder -. Se me cayó la bola al suelo y se rompió.
- Bueno, no tiene importancia, sólo era un souvenir. No te preocupes, te lo recogeré en un momento.

¡No! Podía escuchar a Jacob entrando por la puerta. Esme tenía que salir de allí ya.

- Déjalo, abuela – le dije, empujándola lo más suave que pude hacia la salida -. Ya lo hago yo luego.
- Bueno, de acuerdo – contestó, algo extrañada.

Cerré la puerta y resoplé. Abrí para asegurarme de que se había ido, así era. Escuché su voz en el salón, estaba hablando con Jacob.

Salí de mi cuarto y me encerré en el baño. Abrí el grifo y me lavé la cara. Necesitaba un poco de frescor en mi rostro para aclararme las ideas. ¿Qué había pasado? ¿Podía ser que Jacob también siguiera…? Mi estómago sufrió un pinchazo de nuevo, mi mente no quería ni pronunciar la palabra.

- Nessie – oí que me llamaba desde el pasillo. Parecía muy contento, demasiado -. ¿Dónde estás?
- E-estoy en el baño – tartamudeé otra vez.

Ni siquiera sé cómo pudo salirme la voz, del nudo que tenía en la tráquea.

- Ah, te espero en tu habita… ¿Qué ha pasado aquí?
- ¡No! – exclamé, nerviosa, con las manos entre mi pelo una vez más -. Espérame en el salón, ya bajo yo ahora.
- Bueno, vale. Pero no tardes mucho. Esme se ha ido al despacho de Carlisle y no me apetece estar con esa garrapata a solas.
- Sí, no te preocupes.

Escuché sus pasos por el pasillo y por las escaleras.

Me miré en el espejo sin fijarme en nada en particular y me volví a lavar la cara. Estaba tan desconcertada, tan confusa, con tantos sentimientos embarullados, que no sabía qué hacer. Me sequé el rostro, respiré hondo y salí del baño para bajar al salón.
Nahuel estaba en el sofá, seguía leyendo el periódico, mientras que Jake me esperaba en la puerta de la entrada.

- ¿Ya estás? – me preguntó con sus ojos centelleantes.

La verdad es que él parecía muy tranquilo, aunque muy emocionado. ¿Sería por mí o… por mi madre?

- Sí – murmuré, confundida.

Jake me dio un efusivo abrazo, me cogió de la mano con una expresión triunfante y, sin dirigirle ni una palabra a Nahuel, salimos de la casa.

Me condujo a donde tenía el Golf estacionado y nos subimos.

- ¿Te apetece que vayamos a La Push? – me preguntó, poniendo el coche en marcha.
- Sí, vale – acepté, aún hecha un lío.
- Genial, así me ayudarás en el garaje – dijo, sonriéndome -. Tengo una defensa nueva y se la quiero poner hoy al coche. Es lo único que me queda para que mi Golf quede perfecto otra vez.

Su maravillosa sonrisa también parecía sincera.

Encendí el estéreo y puse algo de música mientras le miraba de reojo. Parecía tan contento…, como si antes no hubiera pasado nada malo. Estaba desconcertada y confusa. ¿Podía ser que me hubiera equivocado? Sin embargo, lo que había visto, lo había visto. Jake se había quitado la camiseta y la mano de mi madre… Cerré los ojos y miré por la ventanilla. Lo mejor era que hablara con él, seguro que había una explicación para todo.

El vehículo se movía con velocidad por el sendero, tanto, que llegamos enseguida a la carretera asfaltada. Jacob se conocía bien el trayecto. El parabrisas empezó a llenarse de gotitas que pronto se convirtieron en una avalancha de agua.

- ¡Uf! ¡Cómo se ha puesto a llover! – exclamó, activando los limpiaparabrisas.
- ¿Qué… qué tal el día? ¿Ha pasado algo… fuera de lo común? – interrogué para ver cómo reaccionaba.
- ¿Algo fuera de lo común? – Jake se rió -. Sí, bueno. Que esta mañana Rachel y Paul se han ido de luna de miel y por fín me quitaré a esa bestia de encima, aunque solamente sea una semana. ¡Menudo descanso! – exclamó, riéndose.
- ¿Y nada más? – azucé.
- ¿Te parece poco? – se rió de nuevo -. Esto debería celebrarlo. ¡Una semana sin Paul a la vista! – se carcajeó con satisfacción.
- ¿No te has encontrado con nadie? – le pregunté con segundas para ver si lo pillaba.

No lo pilló.

- Bueno, hoy no han venido vampiros. Ha sido una mañana bastante aburrida, la verdad – resopló, casi decepcionado. De pronto, su rostro se iluminó -. Pero tenías que haber visto lo de hace dos días. ¡Buf! Vinieron una docena de vampiros. Sam y yo estábamos en el bosque con nuestras manadas y tuvimos que llamarlos a todos para emplearnos a fondo. No por nada, sino porque no queríamos correr riesgos, ya sabes – se encogió de hombros y siguió con su relato.

Ya no pude hablar, su historia me enganchó tanto, que cuando me di cuenta, llegamos a su casa y estábamos aparcando el coche en el garaje.

- Bueno, ¿me ayudas a colocarle la defensa nueva al coche? – me preguntó, cerrando la puerta del vehículo.
- Sí, claro.

Salí del Golf y me puse detrás de él mientras recogía la pieza del suelo.

¿Qué debía hacer? Estaba tan nerviosa. Ni siquiera sabía por dónde empezar a preguntarle.

- Toma, sujétame esto un momento – me dijo, pasándome una caja de herramientas.

Se la cogí y esperé. Levantó la defensa y nos dirigimos a la parte trasera del coche. Me quité la chaqueta y empezamos a trabajar.

Esto no lo había hecho nunca, no obstante, se nos daba muy bien hacer las cosas juntos, siempre nos compenetrábamos a la perfección. Parecíamos un equipo mecánico de Fórmula 1 en los boxes, todo lo hacíamos con rapidez y solvencia. Con sólo mirarle, ya sabía lo que quería y cómo lo quería. Por eso le encantaba trabajar conmigo, además de que nos lo pasábamos muy bien.

Sin embargo, en esta ocasión mi diversión se vio muy empañada. Mi cabeza no hacía más que darme vueltas, no sé ni cómo pude ayudarle. En poco tiempo, teníamos la defensa colocada.

- ¡Ha quedado genial! – exclamó, elevándome los pies del suelo con un abrazo de oso -. ¡Somos unas máquinas!
- Sí – contesté, riéndome por su contagioso entusiasmo.

Me dejó en el suelo y me arrimó a él. Mi corazón empezó a latir como loco cuando acercó su rostro al mío y me clavó sus intensos ojazos negros. La pulsera empezó a hacer de las suyas.

- Hacemos un buen equipo, ¿no crees? – murmuró.
- Sí – admití con un murmullo.
- ¿Has pensado en lo que pasó anoche? – me susurró en los labios -. Porque yo no he podido dormir, me moría por volver a verte…

Sus labios comenzaron a buscar los míos. Y yo me moría por besarle de nuevo, por rematar ese beso, pero lo que tenía en mi cabeza reclamaba urgencia.

- Sí, he pensado mucho - aparté la cara ligeramente y me separé de él sin brusquedad -. Y quiero hablar contigo de una cosa.
- ¿Qué pasa? – inquirió, algo confuso por mi comportamiento.

No sabía por dónde empezar, así que lo mejor era ir al principio, al origen de mis conclusiones. Así, todo saldría rodado por mi boca.

- Creo que mi madre está celosa – le solté de sopetón.
- ¿Es que te preocupa eso? – preguntó, aún confundido -. No tienes por qué, acabará aceptándolo. Estoy acostumbrado, ha tenido celos de mí desde que naciste.

No me había entendido.

- No. Está celosa de mí – le aclaré.
- ¿Celosa… de ti? – su expresión cambió de la confusión a la incredulidad -. Venga ya – se rió, sentándose en el banco formado por cajas de refrescos.

Su risa me ofendió un poco, yo no le veía la gracia.

- Es verdad, he visto cómo nos mira cuando estamos juntos – tragué saliva y seguí hablando -. Creo que todavía siente… algo por ti – mi voz se fue quebrando a medida que pronunciaba esas palabras –. Sé que…estabais… enamorados.

Jake se quedó paralizado durante un momento, su semblante sonriente fue cambiando progresivamente hasta quedarse con una expresión seria. Después, se levantó lentamente, clavándome la mirada para estudiarme el rostro.

- ¿Quién te ha contado eso? – preguntó en tono monocorde.

Así que era cierto. Un balazo helado atravesó mi corazón y éste se rompió en mil pedazos, igual que le había pasado a mi bola de agua al estrellarse contra el suelo.

- Ella… estaba… enamorada de ti… - casi me lo afirmaba a mí misma.
- Eso fue hace mucho tiempo – me contestó con cautela.
- Y tú… también… lo estabas… de ella – ni siquiera quería pronunciar la palabra enamorado.

Mis dolidos ojos bajaron al suelo, buscando respuestas desesperadamente otra vez, y las piernas me empezaron a temblar levemente. Un pinchazo agudo me atacó al estómago. Me quedé tan pálida, que Jacob se dio cuenta.

- Eso ya no importa. Ahora… – intentó cogerme la mano, pero la aparté con brusquedad.
- Os… queríais – le corté. La imagen de detrás de los árboles empezaba a aparecer nítida y clara ante mis ojos. Apreté los dientes y mi voz empezó a adquirir una nota de rabia -. Los dos estabais… Y ahora… seguís…
- Estaba más enamorada de tu padre. Lo escogió a él – me habló nervioso, como intentando convencerme de algo –. Tenía que ser así, ¿entiendes?
- No – negué con la cabeza -, no lo entiendo – apreté los dientes de nuevo.
- Nessie, si no me hubiera enamorado de tu madre, no me habría imprimado de ti.

Intentó que sus palabras sonaran dulces, pero se clavaron en mi pecho una por una, como si cada una de ellas me hubiera dado una profunda puñalada en el corazón, produciéndome una enorme herida.

El dolor era tan intenso, que me dejó sin respiración y no podía ni hablar. No quería ni mirarle, me hacía daño. Me di la vuelta y salí disparada del garaje hacia el bosque, sin rumbo ni dirección. Lo hice tan deprisa, que las playeras se quedaron por el camino.

La lluvia caía con una fuerza brutal, me golpeaba, casi pinchaba, y el viento de la carrera azotaba mi pelo, pegándolo a mi rostro, pero yo sólo quería correr. Quería correr para borrar esa imagen que ya había empezado a formarse en mi mente y que no se íba.

La herida era tan grande, que hubiera salido la sangre a borbotones, pero, en vez de eso, entraba frío por ella. Un frío que congelaba mi corazón y empezaba a extenderse por los demás órganos.

Oí sus pasos corriendo detrás de mí y aceleré. Él también lo hizo.

- ¡Nessie! ¡Nessie, espera! ¡No lo has entendido! ¡Ya no siento nada por ella! ¡Escúchame, por favor! ¡Deja que te lo explique! – gritó.

Ya era demasiado tarde. Mi mente había corrido una tupida cortina frente a mis ojos y ya no veía otra cosa. Lo único que veía era a mi madre y a Jacob juntos, abrazándose, besándose. El frío se apoderó de un ramalazo de todo mi cuerpo, desde mi tronco hasta mi cabeza y mis miembros, como un latigazo, tan helado, que parecía que quemaba y, aunque corría aún más rápido, la imagen no se iba. Podía sentir cómo mi parte de vampiro reclamaba su parte. Se hacía cada vez más fuerte. Mi sangre se volvía gélida a cada instante, con cada latido de mi roto corazón.

- ¡Nessie!

La ira sustituyó al dolor. Así podía soportarlo mejor. Sentía odio. Odio por mi madre. No quería ni llamarla así. Porque tenía lo que yo más quería en el mundo. Sí, ahora lo sabía con certeza. Ya no había dudas. Yo amaba a Jacob, estaba locamente enamorada de él, lo había estado desde que era una niña y lo estaría mi vida entera. Todas las neuronas de mi cerebro lo sabían.

Pero el darme cuenta de eso sólo consiguió que el dolor resurgiera de nuevo, porque Jacob no podía ser mío. Nunca lo sería, porque él seguía enamorado de ella. Ella lo tenía. Volvió la intensa ira y un rugido retumbó en mi garganta al pensar esta última palabra, salió desde mi estómago hasta mi boca, raspándome la faringe y la lengua a su paso.

Jacob me había mentido todo el tiempo. No me quería a mí. Se había imprimado porque yo le recordaba a ella. Cuando me miraba a mí, la miraba a ella.

Noté que la pulsera me llamaba. Otra vez. Vibraba como nunca lo había hecho y ahora quemaba, ardía. Ardía como si fuera de fuego y apretaba mi muñeca como si quisiera sujetarme.

Intenté quitármela. El nudo parecía normal, sin embargo, fui incapaz de deshacerlo. Cuando tiraba de un extremo para aflojarlo, el otro se apretaba solo, además, me quemaba los dedos. Lo dejé por imposible. Ya la cortaría o la arrancaría después.

- ¡Nessie, espera!

Empecé a divisar la playa y me dirigí hacia allí. No sabía a dónde iba, pero tenía que huir. Huiría lejos, muy lejos. Nadie sabría de mí jamás, no volverían a verme.

Ahora la lluvia la sentía caliente al contacto con mi helado cuerpo. Estaba tan gélido, que el frío ya formaba parte de mí. Incluso la arena mojada, que ya empezaba a pisar, me parecía un suelo lleno de brasas. Oí a Jacob a unos pasos detrás de mí, me estaba alcanzando.

- ¡Nessie, te quiero! ¡Te quiero a ti, sólo a ti, siempre has sido tú! ¡Estoy enamorado de ti!

Las palabras fueron de un impacto tal, que fui reduciendo la velocidad hasta pararme por completo en mitad de la húmeda y blanda playa. Él también se quedó quieto a mis espaldas. Parecían sinceras, ya que habían sonado cálidas cuando se metieron en mi oído, pero no me deje engañar. Sabía que no me las estaba diciendo a mí. Sólo estaba fingiendo.

Me volví hacia él con rapidez y le siseé con rabia.

- ¡Mentiroso! – gruñí entre dientes.
- ¡Es verdad y lo sabes! ¡Si no, ¿por qué te has detenido?! – gritó, enfadado.

¿Es que no iba a parar de mentirme? ¿Por qué no me dejaba en paz, sola con mi dolor? La ira tomó mi mente y quería hablar por mí. Mi cuerpo se negaba a soltar aquellas palabras, ni pensarlas podía, pero me obligué a decirlas aunque me arrancaran las cuerdas vocales a su paso y no pudiera volver a hablar en la vida. Sin saber cómo, las escupí con los dientes apretados.

- Te odio, Jacob Black. ¡Te odio!

Su rostro se llenó de furia y empezó a caminar hacia mí.

Cuando dio la segunda zancada, empecé a girarme. Me iría corriendo para siempre y no le volvería a ver jamás.

Antes de que me diera tiempo a levantar el pie, me agarró de la muñeca y tiró hacia él, obligando a mi cuerpo a estamparse contra el suyo. Me sujetó la cintura con una mano y la espalda con la otra, encarcelándome con sus enormes brazos para que no pudiera retroceder, y pegó sus labios a los míos sin que me diera tiempo a reaccionar.

Sus labios eran tan ardientes, que me abrasaban, pero los míos no hicieron amago de apartarse de ellos. En vez de eso, mis brazos se lanzaron para rodear su cuello con una violencia inusitada y mis dedos se agarraron con avidez a su pelo mojado para acercarle más a mí. Nuestros labios se movían juntos con ferocidad e intensidad mientras jadeábamos con la misma fuerza. Los suyos actuaban con furia, los míos con ira. Ira, porque no me besaba a mí, quería besarla a ella, de ahí su enfado.

Volví a ver la imagen de la cortina. Algo instintivo estalló celoso dentro de mí de repente. Un pensamiento, una certeza. La certeza de que él tenía que ser mío. No. Él era mío. ¡Mío, mío, mío!, se repetía de manera enfermiza una y otra vez en mi cabeza. Estaba imprimado de mí, así que no lo dejaría para nadie. Podía tenerle, si quisiera. Podía pertenecerme. Pero no así. Él tenía que amarme a mí. Tenía que corresponderme el beso a mí. Le obligaría, si hacía falta. Seguí besándole con ira para llevar a cabo mi propósito.

Se produjo un cambio en mi cuerpo cuando algo caliente empezó a correr por mis venas. Me estremecí cuando lo sentí y, de pronto, helada como era mi piel en ese instante, tuve la sensación de que en realidad tenía muchísimo frío. Sin embargo, ese calor no quemaba, me aliviaba. Sus labios ya no se movían con furia, pero yo seguía viendo la imagen de la cortina delante de mis ojos y solamente ese calor la hacía vacilar. Anhelaba ese calor, lo quería, lo necesitaba, lo deseaba.

Metí mi fría lengua en su boca, buscando con ansia algo más ardiente, y él no se opuso, sino que hizo lo mismo con la suya. Su lengua calentó la cavidad de mi boca y su aliento abrasador se introdujo por mi laringe, llegando hasta mi estómago. Un gemido sordo salió de mi garganta al notar el placentero calor. La cortina comenzaba a desvanecerse un poco.

Empecé a notar la calidez de su cuerpo adosado al mío. Bajé las manos hasta su cintura y las metí por debajo de su camiseta empapada, las arrastré para tocar la piel de su espalda. Todo él estaba mojado, pero estaba muy caliente. Me pegué más a Jacob, apresándole con mis manos, con tanto ímpetu, que le clavé las uñas sin darme cuenta. Aún así, no se movió ni un centímetro. Metió sus manos bajo mi blusa y me estremecí cuando las deslizó con suavidad, acariciando mi cintura y subiendo por mi espalda hasta que me apretó con fuerza contra él. Ya no había ni un milímetro entre nosotros, no podíamos estar más juntos.

El calor fue extendiéndose poco a poco, ganando la batalla al frío. Lo noté mezclándose con mi sangre, descongelándola, corriendo por mis venas, hasta que llegó al corazón, que era lo único que seguía helado. Mi corazón empezó a calentarse lentamente mientras nos seguíamos besando. Los labios de Jacob eran tan suaves como la noche anterior y se movían sin furia ninguna. No había rastro de ella. Ahora era otra cosa, algo muy cálido y extremadamente placentero.

La cortina empezó a ondularse, como queriendo abrirse. El calor llevaba algo consigo, un mensaje. Llevaba un sentimiento. Un sentimiento que era lo único que podía curar a mi herido corazón. Eran los sentimientos de Jacob, lo que sentía por mí. El calor se clavó en mi corazón, obligándole a sentir ese mensaje. La fina capa de hielo que quedaba se quebró y estalló en miles de cristales gracias al entendimiento. El sentimiento era amor. Amor verdadero. Jacob me amaba. Estaba imprimado, pero, además, estaba enamorado de . De ti, repitió y recalcó el calor. En ese mismo instante, me di cuenta de que Jacob no era el que me correspondía el beso. Era yo la que le correspondía el suyo, porque había sido él el que lo había empezado.

Retiré mis manos de su espalda y las subí a su cuello para abrazarle y acariciarle con deseo. Ahora nos besábamos con amor y pasión. Esa energía mágica y hechizante que nos envolvía era intensísima. Nuestros labios se movían muy juntos, acompasados, entrelazados, sin errores ni dudas. Parecía que mi boca estuviera hecha para la suya, y viceversa. Mi cuerpo estaba invadido por las mariposas, que volaban histéricas, y ahora mi corazón latía con tanto furor, que mi pecho palpitaba con cada acelerado latido.

La pulsera ya no me quemaba, dejó de vibrar y se aflojó.

La cortina de mis ojos se desvaneció y pude ver con suma claridad, con una vista cristalina, la visión que mostraba al otro lado. Las imágenes se abrieron ante mí, retrocediendo en el tiempo, como rebobinando hacia atrás a cámara rápida. Hasta que se pararon en una escena.

Era yo. Me vi a mí en el vientre de mi madre. Ella me daba cariño y calor acariciando su barriga, pero, aún con todo, yo sentía frío. Me vi oyendo una voz cálida y ronca y cómo me hacía sentir. Mi corazón se aceleraba y se ponía como loco. Ya no tenía frío cuando esa voz estaba cerca. La amaba, lo sabía. Tenía que ser mía. No, ya lo era. Era para mí. Vi cómo los sentimientos que mi madre tenía hacia esa voz pasaban a mí a través del conducto umbilical para albergarse en mi pecho y unirse a los míos. Ella parecía no quererlos, había escogido otros, y yo sí los quería, así que, en cierto modo, se los arrebaté, los hice míos también. Yo amaba a esa voz y era mía. Guardé el resto de sentimientos que aún era incapaz de comprender bajo llave en mi pequeño corazón.

Al ver esta imagen, desapareció todo odio hacia ella, porque, sin darse cuenta, me había regalado lo mejor que existía en el universo. Sólo sentía amor hacia mi madre, pero también pena. Pena, porque entendía que tuviera celos al ver lo que podía haber sido suyo y no cogió. Paradojas de la vida, Jacob se había convertido en su amor imposible al amar más a mi padre. Aunque escogió a este último y ahora fuera la mujer más feliz del mundo, su amor imposible me lo había quedado yo.

Seguí mirando la visión. Esta vez, me vi fuera del vientre. Mi padre me sujetaba para llevarme a los brazos de mi madre. Por el camino, sentí el calor y vi al chico de la voz de espaldas. Intenté cogerle el brazo para tocarle, pero no pude porque se apartó, tan sólo pude inhalar su maravilloso olor.

La visión volvió a cambiar de escena. Vi que estaba en brazos de Rosalie y que me elevaba por el aire. Me divertía, pero no era lo que buscaba, no era lo que quería. Levanté la vista nada más detectar su efluvio, lo reconocí al instante, y, por fin, le vi el rostro. Estaba agachado en las escaleras, preparado para saltar. Clavé la mirada en él, en sus ojos. Esos ojos antes desconocidos que había anhelado ver desde el primer día en que escuché su voz y noté su calor. Sus grandes ojos negros me parecieron preciosos, brillantes, penetrantes y dulces al mismo tiempo. Él también se quedó mirándome y ya no pude apartar la vista.

Quería que fuera mío, le amaba, lo sabía. Lo pensé con todas mis fuerzas.

De repente, vi con los ojos de Jacob. Vi cómo todas las cuerdas que lo ataban a este mundo - el amor por mi madre, el amor por Billy, el odio hacia sus enemigos, la manada, él mismo - se cortaban y se elevaban por el aire como si fueran amarrados a muchos globos, y quedaban flotando en el espacio. Vi cómo un montón de fuerzas, como un millón de cables de acero, lo enganchaban a mí, haciéndole girar a mi alrededor como si yo fuera el centro de su universo.

Y entonces, de pronto, vi cómo sucedía algo increíble, mágico y maravilloso.

Un clic se oyó en mi cabeza, como si este beso fuera la fuerza que girara la llave que abría lo que había guardado estos años en mi corazón, y salieron todos esos sentimientos multiplicados infinitamente para mostrarse al fin ante mí.

Vi cómo mis cuerdas también se habían soltado en aquel mismo instante en que miré sus ojos por vez primera. Sentía su reclamo, quería hacerme suya. Vi cómo mis cables de acero se lanzaban a él para engancharlo y yo también me ponía a girar a su alrededor. En ese momento, lo hacíamos los dos. Yo giraba a su alrededor y él, a su vez, al mío. Él también era el centro de mi universo. Dos constelaciones moviéndose unidas en un baile armónico, como si fueran una. Yo también me había imprimado, lo había estado toda mi vida, desde que le vi por primera vez.

Abrí mis ojos llenos de lágrimas cuando se fue la visión y, a pesar de que mis labios no querían despegarse de los suyos, terminó el beso. Me perdí en sus profundos y brillantes ojos negros y él en los míos. Nos quedamos mirándonos en silencio, con las frentes unidas.

Por su mirada lo supe. Mis pensamientos fueron de tal intensidad, los grité tan alto, que esta vez no hizo falta el contacto de mi mano con su rostro, lo había visto todo con sólo rozarnos. Había visto cada uno de mis pensamientos y visiones desde que posó sus labios en los míos.

Esto era un despertar. Mi despertar. Yo había estado dormida todos estos años y ahora me había despertado, había abierto los ojos y podía verlo todo con total lucidez. Habíamos estado conectados toda la vida, los dos estábamos imprimados y nuestro amor era para siempre. Nuestro vínculo era infinitamente fuerte e irrompible, ya lo era incluso antes de que yo naciera. Estábamos destinados, habíamos nacido para estar juntos. El uno había nacido para el otro, literalmente. Ambos nos pertenecíamos y nos amábamos, nadie nos separaría jamás.

Susurramos nuestros nombres, maravillados por esta prodigiosa revelación, y nos abrazamos, apretándonos con fuerza, bajo aquella intensa lluvia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cristina Almeida
Nuev@


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 08/03/2011
Edad : 34
Localización : En La Push, con mi lobo rojizo, el ser más maravilloso del universo!

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Lun Mar 14, 2011 5:34 pm

Aire... necesito de aire... jajajajaja. Para mí, Cristal y frío son los mejores capitulos hasta ahora, pero, cómo sé que eres una excelente escritora, los otros también serán estupendos, necesito más, jajajaja, no veo la hora de leer locura, me da la sensación que es magnifico! besos. cheers
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JACOB&NESSIE
Team Mariana


Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 14/01/2011
Edad : 37
Localización : Asturias, España, en el bosque con Jake =)ººº

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Lun Mar 14, 2011 8:08 pm

¡HOLA, CRISTINA!

Me alegro mucho de que te estén gustando los capítulos alien

¡Es que nuestro lobo es el más apasionado y caliente, es el mejor! jajajajajaja

Ahí te dejo dos más, espero que también te gusten ^^

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
NOTICIA

Sí, sentada como las niñas grandes encima de Jacob, en el sofá de su casa, se estaba comodísima. Y muy calentita.

Mientras él me contaba y me explicaba todo lo que había pasado años atrás con mi madre, nuestras ropas se secaban en la secadora del pequeño cuarto de baño. Jacob se había cambiado y me había dejado unos pantalones de chándal y una camiseta que me quedaban enormes, pero eran suyos y olían tan bien…

- Y eso es lo que pasó – dijo para concluir su explicación, metiéndome el pelo, todavía húmedo, detrás de las orejas -. Tu madre escogió a tu padre e hizo bien. Bueno, en realidad no lo escogió, porque tenía muy claro desde el principio con quién quería estar, yo no tenía nada que hacer. Pero tenía que ser así, ¿entiendes? Es el destino. Todo lo que hice me llevó hasta ti. Por eso te dije que si no me hubiera enamorado de tu madre, no podría haberme imprimado de ti. No hubiera estado en tu casa para verte por primera vez y puede que nunca nos hubiéramos encontrado. Las cosas tenían que suceder de ese modo para que tú y yo termináramos juntos. Los dos hemos visto la prueba hoy – acercó su rostro al mío y me quedé sin respiración cuando clavó mis adorados y profundos ojos negros en los míos -. Ya no siento nada por tu madre. Para mí es como mi hermana, la quiero igual que a Rachel o a Rebecca, es el mismo sentimiento. Estoy más que enamorado de ti y tú eres lo que más me importa del mundo – me susurró.

Sus labios y los míos se encontraron y se besaron con efusividad. Me costó mucho, pero tenía que separarme de su boca para que la mía hablara.

- Me lo tenías que haber contado antes – le regañé con un poso de reproche -. Nos hubiéramos ahorrado esta mojadura – bromeé al final.
- Ya lo sé, pero no era fácil, ¿sabes? – me contestó con su tono burlón -. No es nada fácil coger a la chica que quieres que sea tu novia y decirle: “Hola, preciosa. Te quiero, estoy locamente enamorado de ti. Ah, por cierto, primero estuve enamorado de tu madre”.
- Dicho así, no, desde luego – me reí -. Hay otras formas de decirlo.
- Sí, sí, vale, lo siento – se rindió -. Tenía que habértelo contado antes, pero no encontraba el momento ni la forma de decírtelo – entonces, me miró con preocupación -. ¿Me perdonas?
- No sé… - acerqué mi rostro al suyo y comencé a darle besos cortos que él correspondió de buena gana. Los besos pasaron a ser más largos y las mariposas de mi estómago empezaron a agitarse de nuevo -. Sí, creo que te perdono… - ronroneé en sus labios, ya sin aire.

Nos besamos durante un buen rato, hasta que los dos nos obligamos a separar nuestros labios cuando la cosa comenzó a subir de tono. Billy estaba al llegar.

Ambos respiramos hondo para recomponernos.

- Dime una cosa – murmuró, peinándome con los dedos -. Eso no te afectará, ¿verdad? Quiero decir, que fue hace mucho tiempo y quiero que tengas muy, muy claro que ya no siento nada por tu madre, sólo lo que te he dicho antes, que es como una hermana para mí.
- No preocupes – le sonreí -. Sé que me dices la verdad. Sé que ya no la quieres en ese sentido. Pero ella está celosa – le revelé, metiendo mis dedos entre su pelo, también húmedo, para acariciarle -. Mamá sí que siente algo por ti todavía – suspiré.
- Eso ya te digo que es imposible – afirmó con seguridad -. Tus padres están muy enamorados. Tu madre está muy enamorada de tu padre.
- Sí, ya lo sé. Pero no se ha olvidado de ti del todo.
- Nessie, eso no…
- Mi pulsera vibra fuerte cuando ella se pone celosa – le corté con tranquilidad -. Mi pulsera nunca falla.

Jacob se quedó pensativo, sabía que eso era verdad.

- No sé, yo no he notado nada – contestó con gesto extrañado.
- Cuando llegaste a casa, te vi desde la ventana – declaré -. Ella te estaba esperando en el bosque – muy nerviosa, añadí en mi mente -, y después te llamó para que te acercaras.
- Ah, sí – recordó.
- ¿Por qué te quitaste la camiseta? – quise saber, con el ceño un poco fruncido.
- ¿Cómo? – preguntó él sin comprender.
- Te acercaste a ella y te quitaste la camiseta.

Observó mi expresión molesta y me sonrió con su sonrisa torcida, esa que me volvía loca.

- ¿Estás celosa? – agachó la cabeza y se empezó a reir. Cuando acabó, la levantó de nuevo para mirarme sonriente -. ¿Por eso te enfadaste tanto antes? ¿De verdad pensaste que yo y tu madre…?
- Jake, hablo en serio – le corté, ahora enfadada.

Suspiró con alegría.

- Me estaba tomando medidas – respondió sin dejar de sonreír.
- ¿Medidas? – inquirí, perpleja.
- Rachel y Paul se han ido de luna de miel a México, y resulta que el inteligentísimo y cultísimo de tu padre conoce un restaurante muy lujoso y guay allí – empezó a aclarar -. Tu madre quería regalarles algo especial que ellos no se pudieran permitir, así que tus padres les han pagado una cena romántica a todo lujo para no sé qué día. Pero en ese restaurante no se puede entrar sin un traje de etiqueta y, como Paul no tiene y es imposible que encuentre uno de su talla en ninguna tienda, Bella lo va a encargar a un diseñador que conoce para mandárselo por correo urgente. Le corría prisa y Paul no estaba, así que me llamó y me dijo que me quitara la camiseta para tomarme unas medidas, quería hacerse una idea y mandárselas hoy al modisto ese – se quedó mirándome con cierto aire triunfal.

Fruncí los labios, pensativa. Para tomar medidas, no hacía falta que se quitara la camiseta, no tenía por qué habérselo pedido. Y, además, a ella no le hacía falta medirle con un metro.

Suspiré para mis adentros. No quería pensar más en el tema, y tampoco estropear este momento tan dulce. Lo mejor era cambiar de conversación. Además, eso ya no importaba, por fin estábamos juntos y eso era lo importante.

- Así que se han ido a México – rodeé su cuello con mis brazos y me arrimé bien a él; esto era el paraíso.
- Pues sí. A Rachel le hacía mucha ilusión y Paul no le puede negar nada, ya sabes.
- Sí, lo sé muy bien – afirmé con una abierta sonrisa.

Jake me correspondió con otra.

- Todavía estoy flipando por lo de tu imprimación.
- Ya ves, el Viejo Quil tenía razón en eso de nuestro vínculo. Por eso la pulsera vibraba suave – manifesté, acariciando su frente con la mía -. Me estaba haciendo señales para que te besara y así me diera cuenta de que estaba imprimada de ti.
- Menos mal que soy un genio y creé una pulsera tan lista, porque si tengo que esperar a que tú te lances… – bromeó.
- Muy gracioso – le contesté, pellizcándole la mejilla.

Me quitó la mano y forcejeamos un poco en broma mientras nos reíamos. Al final, mis manos terminaron apresadas en la parte trasera de mi cintura y Jacob me pegó a él. Nuestros rostros se quedaron juntos y mis mariposas volvieron a volar emocionadas.

- Estos cuatro meses casi me vuelvo loco – me susurró en los labios -. Te he echado muchísimo de menos.

Su abrasador aliento ya se introducía por mi boca y mi respiración empezaba a acelerarse.

- Y yo a ti – confesé con un hilo de voz.
- Eso ya lo sabía – murmuró, sonriendo.

Mis manos se soltaron de las suyas para regresar a su cuello.

- Te quiero, Jake – susurré, rozando su boca con mis labios.

Eso era decir poco, pero era la primera vez que se lo decía.

- Te quiero, Nessie – me susurró también, besándome muy despacio.

Otra vez estaba en el cielo, junto a las mariposas.



La vuelta a casa se me hizo demasiado rápida, a pesar de que Jake no pisó nada el acelerador para prolongar el viaje y estar más tiempo a solas conmigo.

Jacob y yo entramos en la vivienda cogidos de la mano y saludamos como si nada. Pero no escapó a los ojos de nadie, y menos siendo vampiros, claro. Después de habernos visto durante estos meses agónicos de alejamiento, a ninguno de los allí presentes se le escapó nuestro repentino apego y resplandor de felicidad. Nos sentamos en el sofá, donde, cómo no, se encontraba Emmett y su mando a distancia, Rosalie, Alice y Jasper.

El primero en abrir la veda fue Emmett.

- Bueno, ¿ya es oficial? – preguntó con una sonrisa que se le iba a salir de la cara.

Nahuel, que estaba sentado en el sillón contiguo a Jasper, se quedó mirando fijamente a Jacob, a la expectativa.

Jake no dijo ni una palabra. Me agarró por la cintura y, pillándome totalmente desprevenida, empezó a besarme delante de todos, aunque él sólo quería mostrárselo a Nahuel.

Ni siquiera pude ponerme colorada. Todos mis sentidos estaban atontados por las sensaciones que me producían sus labios y esa hechizante energía que siempre notaba cuando nos mirábamos pero que ahora también sentía cuando nos besábamos, sólo que esta era todavía más intensa. Hubo un carraspeo generalizado cuando el beso se prolongó demasiado y no se terminaba.

- Ya veo que sí – apuntó Emmett, riéndose.

Jacob separó los labios de los míos y me miró, sonriendo con satisfacción. Después le dedicó una mirada orgullosa a Nahuel.
Éste se levantó airado y salió de la casa, enfadado.

- Adiós a la garrapata – soltó con regocijo, echándose sobre el respaldo con las manos en la nuca.

No me preocupó nada que se fuera. Todo lo contrario. Después de cómo se había comportado conmigo y de todas las cosas horribles que me había dicho sobre Jacob, debería de caerle la cara de vergüenza. Me reí para mis adentros con algo de malicia. El tiro le había salido por la culata.

Me recliné sobre el costado de Jacob y él me pasó el brazo por el hombro.

- Se ha ido el Dr. Jekyll – le dije a mi novio.

Novio, qué bien sonaba. Se me escapó una sonrisilla de felicidad.

- ¿El Dr. Jekyll? – inquirió con un aire algo jocoso.

Alice y Jasper me miraban sin entender.

- Ya te lo explicaré – le cuchicheé al oído.
- Y a mí también – intervino mi padre con el semblante extrañado por lo que había visto en lo poco que yo había recordado, mientras se sentaba.

Ya te lo contaré, pero ahora no, le contesté en mi mente.

Papá suspiró, un tanto intranquilo, y asintió, serio.

Mamá se sentó en uno de los brazos del sillón pegado a nosotros, junto a mi padre, y éste le pasó el brazo por la cintura. Carlisle y Esme hicieron lo mismo en el otro sillón, donde antes se había sentado Nahuel.

Ahora éramos la comidilla de la casa.

- Así que por fin sois novios – observó mi madre con una sonrisa.

¿Por fin? ¿Primero era que esperara y ahora era por fin?

Mi padre me miró otra vez extrañado por mi pensamiento.

¡Ups! Tendría que tener cuidado delante de él con lo que pasaba por mi mente en relación al delicado tema de celos de mi madre.

- Sí – reconocí abiertamente.

Jacob y yo nos miramos sonrientes.

- ¿Qué ha pasado en esa boda? – preguntó ella, riéndose.
- Lo que tenía que pasar. Nos besamos – contestó Jake sin cortarse un pelo.

Mis mejillas se encendieron. ¿Realmente era necesario contarlo delante de todos? Me sentía como si estuviéramos en uno de esos reality shows de la tele, sólo faltaban los vítores y los aplausos.

- ¡Ya era hora! – exclamó Em, carcajeándose.

Bueno, estaba Emmett.

- Pero lo fuerte ha pasado hoy – siguió Jake, haciendo caso omiso a la burla de mi tío.
- ¿Cómo que lo fuerte? – la cara de mi madre cambió de repente, casi parecía más pálida de lo normal.
- No te asustes, ¿vale? No van por ahí los tiros – le aclaró él, antes de que empezara a ponerse histérica -. Lo fuerte es que ella también está imprimada de mí.

Se hizo un corto silencio en el que todo el mundo parpadeó, perplejo y sorprendido. Al ver que nadie preguntaba, Jake siguió su explicación.

- Lo descubrimos con el beso de hoy, que fue mucho más… - se paró a pensar dos segundos y me miró. Le hice una mueca para que no se pasase -, mucho más… largo – suavizó -, y Nessie tuvo unas visiones que nos lo revelaron. Digo nos porque yo también las vi.

El rostro de Jake era el vivo retrato de la satisfacción y la felicidad, con una motita de orgullo personal. El mío iba a empezar a escupir lava de un momento a otro.

Mamá me miró atónita.

- ¿Estás… estás imprimada de Jacob?

Aferré la mano de éste – cómo la había echado de menos -, entrelacé sus dedos con los míos y me lancé, ya de tirados al río…

- Sí – reconocí -. Sabía que lo que sentía por él era muy fuerte, pero no me di cuenta hasta hoy de que era eso. Estoy imprimada de él desde el día en que nací y le vi por primera vez – revelé con algo de timidez -. Bueno, en realidad, ya le quería cuando estaba en tu barriga.
- ¿En mi barriga ya le querías? – mamá no daba crédito a lo que estaba escuchando, sin embargo, y para mi asombro, parecía gratamente sorprendida.
- ¿Quieres que te lo muestre? No sé cómo explicarlo con palabras.

Le pregunté por si acaso. Tampoco quería restregárselo, no dejaba de ser mi madre y la quería con locura. Sabía que debía de tener un lío de sentimientos encontrados en la cabeza – por un lado, era feliz por mí, y por otro, estaba celosa -, lo tenía que estar pasando mal y me daba pena.

- Claro – aceptó, toda sonriente.

Me despegué de Jake y ambas nos incorporamos para que pudiera ponerle la mano en la cara.

Le mostré cuando notaba que ella acariciaba su vientre para darme cariño y calor, pero que yo seguía sintiendo frío. Entonces, oía la voz cálida de Jacob, ya no tenía frío y mi pequeño corazón latía a mil por hora cuando estaba cerca. Ya le amaba, sabía que era mío.

Omití ciertos detalles, no quería que viese todo lo que sabía sobre su amor imposible hacia Jake y que se sintiese mal. Aparte de que mi padre también lo estaba viendo, claro.

- Es increíble – exclamó papá, alucinado -. Es como ver una ecografía, pero en movimiento, con sentimientos y sensaciones.
- Sí, es la primera vez que la veo en mi vientre – murmuró mamá, algo emocionada -. Qué pequeñita eras. No sabía que ya sintieras todo eso – me dijo, acariciando mi mejilla.

Sonreí al verla tan feliz y le cogí de la mano.

Seguí mi incursión mental, enseñándole el resto de mis visiones: cuando intenté tocar a Jacob y no pude, cuando estaba en los brazos de Rosalie y vi sus grandes e intensos ojos negros por primera vez, la imprimación de Jake, hasta que terminé con la escena de la mía. Yo giraba a su alrededor y él, a su vez, al mío.

Mis padres sonrieron, sorprendidos y maravillados. No era lo mismo contarlo con palabras, que ver las imágenes y comprender los sentimientos.

- No entendía muy bien cómo era esto de la imprimación, cómo ocurría y qué se sentía – admitió mi padre, fascinado -. Es impresionante este nivel de conexión y adoración.
- Pues ahora ya lo sabes – le respondió Jake, sonriendo con satisfacción -. Y en nuestro caso es el doble.
- ¡Yo quiero, yo quiero! – pidió Alice, dando palmaditas sin parar, de la emoción.

Puse los ojos en blanco, preparándome para las reposiciones que tendría que hacer. Y así fue. Tuve que ir uno por uno, mostrando el corto que mi mente ya había grabado. Empecé con Alice, pasando por Jasper, Carlisle, Esme, Emmett y terminé, al fin, con Rosalie.

- Esto ya me lo temía. Ahora lo entiendo todo – suspiró esta última cuando retiré mi mano de su rostro -. Yo ya sospechaba algo.
- ¿Tú? – cuestionó Jake -. Pero si tú no tienes ni idea de imprimaciones.

Me senté junto a Jacob otra vez y nos cogimos de la mano.

- Ya lo sé, idiota – gruñó. Después, su rostro adquirió un tinte de petulancia -. No obstante, sabía que había algo.
- ¿Por qué lo dices? – quiso saber mi madre.
- Yo fui la primera que lo vi todo – desveló mi tía.
- ¿Tú viste la imprimación de Renesmee? – le preguntó mamá.
- Más o menos. Cuando le estaba dando el biberón de sangre a Nessie, ella estaba bastante intranquila – empezó a explicar con una nota de resignación -. No lo tomaba bien, así que la levanté arriba y abajo varias veces para jugar un poco con ella, a ver si así se relajaba un poco – miró a Jacob y suspiró.

››Entonces, en una de las veces que la levanté, la niña se quedó embobada mirando algo, parecía maravillada, como si hubiera visto un diamante enorme y muy brillante. Me giré y vi que era él – señaló a Jacob con desdén -. Pensé que la reacción de Nessie se debía a la sed, que lo veía como un posible aperitivo, pues él estaba manchado con tu sangre por todas partes. Pero el muy tonto también la miraba de la misma forma y eso me chocó. Se acercó a ella sin dejar de mirarla y yo la aparté, no entendía nada, no sabía si la quería hacer daño. En cambio, y para mi asombro, ella extendió sus bracitos hacia él y se me revolvió un poco. Aún así, la mantuve alejada de él, seguía sin fiarme.

››Pero lo peor vino cuando él también los extendió hacia la niña. Nessie se puso a llorar como una loca y empezó a agitar las piernecitas, desesperada, se inclinó con sus pequeños brazos abiertos para que la cogiera. En ese momento, me di cuenta de que había algo extraño, aunque no era malo, más bien al revés – miró a mi madre como defendiéndose -. Por eso se la pasé, si no hubiera visto esa conexión entre ellos, esa especie de amor a primera vista, no lo hubiera hecho, créeme – mamá asintió para tranquilizarla; tenía una de esas sonrisas tontas cuando se escucha una historia bonita -. Además, la niña no paraba de llorar y yo no sabía qué hacer para que se callase; aparte de que el olor de tu sangre ya me estaba dominando otra vez y empecé a temer ser yo quien la hiciese daño.

››Cuando Jacob la cogió, la niña dejó de llorar automáticamente. Se quedaron un rato mirándose atontados. Luego, ella le puso la manita en la cara y él se sorprendió, después se quedó más atontado todavía. Yo no entendía nada, todavía no sabía lo del don de Nessie. Le debió de preguntar cómo se llamaba, porque él contestó: Jacob. No sé lo que le dijo después, él le sonrió con su cara de idiota, se sentó y empezó a darle el biberón. Para mi asombro, la niña tragó como una loca y se lo terminó en poco tiempo. Vi que no había ningún peligro, así que me quedé un poco más tranquila y me marché volando de allí hacia el bosque, para saciar mi sed.

››A partir de ahí, ya sabéis el resto. No había forma de separarles, me era casi imposible estar con ella sin que él estuviera rondando alrededor – le dedicó una mirada de resquemor a Jacob y después sonrió al resto del público.

- Me gustas – espetó Jacob.
- ¿Qué? – bufó Rosalie con cara de asco.

Jake puso los ojos en blanco.

- Tú no, estúpida – replicó él con el mismo gesto -. Me gustas, eso fue lo que me dijo.
- ¿Te dije eso? – le pregunté, mirándole sonriente.
- Sí. Bueno, no con palabras, claro, no sabías hablar, pero me lo hiciste saber – me respondió con otra sonrisa.

Vaya, qué lanzada era yo entonces.

- Ahora comprendo la metamorfosis que sufrió Nessie cuando se formó el cigoto – habló Carlisle, dirigiéndose a Jake -. Al final tenías razón, Jacob. Vuestro vínculo es tan fuerte, que la magia actuó y lo cambió todo.
- ¡Tachán! – exclamó Jacob, haciendo un gesto con los brazos -. ¡Magia de La Push!
- ¿Le ha pasado a alguien más? – inquirió mamá -. Quiero decir, que se hayan imprimado los dos.
- No. Según mi viejo, es la primera vez que se da un caso como el nuestro – contestó él -. Tendremos que hacerle una visita al Viejo Quil para ver qué nos cuenta.
- Billy nos dijo que era una imprimación mutua o algo así – seguí yo.

Todavía tenía grabado en la retina lo contentísimo que se había puesto cuando nos había visto juntos y se lo habíamos contado hacía apenas un par de horas. Sólo le faltó saltar de la silla y ponerse a bailar.

- ¡Ua! ¡Vaya tapón! – gritó Emmett de repente.
- Ponlo más alto, no se oye – protestó Jake, intentando cogerle el mando a distancia a mi tío, cosa que era imposible.

Em subió el volumen de la televisión para seguir viendo el partido de baloncesto. Al parecer, su nivel de atención hacia la conversación se había ido mermando a medida que avanzaba el juego.

- ¿Cómo van? - ahora Jacob se le había unido.
- 57 a 60 – le contestó Emmett sin quitar ojo a la tele.
- ¡Uf! Está muy ajustado.

Jacob se inclinó hacia delante sin soltar mi mano para ver mejor el partido, pero le pareció que estaba muy lejos de mí y volvió a apoyar la espalda en el respaldo.

- ¡Triple! – voceó Emmett, levantando los brazos en el aire.
- Mierda. Venga, venga – animó Jacob, como si los que salían jugando en la televisión fueran a oírle.
- Acabaremos dándoos una paliza – se mofó Em.
- ¿Qué dices? Este año jugaremos los Playoffs - aseguró Jake. Emmett soltó una de esas carcajadas que retumbaban en toda la casa -. Ya lo verás. El que ríe el último, ríe mejor.
- ¿Quieres apostar? – le provocó mi tío.

Me quedé mirándole embelesada durante su discusión de apuestas y baloncesto con Emmett. No me podía creer que por fin estuviéramos juntos, que pudiera coger su mano, abrazarle y besarle siempre que quisiera, después de la agonía que había pasado.

No obstante, mi rostro de felicidad cambió cuando lo giré y pillé a mis padres observándome con una expresión afligida, casi atormentada. Fue un instante, ya que sus semblantes se transformaron inmediatamente y los dos me sonrieron con real regocijo. Sin embargo, mamá seguía aferrando la mano de mi padre con fuerza.



Mientras la señora Smith explicaba su larga y tediosa lección sobre la Guerra de la Independencia, yo pensaba en Jacob. Tenía unas ganas horribles de que sonara el último timbre para salir y lanzarme a sus brazos, y eso que acababa de estar con él. Lo malo es que todavía estaba en la primera clase.

Suspiré y me dediqué a hacer garabatos en mi cuaderno.

Helen me pasó una de sus notitas, me la puso delante para que la viera bien, aunque ya me había percatado de sobra. La abrí y leí:

Suspiros, suspiros y más suspiros. Bueno, ya me estás contando lo que ha pasado con Jacob este fin de semana. Y no me digas que nada, he visto cómo os besabais en el coche.

Mi rostro sufrió un tsunami de sangre. Cuando lo giré para mirarla, Helen tenía sus ojos dorados falsos clavados en mí, expectantes.

Volví a suspirar, escribí en el mismo papel y se lo pasé.

Está bien, Jacob y yo estamos juntos, ¿contenta?

¡Quiero que me lo cuentes todo! ¿Cómo fue? ¿Cuándo? ¿Es que terminasteis enrollándoos en la boda?

Nos miramos y a las dos se nos escapó una risilla tonta.

Bueno, más o menos. El pase definitivo fue ayer.

De tanto ver baloncesto el día anterior, ya se me había pegado algo.

Ya verás cuando se entere Brenda, ja, ja. No le digas nada. Podías darle una “sorpresita” al salir de clase.

Me parecía un poco maquiavélico, pero después de todo lo que se había alegrado cuando Jake y yo nos habíamos alejado…

Sí, puede que lo haga.

Volvimos a reírnos, esta vez un poco más alto. La señora Smith se dio cuenta y paró su explicación.

- Señorita Cullen y señorita Spencer – escondí la nota en el bolsillo de mi chaqueta. Toda la clase se giró para mirarnos -. ¿Tienen algo de lo que reírse? Porque si es así, podían compartirlo con todos, ¿no les parece?
- No, no – respondimos a la vez.
- Bien – se giró, mirándonos con advertencia, y siguió su aburrida explicación en la pizarra.

Nos miramos otra vez, mordiéndonos el labio, sonrientes, y nos concentramos en la lección.

El resto de clases pasaron excesivamente despacio. En el almuerzo no le dijimos ni una palabra a Brenda, y tampoco a las gemelas, para que no se les escapara.

Cuando por fin sonó el último timbre, tuve que reprimir mis enormes ganas de salir corriendo por el pasillo hacia Jacob. En vez de eso, me quedé con Helen, esperando al resto de nuestras amigas para que saliéramos todas juntas. Quería ver la reacción de Brenda.

Podía olerle a medida que llegábamos a la puerta. Mis mariposas ya no podían más, iban a salir volando de un momento a otro para llevarme junto a él. Nada más traspasar el umbral, Brenda ya se puso en acción. Se abrió la chaqueta, tonteó con el pelo y le echó unas cuantas miraditas.

Jacob me estaba esperando apoyado en su moto, con su camiseta marrón y sus pantalones vaqueros cortos. Estaba tan guapo… Nada más verme, me enseñó su espléndida sonrisa.

Ya no aguantaba más.

Sin despedirme de mis amigas, salí disparada hacia él. Tuve que frenarme para no correr como un semivampiro.

Tiré mi mochila al suelo para abalanzar mis brazos a su cuello y él me abrazó con vigor, apretándome contra su cuerpo. Nos empezamos a besar con entusiasmo, habían pasado demasiadas horas sin vernos.

Sus labios ya eran un afrodisíaco para mí, era imposible soltarlos. No podía creerme lo tonta que había sido todos estos meses al evitarlos. Sólo sentir su tórrido aliento en mi boca, ya me hacía estremecer. Había desperdiciado mucho tiempo y me había perdido un montón de besos.

Bueno, todo era cuestión de recuperarlos…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JACOB&NESSIE
Team Mariana


Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 14/01/2011
Edad : 37
Localización : Asturias, España, en el bosque con Jake =)ººº

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Lun Mar 14, 2011 8:26 pm

¡Y ahí tienes otro! I love you
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
PELEA

- Nessie… - me avisó entre susurros, sin dejar de besarme.
- ¿Qué…? – le contesté de igual modo.

Apartó un poco su boca para hablar.

- Tenemos que irnos.
- Espera un poco… – ronroneé, volviendo a sus labios.
- Ya no hay nadie… – murmuró.

Abrí los ojos y me despegué de su boca. Pestañeé, atontada.

¿Ya estaba anocheciendo? ¿Tanto tiempo había pasado?

- ¿Cuánto llevamos aquí? – pregunté, sorprendida.

A mí me habían parecido minutos, ni siquiera había oído los coches de los demás estudiantes, pero ahora el instituto estaba vacío y ya era casi de noche. Para encima, con el beso, me había olvidado de Brenda por completo y me había perdido su reacción.

- No sé – se encogió de hombros, sonriente.
- Bueno, ahora ya no importa si nos quedamos un poco más, ¿no? – bisbiseé, besándole muy despacio.
- Si llegamos tarde, tu padre me va a matar…

Pasé mis labios a su mandíbula y a su cuello.

- Podíamos ir a ese bosque… - le propuse, susurrándole al oído -. Allí estaremos a solas.

Sabía que con él no iba a pasar ni una gota de frío, más bien todo lo contrario, que era lo que yo quería. Mi boca se deslizó por su cuello de nuevo y él se estremeció otra vez.

- Qué demonios. A la porra tu padre – espetó.

Sonreí. Le cogí de la mano y tiré de él para echar a correr hacia el bosque que había junto al instituto, el mismo en el que había probado su suculenta sangre.

Nos adentramos bastante, no queríamos que nadie pudiera molestarnos.

- A ver si me coges, lobo – le reté con una risilla, descalzándome para ir más deprisa y tirándole las playeras en broma.

Salí disparada, a todo lo que daban mis piernas, dejándole atrás.

- ¡Espera! ¡Eso es trampa! – gritó a mis espaldas mientras se quitaba sus deportivas sin desatarlas.

Se lanzó como un bólido y se quedó detrás de mí para perseguirme. Los dos nos movíamos a toda velocidad por ese bosque frondoso y lleno de vegetación, riéndonos y jugando. Hasta que se cansó de fingir que no me alcanzaba y me cogió de la mano. Entonces, reduje la velocidad y nos detuvimos del todo.

Solté su mano y me di la vuelta para mirarle a los ojos con determinación. Se acercó a mí de igual modo y me cogió de las muñecas para ponerlas sobre sus hombros. Sus manos empujaron mi cintura, arrimándome más a él, y empezó a besarme lentamente, entrelazando sus labios y los míos con suavidad. Su delicioso aliento se abría paso por mi boca, podía saborearlo bien; todo el vello se me ponía de punta, mi corazón latía como loco y las mariposas de mi estómago no paraban de volar.

Bajé mis manos a su cintura y nuestros labios se separaron cuando le quité la camiseta con calma. Acaricié todo su torso con meticulosidad, pues era mío y podía tocarlo cuanto quisiera, quería aprendérmelo de memoria. Arrimé mi frente y la rocé contra su pecho, éste comenzó a moverse con más viveza. Deslicé mi boca por su piel muy despacio, quería sentir a fondo su terso, suave y cálido tacto. Notaba cómo se estremecía a medida que mis labios y mis manos se deleitaban en su pecho, eso hacía que yo sintiera lo mismo. Toda su ardiente piel era mía, todo su cuerpo era mío. Arrastré mis palmas para desabrocharle el pantalón y se lo quité, tirando del mismo hacia abajo.

Dejé su torso para observarle bien. Ya le había visto desnudo aquel día en el río, pero no tan cerca, no de este modo. Otra vez todo su cuerpo me pareció fuerte y vigoroso, hermoso, perfecto. Mi encendida mirada se alzó para quedarse en sus intensos ojos y me arrimé más a él. Le besé muy despacio, aunque suspirando con desenfrenado deseo.

Jacob dejó mis labios y clavó sus hambrientas pupilas en las mías. Bajó la cremallera de mi chaqueta y me la quitó, arrastrándola para acariciar mis brazos hasta que la prenda cayó al suelo y sus manos llegaron a las mías. Las separé con el fin de alzar mi camiseta y quitármela. Él también me observó durante un rato, rozándome con sus dedos, lo cual me provocaba taquicardias. Todo mi cuerpo era suyo y él lo sabía. Posó sus palmas en mi cintura y las subió para acariciar mi espalda, después, me pegó a su cuerpo. Palpité alocadamente al notar su tórrida piel pegada a la mía. Una de sus manos se aferró en el pelo de mi nuca, instando a mi cabeza a inclinarse hacia atrás con suavidad. Toda mi alma se volvió a estremecer cuando su ardiente boca y su tórrido aliento me rozaron sin prisa para besarme el cuello y la parte superior de mi pecho. Me soltó el cabello y mi rostro se unió al suyo. Nos clavamos los ojos con deseo, expirando con impaciencia.

Nuestros labios se abalanzaron y nos besamos apasionadamente, entre jadeos. Mis manos y mis brazos pasaron a su cuello y a sus hombros y le empujé hacia mí, obligándole a caminar en mi dirección, hasta que mi espalda topó con el árbol que tenía detrás.

Mi corazón y mis mariposas palpitaban con furor y mis pulmones ya no daban a basto. Ya no podía frenarme. Lo único que quería era sentirle por todo mi cuerpo, sentirle dentro de mí, sentir su ardiente piel fundiéndose con la mía.

Entonces, Jacob dejó mis labios por un momento.

- ¿Estás segura de esto? – me susurró en la boca, respirando aceleradamente -. Si empiezo, ya no podré parar.

¿Que si estaba segura? Yo le deseaba con toda mi alma y él a mí. Estábamos imprimados y enamorados, y nos conocíamos de toda la vida, era como si siempre hubiéramos sido novios.

Aferré mis manos a su pelo con fervor.

- No quiero que pares - le imploré con ansia, casi con exigencia.
- Lo que tú digas, nena… - murmuró mientras su boca regresaba a la mía y sus manos empezaban a desabrochar mi sujetador.

De pronto, nuestros labios y sus manos se pararon en seco cuando percibimos algo raro.

Mi novio separó un poco su cuerpo del mío y nos miramos a los ojos.

- Es ese asqueroso olor a amoniaco – observé por los dos con miedo; su rostro se giró de repente y el mío hizo lo mismo.

Me quedé paralizada cuando vi al licántropo entre los árboles. Nos estaba observando con sus ojos amarillos reflectantes. Resollaba furiosamente y sus fauces mostraban sus afilados dientes aserrados, entre gruñidos.

Jacob se despegó de mí súbitamente, lleno de convulsiones y ya rugiendo. Se echó hacia delante con rapidez, estirando los brazos, y su cuerpo explotó en el acto. Cuando se posó en el suelo, era un colosal y enfurecido lobo rojizo.

El licántropo tuvo la osadía de acercarse, eso sí, muy lentamente, fijando sus ojos obsesivos en mí. Jacob se envaró y se irguió, cubriéndome todo el tiempo, y le enseñó su implacable y letal dentadura mientras le gruñía con agresividad y le clavaba una mirada enormemente amenazadora.

Cuando el licántropo retiró su labio y le volvió a mostrar sus dientes, me invadió una oleada de pánico. Si ese monstruo le mordía, Jacob sería infectado con la rabia y moriría. Mis puños se cerraron con fuerza.

Mientras ambos fintaban, mis manos empezaron a temblar. No podía permitirlo, tenía que hacer algo.

- ¡Es mía! – espetó, rabioso, el licántropo con un gañido profundamente gutural.

Me sobresalté al oírle, no tenía ni idea de que pudiera hablar. Su voz sonaba extraña, oxidada, como si no la hubiera usado en mil años.

La respuesta de Jacob no se hizo esperar, no necesitaba hablar, ni traducción. Mi Gran Lobo mostró toda su majestuosidad y poderío al enderezarse, alzando su grandioso pecho con autoridad. Su tamaño se vio claramente incrementado, me pareció gigantesco, descomunal. Le mostró su despiadada y mortal dentadura de nuevo y profirió un potente rugido que salió de lo más profundo de su tórax y que cuando salió por su garganta, retumbó en todos los árboles y en mis oídos, juraría que se movieron hasta las hojas. El bosque se agitó y el cielo se llenó de aves y criaturas de diferentes especies y tamaños que escapaban a tal amenaza.

Los aullidos de veintidós lobos se escucharon a lo lejos.

Para mi asombro, el licántropo se encaró con él. Se adelantó un paso y se puso en un cara a cara con mi lobo, gruñéndole y rugiendo con furia. Sin embargo, Jacob no se movió ni un centímetro. Siguió con la misma actitud y postura, clavándole los ojos desde arriba, ya que era más grande y alto que el monstruo.

La mirada de mi Gran Lobo era de firmeza y supremacía, enseñaba sus inmensos colmillos y tenía la cola erguida hacia arriba. No mostraba ni un ápice de titubeo o temor. El licántropo comenzó a recular, desconcertado, dio unos pasos hacia atrás y se quedó quieto, vigilante. Se notaba que no sabía qué hacer, oscilaba la vista entre Jacob y yo. Al lobo lo miraba con recelo y desconfianza, a mí con obsesión y pretensión.

Entonces, cuando decidió y avanzó un paso, se paró en seco con los ojos como platos.

Dos enormes y cabreados lobos aparecieron de entre las sombras a ambos lados. Quil y Embry lo rodearon, gruñendo y enseñándole sus no menos peligrosas dentaduras. Ambos se quedaron a la espera de órdenes, con las colas hacia dentro, en señal de sumisión y respeto al Gran Lobo.

Jacob dejó su pose y se agazapó para atacar, rugiendo con tanta cólera, que el bosque se volvió a conmocionar. Los dos lobos se unieron a él y también se inclinaron hacia delante.

Un gran grupo de lobos aulló, ahora se oían más cerca.

Todo ocurrió en una milésima de segundo. El licántropo me echó una última ojeada y salió disparado hacia su huída. Jacob me miró fugazmente para decirme que le esperase aquí y se impulsó con sus dos hermanos para irse tras él a la velocidad del sonido.

En un abrir y cerrar de ojos, los perdí de vista entre la espesura de la vegetación nocturna. Estaba sola, pero no estaba asustada por mí. Yo ya no corría peligro. Paseé, algo nerviosa; lo estaba por los lobos. ¿Podrían con él?

De repente, una enorme manada de grandes lobos pasó a mis lados como una exhalación. No pude distinguir bien a ninguno, puesto que solamente conseguí ver unos borrones de distintos colores que se adentraron en la boscosidad, pero me pareció contar hasta dieciséis manchas. Ni siquiera sé si ellos se fijaron en mí.

Eso hizo que me quedara un poco más tranquila. Eran muchos contra esa bestia, era muy difícil que le pasara algo a Jacob o a alguno de sus hermanos. Estaban acostumbrados a luchar contra docenas de peligrosos y crueles vampiros, ansiosos por matarles. Yo sólo tenía que esperar a que Jake viniera a buscarme, seguro que no tardaría mucho.

Me disponía a agacharme para recoger mi camiseta y mi chaqueta del suelo, cuando la pulsera vibró fuerte, haciendo que me incorporara automáticamente, alarmada.

Me quedé como una piedra al ver a Nahuel. Estaba frente a mí, mirándome con reproche y condena. Después, sus ojos bajaron la vista hasta mi pecho y su rostro cambió. Me miraba del mismo modo que el licántropo y había un matiz de perversidad en sus pupilas.

No me dio tiempo a coger mi camiseta para vestirme. Se abalanzó hacia mí y me sujetó por las muñecas, estrellándome en el mismo árbol en el que había estado hacía un rato con Jacob.

- ¡Suéltame! – le grité, apretando los dientes, mientras intentaba escaparme de su presa.

Pero no era capaz de conseguirlo, me aferraba con tanta fuerza, que me hacía daño. Tampoco podía darle un rodillazo en su entrepierna, me tenía demasiado apretada contra el tronco y sus piernas obstaculizaban a las mías.

- Es inútil que chilles o que intentes nada – resolló con ansia en mi mejilla -. Hoy serás mía de una vez por todas.

Mi aro de cuero vibraba como loco bajo su mano.

- Jacob va a llegar de un momento a otro – le advertí, apartando mi cara para no notar su aliento.

Se rió entre dientes con maldad.

- No lo creo. Tengo a todos esos lobos muy entretenidos con mi licántropo.

Mi cuerpo se quedó paralizado por un momento.

- ¿Tu… tu licántropo? – farfullé, helada.

Volvió a reírse.

- En realidad, no es mío del todo. Lo creó Joham, pero yo lo crié y lo adiestré – admitió con una serenidad que me espantó -. Es mi mascota, mi perro.

Tragué saliva. Estaba más loco de lo que yo creía.

- ¿Tu padre manipuló sus genes? – le pregunté para tenerle distraído.

Jacob llegaría pronto.

- Ese científico chiflado lo creó para mí – me contestó, volviendo a mi mejilla. La aparté otro poco -. Fue un regalo de cumpleaños – me olió el pelo y comenzó a tocármelo con sus sucios labios -. Al principio no lo quería, no quería nada de ese degenerado, pero luego caí en la cuenta de que me podía ser de utilidad. Es mucho más cómodo cazar humanos con un licántropo.

Noté cómo mi cuerpo se petrificaba.

- Creía que ya no tomabas… sangre humana – conseguí musitar.
- Como ya te dije una vez, es difícil resistirse cuando ya la has probado y has comprobado lo deliciosa y extremadamente placentera que es.
- Pero Huilen…
- Huilen es una ingenua y una cobarde – espetó con rabia -. Siempre vive pensando en el pasado, no quiere afrontar la realidad: que es un vampiro y que necesita sangre humana para vivir. Sigue aferrándose a esa idea absurda de la abstinencia, piensa que así es mejor que los demás. Pero se equivoca – volvió a llevar su asqueroso y agitado aliento a mi mejilla y ésta se apartó de nuevo -. Intentó llevarme a su terreno, pero no me dejé. La engañé, haciéndola creer que solamente me alimentaba de sangre animal, así me dejaba tranquilo y podía actuar a gusto. Cuando Joham apareció un día con el licántropo, vi el cielo abierto. Lo adiestré para que cazara para mí. Deberías de ver la cantidad de humanos que puede cazar un licántropo en un par de horas, sobretodo teniendo una ciudad como Seattle cerca – mi cerebro no daba crédito a lo que estaba escuchando. Mi mente se llenó con las imágenes de la cabeza y el torso encontrados en el bosque de Jacob y con todas esas pobres víctimas que salían todos los días en el periódico. Todas esas veces que Nahuel salía de caza… -. Por supuesto, yo sólo me alimento de la sangre, el resto es para él.
- Y… - pensé en mi próxima pregunta con rapidez, para tenerlo entretenido hasta que llegara Jake -, ¿Huilen nunca sospechó nada?
- Claro que no – el dorso de su mano pasó a mi pómulo y mi rostro se separó instintivamente a la vez que mi mano liberada se ponía en su torso para apartarle de mí, sin éxito. Se quedó mirándome un rato, irritado, y siguió hablando -. Lo tenía encerrado en una cueva para que ella no lo viera, solamente salía un par de horas para que me hiciera el trabajo.
- ¿Lo tenías encerrado en una cueva? – inquirí, espantada.

Ese licántropo era un monstruo, pero lo que había hecho Nahuel me parecía abominable. ¿Cuántos años habría estado encerrado? ¿A cuántos humanos le habría obligado a matar? Seguramente ese licántropo hubiera asesinado a otras personas si hubiera estado suelto, pero él le había reforzado esa conducta asesina sólo para conseguir su propósito, lo cual me parecía peor. Él se dio cuenta de mi repulsa.

- No me digas que también vas a defender a ese animal – me recriminó con acidez. Entonces, se apretó contra mí con violencia, poniéndome el brazo en el cuello -. ¿Tanto te atraen los perros, que ibas a mancillarte con uno? – me acusó con un deseo rabioso en la voz.

Sus palabras me dieron asco. Le escupí en la cara con odio.

- ¡Eres repugnante! – mascullé, iracunda.

Se limpió y me miró furioso, respirando agitadamente.

- Serás mi esposa, quieras o no – afirmó con convicción, apretándose contra mi cuerpo.
- Lo tenías planeado desde el principio, ¿no? – argüí, separándome como podía -. No sé cómo lo hiciste, pero engañaste a todo el mundo: a Alice y Jasper, incluso a mi padre…
- Fue muy fácil – declaró con impaciencia -. He heredado algunos dones de mi padre, es lo único bueno que me dejó.
- Utilizaste a tu licántropo para que fuera a por mí – le acusé.
- No. Su misión era cargarse a tu querido perro, sin embargo, ese licántropo estúpido se ha obsesionado contigo desde que te vio en vuestro bosque – me quedé todavía más helada al recordar. Ahora caía. Lo que me había rozado en el bosque el día que me perdí en la niebla no había sido mi lobo. Nahuel consiguió bajar su rostro a mi cuello y jadeó, ansioso -. Lo que no entiende ese idiota es que eres mía.

Posó sus labios en mi piel y mis manos consiguieron soltarse.

- ¡Déjame! – chillé -. ¡Yo jamás seré tuya!

La pulsera reaccionó con ímpetu mientras le empujaba. Vibró sobre mi muñeca con un golpe enérgico e impetuoso y, con una fuerza increíble, estalló su onda expansiva de fuego. Nahuel salió disparado hacia atrás, colisionando de espaldas contra el árbol de enfrente.

Eché a correr, pero no me dio tiempo a llegar muy lejos. Se lanzó sobre mí, colérico, y ambos caímos en el suelo.

Consiguió ponerse encima de mí, jadeando salvajemente, intentando llegar a mi cuello, a mi pecho. Mientras forcejeaba con él, empezó a atravesarme el fuego por mi espalda. Yo no sería suya, jamás. Si tenía un dueño, ese era Jacob. Sólo Jacob. Antes prefería morirme, a que me tomara otro hombre. Mi sangre comenzó a volverse gélida y mi garganta prorrumpió un rugido.

Sin embargo, mi cuerpo no pasó de ahí.

- ¡SUÉLTALA, HIJO DE PUTA! – rugió Jacob, encolerizado -. ¡NO LA TOQUES!

Nahuel salió disparado de espaldas y se estrelló contra otro árbol. El crujido fue estrepitoso cuando el tronco se partió en dos. La parte superior del pino se cayó encima de otro y fue arrastrándose, escurriéndose de rama en rama hasta que terminó en el terreno.

Jacob se quedó frente a él, mirándole con combatividad, esperando a que se incorporase. Ni siquiera se había puesto los pantalones.

- ¡Venga, levanta! – bramó -. ¡Lucha conmigo, si eres hombre!

Lo levantó él mismo del suelo con las dos manos y lo volvió a lanzar contra otro pino.

Me puse en pie y me quedé contra el tronco de otro árbol.

Nahuel se incorporó, rabioso, y se lanzó de cabeza contra él, haciendo que la espalda de Jacob se estrellara con un gran abeto.

Embry y Quil aparecieron de entre el follaje y se quedaron paralizados al ver la escena. Quil giró el rostro para mirarme y el entendimiento le llegó cuando sostuve mi asustada mirada con él. Embry avanzó un paso para echarle una mano a Jake, pero fue bloqueado por el brazo de Quil y, entonces, él también se fijó en mí. Los dos volvieron la vista a la pugna con los semblantes severos.

Jake empujó a Nahuel con un solo brazo y le propinó un puñetazo con el otro puño. El golpe fue tan fuerte, que Nahuel emitió un alarido y se cayó en el suelo de espaldas. Cuando consiguió ponerse en pie, tenía la nariz rota y la cara ensangrentada.

La piel de un semivampiro es impenetrable, a no ser que se encuentre con el puño de un hombre lobo encolerizado.

- Te apuesto cinco pavos a que la garrapata sale corriendo – le cuchicheó Quil a Embry.
- Y yo a que Jake acaba con él – le respondió éste último.
- Acepto.

Los dos quileute chocaron los puños para cerrar la apuesta.

¿Cómo podían estar tan tranquilos? Yo estaba temblando, Nahuel era venenoso, si conseguía morderle…

Nahuel se limpió la sangre con la mano y le clavó una mirada de odio a Jacob. Se movió hacia un lado y mi novio fintó hacia el otro. Entonces, con un movimiento rapidísimo, Nahuel serpenteó y se escuchó un crujido cuando consiguió golpear a Jake en la cara.

- ¡Jake! – chillé, horrorizada, llevándome las manos a la boca.
- ¡Jo-der! ¡Le ha roto la nariz, tío! – exclamó Quil con una mueca de suplicio.
- ¡Uf! Eso tiene que doler… - murmuró Embry como si estuviera viendo una lucha de Pressing Catch tranquilamente en su casa.

Quil se dio cuenta de mi cara de espanto.

- Tranquila – me dijo -, dentro de dos minutos estará como una rosa.

Jacob se recolocó la nariz y se oyó otro chasquido. Sus dos hermanos pegaron un respingo con gestos de dolor y yo casi me desmayo.

- Bueno, ya me he cansado de jugar – masculló, furioso, limpiándose la sangre de la nariz con el dorso de la mano.

Con un movimiento veloz, se lanzó hacia Nahuel y empezó a asaltarle a puñetazos. Cuando éste se caía al suelo, lo levantaba por la solapa de su camisa para seguir su ataque. Mis piernas se aflojaron al ver cómo Nahuel se revolvía e intentaba morderle.

Sin embargo, Jacob lo enganchó del cuello como si de una serpiente se tratase y lo estampó contra el tronco de un pino. Lo levantó del suelo y Nahuel se quedó con las piernas colgando, procurando soltarse de la guillotina de sus manos. Todo su esfuerzo era en vano. La cólera de Jacob era tan grande, que estaba completamente cegado. Nahuel empezó a quedarse sin aire cuando Jake apretó su presa con ira.

- ¡No lo hagas, Jake! – grité a modo de súplica.
- ¡Iba a…! – no terminó la frase. Gruñó, enfurecido, con los dientes tan apretados, que le rechinaban, mientras le clavaba una mirada que clamaba venganza.

Me acerqué a él corriendo y le abracé por detrás.

- Por favor – le rogué con un murmullo -. Deja que se vaya. Sé que no se lo merece, pero él nos salvó la vida hace seis años, en cierto modo, estamos en deuda con él. Perdónasela tú ahora. Así, ya no le deberemos nada.

Mis palmas, que estaban sobre su pecho, podían notar su enojada respiración. Escuché otro rechinamiento de dientes y su torso comenzó a relajarse poco a poco. Sus manos se fueron aflojando hasta que Nahuel cayó al suelo, tosiendo y llevándose las manos a la garganta.

- Tienes suerte de que ella me lo haya pedido – aseveró, mirándole con firmeza y severidad -. Ahora, vete de aquí y no vuelvas más. La próxima vez que te vea, te mataré – le advirtió con igual tono.

Nahuel se levantó y se quedó frente a él.

- Esto no quedará así – afirmó, dando unos pasos de espaldas.

Se giró del todo y echó a correr sin mirar atrás.

- Bueno, ya puedes ir dándome los cinco pavos – le dijo Quil a su hermano, haciéndole un gesto con la mano para que le diera el dinero.
- ¿Qué dices? – protestó Embry.
- Ha huido. Los cinco pavos – solicitó de nuevo Quil.
- ¡Iba a matarle! – se quejó su amigo -. No huyó, le dejó escapar, que es diferente, así que me tienes que dar los cinco pavos.
- Tú lo has dicho. Iba a matarle, pero no lo hizo – le corrigió -. Al final salió corriendo, ¿no?
- ¡Ni hablar, tío! – exclamó Embry.

Mientras los dos quileute discutían sobre su apuesta, me puse frente a Jake para abrazarle con fuerza.

- ¿Estás bien? – me preguntó, apretando su abrazo.
- Sí, ¿y tú?
- No tenía que haberte dejado sola.
- No es culpa tuya – le contesté -. ¿Quién se iba a imaginar que Nahuel andaba por aquí?
- Sí, ¿por qué estaría por aquí?

Aparté mi mejilla de su pecho para mirarle.

- El licántropo es…

Entonces, me quedé sin habla. Su nariz estaba perfecta, pero sus labios y su barbilla estaban bañados con su sangre, aún estaba fresca y olía muy bien. Muy, muy bien.

No pude contenerme. Acerqué mi rostro al suyo y empecé a pasarle mi lengua por su mandíbula y sus labios lentamente, saboreando ese delicioso e irresistible manjar.

- ¿Qué estás haciendo…? – murmuró.
- Tu sangre está tan rica… – confesé con un murmullo -. Sólo un poquito más y ya paro, te lo prometo – ronroneé.
- Pues me está gustando… demasiado - admitió entre susurros -. Por mí, puedes seguir haciendo eso…, me estás poniendo a cien…

Quil y Embry carraspearon y respingaron con cara de asco, interrumpiendo nuestra conversación. Me había olvidado de ellos por completo. Al parecer, ya habían llegado a un acuerdo, lo habían dejado en tablas. Me aparté de Jake, totalmente ruborizada.

- Vemos que ya no nos necesitas, así que nos piramos – anunció Quil mientras los dos nos miraban, sonriendo con picardía.

De repente, me di cuenta de que Jacob seguía desnudo y que yo estaba en sujetador. Me tapé con los brazos, como si ya no hubieran visto bastante, y mi cara sufrió un atracón de sangre. Seguro que ya se imaginaban por dónde iban los tiros y dentro de un rato lo sabría toda la manada. Genial.

Jacob se percató enseguida de mi mal rato y se acercó corriendo a donde estaban nuestras ropas para recogerlas del suelo. Regresó a mi lado para pasarme mi camiseta y se empezó a vestir con agilidad. Me la puse ipso facto y cogí mi chaqueta para hacer lo mismo.

- Tienes que saber que Jake es el semental de las manadas – me informó Embry, casi serio -. Por eso tiene ese…
- ¡¿Quieres callarte?! – le regañó Jacob, enfadado, antes de que acabara la frase y terminara de señalar con el dedo -. ¡¿No os ibais a largar?!
- ¿El… semental? – inquirí, un tanto confusa y roja como un tomate, ya me había fijado antes en ese detalle.
- No la asustes, estúpido. La estás confundiendo – le reprendió Quil. Luego, se dirigió a mí -. No te preocupes, Jake todavía es virgen.

Los dos se empezaron a carcajear, dándose codazos cómplices.

Suspiré, resignada. Tendría que empezar a acostumbrarme a estas bromas quileute producidas por tanta testosterona junta.

- ¿Y qué pasa contigo, Quil? – le apuntó Jacob con sarcasmo ácido -. ¿Cuántos años más tienes que esperar?

El semblante de Quil cambió de repente. Le dio otro codazo a Embry, pero, esta vez, molesto porque se riera de él.

- Nos piramos – dijo Quil, enfurruñado.
- Ya hablaremos de vuestros turnos – amenazó Jake mientras me cogía de la mano.

Los dos quileute se miraron con muecas de dolor y de arrepentimiento. Se dieron la vuelta, dándose empujones, recriminándose el uno al otro, y desaparecieron entre el boscaje.

- Vamos, te llevaré a casa – me dijo, a la vez que empezábamos a caminar en dirección al instituto -. Tu padre sí que me va a matar cuando vea lo que ha pasado y por qué ha pasado – resopló. Ahora era él el que tenía una expresión de dolor -. Da gracias si salgo con vida de allí.
- Podíamos fugarnos juntos – bromeé, riéndome.

Me pasó el brazo por el hombro y yo aferré su mano, entrelazando nuestros dedos.

- Nos encontraría, seguro – manifestó, sonriente, siguiendo mi broma.
- Sí – me reí, asintiendo con la cabeza -. Aunque lo de rastrear no es lo suyo…
- Tranquila, a mí seguro que me rastrearía bien – aseguró.
- Hablando de persecuciones, ¿habéis cogido al licántropo?

La cara alegre de Jacob se puso seria.

- No – suspiró, decepcionado -. Se colgó de los árboles como un mono y se nos escapó. Lo siento, cielo – se excusó, mirándome un poco afligido.
- Me gusta más nena – declaré.

Sonrió al captar mi intento de animarle y quitarle hierro al asunto.

- Nena aquí no pegaba, nena – me respondió con su sonrisa torcida, acercando su rostro al mío.
- Pues a mí me vuelve loca cuando me lo dices… - admití entre susurros, hiperventilando, ya notaba el ardor de su aliento en mis labios.
- Entonces te lo diré siempre…

Su murmullo se apagó cuando sus labios por fin se encontraron con los míos.

Habíamos dejado de caminar y estábamos a mitad de camino hacia el aparcamiento del instituto. Ambos nos obligamos a separar nuestras bocas para seguir el trayecto, nos estábamos retrasando bastante y la bronca ya iba a ser lo suficientemente grande como para complicarla más.

Recogimos nuestro calzado del suelo y emprendimos la marcha de nuevo, aunque esta vez corriendo.



- ¡No puedo creerlo! – exclamó Alice, horrorizada, cuando terminé de contar todo lo ocurrido -. Yo… no vi nada…

Mi padre seguía con el semblante grave, parecía de piedra de verdad. Yo no sabía si era por lo del licántropo, por lo de Nahuel, por lo de escaparnos al bosque, o por todo junto.

- ¿Por qué no me dijiste que él estaba implicado en todas esas matanzas? – me echó en cara Jake, enfadado.
- Si te lo hubiera dicho, no me habrías escuchado y le habrías matado. Y entonces nosotros nos hubiéramos igualado a él. No debemos de tomarnos la justicia por nuestra mano. La vida misma ya le pondrá en su lugar, por algún sitio encontrará su merecido.
- Ya, pero hemos dejado escapar a un asesino, Nessie, no sé – resopló -. Ahora seguirá matando más gente inocente.

Eso era verdad. Me mordí el labio, un poco arrepentida. Ya no sabía si había hecho bien. Ahora iba a seguir asesinando por mi culpa. Jake se dio cuenta enseguida de mi malestar y, como siempre, parecía que me hubiera leído la mente.

- Bueno, no te preocupes – ahora el arrepentido era él por decirme eso y me hablaba con voz dulce -. Ya encontraremos alguna solución para pillarle, ¿vale? No quiero que te sientas mal. El único culpable es él – y me dio un beso en la mejilla, palabras y gesto que agradecí sonriéndole.
- Jake tenía razón todo el tiempo – señaló Emmett con el semblante serio -. Hicimos bien en dejarle dormir en la puerta de Nessie, a saber qué se habría traído entre manos ese malnacido, de no ser así.

Rosalie le dio un pellizco de reprimenda en el brazo mientras miraba a mi enfrascado padre.

- Tendré que llamar a Eleazar para saber cómo lo ha hecho… - murmuró papá de repente, con la mente sumida en sus pensamientos.
- ¡Edward, cariño! – le voceó mi madre, dándole unas palmaditas en la cara para ver si se espabilaba.
- Ese tío, Eleazar, es el que puede adivinar los dones de la gente, ¿no? – preguntó Jake, intentando recordar.
- Sí – le respondió mi madre, ya que mi padre seguía en estado de shock -. Fue el que descubrió mi escudo.
- Yo le llamaré – dijo Carlisle, dirigiéndose a su despacho.
- ¡Hay que ir tras él! – bufó Emmett, apuntando la puerta con su enorme dedo y mirando a mi padre.
- ¡Edward! – volvió a gritar mamá.
- Si ya parecía un zombie, ahora ni te cuento – se mofó Jake.

Papá se levantó del sofá de sopetón.

- Si no te mato ahora mismo, es por todas las veces que has salvado a mi hija – espetó con los dientes apretados.
- Tranquilo, tío. Era una broma – se defendió él.
- No me refiero a eso. Me refiero a lo del bosque – le corrigió de la misma guisa.
- Ya decía yo que tardabas mucho… - resopló Jacob, cruzándose de brazos y mirando a otro lado.
- ¡¿Te das cuenta de lo que ibais a hacer?! – bramó mi padre, encarándose con él.

Jacob soltó los brazos y se puso tenso.

- Lo sabemos de sobra, ya somos mayorcitos – declaró con voz firme.
- Edward, ¿qué te pasa? – inquirió mamá, asustada, sujetándole por el hombro.
- ¡Papá! – protesté con energía, interponiéndome entre ellos.
- ¿Y no crees que vais un poco deprisa? – criticó éste.
- ¿De qué estáis hablando? – quiso saber mi madre, mosqueada.
- No es asunto tuyo – le contestó Jake a mi padre en el mismo tono de antes.
- ¡Es mi hija! – voceó él.
- ¿Qué ibas a hacer con él? – me preguntó mi madre, furiosa, mirándonos nerviosa y visiblemente afectada.

Mi pulsera comenzó a vibrar.

- Nada malo – respondí, cabreada -. ¿Y ahora podemos dejar este tema, por favor? Nuestra vida sexual es privada – protesté, para total asombro de los que estaban allí, que no entendían nada.

Ni siquiera me ruboricé. Estaba empezando a hartarme de sus estúpidos y cada vez más evidentes celos. Ya no de eso, sino de que siempre se pusiera de ese modo, como si tuviera algún derecho sobre él. Sabía que tenía que frenarme, sin embargo, aunque era mi madre, no dejábamos de ser dos mujeres. Y Jacob era mío, lucharía con cualquiera para que no nos separaran, incluso con ella.

Las pupilas de mi madre adquirieron un pequeño matiz oscuro, no obstante, no me amilané, le clavé la vista, desafiante. Ella se percató de mi mirada y apartó la suya al instante hacia el suelo. Mi aro de cuero dejó de actuar a la vez.

Papá también sostuvo la mirada con Jacob durante un rato y después la llevó hasta la mía. Le miré enfadada, claro que no era asunto suyo. Y Jake tenía razón, yo ya era mayorcita, incluso mayor que mis progenitores, aunque mi falso carné pusiera diecisiete.

En ese momento, Carlisle bajó como una exhalación por las escaleras.

- He hablado con Eleazar y me ha contado cosas muy interesantes.

La atención de mi padre se centró en mi abuelo.

- ¿Qué te ha dicho?
- Al parecer, utiliza una especie de escudo – empezó a explicar -. Él se dio cuenta hace seis años, cuando vio a Nahuel en nuestro peculiar encuentro con los Vulturis. No nos dijo nada, porque no creía que fuera en nuestra contra.
- ¿Un escudo? – interrogó mamá.
- No es como el tuyo – siguió Carlisle -. Es como un espejo, sólo refleja lo que él quiere que los demás crean y deja ver lo que él quiere que vean – nuestros rostros se quedaron perplejos a la vez, excepto el de Jacob -, por eso Edward veía otras imágenes y pensamientos y Alice solamente ve las partes de su futuro que él le deja ver. Es un ilusionista, un encantador, igual que su padre.
- Al único que no pudo engañar fue a Jacob – afirmé, agarrando su mano, orgullosa.
- Por supuesto – ratificó éste con una sonrisa -. Tenía el alma negra como un tizón.
- Lo que yo decía. El sexto sentido de los animales – bromeó Emmett.
- Sí, claro. Muy gracioso – le contestó Jake con retintín.
- Bueno, ¿y qué hacemos ahora? – quiso saber mi padre -. ¿Nos vamos a quedar de brazos cruzados y ya está?
- Yo digo que vayamos a por él y a por su licántropo – propuso Em, sonriendo al pensar en una pelea.
- Yo digo lo mismo – le siguió mi novio.
- No sabemos a dónde han ido – respondió Carlisle con más mesura -. Lo mejor es esperar a que Alice tenga una visión. Bueno, eso si Nahuel le deja ver. Puede que él no haya decidido ni planeado nada todavía y esté con la alerta baja. Si tenemos suerte, tal vez se le escape alguna decisión y Alice pueda verla.
- Sí, si esperamos a que ella vea algo, podremos actuar con más eficacia – aprobó Jasper.
- Estaré muy atenta – dijo Alice.
- Bien, entonces esperaremos – decidió mi abuelo.


Última edición por JACOB&NESSIE el Miér Nov 30, 2011 10:26 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Crisair
Nuev@


Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 01/10/2010
Edad : 31
Localización : Granada

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Mar Mar 15, 2011 1:03 am

Para mi el mejor y que más ganas tenia de llegar es Llamada!! y Tensión también sobre todo cuando se revela contra Bella, genial sin lugar a dudas!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cristina Almeida
Nuev@


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 08/03/2011
Edad : 34
Localización : En La Push, con mi lobo rojizo, el ser más maravilloso del universo!

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Mar Mar 15, 2011 3:09 pm

¿Verdad? entonces todo el libro es maravilloso, eso ya lo sabía yo... Tamara es una excelente autora, muy sensible y apasionada ... Me encanta todos los capitulos... Ahora estoy ansiosa para leer el libro de Jacob ... Tamara! Sigue subiendo capitulos pronto... Razz alien
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JACOB&NESSIE
Team Mariana


Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 14/01/2011
Edad : 37
Localización : Asturias, España, en el bosque con Jake =)ººº

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Mar Mar 15, 2011 8:17 pm

¡¡HOLA, CHICAS!! alien

Crisair:
Citación :
Para mi el mejor y que más ganas tenia de llegar es Llamada!! y Tensión también sobre todo cuando se revela contra Bella, genial sin lugar a dudas!!
jajajaja, eso mola, ¿eh? Twisted Evil Twisted Evil Ya llegaremos a esos dos capis. El de "llamada" va a sorprender por cierto tema, pero bueno XDD Bueno, aunque eso se desvela más bien en "Tensión" XDD

Cristina Almeida:
Citación :
¿Verdad? entonces todo el libro es maravilloso, eso ya lo sabía yo... Tamara es una excelente autora, muy sensible y apasionada ... Me encanta todos los capitulos... Ahora estoy ansiosa para leer el libro de Jacob ... Tamara! Sigue subiendo capitulos pronto... Razz alien
Muchas gracias por tu comentario tan bonito!!!! Eres un amor I love you I love you I love you
Para el de Jacob todavia queda un poquito, pero llegará Razz Razz Razz (bueno, si seguís ahí leyéndolo, claro XDD)

Pues nada, ¡¡marchando otro capitulo!! cheers cheers Espero que te guste Wink

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

LOCURA

- Es un milagro que siga vivo – afirmó Jake, peinándome el pelo con los dedos.

Habíamos subido a mi dormitorio después de cenar, para charlar un rato antes de dormir. Él se había echado boca arriba en mi cama y yo me acurruqué a su lado.

- No les hagas caso – suspiré -. Tendrán que acostumbrarse.

Sobretodo mi madre, pensé.

Nos quedamos un rato en silencio, pensando. Se estaba en la gloria sobre su pecho calentito mientras me atusaba la melena. Alcé un poco la cabeza para darle un beso, pero me detuve al verle con el rostro preocupado.

- ¿Qué te pasa? – le pregunté -. No estarás preocupado por eso, ¿no?
- ¿Por lo de tu padre? Qué va – aseguró.
- ¿Entonces?

Cogió aire lentamente por la nariz y lo soltó de sopetón, con desazón.

- Es por Sam.

Me incorporé un poco más y me eché boca abajo, apoyándome en su torso para verle mejor la cara.

- ¿Es que le ha pasado algo?
- No, no es eso – se quedó unos segundos mirando al techo y volvió a suspirar -. Quiere dejarlo – soltó al fin.

Me quedé a cuadros.

- ¿Sam dejarlo?
- Bueno, no del todo. Quiere seguir unos años más y luego envejecer junto a Emily.
- ¿Y cuál es el problema? Ya sabías que eso tenía que pasar tarde o temprano – le dije, pasándole los dedos por el pelo.
- Pues que no quiere seguir siendo un Alfa – empezó a explicar -, quiere pasarse a mi manada, como los demás, y ahí está el problema, que ya no habrá dos manadas.
- ¿Los demás? – inquirí sin comprender.
- Mi manada ha crecido – anunció con resignación.

En ese momento, me di cuenta de la de cosas que me había perdido estos cuatro meses. Me acordé de la gran manada que había pasado a mi lado en el bosque para perseguir al licántropo, había contado hasta dieciséis borrones.

- ¿Cuántos sois ahora?
- Diecinueve – resopló -. Estas dos últimas semanas han sido una locura – se quejó -. Primero fueron los más jóvenes: Cheran, Thomas e Ivah. Después, me vienen Jeremiah y Aaron diciéndome que también quieren estar en mi manada – volvió a resoplar -. Y no veas qué jaleo se montó cuando llegó el resto – frunció el ceño al recordar -. Vinieron en tropel y tuve que reorganizarlo todo. Leah no hacía más que quejarse y, para encima, el lío de la boda de mi hermana a las puertas.
- Entonces, la manada de Sam consta de cinco miembros, ¿no?
- Sí.
- Sam, Jared, Paul…
- Michael y Nathan – siguió él.
- ¿Todos los demás se han pasado a la tuya? – pregunté, sorprendida -. ¿Por eso Sam no quiere seguir siendo un Alfa? ¿No le basta una manada de cinco miembros?
- No, eso le da igual. Podía haber seguido unos años más de Alfa tranquilamente con su manada hasta que lo dejara, pero es por todo ese rollo del Gran Lobo – protestó con una mueca de disgusto -. No me deja de dar la brasa con eso de que soy Taha Aki, que tengo que ser yo el jefe de la tribu y que sólo puede haber una manada. Jared, Paul, Michael y Nathan también piensan lo mismo, pero siguen con él por lealtad, ¿entiendes? Cuando él se pase a mi manada, ellos harán lo mismo encantados. Así que tendré que liderar a veintitrés lobos y, para colmo, ya me dirás en qué puesto pongo a Sam, porque Leah no está dispuesta a perder su posición de segundo al mando. Menudo marrón que me viene – resopló por enésima vez -. ¿Te acuerdas cuando Emily dio a luz y tuve que encargarme de las dos manadas?
- Sí, claro.
- Por lo visto, era una prueba, ¿puedes creértelo? – suspiró con indignación -. Un ensayo o algo así para ver si estaba preparado para llevar una manada tan grande. El muy cretino habló con el Consejo y lo planearon todo.
- Y, por supuesto, pasaste la prueba – declaré, sonriendo con orgullo, sin dejar de acariciarle la cabeza con los dedos.
- Parece ser que sí – exhaló. Luego, se quedó mirándome, sonriendo con esa sonrisa que me volvía loca -. Veo que a ti te gusta bastante mi asquerosa situación.
- No es asquerosa. Yo estoy muy orgullosa de ti y sé que lo harás muy bien – confesé, acercándome a su rostro -. Además – bajé mi dedo por su pecho -, es lo que tenía que pasar. Es un honor para ellos, es normal que todos quieran estar bajo tus órdenes, Gran Lobo – susurré en sus labios.
- Bueno, si a ti te gusta tanto, puede que no esté tan mal, después de todo – murmuró.

Le besé muy despacio y metí la mano bajo su camiseta para acariciar su impresionante torso.

- He estado pensando que podíamos tener esa cita que tanto querías – cuchicheé sin dejar de rozar su labio inferior con los míos.
- Menos mal – sonrió -. Creí que no ibas a tener una cita conmigo nunca.
- Ya ves, he cambiado de opinión. ¿Qué te parece este sábado?
- No sé, tendré que mirar mi apretadísima agenda – bromeó, haciéndose el remolón.
- Sería por la noche – le señalé con intención.

Jacob captó mi mensaje enseguida. Se giró e invirtió nuestra postura. Ahora yo estaba boca arriba y él boca abajo, con la mitad del cuerpo sobre mí. Mi corazón metió la quinta.

- Creo que podría hacer un hueco – murmuró, deslizando sus labios por mi mandíbula.
- Tú y yo solos… – seguí insinuando con un susurro.

Bajó su caliente mano y empezó a arrastrarla por debajo de mi camiseta, provocando aún más a mi ya estremecida piel.

- Tiraría la agenda por la ventana. Me muero por estar contigo… - me susurró, besándome con suavidad.

Sólo con esa ardiente caricia y el roce de sus palabras, todo mi cuerpo, incluidas las mariposas, se puso a hiperventilar.

Llevé mis manos a su nuca y a su espalda.

- Jake… - suspiré.

Alguien picó a la puerta cuando nuestros labios se mezclaron con más efusividad.

- Renesmee, voy a entrar – anunció mi padre, malhumorado.

Nos separamos a regañadientes y nos quedamos sentados en la cama, esperando a que pasara.

Mi padre abrió la puerta y entró en el dormitorio con gesto serio. Me crucé de brazos y le miré con el ceño fruncido.

- ¿Qué quieres? – le pregunté.
- Solamente venía a comprobar cómo iba la cosa.

Iba bien, hasta que llegaste tú, pensé.

Mi padre sonrió con un poco de malicia, dándome a entender que por eso había venido.

- No estábamos haciendo nada – resopló Jake.
- Por cierto, Jacob. Ahora que Nahuel no está en esta casa, ya no hay motivo para que te quedes a dormir – le dijo mi padre.
- ¡Papá! – protesté.
- A Carlisle no le molesta – replicó Jacob.
- Pero a mí sí – le respondió él.
- ¿Por qué? Te recuerdo que tú te quedabas todas las noches con Bella mientras ella dormía.
- Exacto, mientras dormía – matizó mi padre.
- Sí, porque no podíais hacer nada – rebatió mi novio. Entonces, esbozó una enorme sonrisa -. ¿Es por eso? ¿Es porque yo sí puedo tocar a Nessie?
- Jacob, no te pases conmigo – le advirtió mi padre con su rostro de mármol todavía más tenso -. Hoy no estoy para juegos, así que ya puedes largarte ahora mismo antes de que te…
- Vale, vale, está bien – le interrumpió él, enfadado, levantándose de la cama -. Ya me voy, tranquilo.
- ¡No! – me quejé, poniéndome en pie como un resorte y pegándome a Jake.
- Ya está bien, Renesmee – me regañó papá -. Jacob tiene que irse a su casa. También tiene allí a su padre, que lleva durmiendo solo mucho tiempo.

Me mordí el labio, pensativa. Eso era verdad.

- No te preocupes – me susurró mientras me cogía por la cintura para arrimarme a él -. Estaré aquí todas las mañanas a primera hora, cuando te levantes.

Asentí con la cabeza y rodeé su cuello con mis brazos para besarle. Escuché muy de fondo los irritados suspiros nasales de mi padre cuando nuestros efusivos labios no terminaban de despegarse.

- ¡Jacob! – bufó papá de repente -. ¡Deja de pensar en eso! ¡Soy su padre, por el amor de Dios!
- Nadie te ha dicho que hurgues en mi mente – le respondió éste, dejando mi boca para ello.
- ¡No juegues conmigo, perro! – voceó mi padre, exasperado -. ¡Vete de aquí ya, si no quieres que…!
- Vale, vale – le cortó de nuevo, separándose de mí -. Bueno, preciosa, hasta mañana – se despidió por el camino, a la vez que me daba besos cortos y me llevaba con él de la mano a medida que se acercaba de espaldas a la puerta.
- Hasta mañana – le respondí, sonriente, entre beso y beso.
- ¡Jacob! – rugió mi padre.
- Vale, vale.

Me dio un último beso y me soltó la mano para largarse por piernas de la habitación.

Me asomé a la puerta para verle marchar por el pasillo y solté una risilla cuando le vi lanzándome besos al aire hasta que se perdió escaleras abajo.



Le pedí a Rosalie que me peinara y a Alice que me maquillara un poco. No entendía por qué estaba tan nerviosa por esta cita, ya que veía a Jacob todos los días. Sin embargo, tenía la tonta intuición de que iba a pasar algo especial, aunque todo me parecía especial a su lado.

Habíamos hablado de nuestra cita toda la semana, pero Jacob no me quiso decir a dónde me iba a llevar. Lo único que sabía es que era en Port Angeles, ya que mi padre no quería que fuéramos muy lejos después de todo lo que había pasado con Nahuel y el licántropo, y que era un restaurante muy guay.

Intenté averiguar algo preguntándoles a mis amigas, a ver si ellas sabían de algún restaurante muy guay en Port Angeles, sin embargo, ninguna sabía nada. Helen solamente iba a locales de comida rápida, las gemelas no conocían mucho mundo debido a su estricto padre y Brenda llevaba toda la semana casi sin hablarme, del enorme disgusto que se había llevado con el beso del lunes, del martes, del miércoles...

Me levanté y me eché un último vistazo en el espejo del baño después de mi sesión de maquillaje y peluquería. Mi pelo caía suelto con una cascada de suaves rizos y mi maquillaje era muy natural, tan sólo se notaba la sombra en tonos tostados y la línea negra bajo mis ojos.

- Muchas gracias, sois las dos geniales – felicité a mis tías, dándoles y beso en la mejilla y sonriendo abiertamente.
- Me encanta cómo te queda este vestido rojo – me dijo Alice, toda emocionada. Entonces, lo alzó y sonrió al ver las medias y los ligueros -. Los encajes de las medias son preciosos. Y los zapatos son lo más. Deberías de ponerte tacones más veces.

Los ligueros, las medias transparentes, el pequeño bolsito y los zapatos me los había comprado ella en cuanto vio que me iba a poner mi vestido rojo, no sé ni cómo le dio tiempo.

- Sí, claro – suspiré con una risa -. Ni siquiera sé si sabré caminar con esto.
- Eres mitad vampiro, por supuesto que sabrás – alegó ella en un tono petulante. De pronto, me pasó el brazo por los hombros y su voz musical se tornó, además, sugerente -. Bueno, cuéntale a tu tiíta, ¿a qué se debe esta indumentaria tan sexy? ¿Es que quieres provocar a Jacob?

Mis mejillas se encendieron, aunque esa era la idea.

- No creo que necesite eso para provocar a ese animal – exhaló Rosalie.
- ¡Rose! – le regañé.
- Perdona, era una broma – se disculpó, al ver mi cara de enfado -. Quiero decir, que a él ya le gustas igual – intentó arreglar.
- Bueno, bueno – me animó Alice, empujándome hacia la puerta -. No le hagas esperar más.
- Sí, bajo ya.

¿Por qué estaba tan nerviosa? Qué tontería.

Cogí aire y salí del baño.

Caminar con esos tacones no se me daba tan mal como yo pensaba, hasta bajé muy bien las escaleras de las dos plantas y todo.
Los nervios se transformaron en una enorme revolución de sentimientos cuando vi a Jacob en el salón. Mis piernas se quedaron tiesas en el primer escalón y mis embobados ojos se clavaron en él.

Me pareció que iba tan guapo como el día de la boda de Paul y Rachel. Estaba esperándome de pie, mirándome tan pasmado como yo a él. Me fijé en que los pantalones de vestir marrones y la camisa azul eran parte de la ropa que Carlisle y Esme le habían traído de París. Y era la primera vez en toda mi vida que le veía con zapatos.

Me obligué a tomar aire y avancé hacia él.

- Estás… estás… - balbuceó, mirándome de arriba a abajo como si no se lo creyese.
- Tú también estás muy guapo – concluí yo con una sonrisa mientras rodeaba su cuello con mis brazos.
- Impresionante, esa es la palabra… - me susurró en los labios.

Me apretó contra él y empezamos a besarnos con intensa animosidad. Su ardiente aliento ya empezaba a calentar mi cuerpo.
Un molesto carraspeo me hizo bajar del cielo y me forcé a separar mi boca de la suya. Mi padre nos miraba con una mezcolanza de angustia, disgusto y enfado en su rostro. Sin duda, estaba viendo nuestras mentes.

- Hice bien en no ponerle barra de labios – le cuchicheó Alice a Rosalie.

Entonces, me dio por mirar a mi alrededor y me percaté de que estaba allí toda mi familia. Mi madre miraba hacia otro lado y tenía los ojos fijos en el suelo.

- Estás preciosa – dijo mi padre, sonriéndome. Luego, le cambió el semblante -. Demasiado, demasiado preciosa – y miró a Jake con ojos disconformes.

Mi novio despegó la vista de mí, movió sus pupilas hacia papá y bajó la curvatura bobalicona de su labio, carraspeando con disimulo.

- Gracias. Bueno, ¿nos vamos? – le sugerí a Jake para salir de esa casa de una vez.
- Un momento – nos interrumpió Alice, parecía indignada por algo -. No iréis en ese coche, ¿no? – le preguntó a Jacob.
- ¿Qué le pasa a mi coche? – protestó él con el ceño fruncido.

Mi tía levanto la mano y a Jake se le iluminó el rostro, como si el brillo de la llave que le mostraba ella se reflejara en él.

- Nada, pero es mejor mi Ferrari – le contestó con un aire presuntuoso.
- ¿Me vas a dejar tu Ferrari? – inquirió él, sorprendidísimo.
- ¡Muchas gracias, Alice! – exclamé, lanzándome a ella para abrazarla.

Era tan pequeña y menuda, que no apreté mucho, daba la sensación de que se fuera a romper, aunque sabía que si la abrazaba con fuerza, lo más seguro es que la que acabara rota fuera yo.

- Alice, si no fueras un vampiro quemanarices, te daría un beso – declaró Jake entre risas.
- Doy gracias a eso, entonces. Pero, bueno, me lo tomaré como un cumplido – suspiró ella con una sonrisa, alzando más la llave para que él la cogiera.

Y así lo hizo. Me tomó de la mano y nos dirigimos hacia la puerta.

- Jacob – le llamó mi padre.

Puso los ojos en blanco y se dio la vuelta, resoplando.

- Ten cuidado con ese coche. Ah, y a las doce en casa – le dijo en tono de advertencia.
- ¡Papá! – protesté.
- ¿A las doce? Venga ya – se quejó -. ¿Te crees que es Cenicienta?
- A las doce – repitió mi padre con el semblante inflexible.

Suspiramos y Jacob abrió la puerta para dejarme salir.



El Ferrari no corrió por la carretera hacia Port Angeles, voló como un cohete. Yo ni me imaginaba que podía llegar a esas velocidades. Jacob disfrutó como un niño, al volante. Solamente disminuyó cuando empezamos a divisar la ciudad.

Aparcó cerca del Erickson Play Field [1] y nos dirigimos al restaurante donde había hecho la reserva, dando un paseo.

[1 Erickson Play Field es un parque de recreación donde existen canchas y pistas de diferentes deportes y zonas de juegos infantiles.]

No quedaba lejos de allí. Aunque fuimos a paso lento, llegamos en diez minutos. Cuando vi el establecimiento, me quedé boquiabierta.

- ¿Es aquí? – le pregunté, gratamente sorprendida.
- Sí – me contestó, sonriente.

Era un restaurante de estilo moderno, con un cartel en tonos negros y rojos con el dibujo de un lobo enorme que ponía: Wolf [2].

[2 Wolf: lobo, en inglés.]

- El nombre es muy apropiado – me reí -. Pero este sitio tiene pinta de ser un poco caro… - opiné, más seria.
- Bah, un día es un día. Además, tengo enchufe – admitió, sonriendo de oreja a oreja.
- ¿Enchufe?
- Ya lo verás – se rió -. Vamos – tiró de mi mano y empujó la puerta con la otra.

Pasamos y nos dirigimos a una pequeña barra que había en la entrada. El restaurante no era muy grande, pero parecía muy acogedor. Estaba todo decorado en tonos negros, rojos y plateados, y era muy chic, a Alice le hubiera encantado, si pudiese comer, claro. El tema central en todo el comedor eran los lobos, había algunos cuadros de estilo vanguardista de estos cánidos por las paredes.

- Buenas noches – nos saludó el camarero de la barra.
- Hola, teníamos una mesa reservada – le indicó Jake.

El camarero abrió un pequeño cuadernillo por una hoja que tenía marcada con una cinta.

- ¿A nombre de quién? – preguntó, sin dejar de mirar a la libreta.
- De Jacob Black.

El chico de pajarita levantó la vista al instante y miró a Jake con sorpresa.

- Esperen aquí un momento, por favor – dijo mientras se marchaba de la barra apurado y se perdía por una puerta.
- ¿Qué pasa? – quise saber.
- ¡Jacob! – exclamó un hombre que salía como una exhalación de la misma puerta con los brazos extendidos.

Parecía de la reserva. Era indio, y su pelo negro y liso estaba atado en una corta coleta.

- Hola, Joe – le saludó él con una sonrisa.
- Te estaba esperando. ¿Cómo estás? – le estrechó la mano con evidente respeto -. ¿Y tu padre?

Sí, era de La Push.

- Bien, estamos todos bien, gracias.
- ¡Oh! – volvió a exclamar, mirándome a mí de arriba abajo, deslumbrado -. Esta debe de ser tu preciosa novia. Renesmee Cullen, ¿verdad?
- Sí – contesté con timidez, a la vez que estrechaba mi mano también con deferencia, cosa que me pareció un poco embarazosa.
- Yo soy Joseph Luta, el padre de Cheran – me aclaró -. Pero no os entretengo más. Seguidme por aquí, os sentaré en vuestra mesa.

Ahora lo entendía todo. Por eso el nombre y tema del restaurante y su trato respetuoso, de ahí el enchufe de Jacob.

Joseph se encaminó hacia el comedor y nos condujo hasta un pequeño rincón. Por el camino, me percaté de que la mayoría de los comensales eran gente joven acomodada. Nos miraban con cierto asombro. Yo no sabía si era por mi atuendo o por mi alto y espectacular novio.

- Es esa mesa de ahí – nos anunció, señalándola con la mano -. Os traigo las cartas ahora mismo.

Se marchó raudo y nosotros nos sentamos uno enfrente del otro.

La mesa era para cuatro personas, aunque nos la habían preparado para dos con unos modernos manteles individuales de color rojo, al igual que las servilletas, sobre uno negro que la cubría entera. Los platos intercambiaban el negro y el rojo y tenían un ribeteo en plateado.

Me volví para quitarme mi chaqueta negra y la dejé en el respaldo de la silla. Cuando me giré de nuevo y Jake me vio, se le resbaló el tenedor de las manos, el cual cayó sobre el plato y produjo un ruido estridente. La gente se dio la vuelta para mirarnos, pero él ni se dio cuenta, lo único que hacían sus pupilas era repasarme, fascinadas. Me sentí satisfecha de que mi vestido hubiera causado el efecto que yo esperaba, pero, aún así, se me subió el color a las mejillas.

- Estás… estás… - balbuceó otra vez.
- Todo está al detalle – le dije para cambiar de tema.

Mi cara empezaba a estar tan roja como mi vestido.

- ¿Te gusta? – me preguntó con sus ojos negros, centelleantes.
- Me encanta – admití con una sonrisa -. Sobretodo la compañía.

Nos cogimos de las manos, entrelazando los dedos, y nos sonreímos.

Estaba tan guapo… Si no hubiera sido porque nos separaba la mesa, me hubiese lanzado a sus brazos para besarle.

- Bueno, aquí tenéis las cartas – intervino Joseph, interrumpiendo mis pensamientos -. Ahora os atenderá la camarera.
- Gracias – contestamos los dos al mismo tiempo, cogiéndolas.

El dueño se marchó de nuevo para dejarnos mirarlas a gusto.

- Ahora entiendo tu enchufe – me reí -. ¿Cómo es que el padre de Cheran tiene este restaurante?
- Le tocó la lotería y lo puso hace poco – cuchicheó.
- Vaya – exclamé.
- El tipo llevaba currando mucho tiempo de camarero y su sueño era poner un negocio como este – empezó a explicarme en voz baja -. Nunca había jugado, y el único día que juega, ¡toma! Va y le toca. Eso es tener suerte. Cuando Cheran me dijo que su padre acababa de abrir este restaurante, creí que era mejor venir aquí que no dejar dinero en otro, ¿no te parece?
- Sí – asentí, totalmente de acuerdo.

Miramos las cartas y, cuando decidimos lo que íbamos a cenar, apareció la camarera para tomarnos nota. Se puso roja como un tomate cuando Jacob empezó a hablarle, y se quedó atónita cuando vio todos los platos que él iba a comer.

La cena fue deliciosa y la compañía mucho mejor. Me pasé toda la velada riéndome de las anécdotas de la ahora enorme manada de Jake, aunque había algún detalle peligroso que se le escapó que no me gustaba tanto. Cuando me percaté, ya lo habíamos terminado todo, postres incluidos, y Joseph le puso la cuenta a él.

Alargué la mano para cogerla, sin embargo, él me la apartó, puso el dinero y se la dio a la camarera con rapidez. Ni siquiera me dio tiempo a mirar el importe.

- ¡Jake! – protesté -. Creía que íbamos a pagar a medias.
- De eso nada, a esto te invito yo – me respondió, un tanto ofendido.
- Pero será caro – me lamenté.
- No te preocupes – se acercó a mí -. Además, ya te he dicho que tengo enchufe. Joe me lo ha dejado un poco más barato – confesó con un bisbiseo -. Hace tiempo le arreglé el coche gratis.
- Ah.
- Bueno, ¿nos vamos?
- Sí – le contesté, poniéndome la chaqueta.

Nos levantamos de la mesa y Jake me cogió de la mano para dirigirnos a la zona de la barra. Joseph se despidió de nosotros efusivamente y nos fuimos.

Empezamos a caminar hacia el coche, aunque íbamos sin rumbo.

- ¿A dónde vamos? – le pregunté, acurrucándome debajo del abrigo de su brazo.
- ¿Qué hora es? – quiso saber.
- No lo sé – me encogí de hombros -. No llevo reloj.

Se quedó pensativo durante unos segundos.

- Podíamos ir a la playa a dar un paseo por la arena, ¿qué te parece? – propuso con una sonrisa.
- Vale – acepté, encantada.

Llegamos al coche en menos de diez minutos, nos subimos y Jake se puso a calibrar el espejo retrovisor.

- No puede ser – exhaló de repente, mirando por el espejo con cara de malas pulgas.
- ¿Qué pasa? – me giré para mirar.
- Es tu padre – resopló, enfadado -. Está detrás de aquel árbol.

No podía creerlo. A lo lejos, mi padre nos observaba, escondido tras un árbol. Nos estaba espiando, increíble. Esto ya era el colmo.

¿Es que no podía confiar en nosotros? ¿No podía respetar mis decisiones? Era mi intimidad, o eso creía yo.

El aire empezó a salirme por las narices cuando mi padre comenzó a asomar de entre las sombras para acercarse, desde esa distancia ya podía escuchar nuestros pensamientos y ya sabía que lo habíamos pillado. Lo hacía a un paso humano, puesto que había gente por la calle.

Rechiné los dientes. A mi padre le parecería una tontería, pero para nosotros era importante. Habíamos estado esperando esta cita toda la semana, en realidad, toda la vida, y ahora venía él para estropeárnosla.

Una luz roja parpadeó en mi cerebro como si de una alarma se tratase y, de pronto, se presentó ante mí una idea tan disparatada e insensata, que se me antojó muy tentadora, tanto como la sangre de Jacob. Mi corazón bombeó la adrenalina de mis venas con fuertes latidos, haciendo que ésta se esparciera por todas las células de mi organismo, llenándolas de locura. Sí, era peligroso, y eso lo hacía excitante e irresistible, igual que el ardiente deseo que sentía en esos momentos por Jake.

Jacob hizo amago de salir por la puerta para hablar con mi padre, pero le agarré del brazo y no le dejé.

Teníamos que huir de allí. Huir juntos.

- ¡Vámonos de aquí, Jake! – clamé, entusiasmada ante la alocada idea.
- ¿Qué? Ya nos ha visto, ¿estás loca? – cuestionó, aunque podía advertir un matiz de excitación en sus ojos.
- Sí, estoy loca. Estoy loca por ti y por estar contigo – admití, nerviosa e impaciente al ver que mi padre se acercaba.

Lo hacía sigilosamente, como si estuviera esperando a la respuesta de Jacob.

- ¡Huyamos juntos, Jake! – le imploré con entusiasmo. Me pegué a él y le acaricié la sien con mi frente efusivamente -. Quiero estar entre tus brazos ya – le susurré apasionadamente al oído.

Mi padre se abalanzó hacia el Ferrari a la vez que Jake ponía el coche en marcha y metía marcha atrás.

- Vámonos de aquí, preciosa – accedió, girándose y pisando el acelerador a fondo.

Me agarré bien a Jacob para no estamparme en el salpicadero. El chirrido de los neumáticos fue ensordecedor cuando el coche salió despedido hacia atrás, y todas las personas que pasaban por allí se quedaron mirando. Mi padre se detuvo a un palmo de la parte trasera del vehículo y se marchó como una bala humana en la dirección opuesta.

- ¡Corre, se ha subido a su coche! – le avisé.

El Ferrari se movió rápidamente por las calles de Port Angeles, sin embargo, no podíamos ir más deprisa por culpa de los peatones y semáforos que no nos quedaba más remedio que respetar. Miré atrás varias veces, lo teníamos a dos coches de distancia.

En cuanto salimos de la ciudad, Jacob pisó el acelerador y en un segundo estábamos volando por la carretera. El Volkswagen marrón metálico de mi padre apareció enseguida, aunque no conseguía ponerse a nuestra altura.

- Jake, está detrás de nosotros – anuncié, preocupada.
- Tranquila, nena – me calmó con una sonrisa maliciosa -. Su coche no puede competir con este.

De repente, el vehículo marrón aceleró y se quedó casi pegado al nuestro. Se notaba que lo conducía un vampiro, dada la precisión para no colisionar.

- ¡Jake!
- ¡Mierda! – gruñó.

El pie de Jacob se clavó a fondo en el pedal y nuestro coche se separó del de mi padre a gran velocidad. Nos reímos mientras él observaba por el retrovisor y yo miraba hacia atrás, y luego nos dimos un beso, contentos. No obstante, la risa se nos apagó cuando mi padre se volvió a pegar a nosotros.

El móvil sonó en mi bolso.

- Es él. ¡¿Es que no nos va a dejar en paz?! – protesté.

Miré hacia atrás otra vez, con el ceño fruncido. Mi padre estaba cabreadísimo, con su móvil pegado en la oreja. Alcé el mío para que lo viera bien y le colgué delante de sus narices, lo apagué y lo tiré al asiento trasero.

El teléfono de mi padre quedó hecho añicos en su mano. Podía ver sus ojos enfurecidos, regañándome y censurándome.

Me giré para no ver ese rostro que empezaba a darme miedo de verdad y me apreté a Jacob.

- ¡RENESMEE, JACOB! – se escuchó bramar a mi padre, tal era la potencia de su voz. Aún así, no me volví -. ¡SI NO PARAIS AHORA MISMO…!
- ¡Se va a enterar! – exclamó Jake, cortándole.

Entonces, pulsó un botón rojo que había en el salpicadero y el Ferrari salió como un cohete hacia delante, dejando a mi padre con la palabra en la boca.

- ¡Sí! – grité, riéndome, mirando por la luna trasera.

Los árboles de la carretera pasaban a toda mecha, sin embargo, el motor apenas emitía ruido alguno. Mi padre nos seguía, aunque de más lejos. Continuamos así hasta que llegamos a Forks.

- ¡Nos va a perseguir hasta el fin del mundo! – me quejé -. ¡No hay forma de quitárnoslo de encima!
- Hasta el fin del mundo, no – afirmó Jacob, sonriendo con seguridad -. Hay un sitio en el que no puede entrar.
- ¡La Push! – adiviné entre risas.
- Exacto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
JACOB&NESSIE
Team Mariana


Mensajes : 414
Fecha de inscripción : 14/01/2011
Edad : 37
Localización : Asturias, España, en el bosque con Jake =)ººº

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Mar Mar 15, 2011 8:32 pm

Y otro Wink
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

IMPROVISACIÓN

En cuanto pasamos la frontera quileute, mi padre frenó en seco y nosotros nos reímos con satisfacción. Me pegué a Jake y comencé a darle besos cortos en la mejilla y la mandíbula. El coche avanzó rapidísimo por la carretera de La Push y se desvió por la carretera de Mora, hasta que llegamos al final de ésta y Jacob aparcó en el pequeño parking de Rialto Beach.

La sensación de la adrenalina era tan fuerte, que nos bajamos del Ferrari, nos descalzamos por el camino, bajamos volando hacia la playa, saltando y sorteando los troncos blanquecinos de diferentes tamaños, y corrimos durante un rato por esa orilla de arena oscura y piedrecillas, carcajeándonos.

- ¡Lo conseguimos! – grité, emocionada, lanzándome a sus brazos.

Jacob me elevó por el aire y dio unas cuantas vueltas mientras nos reíamos, hasta que me dejó en la arena.

- Estamos locos, ¿lo sabías? – murmuró, acercando su rostro al mío con efusividad.
- Yo sólo estoy loca por ti – susurré, ansiosa, estampando mis labios en los suyos para besarlos con avidez.

Me pegué a él con tanto énfasis, que Jacob se vio obligado a retroceder un paso y terminamos cayéndonos en la blanda arena empapada de la orilla. Aún así, no despegamos nuestras hambrientas bocas.

Mientras estaba encima de él y le besaba, aproveché para desabrocharle la camisa. El agua que le llegaba no parecía molestarle en absoluto cuando deslicé mi boca y mi lengua por su agitado pecho desnudo, ya mojado. La espuma de las olas bañaba su cobriza piel y la hacía más apetecible. Sus manos escalaron por la parte trasera de mis muslos, alzando la chorreante falda de mi vestido a su paso, y me estremecí. Volví a sus labios y me friccioné hacia delante con su ayuda, a los dos se nos escapó un gemido sordo. Pasé a recorrer todo su cuello con mi boca y nuestros labios acabaron encontrándose de nuevo entre los jadeos. Todo él sabía salado, su pecho, su cuello, su boca. Todo excepto su lengua, ésta era húmeda, suave, tórrida y dulce, lo mismo que su aliento.

Sus manos subieron y desataron con facilidad el lazo de mi chaqueta, tirando de uno de los extremos. Me la quitó de un solo movimiento y yo le ayudé, sacando mis brazos de las mangas. Se giró y se colocó sobre mí, entre mis piernas. Ahora las olas bañaban mi cuerpo, sin embargo, y a pesar de que el agua estaba helada, no tenía ni una gota de frío. Yo ardía como una llama de fuego.

Nuestras bocas se movían ardientes, intercambiando bravías expiraciones. Bajó los gruesos tirantes de mi vestido y dejó todo mi pecho al descubierto, tocándolo a su paso. Abandonó mis labios para deslizar su boca y su lengua por el mismo, eso me excitó tanto, que me aferré a su espalda y a su pelo y mi cuerpo se arqueó hacia atrás; mis piernas se abrieron más en respuesta. El agua consiguió llegar a toda mi cabeza y mi pelo se mezcló con la arena y la espuma de las olas que lo azotaban. Su palma reptó por mi pierna y volvió a arrastrar la falda hacia arriba, deslizándose por la media. Se topó con el liguero, pero eso no fue impedimento para él, metió la mano por debajo de la cinta roja y me acarició el muslo. Volví a estremecerme al notar su ardiente tacto sobre la parte de mi piel desnuda.

Sus labios empezaron a subir más despacio, parándose un rato en mi cuello, hasta que regresaron a los míos.

- Espera – me susurró.

Me subió los tirantes del vestido, se incorporó, cogiendo mi chaqueta empapada, y me levantó para tomarme en brazos.

- No quiero que pases frío – murmuró.
- No tengo nada de frío – susurré, besándole a la vez que me asía bien a su cuello.

Jacob comenzó a caminar hacia un rincón escondido que había entre todos aquellos enormes trozos de árboles blanquecinos, en una zona donde la arena todavía era fina y no había esos cantos de piedra más grandes, propios de Rialto Beach. Volvió a soltar mi boca.

- Espera aquí – me dijo, dejándome de pie en el suelo, al borde de los pinos que delimitaban la playa -. Vengo enseguida.

Me dio un beso corto y salió como una bala hacia el parking.

Una pequeña brisa pasó a través del bosquecillo y me dio un respingo. Sí, la verdad es que ahora tenía frío. Me froté los brazos con las manos, aunque estaba tan empapada, que poco podía hacer. Reuní todo lo que pude de la falda de mi vestido y la retorcí para escurrirla. Lo mismo hice con mi pelo. Jake llegó con una enorme manta que había sacado del maletero y volvió hacia mí corriendo.

- Es mejor que te sientes aquí – me aconsejó mientras extendía la tela de lana tratada en la arena seca -, así no tendrás tanto frío.

Se adentró un poco entre el boscaje a toda velocidad y yo le hice caso. Me senté en la manta, sujetándome las rodillas con las manos. Regresó al poco con un montón de ramas secas y las apiló a nuestros pies para hacer una hoguera.

- Es una suerte que Alice tuviera una manta y un mechero en el coche, ¿no crees? – declaró, sonriente, mientras encendía la madera.
- Sí, si no fuera porque sabemos que no puede, creería que nos ha visto el futuro – me reí.

Sopló un poco hasta que la hoguera prendió del todo, con una llama azul debido a la sal de los leños, se quitó la camisa mojada y se sentó a mi lado, descansando la espalda en uno de los troncos más grandes que había esparcidos por la arena y que configuraban aquel rincón tan íntimo.

- Aquí no tendrás frío – me sugirió con una sonrisa, abriendo los brazos.

Le correspondí la sonrisa y me senté sobre él, apoyando la cara en su amplio y cómodo hombro, con la frente pegada a su cuello, y fundiendo mi cuerpo con su pecho seco y calentito. Su acogedor abrazo ya empezaba a calentarme.

- ¿Estás mejor? – murmuró, frotándome la espalda.
- Sí, así se está en la gloria – confesé, casi ronroneando -. Me quedaría aquí contigo para siempre.

Giré mi rostro e inhalé su maravilloso olor, ahora estaba mezclado con el salitre del mar. Me despegué un poco de él, llevando mi cuerpo hacia atrás, y comencé a recorrer su increíble torso con mi boca y mi lengua para saborearlo. Pude notar cómo se estremecía con mis caricias y todo mi ser palpitó alocado. Escalé su pecho y su cuello y lancé mis labios a los suyos.

- Espera – me paró de pronto, sujetándome con delicadeza por los hombros -. Tengo que decirte una cosa antes de que empecemos.
- ¿Qué pasa? – pregunté, extrañada. Entonces, me acordé de las palabras de sus amigos en el bosque -. Ah, ya sé. ¿Es porque eres virgen? – aventuré, sonriendo -. No te preocupes, a mí no me importa – afirmé, besándole otra vez -. Si te digo la verdad, me encanta que hayas esperado por mí - ronroneé en sus labios -. Me encanta ser la primera y única para ti…

Me despegó de nuevo con el mismo mimo.

- No. Bueno, quiero decir, que sí, soy virgen, pero eso no me preocupa nada. Te he esperado todos estos años porque quería que fueras tú y sólo tú, jamás podría entregarme a otra mujer, y esperaría otros cien, si tú quisieras. Quiero que esto sea muy especial para los dos. Pero no se trata de eso - agachó la cabeza, parecía algo nervioso -. Lo que quiero… es decirte algo.

Me separé un poco más para verle mejor el rostro.

- ¿Decirme algo?
- No tenía pensado decírtelo todavía, esto no lo tenía planeado, es totalmente improvisado, ¿vale? No sé cómo me saldrá. Sé que sólo llevamos una semana como novios, pero es que si no te lo digo ya, reviento – quitó mis brazos de su cuello y me cogió las manos -. No quiero que pienses que tengo prisa, ni nada de eso – le dio la vuelta a mi muñeca derecha y empezó a desabrocharme la pulsera. Le miré sin comprender -, aunque tampoco quiero que pienses que lo hago a lo loco, sé muy bien lo que hago y quiero hacerlo, le he estado dando vueltas desde siempre – deslizó el aro de cuero por mi mano y mi muñeca quedó desnuda, vacía, casi huérfana.
- ¿Por… por qué me quitas la pulsera? – inquirí, confusa.

Jacob cogió mi mano derecha, se inclinó un poco hacia mí y me clavó su intensa mirada con resolución. Entonces, todas mis mariposas, más otras que creía que ni existían, se revolvieron por mi cuerpo cuando supe con certeza lo que íba a pedirme. Mi corazón empezó a saltar como nunca y me quedé sin aire.

- Renesmee Carlie Cullen, ¿quieres casarte conmigo? – murmuró con voz firme.

Mis pulmones no pudieron reaccionar y me quedé sin habla. Jacob siguió con su improvisado discurso, clavándome la misma mirada.

- Sé que yo no tengo dinero, ni nada. No puedo ofrecerte una casa grande, ni cochazos, ni vestidos caros. Lo único que puedo ofrecerte, lo tienes delante. Pero yo te quiero con toda mi alma, estoy imprimado y enamorado de ti, daría mi vida por ti sin pensármelo ni un segundo y sé que te haría feliz, Nessie – abrí la boca para contestar, sin embargo, me puso el dedo en los labios y no me dejó -. Si aceptases, no digo que tuviéramos que casarnos ahora, podríamos esperar el tiempo que tú quisieras, somos muy jóvenes y tenemos muchos años por delante, ya te digo que no tengo prisa; podrías ir a la universidad, trabajar o lo que quisieras, yo te esperaría los años que hicieran falta. También sé que nuestro vínculo ya es increíblemente fuerte y que no necesitamos hacerlo, pero yo querría casarme contigo, si tú me aceptas. Y si no me aceptas, no pasa…

Le corté, abrazándole con fuerza y lanzándome a sus labios para besarle con entusiasmo. Tuve que obligarme a despegarme, para darle mi respuesta.

- Sí – exclamé, frotando su frente con la mía.
- ¿Sí? – preguntó sin creérselo -. ¿Te… te casarás conmigo?
- Sí, sí quiero – contesté con la voz rota, abrazándole de nuevo.
- Nessie… - susurró con alegría.

Hundí mi rostro en su hombro y me puse a llorar de felicidad como una idiota cursi mientras él me rodeaba con sus impetuosos y cálidos brazos.

Esto era algo que ni siquiera se me había pasado por la cabeza, al menos, no tan pronto. Sin embargo, no lo dudaba ni un momento, lo tenía tan claro. Quería casarme con él. ¿Cómo no iba a querer? Le amaba con toda mi alma, estaba locamente enamorada de él, desde el mismo día en que había nacido y le había visto por primera vez. Recordé la boda de Rachel y Paul y lo que sentí cuando me vi en el altar junto a Jake. Sí, nuestro vínculo era irrompible, pero, aún así, quería casarme con él, quería ser su mujer y que él fuera mi marido. Aunque eso ya fuera dentro de unos años, claro.

Jacob me separó y me enjugó las lágrimas con los dedos. Metió la pulsera por mi mano y la volvió a anudar en mi muñeca derecha. El nudo se apretó él solo.

- Guau – dijo, sorprendido.
- Es una pulsera mágica – le recordé, sonriéndole.
- Ya, pero es que verlo tan directo…

Subí mis brazos a su cuello y me arrimé a él.

- Te quiero, Jacob Black.
- Y yo a ti, Nessie Cullen.
- Llámame Nessie Black – le susurré en los labios.
- Eso suena muy, pero que muy bien – murmuró, pasándome su labio inferior por los míos –. Vuélvelo a decir.
- Nessie Black… – repetí, ya sin aire.
- Sí, suena genial – susurró, besándome despacio. Volvió a reposar su espalda en el tronco blanquecino, llevándome con él -. Bueno, ahora ya podemos seguir. ¿Por dónde íbamos…?

Me separé de sus labios, me arrastré un poco hacia atrás y comencé a recorrer su pecho con mi boca y mi lengua de nuevo.

- Estaba saboreando tu piel…
- Ah, sí… Y eso me volvía loco…
- Luego, pasaba a tu cuello…
- Eso ya me ponía a cien…
- Y después, iba a hacer esto…

Despegué mis labios de su cuello, me volví a arrimar bien a él y me bajé el vestido poco a poco hasta la cintura. Jacob me observó, maravillado.

- Eso ya son palabras mayores, preciosa…

Por fin estábamos solos, y teníamos toda la noche por delante, puesto que ya habíamos infringido muchas leyes de mi padre y, llegados a este punto, era una tontería cumplir su horario. Solamente nos acompañaba el sonido de las olas rompiéndose en la orilla, la brisa marina agitando las hojas de los árboles, el chasquido de aquel mágico fuego azul verdoso y el calor, mucho calor.

De repente, cuando Jake ya me estaba acariciando la espalda y estaba apunto de hundir su rostro en mi pecho, me asusté y me volví a pegar a su torso ipso facto.

- ¿Qué pasa? – preguntó, extrañado.
- ¡Menos mal que te encuentro, tío! – exclamó Seth, parándose a nuestro lado.

No sé la cara que puso Jacob, puesto que yo la tenía fijada a su clavícula, tan roja, que hasta su piel me pareció fría en ese momento. Si lo del otro día en el bosque ya me había parecido vergonzoso, ahora esto. Otro cotilleo más para la manada. Jake me apretó contra su pecho y me tapó con sus brazos.

- ¡Maldita sea, Seth! – bueno, podía imaginarme su semblante perfectamente -. ¡¿Qué narices estás haciendo aquí?! – gruñó, seguramente sustituyendo el vocablo que iba a utilizar por ese mucho más suave, ya que yo estaba delante -. ¡¿No ves que estamos muy ocupados?! ¡Mejor dicho, como hayas mirado algo, te juro que te despellejo vivo! – le gritó, estrechándome aún más.

Me subí el vestido como pude, sin despegarme de él, y reuní el suficiente valor para girar mi rostro rojo, pero enfadadísimo, con el fin de mirar al oportuno de Seth.

- No he visto nada, lo juro – aseguró, un tanto amilanado, levantando las manos -. He venido porque tengo algo que decirte, y no veas cómo me ha costado encontrarte. He estado dando vueltas por toda la reserva, me he transformado para ver si habías cambiado de fase, me he vuelto a transformar, he ido hasta tu casa…
- ¡Bueno, vale ya! – bufó Jacob -. ¡Suéltalo pronto y ve al grano, estoy muy ocupado!
- No os interrumpiría si no fuera algo importante – declaró Seth con el semblante serio.

Jake también cambió el gesto y se incorporó un poco.

- ¿Qué pasa? ¿Es algo de la manada? ¿Ha pasado algo?

Me separé de él, mirando a Seth, ahora con preocupación. Entonces, éste bajó sus pupilas de chocolate hasta las mías.

- Es tu padre. Me ha llamado.

Jacob y yo nos quedamos inmóviles, mirándole.

- Bah, piérdete Seth – le exhortó Jake, apoyándose en el tronco otra vez.
- Quiere que vayáis a casa ya, palabras textuales – siguió su hermano.
- ¿Es que ahora eres su recadero? – le criticó con sarcasmo -. Pues vete a llamarle y dile que en estos momentos no podemos atenderle.
- Alice ha tenido una visión.

Nuestras miradas se encontraron con desasosiego y una mueca de pesar se apoderó de nuestros rostros mientras suspirábamos con resignación. Lo que iba a ser una noche perfecta, se había terminado.

- ¿Una visión? ¿Te ha dicho de qué? – interrogué, levantándome.

Jacob también se puso en pie y echó arena sobre la hoguera para apagarla.

- No, sólo me ha dicho que vayáis a casa ya, palabras…
- Vale, vale, palabras textuales – resopló Jake, recogiendo su camisa y mi chaqueta aún mojadas y rebozadas en esa arena gris.

Hice lo mismo con la manta, la sacudí y la doblé lo mejor que pude. Jacob la cogió para llevarla y me tomó de la mano. Me percaté de que yo misma iba hecha unos zorros. Mi vestido rojo, al ser de gasa, estaba casi seco gracias al calor de Jacob y la hoguera, pero estaba completamente arrugado y lleno de arena, eso sin mencionar mi pelo. Mientras caminábamos hacia el parking, zarandeé mi vestido con brío y después agité mi enredado cabello. Lo dejé cuando vi que todo esfuerzo por mejorar eso era inútil.

- ¿Qué habéis hecho? – se rió Seth, mirándome de arriba a abajo -. Parece que vengáis de la selva, como una de esas pelis de Indiana Jones – luego, se dirigió a Jake -. A ti sólo te falta el sombrero y el látigo.
- Muy gracioso – contestó éste en tono irónico mientras su amigo se reía.
- Bueno, ya me enteraré cuando patrullemos mañana.

Mi rostro se giró súbitamente hacia Jake y le hice un gesto de advertencia.

- Tranquila, me pondré los auriculares – me aseguró con un cuchicheo.
- ¡Uah! ¡El Ferrari de Alice! – exclamó Seth, acercándose al coche con entusiasmo.

Éste abrió la puerta y echó mi asiento hacia delante.

- ¿A dónde vas? – quiso saber Jacob, mosqueado.
- Voy con vosotros – respondió Seth con un pie ya metido dentro.
- No, no, no. Tu misión acaba aquí – objetó él con reticencia, guardando la manta en el maletero.
- Y luego dices que no te gusta mandar – se quejó Seth, saliendo del coche a regañadientes.
- Muérete de la envidia, chaval – le respondió Jacob, sonriente, subiéndose al Ferrari.

Cerré mi puerta y arrancó el coche, haciéndolo rugir un poco para ponerle los dientes largos a su hermano de manada.

- No seas malo, Jake – le regañé con una risilla.
- Tengo que aprovechar mi momento – se defendió con su sonrisa burlona, dando marcha atrás -. No creo que pueda volver a coger un Ferrari en mi vida.

Me despedí de Seth con la mano mientras Jake pisaba a fondo y salíamos disparados por la carretera de La Push de regreso a mi casa.



No me arrepentí de nada de lo que habíamos hecho hasta que pusimos los pies descalzos en mi casa. Me invadió un miedo terrible y apreté los dedos entrelazados de Jake. Mis padres apartaron la vista cuando me vieron, exhalando audiblemente con desaprobación y crítica. Jacob sólo llevaba puesto el pantalón y mi vestido era todo un cirio. Menos mal que el resto de mi familia no estaba.

- ¿Qué habéis estado haciendo? – quiso saber mi madre, mirándonos con unos ojos llenos de condena.
- Es mejor que no lo sepas – suspiró mi padre, irritado, frotándose la frente con la mano.
- ¿Dónde están todos? – pregunté con aires de sospecha -. Alice ha tenido una visión, ¿no? ¿O era una trampa para que viniéramos?
- No, es cierto. Alice ha tenido una visión – contestó mi padre con el rostro tenso -. Pero antes queríamos hablar con vosotros a solas.
- No tenemos nada de qué hablar – contesté, enfadada, tirando de Jake para subir a mi habitación.

Mi padre se puso frente a nosotros y nos cortó el paso.

- Os habéis comportado como críos – criticó, cabreado.
- ¡¿Cómo habéis podido huir de tu padre?! – voceó mi madre, furiosa, poniéndose junto a él.
- ¡No, ¿cómo ha podido él ir a espiarnos?! – rebatí.
- No fui a espiaros – afirmó, indignado -. Fui para protegeros.
- ¿Protegernos? – exhaló Jacob, riéndose con incredulidad mientras negaba con la cabeza. Entonces, se mordió el labio y se puso serio -. Me parece que lo que pasa es que la quieres proteger de mí, ¿no es eso?
- No, Jacob. Ya me he dado cuenta de que eso es imposible, sobretodo después de lo que ha pasado esta noche – admitió, mirándome con acusación -. El licántropo sigue matando en Seattle y Port Angeles, no lo olvides, por lo que Nahuel también andará cerca. No me hizo falta ni quererlo para ver lo que gritabais en vuestras mentes cuando salíais de casa – aseveró con desagrado -. Era evidente que tú no ibas a prestar atención a otra cosa.

Mi madre se cruzó de brazos, enfadada, mirando hacia otro lado.

- Eso te crees tú – se defendió Jake.
- Te aseguro que lo sé muy bien – reiteró mi padre, enojado -. Sólo pensabas en eso, no lo niegues. Hasta ibas preparado.
- Por supuesto, yo siempre llevaré protección, por si acaso surge – rebatió sin cortarse un pelo -. Así que puedes quedarte tranquilo en eso.

Noté el rojo fuego llameando en mi rostro y el rechinamiento de dientes de mi madre.

- Por lo menos, eres responsable en algo – exhaló mi padre, rindiéndose a disgusto.
- Si venías para guardarnos las espaldas, ¿por qué no lo dijiste? – cuestioné a modo de protesta, para cambiar de tema.
- Intenté hacerlo, ¿recuerdas? – me recordó con tono inculpador -. Pero salisteis huyendo y después me colgaste el teléfono.

Mi mente empezó a sufrir un ataque de arrepentimiento y culpabilidad.

- Bueno, fue un malentendido y lo sentimos mucho. ¿Podemos irnos ya? – preguntó Jacob, cansado.
- No, hay otro tema que os queríamos comentar – intervino mi madre, agarrando la mano de mi padre.

De repente, sus rostros cambiaron. Me recordaron a esos semblantes afligidos y casi atormentados que había visto el otro día.

- ¿Qué ocurre? – interrogué con preocupación.

Jacob frunció el ceño para estudiar sus expresiones y apretó mi mano. Mis padres se miraron y mamá le hizo un gesto con la cabeza para que hablara él.

- Nos mudamos – anunció. Un glaciar gélido recorrió todo mi cuerpo -. Ya no podemos quedarnos aquí por más tiempo, nos han visto demasiado en este pueblo y Carlisle no puede seguir en ese hospital, la gente empieza a sospechar. Además, estamos llamando demasiado la atención de otros vampiros y ponemos en peligro a la gente de Forks y a los lobos, eso sin mencionar a los Vulturis.
- ¿Cuándo? – inquirí, con la mente embarullada de sensaciones y sentimientos.
- Cuando terminemos con el asunto de los Vulturis – contestó mi madre -. Nos marcharemos a Alaska, quiero retomar mis estudios e ir a la universidad – empezó a explicar, más relajada y alegre -. Bueno, tu padre también asistirá a las clases conmigo, y puede que tú coincidas con nosotros dentro de dos años, cuando también vayas a la universidad. A lo mejor nos toca en alguna clase juntos, ¿te imaginas? – se rió -. Tendremos que decir que somos primos.

Noté el temblor en la mano de Jacob. Nos apretamos los dedos con tanta fuerza, que nuestras manos se podrían fundir perfectamente.

- Pero yo… no voy a ir…
- Bueno, no importa. Lo que tú quieras – siguió ella con el mismo tono -. Todavía tienes un año de instituto para pensar en la universidad. Ya verás cómo te gusta el instituto de allí, está muy bien. Enseguida harás amigos, estoy segura. La gente de allí…
- Bella – le interrumpió mi padre, agachando la cabeza -. No la has entendido – anticipó.
- Yo no voy a ir a Alaska – afirmé con seguridad -. Me quedo con Jacob en La Push.

Mamá levantó el rostro con un movimiento casi imperceptible para mirarme con desconcierto.

- ¿Cómo? ¿No vas a venir? Pero nosotros somos tu familia.

Mi padre se alzó con asombro, adelantándose a las palabras que mi mente estaba mezclando. No parecía disgustado del todo.

- Jacob me ha pedido que me case con él y he aceptado – anuncié.
- ¿Qué? – murmuró ella, descompuesta.
- Aunque si no me lo hubiera pedido, me hubiese quedado con él igual – reconocí abiertamente.
- Bueno, era evidente, al ritmo que vais… – suspiró mi padre -. En fin, supongo que me pedirás su mano como es debido.
- ¿Qué dices, tío? – se rió Jacob, frunciendo el ceño, alucinado -. Ni que estuviéramos en la edad media.
- Está bien, no quiero menospreciar su elección. Pero al menos podías pedirme mi bendición, ¿no? – le instó con educación.
- Yo no necesito la bendición de nadie – le contestó, más serio -. Además, te recuerdo que ya me diste tu palabra.
- ¿Cuándo? – preguntamos mamá y yo a la vez, ella con enfado y yo con perplejidad.
- El día que Carlisle nos explicó todo ese rollo de los genes – aclaró, sonriente -. Me acuerdo perfectamente de nuestra conversación mental. Yo iba a salir tras el licántropo y tú me dijiste que no querías que Nessie se quedara viuda antes de tiempo. Así que te pregunté: No es que me importe, pero, ¿dejarías que se casara conmigo, aunque eso supusiera que tuvierais que renunciar a ella para siempre?, así, con estas palabras – mi padre suspiró con resignación -. Y tú contestaste que sí. Luego, te pregunté si creías que ella se casaría conmigo, que si creías que ella me quería, y me dijiste que eso no me lo podías decir, que no te estaba permitido. ¿No te acuerdas? Porque yo sí que me acuerdo, perfectamente. Lo tengo todo grabado aquí – se señaló la cabeza con el dedo -. Después, me diste tu palabra. Como ves, no se me ha olvidado.
- Siempre me ha asombrado tu increíble memoria, Jacob – admitió a regañadientes.
- Tengo bastante coco, sí – respondió él con una amplia sonrisa de satisfacción.
- Entonces, sólo me queda daros la enhorabuena – nos felicitó, aunque percibí un matiz de amargura por la inminente pérdida de su hija -. Me alegro de que al menos hagas algo bien – le dijo.
- Hombre, gracias – le respondió Jacob con sarcasmo.

Mi aro de cuero rojizo comenzó a vibrar. Por supuesto, no me fue difícil deducir el por qué. El rostro de mi madre reflejaba con claridad la decepción y la desesperación. Caminaba nerviosa, metiendo la mano entre el pelo.

- ¿Cuándo… cuándo os vais a… casar? – le costó decir la palabra.
- Todavía no tenemos fecha – admitió mi novio, encogiéndose de hombros -. Puede que dentro de unos años, no sé. En realidad, todo ha sido improvisado. No tenía pensado…

Sólo vi un borrón moverse y mamá ya estaba frente a Jake.

- O sea, que se lo has pedido y, ¿ya está? – desaprobó ella enérgicamente, interrumpiéndole -. ¿No tienes nada planeado?
- No te sigo.
- ¿Dónde vais a vivir, Jacob? – le preguntó con acidez -. ¿Vais a ir a la pequeña casa de Billy?
- Bella – intentó calmarla papá, cogiéndola del brazo.
- Ya nos buscaremos un sitio – replicó él, frunciendo el ceño sin comprender.
- ¿Y eso es lo que le vas a ofrecer a mi hija? – le reprochó -. ¿Ese es el futuro que le vas a dar?
- ¡Ese es el futuro que yo quiero! – protesté, alzando la voz.
- ¿Ah, sí? ¿Y vais a vivir del aire? – continuó ella -. Porque para comprar cosas como una casa, hace falta dinero.
- Puedo trabajar en un taller hasta que ahorre lo suficiente para poner mi propio negocio – alegó Jake, muy acertadamente -. Lo haría rápido, tengo muy buena reputación en La Push, y ya sabes que salimos muy económicos en comida y calefacción – concluyó con una sonrisa triunfal.

El golpe que asistió Jake la dejó un poco K.O. y mamá tuvo que pensar en su próxima embestida.

- ¿Y qué pasa con Renesmee? – siguió al fin -. ¿Va a estar esperándote en casa toda la vida a que llegues de patrullar o de trabajar?
- Si quiere, trabajaría conmigo en mi taller – empezó a exponer -. Le he enseñado todo lo que sabe de mecánica, además, se nos da muy bien trabajar juntos, nos compenetramos muy bien.
- ¡Sí, me encantaría! – le miré emocionada, como si ya lo estuviera viendo.
- ¿Qué taller? Todavía no lo tienes, Jacob – quiso hacernos recapitular.
- Estaremos juntos mucho tiempo, nena, será genial – me dijo con sus ojos centelleantes mientras me agarraba por la cintura, haciendo caso omiso a las palabras de mi madre.
- Sí – le sonreí, mirando mis adoradas pupilas negras, embobada.

Mi cerebro se vació de todo y actuó por su cuenta cuando Jacob acercó su rostro y nuestros labios empezaron a moverse juntos, esa hechizante energía era demasiado fuerte, aunque no pude evitar escuchar el suspiro desesperado de mi madre y el carraspeo de incomodidad paternal. En el momento en que mi cuerpo se pegó al suyo y mi mano se aferró a su pelo, mi pulsera vibró con más insistencia y un brazo pétreo y frío se interpuso para apartarle de mi lado. Jake respingó por ese contacto helado.

- Jacob, ven con nosotros – le imploró mi madre con impaciencia, arrebatándomelo por los hombros.

Mi novio la miró, sin comprender su reacción. Mis pestañas no dejaban de moverse, atónitas. Esto ya me superaba.

- Bella, por favor – le rogó mi padre, ahora interponiendo él su brazo para separarla de Jacob.
- Si él viene, ella vendrá y no la perderemos – manifestó con un nudo en la garganta.

Mi padre la abrazó y ella hundió el rostro en su torso.

Jake volvió a mi lado, me cogió de la mano y nos quedamos mirando la estampa, desconcertados y contrariados. Yo sobretodo, porque mi pulsera vibraba intermitentemente, como con dudas. Los sentimientos encontrados de mi madre debían de estar haciéndola un lío a ella también. No pude evitar sentir lástima por mamá.

- Ya sabíamos que esto iba a pasar – le recordó mi padre entre susurros -. Era de esperar, sobretodo después de ver que ella también está imprimada.
- Lo sé, pero si él se viene…
- Mamá, mi sitio está con él, y Jake tiene que estar con su manada – le interrumpí -. Jamás le pediría que dejara a su tribu para irse conmigo.
- Yo lo dejaría todo por ti, tú eres lo primero – afirmó Jacob.
- Lo sé. Pero tú eres el Gran Lobo y no puedes abandonar a tu manada, no lo permitiría. Ellos te necesitan, y yo no seré tan feliz en ningún sitio como en La Push.

Jacob me sonrió.

- No quiero perderte – murmuró ella con un hilo de voz.

Suspiré y puse los ojos en blanco.

- Venga ya. No hagas un drama de esto – resoplé -. Podéis venir a vernos siempre que queráis. ¡Por Dios, sois ricos! – exclamé, harta, alzando mi brazo libre -. Podéis coger un avión cuando se os antoje, nos llamáis y quedamos en algún sitio. No es tan grave, no os vais a Marte, ni nada de eso. Y a La Push también llega Internet, ¿sabéis? Hay una cosa que se llama Chat, Webcam y eso que está muy bien – dije con ironía para bromear un poco.
- Tiene razón – secundó mi padre, sonriéndola, mientras la sujetaba por la barbilla -. Podemos venir todos los fines de semana, si quieres.
- Tampoco os paséis, ¿vale? – reclamó Jake -. Nosotros también queremos nuestros momentos, ¿sabéis?
- ¿Era por eso? ¿Por eso teníais esas caras el otro día? – interrogué con un poco de sorna.

Mi madre sonrió un poco, y juraría que la vi algo ruborizada.

- Vaya unos blandengues – me reí.
- ¡Jacob, ¿puedes dejar de recordar eso, por favor?! – protestó mi padre de repente -. ¡Soy su padre!
- Pues deja de meterte en mi mente – se quejó éste -. Además, ahora ya no me puedes decir nada, voy a ser su marido.

La verdad es que sonaba tan bien.

- ¿Qué está pensando? – quiso saber mi madre, molesta.
- Mejor no te lo digo – le previno. Luego, se dirigió a Jake con voz áspera -. Todavía no estáis casados, así que por supuesto que puedo.
- Sí, sí, vale – replicó con pasotismo -. Bueno, ¿podemos hablar de la visión de Alice de una vez? – resopló para cambiar de tema.
- Primero creo que sería mejor que os ducharais y os cambiarais – sugirió mi padre -. Tenéis un aspecto horrible. Mientras, yo llamaré a los demás.
- Sí, buena idea – aprobé con las mejillas encendidas.
- Eso, vamos – me dijo Jake, sonriente, tirando de mí para subir las escaleras.
- ¡Jacob! – bufó mi padre de nuevo -. ¡Para de una vez!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cristina Almeida
Nuev@


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 08/03/2011
Edad : 34
Localización : En La Push, con mi lobo rojizo, el ser más maravilloso del universo!

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Miér Mar 16, 2011 2:06 pm

Tamara! Estoy tensa... ¿Hay un capitulo con la muerte de Jake? No me gusta nada nada ... jajajajajaja, adoré improvisación... me quedé sin aire... jajajajaja




Besos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Crisair
Nuev@


Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 01/10/2010
Edad : 31
Localización : Granada

MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Miér Mar 16, 2011 3:22 pm

El capitulo de regalos es también precioso!! la verdad es que me gusta que la historia que cuentas sea tal cual nos gustaria que fuera!
Se tendria que llevar al cine, seria ya el culmen I love you Más que nada para poder a nuestro Jacob en plena acción, jejeje Very Happy pero bueno, la imaginación hace el resto Twisted Evil
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18   Hoy a las 11:12 pm

Volver arriba Ir abajo
 
EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 20.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 12 ... 20  Siguiente
 Temas similares
-
» Feria del libro antiguo en A Coruña
» He-man (DDG) en la feria del Libro
» Libro-Aprender.a.Dibujar.Un.Metodo.Garantizado.-.Betty.Edwards
» Un libro de cocina "Steampunk"
» Origenes y clàsicos de la leyenda de Nessie

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Team Taylor Spain :: Fan Art :: Zona Fics-
Cambiar a: