Foro dedicado al club de fans en España de Taylor Lautner
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18
Sáb Abr 09, 2016 11:57 pm por JACOB&NESSIE

» Un Amor De Hibridos .
Jue Feb 11, 2016 6:20 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Mar Feb 09, 2016 11:23 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:52 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:30 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:32 am por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:19 am por Mei Cullen Vulturi

» 2º LIBRO DE JACOB Y NESSIE: NUEVA ERA (Continuacion de Despertar) +18
Jue Ago 27, 2015 8:12 pm por Galletitasalada

» libro Despertar
Mar Mayo 26, 2015 5:16 pm por JACOB&NESSIE

Nuestro autografo de Taylor Lautner

Fan del Mes
Nombre: Rocío Valverde Torres
Alias/Apodo: Rocio
Edad: 22 años
País: España-Madrid
Chat Box
Sister Sites
Afiliados
DESCRIPCION

Jacob Black Fan

Team Taycob








Team Taylor Spain

Si quieres formar parte de nuestros afiliados agrega este boton a tu web linkeando a nuestro blog y mandanos un correo a TeamTaylorSpain@hotmail.es con la dirección de tu Web y el link de tu boton. ^^

PD: El botón debe medir 100x35 (si mide más será redimensionado a este tamaño y no se promete la calidad en que se vea)

Ipod


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com


Comparte | 
 

 Tus Fics

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
HaRi
Team Jacob


Mensajes : 300
Fecha de inscripción : 01/09/2008
Edad : 22
Localización : Recorriendo la Push en moto, con el mejor acompañante.

MensajeTema: Tus Fics   Lun Sep 01, 2008 7:25 pm

¿Relatas historias y quieres que todos las veamos? Abrete un tema para ti solo y compartelas con nosotros.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://strangeworld.forosactivos.net
Danika_BlacK
Nuev@


Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 26/06/2010
Edad : 26
Localización : ....En mi mundo particular...sintiendo el calor de los labios de jacob :P ^^

MensajeTema: Re: Tus Fics   Mar Jun 29, 2010 4:47 am

....MI CORAZÓN SIEMPRE FUE TUYO..
Bueno es mi primer fic asi que espero que os guste...
Como ay pokitos fics en que jacob se enamore de una desconocida..e decidido hace uno P
OS dejo la sinopsis y aver si os gusta ok??^^ dejarme coments plissss:P
^
[casi todos lo personajes pertenecen a stephanie meyer]

Sinopsis:

[ después de amanecer]
Sarah un chica bastante miseriosa y encerrada en si misma...e queda huerfana y tiene que volver al hogar dode
nació...ahi conocera a gente no muy normal..mas bien algo..¿sobrenatural?
Ah sarah le persigue su pasado...sueños...sucesos extraños...el pasado de su familia....
Podrian dos razas unirse para ser una sola?¿?






P.O.V JACOB

Podría decir que ahora todo estaba en su lugar…
Que las aguas habían llegado a su cauce, Que todo se había terminado.
Que al fin podría ser feliz… Junto a bella, mi bella…y Nessi… Incluso con todas esas sanguijuelas y sus amargos aromas.
Si, ahora lo tenía todo…Bella había conseguido lo que quería y era feliz.
Y todo odio que sentí alguna vez desapareció al ver a Nessi , Ahora podría comenzar una vida nueva, esperar a que ella creciera…No volvería a perder a Bella nunca más… Si, ahora todo rebosaba de perfección y felicidad y seria para toda la eternidad… Bueno…O así tendría que ser… Pero no lo es.

Algo fallaba, algo dentro de mi me avisaba de que algo no andaba bien.
Mi corazón aun sentía un vacío, un vacío que me provocaba angustia y dolor, un dolor insaciable…
Sentía que el amor dado y recibido no era el suficiente…pero…
¿Con la imprimación debería sentirme lleno, completo, no?
¿Tendría que ser completamente feliz?
¿Por qué mi corazón anhelaba encontrar a alguien?
¿Por qué sentía la necesidad de buscar un hogar?
¿No se supone que ella, mi imprimación tiene que ser la persona que me complemente, mi razón de existir? ¿Acaso tengo elección?
De repente mi corazón latió fuerte, instintivamente me lleve la mano al pecho…
-Estas bien Jacob?- bella me miro asustada…aun podía ver sus ojos de color chocolate a través de esos falsos ojos de color dorado.
-Sí, no sé que me ha pasado…bueno quizás es que no duermo bien…ya sabes que nunca se me dio bien dormir de un tirón…

Le puse mi sonrisa torcida… sabía que era su preferida, su cara se relajo y atisbé una pequeña sonrisa. Perfecto…Todo tenía que ser perfecto…
---------------------------------------------------------------------------------------------------
Hacía frio…La humedad se había permitido el lujo de anidar en mi pecho,
Provocándome mal estar.
Los nervios no ayudaban….baje del coche y me quede mirando la nueva casa.
Era pequeña, de madera, tenía un porche pequeño con una mecedora de madera. Podía sentir el olor a sal de la playa… aspire profundo para que ese olor salado se introdujera dentro de mi pecho y sacara el mal estar que producía la humedad…aunque sería algo a lo que tendría que acostumbrarme…
- ¿Qué te parece?¿La recordabas igual?
Mire a mi tío Tegan. Me resultaba duro mirarle, me recordaba tanto a mi padre…
- pues la verdad es que me fui de aquí cuando era bien pequeña así que no recuerdo mucho de todo esto.
-bueno ya tendrás tiempo de recordarlo todo, los sitios , la gente, tus amigos, todo…
- Si es probable… aunque nunca me dijeron porque nos fuimos tan bruscamente… papa amaba este sitio…siempre me decía que el daría la vida por este lugar…
- Si….bueno…- mi tío miro a la casa y pude ver tristeza. Era la casa donde el i mi padre habían crecido. Hacía apenas 3 meses que mi padre había muerto por una causa desconocida..o eso me habían dicho… aun a veces podía sentir su olor y escuchar su voz. Como mi madre murió al darme a luz, no me quedaba otra familia que mi tío Tegan, así que aquí estaba de vuelta a la tierra que me vio nacer…y sinceramente no sé si todo esto era bueno o malo….
- Sarah…¿estás lista para entrar?
- Vamos a ello…
-Bienvenida a la push!!
Sonreí le di la mano, cerré los ojos y me arme de valor…
Ahora no había vuelta atrás, empezaba una nueva vida…
Quizás aquí consiguiera ser feliz de verdad…encontrar algo que me llene el vacío que sentía…
El recuerdo de ese sueño que había tenido durante tantos años me vino a la mente, esos ojos que me miraban… y me hacían sentirme llena de felicidad…y algo dentro de mí me decía que algún día podría mirar fijamente a esos ojos… no savia donde, ni cuando…pero si savia que en algún lugar del mundo…esos ojos me estaban esperando…Quien sabe, ¿quizás estén más cerca de lo que pensaba no?
Un pequeño pinchazo me izo pararme en el umbral…me lleve la mano al pecho, como para calmar a mi corazón…
- Tranquilo…ya estás en casa- susurre mientras me frotaba el pecho….


Última edición por Danika_BlacK el Mar Jun 29, 2010 4:53 am, editado 1 vez (Razón : [color=indigo]...MI CORAZÓN SIEMPRE FUE TUYO...[/color] ESPEROO QUE OS GUSTE...COMENTAR PARA SAVER SI SIGOO!!** es mi primer ficc^^)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
maría_fan
Nuev@


Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 25
Localización : Barcelona

MensajeTema: Re: Tus Fics   Mar Jun 29, 2010 5:45 pm

Primera en postear jeje.

El fic esta super bien pero síguelo no lo dejes a medias porfa.

E intenta no tardar mucho en subir otro capitulo nuevo, lo siento por ser tan exigente jeje pero es que los fics de Jacob me encantan.

Chic@s no dudéis en leerlo.

Un beso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Danika_BlacK
Nuev@


Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 26/06/2010
Edad : 26
Localización : ....En mi mundo particular...sintiendo el calor de los labios de jacob :P ^^

MensajeTema: Re: Tus Fics   Miér Jun 30, 2010 3:52 am

Hiii!!!! bueno de momentoo tengo una lectoraa asi quee no voy hacerte esperar jjaja XD
La verdad esqu no se si me a slio muy bien porque lo ago al momento y no estab muy inspirada jaja
x ueno ya me diras jaja....comenten pLizZ!!^^

[ casi todos los personajes pertenecen a stephanie meyer ]

nota: cuando algo sale ente * son los pensamientos...eiiii hoy estrenooo de eclipseeee!!!!






SIEMPRE FUE TUYO MI CORAZÓN

CAP 2: encuentros… violentos…

Era mi primer día en la push…Decidí coger la vieja moto de mi tío e ir a forks a dar una vuelta.
Así podría despejarme y dejar de pensar en los sueños… tan extraños que había tenido aquella noche.
El viaje fue corto…o por lo menos eso me pareció, deje que el aire frio golpeara en mi cara, e incluso me atreví a cerrar los ojos por un segundo…eso sin contar que llevaba mi i-pod… Si podríais decir que soy un verdadero peligro i tendríais toda la razón del mundo…Aunque en público nunca lo admitiría claro…
Al entrar a forks me puse a cantar la música de guns’n roses…sin darme cuenta de que cada vez me adentraba mas al pueblo y que cada vez chillaba mas. Cerré los ojos y cante la estrofa más cañera de la canción con los ojos cerrados. Al abrirlos solo vi a una niña como de unos 4 o 5 años preciosa…Todo lo demás fue tan solo una fracción de segundo…no me dio tiempo a frenar así que me tire con la moto hacia un lado y grite que se apartaran…No tuve miedo, por alguna razón inexplicable me sentí feliz al ver a aquella niña rubia de ojos marrones.
Si iba a morir por lo menos me llevaría con migo una bonita imagen, además ya no tenia nada que perder. Ya nada me ataba aquí.

Abrí los ojos, estaba tumbada en el suelo…la luz me cegaba. Entonces el rostro mas hermoso del mundo apareció ante mi…era casi una divinidad…era…era un ángel…si seguramente lo seria… ¿qué iba a ser si no? Tal perfección no podía ser humana…quise enredarme en su mirada para siempre.
-¿Eh pero que hacías?¿ Acaso no nos has visto?¿Donde te han dado el carnet a ti, en una feria?
** Genial hermoso pero estúpido que obviedad… Si pudiera levantarme le patearía el culo **
- Lo siento yo…no me dio tiempo a frenar…fue todo tan rápido…lo siento de verdad..ella esta bien?
Mire hacia los lados mientras me aguantaba con mis codos en el suelo…No la encontraba entre tanta gente…ya se sabe donde hay alguna novedad ahí va toda la gente…
-Si está bien…pero como no nos has visto? Es increíble…- entonces vio el i-pod destrozado en el suelo, abrió los ojos como platos y no era para menos la verdad así que le puse cara de cordero degollado i susurre un lo siento mientras una lagrima caía por mi mejilla- Bueno estas bien?
- O si gracias por preguntar!!!! Estoy genial, no me levanto por que el asfalto es verdaderamente cómodo!!- Le puse una sonrisa irónica i le tendí una mano el se quedo mirándome con cara de tonto- ¿Bueno piensas ayudarme?
El puso una sonrisa torzida que realmente me inundo el alma…era la mejor sonrisa que había visto en mi vida…entonces cojio mi mano y con solo el contacto de su piel extrañamente ardiente me transporto al mas bello de los mundos mágicos que jamás había podido soñar, y sin poder hacer nada para evitarlo todo me sonroje…mire hacia el suelo i empecé a acomodarme la ropa para que el no pudiera ver aquella reacción al contacto de su piel.

- ¿El sonrojo también forma parte de la disculpa?
** Estupendo me había chocado con el tipo mas observador de este lugar o que? **

-Piérdete…-susurre mas para mi misma que para que el me oyera..
Entonces la pequeña rubia apareció con una chica morena…de ojos color..¿Ambar?
Lo mas segura es que fuera la esposa i aquella pequeña fuera hija de ambos, aunque en mi opinión ambos eran demasiado jóvenes…Aquella “mujer” era tan perfecta…su piel era blanca…como el marfil y sus rasgos…perfectos…e incluso tenia la familia perfecta…
No podía creer que estuviera sintiendo celos….¬¬U
La niña se parecía a la madre en el color de piel…i en la hermosura…pero al supuesto padre no se le parecía en nada…el era moreno musculoso…perfecto…
-Hola estas bien? Me llamo Isabella Swan…mi pequeña me conto lo del accidente i vine a ver como estabas…
** vaya casi atropello a su hija i se preocupa por mi salud..si que era perfecta…eso fue como una patada en el estomago…**
-Si si solo es el pie…creo que me lo e roto o algo…De verdad que lo siento…lo siento mucho yo…yo…- empecé a sollozar como una niña pequeña…- estas bien pequeña?-dije mirando a la niña de pelo rizado y rubio como el oro, la niña salto de los brazos del chico y se vino hacia mi…tiro de mis ropas hasta que mi cabeza quedo a la altura de la suya y me dio un beso en la mejilla…
-Me llamo Rennesme Cullen…El es mi tito Jacob- La voz de la pequeña rennesme era como música a mis oídos.
Le devolví la sonrisa a la pequeña rennesme y mire a Jacob que aun sonreía con esa sonrisa torcida
-Yo me llamo Sarah Maxwell…- me quede mirando a bella y a Jacob i me volvi a sonrojar..asi que estaba equivocada el no era el padre i por lo tanto tampoco la pareja de ella…
No pude evitar sentir un alivio en mi interior..
-Vamos te llevare a casa….- De golpe mi cuerpo estaba flotando en el aire…Jacob me había cogido en brazos i me llevaba dirección a un viejo golf que supuse que seria su coche…mire donde hacia un momento estaba yo hablando con la pequeña rennesme i vi que me decía adiós con la manita y sonreía, su madre también hizo lo mismo.
- ¨No hace falta que me lleves….estoy perfectamente bien…
-Si claro…donde vives…- dijo sentándome en el asiento del copiloto..parecía que el haberme llevado en brazos no le había producido ningún cansancio..
-En la push…
Me miro y sonrió…i entonces me di cuenta de que esos ojos ya los había visto antes…pero estaban algo distintos…pero si, esos eran los ojos de mi sueño…al fin los había encontrado….
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
maría_fan
Nuev@


Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Edad : 25
Localización : Barcelona

MensajeTema: Re: Tus Fics   Jue Jul 01, 2010 3:36 pm

Hooo que bonito... lo reconoce por sus ojos...

Sigue pronto...

Chicas leer este fic, os lo recomiendo.

Sería mejor si te abrieras un tema propio dentro de la carpeta de los fics así la gente vera que hay un nuevo fic, y hay cuelgas tus capítulos.

Un besazo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Danika_BlacK
Nuev@


Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 26/06/2010
Edad : 26
Localización : ....En mi mundo particular...sintiendo el calor de los labios de jacob :P ^^

MensajeTema: Re: Tus Fics   Vie Jul 02, 2010 3:21 am

juuumm n se agrgarme al fanfictioon Sad
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lunadeplata
Nuev@


Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 05/03/2012

MensajeTema: De niña a mujer   Lun Mar 05, 2012 8:16 pm

Espero que les guste, es mi primera historia de Jacob y Nessie, he escrito sobre otros. Espero comentarios y que disfruten. Besos



1- Y la rana se convertió en principe

Me desperté sudando. Otra vez los malditos Vulturis. Hacía un mes que mis sueños con esos monstruos de capas negras me hacían las noches más largas. Me aparté el cabello enmarañado de la cara y sacudí la cabeza.
-¡Felicidades cielo! – mis padres asomaron la cabeza por la puerta.
-Tranquila cariño tan solo son sueños. –susurró mi padre acercándose a mi cama con esa gracilidad que le caracterizaba.
-Edward recuerdo que yo también…
-Bella. –Mi padre le dedicó una mirada de advertencia a mamá para después sonreírme con dulzura. Bella se acercó rápidamente estrechándome en sus brazos. Me besó en la frente y me sonrió. Pero yo no iba a permitir que me ocultaran nada. Sabía que si usaba mi don de persuasión conseguiría que Bella me lo contara todo. Comencé a entornar los ojos como perrito abandonado, pero antes de abrir la boca Edward bufó. Lo miré ceñuda.
-Ahí viene el lobo. –Puso los ojos en blanco.
Cuando su grandioso cuerpo ocupó toda la puerta mi sonrisa bobalicona ya hacía de las suyas. De un salto me planté de la cama y salté sobre él dándole un gran abrazo.
-Buenos días nena, ¡qué efusividad!
-Oh Jake perdona. –Solté un poco mi abrazo. Pero él me estrechó más y me hizo volar por los aires como cuando era pequeña.
-Felicidades princesa.
Ya no lo recordaba, ya cumplía siete años. Dejé a Jake en la puerta y corrí hacia el baño, como ritual de cada mañana, me coloqué frente al espejo. Aparté el cabello hacia atrás y me observé detenidamente. Cada día me sorprendía con la imagen reflejada. Podía ver una chica de la edad de mis padres. Era un poco más alta que Bella, también delgada pero más voluptuosa. Los labios rosados se habían tornado más carnosos y la cara redondeada se había convertido en facciones más marcadas. Lo único que seguía intacto eran los ojos chocolates. Observé mi cuerpo ya desarrollado, el jersey de tiras insinuaba mi generoso busto y los shorts mostraban parte de mis glúteos, se me había quedado pequeño. Pensé en Jake y luego en papá. Oh no. Me rasqué la cabeza y la asomé por la puerta del baño.
-Perdón. Ya sabéis el espejo.
-No te preocupes cielo. –sonrió Bella.
-Pero Nessie qué haces ahí escondida. –comenzó a gesticular Jacob.
Mis mejillas actuaron solas y mi vista se dirigió a papá. Edward apretó los ojos fuertemente y sacudió la cabeza como si quisiera sacarse una imagen de la cabeza.
-Ahora salgo necesito cambiarme. Soy una chica ¿recuerdas?
-Está bien. –dijo encogiéndose de hombros y saliendo por la puerta.
-Papá…
-Yo también me voy.
Cuando al fin estábamos solas las mujeres salí del baño. Bella me observó minuciosamente y se llevó una mano a la boca.
-Ahora entiendo. Hija pero cómo has crecido.
-Lo sé.
-No te preocupes Alice ayer fue de compras. –empecé a dar saltitos y palmitas como hacía Alice. –Hija en eso no te pareces a mí.
-Por suerte mamá.
Bella rodó los ojos. Sacó el teléfono y llamó a mi tía que en menos de un minuto ya estaba allí. -Tengo todos estos modelitos nena.
-Me encantan.
Escogí una minifalda tejana, un jersey de tirantes negro y una chaqueta larga de algodón del mismo color.
-Genial. Nessie éste es tu vestido para la fiesta.
El vestido era blanco y azul cielo, con escote palabra de honor , entallado hasta la cadera y de ahí caía como una cascada hasta los pies. Era precioso. Abracé a mi tía con lágrimas en los ojos.
-Gracias tía Alice, es precioso.
Empezó con su ritual de saltitos y palmitas de un lado a otro de la habitación. Las dejé ahí y volví hacia el baño a darme una buena ducha y arreglarme. Cuando fui hacia la cocina, Jake ya estaba comiendo.
-Gracias por esperarme Jacob Black. –dije seriamente.
-Perdona Ness. –habló con la boca llena. –Olía tan bien. –Intentó ponerme esa mirada de corderito. Aguanté la risa hasta que no pude más y se la contagié.
-Jacob cierra la boca. –gritó Alice.
-La verdad es que eres un animal. –le guiñé un ojo.
Cuando terminamos y recogimos me cogió de la mano y me llevó fuera.
-¿Dónde me llevas lobito?
-Es una sorpresa.
-Renesmee recuerda la fiesta.
-Sí. –grité ya des de fuera.
Jacob se alejó hacia un árbol y vino transformado en el lobito que tanto me gustaba. Se agacho delante de mí para que subiera a su lomo.
-Ya no tienes que agacharte, sabes que puedo saltar encima de ti sin ninguna dificultad.
Movió la cabeza y me empujó con el hocico para que subiera. Subí y me agarré a su pelo. “Ya está” le transmití con mi don. Comenzó a correr, tuve que sujetarme bien a su pelo. El bosque pasaba frente a nosotros como un borrón, cerré los ojos para sentir la brisa en la cara, sintiéndome libre. Mostrándole a mi lobito todas las sensaciones que sentía. Abrí los ojos sonriendo y observé por donde estábamos. “Mierda se me está subiendo la falda” pensé. Jacob paró de repente. Oh oh le había mostrado mis pensamientos. “¿Ya hemos llegado?” Cambié de tema. Negó con su enorme cabeza y siguió corriendo. Llegamos a casa de Emily y Sam. Todos estaban allí. Me bajé de mi lobo y me arreglé la falda. Todos salieron a felicitarme. Seth me estrujó entre sus brazos.
-Si estás hecha una… -me observó de arriba abajo con los ojos como platos. Me ruboricé.
-Seth deja de mirarla así. –Jacob salió detrás de un árbol y le dio un empujón a su hermano de manada.
-Nessie estás preciosa, ven. –Emily me hizo entrar al interior, me ofreció una magdalena que no pude rechazar. –Toma ponte esto vamos a comer a la playa.
Me mostró un bikini rojo y negro y yo la miré extrañada.
-Es un regalo de Jake, bueno la verdad lo escogí yo. Quería darte una sorpresa, pero sabes el gusto de los chicos para esto.
Me puse roja como un tomate, pero que le pasaba a Jake, yo ya tenía bikinis. Pensé mejor, seguro me había quedado pequeño.
-Vamos póntelo, te esperamos fuera.
Me lo puse en aquel pequeño baño, guardé mi ropa interior en la bolsita del bikini y dentro del bolso que llevaba colgado. Cuando me vestí salí con las mejillas sonrosadas.
-Vamos.
Jake me pasó el brazo por los hombros y nos dirigimos a la playa. Era extraño, hacía unos días que Jake estaba raro y yo me sentía extraña a su lado. Podía oir su corazón galopando a una velocidad que nunca antes había escuchado y por consecuencia el mío propio. La brisa de principios de septiembre era cálida. Los chicos estaban contentísimos con el día, sólo faltaban Jared y Embry que estaban de guardia. Sam y Emily con su pequeño Samy. Paul y Rachel, Quil y la pequeña Clarie. Seth y Leah. Jacob y yo. Nos sentamos en una toallas que habían traido los chicos. Jake me cogió en brazos y corrió hasta la orilla del mar.
-No Jake, Alice me matará si me ensucio la ropa.
-Venga Nessie no seas gallina si tienes un armario entero de ropa.
-Qué bruto. ¡Bájame Jacob Black o voy a chillar! –golpeé su espalda con mi puño.
-Vamos nena grita, nadie va a salvarte. Pobre caperucita que se la come el lobo.
-Un lobo que estará en problemas cuando se encuentre a Edward y más cuando Bella lo haga pedacitos.
Me dejó de repente en la húmeda arena. Le saqué la lengua y le di un fuerte empujón que le hizo tambalearse hacia atrás hasta caer de espaldas en el agua. Me rei señalándolo con el dedo como una niña pequeña.
-Vas a pagármelo caro pequeña.
Sin pensarlo me saqué la ropa y me quedé con el bikini. Jake me observó extraño. Se quedó quieto con la boca levemente abierta. Pasé la mano frente su cara pero nada. Me observaba de arriba abajo. Un silbido me distrajo hacia los chicos.
-Nessie estás…
Pero antes que Seth dijera más palabras Jake se abalanzó hacia mi ocultándome detrás de su cuerpo.
-Cállate Seth o te pegaré una paliza.
-Acatadas las órdenes jefe.
-No me digas así.
Asomé la cabeza por detrás de Jake para observar la situación. Le golpeé en el hombro para llamar su atención y volteó observándome de arriba abajo. Una sensación extraña se apoderó de mí, encendiendo mis mejillas. Nunca antes Jacob me había mirado así.
-Me temo que te sienta demasiado bien ese bikini. –murmuró.
-Gracias. –le susurré.
-Mierda. Lo he dicho en voz alta. –Se rascó la cabeza fuertemente.
-Será mejor que te tapes un poco.
-Oye Jake eres peor que mi padre.
Me adentré al mar y hundí la cabeza bajo el agua. Buceé unos metros y salí observando a Jake. Seguía en la orilla observándome.
-¡Que eres un lobito o una gallina! –grité imitando a ésta.
Sin pensarlo corrió hacia mí con sus vaqueros gastados. Tenía que volver a regalarle un par.
-Nada de gallina, soy el lobo feroz.
-A ver si me pillas.
Nadé lo más rápido que pude, pero Jake era bueno también en eso y venía pegado a mí, reía con tanta fuerza que me contagió y perdí mis fuerzas. Me agarró de la pierna y me atrajo a su cálido cuerpo. Otra vez esa sensación.
-Has hecho trampa. –susurré nerviosa.
-Sabes que no. –clavó sus ojos en los míos.
-Sabes que si me rio pierdo fuerza. Has hecho trampa.
-Culpable. –levantó una mano y aproveché para escapar de sus brazos y hundirme en el agua esperando que mis mejillas se refrescaran. Me agarró de la mano y me subió a la superficie.
-Recuerdas el año pasado. –Asentí. – ¿Aún te gustan las princesas?
Flashback
Jake me regaló un colgante con un corazoncito tallado. Cumplía seis años y aparentaba la edad de una niña de catorce.
-Un bonito regalo para la princesa.
-Tu princesa. –le corregí. –Por qué tu eres mi príncipe.
-Creo que más que príncipe soy la rana.
Me reí ante su comentario y él se unió a mis carcajadas. Le toqué la nariz con un dedo y le sonreí.
-Cuando sea grande te convertirás en mi príncipe y viviremos felices y comeremos perdices.
Me observaba risueño con una sonrisa en su boca.
-Bueno mejor comeremos alces y osos. –le aclaré.
Fin flashback
-¿Aún no te has convertido en príncipe?
-Espero el beso de una princesa. –su respuesta me estremeció. Realmente esperaba que lo besara o era parte del juego que teníamos cuando era pequeña. La diferencia era que ya había crecido y aunque seguía soñando en el amor verdadero, ya que lo veía cada día con mi familia, no quería estropear el lazo que nos unía.
-Jacob vamos a comer.
Nos miramos y nos dirigimos a la orilla. Los sándwiches estaban buenísimos. Después de charlar un rato me despedí, ya era la hora de irme a preparar para la fiesta.
-Te vemos luego Nessie.
Esta vez me acompañó con su nuevo golf. Me despedí con un abrazo y entré en la gigantesca casa Cullen. Alice me esperaba impaciente, mi fiesta iba a ser aburrida sin Jake. Por desgracia tenía una reunión con el consejo en la playa, aprovechando el buen tiempo, pero mis padres me prometieron que después podría ir un rato con los quileutes.
Mientras Alice me maquillaba, Rosalie me arreglaba el cabello en un medio recogido. Me puse el vestido con la ayuda de todas las mujeres de mi familia y me observé en el espejo. Realmente parecía una princesa, quizás si debía besar a alguna rana. Sonreí.
-¿De que te ries Renesmee? –preguntó divertida mi madre.
-De nada.
-Tienes suerte que tu padre aun no ha llegado, si no me enteraría. –sonrió. Cuando estaban todas listas, con gran esfuerzo de mi madre. Bajaron delante de mi para encontrarse con sus respectivas parejas. También estaban el clan de Denali que habían llegado con mi padre. Mi padre le susurró a mi madre que estaba preciosa y sus ojos se encontraron con los míos mostrándome cuán orgulloso se sentía de su pequeña.
-De pequeña nada hija, has crecido tanto. –dijo con añoranza, ofreciéndome su mano para terminar de bajar las escaleras.
Todos me felicitaron y besaron y comenzaron con los regalos. Alice no paraba de hacer fotos. El clan de Denali me regaló un sobre con dinero para añadir a mis ahorros. Mis abuelos dos billetes de avión hacia Brasil. Isla Esme. Me encantó. Alice y Jasper , una Tablet con mis libros favoritos incluídos. Emmett y Rose una caja vacía. Los miré sorprendida y mis tíos sonrieron. Y por último, mis padres, una pequeña cajita. La abrí y su interior contenía las llaves de un coche. Mi primer coche. Corrí hacia el garaje y vi mi nuevo Volvo blanco. Era genial.
-Mira dentro. –me avisó Emmett con una sonrisa enorme.
Había un potente equipo de música con mp3 y todas mis canciones favoritas. Abracé a mis padres con fuerza. Papá no dejaba de reír. Debía ver cuanto me había gustado el regalo. Estaba deseando de tener un coche después de pasarme dos semanas haciendo prácticas.
-Hija prométeme que tendrás cuidado. –pidió Bella. –Recuerda que tu abuelo es el jefe de policía.
-Gracias mamá, me encanta.
Después de abrazar a todos y comer un poco de tarta, me pidieron que cantara una canción mientras mi padre tocaba. Después de cantar y estar un ratito más, mi mente ya volaba hacia la Push.
-Vete hija y recuérdale a Jacob que a la una te quiero en casa.
-Papá. –protesté.
-A las dos.
-Gracias.
Me despedí y cogí mi nuevo coche. Emmett y Jasper me siguieron hasta la frontera con la Push, allí me esperaba Seth.
-Guau Ness estás preciosa.
-Gracias. Sube a mi nuevo coche.
Seth no paró de hablar hasta que llegamos a la Push. Fui apresuradamente hasta la playa pero Jake no estaba. Leah me saludó observándome minuciosamente.
-Jacob ha ido a llevar a Billy a casa.
-Gracias Leah.
Se giró y me dejó allí con Seth. Este me ofreció un vaso con bebida.
-¿Qué es esto?
-Pruébalo.
-¡Qué asco Seth! Es vino. Yo no bebo.
-Vamos Nessie no pasa nada, un dia es un dia. Una copa no hace mal a nadie y dicen que es bueno para el corazón.
Tenía razón una copa no me iba a hacer nada. Bebí de nuevo, no era tan desagradable. Los chicos estaban hablando sentados entre una fogata. Otros bailaban con un pequeño radio que habían traido. Me senté al lado de Seth y di otro sorbito al vino. Jake tardaba mucho. Cuando me di cuenta me había terminado el vaso. Seth me miró divertido.
-¿Un poquito más? –Asentí.
Seguí bebiendo hasta que olí esa fragancia que no confundiría jamás. Mi lobito. Saludó a todos sin dejar de mirarme. Me levanté y lo abracé.
-Estás hermosa Nessie.
-Gracias. –me ruboricé. Se sentó a mi lado cogiéndome de la mano y se enfrascó en una discusión con Paul. Siempre estaban igual. Después de un rato me dijo si quería pasear un poco. Cuando me levanté, tuvo que sujetarme del codo.
-¿Qué te pasa?
-Nada. –dije bajando la mirada.
Me pasó el brazo por los hombros y nos dirigimos a la orilla. Paseemos sin decir nada, no hacía falta. Su compañía era el mejor regalo. Cuando ya nos habíamos alejado bastante, paró y me regaló una pequeña cajita. La abrí temblorosa. En el interior habían unos pendientes de oro con una perla blanca.
-Son preciosos Jake. No tenías que gastarte tanto dinero.
-El dinero es lo de menos. Lo que importa es que te gusten.
-Me encantan. –Me quité los que llevaba y me los puse para que viera que me encantaban.
-Te quedan genial. –Me acarició la mejilla y una corriente traspasó mi piel. Me cogió de la mano y me hizo voltear.
-Pareces toda una princesa. –Se acercó para besarme en la frente y me observó atónito.
-¿Has bebido Renesmee?
-Sólo un poquito.
-Mataré a Seth, tenía que cuidarte. –Se dirigía ya por donde habíamos venido. Lo cogí del brazo para detenerlo.
-No a sido culpa suya. No te vayas. Quiero estar contigo, solamente contigo.
Paró en secó y me observó con una tímida sonrisa.
-Siempre estaré contigo, ¿recuerdas? Soy tu ranita.
-Pero yo ya necesito un príncipe.
Sin pensarlo, me acerqué a él. Rodeé su cuello con mis manos y acerqué su rostro al mío. Su aliento me abrasaba y un hormigueo recorría todo mi cuerpo. No sabía porque hacia eso pero me sentía valiente, tenía que seguir mis impulsos. Acerqué más mis labios a los suyos, hasta que se rozaron tímidamente.
-Ahora te convertirás en príncipe. –le susurré en los labios. Su cuerpo temblaba bajo mis manos. Suspiré y lo besé abriéndome paso entre su boca carnosa. Jacob era una estatua bajo mis manos, sabía que estaba vivo porque su corazón latía fuertemente y su piel temblaba con mis caricias. Me separé de él observándolo con timidez.
-Lo siento. No debí haber hecho esto.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
vaalem
Nuev@


Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 14/12/2011

MensajeTema: Re: Tus Fics   Miér Mar 07, 2012 8:12 am

WOOOOOOOW.. sigue lunadelplata. esta genial la historia Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lunadeplata
Nuev@


Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 05/03/2012

MensajeTema: Re: Tus Fics   Miér Mar 07, 2012 1:01 pm

Gracias vaalem, pronto subiré el siguiente capitulo. Estoy un poco liada pero con ganas. Besos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
vaalem
Nuev@


Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 14/12/2011

MensajeTema: Re: Tus Fics   Sáb Mar 10, 2012 10:02 pm

ok ok... PERO YA LO QIERO jajaajja Smile
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ewwa Cullen Black
Nuev@


Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 06/11/2011
Edad : 27
Localización : Mexico

MensajeTema: Re: Tus Fics   Lun Mar 12, 2012 12:04 am

omg me quede en suspenso jejejje super niña en verdad haz hecho un mega trabajo aaaa que emocion nessi y jake aaaaaa que lindoo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://​www.metroflog.com/​ewwa-hp-ivon
lunadeplata
Nuev@


Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 05/03/2012

MensajeTema: Re: Tus Fics   Sáb Mar 17, 2012 1:47 pm

Ahí va el siguiente capitulo espero que os guste.

2-Y creí en Dios...

Mis ojos se nublaron a causa de las lágrimas. No sabía porque me había atrevido a besarlo. Mi primer beso y él se había quedado pasmado. Ante esa reacción, me dirigí corriendo hacia el bosque con las lágrimas derramándose por mi rostro. Me quité los zapatos y arremangué el vestido. Ya me sentía bastante mal como para ver la cara de Alice si estropeaba el vestido. Las lágrimas no me dejaban ver bien. Me adentré más al bosque hasta que tropecé con una raíz.
-¿Nessie estás bien?
Leah me había seguido.
-Quiero estar sola Leah.
-Sabes que no puedo dejarte aquí sola. ¿Qué ha pasado con Jake? Está tan raro. He visto como salías corriendo y caía de rodillas.
-No quiero hablar.
-Nessie no seas terca. Cuéntame. Ya sé que no hemos sido las mejores amigas pero puedes contarme lo que te pasa.
-Le he besado. –me acaricié los labios.
-Menos mal que tú has dado el primer paso. –la miré extrañada.
-¿Por qué dices eso?
-Hace días que su cabecita loca no para de imaginarse como sería besarte. –me ruboricé al oír sus palabras.
-¿Y por qué no ha movido ni un pelo? Leah no le ha gustado.
-Nessie… -el susurro de la voz de Jake me estremeció.
-Jake…
-Yo me voy. Suerte hermano. –Leah se marchó corriendo.
-Lo siento Jake yo no tenía porqué hacer eso y menos irme de esa forma. Sigo siendo una niña caprichosa.
Se acercó a mí y me acarició el cabello.
-No digas eso, tú no eres una niña caprichosa.
-Si lo soy. –me puso un dedo sobre los labios.
-Yo Nessie, no sé como decirte esto, pero desde hace unos días que siento algo dentro de mí cuando estoy contigo. Me pongo muy nervioso. El corazón quiere salirse de mi pecho. Y cada vez necesito estar más cerca de ti, mucho más cerca. –un hormigueo recorrió mi vientre.
-Yo también quiero estar cerca de ti. –susurré con un hilo de voz. Se acercó a mí y cogió mi cara entre sus manos.
-Es una sensación tan extraña y a la vez maravillosa tenerte así de cerca. Nessie perdona soy un tonto. No he sabido reaccionar, ha sido tan…
-Ha sido un atrevimiento por mi parte…
-No preciosa ha sido lo más maravilloso que me ha pasado hasta ahora. –sonreí con las mejillas sonrosadas. Me perdí en sus rasgados ojos negros. Alzó mi barbilla y me observó con esa sonrisa que cada día más me gustaba. Su rostro se acercaba más y mis ojos se cerraron automáticamente intensificando mis otros sentidos. Sus cálidos labios rozaron suavemente los míos. Mi cuerpo tembló y mi vientre explotó en mil pequeñas mariposas. Quería sentirlo un poco más. Me aferré a su cabello y lo apreté más a mí. Esta vez me dejó introducir en su ardiente boca. Sus manos bajaron a mi cintura y también me apretó más a él. Empezaba a creer en Dios. Mi cuerpo ardía entre sus manos. Ya no quería separarme de su cuerpo, más bien no podía separarme de él. Nuestras bocas comenzaron a jadear por la falta de aire, pero no me importaba ahogarme. No me iba a separar jamás. Su cuerpo comenzaba a separarse de mí y sus labios abandonaron los míos.
-Nessie…
-No Jake, no te alejes tanto…
-Si estoy a un centímetro de ti.
-Pero quiero tenerte más cerca.
Me apreté nuevamente contra su cuerpo. Mi cerebro estaba absorto con las sensaciones que comenzaba a descubrir. Nos besamos nuevamente sin despegar nuestros cuerpos. Aunque sentía su piel por todo mi cuerpo, necesitaba sentirlo aun más. Mucho más cerca.
Volvió a separarse.
-Nessie cielo tenemos que controlarnos.
-Lo siento Jake, no puedo y no quiero.
Su sonrisa torcida incitó nuevamente mi cuerpo, mi razón abandonaba mi cuerpo y los instintos ocultos afloraban para apoderarse de todo mi ser. Lo empujé contra el árbol que teníamos más cerca y lo acorralé con mi cuerpo. Hundió sus manos en mi pelo deshaciéndome el peinado, pero que importaba. Tan solo me importaba sentirlo más cerca. Le arranqué la camiseta de un tirón y observé su hermoso cuerpo que tanto había visto, pero esa noche era más hermoso que nunca. Acaricié su pecho febrilmente y bajé hacia su abdomen.
¿Acaso no iba a saciarme nunca?
Me besó en el cuello y bajó por mis hombros. Mi espalda se arqueaba hacia atrás dejándole vía libre. Siguió bajando por el principio de mis pechos hasta donde el vestido le permitía. Pero quería que siguiera así que solté una mano de sus cabellos y bajé la cremallera de mi vestido. El vestido comenzaba a deslizarse por mi cuerpo mostrando mi sujetador de encaje de palabra de honor.
Jake siguió besando desesperadamente mi busto mientras yo intenté zafarme del maldito vestido. Finalmente el vestido cayó a mis pies y automáticamente pegué mi cuerpo al suyo. Sintiendo su suave piel que ardía bajo la mía. Sin saber muy bien como levanté una pierna enrollándola en su cintura. Nunca había hecho eso, pero no me importaba, mi cuerpo lo pedía a gritos y no iba a desobedecerlo. Jake acarició mi muslo hasta mi glúteo y le dio un levé apretón, obligándome así a estar más pegada a él. Pero algo pasó por su cabeza cuando se separó de mí.
-Nessie no podemos hacer esto.
-¿Por qué? –pregunté inocentemente. -¿Acaso no te gusto?
Suspiró.
-Demasiado me gustas nena, pero tenemos que ir más despacio. Quiero que sea especial para ti.
-Pero ya es especial, lo importante es estar contigo. –me sonrió dulcemente y acarició mi mejilla.
-Te juro que lo que más deseo es sentirte mucho más, pero tenemos que usar un poco la cabeza también. Vamos a ir despacio por favor.
-Tienes razón.
Se agachó delante de mí y subió mi vestido. Intentó subir la cremallera pero se le resistió. Me reí y le ayudé.
-Será mejor que te lleve a casa cielo.
-De acuerdo pero antes quiero pedirte algo.
-Lo que quieras princesa.
-Jacob bésame.
Me dedicó esa preciosa sonrisa que me dejaba embobada y se acercó lentamente a mí para darme un beso que me dejó sin aliento. Pasó un brazo por mis hombros y nos dirigimos a mi coche.
-Guau Nessie coche nuevo.
-Toma llévalo tú.
Le entregué las llaves y subió corriendo. A veces parecía un niño. Sonreí.
Me senté acurrucada a su lado mientras encendía el equipo de música. El viaje fue más corto de lo que pensaba, ya estábamos por el camino que llegaba a la casa Cullen. Me separé de Jake cogiéndome las piernas con las manos.
-¿Qué pasa Ness?
Señalé en dirección a la casa. Toda mi familia estaba esperándonos en el porche. Papá estaba con los brazos cruzados sobre el pecho. ¿Dónde estaba Bella?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ewwa Cullen Black
Nuev@


Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 06/11/2011
Edad : 27
Localización : Mexico

MensajeTema: Re: Tus Fics   Mar Mar 20, 2012 9:06 am

oooooooooooooooooooo Dios bella kejejejeje cuendo se enoja se enoja y ahora biene lo mejo ryyyyyyy que cosas aa me encanto esta super que pasara

wiiii fui la primera jeeje
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://​www.metroflog.com/​ewwa-hp-ivon
lunadeplata
Nuev@


Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 05/03/2012

MensajeTema: Re: Tus Fics   Mar Mar 20, 2012 2:55 pm

Gracias Ewwa espero que te guste el siguiente y por supuesto tus comentarios.

3-Descubriendo mi verdad

Jake me cogió de la mano y me dio un leve apretón para infundirme ánimo.
-Tranquila cielo, todo estará bien.
Asentí con una extraña sensación dentro de mí. Nunca había visto a mi padre así y no sabía donde estaba mamá. Recordé un día cuando aun era un bebé y mamá era una neófita. Había querido arrancarle la cabeza a mi lobito y no sabía muy bien porque. Bajamos del coche, Jake corrió hacia mí y me cogió fuertemente la mano.
-¿Renesmee has visto la hora que es? –Edward dio un paso hacia nosotros con los brazos aun cruzados sobre su pecho. En respuesta agaché la cabeza.
-Edward ha sido mi culpa, ella no…
-Cállate perro. Estoy hablando con mi hija y tú mírame a los ojos.
Levanté la mirada hasta esos ojos que me miraban furiosos, eran negros, no los preciosos ojos dorados de mi padre. Un temblor recorrió mi cuerpo.
-¿No has sido tan valiente para querer hacer con este chucho lo que deseabas hacer, por qué no lo eres para enfrentarnos?
-Edward. –mis abuelos le riñeron.
-Carlisle, Esme, esto es entre mi hija y yo.
-Edward Nessie no ha hecho nada malo a sido mi culpa, descarga tu furia conmigo pero a ella no le hagas nada. –Jacob se interpuso entre mi padre y yo.
-Tranquilo chucho tu tendrás tu merecido. –mi padre miró a Rosalie con cara de enfado.
-¿Me lo vas a dar tu rubita?
-Ya me gustaría pero no voy a tener ese placer. –Rose señaló detrás nuestro.
Nos giramos y ahí estaba Bella, con restos de sangre y sus pupilas fijas en Jake. Jacob tragó saliva. Las imágenes de cuando era un bebé volvieron a mi cabeza.
-Bella puedo explicarlo. –se disculpaba Jake. Mamá se acercaba con paso firme hacia nosotros. El cuerpo de Jacob comenzó a temblar levemente. Mi corazón golpeaba con violencia mi pecho. Jacob me puso detrás de su espalda. Sentí unas manos frías en mis brazos. Indudablemente era mi padre. No moví ni un pelo.
-Tú y ella… -mi madre seguía en nuestra dirección. Paró delante de mi lobo y en un pestañear lo cogió por el cuello. Intenté zafarme de los brazos de mi padre pero eran una piedra.
-Sabías que iba a pasar algún día. –Balbuceó Jacob. ¿Pero porqué creía que iba a pasar? ¿Tan obvio era que me gustaba Jake? Mi lobito empezaba a ponerse rojo.
“Papá si no me sueltas me romperás el brazo” Esta vez hice más fuerza para soltarme de su amarre. Comenzaba a dolerme, estaba dispuesta a dejar que me rompiera el brazo para salvar a Jake, no me importaba. Las lágrimas a causa del dolor comenzaban a llegar a mis ojos y de repente papá soltó sus brazos. Corrí hasta Jake y le cogí los brazos a mi madre.
-Suéltalo vas a ahogarlo. ¿Y vosotros no pensáis hacer nada? –las lágrimas no dejaban de caer por mis mejillas.
-Maldigo la hora en que te tuviste que enamorar de mí, si no hubiera sido así no te hubieras imprimado de mi hija maldito perro.
¿Qué había dicho mamá? ¿Jacob estuvo enamorado de ella? Las imágenes de cuando era un bebé volvieron a mi mente. Bella le gritaba que como era posible que se hubiese imprimado de su bebé. ¿Por qué mi mente había olvidado eso? Por eso Jacob había dicho que iba a pasar algún día.
-Bella. –susurró Jake señalándome. Mi madre soltó su amarre y se volteó a mirarme. Dio un paso hacia mí y yo reculé. No dejaba de mirarlo. Él. Jacob Black. Me observaba con súplica en sus ojos. Esos preciosos ojos que me habían enloquecido, pero todo era por la impronta. No había sido natural. Desde que era un bebé él sabía que acabaría enamorándome de él. Mi madre volvió a dar un paso hacia mí pero Edward la cogió.
-Necesita tiempo Bella. –le susurró en el oído. Lo miré furiosa.
-¿Acaso no debía de haber secretos entre nosotros? Yo tengo que contaros siempre todo o si no mi querido padre hurga en mi mente y no se os escapa nada, ¿pero vosotros si podéis ocultarme algo tan importante?
-Veis como debía de saberlo. Se creen muy listos estos chupasangres. –murmuraba Jacob.
-Cállate, tú eres tan culpable como ellos.
Nunca le había hablado así, una punzada de dolor atravesó mi pecho desgarrándolo en mil pedazos.
-Queríamos que tuvieras otras opciones. –habló Bella más calmada.
-¿Más opciones? ¿Acaso no sabéis como funciona eso de la impronta? Es imposible que yo me enamore de otro.
Cogí a Jacob de la mano y lo acerqué a mis padres. Miré a mi madre a los ojos y empujé a Jacob hacia ella.
-Toma aquí tienes lo que es tuyo, ya no lo quiero.
Me enjuagué las lágrimas de los ojos, los observé a todos y corrí hacia el bosque. Sentí como mi padre les decía que necesitaba estar sola.
“Gracias Edward al menos tu don sirve para algo”
Corrí un buen rato hasta que mis piernas ya flaqueaban, pero quería seguir corriendo para olvidarlo todo. Tropecé con algo y caí. Estaba cansada y empezaba a llover. La tierra se convertía en barro, ensuciando todo mi vestido y mi pelo. El dolor de mi pecho resurgió con más fuerza. Tuve que sujetarme allí donde estaba mi corazón. Me dolía. Mil pedazos se clavaban agujereándolo y llenándolo de una vacío horrible. Las lágrimas no cesaron en ningún momento. ¿Era posible que aun quedaran lágrimas en mis ojos? Mi vida pasaba por mi mente una y otra vez. Toda mi amistad con él era una mentira. Todos sabían que acabaría perdidamente enamorada de él y más aun él ya se había enamorado de mi madre. Estaba enamorado de mi madre y yo era una obligación. Edward pasó fugazmente por mi mente. Pobre papá. Había soportado a Jacob, pensar en su nombre me producía un gran dolor.
Nunca me había sentido así. Siempre había tenido todo y ahora nada…
La lluvia se hizo más fuerte. Seguía allí tirada, empapada y llena de barro. Los primeros rayos de sol comenzaban a filtrarse entre las nubes. Los ojos me escocían y los cerré. Sentí a alguien cerca pero no podía abrir los ojos. Me levantó del suelo y me pegó a su cuerpo. Tenía frio y tiritaba. El aire era muy frio. Mi pelo enmarañado azotaba mi cara como un látigo empapado y sucio. Quería abrir los ojos pero no podía. Un murmullo de voces se acercaba y una me llegaba directa al corazón, acunándolo. Pero cuando su mano cálida acarició mi mejilla, mi pobre corazón estalló en mil pedazos.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ewwa Cullen Black
Nuev@


Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 06/11/2011
Edad : 27
Localización : Mexico

MensajeTema: Re: Tus Fics   Jue Mar 22, 2012 7:09 am

ooooo LUNADEPLATA me haz hecho llorar aaa ahora si casi me recordo a algo que me paso no tanto asi pero me dolio enterarme de qe mi amiga se quedo con el niño que me gustaba aaaaaa ahora si lloro y lloro aaa

me encanto el capitulo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://​www.metroflog.com/​ewwa-hp-ivon
lunadeplata
Nuev@


Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 05/03/2012

MensajeTema: Re: Tus Fics   Jue Mar 22, 2012 11:04 am

ooo Ewwa no era mi intencion recordarte algo que te lastimo, espero que almenos te haya gustado y que eso compense el mal rato.
Un besazo!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lunadeplata
Nuev@


Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 05/03/2012

MensajeTema: Re: Tus Fics   Vie Mar 23, 2012 1:11 am

Espero que os guste...

4- Dolida

Me desperté agitada y empapada por un sudor frío. El vacío de mi pecho me recordó que no había sido una pesadilla. Observé a ambos lados de mi habitación, estaba oscuro. ¿Qué hora debía ser? Miré por la ventana y mi corazón se paralizó por un instante causándome un profundo dolor. Tuve que sujetármelo con fuerza, parecía que iba a agujerearme el pecho. Él estaba allí. Ni siquiera podía nombrarlo. Estaba empapado a causa de la lluvia, con tan solo los pantalones gastados. Sentado en la húmeda hierva, con la espalda apoyada en un árbol. Se agarraba las piernas como si tuviese frío, pero era imposible a causa de su temperatura corporal. Mi pecho estrujó con fuerza mi corazón. No me gustaba verlo así, me sentía mucho peor. Inspiré profundamente, el aire me raspaba la garganta. Levantó la cabeza en dirección a mi ventana y me vio. Me giré rápidamente con el corazón sobresaltado. Las lágrimas ya hacían de las suyas. Dejé que mi espalda resbalara por la ventana hasta llegar al suelo, donde nuevamente el dolor me inundó el pecho y tuve que sujetarlo con las dos manos.
Unos golpecitos en la puerta me sobresaltaron haciendo que mi corazón latiera más rápido. ¿Sería él? ¿Qué iba a decirle? El corazón volvía a hacer de las suyas haciéndome mucho daño.
-Hija, ¿puedo entrar?
Un suspiro de alivio le dio tregua a mi corazón cuando escuché la voz de mi padre.
-Pasa papá. –la voz me salió como un susurro, por suerte tenía un buen oído.
Se agachó a mi lado y me acarició el cabello. Lo miré un instante a los ojos y me arrojé a sus pétreos brazos. Hundí mi cara en su pecho y lloré. Lloré un buen rato. Mi padre me acunaba, como cuando era un bebé. Deseé serlo nuevamente para no soportar tanto dolor. Cuando las lágrimas lastimaron mis ojos, mi padre me los secó produciéndome un gran alivio con sus dedos fríos.
-¿Cómo has podido soportarlo? –le pregunté entre sollozos.
-Por tu madre. Bella es lo que más amo en este mundo.
-Pero no lo entiendo papá, yo no podría soportarlo.
-Hija estuve a punto de matarlo en más de una ocasión. –una punzada atravesó mi pecho. Edward acarició mi mejilla. –Pero no podía, Bella también lo quería a él y sabía que si hacía eso iba a destrozarla.
-¿Mamá también quería a…? –no pude decir su nombre. Mi padre asintió.
-Era su mejor amigo, pero me eligió a mí.
-Pero un amigo es un amigo, lo quieres pero no lo deseas.
-Si hija, tu madre estuvo confundida a causa de algo que yo le hice. –lo miré asombrada.
-¿Qué ibas a hacer tú si eres más bueno que el pan? –mi padre sonrió dulcemente.
-Pensé que lo mejor era alejarme de ella porque siempre estaba en peligro, y fue entonces cuando ellos se hicieron más amigos. Jacob ayudó mucho a tu madre y le estoy agradecido, pero también se confundió, era muy joven.
-Papá dime la verdad, ¿ellos se han besado? –acaricié instintivamente mis labios recordando sus dulces labios.
-Si hija.
Tuve que sujetarme fuertemente el pecho para que no me explotara. Mis ojos volvían a crear esas pequeñas gotas de agua que me escocían. Mi padre me sujetó preocupado.
-Hija, hija. ¿Estás bien? Jasper haz algo.
En menos de un segundo ya me sentía mejor, Jasper había controlado mis emociones.
-¿Qué hora es papá? –dije un poco más animada.
-Las ocho de la tarde.
-¡Oh! He dormido mucho.
-Hija perdona por lo de ayer. No tenía por qué ser tan desagradable.
-No pasa nada papá. Tienes derecho a reclamarme.
-Pero no de esa forma. Te ruego que me perdones hija.
-Está bien si así te sientes mejor, te perdono.
-Vamos tu madre quiere hablar contigo.
Tragué saliva. No estaba preparada para hablar con ella, no sabía si podría mirarla a la cara sin derramar ni una lágrima. Tocó la puerta y entró despacio.
-Hola Renesmee.
-Hola. –balbuceé.
-Hija siento no haberte dicho la verdad antes, no debimos hacerlo así.
-No importa. Ya pasó. –aunque realmente si me importaba. Me sentía engañada pero no quería hacerlos sufrir más de la cuenta. –Me gustaría ir a vivir a casa de los abuelos.
-¿Pero hija está es tu casa? –Bella se agachó donde estábamos papá y yo.
-Bueno así tendrán más intimidad.
-Pero…
-Bella amor deja que Nessie vaya a la casa. No le va a pasar nada. Necesita tiempo.
-Esta bien cielo si eso es lo que necesitas no voy a oponerme. Se lo que sientes, una vez yo también sentí algo parecido.
Me sentí mal, yo no quería que ella sufriera aunque me hubiesen mentido, eran mis padres y los quería.
-Vamos hija dúchate y baja a cenar algo.
-Está bien papá.
Me dio un beso en la frente. Cogió a mi madre de la mano y me dejaron nuevamente sola en mi habitación. Me atreví a mirar por la ventana. Aun estaba allí. Otra vez el dolor se apoderó de mi pecho.
Me duché con agua fría. Me sequé el pelo y me lo até en una cola alta. Me puse un chándal y salí del baño. Volví a mirar por la ventana. No se había movido. ¿Cuantas horas debía llevar allí? Me dirigí a la cocina donde se encontraban mis padres.
-Todo el día. –papá respondió a mi pregunta.
Me sentía tan mal. Sufría yo y además hacía sufrir a todo el mundo. Abrí la puerta, la lluvia caía con violencia. Cogí el paraguas y me acerqué a él sujetando mi pecho para que no siguiera rompiéndose en pedazos. Al sentir mi presencia levanto la cabeza, estaba asombrado. Sus ojos estaban bañados de lágrimas. Automáticamente mis ojos reaccionaron inundándose nuevamente de aquellas gotitas que me escocían. Se secó las lágrimas e intentó secar las mías. Me aparté dejando su mano en el aire.
-Entra Jacob no es bueno que estés toda la noche aquí.
Le di la mano para ayudarlo. El contacto de su piel me enloqueció. Sentí como las mariposas revoloteaban hacia mi corazón llenándolo de energía. Solté su mano de repente y las mariposas se ensañaron con mi pobre corazón agujereándolo más si era posible.
-Nessie déjame explicarte.
-Por favor, ahora no. –dije con la voz entrecortada.
Se levantó y me siguió hasta el umbral, papá estaba allí con una toalla. Se la ofreció y me beso en la frente.
-Hija nos vamos a cazar. Tenéis la cena en la cocina.
Le dio una palmada en la espalda y se fue con Bella hacia el bosque. Me dirigí a la cocina y me senté. Al poco tiempo entró con la toalla liada a la cintura. Mis mejillas me delataron, aunque estaba dolida no podía dejar de desearlo. Se sentó a mi lado con la cabeza gacha y jugó con la comida. Seguramente debía de estar hambriento, nunca lo había visto desperdiciar un plato de comida. El nudo en mi estomago no me dejaba comer pero hice un esfuerzo para que él hiciera lo mismo. Funcionó. Comenzó con un poco y se terminó el plato en menos de un minuto. Me observó de lado e intenté dedicarle una sonrisa. Le ofrecí mi plato.
-Si no has comido nada...
-No tengo hambre. Toma comételo por favor.
Se lo pensó un poco pero el rugido de su estomago lo traicionó. Después nos sentamos en el sofá mirando un programa de lucha. Observé a Jacob de reojo y vi como daba cabezazos. Debía estar agotado. Apoyó la cabeza en el respaldo y en un minuto ya roncaba levemente. Aun con el dolor en el pecho, me encantaba verlo dormir. Estaría una noche entera observando como duerme. Fui a mi habitación a buscar una manta, aunque no le hacía falta era mucho mejor que verlo con la toalla. Me acerqué sigilosamente para no despertarlo, cogí su cabeza con suavidad para intentar estirarlo en el sofá, pero me pasó el brazo por encima y me arrimó a su cuerpo. Mi pobre corazón tembló, deseaba estar así para calmar el dolor, pero sabía que en cuanto me separara el dolor sería mucho más fuerte. Aparté su brazo delicadamente y lo tapé con la manta. Me senté frente a él, observándolo detenidamente. ¿Era posible que lo deseara más que ayer? Apoyé un brazo en la mesita para reposar la cabeza en él.
-Nessie… Nessie…
Una voz a lo lejos captó mi atención. Me desperté sobresaltada.
-Nessie, ¿qué haces ahí en el suelo?
Me quedé dormida mirándole y ahora él me miraba extrañado. Me rasqué la cabeza.
-¡Oh! ¿Qué hora será? –los dos observamos el reloj de la pared. Eran las tres de la mañana. Mi estómago rugió.
-Voy a hacerme un vaso de leche con galletas. ¿Quieres uno?
Jake asintió. Me siguió hasta la cocina. Calenté la leche en el microondas y saqué la caja de galletas. Le ofrecí su taza y cacao. Me agarró de la mano.
-Nessie por favor, necesito que me escuches. Quiero explicarte lo que pasó.
-No tienes por qué explicarme nada Jacob.
-Pero yo necesito explicarte.
-Está bien te escucho.
-Si, yo alguna vez sentí algo por tu madre. –sus palabras eran como un cuchillo. Aunque ya lo sabía, oírlo de su boca me lastimaba mucho más. –Pero tenía dieciséis años, era un crio. Ni siquiera me había transformado aun. El destino quiso que Bella me atrajera de alguna forma para encontrarte. Sabes lo que significa la impronta. Tú eres mi alma gemela. Yo estoy hecho para ti y siempre estaré a tu lado de la forma que quieras que esté.
Las lágrimas volvían a derramarse por mis mejillas. Jacob atrapó una con su dedo y se acercó más a mí. Mi corazón se estaba volviendo loco, por un lado necesitaba tenerlo cerca para apaciguar el dolor, y por otro quería alejarlo para que después el dolor no fuese tan fuerte. Jacob bajó sus manos a mi cintura y me pegó a su cuerpo.



















Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ewwa Cullen Black
Nuev@


Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 06/11/2011
Edad : 27
Localización : Mexico

MensajeTema: Re: Tus Fics   Miér Mar 28, 2012 12:20 am

nooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo este bueno jejeje se supone que tengo que ir al trabjo pero jeje eme entretube con este cap jeejje adios y mil grax esta de suspenso a aaa adios que paara un beso o que
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://​www.metroflog.com/​ewwa-hp-ivon
lunadeplata
Nuev@


Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 05/03/2012

MensajeTema: Re: Tus Fics   Jue Mar 29, 2012 12:00 pm

Gracias por tus comentarios Ewwa Cullen Black, espero que sigas comentando.

5-Pedacitos de cristal


Sus manos temblaban y acercó más su rostro hasta colocar su frente junto a la mía.
-Nessie lo que siento por ti es mucho más de lo que te imaginas.
El susurro de su voz me acariciaba el rostro suavemente. Pero mi imaginación me traicionó y me mostró un Jacob susurrando esas mismas palabras a mi madre y culminando esa situación con un beso. Mi corazón hacía de las suyas. ¿Acaso quería sufrir más de lo normal? Su mano acarició mi cara y me obligó a subir el mentón para estar más cerca de sus labios. Una parte de mi deseaba besarlo pero otra me obligaba a recordar el dolor que seguía latente en mi corazón. Un golpe en la puerta nos hizo separar rápidamente. Nos miramos y me dirigí hacia la puerta. Leah se paseaba nerviosa de un lado a otro.
-¿Leah que pasa? –le pregunté preocupada.
-Jacob te necesitamos, un par de vampiros están rondando por la Push. Por el camino me he encontrado a Edward y Bella, se han dirigido hacia los límites de la Push para averiguar que quieren.
-Vámonos ya. –les dije.
-Tú no vas a ningún lado Nessie.
-Pero Jake yo también puedo ayudar.
-No pienso ponerte en peligro. Leah acompáñala a casa del doctor.
-Pero Jake no me va a pasar nada.
Me miró seriamente.
-Ni loco.
-Está bien. –dije cruzándome de brazos.
Salió corriendo y explotó, transformándose en aquel lobo rojizo que cada día era más grande. Leah y yo fuimos corriendo a casa de mis abuelos, la lluvia había disminuido. Mis abuelos estaban esperándonos en el umbral, al parecer Alice, Jasper, Rosalie y Emmett salieron a cazar.
-Ve Leah nosotros cuidamos de Renesmee.
-Ten cuidado Leah. –le supliqué.
Se fue transformando también por el camino. Mis abuelos me abrazaron y entramos en el salón de la casa. Estaba muy nerviosa, algo me decía que debía de haber ido con ellos. ¿Pero por qué era tan terco Jacob? Seguramente si mis padres me hubiesen visto allí también me hubiesen mandado para casa. Seguía siendo la niñita de todos ellos, pero yo también sabia defenderme. Y era mucho más terca que todos ellos. No dejé de dar vueltas por toda la casa sin dejar de mirar por las ventanas.
-Nessie cielo tómate este chocolate calentito. –Esme me ofreció una taza. Cuando alargué mi mano para cogerla el teléfono de mi abuelo sonó.
-¿Diga?
-Carlisle tienes que venir.
-¿Que ha pasado Edward?
-Ven ya, y que Esme traiga un coche.
-¿Abuelo que pasa? –pregunté angustiada.
-Tengo que irme, nos vemos en el sendero donde terminan los límites con los quileutes.
Mi abuelo subió a su despacho y bajó con un maletín. Salió corriendo. Jacob. ¿Le había pasado algo?
-Nessie corre vamos.
Nos subimos al coche de mi abuelo y nos dirigimos donde estaban todos. El camino se me hizo muy largo a causa de la angustia que sentía. Cuando al fin llegamos, la manada de lobos estaba en círculo observando algo. Salí corriendo del coche y aparté a los grandes lobos para ver donde estaba Jake. Mis ojos se encontraron con los dorados de mi padre. Me cogió de la mano y me la apretó. Le había pasado algo a Jacob. Bajé la mirada y estaba ahí tumbado en el suelo con convulsiones. Mi corazón no resistió esa imagen y se rompió en mil pedacitos de cristal. Mi abuelo estaba inyectándole algo y entonces la vi. Mi madre estaba agachada a su lado, acariciándole el rostro y el pecho. Los pedacitos de mi corazón fueron aplastados por esas caricias que ella le daba. Ese cuerpo desnudo me pertenecía, pero eran sus manos las que lo acariciaban. Volteé para no ver más aquella escena. Me sentía furiosa y dolida. Y a la vez me sentía culpable por no poder hacer nada para que él no sufriera. Me alejé hacia un árbol para apoyarme en él y dejar fluir las lágrimas.
-Nessie tranquila.
Me giré y vi a Leah ocultando su cuerpo detrás del árbol. Estaba desnuda. Le ofrecí la chaqueta de mi chándal aunque era demasiado corta.
-No hace falta tranquila, volveré a transformarme. Ahora él te necesita.
-A mi no, ¿no ves? Alguien mejor que yo está cuidándolo.
-¿Cómo que mejor? Nessie no digas tonterías, tú le das mil vueltas a tu madre cuando era humana. A parte, nunca me gusto Bella.
-Pero me duele demasiado ver todo esto. Necesito alejarme un poco de esta situación para ver las cosas con más calma.
Una fugaz idea pasó por mi mente.
-Leah ¿y yo te gusto? Quiero decir, ¿te sientes a gusto conmigo?
-Cada día más. Siempre he sentido un cariño especial por ti, bueno todos los miembros de la manada. Será por estar siempre en los pensamientos de él. –dijo señalando a Jacob.
-Vamos a llevarlo a casa.
La voz de mi abuelo me distrajo. Leah y yo nos miramos.
-Súbete a mi lomo Nessie.
En medio segundo un lobo gris estaba frente a mí. De un salto subí a su lomo y nos acercamos a los demás. Cuatro de los chicos se habían transformado en humanos para meter a Jake en el coche. Jacob me observó y susurró mi nombre. Mi corazón comenzó a dolerme pero Leah se percató y me llevó corriendo dirección la casa.
Le dije que parase frente la cabaña de mis padres. Me bajé y cogí algo de ropa para Leah. Después nos dirigimos a la casa Cullen. Mi padre y Seth ya estaban en la casa. Los demás lobos se habían quedado patrullando en la reserva. En pocos minutos el coche de mi abuelo llegaba al aparcamiento de la casa. Seth y Leah se apresuraron a ayudar a Jacob, pero se les adelantó Bella, mi madre, me suplantaba dándole palabras de ánimo. Por lo que pude apreciar estaba mejor, al menos podía caminar. Fueron hasta el despacho de mi abuelo donde tenía todos los aparatos. Me quedé en el piso de abajo, sola. Me senté en el sofá, acurrucando mis piernas junto a mi pecho, escondí la cabeza en el hueco que estas me dejaban. Podía escuchar el diagnóstico de mi abuelo. Se había fracturado tres costillas y dislocado el hombro. Cuando mi abuelo se lo puso en su sitio, Jacob emitió un leve sonido. Seguramente estaba mordiendo algo. Al poco rato bajaron todos menos Bella. ¿Pero que tenía que hacer tanto allá?
-Tranquila cielo. Está bien. En menos de una semana estará como nuevo. Quizás debes subir, Jacob no hace más que preguntar por ti.
Mi padre me acarició el cabello y yo miré a Leah. Esta me asintió dándome ánimos a subir. Volví a mirar a mi padre que me sonreía para alentarme.
-Papá necesito…
-Está bien te acompaño.
Me cogió de la mano y nos dirigimos al piso de arriba. Mientras más cerca estaba mi corazón palpitaba más rápido. Una extraña sensación recorría todo mi cuerpo. No sería capaz de entrar. Papá abrió la puerta y me quedé paralizada en el umbral. Mi padre tuvo que tirar suavemente de mí para que lograse entrar. Jacob estaba tumbado boca arriba, con el torso vendado y tenía los ojos cerrados. Mi madre le pasaba la mano por el cabello. Los celos se apoderaron de mí nuevamente. Intenté dar media vuelta e irme de allí, no soportaba ver eso, pero mi padre me lo impidió.
“¿No te duele ver eso papá?” pensé. Mi padre cerró los ojos afirmándome que a él también le dolía ese comportamiento de mi madre hacia Jacob.
-Bella dejémosles solos un momento. –sus palabras sonaron dulces pero la mandíbula prieta mostraba que estaba tan incómodo como yo ante la situación. Mi madre saltó a su lado y le beso en el mentón, como si intentase relajarlo, después me observó inocentemente, cosa que me dio más rabia.
Jacob estaba mirándome atónito. Y una sonrisa se dibujaba en sus hermosos labios.
-Mi Nessie acércate por favor. Tú eres la mejor medicina.
Me acerqué lentamente hacia él. Alargó su mano para tomar la mía. ¿Y ahora que tenía que hacer? La rabia seguía dentro de mí quemándome, pero verlo así me dolía mucho más. Le di la mano temblorosa y Jacob sonrió.
-¿Estás bien? –mi voz denotaba mis nervios.
-No ha sido nada.
-¿Pero como te ha podido pasar eso si tu eres el más fuerte?
Me miró y cerró los ojos. Claro, había estado todo el día bajo mi ventana. Debía estar cansadísimo.
-Duerme Jacob, necesitas descansar.
-¿Ya no me dices Jake?
Le acaricié el cabello, por donde antes habían pasado las manos de mi madre. Era tan fuerte el dolor que sentía por dentro, pero debía soportarlo un poco más, hasta que se durmiera.
-Duérmete Jake.
Hice un gran esfuerzo y besé su frente. Cerró los ojos y sonrió. En menos de cinco minutos ya se había dormido. Ahora no podía estar ni en mi casa porque estaba Bella, ni en casa de mis abuelos porque estaba Jacob. La idea de antes volvió a cruzarse por mi mente, pero está vez inundó con fuerza mis pensamientos. Bajé al salón y allí estaban mis padres, mis abuelos, Seth y Leah. Mi padre ya estaba inspeccionando mi mente así que ya sabía mis intenciones. Suspiró. Ni siquiera pensaba pedirles permiso, iba a hacerlo.
-Voy a aprovechar los billetes de los abuelos y me voy a isla Esme.
-Pero Nessie, ¿ahora piensas irte? –mi abuela estaba preocupada por Jacob, lo quería como a otro más de sus hijos.
-Si en cuanto salga un avión me voy. Ya he tomado la decisión.
-¿No pensabas consultarnos primero señorita? –Bella se cruzó de brazos.
-No, es una decisión tomada. ¿Papá?
-Está bien hija. Pero ten cuidado.
-¿Edward vas a dejar que vaya ella sola?
-Tranquila mamá, no pienso ir sola. Leah viene conmigo. ¿Quieres venir conmigo a Brasil?
Leah sonrió y asintió con la cabeza.
-Claro que si Nessie.
-Pero Leah no puedes ir, eres la segunda en el mando y Jake está convaleciente.
-Cállate Seth, ya soy mayorcita. Y creo que Jake no se va a oponer. Cuando despierte hablo con él.
Un peso me sacó de encima, ya no hacia falta que yo le explicara a Jacob. Me sentía más aliviada, al menos no tendría que ver esas muestras de cariño en frente a mis narices.
-Bella vamos, tenemos que hablar.
Mi padre se despidió de nosotros
Mis abuelos subieron a su habitación y Leah y Seth se sentaron en el sofá. El sol empezaba a proporcionarnos sus primeros rayos. A las ocho pensaba llamar al aeropuerto para ver el próximo vuelo a Brasil. Subí al cuarto de Alice para entretenerme probándome sus vestidos, a ver cual me llevaba.
Después de probarme unos cuantos vestidos se me ocurrió otra idea. Necesitaba cambiar un poco. Cogí todo lo que encontré para hacerme un cambió de look y me metí en el cuarto de baño de Alice. Estuve un buen rato toqueteándome el pelo.
-Nessie no. –el grito de Alice me sobresaltó y las tijeras se me cayeron al suelo.




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
renesmme
Team Mariana


Mensajes : 425
Fecha de inscripción : 25/03/2012
Edad : 22
Localización : barranquilla

MensajeTema: Re: Tus Fics   Sáb Mar 31, 2012 10:33 pm

nena escribes muy bn sige la historia me gusta mucho :-)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lunadeplata
Nuev@


Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 05/03/2012

MensajeTema: Re: Tus Fics   Lun Abr 02, 2012 11:23 am

Gracias Renesmme a ver si hoy puedo subir otro capitulo. Besos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
renesmme
Team Mariana


Mensajes : 425
Fecha de inscripción : 25/03/2012
Edad : 22
Localización : barranquilla

MensajeTema: Re: Tus Fics   Mar Abr 03, 2012 12:02 am

ok estare a la espera de q subas otro capitulo Very Happy ojal y sea pronto
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lunadeplata
Nuev@


Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 05/03/2012

MensajeTema: Re: Tus Fics   Mar Abr 03, 2012 11:43 am


6-Cambio
-¿Pero que te has hecho Nessie? –antes que siguiera hablando toda la familia había subido al cuarto de Alice, incluso Seth y Leah.
-Jacob qué haces levantado…
Cuando mi abuelo pronunció su nombre mi corazón se encogió. Mis ojos se encontraron con los suyos asombrados.
-¿Cielo que has hecho? –susurró con una mano en las costillas a causa del dolor.
No supe que contestar. Mi mirada bajó y después observé la mirada atónita de toda mi familia.
-¿Pero Renesmee porque te has hecho esto? –mi madre dio un paso hacia mi pero yo reculé. Me giré y me quedé observando en el espejo. Solté el mechón de pelo que cayó encima de las dos cajas de tinte negro. Mi cabello, ahora negro, se pegaba en mi cara, aun seguía húmedo y tenía un trasquilón en el lado derecho. Alice cogió las tijeras y comenzó a revolotear por mi alrededor. Tan solo oía el sonido de las tijeras. Había intentado arreglarme el trasquilón, escalándome el pelo y dejándome medio flequillo de lado.
-Gracias Alice, esto de la peluquería no es mi fuerte.
-¿Y por qué demonios te has hecho eso? –mi tía Rosalie me pasó una mano por el cabello. -¡Si tenías un cabello precioso!
-Ya sabes tía. Brasil. Así pasaré más desapercibida, además parezco más grande.
Sonreí. Observé por el espejo la cara de Jacob. Miró a Seth y Leah que le susurraron “luego te explicamos”.
-¿Alice me prestarás estos vestidos?
-Claro.
Miré el reloj, ya eran las ocho de la mañana. Saludé a mi familia y a los lobos y bajé al piso de abajo fingiendo una felicidad que estaba muy lejos de sentir. ¿Pero por qué me comportaba así? Era tan difícil verlo y no sentirme mal. Sobretodo si mi madre estaba cerca, me quemaba un fuego interno. Cogí mi teléfono y llamé al aeropuerto. El próximo vuelo era a las diez de la noche. Genial. Por fin mi corazón podría descansar un poco de tanto dolor, por qué sino no sabía si podría resistirlo mucho más. Subí a hablar con Leah. En el cuarto de Alice ya no había nadie. Escuché la voz de Leah que venía del despacho de mi abuelo. Estaba discutiendo con Jake.
-¡Pero no os podéis ir!
-Jake, ella ahora necesita aclarar sus sentimientos y no es de gran ayuda que Bella este revoloteando a tu alrededor cada dos por tres.
-Pues le diré que no se me acerque. Pero no podéis iros. ¿Quién la protegerá?
-¿Y yo que soy estúpido? Yo la protegeré, nunca permitiría que nada le pasase.
-Perdona Leah no quería ofenderte, pero ya me entiendes. No puedo estar sin verla, necesito cuidarla, necesito consentirla.
Interrumpí la discusión, al verme Jacob se quedó mudo.
-¿Realmente necesitas cuidarme? Ya soy mayorcita Jacob. Puedo cuidarme sola y además me llevo tu segunda al mando, ¿eso no te tranquiliza? ¿O lo que quieres es vigilarme? Tampoco debe preocuparte eso, cuando regresemos ya podrás chismosear en los pensamientos de Leah. Y si lo que necesitas es que te cuiden ahí tienes a Bella dispuesta a hacer lo que tú quieras. Quizás debería llevarme también a mi padre para dejaros más intimidad. Leah a las siete y media nos vamos. Prepara tu maleta.
Después de escupir todas esas barbaridades salí de allí, cerré la puerta y me apoyé en ella, dejando caer la espalda hasta sentarme en el suelo. Sujeté fuertemente mi corazón y cerré los ojos para no derramar más lágrimas. Pero no era capaz de contenerlas. Mi padre apareció echando mis cabellos hacia atrás.
-¿Cómo has dicho eso hija? Tu madre ha tenido que salir con Alice y Jasper a ver si la tranquilizaban un poco.
-Lo siento papá. Lo siento.
El dolor en mi pecho era más fuerte, se estaba apoderando de mi brazo izquierdo. Las lágrimas no paraban y empecé a hiperventilar. Me encogía cada vez más. Mi padre me acariciaba para tranquilizarme pero no servía de nada. La puerta se abrió y los lobos se asomaron asustados.
-¿Edward que le pasa? Nessie, Nessie mírame.
Jacob intentó agacharse a mi lado pero no podía a causa del dolor. Observé a mi padre y le susurré.
-No puedo respirar.
-Carlisle. –gritó mi padre. – Necesito un tranquilizante.
Mi abuelo estuvo allí en un segundo, intentando estirarme.
-Nessie, tranquilízate. Ahora voy a aplicarte una inyección. Quizás notes un pequeño pinchazo.
Nunca antes me habían tenido que pinchar. Pero mi piel era tan dura que la aguja se rompió. Mi cuerpo comenzaba a convulsionarse. Mi padre y mi abuelo me sujetaban intentando tranquilizarme, pero cada vez me costaba más respirar. Cerré los ojos sin poder controlar mi cuerpo. Cuando su mano cálida tocó mi frente mojada mi cuerpo paró de convulsionarse. Sentí como me levantaba del suelo y me pegaba a su cuerpo. Mi corazón comenzó a estabilizarse, apoyé mi cabeza en su hombro, ya podía respirar mejor. El sonido de su corazón me acunaba como si de una nana se tratase y me dormí en sus brazos.
Cuando abrí los ojos y miré el reloj eran las tres. Me levanté de un salto. Estaba en el antiguo cuarto de papá y estaba sola. Bajé al salón donde se encontraban todos menos Jake. Lo busqué con la mirada y al fin escuché su corazón que venía de la cocina.
-Está mucho mejor. –me respondió mi padre a la pregunta aun no formulada en mi mente. –Leah está con él.
Anduve temblorosa hacia la cocina. Los tres lobitos estaban comiendo un plato y Esme les estaba preparando más.
-Corazón debes de tener hambre. –Esme se acercó a mí y me beso en la frente.
-La verdad es que si. –acaricié mi estómago que empezaba a rugir.
-Nessie… -susurró Jacob.
-Gracias.
Cogí un plato y me senté al lado de Leah. Ella me acarició la espalda dulcemente.
-Leah nos quedan cuatro horas para irnos. ¿Ya has hecho tu maleta?
-¿Pero pensáis iros?
Jacob se levantó del taburete y tuvo que sujetarse las costillas. Aunque tenía mejor aspecto, podía verse que aun le dolía.
-Si Jacob. Necesito alejarme un poco de aquí.
Volvió a sentarse con la cabeza gacha. Me comí el plato de pasta que hizo Esme y me levanté.
-Voy a preparar mi maleta. Leah deberías hacer lo mismo.
Después de preparar mi maleta con la ayuda de Alice, fui con mi padre a cazar. Tenía que saciarme si no quería dejar seco a algún humano. Ya eran cerca las siete y me dirigí a casa de mis abuelos a esperar a Leah. Ella ya se encontraba allí con una pequeña mochila. Miré mi maleta, era enorme. Podría prestarle algo de ropa.
-Cielo os acompañará Emmett y Rose. –mi padre me estrechó entre sus brazos. –Portaos bien.
-Si papá.
Mi madre imitó a mi padre, aunque este abrazo fue un poco más frío de mi parte. Me despedí de mis abuelos y mis tíos. De Seth. Sólo quedaba Jake. Mi corazón tembloroso se acercaba al suyo sin saber muy bien que hacer. Me puse de puntillas y agarré su cara entre mis manos. Sentí como su cuerpo comenzaba a temblar bajo mis manos. El recuerdo de aquel beso eclipsó mi mente, haciéndome sentir otra vez el revolotear de todos aquellos sentimientos que tan solo afloraban a su lado. Apreté los ojos y besé su frente. Los abrí quedando a tan solo un centímetro de los suyos.
-Cuídate por favor. –le susurré.
-Tú más.
Asentí y me alejé de él volviéndome a sentir sola y vacía. Nos subimos al coche y nos dirigimos al aeropuerto. Allí nos despedimos de mis tíos y embarcamos. Rumbo a Brasil.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
thay
Nuev@


Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 12/02/2012

MensajeTema: Re: Tus Fics   Mar Abr 03, 2012 5:00 pm

k bueno sta me tienes comiendo las uñas a ver como va a seguir la cosa jeje
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lunadeplata
Nuev@


Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 05/03/2012

MensajeTema: Re: Tus Fics   Miér Abr 04, 2012 10:08 am

Aquí teneis otro capitulo, ya hasta la semana que viene no podré subir ninguno más. Espero que les guste.

7-Brasil I

Antes de subir al avión Leah estaba muy nerviosa. No dejaba de frotarse las manos.
-¿Qué te pasa?
-Es que yo nunca me he subido a uno de esos. –dijo señalándome un avión que se veía a través de la cristalera.
-Tranquila, no pasa nada. Mira esto es un caramelo para el mareo. Cómetelo, ya verás que no pasa nada.
Le di un caramelo de limón que encontré en el bolsillo, ese truco lo usó mi padre la primera vez que me subí a un avión. Leah se lo metió en la boca y yo sonreí. Le dejé el lado del pasillo, me dijo que no quería ver la altura por la ventanilla. Observé como íbamos alejándonos de la tierra. Observé de reojo a Leah. Se había dormido. Sonreí. Me puse los auriculares y escuché un poco de música. Pero todas las canciones me recordaban a él. Era extraño, siempre había escuchado esas canciones y ahora parecía que estaban dedicadas a mí. Yo sentía exactamente lo que decían en ellas. Observé que empezaba una película. Hora punta 2. Me reí y desconecté un rato. Pero el vuelo era largo. Cogí el libro que me había regalado Esme. Federico Moccia, “A tres metros sobre el cielo”. Empecé a leer, cuando llevaba medio libro Jacob vino a mi mente. Definitivamente era masoquista, mira que leer una novela de amor… Paso la azafata a ofrecernos algo de comer. Comí y le guardé algo a Leah. No quise despertarla porque estuvo la noche anterior sin dormir. Y al fin llegábamos a Brasil. Leah se sobresaltó cuando una azafata nos dijo que nos abrocháramos los cinturones.
-¿Qué a pasado?
-Has estado durmiendo todo el viaje.
Fuera del aeropuerto cogimos un taxi para que nos llevara al puerto. Allí nos esperaba una lancha que nos llevaría a isla Esme. La ciudad de Rio de Janeiro estaba repleta de personas. La idea era descansar un poco en la casa y salir a la tarde a dar un paseo por Rio. El sol era cálido y el cielo era de un azul intenso que se juntaba con el azul del mar en el horizonte. La lancha nos dejó frente la casa, en una pequeña cala tranquila. Eso era el paraíso. Observé a Leah que estaba embobada observando cada rincón de la isla.
-Esto es precioso Nessie.
-La verdad es que si.
Visitemos toda la casa observando cada habitación con vistas a la playa. Abrimos una cristalera y ya se encontraba la arena.
-Gallina la última. –le grité.
Las dos corrimos hacia la orilla, desprendiéndonos de la ropa y quedando en ropa interior. El agua estaba caliente. Nos sumergimos y jugamos en el agua un buen rato, hasta que el estómago de Leah rugió.
-Vamos, voy a preparar algo de comer.
Nos enroscamos una toalla y fuimos a la cocina. Preparé unos espaguetis a la carbonara. Después nos dimos un baño en el jacuzzi del baño principal. La pared era otra cristalera, parecía que te encontrabas en el mar.
-Leah que te parece si descansamos un rato y después vamos a ver rio de Janeiro.
-Pero no sé que ponerme. Nessie vaya vergüenza.
-No te preocupes tengo vestidos de sobra.
Me dormí un buen rato, soñé con él. Al despertarme sacudí la cabeza para olvidar el sueño. Este lugar era demasiado romántico. Leah se encontraba sentada en la orilla observando las olas.
-¿En qué piensas?
-Es tan romántico este lugar. Aquí tenías que venir con él.
Mi corazón se sobresaltó al escuchar sus palabras.
-No quiero hablar de él, he venido aquí para olvidarme.
-Eres tonta Nessie, lo que daría yo por que alguien me quisiera la mitad de lo que te quiere Jake a ti.
-Pero si no vas a ninguna parte Leah. ¿Nunca has tenido novio?
-Sí, una vez fui la novia de Sam, pero se improntó de Emily y ya ves…
-Oh, lo siento Leah no quería…
-Tranquila, creo que ya lo he superado.
-Algún día tú también dejarás tu impronta en alguien.
-No creo Ness, yo soy un punto muerto genético. No puedo tener hijos.
Me puse una mano en la boca. Yo me había imaginado tantas veces siendo madre… ¿Y si yo tampoco podía tener hijos? Al fin y al cabo era un bicho raro.
-Bueno vamos a olvidarnos de tristezas y a ponernos guapas.
-¿Nessie has visto tu cabello?
Cogí un mechón de cabello y lo observé. Se me estaba aclarando, ahora era un castaño con reflejos rojizos. Me encogí de hombros.
-¿Y eso? –señaló Leah mi cabello.
-¿Te acuerdas cuando mi madre era una neófita y usaba lentillas para que mi abuelo Charlie no viera sus ojos rojos? Debe ser algo parecido.
Entramos en la casa y abrí la gran maleta. Saqué todos los vestidos, a ver cual le sentaba mejor a Leah. Ya lo tenía, uno blanco de palabra de honor, ese resaltaría su color de piel.
-Pero esto es muy corto.
-Venga Leah estás harta de enseñar tu cuerpo desnudo a los chicos de la manada. Esto te tapa un poco más.
Sus mejillas se encendieron y me dio un empujón, cosa que me hizo reír. Yo elegí uno negro, de tirantes finos. Los tacones no eran el fuerte de Leah, así que le dejé unas sandalias con un poco de plataforma. La maquillé un poco y listas.
Roberto nos esperaba en la lancha.
-Estâo formosas.
-Obrigado Roberto, llevenos a Rio.
-¿Sabes portugués?
-Claro, mi padre me enseñó unos cuantos idiomas.
-¿Y qué a dicho? –susurró Leah.
-Que estamos hermosas.
Una vez en Rio, la gente nos observaba. Nos dirigimos a un restaurante, fuera de él había un grupo de brasileños bailando samba.
-Olá preciosa, ¿queres dançar comigo? –un chico se acercó a nuestra mesa.
-Desculpa mas não sabemos dançar samba.
-Não há problema, eu vos ensino.
-¿Nessie que dice éste?
-Que nos enseña a bailar samba.
-Ni loca bailo yo eso, yo tengo el ritmo en el trasero.
-Desculpa, não podemos.
-Faz favor será divertido.
Al final acepté, pero sin alejarme de Leah. Me enseñó como movía los pies y rápido lo pillé. Me encantaba bailar. Alice se había encargado a enseñarme todo lo que sabía.
-¿De onde és? Pareces brasileira. Por como danças.
-Soy de Forks, Estados Unidos.
-Nessie para que le cuentas tanto.
Una chica llamó al chico que estaba con nosotras. Aproveché para sentarme en la mesa con Leah.
-Vemos-nos depois.
Pedimos una caipiriña y observamos como otros bailaban la canción de Michel Teló “ Ai se eu te pego”. El chico de antes nos invitó a un local de moda. Leah no quería ir pero al final la convencí.
Estabamos allí bailando cuando mis ojos observaron a alguien. Su piel morena tenía un brillo especial, hasta su cabello azabache brillaba de una forma inhumana. Me concentré para verlo mejor. Tenía los ojos ligeramente rasgados y de un color miel. Y tenía también unos preciosos labios carnosos. Buscaba algo, hasta que lo encontró. Mis ojos. Esos ojos los había visto antes. Se acercaba hacia mí con paso decidido. Su aroma dulce se introdujo en mi nariz y rápidamente Leah se puso delante de mí.
-Nahuel. –susurré.
-Hola Renesmee. –me sonrió mostrándome una hilera de blancos dientes. Era guapísimo.
-¿Qué haces aquí?
-Mi tía Huilen estuvo hablando con tu abuelo y nos dijo que estabas aquí. Tenía curiosidad por verte. Has crecido mucho ya.
-¿Y que más quieres? –Leah estaba nerviosa.
-Por tu aroma tú debes de ser uno de aquellos lobos enormes. Sólo quería verla de nuevo. Por cierto Renesmee estás preciosa.
-Gracias. –me sonrojé. Siempre había estado rodeada de mi familia y de los quileutes y a parte de ellos nunca me habían llamado preciosa.
-Nessie vámonos ya es hora. –me susurró Leah en el oído.
-¿Quieres venir con nosotras a isla Esme? –Leah me dio un codazo-
-No sabemos si es de fiar Ness.
-Si no fuese de fiar mi abuelo no le hubiese dicho que estaba aquí. Tranquila Leah.
-Jacob me va a matar. –murmuró.
Cuando escuché su nombre un fuerte latigazo golpeó mi corazón.
-No voy a hacerle nada lobita. Sus padres confían en mí. Sólo quiero conocerla un poco más.
-Yo también quiero conocerte más. –le sonreí tímidamente.
-¿Pero que dices, estás loca? ¿Y Jake?
-Leah, no quiero agobiarme, he venido a pasármelo bien y a no pensar en Jacob. Y es verdad que quiero conocerlo. Necesito saber más cosas sobre mi especie.
-Está bien.
Nos dirigimos al puerto, Nahuel caminaba de una forma muy elegante. Vestía unos pantalones vaqueros oscuros y una camisa negra. Cuando observó la casa quedó estupefacto. Cogió su teléfono y llamó a Huilen para avisarle que me había encontrado. Pronto nos fuimos a dormir. Leah se quedó conmigo porque no se fiaba de Nahuel.
-Es guapísimo Leah. ¿Lo has visto bien?
-No es para tanto Nessie.
-Vamos Leah, se sincera.
-Está bien, es muy guapo.
Sonreí. Tenía muchas ganas de que me contara su vida. Al cabo de un buen rato me dormí.
Por la mañana me levanté impaciente, preparé un buen desayuno y salí a buscar a Nahuel. Se encontraba en la orilla, con el sol iluminando su piel. La brisa alborotaba su largo cabello. Se giró al oírme.
-Buenos días Renesmee.
-Buenos días Nahuel. Preparé algo de desayuno. Después podemos explorar la isla si te apetece.
-Claro que si.
Dicho y hecho, después de desayunar fuimos a explorar la isla. Leah seguía un poco reacia, pero pronto se daría cuenta que Nahuel era indefenso.
Un frondoso bosque hacía la isla especialmente bella. Nahuel cogió mi mano y me mostró toda la vegetación de la isla. Leah nos seguía con los brazos cruzados.
-Mira Renesmee una pequeña catarata. ¿Te atreves?
Se quitó la camisa y los pantalones, quedándose en unos prietos bóxers negros. Los músculos de su cuerpo se contraían mientras corría hacia el borde y se lanzó de cabeza. Sonreí. Me quité la camiseta y los shorts. Por suerte esta vez me había puesto un bikini.
-¿Nessie piensas dejar que te vea así?
-Leah estás hecha una antigua, sólo es un bikini.
Corrí hacia el borde y me lancé, pero de palillo. Nos salpicamos y jugamos en el agua un rato, esa agua estaba más fría que la del mar. Nahuel me agarró de la cintura y me pegó a su cuerpo. Su temperatura era como la mía y su piel era dura.
-Nessie vámonos ya. –gritó Leah des de arriba.
-Lo siento Renesmee no fue mi intención incomodarte.
-No, para nada me has incomodado. Vamos se está poniendo nerviosa.
Nos dirigimos nuevamente a la casa. Cogimos unas tumbonas para tomar un poco el sol. Nahuel entró en la casa para traernos unos refrescos.
-Leah no entiendo como no te gusta, es un caballero.
-Nessie es medio chupasangres.
-Como yo.
Nahuel llegó con los refrescos. Primero le ofreció a Leah con una radiante sonrisa y sin darse cuenta ella se la devolvió. Me reí interiormente. Después me la ofreció a mi y nos sentamos. Nos explicaba lo que había estado haciendo durante estos años. Leah se tumbó boca abajo, estaba mucho más relajada. Nahuel me observó divertido.
-¿Vamos al agua?
Asentí. Antes de poder levantarme me cogió en brazos y corrió hasta la orilla. Justo cuando estaba bajándome mi corazón se paralizó por un instante.
-¡Nessie! –gritó.
Giré lentamente la cabeza en su dirección. Con el corazón a mil como cuando te pillan haciendo algo malo.
-Jake. –susurré.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Tus Fics   Hoy a las 2:55 am

Volver arriba Ir abajo
 
Tus Fics
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» -Ciclo de Fics Extraños-
» [Lectura obligatoria para escritores de FanFics] ¡Pasen a activar sus fics!
» que personaje CHICO anime/manga se sonroja mas lindo ?
» Tarta de grosellas [Andrómeda&Ted Tonks]
» Fic regalo del amigo invisible. [Remus Jones]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Team Taylor Spain :: Fan Art :: Zona Fics-
Cambiar a: