Foro dedicado al club de fans en España de Taylor Lautner
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18
Sáb Abr 09, 2016 11:57 pm por JACOB&NESSIE

» Un Amor De Hibridos .
Jue Feb 11, 2016 6:20 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Mar Feb 09, 2016 11:23 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:52 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:30 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:32 am por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:19 am por Mei Cullen Vulturi

» 2º LIBRO DE JACOB Y NESSIE: NUEVA ERA (Continuacion de Despertar) +18
Jue Ago 27, 2015 8:12 pm por Galletitasalada

» libro Despertar
Mar Mayo 26, 2015 5:16 pm por JACOB&NESSIE

Nuestro autografo de Taylor Lautner

Fan del Mes
Nombre: Rocío Valverde Torres
Alias/Apodo: Rocio
Edad: 22 años
País: España-Madrid
Chat Box
Sister Sites
Afiliados
DESCRIPCION

Jacob Black Fan

Team Taycob








Team Taylor Spain

Si quieres formar parte de nuestros afiliados agrega este boton a tu web linkeando a nuestro blog y mandanos un correo a TeamTaylorSpain@hotmail.es con la dirección de tu Web y el link de tu boton. ^^

PD: El botón debe medir 100x35 (si mide más será redimensionado a este tamaño y no se promete la calidad en que se vea)

Ipod


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com


Comparte | 
 

 "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Shiah
Team Jacob


Mensajes : 245
Fecha de inscripción : 20/12/2009

MensajeTema: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Dom Dic 20, 2009 6:53 pm

¡Hola! Bueno, esta es la primera fanfic que cuelgo aqui, asi que no sé la acogida que tendra, espero que buena La historia trata de la historia de Crepusculo basicamente desde elpunto de vista de Jacob, me di cuenta de que tambien tendria una vida y
una historia que contar asi que empece esto...
Gracias a Ailofuen por darme el titulo


-¡Blaaaaaack!
“La madre que lo hizo…”
-Mira hijo, sé que es la edad, pero como vuelva alguno de tus amigos a gritar cuando estoy durmiendo lo echo de la reserva.
Sin contestarle, me levanté del sofá dejando la revista que estaba leyendo encima
del reposabrazos.

Abrí la puerta de un tirón apoyándome en el marco.
-Jacob, Jacob, Jacob…-Embry se encontraba con los brazos cruzados delante de mi casa, con la capucha de la sudadera tapándole la melena de la lluvia.
-No sé porque me sorprendo, eres el único salvaje de este pueblo capaz de dar esos gritos.-dije conteniendo una sonrisa.
-¿Me invitas a entrar o qué? Hace frio.
-¡Jacob! ¡Cierra ya la maldita puerta que me estoy congelando!-chilló la voz de mi padre desde el comedor.
-Me tomaré eso como un sí.-sonrió Embry cerrando la puerta y entrando en mí casa con toda la naturalidad del mundo.-Hola Billy.
Mi padre le devolvió el saludo y nos echo a patadas, (no literalmente), de la habitación.
-Podrías llamar al timbre de vez en cuando, para variar, Billy está que echa humo ya de vuestras “curiosas” maneras de llamar al timbre.-le espeté cuando entramos en mi cuarto.
Embry se quitó la sudadera y la tiró al suelo. Después de quitar varios libros del
colegio de la cama, se tumbó en ella dándole pequeñas pataditas a un móvil de
cartón del que colgaban lunas y lobos. Se lo aparté de la vista en segundos.
Era ya lo que me faltaba, que rompiera una de las pocas cosas que conservaba de
mi madre.

-Es que si no, no tiene gracia.-contestó repantigándose aun más. Cogí una almohada y me tumbé en el suelo boca arriba.
-¿Y Quil?-pregunté al cabo de un rato de silencio.
-Está con las de clase, ya sabes, intentando ligar…-me explicó.
-Él que puede…-dije sin evitar que se notara mi envidia. Para tener quince años, sus hormonas no se habían hecho de rogar y su musculatura tampoco. Además tenía la típica cara de chico malo que las volvía locas.
-Ya nos
tocará, va por rachas, mira a Sam por ejemplo, tiene diecinueve y está más
estancado aún que tú.

De repente, como de la nada, la sudadera de Embry convertida en una bola salió volando impactando de pleno en su cara.
-Te he oído.-gruñó una voz mucho más grave que la nuestra.
-¡Sam! ¿Cómo narices has entrado?-grité sorprendido.
-Por la ventana, Billy estaba durmiendo y no he querido molestar.-contestó este
sentándose en el suelo a mi lado y recogiéndose el largo pelo en una cola de
caballo.

-Como siempre, tan impredecible.-murmuro Embry frotándose la nariz, enrojecida por el impacto de su bola-sudadera.
-Como siempre, tan bocazas.-se burló Sam.-Con quien salga o deje salir es cosa mía y no tienes ni idea.

-¿Y Leah?-pregunté receloso. En las muchas noches que los Clearwater habían cenado en casa, Seth, el hermano pequeño de Leah, me había contado que ella estaba perdidamente colada por él. Quil y yo pensábamos que era así, pero al revés, Sam de Leah, lo que no sabíamos era porque narices no salían de una vez.
-Cierto, es guapa.-puntualizó Embry.
Sam sonrojó hasta límites insospechados, cogió una revista y se escudo tras ella. En serio, a veces podía ser tan crio como nosotros.
-Leah tan solo es una amiga.-susurró entre dientes.
-Seth no opina lo mismo…-le pinché yo.
Giro la cabeza y me fulmino con sus imponentes ojos negros. Me reí en silencio.
-Dejarme en paz….
-Ya, claro.-me reí de nuevo.
Aun así, dejamos el tema. Embry miraba distraídamente a través de la ventana, Sam se concentraba en la revista que había cogido del suelo y Quil… a saber donde andaría ese ahora mismo. La habitación estaba en silencio, tan solo se
escuchaban nuestras respiraciones. Suspiré, me sentía como en casa. Y
físicamente lo estaba pero no me refiero a eso. Y hablando de familias
extrañas…
Se escuchó cómo se abría y cerraba la puerta del comedor. Charlie, seguro. Vale que mi padre y él fueran amigos, pero pasaba más tiempo en nuestra casa que en la suya.
-¡Hola!-exclamó Charlie al entrar, supuse que para saludarme a mi también.
-¡Hola, Charlie!-gritamos los tres a la vez, lo que provocó una carcajada general que inundo toda la casa.
-¿Tienes a toda la tropa, Billy?-aunque hablaba en voz baja, se escuchaba a la perfección la conversación del comedor.
-Por desgracia.-inquirió mi padre.
-¡Eh!-protesté alzando la voz para que me oyera. Billy me ignoró.
-¿Te quedas a cenar?-preguntó.-Hoy le toca cocinar al chico.
-Jake la cenicienta.-murmuró Embry burlón, que también seguía la conversación del comedor. Bufé y me levanté del suelo en dirección a la puerta.
-¿Vosotros os quedáis a cenar o preferís no morir intoxicados?-dije con la mano sobre el pomo de la puerta.
-Mi hora aun no ha llegado, así que cenare en mi casa.- respondio Embry mirando su muñeca. ¿Qué esperaba encontrar? Si nunca llevaba reloj…

-Venga ya, apenas son las seis, vamos a algún lado.-protesto Sam poniéndose de
pie también.-Fijo que aun pillamos a Quil por ahí.

-Vete tú, yo ya tengo la fiesta aquí montada.-dije irónicamente.
-Menudos quince, parecéis abuelas….-se quejo de nuevo Sam
-Pues me apunto al plan, hasta mañana Jake.
-Adiós.-les despedí a la puerta de mi casa y me volví a tiempo para escuchar los gritos de júbilo de Billy y Charlie a la vez que salía por la televisión la repetición de
un triple estupendo.

-Guau.
-Jacob, chaval, ¿Qué tal estas?-me pregunto Charlie.
-Muy bien.-sonreí.- ¿Y tú?
Se dio unas palmaditas en la barriga.
-Estupendamente, mi hija cocina de maravilla.-contestó.-Aunque estoy un poco preocupado por ella.
-¿Otra vez con tus paranoias, Charlie?-suspiró mi padre de repente.
Me senté en el suelo junto a Charlie, con la revista Car&Driver en la mano pero las
orejas puestas en la conversación. Hablaban de Isabella, otra vez…

-No sé Billy, no sale ni parece que se relacione con los demás de su edad, siempre
anda pensativa.

-Pero hombre, deja que se adapta y ya verás cómo le irá bien.
-Ya lleva casi mes y medio aquí y sigue igual. Tiene diecisiete años pero se comporta como si tuviera treinta.
A partir de ahí la conversación tomó un nuevo rumbo así que desconecté.

Isabella Swan, la hija de Charlie. Este no había hablado de otra cosa desde que se
enteró de que venía, hacia ya bastante tiempo, aun así todavía no la había
visto en persona. De ella tan solo recordaba pequeñas cosas. Bueno, no es tan
raro, la última vez que le vi yo tenía ocho años. Me picaba la curiosidad de
saber cómo sería ahora…

-Sí ya. Bueno dejémoslo…-Charlie se volvió hacia mí de nuevo.- ¿Cómo va el coche?
-Aún no he encontrado la pieza que me falta.-bufé.-Pero estará listo para cuando cumpla los dieciséis.
-Eso espero, no me gustaría tener que ponerte una multa por conducir sin carnet.
Le sonreí pero negué con la cabeza, lo del coche me iba para un tiempo todavía.
-Por cierto, creo que Bella va a venir a LaPush de excursión el sábado, dicen que iba a hacer buen tiempo aunque no se qué decirle…
Levante la cara de sopetón, sonriendo para mis adentros. “Por fin.”
Cenamos en silencio viendo las noticias, no anunciaban lluvias para el sábado pero raro era el día en el que el hombre del tiempo no se equivocaba…




Comentarlo porfaaa!


Última edición por Shiah el Sáb Feb 06, 2010 10:31 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shiah
Team Jacob


Mensajes : 245
Fecha de inscripción : 20/12/2009

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Vie Dic 25, 2009 2:34 am

Bueno, no comenta nadie, pero no me doy por vencida que en el foro de crepus esta teniendo bastante exito... CAPITULO DOS!!

Beep. Beep.
El despertador sonó a las siete de la mañana. Me desperecé con un pensamiento muy repetido, “por fin viernes” y además, me sentía entusiasmado ante la idea de volver a ver a Isabella.
Me vestí y desayuné tranquilamente. Demasiado tranquilamente. Cuando quise darme cuenta llegaba tarde a clase, así que salí corriendo de casa. Mientras corría, mi cabeza le daba vueltas a mil cosas. Mierda. Examen a segunda hora, como lo suspendiera Billy me mataba. ¿Y dónde estaba Quil? Cuando tocaba examen bien que andaba detrás de mí para que le explicara el tema. ¡Cómo si yo lo supiera! Y además de literatura, menudo pelmazo. Y otra cuestión, ¿cómo demonios convencía yo a Embry para ir al día siguiente a la playa?
Mi pulso comenzó a acelerarse por la carrera pero seguí corriendo con ganas, me encantaba sentir el viento azotándome en la cara. Intenté acelerar, pero mi velocidad no daba para mucho más…
Cuando llegue todavía no habían cerrado las puertas del colegio, que alivio. Subí las escaleras a toda prisa y resbale por el pasillo en la última curva, llevándome por delante a una pobre chica que corría en dirección contraria.
-Mira por dónde vas, idiota.-me insulto la chica recogiendo su mochila del suelo. Salió corriendo de nuevo dejándome con la palabra en la boca. Oh, volví a la carrera hasta llegar a la puerta, ya cerrada, de la clase de música. Carraspeé y asome la cabeza por la puerta:
-¿Se puede?-pregunté poniendo una carita inocente.
-No.-espeto el señor Stood, el profesor de música.-La clase ya ha empezado.
-Pero…
-Nada de peros, fuera Black.
Me resigné y cerré la puerta de un portazo. No iba a conseguir nada, este profesor era un terco. Así que aproveche la coyuntura y saque el libro de literatura de la mochila para estudiar.

Los bancos del colegio eran de madera e incomodísimos, así que me senté en el suelo apoyando la espalda contra una taquilla. Me centre en el libro.
“Temática de la lirica romántica: El amor, que es fuente de dolor y desengaño o el bien más que todo lo puede. Y la libertad, que es la aspiración legitima del ser humano, la posibilidad de elegir quien se quiere ser.”
Caray, menudos ideales tenia esta gente… Qué suerte no haber nacido en esa época, me volvería loco con tanto amor por aquí y por allá.
Un escalofrío me recorrió todo el cuerpo llegando a notarlo incluso en las mejillas. El suelo estaba helado, me levante de un salto para entrar en calor. Joder, no me notaba el culo de lo frio que lo tenía. Recogí la mochila y camine hacia el aula de literatura. Igual con un poco de suerte no había nadie allí y por lo menos estaba calentito, llegue a la clase. Bingo, ni un alma. Entre y me senté al fondo, en mi mesa de costumbre, pero en vez de abrir el libro me quede mirando un dibujo de un corazón tallado en la mesa con las iniciales R&M. Qué manera de maltratar el escaso material escolar, además, pensé, seguro que esos dos ya habrán roto hace tiempo. Con este pensamiento crucé los brazos sobre la mesa y apoye la cabeza en ellos. Me relaje, y me quede más frito que un huevo en el desierto del Sahara al mediodía.

-¡Eh! ¿Te importa?
Abrí los ojos de golpe sentándome verticalmente en cuestión de segundos. Mire la voz que me había despertado. Una chica de cabello largo y negro estaba sentada en la silla de mi lado con los libros en la mano, ya que al dormirme, mi codo había ido a parar a la otra mesa, ocupándola por completo.
-Perdona-me disculpe recogiendo mis cosas y colocándolas en mi mesa.
-Ya era hora-contesto soltando los libros.
Que tía mas borde… Espera, su cara me sonaba de algo.
-¿Te conozco?-pregunte ignorando su actitud.
-Sí, chocaste conmigo en el pasillo.
Ah, claro, era la pobre chica que me había llevado por delante en mi carrera.
-Anda si, disculpa, llegaba tarde a clase-me volví a disculpar.
No dijo nada. ¿Pero qué bicho le había picado? Intentaba ser amable, así que me presente:
-Me llamo Jacob-le tendí la mano.
La chica la miro un poco extrañada pero al final contesto:
-Laia.
-Encant…
-¡Vale ya de cháchara! Cerrar libros y os doy el examen.-exclamo el profesor Risen entrando precipitadamente en el aula.
¡¡MIERDA!! Se me había olvidado por completo el examen. Intente leer todo lo que pude pero el profesor me cerro el libro y me entrego un par de hojas boca abajo.
Cerré fuertemente los ojos y le di la vuelta al examen, abrí un ojo y suspire de alivio. Era tipo test, con un poco de suerte lo sacaba, y en estas cosas siempre tenía mucha suerte.
Había una sola pregunta de teoría aparte del tipo test. La leí asustado: “Temática de la lirica romantica. Explícala.”
Sonreí, me daban ganas de reír a carcajadas. ¿Lo veis? Os digo que tengo mucha suerte en estas cosas… Conteste al examen rápidamente pero me quede un rato sentado. Odiaba ser el primero en entregar los exámenes.
Unos golpecitos rítmicos y constantes llamaron mi atención. Laia, sentada a mi lado, mordía el bolígrafo al tiempo que golpeaba suave y nerviosamente la mesa con las uñas. Mire su examen de reojo, se le estaba resistiendo la pregunta teórica. Podría echarle una mano, pero había sido una borde conmigo… Uf, ¿a quién pretendo engañar? Me puede mi sociabilidad.
En la mesa, entre medias de los dos comencé a garabatear un corazón y al lado uno roto y bajo ellos, una especie de estatua de la libertad junto a un símbolo de la paz.
Le di un codazo a Laia para que mirara el dibujo. Al principio lo ignoro pero luego empezó a fijarse mejor y de repente de le ilumino la cara y rápidamente escribió toda la pregunta de un tirón. Chica lista, por lo menos entendía mis símbolos extraños…
La hora del examen acabo y entregamos todos. Antes de salir, Laia se planto delante de mí con los ojos fijos en el suelo, murmuro un “gracias” en voz bajita y salió de allí a toda prisa. Me quede mirándola salir.
-¡Canijo!
Vaya, ya tardaba este en aparecer.
-¿A quién llamas tu canijo, tapón?-respondí riendo y volviéndome.
-Ya te gustaría a ti…-Quil avanzaba hacia mí con su andar despreocupado y rebosando seguridad por cada musculo de su crecido cuerpo.
-Sí ya. ¿Qué tal ayer?-pregunte mientras salíamos de clase.
-Uf, horrible. No hay nada que hacer con estas chicas de la reserva, te lo juro tío, no pierdas el tiempo con alguna de ellas…-me contesto señalando con la cabeza a un grupo de morenas que pasaban en dirección contraria.
-Si tú lo dices…
-¡Claro que yo lo digo! Te está hablando un experto.
Me calle, más que nada por no romperle la burbuja recordándole que solo había salido con una chica en toda su vida y fue en el parvulario. Si él era feliz así…
-¿Y Embry que tal?
-Fatal, peor que nunca…-la voz de Embry me sobresalto, no lo había oído acercarse.-Le tire al caña por fin a la pelirroja aquella de que os hable, ¿os acordáis no?
Como para no acordarse, la había conocido en una salida a PortAngeles con sus padres y le había estado haciendo de guía turística por toda LaPush.
-Claro-contesto Quil
-Pues resulta que la muy aprovechada solo quería ahorrarse el dinero de las visitas guiadas y ayer me dijo, cito textualmente: “Eres un amor, pero busco a alguien más maduro”
Quil y yo nos miramos y empezamos a reírnos a carcajadas sin poder evitarlo mientras Embry nos miraba con mala cara, pero al final no pudo resistirlo y se rió incluso él. Cuando comenzó a faltarnos el aire paramos y nos pusimos en camino a la próxima clase.
-Ey tíos, mañana parece que va a hacer buen tiempo, ¿vamos a la playa?-explique como quien no quiere la cosa…
-Yo me apunto-contesto Embry. Miramos a Quil pero este negó con la cabeza.
-Lo siento, yo no puedo, tengo cita con el médico.
-Claro, ya se te han acabado los anabolizantes, ¿verdad?-bromeo Embry.
Quil arremetió y le dio un sonoro puñetazo en el hombro mandándole callar.
-Auch, bueno, a lo mejor Sam se apunta.
Sí eso, a lo mejor Sam se apunta aunque la verdad, si esperaba hablar con Isabella, Sam no era la mejor compañía. El también se creía todas esas absurdas leyendas de nuestros antepasados.
Maldito supersticioso…


_________________

Estoy en el hoyo.¡Promesa de loba! Kwop Kilawtley
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shiah
Team Jacob


Mensajes : 245
Fecha de inscripción : 20/12/2009

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Sáb Dic 26, 2009 3:45 am

y la gente sigue sin comentar pero yo no me doy por vencida!!

Las clases continuaron tranquilas todo el dia al igual que la comida. Embry y Quil se lo pasaban pipa inventando historias sobre cada persona que veian pasar, y cada vez eran mas crueles.
-Mirar a ese por ejemplo,-dijo Quil cuando un chico con unas ojeras que le llegaban hasta las mejillas.-A ese se le ha estropeado el agua caliente, le ha dejado la novia y su gato le ha mordido.
Embry estallo a reir.
-Pobrecito, pero podemos sacar una gran leccion de su sufrimiento-dije con la mirada seria.
-¿Qué?-Embry paró de reir y me miro extrañado.
-¡Nunca te fies de los gatos! ¡Son malignos!
Rompimos a reir estrepitosamente. La gente de nuestro alrededor se giraba al escuchar el escandalo, pero volvian a sus cosas al ver que eramos nosotros. Ya estaban acostumbrados.
En ese momento, un destello de melena negra paso frente a nosotros. Me quede mirandola, Laia giro la cabeza para no encontrarse con mi mirada. Embry y Quil tambien la miraron.
-Joder, menudo culo…
-¡Quil! Tio, estas muy necesitado.
-¿Quién es?-preguntó Embry.
-Se llama Laia.
Ambos me miraron, se miraron entre ellos y luego volvieron a mi con una sonrisita complice.
-No es lo que pensais cachondos, se ha sentado conmigo en Literatura.
-Pues podria pedirle que te diera clases particulares, y si es en mi casa mejor incluso.
Negue con la cabeza. Este chico no tenia remedio. Culo veo culo quiero, y nunca mejor dicho. Aunque tenia razon, tenia un culo muy bonito…

Al dia siguiente desperte agitado y nervioso. Me moria de ganas de ver a Isabella de nuevo. Una luz me cego los ojos un instante, corri hacia la ventana. Alli estaba, el sol. Vaya, le debia una disculpa al hombre del tiempo… Le prepare a mi padre el desayuno, sin casi darme cuenta de que hoy no me tocaba a mi y ya intuyo que me ocurria algo. Me excusé diciendo que tenia prisa y llegaba tarde y salí demasiado pronto de mi casa.
A la media hora de estar esperando me cansé y fui a buscar a Embry a su casa. Me abrió él mismo pero todavia con las sabanas pegadas. Tuve que esperarle… Que hombre mas lento.
Incluso Sam vino a buscarnos despues de estar esperando casi una hora en el acantilado donde habiamos quedado.

Por fin, después de mucho discutir y un lento paseo llegamos a la playa. Mi pulso se aceleró al contemplar a un grupo de chicos y chicas de piel mas o menos palida que estaban sentados y riendo alrededor de una hoguera de llamas azules y verdes. Nos acercamos y Sam nos presentó cayendo bien al instante y permitiendonos quedarnos un rato con ellos. Me sente en un tronco junto a Embry y mire detenidamente a cada chica. Recordaba que Isabella era de pelo oscuro asi que descarte a las rubias y pelirrojas al instante, pero ninguna de las del pelo moreno me recordaba a ella. La verdad, ni siquiera habia pensado en ello, me fije de nuevo en las de pelo claro. A lo mejor le habia cambiado o se lo habia tintado…
Pero nada, ninguna de ellas me parecia que era la persona que buscaba. Me senti bastante decepcionado. Habia montado todo el numerito para llegar hasta allí y al final ni siquiera se habia dignado a aparecer.
Comencé a jugar a piedra, papel y tijeras con Embry para pasar el rato, y en ese momento un grupo de personas de la misma edad de los que estaban sentados con nosotros aparecieron de entre los arboles riendo y charlando animadamente. Se sentaron frente a nosotros en ramas de arboles viejos y un chico con aspecto de jugador de ajedrez nos presento diciendo nuestros nombres en alto.
-Mike, Tyler y Bella.
Levante la cabeza y mire a la chica que se encontraba frente a mi. Su pelo color marron rojizo y sus ojos del color del chocolate le dieron un vuelco a mi estomago. Estaba mas guapa que nunca. Su piel palida contrastaba con el color oscuro de su pelo y sus ojos y su forma de esconder la cara sin apenas darse cuenta era adorable. Levantó la cabeza y nuestra miradas se encontraron, ella bajo la cabeza frunciendo el ceño de desconcierto.
Por fin era el momento, ahora me levantaria y me presentaria con una de mis mejores sonrisas.
Pero no lo hice. Me quede quieto como una estatua mientras la gente de nuestro alrededor comenzaba a formar pequeños grupos de excursión. Al cabo de menos de una hora alrededor de la hoguera tan solo quedabamos Lauren, a quien conocia de alguna excursion pasada, un chico de aspecto musculoso que escuchaba un CD, Embry, Sam, Isabella y yo.
Respire abiertamente un par de veces, nuestras miradas se volvieron a cruzar, sonrei:
-Tú eres Isabella Swan, ¿verdad?
-Bella.-suspiró ella, como si estuviese cansada de repetirlo.
-Me llamo Jacob Black-me presenté y le tendi la mano.-Charlie le compró el coche a mi padre.
-Oh-me estrecho la mano.-Eres el hijo de Billy. Deberia de acordarme de ti.
Me rasque la cabeza sonriendo.
-No, soy el benjamin…Deberias acordarte de mis hermanas mayores.-supuse que igual podia relacionarme a traves de ellas.
-Rachel y Rebecca.
Acerté, aunque me senti un poco decepcionado. Era normal, nunca habiamos hablado directamente en cambio ella con mis hermanas si, aun asi no pude evitar sentirme un poco mal.
-¿Han venido?-pregunto dirigiendo la mirada a un grupo de chicas de la reserva que paseaban por alli cerca.
-No, Rachel tiene una beca del Estado de Washingtony Rebecca se caso con un surfista samoano. Ahora vive en Hawai.-expliqué, recordando de repente que hacia mucho tiempo que no hablaba con él. Dan, me caia muy bien. Aunque no podia decir lo mismode mi padre…
A Bella le sorprendió que estuviera casada. La verdad esque se casó muy joven, y eso fue lo que llevó a Billy al escandalo cuando anunciaron su matrimonio.
-¿Qué tal funciona el monovolúmen?-le pregunte intentando sacar conversación.
Al contestarme que bastante bien comencé a explicarle lo contento que me habia puesto al deshacerme de aquella chatarra con patas.
Asi por lo menos Billy me habia permitido empezar a reparar un coche medio destrozado pero indudablemente mejor que el Chevrolet.
Continuamos hablando de ello hasta que Lauren, con mala cara y apartando la vista del CD que compartia con el otro chico.
-¿Conoces a Bella, Jacob?-preguntó. La mire sonriendo falsamente.
-En cierto modo, hemos sabido el uno del otro desde que nací.
-¡Que bien!-contestó ella sarcástica.
Me gire hacia Bella y le sonrei complice. Por la forma en la que miraba a Lauren se notaba que a ella tampoco le caia bien. Pero en ese momento alguien preguntó porque los Cullen no habian ido a la excursión. Rogué para que Sam no lo hubiera escuchado.
-Los Cullen no vienen aquí.
Mierda, lo habia escuchado. Bella miraba confusa a Sam y yo baje la mirada de vergüenza.
¿Es que debia hacer uso de sus estupidas creencias delante de todo el pueblo?
Intervení rapidamente antes de que Bella empezara a hacer preguntas.
-¿Aun te sigue volviendo loca Forks?
-Bueno, yo diria que eso es un eufemismo…
Asentí pero no contesté. De pronto Bella me ofreció ir a dar un paseo con ella sonriendo de una manera hermosa. Acepté encantado.
Cuando estuvimos lo bastante lejos del grupo, Bella se giró hacia mi parpadeando de una forma un tanto peculiar, como las chicas de la tele.
-Asi que tienes…¿dieciseis años?-preguntó sonriente.
-Acabo de cumplir quince.-contesté sonrojandome.
-Hubiera jurado que eras mayor…
-Soy alto para mi edad.-expliqué. Notaba que la cara me ardia. Nunca me habian piropeado, bueno, excepto Embry haciendo el capullo en los restaaurantes… Dejemoslo en que nunca niguna chica me habia piropeado.
Pero acto seguido me preguntó por la frase de Sam. Me mordí el labio.
-Vaya, se supone que no debo decir nada.
-No se lo voy a contar a nadie, solo siento curiosidad…
Me miro de nuevo bajando la cabeza un poco. No le podia decir que no a esos ojos tan adorables.
-¿Te gustan las historias de miedo?
-Me encantan.
Y empecé a narrarle algunas de las leyendas quileutes, dejando patente que no me las creia para nada y asi por lo menos continuabamos estando juntos un rato más. Ella se interesó por una en particular.
-¿Y qué son? ¿Qué son los frios?-pregunto realmente interesada.
-Bebedores de sangre. Tu gente los llama vampiros.
Bella giró la cabeza y se quedo mirando fijamente al mar con una expresion desconcertante. Me rei al ver que se le habia puesto el pelo de punta.
-¿Qué? ¿Crees que somos un puñado de nativos supersticiosos?-pregunté vagamente. Yo lo creia así.
-No. Creo que eres muy bueno contando historias de miedo, aun tengo el pelo de punta.-contestó.
-Genial.-sonreí abiertamente.
-Ah, estás ahí Bella.
La voz de un chico nos hizo girarnos, un rubio de ojos azules y tez pálida se acercaba a nosotros con semblante preocupado. Miraba a Bella descaradamente, como si fuera de su propiedad.
-¿Es ése tu novio?-pregunte en susurros temiendome lo peor.
-No, definitivamente no.
Se levantó caminando hacia el chico y disculpandose diciendo que se habia ido conmigo a pasear y no se habia fijado en la hora. Se giró y me guiñó un ojo. Volvi a notar las mejillas arder.
-Ha sido un placer volver a verte.-me despedí, haciendo un enfasis especial en la palabra volver.
-La verdad esque sí, la próxima vez que Charlie baje a ver a Billy yo tambien vendré.
-Eso seria estupendo.-volvi a mostrar una sonrisa radiante y sincera.
Despues se fue por donde habiamos venido con el chico que nos habia interrumpido, y yo me fui hacia donde Sam y Embry solian esperarme cuando quedabamos.
-¿Dónde te habias metido?-me preguntó Embry un poco exasperado, llevamos horas buscandote.
-Me habia ido a pasear con la hija de Charlie.
Embry fue a abrir la boca pero se la tapé con la mano antes de que empezara con sus tonterias.
-Callate.
Y dicho esto y con la mirada de Sam clavada en mi nuca nos volvimos a casa. Comenzaba a chispear. ¿Lo ves maldito hombre del tiempo?, pensé con una sonrisa, el tiempo de Forks no sigue normas…



veeeenga, animaros ^.^

_________________

Estoy en el hoyo.¡Promesa de loba! Kwop Kilawtley
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bruno
Team Jacob


Mensajes : 334
Fecha de inscripción : 22/12/2009

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Lun Dic 28, 2009 3:01 pm

Muy bien Shiah, he leido el 1º capitulo y me ha gustado mucho , en cuanto pueda leo los siguientes, a ver que tal.
tu relato puede valer para hacer un spin off sobre Jacob en peli Wink
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bruno
Team Jacob


Mensajes : 334
Fecha de inscripción : 22/12/2009

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Lun Dic 28, 2009 9:24 pm

Espero que sigas la historia esta interesaante

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
* ~Ani_ BlacK~*
Team Mariana


Mensajes : 573
Fecha de inscripción : 12/12/2009
Edad : 19
Localización : Cantando, bailando hip-hop, practicando esgrima,leyendo de TODO XD Jugando con mis friends...Bufff!!!

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Mar Dic 29, 2009 6:53 pm

Dios, ME ENCANTA EL FIC

Es un fic genial. No se hace nada de nada pesado al leerlo, está bien y claramente escrito,me parto de risa con Embry y Jacob....!!!

¡¡Shiah, TIENES que CONTINUAR el fic, está chulísimo y muy, muy,muy *infinito* ENTRETENIDO Y DIVERTIDO!!!!! *0*

Aquí tienes a una fan que te apoya jeje

Bye~!!! Espero la conti con ansias

_________________



Spoiler:
 


Haz click en los loguitos para poder leer mis fanfics Very Happy




EntraAQUÍsi no quiieres que un pato gigante se coma tu comida preferida.


¡¡ESPAÑA!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shiah
Team Jacob


Mensajes : 245
Fecha de inscripción : 20/12/2009

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Dom Ene 03, 2010 2:24 am

Muchas gracias Bruno y Ani Very Happy Very Happy Os dejo otro capi!

Al día siguiente todavía me duraba el atontamiento. Esos ojos del color del chocolate me habían acompañado hasta en sueños y tan solo podía pensar en la posibilidad de verla de nuevo.
Desayuné con la mirada perdida y sintiéndome como en una nube. ¿Qué narices me pasaba? Nunca me había comportado así, y era imposible sentir algo por alguien tan rápidamente.
Fruncí el ceño, pero de pronto un flashback de aquella sonrisa volvió a subirme a mi nube con destino a Embobalandia.
La voz en grito de Embry a través del jardín improvisado me sacó momentáneamente de mi estado de miradas perdidas y suspiros constantes.
Le abrí la puerta repitiéndole mi constante charla y explicación sobre una cosa instalada en cada casa llamada timbre y que servía para mucho.
-Jake, te veo raro…-dijo interrumpiéndome y poniéndose frente a mí.
-¿Qué? ¿Qué pasa?
-Te veo feliz.
Sonrió maliciosamente y le contesté con un codazo en el estómago. Entorné los ojos y forcé una sonrisa.
-Si yo soy más feliz que unas pascuas.
-Nadie lo diría.
Volví a arremeter contra él empujándolo bruscamente hacia detrás. Pero tuvo unos buenos reflejos, me cogió de la camiseta y me arrastró con él. Empezamos a reír escandalosamente cuando caímos al suelo tirando un par de llaves inglesas que estaban por allí tiradas. Embry me miró, cerrando los ojos con una amenaza patente pero con una sonrisa delatora en la boca.
Me apoyó la cabeza en el pecho y me lanzó de nuevo contra el suelo.
-¡¡AAH!! Eso ha dolido hijo de…
-¡Jacob Black!-la voz profunda de mi padre reboto por todo el salón haciéndonos callar.
Me aparté a Embry de un empujón y nos fuimos al garaje después de ponerle nuestra mejor sonrisa a Billy.
-Tío, tu padre cada día me da más miedo…-admitió Embry camino del garaje.
-¿Qué habéis hecho ahora? Se ha escuchado a Billy en media reserva.
Ambos dimos un bote al escuchar esa voz detrás de nosotros. Me reboté.
-Joder tíos, ¿nunca os han enseñado a saludar antes de hablar?
Embry y Quil se miraron cómplices.
-No.-contestaron al unísono.
-Se nota…-murmuré cruzando los brazos.
Quil me dio un abrazo y empezó a hacerme cosquillas, imitando la voz de una chica pegajosa.
-Venga tonto, no te enfades, que te traigo un regalito.
-Si eres tú, gracias, llévatelo.
Embry rompió a reír y Quil me puso morritos.
-¿No ves que no llevo un lazo? Entonces no soy yo.-respondió haciéndose el herido.- Pero vamos, si no lo quieres lo vendo…
De pronto vislumbré en sus manos una pequeña pieza de gomaespuma y abrí los ojos.
-Eso... ¿Eso es un filtro?
-Sí señor, y de Volkswagen especializado.
-¡Quil!-el aludido dio un salto hacia detrás sorprendido por mi reacción.- ¿De dónde narices lo has sacado?
-Eso da igual… No lo querías, ¿verdad?
-¿Estás loco? ¡Claro que la quiero! Sin eso no puedo seguir el coche.
Quil estiró la mano con la pieza en ella, pero al intentar cogerla cerró la mano y me miro sonriente.
-¿Qué se dice?
-Em., ¿gracias?
-No.
Embry se acercó a mi por la espalda y me murmuró algo así como “¿le sujeto y le das?”, le negué con la cabeza. Necesitaba esa pieza de verdad.
-¿Y qué tengo que decir?-pregunté.
-Un besito a mami.-Quil puso la mejilla delante de mi cara cerrando los ojos como esperando.
Sonreí y aproveche. Le cogí el filtro de la mano y salí corriendo hacia el garaje cerrándoles la puerta en las narices.
Puse una silla atrancando la puerta justo al tiempo que empezaban a darle golpes para abrirla.
-¡¡Eso no vale!!- chillaba Quil desde fuera.
-¡Claro que vale! Estoy en mi casa. -reía yo desde dentro aguantando la silla que comenzaba a ceder. De repente pararon de golpear la puerta, lo que me extraño bastante. Les llamé, pero no contestaban.- ¡Eh! Que era broma. ¿Dónde os habéis metido?
No contestaron. De repente una mano me tapo los ojos y otra la boca mientras otras dos me inmovilizaban los brazos. Por impulso, abrí la boca y le pegué un mordisco a la mano que estaba tapando mi boca.
-¡¡Aaaah!! ¡Cabronazo, me ha mordido!-el grito de dolor de Embry me hizo reaccionar y le di una patada en la espinilla, pero con la suerte de que le di a Quil.
Conseguí separarme mientras ambos se frotaban las partes golpeadas y me miraban amenazadores. Crucé los brazos sobre el pecho alzando la barbilla.
-¿Alguno más?-reí bien a gusto. Adoraba ganarles, aunque solo fuera una vez.
-Vaya, se ve la chica esa de LaPush nos ha cambiado a Jake. ¿Quién eres tú y que has hecho con nuestro perdedor favorito?-se burló Quil maliciosamente. Y él odiaba perder, así que directamente le ignoré.

Pasamos el resto del día en el garaje, tan solo paramos para comer. No tenia ningunas ganas de cocinar y éramos cuatro así que pedí unas pizzas, a mi cuenta por cierto, viejo tacaño. Después de colocarle el filtro al motor continuamos montando cosas. Estaba feliz. Después de esa pieza tan solo me quedaba por encontrar un cilindro maestro, que todavía no había visto en ningún sitio.
La tarde se me hizo cortísima, entre risas, golpes, burlas y mucha grasa de motor el cielo oscureció, dejando pasar otra semana tras sus garras.

La mañana siguiente se presentó tranquila. En la hora de comer volvimos a jugar a nuestro cruel pasatiempo, pero esta vez con las pobres chicas que se giraban hacia nosotros.
A última hora tenia literatura, y me sentía un poco inquieto. Pero no recordé la razón hasta que estuve sentado en mi pupitre y observe los garabatos que dibujé en el último examen.
Claro, eso era. Hoy nos decían las notas del examen… Pero había llegado muy pronto a clase así que abrí una libreta y me puse a probar todos los bolis que había en mi estuche. Volví a quedarme en las nubes, y de repente esos ojos chocolate volvieron a aparecer en mi cabeza.
-Ejem.-carraspeó una voz suave a mi lado.
Volví a la tierra. Laia estaba allí con los libros en la mano, de nuevo. Esta vez era mi mochila la que ocupaba todo su espacio.
-Esto empieza a convertirse en algo habitual.-espetó de mala gana ella.
-Cuanto lo siento.-contesté ácidamente. Me bajaba de las nubes y encima me hablaba mal.
Giró la cabeza para evitar mirarme, otra vez. Pero no me dio tiempo a preguntarle qué narices le pasaba ya que el profesor entró a toda prisa en clase. ¿Qué le pasaba a este hombre? Siempre iba corriendo de un sitio al otro.
-Antes de que empecéis, sí, tengo vuestras notas y no, no pienso decíroslas.
Unos murmullos de protesta se levantaron en la clase y el profesor se puso a aplaudir. Los alumnos nos miramos extrañados pero paramos de hablar.
-¿Ya?-dijo el profesor.-Bien, pues empezamos tema…

Piiiip. Desconectado. Odiaba como explicaba el tipo este y nunca le atendía en clase, así que me volví a girar hacia Laia por el placer de discutir un rato.
-¿Me dices que carajos te pasa conmigo o no?-le pregunte sin andarme con rodeos.
-Nada.
-Nada, nada, nada, deja eso a los peces y contéstame.
Laia aguanto una sonrisa y, sin dejar de mirar al frente con unos ojos cargados de dureza. Un momento. Sus ojos. Eran marrones también, eran de un color parecidísimo al de los ojos de Bella.
Me quedé mirándolos sin pensar en nada más. No, concluí al final de mis pensamientos, este marrón es más oscuro que el de los ojos de Bella.
-¿Me estás escuchando?-me interrumpió Laia.
-¿Qué? Ah, perdona. ¿Puedes repetirlo, por favor?
-Acabo de decirte que no te conozco así que no puedo tener nada en contra tuya, pero ya que lo dices, eres muy raro, estas siempre en las nubes.
Bueno, vale, en lo de las nubes había acertado pero el siempre sobraba, era la primera, bueno, la segunda vez que estaba en las nubes en clase y precisamente fue estando sentado con ella.
Vale. Eso se lo permito por casualidad. Pero…
-Bueno, eso siempre puede cambiar.-le dije sonriendo.
-¿El qué?
-Lo de no conocerme, sal algún día con la clase cuando vayamos todos. Te lo pasarás bien.
Laia me miró absolutamente desconcertada. Creo que lo último que se esperaba era que le dijera que saliera con nosotros.
-Eh, no, gracias.-añadió simplemente.
-Te juro que puedo ser muuuuuy persistente.-seguí yo poniéndome serio.
-Eso no hace falta que me lo jures.
-¡Eh!
Nos reímos los dos y el profesor nos llamo la atención, volvimos a reír cómplices pero lo más silenciosamente que pudimos. En ese momento me vibró el bolsillo del pantalón. Di un bote. ¿Quién narices me enviaba un mensaje en plena clase? Lo abrí disimuladamente y leí:
“Fiesta en First Beach el sábado. La rubia me la pido yo. ¿Vienes? Quil.”
Suspiré. Este chico no tenía remedio, aun era lunes y ya andaba pensando en el fin de semana. Contesté con un “Allí estaré”, cerré el móvil y me volví hacia Laia que me miraba curiosa.
-¿La novia?-preguntó.
Estallé a reír al pensar en Quil.
-No precisamente…-suspire y deje de reírme.-Este sábado hay fiesta en First Beach, ¿te vienes?
-No se.-murmuró con la cabeza gacha.
-Venga.-le puse ojitos de cordero degollado. No contestó.-Vengaaaa.
Al final dijo que se lo pensaría. Lo que yo me tomé como un sí. Cuando se acabó la clase fui a decírselo a Quil. Seguro que le hacía mucha ilusión de viniera de fiesta una morena mas.
Y de hecho, le entusiasmó la idea. Incluso me dejó a la rubia para quedarse con ella.
Lo que yo os diga, culo veo, culo quiero…



_________________

Estoy en el hoyo.¡Promesa de loba! Kwop Kilawtley
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bruno
Team Jacob


Mensajes : 334
Fecha de inscripción : 22/12/2009

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Dom Ene 03, 2010 3:27 am

Laughing Laughing ha estado muy divertido el de hoy sigua asi Wink
Feliz año por cierto, Shiah

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
* ~Ani_ BlacK~*
Team Mariana


Mensajes : 573
Fecha de inscripción : 12/12/2009
Edad : 19
Localización : Cantando, bailando hip-hop, practicando esgrima,leyendo de TODO XD Jugando con mis friends...Bufff!!!

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Jue Ene 07, 2010 5:04 pm

Cada vez me gusta más y más este fic.

Escribes GENIAL y es muy DIVERTIDO, se te ocurren cosas muy CHULAS *0*

Espero el siguiente capítulo con ansias. Very Happy
Sigue así amiga!!

_________________



Spoiler:
 


Haz click en los loguitos para poder leer mis fanfics Very Happy




EntraAQUÍsi no quiieres que un pato gigante se coma tu comida preferida.


¡¡ESPAÑA!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shiah
Team Jacob


Mensajes : 245
Fecha de inscripción : 20/12/2009

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Vie Ene 15, 2010 11:28 pm

Wiii, gracias por leerme ^.^ ¡os quiero! Capitulo largo.. Por la tardanza. xD

Al cabo de la semana la fiesta empezó a menguar, tan solo quedábamos siete personas. Y para colmo el lugar, la playa de First Beach, tuvo que ser cambiado varias veces por el maldito y astuto tiempo.
Un día antes de la “fiesta” se anuncio una fuerte tormenta, por lo que estuvimos a punto de anularla. Pero Quil se negaba firmemente.
-No, no, no, no y no. La haremos, me da igual donde.-medio chillaba haciendo pucheritos como un crio.
-Mi padre me ha prohibido salir con ese viento.-dije yo poniendo un énfasis especial a la palabra prohibido.
-¡Pues la hacemos en mi casa!-grito desesperado. Embry y yo le miramos con el ceño fruncido. Donar su casa para una fiesta era un suicidio en toda regla.
-Oh, venga.-siguió Quil.-Mirar eso.
Señalo a un punto a nuestra espalda. Ambos nos dimos la vuelta siguiendo con la mirada donde apuntaba su mano.
En una mesa a unos pasos de la nuestra había sentadas cuatro chicas parloteando alegremente.
Mis ojos fueron a parar directamente a Laia, y a su largo pelo recogido en una coleta. De ella pasaron a una chica de pelo rojizo y ojos verde oscuro. Había otra morena de cara alargada pero bonita, también con los ojos verdes, pero de un color más ambarino.
Pero la chica a la que Quil se refería era una rubia de pelo ondulado por la cintura y perfecta figura, o por lo menos en todo lo que la mesa dejaba entrever.
-¿Esa?- pregunto Embry boquiabierto.-Vale, ¿Cuánto le has pagado para que venga a la fiesta?
-Eh,-contesto Quil ofendido, dándose golpecitos en los brazos.-Que estos músculos lo valen.
Me reí burlándome, provocando un golpe por parte de Quil hacia mi persona.
-Bueno,-seguí después de devolverle el golpe.- ¿Estás seguro de que quieres arruinar tu casa de esa manera?
-Tan solo somos siete, ¿Qué puede pasar?-contesto encogiéndose de hombros.
-Si te descuidas este te monta una casa de apuestas.-murmure señalando a Embry con la cabeza, que se quejó, pero de repente saco las manos de los bolsillos y se puso a contar.
-Espera, ¿siete? ¿Sam no viene?-pregunto confundido.
-No.-dijo Quil con una sonrisa maliciosa. Espero un momento hasta que no aguanto más nuestra mirada.- Tiene una cita con Leah Clearwater.
-¿Queeeeeé?
-Ah, ¿no os lo había contado ya?-comentó indiferente alzando la barbilla.
-Pues no, pedazo de cab…
La mano de Quil le tapo la boca a Embry antes de acabar la frase y puso una tonta sonrisa. No entendí a que venía hasta que escuche una suave y aguda voz a mi espalda.
-Hola chicos.

Me di la vuelta y vi a la chica rubia seguida de la de ojos verde claro de pie al lado de nuestra mesa. Laia y la de pelo rojizo nos observaban desde su mesa todavía.
-Hola guapa.-saludo Quil con una seductora voz tan estúpida que tuve que aguantarme la risa, pero a la chica pareció gustarle porque le contesto con una risita coqueta.- ¿Qué hay?
-No mucho.-le contestó la chica.- Nos estábamos preguntando si hay alguna novedad respecto a mañana. No queremos choparnos.
-Tranquila nena, tu pelo estará a salvo de la lluvia aunque tenga que protegerte con mi propio cuerpo.
Otra risita coqueta.
-Por favor…-murmuré al cuello de mi camiseta. Quil estaba patético. ¿De verdad a las chicas les gustaban ese tipo de bobadas?- ¡Au!
Un puntapié me dio de lleno en la espinilla. La acompañante rió.
-Bueno, ¿y entonces?-insistió la rubia.
-Entonces la fiesta se traslada a mi casa. -sonrio Quil orgulloso.
-¿En serio?-las chicas parecían entusiasmadas ante la idea. A saber que pensaría hacer en una casa de diferente a una playa. Se me ocurrieron un par de ideas.
Ambas de hicieron sonrojar.
-Por cierto, -prosiguió la rubia dirigiéndose a Embry y a mi.-Mi nombre es Dea,-luego señaló a la de ojos ambarinos-ella es Ashta y las de la mesa son Aiyana y Laia.
-Encantado.-dijimos Embry y yo a la vez. Toma ya, menudo comienzo, como si fuéramos niños gemelos.
-¿Solo venís vosotros tres?-pregunto la acompañante, Ashta.
-Em. Bueno, en principio si.-contesto Quil.- ¿Por qué?
-Nosotras somos cuatro, preferimos ser número par, no sé si me entiendes…
Dea se echó el pelo para atrás y puso morritos.
-Entonces por ti seremos cuatro.-Quil le guiño un ojo.
-Guay, pues, ¡hasta mañana!-se despidió Dea con las mejillas sonrosadas. Después de fueron de nuevo a su mesa a contarles los cambios del plan.
Quil no le quito la vista de encima hasta que se sentó otra vez.
-No me digáis que no es una monada.-comento cuando ya no nos podían escuchar.
-Por ti seremos cuatro.-se burlo Embry poniendo voz de Barry White.
-Capullo.
-Eso tú, merluzo. ¿De dónde sacamos ahora a otro chico?
Quil se quedó mirando al comedor y de repente se le ilumino la cara.
-Paul…
-¿Paul? No, ni de coña, es un prepotente.-me negué yo.
-Pues cuanto lo siento…-se levanto y fue directo a la mesa donde Paul comía todos los días.
-Capullo…-repitió Embry en un suspiro.

-- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- --- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- - -- -- - --- - - -- - -- - --- -- - -

Después de explicarle un par de veces a Billy que no íbamos a estar al aire libre, comencé a husmear en mi armario en busca de algo decente que ponerme. Pero era bastante difícil.
Cuando Rachel y Rebecca se fueron de casa, mi armario quedo reducido a lo que ellas me habían ido comprando conforme crecía.
Pero ahora estaba pidiendo a gritos una renovación. Al final encontré unos vaqueros oscuros bastante formalitos, si no tenemos en cuenta el agujero que tenía en la rodilla y todas las costuras de los bajos completamente rotas.
También encontré una camisa blanca muy arrugada, pero cuando me la probé me di cuenta que parecía que fuera a una boda, así que me la quite y opté por una camiseta de manga larga negra.
Todavía me la estaba metiendo por la cabeza cuando sonó el teléfono de mi casa, seguido de un grito de mi padre de que moviera el culo hasta el salón.
Me acabe de poner la camiseta por el pasillo y cogí el teléfono bajo una mirada crítica de Billy.
-¿Si?
-Jake, tío, por favor ayúdame.
-¿Qué ocurre, Quil?
-No consigo que mis padres se piren de casa.
-¿Y?
-¿¡Y?! ¡Dea llegará en una hora y media!
-Bueno, ¿y qué quieres que yo le haga? Es tu problema.
-Ven a mi casa, ya.
-Espera tío…-ya había colgado.- Mierda.
Mi padre me seguía mirando de arriba a abajo.
-¿Con quién has quedado?-me pregunto con la ceja alzada.
-Me voy a casa de Quil, ya te lo he dicho.
-Sí, ya…
Le mire exasperado. Nunca me creía. Pero tenía prisa así lo ignoré y me fui a mi cuarto. Cogí la cazadora que colgaba una silla y salí de casa.
El viento hace que por poco me cayera de culo. Se empezaba a formar la tormenta y, quitándome el pelo de la cara, me enfile hacia la carretera.

Mire con añoranza el garaje de mi casa, y al Volkswagen medio destrozado que esperaba ansioso su cilindro maestro, y yo, que esperaba con más ansias todavía mis dieciséis años para poder conducirlo legalmente. Un escalofrío me recorrió la columna vertebral haciéndome temblar, y metí las manos en los bolsillos.
Mientras andaba, iba viendo pasar coches por mi lado y me vino a la cabeza una imagen muy agradable. Me veía a mí mismo, conduciendo calentito en mi coche, viendo como caía una tormenta de miedo fuera, pero yo estaba a salvo dentro de la cabina. De repente, ya no estaba solo. Bella, con sus ojos chocolate y su pelo acabado en ondas suaves se abrazaba a mí riendo.
Y en el mismo momento en el que yo le contestaba con otra risa, su pelo y sus ojos oscurecieron, y la imagen de una Laia radiante sustituyó a la de Bella.

Sacudí la cabeza, volviendo a la realidad en el mismo momento en que la casa de Quil aparecía por mi campo visual. Justo cuando toque el timbre una gota de agua me cayó en la nariz.
Y la tormenta comenzó su juego.
La puerta se abrió de golpe y Quil me agarro del brazo con violencia y tiro de mí hacia dentro. Se puso detrás de mí y mientras me empujaba hasta el comedor susurraba en voz muy bajita.
-Vale, es el cumpleaños de Billy y tu quieres darle una sorpresa para alegrarle el día por ser tan manazas, así que le has comprado unas entradas para ir a ver un teatro a Seattle, pero tú no puedes ir porque no tienes edad aun para conducir así que les cedes las entradas a mis padres porque eres un hijo modélico, ¿entiendes?

Tan solo me dio tiempo a susurrar un “¿Qué?” porque enseguida estuvimos en el comedor bajo la mirada de sus padres. Note como me ponía algo en las manos y enseguida repetí como un lorito la historia que me acababa de decir Quil y, sorprendentemente, coló.
Sus padres accedieron encantados y en diez minutos y después de revolverme el pelo entre frases como “Mi hijo podría tomar ejemplo de ti” o “Que orgulloso debe estar Billy” se fueron.
Suspiramos aliviados hasta que caí en la cuenta.
-¡Pedazo de idiota! Ahora irán a mi casa.-le grite.
-Eh, que te he hecho un favor, así te libras de comprarle algo a tu padre.
-¡Pero si quedan meses para su cumpleaños!
-Cositas insignificantes…
Me quite la cazadora y me tumbé en el sofá con un gruñido. Quil comenzó a recoger todos los marcos con fotos en los que salíamos de niños.
-¿Qué haces?-pregunté observándole.
-Son avergonzantes.
Reí y se me paso el enfado. Empecé a ayudarle poniendo música en el estéreo y apagando el exceso de luces.
Charlábamos mientras tanto, hasta que un fuerte trueno nos hizo callarnos y asomarnos a la ventana. Guau.
Hacía tiempo que no llovía tantísimos en la reserva, y eso era mucho decir creerme. Todavía mirábamos como el cielo parecía empeñado en darle una ducha al mundo cuando sonó el timbre.
Corrimos los dos a abrir. Todavía faltaba media hora para que llegaran las chicas así que abrimos haciendo un poco el idiota, poniendo cara de Bienvenido al Hogar. De pronto estallamos a reír.
-No hace ni puta gracia.
Embry estaba en el umbral de la puerta. Mas mojado que si se hubiera tirado a una piscina. El pelo largo le goteaba por la cara y la camisa se le había pegado al torso, al igual que los pantalones.
-Oye, tú no entras así de chopado.-le advirtió Quil cuando Embry hizo ademan de entrar.
-¿Y qué hago? ¿Me quedo aquí fuera?-contesto sarcástico.
-Espera.-Quil se escurrió por dentro de su casa y le trajo un par de toallas, le tiro una por la cabeza y le dio otra en la mano.- Quitate esa camisa por dios, esta mas mojada que una nube.
El aludido hizo caso y se quito la camiseta, los zapatos y empezó a frotarse la cabeza con la toalla.
-¡Cuidado, que salpicas!
Embry me dio un empujón y entro en la casa dándole un estirón a la puerta para cerrarla, pero algo lo impidió en el último momento.
-Eh, ¿quedan toallas?
La puerta se abrió y Paul apareció detrás, igual de mojado que como iba Embry.
-Claro tío.-Quil le lanzo otra toalla por encima de mi cabeza y Paul la cogió al vuelo.
-Gracias.
-Que pronto has llegado.-dijo sorprendido Quil.
-Soy puntual, ¿tan raro es?-comentó escurriéndose los pantalones en la entrada.
-Bueno, un poco.-contestó Embry poniéndose la toalla por la cabeza.
Paul le miró de arriba abajo con el ceño fruncido, mientras se frotaba el pelo con otra toalla.
-¿Qué haces sin camiseta?-le preguntó.
-Esta chopada.
-Sí, voy a ponerlas a secar, dame la tuya Paul.-gritó Quil desde la cocina.
Sin pensárselo se saco la camiseta por la cabeza de un rápido movimiento y ese instante tuvimos mas razón para odiarlo, bueno, para envidiarlo, seamos sinceros.
Tenía unos músculos que parecían de mentira. Todos los abdominales marcados y unos brazos que dejaban ver el resultado que hacia una buena temporada de gimnasio.
Apartamos la vista mientras se dirigía a la cocina con la camiseta goteando.
-Joder, yo quiero estar así.-murmuró Embry en cuanto desapareció por la puerta de la cocina.
En ese momento le mire. No es que no tuviera mala forma, es que era muy delgado.
-Es mayor que nosotros.-intenté autoconvencerme.
-No cuela.
-Ya, me he dado cuenta…

Cuando los dos dejaron de ir mojando absolutamente todo lo que tocaban nos sentamos en los sofás del comedor hablando tranquilamente. Quil anunciaba que Dea era suya y de nadie más.
-¿Ya has desistido con Laia?-le dije en plan de broma cuando lo dijo.
-No, es que es muy sosa.-contesto simplemente.
-Mentiroso, lo que pasa es que no te hace ni caso.-rió Paul, incorporándose a la conversación.
-¿Os creéis muy graciosos, verdad?
Suena el timbre. Los cuatro nos levantamos de repente, lo que provocó que nos riéramos a la vez.
Fuimos todos al recibidor, como buenos anfitriones. Abrimos la puerta y por poco se nos salen los ojos de las orbitas.
Las cuatro chicas estaban allí, pero tan solo a una se le había ocurrido la brillante idea de coger un paraguas y se veía roto, así que llevaban todo el pelo cayendo formando bucles mojados por sus hombros. Sus ya ceñidas camisetas se les pegaban al cuerpo, marcándoles toda la figura.
No pude evitar mirar a Laia, el pelo negro le caía por la espalda y goteaba sobre sus vaqueros ajustados. Llevaban la ropa de lo mojada que estaba, para que nos entendamos, transparente.

-Pasar, pasar.-Quil fue el primero en reaccionar abriéndoles la puerta del todo para que fueran entrando. Por desgracia, a ellas les paso lo mismo que a nosotros, los ojos les iban de un lado a otro y alguna que otra empezaba a sonrojarse al pasar y encontrarse con el torso desnudo de Paul.
Cuando entraron todas se fueron directas al baño, en grupo. Una costumbre que nunca acabare de entender. Embry se había quedado parado con la boca completamente abierta cuando la pelirroja le había pasado por delante con su vestidito blanco marcando todas sus curvas.
Le di un golpecito en la barbilla para que cerrara la boca, y entro con nosotros al comedor de nuevo.
-Wow.
Fue lo único que se nos ocurrió decir cuando volvimos a estar solos. El único que mantenía un poco la compostura era Paul. Maldito acostumbrado…
-Perdona Quil, ¿tienes algún secador?
Nos dimos la vuelta. Aiyana y su pelo rojo asomaban por el borde de la puerta con una sonrisa adorable en sus labios rosados.
-Eh, pues, yo no.-tartamudeó Quil.-A lo mejor mi madre tiene por ahí.
-Ops. -volvio a desaparecer por la puerta del baño.

Por si os lo preguntáis, no. No había ningún secador, por lo que a los diez minutos las chicas se dieron por vencidas y salieron con el pelo mojado y la ropa lo mejor puesta que podían.
-Sube el volumen Quil, esta canción me encanta.-reia Ashta que de repente se puso de pie y empezó a bailar. Todos la mirábamos con una sonrisa pero ninguno se movía del sitio.- ¡Venga!
Cogió a Paul de las manos y lo levanto del sofá. Le puso las manos alrededor del cuello y empezó a bailar con él, y él se dejó.
Después de ella, Dea le puso ojitos a Quil y también se pusieron a bailar. Aiyana, Laia, Embry y yo los contemplábamos pero no nos dignamos a movernos. Aunque veía a la distancia que Embry estaba muriéndose de ganas de bailar con Aiyana. Así que decidí hacerle un favor y no dejarle otra opción. Me levante del sofá y me acerque a Laia.
-¿Bailas?-le dije gritando un poco por encima de la música.
Ella sonrió y cogió la mano que le había tendido, y nos pusimos a bailar en el poco espacio que teníamos en la discoteca-comedor improvisada. En ese momento empezó a sonar una canción más lenta, y nos acercamos más. Le coloque las manos alrededor de la cintura, como me habían enseñado en clase de gimnasia cuando dimos bailes de salón. Aunque era bastante diferente, ya que tuve que hacer todas las clases con Embry y claro, no hay color.

Dea empezó a ponerse nerviosa y les dijo a Aiyana y Embry que o bailaban o los echaban de la fiesta, así que Embry se decidió y la saco a bailar. Le guiñe un ojo cuando paso por mi lado y el vocalizo un “gracias” silencioso, a lo que le respondí con una sonrisa.
-¿Qué os traéis tu y ese?-me pregunto de repente Laia, cuyas manos estaban suavemente posadas en mi cuello y su aliento llegaba a mi cara como una dulce brisa.
-Nada, cosas de chicos.-le contesté riendo.

A pesar de todos los inconvenientes de que había tenido la fiesta, la verdad es que salió genial. Me lo pase muy bien. Conseguí que Laia se fiara un poco más de la gente y, sobretodo, de mi.
Me sentía raro cuando la tenía tan cerca. No pude evitar compararlo con lo que sentí cuando volvi a ver a Bella en el bosque y me dedico aquella sonrisa.
En un momento ya bien entrada la noche, dejo de llover, y las chicas aprovecharon la coyuntura para salir corriendo antes de tener que dar explicaciones a sus padres de porqué iban así vestidas por la noche y tan despeinadas.
Y nosotros tambien huimos. Dejando al pobre Quil todavía con la cara de idiota de quien hace una fiesta y luego todos se van sin decir ni siquiera gracias. Dejandole todo por recoger para no levantar sospechas cuando volvieran las unidades paternales.


Very Happy Very Happy

_________________

Estoy en el hoyo.¡Promesa de loba! Kwop Kilawtley
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mery Jacob Black
Nuev@


Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 14/01/2010
Edad : 26
Localización : Perdida con Jacob...

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Dom Ene 17, 2010 8:02 pm

JUUUUUU Me encanta Tía estoy en viloooooooooooo jajajajaajaj
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mery Jacob Black
Nuev@


Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 14/01/2010
Edad : 26
Localización : Perdida con Jacob...

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Lun Ene 18, 2010 11:16 am

Oye habra mas y mas no??jajaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
* ~Ani_ BlacK~*
Team Mariana


Mensajes : 573
Fecha de inscripción : 12/12/2009
Edad : 19
Localización : Cantando, bailando hip-hop, practicando esgrima,leyendo de TODO XD Jugando con mis friends...Bufff!!!

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Lun Ene 18, 2010 11:30 pm

Wiiiiiii~!!!!

Este capítulo ha estado genial (como todos).
Me encanta!!! *0*

Necesito continuación, este fanfic está genial, te tienen que dar un premio o algo jeje.

Sigue así friend, espero la conti con ansias Very Happy

_________________



Spoiler:
 


Haz click en los loguitos para poder leer mis fanfics Very Happy




EntraAQUÍsi no quiieres que un pato gigante se coma tu comida preferida.


¡¡ESPAÑA!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bruno
Team Jacob


Mensajes : 334
Fecha de inscripción : 22/12/2009

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Miér Ene 27, 2010 11:31 am

ha estado muy bien este capitulo Surprised alien

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shiah
Team Jacob


Mensajes : 245
Fecha de inscripción : 20/12/2009

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Dom Ene 31, 2010 11:41 pm

muchas gracias a todos ^.^ Me ayudais mucho... Tengo el fic un poco estancado, pero intentare ponerme en cuanto consiga la entrada para la twinightcon que ya estare mas tranquila xD
Esque es dificil intentar seguir el mismo orden lineal que el verdadero libro u.u
De hecho, me he comido una escena... Lo siento mucho. Esque en Crepusculo pasan tantas cosas juntas que te olvidas por completo que tan solo han pasado 4 dias xD

Muchas gracias de verdad, en cuanto pueda actualizo Smile

_________________

Estoy en el hoyo.¡Promesa de loba! Kwop Kilawtley
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nessie7
Nuev@


Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 20/01/2010
Edad : 29

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Dom Ene 31, 2010 11:50 pm

Pues ya te estás poniendo mañana a escribir en cuantito tengas la entrada eh?? Ya me leí tu fic, así que te comento (que estoy cogiendo hasta notas!! jaja)
Me gusta mucho la forma en la que redactas las situaciones, y te digo mis frases favoritas:
-Mi padre le devolvió el saludo y nos echó a patadas (no literalmente) pobrecico, jaja

-Jake la cenicienta Es que me imagino a Jake con una faldita y un delantal barriendo el salón!!

Cuando intenta entrar en clase de música y el profesor le dice que se marche y el dice: pero....(adorable)
Cuando Quil le trae la pieza que necesitaba y le dice, un besito a mami. jajaja me parto!

.......y como siga así no termino! Otra cosa que me gustó es lo detallista que es al decir que Laia a causa de la lluvia tenía la ropa transparente (qué jodío, cómo se fija!!), la fiesta, ...todo!!

Sigue así!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shiah
Team Jacob


Mensajes : 245
Fecha de inscripción : 20/12/2009

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Lun Feb 01, 2010 12:03 am

¡jajaja! Gracias ^.^
Lo de la ropa transparente ya me lo ha dicho mucho... Esque mi clase me inspira xD (como tienen la misma edad que ahi Jake) y estan mas salidos que el pico de una plancha... u.u
Lo de no literalmente, creo que me quedo un poco cruel.. Pero con quince años toooodo el mundo es muy cruel. No podemos evitarlo. xD

Smile El capitulo ya lo tengo empezado pero esque me he enganchado en una frase, y de ahi no pasa... T.T

_________________

Estoy en el hoyo.¡Promesa de loba! Kwop Kilawtley
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nessie7
Nuev@


Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 20/01/2010
Edad : 29

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Lun Feb 01, 2010 12:12 am

pues a mí más que cruel me pareció gracioso, porque es una frase hecha que se usa mucho, y en este caso poco práctico.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
* ~Ani_ BlacK~*
Team Mariana


Mensajes : 573
Fecha de inscripción : 12/12/2009
Edad : 19
Localización : Cantando, bailando hip-hop, practicando esgrima,leyendo de TODO XD Jugando con mis friends...Bufff!!!

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Lun Feb 01, 2010 12:28 am

Tengo tantas ganas de que pongas la continuación *¬*

Bye friend Very Happy Escribes GENIAL.

_________________



Spoiler:
 


Haz click en los loguitos para poder leer mis fanfics Very Happy




EntraAQUÍsi no quiieres que un pato gigante se coma tu comida preferida.


¡¡ESPAÑA!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shiah
Team Jacob


Mensajes : 245
Fecha de inscripción : 20/12/2009

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Sáb Feb 06, 2010 10:30 pm

¡Holaaa! Aqui estoy de nuevo Very Happy Perdonar el retrasazo pero esque no conseguia acabar el capitulo... T.T
Y bueno, antes de nada queria pediros disculpas por un fallo que he tenido en el orden cronologico.
En el libro de Crepusculo pasan tantas cosas juntas que crees que pasa mucho tiempo, cuando en realidad pasan dias, asi que me he comido una semana. Perdonar... Os pongo esa semana en este capitulo, aunque sea despues.
¡Muchas gracias por leer! Sois lo mejor.


Capitulo 6

Los días pasaron deprisa después de la bronca que nos hecho Quil el lunes siguiente a la fiesta. Como pasaban normalmente, horas largas, eternas, aburridas, pero semanas cortas que pasan sin que te des cuenta. Clásica vida estudiantil.
El miércoles por la noche Billy y yo cenábamos en el sofá, cuando de repente nuestra tele empezó a parpadear, la imagen se iba y volvía a voluntad propia. Me levanté para darle un golpecito a la antena. Solía funcionar en estos casos. Pero esta vez pasó justo lo contrario.

Al mínimo toquecito que le di la pantalla se volvió gris y el sonido del antes noticiario paso a convertirse en un molesto ruido sordo.
-¿Qué has hecho?-gritó mi padre mirando la televisión con los ojos completamente abiertos.
-¡Lo que hacemos siempre cuando este trasto se para!
-Pues no se ve.
-Ya me doy cuenta, papá.-repliqué exasperado.
-¿Y tú pretendes fabricarte un coche?-me recriminó saliendo del salón en dirección a su cuarto, susurrando por el camino algo como: “Con lo manazas que es, milagro si el trasto con ruedas se mueve.”

Bufé y respiré hondo un par de veces cerrando los ojos. Vaya, la técnica que me había dicho Laia funcionaba y todo. Me sentía mucho más calmado. Todavía eran las diez y poco así que no tenía ni pizca de sueño. Me senté en el sofá y acabé de cenar lentamente.
En mi cabeza empezaron a dar vueltas todas las conversaciones que había tenido últimamente.
Embry se había colado perdidamente de la chica pelirroja, Aiyana. Mientras que Quil se enfurruñaba cada vez que pasaba cerca de Dea porque no le hacia ningún caso. Yo por mi parte había empezado a llevarme mejor con Laia.
Después de la fiesta la chica comenzó a hablarme mejor y más. Ya no parecía tan cascarrabias como lo había parecido cuando la conocí. Me sentía muy a gusto cuando la tenía cerca.

Acabe de cenar y fregué los platos, colocándolos en su sitio correspondiente. Todavía eran las diez de la noche así que me quede sentado en una silla con la mirada perdida.
Dios, que aburrimiento. En ese pueblo no había nada divertido que hacer, y menos aun un miércoles por la noche. Me levanté y di una vuelta por mi habitación. Me hice la cartera con los libros que me tocaban al día siguiente. Incluso me puse a hacer unas actividades atrasadas de Física que tenía pendientes.
Cuando acabé mire el reloj. Las once. Me quité la ropa y me metí en la cama.
Cerré los ojos lentamente. Nada. Los abrí y los cerré con fuerza. Tampoco.

-¡Me aburro como una ostra!-chillé interiormente levantándome de un salto de la cama.
Me moría de calor. Ya sé, saldría a dar una vuelta. Total, el viejo no se iba a enterar, los ronquidos se oían a la perfección desde mi cuarto.
Me volví a poner unos vaqueros y una camiseta de manga larga, cogí la chaqueta y salí de mi casa.
El aire helado me despeinó y saque las manos de la cazadora para hacerme una coleta, por lo que se me congelaron las manos también.
Las volví a resguardar rápidamente, mientras el frio viento seguía impulsándome en contra dirección. Cuando me quise dar cuenta había llegado a la playa, así que me puse a caminar por encima de las piedras lentamente, mientras la luna, completamente vacía esta noche, me observaba dar vueltas esquivando las austeras olas que intentaban mojar mis zapatillas.
El viento zumbaba en mis oídos, y el único sonido que lo amortiguaba eran mis pasos, secos sobre las duras piedras y la arena solida de La Push. Y el rugir de las olas, que silenciosamente imploraban la llegada de un nuevo día, y con él, nuevas visitas. Igual que yo.

Odiaba la soledad, nunca había entendido a ese tipo de gente que se encierra sobre sí mismos y no necesitan a nadie más porque se creen que pueden valerse por sí solos.
Las personas necesitamos a más personas. Me gustaría gritárselo a esa gente. No saben lo que pierden…

Con ese pensamiento en mente vi una sombra moverse cerca de unas rocas y me sobresalté. Quizás no había sido buena idea pasear solo tan de noche y por esas tierras. Iba a darme la vuelta para irme, cuando un reflejo de luz proveniente de alguna fugaz estrella sorprendió a dos ojos marrones escondidos en la oscuridad.
-¿Laia?-susurré, no muy seguro de mi mismo.
-Vete.
Su voz sonaba quebrada, como si no le quedara aliento, o le doliera la garganta.
-¿Qué haces aquí?-insistí.
-¿Y tú?
-Buena pregunta, pero yo la he hecho antes.
Silencio. Un ruido de respiración entrecortada. Más silencio.
“A esta chica le pasa algo.” Pensé esperando pacientemente. Cuando pasó más tiempo del debido entre una conversación normal me acerque a ella y me senté a su lado.
-Laia.
Rompió a llorar. Me sobresalté de nuevo. “Definitivamente, le pasa algo.” Muy agudo, Jake.
Me quede parado un momento sin saber qué hacer ni que decir, pero pensé en lo que a mí me hace sentir mejor. Así que pasé un brazo por encima de su hombro y la atraje hacia mí. Ella no opuso resistencia, como yo esperaba, sino que apoyó la cabeza en mi cuello y siguieron cayendo lágrimas sobre su rostro.
-Ey.-dije suavemente acariciándole el pelo.-No pasa nada, ¿vale?
Laia asintió pero volvió a llorar con fuerza. No hice nada, no sabía qué hacer. Con esas lágrimas no podía contarme que le pasaba y yo no iba a forzarla a decírmelo, así que no hice nada. Me quedé sentado abrazándola hasta que empezó a pasársele el sofoco.
Cuando la escuché coger aire violentamente, supe que era el momento adecuado:
-¿Qué te pasa?
Esta giró la cabeza y me miró fijamente a los ojos. Me sentí incomodo. La tenía a pocos centímetros de mi rostro y sus ojos ardían enrojecidos, pero me observaban con fuerza.
-Nada.-contestó con la voz quebrada.
La miré levantando una ceja y sonreí ligeramente.
-¿De verdad? Porque la gente normal no suele esconderse tras una roca a llorar un miércoles por la noche por nada… O eso me han dicho.
Laia sonrió un poco, pero la sonrisa no le llegó a los ojos.
-Nada que te interese.-dijo recobrando un poco la compostura.
-Ya, claro…-murmuré sarcásticamente.

Nos volvimos a quedar en silencio. Nos llevábamos mejor pero aun así me era imposible sacarse algo si ella se negaba. Era la persona más cabezota que conocía, si no contamos a Quil claro está.
De repente se deshizo de mi abrazo y se levanto rápidamente.
-Adiós.
Se giró y salió de allí corriendo. Me levante lo más rápido que pude pero ella ya se había marchado. “Que chica más rara” pensé observándola entrar en la carretera.
Puse los brazos en jarras y me di la vuelta mirando al cielo. Apenas se veían estrellas, una capa de nubes empezaba a taparlas a todas, así que me volví a paso ligero a casa antes de tener que pasar por una duchita nocturna y helada.

Al día siguiente Laia no apareció por clase, cosa que me extrañó mucho ya que no faltaba nunca.
Le pregunte a Aiyana por ella a la hora de comer. Desde el día de la fiesta siempre se sentaba con nosotros. Bueno, más que con nosotros con Embry. Pero es lo mismo…
-No, no sé nada de ella desde ayer en clase de Música.
-Ah…-fue mi única contestación.- ¿Pero estaba bien?
-Bueno, pues… supongo, no lo sé. ¿Te refieres a algo en especial?
-No, no… Simple curiosidad.-sonreí inocentemente.
-Claro claro.-susurró Embry con sarcasmo. Le di un puntapié por debajo de la mesa y se calló.

Pregunté a dos personas más que había visto con ella pero nadie sabía nada. Empecé a preocuparme, si le había pasado algo me sentía responsable de ello.
Todavía con las dudas en la cabeza llegué a mi casa por la tarde, y me vi a Billy con un hombre alto y delgado charlando a la puerta de casa.
-¡Jacob! Ven, quiero presentarte a Michael, es un viejo amigo mío de la escuela.-dijo mi padre con una verdadera sonrisa.
-Eh, no te pases con lo de viejo chaval.-respondió Michael teniéndome la mano.
-Mucho gusto.
Me quedé parado mirando las afueras de mi casa. En ella había dos coches que no conocía de nada. Una pequeña caravana más negra que blanca y un coche color negro.
-Tu padre me ha dicho que te gustan los coches.-me dijo Michael.
-Sí, señor. Estoy construyendo uno.-conteste sonriente.
-Bueno, lo intenta.
Fulminé a mi padre con la mirada a lo que el amigo rió.
-Vale, vale, no quiero provocar peleas. ¿Y qué? ¿Te gusta este?-preguntó dándole una palmadita al capó del coche negro.
Miré a mi padre sin comprender. Yo que sabía de esa cochambre…
-Se lo acabo de alquilar por unos meses, hasta que acabes el tuyo.-me explicó Billy.
-Ah… Sí, es…Renault.
No se me ocurría ningún adjetivo más aplicable. Quitando viejo, trasto, feo y mal pintado.
Pero al fin y al cabo era un coche. Después de charlar un rato Michael se montó en la minúscula caravana y se fue.
-Deja tus cosas en casa, nos vamos a casa de los Swan.- ordenó Billy en cuanto la caravana desapareció de nuestra vista.
¿A casa de los Swan? Una sonrisa se hizo presente en mi rostro solo de pensar que volvería a ver a Bella. Tiré la mochila en el suelo de mi habitación y salí todo lo rápido que pude.
Ayudé a mi padre a subir al asiento del copiloto y con todavía la sonrisa presente monté donde el conductor.
-¿Podrás con el cacharro? Es viejo.-me advirtió mi padre cuando comencé a buscar todos los mandos.
-Puedo contigo, esto es pan comido.-le contesté divertido. Billy me dio un manotazo en el hombro y volvió a mirar hacia delante.

Conduje con precaución por el estrecho que había desde La Push hasta Forks. Podía ir as rápido pero Billy ya estaba lo suficientemente intranquilo. Veíamos ya la casa, cuando me di cuenta de que al lado del Chevrolet de Bella había un Volvo plateado con pinta de ser muy caro. Que aceleró y se fue a toda prisa cuando llegamos a la puerta de la casa.
Mi padre mantuvo la mirada fija en el coche, observándolo con una expresión que, os juro, daba miedo.
-Hola, Bella.-saludé alegremente al verla mirando con los ojos entrecerrados el coche.
-¿Jacob?
Bajé del coche y le di la vuelta para ayudar a Billy a bajar. Este no le quitaba el ojo de encima a Bella con cara distante. Me extrañó bastante. No es que Billy fuera muy social, al contrario, pero la cara que estaba poniendo era todo un relato de Edgar Allan Poe.
Justo en ese momento el coche patrulla de Charlie apareció a nuestras espaldas, aparcó y me miró enarcando una ceja.
-Jake, voy a hacer como que no te he visto al volante.
“Vaya, ya salió el jefe de policía.”
-En la reserva conseguimos muy pronto los permisos de conducir.-bromeé.
-Seguro que sí.
-De alguna manera he de dar una vuelta.-se quejó mi padre.

Entramos en la casa tras una pequeña disculpa de Billy por aparecer de improviso.
-No, es magnífico. Espero que os podáis quedar para el partido.
Mire a mi padre sonriendo, claro, eso era.
-Creo que ese era el plan. Nuestra televisión se estropeó hace nada.-me burlé.
-Y por supuesto, Jacob deseaba volver a ver a Bella.-contratacó Billy.
Agaché la mirada y la clavé en mis zapatillas. “Maldito viejo, recuerda que aprendiste de él, no es bueno meterse con el maestro” recordé intentando bajar el sonrojo de mi cara.


No les hice mas caso y me fui con Bella a la cocina.
-Bueno, ¿Cómo te va todo?-pregunté al ver que ella no sacaba ningún tema.
-Bastante bien.-contestó.- ¿Y a ti? ¿Terminaste el coche?
-No.-dije arrugando la frente. Le conté que todavía me faltaban piezas, y se me ocurrió preguntarle si el monovolumen funcionaba bien, quizás podría sacarlo de allí.
-Sí, funciona bien.
-Ah, me lo preguntaba al ver que no lo conducías.-dije recordando el Volvo plateado.
-Di un paseo con un amigo.
-Un buen coche.-murmuré, mas para mí que para ella. No se veían mucha gente en Forks con esa clase de maquinas.- Aunque no reconocí al conductor, creía conocer a todos los chicos de por aquí.
Bella asintió, pero no pareció coger la pregunta indirecta que le había hecho.
-Papá parecía conocerle de alguna parte…-volví a susurrar, incitando mas la pregunta.
-Jacob, ¿me puedes pasar algunos platos? Están encima del fregadero.
-Claro.-me levante de la mesa donde estaba y le di los platos. Al ver que seguía sin contestar fui un poco más directo.- ¿Quién es?
-Edward Cullen.-respondió tras un suspiro.

Pensé en la cara que había puesto Billy mirando el coche y rompí a reír. A lo que Bella me miró extrañada.
-Entonces, supongo que eso lo explica todo.
-Es cierto.-sonrió ella.-No le gustan los Cullen.
-Viejo supersticioso.-murmuré negando con la cabeza ligeramente.
-No crees que vaya a decírselo a Charlie, ¿verdad?-pregunto rápidamente, a penas la entendí.
-Lo dudo, a Charlie no le gusta que hablen mal de ellos, les tiene mucho aprecio.

Después de la conversación salimos a ver el partido, no volvimos a hablar en toda la noche. Cuando estábamos a punto de irnos le pregunté un poco desesperado:
-¿Vais a volver pronto tus amigos y tú a la playa?
-No estoy segura…
Y con esa contestación y un par de despedidas cogimos de nuevo el coche y volvimos a casa. No podía evitar sentirme decepcionado, pero no le podía pedir más.
Tenía deberes que hacer, pero me moría de sueño por lo poco que dormí el día anterior, así que me quite la ropa y me metí directamente a dormir. De nuevo, otro día que acaba igual que todos los demás.

Very Happy Very Happy

_________________

Estoy en el hoyo.¡Promesa de loba! Kwop Kilawtley
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
* ~Ani_ BlacK~*
Team Mariana


Mensajes : 573
Fecha de inscripción : 12/12/2009
Edad : 19
Localización : Cantando, bailando hip-hop, practicando esgrima,leyendo de TODO XD Jugando con mis friends...Bufff!!!

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Dom Feb 07, 2010 2:23 pm

*0*


Shiah, este fic MOLA de verdad de la buena.
Escribes GENIAL y está muy divertido y entretenido.
Pobre Leah..Qué bueno Jake Very Happy
Necesito ver conti friend ^^
Bye~!!

_________________



Spoiler:
 


Haz click en los loguitos para poder leer mis fanfics Very Happy




EntraAQUÍsi no quiieres que un pato gigante se coma tu comida preferida.


¡¡ESPAÑA!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bruno
Team Jacob


Mensajes : 334
Fecha de inscripción : 22/12/2009

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Dom Feb 07, 2010 7:26 pm

Me ha gustado muchoooo este capitulo, sigue asi y a por ello

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mery Jacob Black
Nuev@


Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 14/01/2010
Edad : 26
Localización : Perdida con Jacob...

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Dom Feb 07, 2010 10:15 pm

Uaaa que bien, haber si me pongo al di con tu fic porque lo lei hace ya y estaba como loca pq siguieras jaja pero como tengo un poco de alzehimer me lo voy a volver a leer todo de new Very Happy y así me entero mejor pero seguro que este capitulo esta super genial escrebes de lujineee!! mil besos!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Shiah
Team Jacob


Mensajes : 245
Fecha de inscripción : 20/12/2009

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Dom Feb 07, 2010 11:22 pm

iiiip! MUCHAS GRACIAS
me habeis contestado vosotros antes que las del foro de crepus xD Os quiero jo!
Ahora que lo leo creo que me he dejado bastantes cosas sin atar, y me da que la fic sera corta :S
bueno, muchas gracias y espero no haceros esperar demasiado Very Happy

_________________

Estoy en el hoyo.¡Promesa de loba! Kwop Kilawtley
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mery Jacob Black
Nuev@


Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 14/01/2010
Edad : 26
Localización : Perdida con Jacob...

MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Lun Feb 08, 2010 10:40 am

Nooo shiaaah ayeer me lo imprimi y lo lei trankilamente ¡Genialote! Si señor asiq impaciente que estoy Very Happy sigue asi ¡Mil besazosss!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: "Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10   Hoy a las 11:13 pm

Volver arriba Ir abajo
 
"Raicing Wolf" [POV Jacob en Twilight] CAPITULO 6-->6/2/10
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» 30 Octubre - HDTV VIDEO - "Breaking Dawn" CLIP: Conversación de Jacob, Carlisle y Esme.
» 5 Octubre - Curiosidad divertida: Edward, Bella y Jacob versión "South Park".
» AEROGRAFIA "motoneta giger"
» mi primera proxima creacion: "tundra kavu"
» COOPERATIVA "LA PROTECTORA" - CASSA DE LA SELVA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Team Taylor Spain :: Fan Art :: Zona Fics-
Cambiar a: