Foro dedicado al club de fans en España de Taylor Lautner
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» EL LIBRO DE JACOB Y NESSIE:DESPERTAR.Continuación Amanecer +18
Sáb Abr 09, 2016 11:57 pm por JACOB&NESSIE

» Un Amor De Hibridos .
Jue Feb 11, 2016 6:20 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Mar Feb 09, 2016 11:23 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:52 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 5:30 pm por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:32 am por Mei Cullen Vulturi

» Mas alla del Enemigo
Lun Feb 08, 2016 6:19 am por Mei Cullen Vulturi

» 2º LIBRO DE JACOB Y NESSIE: NUEVA ERA (Continuacion de Despertar) +18
Jue Ago 27, 2015 8:12 pm por Galletitasalada

» libro Despertar
Mar Mayo 26, 2015 5:16 pm por JACOB&NESSIE

Nuestro autografo de Taylor Lautner

Fan del Mes
Nombre: Rocío Valverde Torres
Alias/Apodo: Rocio
Edad: 22 años
País: España-Madrid
Chat Box
Sister Sites
Afiliados
DESCRIPCION

Jacob Black Fan

Team Taycob








Team Taylor Spain

Si quieres formar parte de nuestros afiliados agrega este boton a tu web linkeando a nuestro blog y mandanos un correo a TeamTaylorSpain@hotmail.es con la dirección de tu Web y el link de tu boton. ^^

PD: El botón debe medir 100x35 (si mide más será redimensionado a este tamaño y no se promete la calidad en que se vea)

Ipod


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com


Comparte | 
 

 Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
Pao_Aiku
Jacob's Friend


Mensajes : 810
Fecha de inscripción : 17/12/2008
Edad : 22
Localización : México

MensajeTema: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Miér Dic 24, 2008 7:23 am

Hola!!! ps yo tengo la costumbre -buena o mala- de que siempre me presento con un fic inventado por mi -obviamente- y ps he aqui mi primer fic de Crepúsculo - Twilight- aun que no lo crean es el primero xD ya que yo me dedico a otro tipo de fics mejor dicho a otra categoria u//u bueno espero y les guste es algo largo...

Resumen: es contado desde la respectiva de una chica llamada Miranda Hope, ella es de origen estadounidense pero sus padres se mudaron a México, su madre murió y su padre la maltrata junto con su hermano menor llamado Tarquin. Un día ambos cayeron a un barranco del cual un lobo los salva ¿Quien sera el lobo? -mas que obvio- jajaja espero y les guste ^^

Los personajes le pertenecen a Stephenie Meller solo los inventado por mi son mios XD

Un beso es el primer paso para jamás olvidarte.

Capitulo 1 Conociéndote.

Todo empezó aquel día de soledad, lo había visto en su forma lobuna jamás me pasó por la mente de que aquel lobo tan grande fuera un chico.
Yo había caído por un barranco tratando de salvar a mi hermano pequeño, que yacía inconsciente por un lado mío en ese instante, y por consecuencia ambos habíamos caído en él; mis energías se habían ido, mi mente solo miraba como a ambos se nos estaba yendo la vida, me sentía inútil sabiendo que lo único que podía hacer en ese instante era ver como la vida se nos acababa. Jamás pensé en aquel final para nosotros y menos para mi hermanito que sin duda alguna daría mi vida tan solo para salvarlo de esta muerte segura. No supe cuando fue que perdí la conciencia y mucho menos quien nos había ayudado a salir de aquel lugar y al abrir los ojos mire un enorme lobo mirándome fijamente. Pude observar que en aquella mirada había inteligencia de un ser humano, no entendí porque no tuve miedo en aquel instante siendo que un enorme lobo estaba en frente de nosotros, entonces volvió a mi mente.

-Mi hermano –susurre al momento en que me levantaba de donde estaba, lo vi a mi lado todavía inconsciente y entonces lo sostuve en mis brazos de forma protectora, el lobo me sonrió y corrió rumbo a los árboles que estaban enfrente de nosotros.

Mis fuerzas se debilitaron nuevamente, sabia que aquel abrazo protector solo había sido por obra de mi voluntad. Mis fuerzas se habían acabado y fue entonces que caí de nuevo inconsciente aun con mi hermano en brazos.
De nuevo al levantarme sentí como avanzaba, pero no era yo la que caminaba; entonces abrí mis parpados lentamente hasta que mis pupilas se acostumbraron a la poca luz que había… ya era de noche y aun estaba con vida no lo podía creer. Sonreí y mire al chico que me traía en brazos su cuerpo era realmente calido, tanto que podía calentarme en esta época de frío aun sin traer algún suéter o camisa.

-Hola, veo que ya has despertado –me habló el chico que podía observar al levantar la mirada, me estremecí ante su voz.

No sabia por que me había estremecido, no lo conocía; simplemente sabia que era mi salvador, mi ángel guardan y tambien el de mi hermano. Abrí los ojos con sorpresa como me había podido olvidar de él.

-¿Do-donde esta m-mi he-hermano? –tartamudeé al preguntar, pero en mi voz se podía notar una nota de preocupación.

-No te preocupes por el chico, él esta bien.

Me relaje un poco, trate de soltarme de su agarre pero sentí un dolor en mi tobillo ¿acaso me lo había lastimado?

-Genial.

-No te muevas te puedes lastimar más.

-Soy Miranda Hope, un gusto.

-Hola Miranda, soy Jacob Black, es un gusto aunque no nos hayamos podido conocer en mejores circunstancias.

Note una sonrisa en su rostro, aunque había poca luz podía notarla. No me atreví a preguntar más, simplemente me dedique a observar el ambiente que se había formado esa noche, había nevado podía observar como el suelo estaba lleno de nieve, no sabia donde estaba mi hermano y mucho menos donde estaba yo. Pero eso no me importaba en esos momentos, estaba cansada. Me acurruque en esos brazos protectores que me tenían atrapada no podía hacer nada mas que dormir y al cerrar mis parpados la imagen de aquel lobo de pelaje rojizo regreso a mi mente.

-¿Dónde esta el lobo? -pregunte aun con los parpados cerrados.

-¿Cuál lobo? –Me contestó con otra pregunta.

Como si lo conociese de años a ese chico, pude notar como me mentía.

-Por favor no me mientas Jacob. –le conteste esta vez abriendo mis parpados levemente.

Sentí como nos detuvimos, su mirada se torno nerviosa, ¿Lo había descubierto? Pero ¿Cómo? Me dejó en las raíces que sobresalían de un gran árbol mientras él se sentaba a mi lado.

-Lo siento pero no te lo puedo decir.

Lo miré con ojos suplicantes no sabia la razón del porque me dolía que me mintiese, pero no tenia ningún derecho en entrometerme en sus cosas; así que decidí cambiar el tema de conversación.

-Lo siento… ¿Por qué nos detuvimos? –pregunte curiosa.

No hubo respuesta, en cambio unos fuertes ronquidos me contestaron la pregunta; el pobre chico estaba cansado y yo lo abrumaba con tantas preguntas no era justo y entonces note una de las razones del por que el chico iba medio desnudo. Yo traía puesta la chamarra de él, me sentí un poco culpable al darme cuenta. Me la quite y se la puse por encima no quería que Jacob se muriera de frío y menos por mi culpa. Se movió un poco y abrió los ojos, sonrió al sentir la tela de la chamarra.

-Quédatela, no la ocupo. –Me la tendió y yo le mire sorprendida, con este frío como no la iba a ocupar.

-Estas loco ¿cierto? –pregunte con un tono divertido.

-Se podría decir… ¿y tú eres la reina de las preguntas?

-Soy muy curiosa. –Le respondí con el mismo tono. –mejor duerme que debes de estar cansado.

Le decía mientras tomaba la chamarra y me la ponía, ese día si que era helado.

-¿Estas bien? –me preguntó con un tono preocupante no sabia la razón ni el porque se preocupaba por una chica que apenas y conocía.

-Un poco de frío pero eso es todo –trate de sonar convencida de mis propias palabras, aunque sabia que no eran ciertas.

Mi cuerpo apenas y estaba caliente, mi mente seguía preocupada por mi hermano, no sabia donde estaba, y estaba en el bosque con un chico que apenas y conocía y peor aun mi tobillo estaba lastimado y no sabia cuantos raspones podría tener a causa de la caída que había sufrido.
Trate de dormir pero no podía, el dolor era insoportable cada vez que lograba caer en los brazos de Morfeo no era por mucho tiempo ya que el dolor iba aumentando. Y en una de esas levantadas, ya no pude mas, grite, cosa que hizo que Jacob se levantara.

-¿Qué tienes?

-¡Mi tobillo me arde!

Me lleve la mano a mi tobillo, en ese momento no recordaba otro dolor más intenso que ese. Solo sentí como los fuertes brazos de Jake me levantaban y salía corriendo de aquel lugar. Perdí la conciencia de nuevo y cuando me levante estaba en una camilla de un ¿hospital?

Miré desesperadamente la habitación buscando a alguien que conociese pero fue en vano, no había absolutamente nadie en aquella habitación. Pero donde estaba Jake ¿acaso todo había sido un sueño? No quería imaginarme eso, pero una esperanza surgió cuando note que aun traía su chamarra puesta, en ese mismo instante entró él, mi salvador.

-¡Jake! –grite sin querer, no sabia la razón del porque me ponía tan feliz de saber que no había sido un sueño.

Él me miró sonriente pero su mirada no reflejaba alegría acaso dije algo que le molesto, o será que no le gusta que le llame Jake.

-Lo siento, no debí haberte llamado así –le trate de decir mirándolo a los ojos.

-No te preocupes tú no tienes la culpa de mis problemas.

-Jacob… -susurre y él me miró –se que tenemos poco tiempo en conocernos, pero si te soy sincera… Tengo miedo de que solo seas un sueño y que cuando me despierte este de nuevo en mi casa recibiendo los insultos y golpes de mi padre y que mi hermano no este conmigo –hable con total claridad siempre había querido a alguien a quien confiarle mis problemas, decirle lo mal que me sentía cada vez que miraba a mi padre golpear a mi hermano o cada vez que recibía los insultos de mi propio padre, jamás había sido una chica feliz, mi única felicidad se había ido junto con mi madre el día de su muerte.

Él me miró sorprendido de seguro no me cree, me debe de haber tomado por loca y piensa que lo mejor es alejarse de mi como las demás personas.

-Miranda yo… no lo sabía. Como es posible que tantos problemas caigan en una sola chica. –se acercó a mi y sentí como sus brazos me rodearon.

-Gracias por comprenderme.

-Tu hermano esta en la otra habitación. Esta bien, en estos momentos esta descansando, los doctores me han dicho que todo el día ha estado preguntando por ti.

-Jajaja ese Tarquin, debe de estar realmente preocupado. –le conteste sonriendo y correspondiendo el abrazo, no dejaría que mi oscuro pasado me quitara la felicidad que tenia en ese instante.

-¿Cómo le haces?

-¿De que o que? –le pregunte aun con la sonrisa en mi rostro sin despegarme aun de su calido abrazo.

-Estar así de feliz teniendo tan oscuro pasado.

-Es fácil solo hay que vivir el presente jamás el pasado. –le susurre al oído.

-Jamás la veras derramar una lágrima por nuestro pasado. –decía una voz bastante conocida para mi, como no conocerla si era mi hermano.

-¡Hola Quinn! –habla casi en un grito de emoción al ver a mi pequeño hermano sano y salvo.

Jacob dejo de abrazarme cuando escuchó la voz de mi hermano.

-Hola chico. –le saludó esta vez Jake.

Miré a mi hermano y luego a Jacob sentí el frío recorrer mi cuerpo cuando este ultimo se separó de mi. Instintivamente me lleve la mano hacia mi tobillo. Y sentí como ambos clavaron su mirada en mí.

-Te tuvieron que enyesar, te lo fracturaste. –me dijo mi salvador.

-Miranda gracias por arriesgar tu vida para poder salvarme. –habló esta vez Tarquin, acercándose a mi cama por lo cual Jake tuvo que hacerse a un lado.

Abrace a mi hermano, pequeñas lágrimas trataron de salir de mis ojos negros.

-Tenía tanto miedo de perderte pequeño. –le dije enterrando mi rostro en su cabello azabache.

Él simplemente me correspondió, sabia que él, al igual que yo, tambien tenia miedo. Sentí como sonrió contra mi pecho para después separarse...

Continuará...

Que tal? les gusto? quieren el segundo capi? jajaja espero y si bueno sin nada mas que decir me boy Feliz Navidad ^-^


Última edición por Pao_Aiku el Vie Dic 21, 2012 10:46 am, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/jacob_taylor
HaRi
Team Jacob


Mensajes : 300
Fecha de inscripción : 01/09/2008
Edad : 22
Localización : Recorriendo la Push en moto, con el mejor acompañante.

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Miér Dic 24, 2008 6:25 pm

En cuanto pueda me lo leoo! Que leí el resumen y parece interesantE^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://strangeworld.forosactivos.net
NIC0L31994
Nuev@


Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 08/01/2009
Edad : 22

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Jue Ene 08, 2009 5:24 am

me gusto mucho!!! continualo ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pao_Aiku
Jacob's Friend


Mensajes : 810
Fecha de inscripción : 17/12/2008
Edad : 22
Localización : México

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Dom Ene 11, 2009 2:03 am

Hola!!
gracias por sus comentarios ^-^ pues aqui les traigo el segundo capitulo de este fic espero y les guste

Un beso es el primer paso para jamás olvidarte.

Capitulo 2 ¿Solo un golpe de suerte?

Él simplemente me correspondió, sabía que él, al igual que yo, tambien tenia miedo. Sentí como sonrió contra mi pecho para después separarse.

-No soy pequeño –me decía con las mejillas infladas en forma de berrinche.

-Ya te lo dije, eres mi pequeño quieras o no. Y siempre lo serás. –le dije secándome las lágrimas traidoras que recorrían mi rostro con mi mano rápidamente.

-Deberías de estar descansando Tarquin. –Entró en la plática Jacob revolviéndole los cabellos a mi hermano. –deja que descanse tu hermana.

-No es justo tú si puedes quedarte con ella y yo no. –mi hermano estaba haciendo su berrinche por lo cual no notó mi sonrojo

-¡Tarquin! –Lo regañé –ve a descansar.

En seguida se fue casi corriendo, pude observar una pequeña sonrisa en su rostro. Posé mi vista en donde se encontraba Jacob, era muy lindo debía aceptarlo. Pero mi mente me traicionaba ¿Por qué no traía una camisa puesta? Me sonrojé ante mis pensamientos.

-Deberías descansar tú tambien Jacob, te ves realmente cansado.

-No hace falta –decía mientras sin querer un bostezo se le escapó.

Lo miré directamente a los ojos y él tambien me miró. ¿Por qué era un libro abierto para mí? ¿Acaso yo tambien lo era para él? Traté de buscar la respuesta en sus ojos pero no hubo ninguna. Yo sabia que algo me ocultaba pero no sabía que era pero lo iba a descubrir fuera lo ultimo que hiciera.

-Tú eres la que debería descansar, no yo –me decía con una sonrisa de autosuficiencia –Soy como un roble, una noche en desvelo no me afecta.

Lo miré con una ceja alzada, este chico si que estaba loco, me miró de nuevo aun con su sonrisa; no supe por que pero sentí como la sangre recorría más rápido por todo mi cuerpo para poder acumularse en mis mejillas. Aparté la mirada rápidamente y observé mi pierna izquierda, hasta mi tobillo, enyesada.
Todavía no podía comprender la razón del porque le interesábamos tanto a este chico o porque simplemente no nos dejó aquí en el hospital y se fue. Después de todo no seria el único que nos deja a nuestra suerte, todo el mundo nos tomaba como locos después de saber nuestro pasado pero Jacob no quería alejarse de nosotros.

-¿Por qué te preocupamos tanto? ¿Por qué simplemente no nos dejaste a nuestra suerte?

Jake me miró con tristeza, no hubo respuesta; un largo silencio se formó entre nosotros, ninguno de los dos desvió la mirada después de que ambas se encontraron. Pareció que meditaba su respuesta y fue cuando al fin habló.

-No lo se, no hubiera sido capas de dejarlos a su suerte.

-Gracias- le decía mientras me retiraba la chamarra y me acomodaba en la cama para poder dormir.

-Que descanses.

Se acercó a la cama y me tapó hasta los hombros como una madre acuesta a su pequeño. Sonreí, ese gesto como me la recordaba en realidad me hacia demasiada falta.

-Tú tambien descansa –susurré el sueño me estaba venciendo.

-Esta bien –resopló resignado –iré a ver al pequeño Quinn.

Fue lo último que escuché después de haber caído en los brazos de Morfeo… Desperté casi gritando, había tenido una pesadilla; observé toda la habitación en busca de donde provenían los ronquidos y fue cuando lo miré, estaba en el sillón que estaba por un lado de mi cama… estaba durmiendo se veía realmente cansado; No sabía porque Jacob me recordaba tanto a aquel lobo cada vez que sonreía, solo es mi imaginación, me decía cada vez que hacia la comparación.
Me dieron ganas de aventarle con la almohada para ver si a si dejaba de roncar. Reí ante mis pensamientos, me recosté de nuevo, no podía dormir me quede mirando su rostro moreno. Tenia muy poco conociéndolo, de hecho no lo conocía de más de dos días, pero en ese tiempo le había agarrado un gran cariño, lo extrañaría cuando se fuera de nuestras vidas para poder seguir con su camino.
No se cuando es que me dormí, solo se que al despertar ya no lo encontré; ni la chamarra ni a él, en su lugar encontré una carta al lado de mi almohada. La cual decía:

“Siento no haber podido despedirme, pero fue urgente que me fuera. Espero y nuestros caminos se crucen de nuevo. Cuida al chico; y si los vuelvo a ver no quiero que sea cercas o dentro de un barranco.

Los quiere Jacob Black”

Sonreí al terminar de leer la carta, él había sido el que nos había ayudado a salir de aquel barranco y yo que pensaba que el lobo había sido nuestro héroe… El lobo. Suspiré, esa sonrisa y esos ojos, casi podía jurar que eran idénticos a los de Jake. Sacudí la cabeza para poder despejarla de esas alucinaciones mías.
Sostuve unas muletas que estaban cercas de la cama y me sostuve de ellas para poder ir al cuarto de Tarquin, aun dormía cuando entré. Me fije que solo tenía el brazo vendado y uno que otro raspón que la noche pasada había tomado desapercibidos, después de todo le sirvió caer encima de mí. Me acerqué más a su cama.

-Pequeño Quinn, ya despierta. –Le decía mientras le acariciaba su rostro.

Abrió lentamente sus parpados dejando ver sus ojos negros y al verme sonrió, miró a mis lados, al parecer lo estaba buscando.

-Jake ya se fue.

Vi desilusión en sus ojos más claros que los míos pero aun así tenían su propio brillo que muy raramente se apagaba.

-Pero él me prometió…

-Fue urgente que se fuera –lo interrumpí tratando de hacer que reaccionara, él ya se había ido y no había nada que se pudiera hacer.

-¿Sin despedirse? –Susurró ya casi sin aliento, la noticia lo había tomado desapercibido. Le di la carta para que la leyera y al final de esta sonrió con tristeza. –Ya no lo volveremos a ver ¿Verdad? –yo solo me encogí de hombros…

Ha pasado un largo tiempo desde la ultima vez que vimos a Jacob, y ahora nos dirigimos a un pequeño pueblo en Estados Unidos llamado Forks; mi hermano y yo ya no volvimos a casa de mi padre ya no queríamos tener aquel trato que nos daba y ahora sobrevivimos gracias a una tía de parte de mi mamá llamada Sandra, ella empezó a hacerse cargo de nosotros después de que supo que nos encontrábamos en el hospital; no estaba casada y le hacia falta compañía y es por eso que nos aceptó gustosa. Habíamos vivido desde entonces en Durango/México, que era la ciudad a donde nos había llevado Jacob, pero recientemente habían cambiado el trabajo de mi tía a Estados Unidos y esa es una de las tantas razones del por que ahora nos encontrábamos rumbo a nuestro país natal y al lugar mas lluvioso de Washington y posiblemente de Estados Unidos.
No volvimos a ver al lobo que había visto aquel día y mucho menos habíamos sabido algo más de Jacob; tratamos de encontrarlo pero todas nuestras búsquedas habían sido mas que fracasos, al parecer no había ningún Jacob Black en toda la república mexicana. A veces nos preguntábamos si no había sido solo un sueño, pero había datos de él en el hospital que no nos eran de mucha utilidad ya que solo decía su nombre y el día y la hora en que entró y salió del lugar pero no más. Aunque Tarquin no ha perdido aun las esperanzas de volverlo a ver yo ya me estoy resignado, tal vez solo había sido un golpe de suerte toparnos con él.

-Solo un golpe de suerte. –susurré al mismo tiempo en que le revolvía los cabellos de mi hermanito.

-¿Me hablabas Mir? –me preguntó cuando le deje en paz su cabellera azabache.

Lo miré un largo tiempo y después le sonreí, esa sonrisa que lograba ocultar mis tristezas.

-No, solo estaba recordando todo lo que nos ha pasado durante este par de años. –Le contesté mirando algo pero a la vez absolutamente nada.

-Eres rara Mir. –susurró esta vez Quinn admirando el paisaje lluvioso que se formado sobre nosotros.

-Espero y no sea de familia –le conteste sacándole la legua de forma juguetona.

Y en cuanto me vio él hizo lo mismo. Mi tía nos vio por el espejo mientras sonreía o mejor dicho reía de nuestra pequeña “plática”.

-Hemos llegado –nos decía mientras en el paisaje se veía más lluvia de lo normal.

Continuará...
espero y les aya gustado después les traigo el otro capítulo
bye n.n

_________________
Fue mi primer beso
el tuyo no lo se
lo que si se
es que jamas te olvidare...

Miranda Hope...


***Pao_Aiku!
**Taylor es Jacob digan lo que digan.
*Tay is Jake 4ever!

Taylor n___n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/jacob_taylor
pRiis*
Team Mariana


Mensajes : 508
Fecha de inscripción : 10/01/2009
Edad : 23
Localización : en el garaje con Jake

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Mar Ene 20, 2009 8:41 pm

Pao!!!la historia es líndisima!!!! como quisiera ser Miranda!!! jajaj tongue hay, espero que sigas escribiendo mas!! *---*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.t-lautner.tk
*Isa Black*
Nuev@


Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 13/12/2008

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Miér Ene 21, 2009 2:12 am

OOhhh!!! k liiindaaa!! Me ha encantado Pao Smile sigue asi! Wink
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pao_Aiku
Jacob's Friend


Mensajes : 810
Fecha de inscripción : 17/12/2008
Edad : 22
Localización : México

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Miér Feb 04, 2009 7:46 am

Hola!!
jajaj creo que muchas quisieran ser Miranda xD bueno pues aquí les dejo el capitulo 3 de esta historia ^-^

Un beso es el primer paso para jamás olvidarte.

Capitulo 3 ¿La reserva?

-Ya veras que harás muchos amigos y este es tu país natal así que no te quejes. –Le respondí mientras miraba las casas del pueblo, hasta que nos detuvimos en una de tamaño mediano, pero aun así era hermosa.

Sandra nos había dicho que nuestras cosas ya se encontraban a dentro tal y como las teníamos en nuestra antigua casa, me bajé del auto aun con la lluvia y caminé lentamente por la lluvia hasta la puerta, me encantaba que el agua cayera sobre mi cuerpo y me mojara libremente.
Y al fin logré llegar a la puerta de la casa. Al entrar observé cada rincón de la casa: la cocina, la sala, los baños, las recamaras y al subir al segundo piso encontré al fin mi habitación, estaba casi hasta el fondo del pasillo y en cuanto entré pude ver una habitación de tamaño mediano, las paredes pintadas de un color morado, la cama en medio de la habitación del tamaño de una matrimonial, a su lado derecho estaba el ropero donde seguramente se encontraba toda mi ropa y al lado izquierdo se encontraba mi librero, era grande después de todo en él se encontraban todos mis libros que usualmente leía, me acerqué al librero y empecé a sacar los libros de la esquina superior izquierda hasta que pude divisar una cajita de madera, la saqué y la puse sobre la cama, acomode de nuevo los libros en su lugar y cuando todo estuvo listo me dirigí hacia la cama me hinqué en el piso y empecé a sacar las cosas de la pequeña cajita: unas medallas que había ganado tiempo atrás, una foto de mi madre, la pequeña nota que Jacob nos había dejado que era lo único que mantenía mis esperanzas de volverlo a ver y saber por lo menos que es real, saqué mi reproductor de música y volví a meter todas las demás cosas, deje por un lado el reproductor y volví a meter la pequeña caja en su lugar.
Me dirigí hacia el closet y saqué una blusa blanca de manga larga, unos jeans y ropa interior, y una toalla; un relajante baño no me vendría mal…
Después de un rato salí del baño cepillándome mi cabello negro lacio que me llegaba a la mitad de la espalda aun que el fleco debes en cuando se me ondulaba, herencias de mi madre.
Al terminar de cepillarme el cabello me acosté sobre la cama mientras sostenía el reproductor y me ponían uno de los auriculares y la música empezó a sonar, me relajé con cada nota musical que las canciones producían con cada palabra mi pasado desaparecía, pero él simplemente no quería abandonar mis pensamientos y mucho menos mi vida ni mi pasado, simplemente Jacob no quería que lo olvidara o ¿acaso era yo la que no quería olvidarlo? La verdad no lo se. Esta mañana me había despertado con el pensamiento rondando sobre una sola palabra Jake… ¿Acaso era señal de que lo volvería a ver?

-Por Dios Miranda, han pasado ya dos largos años de seguro ya te olvidó. –me dije a mi misma, cuando vi el rumbo que llevaba mis pensamientos.

Escuché como mi tía nos llamaba, bajé rápidamente las escaleras y pude observar a un policía al lado de Sandra, la miré sorprendida y después volví la miranda hacia el policía.

-¿Qué es lo que pasó? –Pregunté al ver que nadie iba a decir nada.

-No pasó nada Mir, es solo nuestro vecino de enfrente y ha venido a darnos la bienvenida. –me explicó Sandra mientras me acercaba a saludar y miré como mi hermano se acercaba.

-Hola, soy Miranda Hope y él –dije apuntando a Quinn -es mi hermano menor, Tarquin Hope.

-Un gusto, soy Charlie Swan. –Le estreché la mano mientras le sonreía –tiene dos hijos hermosos Sandra.

-Gracias, pero no son mis hijos son mis sobrinos.

-¡Oh! Bueno lo siento pero me tengo que retirar solo venia a darle la bienvenida, que la pasen bien. –Decía el señor Swan mientras salía de la casa.

La lluvia había parado por lo que pude observar.

-No es un hombre de muchas palabras por lo que pude observar ¿estoy en lo cierto? –Le di mi observación a Sandra.

-Al parecer estas en lo cierto, pero vamos a de tener una linda familia ¿Por qué no los invitamos una noche a cenar? –Nos preguntó con una enorme sonrisa.

-Por mi esta bien. –Le contesté mientras me retiraba e iba a mi cuarto.

Decidí salir a tomar un poco de aire me sentía agobiada con todos los pensamientos que traía en mente, agarré una chamarra, por que a pesar de que había dejado de llover la lluvia había dejado un aire realmente helado. Miré el reloj de la sala eran apenas las 7 de la noche, salí de la casa y sin querer miré la casa del señor Swan al parecer tenia visitas, pero uno me había llamado la atención, por la ventana se podía observar la espalda de un chico alto, de piel morena, de cabello negro hasta los hombros y que solo traía puesta una camisa de resaque ¿Acaso era…?

-Miranda la cena esta lista. –Oí el llamado de mi tía y decidí entrar, me estaba volviendo loca por el amor de Dios ya me lo estaba imaginando…

Ya han pasado casi dos meses desde que llegamos a este pueblo, mi vida es normal bueno eso se podría decir. Estaba en clases ya me estaba aburriendo entonces escuché de pronto como me llamaban.

-Oye Miranda.

Volteé hacia la izquierda era Vanesa, una amiga, sus ojos eran de un color azul y su cabello era castaño era muy bonita, le sonreí.

-¿Qué pasó Vane? –Le pregunté en un susurro no quería que nos cacharan.

-Vamos a ir a la reserva ¿quieres ir?

-Cuando salgamos te digo, que la maestra ya nos esta viendo. –le contesté en un descuido de la maestra, vi como ella asentía.

¿La reserva? Jamás había escuchado de esta, definitivamente me hacia falta salir más de casa.
La clase había acabado más rápidamente de lo que tenía planeado, en la salida Vanesa y otros chicos de la clase evitaron que saliera, bufé molesta, llegaría tarde a la otra clase.

-Y entonces ¿Vas a ir o no?

-¿Cuándo y a que hora? –pregunté rendida no me dejarían decir que no.

-El sábado pasaremos por ti a las 11 AM -escuché como alguien contestaba a mi pregunta, volteé a la derecha de Vane y vi a Richard el hermano gemelo de esta. Suspiré, y asentí. Y con esto cada quien arrancó para su clase y yo me quedé helada al ver tal rapidez, y caminé lentamente hacia mi clase de todas formas iba a llegar tarde corriera o no.
Al llegar a la clase observé como el profesor se me quedaba viendo, sonreí apenada.

-De nuevo llega tarde señorita Hope.

-Lo siento señor, es solo que no pude llegar a tiempo gracias a ciertas personitas que me detuvieron en el camino –miré fulminante las ultimas filas que era donde se encontraban algunos de los chicos.

El profesor suspiró resignado, después de todo no era la primera vez que me pasaba algo así.

-Esta bien, váyase a sentar y que no vuelva a ocurrir y es su tercer falta de lo que lleva en este instituto. –Asentí mientras me sentaba en mi lugar.

Al igual que la clase anterior esta paso igual de aburrida y monótona, miré por la ventana, llovía como todos los días, bufé al recordar que dentro 2 días iría a la reserva y hace unas cuantas horas no sabia ni siquiera que existiera. Pasó un largo tiempo antes de darme cuenta que no había puesto ni la mas mínima atención a la clase y observé un largo apunte en el pizarrón total sino lo acababa se lo pediría a alguien, pero igual trataría de pasarlo a tiempo…

-Al fin descanso –escuché decir a Vanesa, mientras nos dirigíamos hacia la cafetería.

Yo estaba en mi mundo mientras “seguía” a los gemelos, sentía algunas miradas sobre mí pero fácilmente las ignoraba.

-Miranda –me habló Vanesa y yo la miré indicándole que le prestaba atención – ¿Por qué no te animas a salir con alguien?

La miré sorprendida ¿Cómo podía decir eso como si fuera lo más normal del mundo? Miré a Richard él estaba igual de metido en sus pensamientos o mas que yo hace rato, observé a mi alrededor y miré a diferentes chicos que tambien me miraban, sentí como mis mejillas ardían; trate de volver a la normalidad mientras miraba la sonrisa de Vane.

-Salir con chicos no es lo mío… -me miró con desconcierto pero continué hablando –todavía no me acostumbro a esto de los chicos, tú sabes no estoy acostumbrada –solté de repente.

Ella se echó a reír levemente ante mi apenada mirada.

-Miranda, ¿pero que dices? Tienes a más de la mitad de los chicos queriendo que salgas con ellos, incluyendo a mi propio hermano, y tú no les pones ni la más mínima atención.

La miré completamente asombrada y posé de nuevo la mirada sobre Richard el cual estaba completamente rojo, miré fulminante a Vanesa la cual me sonrió como si hubiera hecho lo mejor del mundo.

-No tienes remedio…

-No te enojes, mejor cambiemos de tema –yo le miré de nuevo pero esta vez enojada. – ¿y que vas a llevar este sábado?

-No lo se.

-Anda no seas tan fría.

Me levanté rápidamente de la silla, lo cual causó que esta hiciera un estruendoso ruido al hacerse hacia atrás, miré a los gemelos y me fui corriendo de allí, la verdad no soportaba las pláticas de Vanesa no sabia ni la razón ni el porque me había ido como lo había hecho hace rato, se que no debí de haber hecho eso pero ya no soportaba estar bajo tantas miradas y mucho menos bajo los interrogatorios que se volvían tediosos aun que ella no lo supiera. Respiré profundamente y me dirigí hacia la cafetería, busqué a Vanesa y la encontré comprando algo para comer, me acerque a ella y sostuve un refresco de cola y la miré apenada.

-Lo siento, siento haberme ido así –expresé al estar cerca de ella.

Me miró y sonrió. Caminamos a la misma mesa de hace unos minutos y allí se encontraba Richard comiendo un emparedado mirando el paisaje lluvioso que se formaba afuera de la escuela.

-No hay problema. –Contestó después de un largo tiempo. –se que no debí de haberte agobiado con todo eso, se que no eres de mucho hablar y que te gusta guardarte algunas cosas para ti pero no pude evitarlo; ¿Puedes perdonarme tú a mí?

-No hay nada que perdonarte Vane eres mi mejor amiga y no quiera que por un mal entendido dejemos de serlo. –Miré a Richard y pude ver que él tambien estaba metido en la plática-No escuché nada de lo que me dijo Vane con respecto a tú sabes que.

-Gracias.

Continuará...

bueno espero y les haya gustado espero traerles pronto la conti, sin mas que decir me boy mejor dicho me largo XD jajaj bye!

_________________
Fue mi primer beso
el tuyo no lo se
lo que si se
es que jamas te olvidare...

Miranda Hope...


***Pao_Aiku!
**Taylor es Jacob digan lo que digan.
*Tay is Jake 4ever!

Taylor n___n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/jacob_taylor
pRiis*
Team Mariana


Mensajes : 508
Fecha de inscripción : 10/01/2009
Edad : 23
Localización : en el garaje con Jake

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Jue Feb 12, 2009 4:40 am

lOos amo!!! jaja *-*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.t-lautner.tk
cariito black
Team Jacob


Mensajes : 353
Fecha de inscripción : 13/02/2009
Edad : 21

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Jue Feb 19, 2009 1:09 am

me gustaa muchooo tu historia,, seguilaa...escribis re bien jeje

besoos!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pao_Aiku
Jacob's Friend


Mensajes : 810
Fecha de inscripción : 17/12/2008
Edad : 22
Localización : México

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Mar Feb 24, 2009 5:13 am

Hola, hola!
que bien que les guste la historia.
Bueno pues aquí les traigo el capitulo 4 si que si espero y les guste n.n

Un beso es el primer paso para jamás olvidarte.

Capitulo 4 Mi primera cita y La Push.

-Gracias.

Fue lo único que salió de sus labios; después de esto un largo silencio se formó entre nosotros, paz y tranquilidad al comer, esa era la misma razón del por que me gustaba juntarme con los gemelos. La campana sonó y cada quien se fue hacia su clase yo me dirigí hacia matemáticas con total paciencia, total el profesor siempre llegaba tarde. Las clases terminaron, iba rumbo a la salida de la escuela cuando me topé con Richard iba algo sonrojado.

-Hola –me saludó nerviosamente.

-Hola, ¿Qué es lo que tienes? –le pregunté curiosa.

Él dudó en hablar o las palabras no le salían de la boca no sabría que decir.

-Si quieres que salga contigo tienes que pedírselo –escuché como Vanesa le decía lo que tenia que hacer, el sonrojo de Richard aumentó y al parecer el mío surgió.

Le miré mientras bajaba la mirada apenado y yo simplemente no sabia que hacer, primero le levanté el rostro y le sonreí.

-¿Es lo que me querías decir? –le pregunté de nuevo curiosa, aun sentía mis mejillas calientes y él asintió –Que no te de pena, ¡claro que saldría contigo!

-¿Enserio? –Preguntó ilusionado yo asentí.

-¿mañana, al cine, a las 4? –Le contesté con otra pregunta.

Le observé sonreír, cosa que hacia muy poco, no supe la razón del por que le dije que sí pero debió ser que me gustaría probar salir con chicos y bueno aun que no me hubiese gustado empezar con Richard de seguro valdría la pena. Él me besó la mejilla para salir corriendo para alcanzar a su hermana que después de haber dicho aquello se había ido rápidamente.
Y así terminó el día jueves… Al igual que ayer, el día viernes había pasado igual solo que la única diferencia era que a Richard se le veía más animado…
Ya faltaban algunos minutos cuando bajé a la planta baja para esperar a Richard, llevaba mis típicos jeans pero esta vez un poco más oscuro de lo normal, llevaba una blusa verde oscuro junto con unos tenis negros y mi cabello suelto con el fleco tratando de taparme el rostro, milagrosamente el día solo estaba nublado y no había llovido en todo el día, me senté en el sofá y me pasé el fleco por detrás de mi oreja derecha. No pasó mucho tiempo después de que me sentara en el sofá cuando escuché que llamaban a la puerta, de seguro era él.
Y al abrirla me topé con los ojos azules de Richard.

-¿Nos vamos? –Preguntó con una sonrisa.

Le miré y correspondí a su sonrisa y le hice una seña para que esperara. Fui hacia la cocina donde se encontraba mi tía muy entretenida haciendo algo para comer.

-Ya me boy –exclamé cuando estuve cerca de ella, al parecer la asusté tanto que hasta había lanzado un pedazo de pan al aire, por suerte alcancé a tomarlo antes de que cayera al suelo, sin querer una pequeña risita se me escapó causando que el pan tratara de caer de nuevo al piso pero esta vez lo sostuvo mi tía –ese pan es resbaladizo.

Sandra sonrió mientras ponía el pan para completar su emparedado. Un “que te vaya bien” salió de sus labios, mientras me hacia una señal de que la dejara comer, otra risita se me escapó cuando me dirigía a la salida donde se encontraba mi cita.

-Ahora si.

-¿Qué pasó adentro? –preguntó curioso mientras lo tomaba de la mano.

-Nada de mucha importancia. –le contesté…

Durante el trayecto no hubo mucho que contar, habíamos comprado unas palomitas y unos refrescos. La película era de terror por lo cual cada vez que alguien gritaba sin querer se nos caían las palomitas al suelo hasta que se nos acabaron. Nos miramos como si hubiéramos hecho un delito al ver el piso lleno de palomitas al final de la película, los refrescos estaban medio llenos cuando sin querer Richard los tumbó haciendo más desastre en el piso. Nos miramos de nuevo y salimos corriendo del lugar, riendo como cómplices.

-Jajaja se llevaran una gran sorpresa cuando vean el desastre que hicimos. –decía Richard mientras trataba de tomar aire.

-Si jajaja, jamás me había divertido tanto en el cine –le decía en el mismo estado.

-¿Tú crees que es mejor que nos vayamos? –Me preguntó mirando el cielo. –una tormenta se avecina.

-Pero si a mí me encanta mojarme en la lluvia –Le decía inocente, mientras miraba el cielo.

-Entonces nos quedamos un rato. –contestó mientras me tomaba de la mano y me dirigía hacia la lluvia que acababa de empezar.

Ambos caminábamos tranquilos, aun tomados de la mano, mientras el agua nos mojaba lentamente a ambos.

-Iras mañana ¿cierto? –Me tomó por sorpresa su pregunta por lo cual solo asentí –Siento que mi hermana te haya obligado a aceptar la invitación. –me pasó el fleco por detrás de mi oreja y yo solo sonreí.

-La verdad no me obligó del todo, la verdad quiero ir a conocer la reserva, ya es tiempo de que salga a conocer los alrededores de Forks. –le expliqué con la mirada perdida.

Un silencio se formó entre nosotros y no supe ni cuando ni como es que llegamos a mi casa, había perdido la noción del tiempo e incluso de lo que hacia. Miré a Richard algo apenada, sabia que no era muy lindo que me quedara ida en nuestra cita pero no era conciente de lo que pasaba últimamente a mi alrededor.

-Siento haberme quedado como lo hice –me disculpé.

-No hay problema, gracias por aceptar salir con migo.

-No hay de que, me la pasé genial –Le besé la mejilla –Creo que tengo que entrar. Adiós.

-No, espera –Me jaló del brazo y me dio un calido abrazo, tan calido que varias imágenes de mi pasado revolotearon por mi mente.

-Jake –Me oí susurrar, rápidamente me di cuenta del gran error que había cometido, deshice el abrazo y lo miré directamente a los ojos y pude ver desilusión en los suyos –Lo siento tanto, no debí de haber dicho eso.

-No te preocupes –Me dijo con un tono de desilusión en su voz.

-Enserio eres un muy buen amigo se que no te merezco… -No continué ya que él me interrumpió.

-Pero que locuras dices; soy yo el que debería de decir eso. Tú eres una gran persona y se que algún día encontraras a alguien que en realidad te merezca –Expresó con el mismo tono de voz.

-Siento que no seas tú, pero te aseguro que encontraras a alguien mejor que yo –Le di otro abrazo para después ver como se retiraba y yo entraba por la puerta.

Entre tanta disculpa no me había dado cuenta de que estaba totalmente mojada, me dirigí directamente al cuarto y me cambie de ropa. Después de un rato, cené un poco y me fui a dormir después de haberle dado las buenas noches a Tarquin y a Sandra, quería estar descansada para el día de mañana.
Al despertar, observé que el día era agradable y muy tranquilo: no había nubes de tormenta y mucho menos había señal de que empezaría una tormenta, en pocas palabras el día era soleado; sonreí abiertamente presentía que ese día me la iba a pasar muy bien. Pasé toda la mañana pensando en los acontecimientos del día anterior aun me sentía un poco mal, esperaba que esos acontecimientos no destruyeran la amistad que teníamos Richard y yo…entre tanto pensamiento la mañana se fue rápidamente hasta que llegó la hora. Me esperaban afuera mientras yo terminaba de meter unas cuantas cosas en una mochila pequeña, escuché como tocaban la bocina del auto desesperadamente, bajé corriendo las escales y me despedí de mi tía dándole un beso en la mejilla fugazmente.

-Ya deja de tocar el claxon –Le grité desde la puerta al que iba manejando… Era Peter, un chico de cabello oscuro y ojos de un café claro, al escucharme dejó de provocar tal ruido limitándose a verme sonriente.

Miré dentro del auto y pude ver a Vanesa, Richard, Rocío una muchacha de cabello rubio y de ojos verdes, Max un chico de ojos negros y cabello oscuro y por supuesto a Peter. Me senté en el único lugar que había disponible: a un lado de Richard. Le saludé y después me metí en la pequeña plática que se había formado y así pasaron los minutos que se hicieron eternos para mí. Al fin habíamos llegado a la reserva llamada “La Push” por lo que pude leer en un letrero; nos estacionamos cercas del mar, era definitivamente un bonito día pero no tanto como para ir a meterse al agua que se notaba que estaba helada.
Todos nos separamos al caminar por la arena, algunos habían corrido y otros habían decidido quedarse a descansar en la arena hasta que al final solo quedamos los gemelos y yo. A Vanesa no se le veían muchas ganas de continuar caminando, en cambio a Richard al parecer le estaba gustando sentir la brisa helada que emanaba del mar, al igual que a mí después de todo no éramos tan diferentes en algunos aspectos…

Continuará...

Les gustó? espero que sii hahaah haber cuando les traigo el capitulo 5 ^-^
bueno sin nada más que decir me boy
bye! cuidense

_________________
Fue mi primer beso
el tuyo no lo se
lo que si se
es que jamas te olvidare...

Miranda Hope...


***Pao_Aiku!
**Taylor es Jacob digan lo que digan.
*Tay is Jake 4ever!

Taylor n___n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/jacob_taylor
pRiis*
Team Mariana


Mensajes : 508
Fecha de inscripción : 10/01/2009
Edad : 23
Localización : en el garaje con Jake

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Jue Feb 26, 2009 9:31 pm

ya lo leei!! XD es muy bueno lol
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.t-lautner.tk
Pao_Aiku
Jacob's Friend


Mensajes : 810
Fecha de inscripción : 17/12/2008
Edad : 22
Localización : México

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Dom Mar 22, 2009 8:18 am

Hola, hola!
hoy ando algo aburrida así que decidi subir el 5º capítulo n.n espero y les gusté n.n

Un beso es el primer paso para jamás olvidarte.
Capitulo 5 Un viejo amigo.

-Saben chicos, creo que hasta aquí llego yo, buscaré a los demás. –Comentó Vanesa para después salir corriendo en otra dirección.

Esas fueron las palabras que interrumpieron nuestro silencio y que hicieron que solo quedáramos el chico de los ojos azules, como le decía mi hermano, y yo. Pasamos un largo tiempo caminando lentamente, en el trayecto habíamos divisado a Peter que era uno de los que habían salido corriendo pero al parecer ya había llegado a su límite y ahora se dirigía a donde tiempo atrás nos encontrábamos. Sin querer nosotros nos habíamos adentrado en un bosque en el cual ninguno de los demás hubiera querido entrar, en cambio mi alma curiosa me había hecho entrar junto con Richard el cual al negarse por un corto tiempo se resignó y decidió seguirme la corriente, aun que sabia que él tambien había entrado por que la curiosidad le había ganado y el sentido de protegerme había hecho su acto de presencia... Habíamos caminado demasiado hasta el punto de pensar que nos habíamos perdido.

-Si quieres puedes regresar. –Le comenté cuando vi preocupación en su rostro.

Negó con la cabeza en señal de contestación para después añadir.

-No te dejare sola en este bosque.

-¿Estas seguro? –Le insistí, él asintió.

Pasaron varios minutos sin ver nada más que árboles y plantas; cuando de pronto escuché voces, caminamos un poco y pude notar un pequeño grupo de chicos, entre ellos una mujer, todos eran muy altos pero una voz desvió mi atención esa voz yo la conocía, le escuché de nuevo y mi vida volvió al instante, podía respirar nuevamente.

-Sam deberías de pensarlo mejor –Decía la voz -¿Crees que seria mejor que tú en esto?

Estaba segura, era él, no había ninguna duda. Me sentí hipnotizada por su voz, avanzaba hacia él; quería tenerle cerca y abrazarlo de nuevo, quería poder ver esos ojos y esa sonrisa que tiempo atrás me hicieron sonrojar y sonreír como nunca lo había hecho en mi vida. Y cuando lo tuve a cierta distancia me oí susurrar:

-…Jake.

Sabía que Richard estaba a mi costado pero en esos minutos o segundos solo podía verlo a él, solo a él. Volteo a verme, una gran sorpresa surgió de pronto en su rostro que rápidamente pasó a una de alegría.

-¿Miranda? –Salió de sus labios mi nombre en señal de pregunta.

Yo solo corrí, avancé y lo abracé fuertemente como si fuera lo ultimo que fuera a hacer en mi vida; sentí pequeñas lágrimas recorrer mi rostro y las miradas de Richard y de los que acompañaban a Jacob, pero eso no me importó, no quería separarme de él pero sabia que terminaría haciéndolo. Se separó lentamente y aun que yo no quería tuve que dajarlo en contra de mi voluntad, le miré sonrojada y después pasé mi vista a los demás que estaban en ese lugar.

-Así que tú eres Jacob.

Se rompió el silencio que se había formado con aquellas palabras de Richard que se había acercado, me posé al costado de Jake.

-Así es, soy Jacob Black.

-Richard Kight, un gusto.

Ambos se miraron, y observé en cada mirada, en la azul había frialdad y entre más tiempo me quedaba mirando esta se hacia más fría, en cambio en la de Jacob había felicidad pero a la vez había ¿Tristeza? Moví un poco a Jake, no me gustaba la forma en que se miraban, él me miró y al parecer recordó que no éramos los únicos 3 de ese lugar.

-¡Oh! Lo siento. –Me decía mientras me tomaba la mano y me dirigía cercas del grupo en donde minutos atrás había estado él -Ellos son Sam, Quil, Paul, Collin, Brady, Jared, Seth y ella es la hermana de Seth: Leah.

Miré a cada uno; Sam era de cabello negro y de ojos marrones, Quil de cabello negro, Paul tenia el mismo color de cabello y ojos de Sam, Collin y Brandy eran los que se veían mas jóvenes de todos, la que me llamó la atención fue Leah era muy bonita de piel cobriza, cabello negro y pestañas hermosas. Esta vez fue Jacob el que me movió un poco me había quedado ida al ver a Leah, cuando ví sus ojos me había visto reflejada en ellos tiempo atrás, le miré y sentí como alguien me tomaba la otra mano.

-Mir ya es hora de irnos –era la voz de Richard y era él el que me había agarrado la otra mano.

-Pero si acabamos de llegar. –Le contesté mirando aun a Jacob y después mirarle a él y soltarme de su agarre.

-Ya es tarde. –respondió fríamente.

-Por favor un ratito más.

-Yo puedo cuidarla Kight. –Se metió en la conversación Jake.

Richard le miró de una forma que me dio miedo pero aun así yo no quería irme todavía.

-Si es lo que quieres-fue lo último que le escuché decir a Richard después de que salio corriendo del lugar.

Me dieron ganas de gritar, salir corriendo y preguntarle lo que hacia y la razón ¿Acaso no le había caído de todo Jake? Le miré a él y después volví la vista hacia donde minutos antes había desaparecido mi amigo. Jake me devolvió la mirada y sonrió, aun tenia mi mano atrapada en la suya pero no podía ni quería sacarla. Mi mente divago entre recuerdos del día pasado: las miradas cómplices, las sonrisas, las risas, las travesuras, los abrazos… Y todos giraban entorno a Richard, ¿Pero que me pasaba? ¿Me había enamorado de él? ¿O simplemente era un sentimiento de culpa? Sentí como la mano de Jacob me dirigía hacia el grupo de personas que había presenciado todo. Ya no había marcha atrás, ¿Habría perdido a mi amigo para siempre? En realidad esperaba que no, esperaba que solo hubiese sido un mal entendido y que me pudiera perdonar, quería que me entendiera y por lo visto no fue así, quería que entendiera que Jacob es alguien especial para mí, es mi salvador, es… ¿Pero que era para mi él? ¿Solo mi salvador o alguien más importante todavía? Sacudí mi cabeza para poder quitarme esos pensamientos de encima.

-¿Te encuentras bien? –Escuché la voz de Jacob preocupada a mi lado, le miré y le sonreí sentí como su mano pasaba por mi cintura acercándome más a su costado formando así un abrazo sobre protector.

-Claro, solo estaba pensando en algo sin importancia –Le mentí un poco mientras correspondía al abrazo para después darme cuenta de que los demás chicos se había ido y nos habían dejado solos – ¿y los demás?

-No lo se, creo que se fueron cuando nos descuidamos.

-Si que son rápidos. ¿Y a donde vamos?

-No lo se, a donde quieras.

Después de esa plática solo caminamos, podía sentir su cuerpo calido junto al mío; estaba cansada lo podía sentir en mis parpados que cada vez trataban de cerrarse más; miré el cielo, ya era tarde… muy tarde.

-Jake ya es hora de regresar –expresé mientras un bostezo se me escapaba y me llevé rápidamente la mano a la boca mientras el bostezo pasaba.

-Creo que tendré que llevarte a casa, no creo que tus amigos todavía estén aquí.

-Eres muy lindo, pero creo que iré a ver si me dejaron. -Le contesté mientras me deshacía de su agarre.

-Iré contigo.

Esta vez fui yo la que agarró su mano que se encontraba igual de caliente que hace un par de años al igual que todo su cuerpo, ambos íbamos como una pareja feliz corriendo por el bosque para después salir de él y dar con la playa. Las enormes olas que surgían del mar, la única luz que emanaba de la luna plateada que estaba sobre nosotros que seguíamos corriendo como dos enamorados con las manos entrelazadas sobre la arena y la verdad una parte de mí quería que Jacob no solo fuera un amigo sino algo más, pero en cambio la otra todavía le estaba agradecida pero a la vez sentía algo por Richard, en esos instantes mi corazón estaba hecho un lío estaba enredado no sabia a quien amar. Pero en este momento único, para mí solo estaba en mi mente Jake a pesar de querer lo suficiente a Richard mi corazón solo tenia espacio para uno, o eso creía…
A lo lejos pude divisar unas luces, nos acercamos con pasos cada vez más lentos. Hasta que al fin llegamos, todos estaban adentro del auto la mayoría estaba con cara de aburrimiento excepto Richard que podía notar que tenia cara de enfado al parecer todavía estaba enojado por lo de la tarde. Toqué la ventana del auto, ya que aun no habían notado nuestras presencias, el primero en ver por la ventana fue Peter el cual abrió la puerta del auto para después bajarse de él.

-¡Pensé que ya nos habías abandonado Mir! –dijo Peter en cuanto bajó del carro.

-Siento haberme tardado tanto, es solo que me encontré con un viejo amigo y pues… -Me interrumpió otra voz.

-No hace falta que te expliques mi hermano ya nos dijo todo. –volteé hacia donde provenía la voz, no había duda era la voz de Vanesa, lo raro era que en su voz había una nota de acidez.

Le miré a los ojos, había una nota de desilusión en ellos. No pude evitar bajar el rostro, sabia que esa mirada y esa nota de acidez era por lo que le había hecho a Richard. Observé mi mano aun entrelazada a la de Jake, lentamente me deshice del agarre de él, podía notar como mi mirada se hacia cristalina no pude mirar a Jacob a los ojos ni a nadie más. Me dolía mucho que ahora mi mejor amiga estuviera decepcionada de mí, por algo que ni yo misma sabia por que lo hacia.
Sentí la mano de Jake sobre mi hombro y un “no llores” cercas de mi oído. Un escalofrió recorrió mi cuerpo como rayo, me sequé las pequeñas lágrimas que se me habían escapado con el dorso de mi muñeca. Sentí unas ganas enormes de echarme a los brazos de Jacob a llorar, pero debía de ser fuerte, tenía que soportar esto. Levanté el rostro, debía afrontar el problema con dignidad, no dejaría que algo como esto me hiciera añicos, si ella me creía o no ese era su problema. Iba a decir algo cuando escuché la voz de Rocío.

-Entonces Mir, ¿No nos vas a presentar a tu amiguito?...

Continuará...

Les gustó?
espero que sí n.n
ultimamnte no me habia pasado por el foro pero habia tenido ciertos problemas familiares y mi compu habia muerto y perdi todos mis archivos incluyendo este fic pero por suerte una amiga lo tiene todo y esperare a que se conecte para que me lo pase y cuando lo tenga en mis manos subiré el capítulo 5 *-*
jajaja bueno pues me boy
bye! cuidense l@s quiero mucho n.n

_________________
Fue mi primer beso
el tuyo no lo se
lo que si se
es que jamas te olvidare...

Miranda Hope...


***Pao_Aiku!
**Taylor es Jacob digan lo que digan.
*Tay is Jake 4ever!

Taylor n___n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/jacob_taylor
Kery
Nuev@


Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Edad : 25
Localización : En mi casa :)

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Jue Abr 16, 2009 9:34 pm

Me gusta mucho tu fic, siguelo plis Smile
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pao_Aiku
Jacob's Friend


Mensajes : 810
Fecha de inscripción : 17/12/2008
Edad : 22
Localización : México

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Jue Abr 30, 2009 2:52 am

Hola! tanto tiempo sin subir los capitulos Razz
jajaja pero bien pues aqui les traigo el capitulo 6 espero y les guste n.n

Un beso es el primer paso para jamás olvidarte.

Capitulo 6 Recuerdo y ¿donde vive Jake?

Desvié la mirada hacia ella, y con una sonrisa de agradecimiento asentí.

-Él es un viejo amigo…–les dije mientras miraba a cada uno de los chicos excepto a Richard que aun seguía adentro del carro.

-Soy Jacob.

Todos le miraron por un largo tiempo, Rocío me jaló de repente y me llevó algo lejos de donde nos encontrábamos dejando atrás a los demás incluyendo a Jake.

-¿De donde lo sacaste? –Preguntó picaronamente, sentí como el color se subía a mi rostro rápidamente.

-No se de que hablas solo es un viejo amigo –le contesté mientras desviaba la mirada hacia donde se encontraban los demás.

-Que amigos tienes, ya se por que Richard llegó tan enfadado esta tarde… Está celoso.

Una risilla se le escapó cuando le miré sorprendida ante las últimas palabras pronunciadas.

-El chico esta guapo, no lo dejes ir. –insistió hiendo esta vez directo al grano y con una sonrisa picarona en su rostro.

No pude hacer ni decir nada por que enseguida sentí la mirada de alguien sobre mí, al voltear a ver el dueño de esa mirada me sorprendió ver a Jake mirándome con un pequeño sonrojo lo cual causó que el mío aumentara ¿Acaso había escuchado eso ultimo? Pero eso era algo imposible ¿no?
Por un momento sentí como si Jacob estuviera a unos centímetros de mí, mi mente me jugó una mala pasada: volví al pasado hace dos años aproximadamente, yo me encontraba durmiendo en aquella cama de hospital donde me había llevado él y a unos cuantos centímetros de mi rostro estaba él, acercándose peligrosamente… Pero de repente volví al mundo real gracias a Rocío que me haló de la manga para atraer mi atención.

-Pero en que mundo andas ahora. –Me decía mientras yo trataba de no mirar al responsable de mi sonrojo y sacudía mi cabeza para ver si así se alejaban esas locas alucinaciones mías.- ¿Quieres regresar?

Asentí ante su pregunta, ambas nos dirigimos a donde estaban los demás chicos. Jacob y Richard tenían una pelea de miradas por lo que pude ver. Distraje un poco al primero para despedirme de él, ya era tiempo de irse después de todo.

-Ya es tarde y es mejor que nos vayamos. –Él asintió ante mis palabras, le besé la mejilla ardiente mientras veía como los demás subían al auto. –Adiós Jake.

-Cuídate. –Fue lo último que le escuché decir antes de que subiera al auto y sentarme en donde mismo: al lado de Richard.

Ví por el espejo y lo ví agitando la mano en forma de despedida. En cuanto desapareció su silueta volví la vista al frente, donde la mayoría me observaba; me encogí en mi asiento de vergüenza ¿Por qué me miraban así?

-¿Acaso hice algo malo? –pregunté inocente.

No hubo respuesta durante un largo rato.

-¿Qué hice? –insistí cuando me di cuenta de que ninguno iba a contestar.

-No quiero volver a ver a ese chico –comentó por fin Richard.

-A mí me cae bien –contestó Peter aun al volante.

Y así se formó una pequeña discusión donde yo solo rodaba los ojos enojada e indignada; nadie tomaba en cuenta mi opinión. Llegamos a mi casa debido a que era la primera, bajé del auto enojada y sin querer azoté la puerta del auto y, sin despedirme, me metí a la casa. Mi tía me miró algo sorprendida al verme llegar como lo hice. No hubo ningún dialogo, solo nuestras miradas se cruzaron y subí rápidamente las escaleras; me encontré con mi hermano al subirlas pero, rápidamente, se hizo a un lado, sabiendo que no me iba a detener. Tambien azoté la puerta de mi cuarto y me eché a mi cama, lágrimas de furia recorrieron mi rostro.
Y entre tantas lágrimas caí en los brazos de Morfeo, después de todo ya era tarde.
En mi sueño estaba la misma escena que había imaginado esta tarde, pero esta vez sentía los labios de él presionando los míos para después separarse de mí y agarrar su chamarra para salir del lugar rápidamente, mientras que yo simplemente no podía seguirlo ni podía llamarle ya que no podía mover ningún músculo. Sentía como si esa escena la hubiera vivido inconscientemente y como si mi cuerpo supiera que solo debe de estar recostado en esa cama.
Desperté bruscamente, miré el reloj aun lado de mi cama. Eran las 4 de la madrugada, me levanté y me dirigí al baño, me miré en el espejo y observé las pequeñas ojeras que delataban que no había podido dormí a gusto en lo que había transcurrido de la noche. Mi estomago rugió, me llevé la mano a este y bajé cuidadosamente las escaleras para ir a la cocina. Tomé un pedazo de pan y me serví un vaso de leche. Cuando terminé lavé el plato y el vaso que había usado y subí de nuevo las escaleras evitando hacer cualquier ruido que pudiera despertar a Quinn o a Sandra.
Al llegar a mi cuarto me acosté de nuevo en la cama mirando el techo que estaba sobre mí evitando que pudiera observar las estrellas que de seguro habitaban el cielo azabache en esa noche de luna llena. Me levanté de nuevo y me senté a un lado de la ventana que se encontraba a un lado del librero. Observé millones de estrellas junto a la luna plateada tapizando el cielo oscuro. Abrí un poco la ventana y por ella entró una brisa que causó que me llevara instintivamente mis manos a mis brazos tratando de calentarme un poco, pasó un tiempo para que pudiera acostumbrarme a lo helado de la madrugada mientras miraba cada estrella que desaparecía con el paso de los minutos.
Sabía que ya no podría dormir y mucho menos teniendo tantos pensamientos en mi cabeza, por un lado estaba Richard pero por el otro estaba Jacob ¿A quien le hacia caso? Al primer amigo que tuve en toda la escuela desde que llegué aquí y que me ha apoyado en todo o al que salvó mi vida hace dos años y que me hace sentir protegida cuando estoy a su lado. Mi mente y corazón si que estaban revueltos, pero al parecer todo apuntaba hacia Jake que, después de tanto tiempo esperando volver a verlo, aparecía frente a mí como si hubiera aparecido por arte de magia.
¡Arg! todo esto empezaba a frustrarme, me llevé mi mano a mi frente y empecé a masajearla lentamente para ver si así se me pasaba un poco. Observé de nuevo el cielo estrellado, mientras que de este desaparecían las estrellas más rápido que hace unos cuantos minutos. Mi mente divagaba en los recuerdos mientras veía a las estrellas desaparecer y el resplandor del sol aparecer por el horizonte. La oscuridad se alejaba y daba paso a la luz… Luz, esperanzas. Una lágrima resbaló por mi rostro, la luz del sol me recordaba los antiguos momentos que viví al lado de mi familia, antes de que ella muriera y mi padre se metiera en el vicio del alcohol, todo era tan feliz pero todo lo bueno tiene un final y ese final llegó aquel día, aquella mañana cuando veía el ultimo amanecer junto a ella en sus calidos brazos protegiéndome de todo y quien iba a imaginar que ese día y en ese momento ella perdería la vida.
Solo recuerdo que después de eso había despertado en el hospital, mi padre estaba a mi lado junto a mi hermano pequeño de tan solo 4 años. El semblante de mi padre era de una tristeza profunda y al comprender la razón del por que estaba así las lágrimas empezaron a brotar de mis ojos lentamente.

-No, no… ¡No! –Solté de repente subiendo el tono de voz cada vez que repetía la misma palabra, mi padre solo se atrevió a asentir y fue en ese instante cuando mi vida se derrumbó por completo.

-Tu madre… murió, una bala perdida la mató –fueron las únicas palabras que salieron de su boca para después dejar a mi hermanito y salir del lugar rápidamente mientras que yo no dejaba de llorar por mi madre ya muerta…

Volví de repente al presente volteé hacia el reloj que marcaban ya las 5:30 de la mañana aun era muy temprano, me sequé las lágrimas que se me habían escapado al recordar aquel día. Pero sonreí al recordar que ya no estaba sola; tenía a mi hermano, a mi tía, a mis amigos y sobre todo tenia a Jacob que después de tanto tiempo lo volvía a ver. Mi vida al parecer iba mejorando ya no podía pedir más, al parecer esta vez iba a poder ser feliz al lado de las personas que amaba y no dejaría que mi oscuro pasado arruinara mi presente y mucho menos mi futuro, ahora tenia que enfrentarme a los problemas que se avecinaban y no a saldar cuentas del pasado.
Me levanté del lugar donde estaba, las estrellas habían desparecido completamente, pero la luna aun seguía allí con un leve resplandor mientras el sol trataba de opacar lo último que quedaba de ella pero al parecer la luna no se dejaba vencer tan fácilmente. Sonreí de nuevo ante la escena que se formaba tras mi ventana, me recosté de nuevo y esperé a que el sueño llegara de nuevo, después de todo era domingo y no tenia ningún plan para salir.
Al despertar ví de nuevo el reloj eran las 9 decidí que ya era hora de levantarme, hice mi cama y salí de mi habitación. En la sala me encontré a Quinn, viendo un programa de televisión, muy entretenido; me posicioné delante del televisor e hizo señas para que me moviera, le sonreí y me senté a su lado.

-¿Por qué entraste como lo hiciste ayer? –me preguntó silenciando el televisor.

-Emmm eso no era lo que te iba a decir –le contesté aparentando meditar mi respuesta con un tono de inocencia.

Rodó los ojos, a veces me sorprendía lo maduro que podía ser para su edad y era en estos momentos cuando dudaba de que yo fuera la mayor y no la menor.

-Está bien dime lo que me ibas a decir –contestó resignado.

-Adivina a quien ví ayer.

Mi hermano meditó un largo rato su respuesta y yo me empezaba a impacientar mientras él pensaba hasta que movió la cabeza en señal de negación, reí ante esto.

-Lo ví, lo volví a ver –solté emocionada, me miró con cara de no entender –Ví a Jake, ayer me lo encontré.

Su cara era de total asombro tanto que hasta pensé que se le había ido el aire, lo zangoloteé para ver si a sí reaccionaba.

-N-no te creo –fueron las palabras que salieron de su boca al volver en sí.

Yo solo asentí y Tarquin volvió a ser mi hermano pequeño y no el mayor mientras pequeñas lágrimas de felicidad recorrían su rostro y me abrazaba como hacia tiempo que no hacia, si que le había afectado esa noticia.

-Tantos días, tanta espera al fin dio frutos –susurró aun abrazado a mí.-Quiero ir a verlo.

Me quedé helada con la respuesta de mi hermano… Las imágenes del día anterior pasaron por mi cabeza: un Richard enfadado, mis lágrimas cayendo al suelo lentamente, las sonrisas de Jacob. Sentí como Tarquin se separaba lentamente al no obtener respuesta, moví un poco mi cabeza y asentí; este pequeño tenía tiempo sin verle y no seria justo no llevarle, después de todo no tenia nada que hacer.
Ambos salimos a cuclillas de la casa para dirigirme a la moto que se encontraba dentro de la cochera, saqué las llaves de mi chamarra y me subí a ella mientras le extendía el casco. Me miró algo sorprendido era la primera vez que le permitía que se subiera con migo.

-¿Esperas que yo me suba a eso? –me interrogó dando un paso atrás.

-¿Quieres ver a Jake? –contesté con otra pregunta.

Rodó de nuevo los ojos, agarró el casco y se subió a la motocicleta.

-Agárrate bien. –Fue lo único que dije antes de arrancar la moto, me sostuvo fuertemente cuando salimos de la cochera.

Al pasar por el frente de la casa ví a mi tía observarnos por la ventana, nos despidió con la mano mientras pasábamos; y ya no supe más ya que hice que la moto fuera más rápido cosa que causó que Quinn me apretara más fuerte, me reí ante esto pero no dije nada.
Todo el camino permanecimos en silencio, al llegar a La Push me detuve; él se bajó rápidamente de la moto, yo permanecí en ella y bajé un pie al suelo para detenerme. Me miró interrogante y le devolví la mirada para después mirar las casas que se podían observar.

-No se donde vive –sentencié y me miró amenazadoramente y yo me limité a sonreír apenada –lo siento.

-¡Miranda Hope! Me hiciste subir a eso –apuntó a la motocicleta mientras hablaba enfadado–para decirme que no sabes donde vive.

Me puse a jugar con mis dedos cosa que hacia cuando me regañaba Quinn y sentí como mis mejillas se teñían de vergüenza. Volví a disculparme pero el pequeño siguió regañándome como si hubiera hecho lo peor del mundo. Y al parecer lo hice, es que ¿a quien se le ocurre ir a un lugar que solo ha visitado una sola vez? Miré a Tarquin con el casco aun puesto caminar en círculos desesperadamente.

-No te preocupes, alguien debe de conocerlo –el tono de mi voz sonó despreocupada lo cual causó que él se detuviera bruscamente y me mirara de nuevo amenazadoramente.

-¿Y que decimos? Hola, vengo con mi hermana que solo ha venido una sola vez a visitar a Jacob Black pero ella no sabe donde vive… -Habló sarcástico mientras me aventaba el casco y yo lo sostenía.

-¿Buscan a Jacob? –Interrumpió una chica detrás de Quinn que hizo que brincáramos del asombro.

Ambos asentimos ante la pregunta.

-Lo siento por el susto que les di, pero no pude evitar escuchar su pequeña discusión… Soy Emily yo podría llevarlos a la casa de Jacob.

-¿Enserio? –Pregunté ilusionada y ella asintió- Gracias, muchas gracias...

Continuará..

Y que tal?
Les gustó?
espero que si n.n pues nada que decir a ver cuando les traigo el otro capi ^^
bien me boy! bye! cuidense n.n

_________________
Fue mi primer beso
el tuyo no lo se
lo que si se
es que jamas te olvidare...

Miranda Hope...


***Pao_Aiku!
**Taylor es Jacob digan lo que digan.
*Tay is Jake 4ever!

Taylor n___n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/jacob_taylor
Em19
Team Jacob


Mensajes : 204
Fecha de inscripción : 02/04/2009
Edad : 23
Localización : Corriedo al lado de mi lobo favorito

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Jue Abr 30, 2009 8:43 pm

me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!XD
pobre miranda , por su madre pero que suerte lo de Jake(L)
bsooooooooooooosssssssssss
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pao_Aiku
Jacob's Friend


Mensajes : 810
Fecha de inscripción : 17/12/2008
Edad : 22
Localización : México

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Vie Mayo 15, 2009 7:19 am

Hola,hola!!
aqui pasando a dejar el capitulo 7 si que si, es uno de mis favoritos :K segun yo esta chistoso porque me rei como loca cuando lo escribi espero y tambien les guste a ustedes n.n

Un beso es el primer paso para jamás olvidarte.

Capitulo 7 ¿Imprimación? ¿Lobos? ¿Bóxers?

Ella nos dirigió una sonrisa y la seguimos, había dejado la moto encadenada a un poste que estaba cercas de donde nos encontrábamos para poder seguirla y había llevado el casco con migo. Caminamos unos cuantos minutos y nos detuvimos frente a una casa roja, Emily nos miró y sonrió nuevamente “aquí es” salió de su labios para después avanzar a la entrada principal del hogar y tocar la puerta que después de algunos minutos fue abierta.

-Hola señor Black –Saludó cortésmente al señor que había abierto.

-Hola Emily –Contestó al saludo -¿Has venido a buscar a mi hijo?

-No exactamente –el padre de Jake la miró alzando una ceja en señal de no comprender –Son estos chicos los que lo buscan –contestó haciéndose a un lado para que nos pudiera observar.

-Soy Mirada Hope y él mi hermano Tarquin –Nos presenté cuando pude ver su mirada sobre nosotros –Un gusto en conocerlo señor Black.

-Así que tú eres Miranda… Yo soy Billy Black, el padre de Jacob. El gusto es mío –me sonrió y a pesar de que me quede sorprendida de que me reconociera le sonreí gustosa. –Pero me temo que Jacob no esta, hace unos minutos salió con unos amigos.

-¡Oh! –Exclamé desilusionada –Bueno será mejor que nos regresemos a Forks otro día será la visita –me dirigí esta vez a Quinn que me miró desilusionado y a la vez enfadado.

-No es necesario, si lo desean pueden esperarlo no creo que tarde mucho. –exclamó Billy.

-Gracias –contestó mi hermanito mirándome suplicante, yo solo asentí ante su mirada.

-Bueno yo no tengo nada más que hacer aquí, así que me boy –había dicho Emily cundo ví desaparecer a Tarquin por la puerta principal.

Miré a Emily y susurré “gracias” cuando ví que ella se iba, entré junto con Billy a la casa. Me senté en el primer sofá que ví y me dediqué a esperar a Jake, miré a mi hermano que observaba cada rincón de la casa algo que hacia para entretenerse siempre. Lo ví desaparecer por un pasillo por un largo rato, me empezaba a impacientar al no poder ver a mi hermanito, me levanté del sofá mientras dejaba el casco en el suelo y me dirigí al pasillo por el cual había desaparecido. Entré a la primera habitación que pude ver, abrí la puerta lentamente y me encontré con ¿el baño?... “Habitación equivocada” me dije mentalmente avergonzada, cerré rápidamente la puerta y busqué en otra.

-Ok, espero y sea esta –susurré, en mi voz aun se notaba un tono de vergüenza y sentía como mis mejillas se coloraban de rosado debido al error que había cometido hace unos momentos… suspiré y abrí la puerta que estaba frente a mí- ¿Tarquin?

-¡Miranda! –Exclamó en cuanto me vio –encontré la habitación de Jacob –una sonrisa traviesa surcó su rostro.

-¿Cómo lo sabes? –pregunté algo dudosa de su descubrimiento.

Se llevó la mano a la barbilla pensativo “no lose, será por el desorden” exclamó, después de algunos minutos despreocupado mientras se subía a la pequeña cama. Lo bajé rápidamente antes de que empezará a saltar sobre ella, negué con la cabeza cuando trató de subir de nuevo.

-Ni se te ocurra –me miró con los cachetes inflados…estaba haciendo su berrinche del día, sonreí ante esto aun seguía siendo mi hermanito pequeño aunque a veces no lo aparentaba…

Bufó rendido y se sentó en la orilla de la cama. Recorrí mis ojos por la habitación al parecer todo apuntaba a que era la habitación de Jake, me aburrí de esperar y empecé a recoger algunas cosas que estaban en el suelo para poder ponerlas en su lugar. Entonces, después de algunos minutos, la puerta se abrió lentamente; me detuve al escuchar la puerta abrirse para poder ver de quien se trataba y al voltear a esta me encontré con los ojos castaños de Jacob, sentí como por algunos instantes aquellos ojos me transportaban a otro lugar pero después recordé que estaba en su habitación.

-¡Oh! Habitación equivocada –comentó con un deje de alegría en su voz mirando la habitación de arriba hacia abajo.

Reí ante su comentario, al parecer me había pasado un poco arreglando el cuarto pero era necesario que lo arreglara después de todo apenas y se podía caminar por allí.

-¿Por que lo dices? –pregunté con el mismo tono de voz que él. –…Creo que esto te pertenece.

Le enseñe unos bóxer que había visto tirados antes de que entrara al cuarto, sus mejillas rápidamente de cubrieron de un color rojizo mientras que las mías aun conservaban su color rosado. Me quitó la ropa tan rápido que solo sentí el movimiento de mi mano abrir y cerrar.

-Esto…yo…bueno…siento que hayas tenido que ver esto –se disculpó algo apenado, volví a soltar otra pequeña risita ante su comentario.

Me acerqué a mi hermanito que tenia la boca abierta de la impresión, le agarré la mano y lo dirigí a donde estaba Jake.

-Tarquin aquí esta al que tanto extrañabas…

Después de que pronuncié aquellas palabras solo pude ver como mi hermano se echaba encima de él tumbándolo ante el movimiento brusco que había cometido. Rápidamente Jacob se levantó con mi hermano en brazos.

-¡Pequeño! Has crecido mucho. –Exclamó mientras le revolvía su cabello azabache juguetonamente.

-Pero no lo suficiente para dejar de ser pequeño –infló los cachetes como hace unos instantes atrás, ese gesto como me causaba risa y a la vez se me hacia tan tierno.

-Anda que tendrás que crecer más si quieres alcanzarlo algún día. –dije mientras que me acercaba a ambos, Jake lo bajó con el cabello totalmente despeinado.

-Miranda pensé que ese novio tuyo ya no te dejaría venir a visitarme.

-Richard no es mi novio…

-El chico de los ojos azules –intervino Quinn interrumpiéndome –emmm
No me cae del todo no quiero que mi hermana salga con él.

-Y dime a quien le das permiso –pregunté con una ceja alzada.

-A Jacob –me respondió inocentemente mientras que ambos nos poníamos totalmente rojos bueno si es que eso se podía. – ¿verdad que tú si cuidarías a Mir?

Lo miró mientras lo interrogaba, al parecer no le salieron palabras pero en esos instantes un grito se escuchó por toda la casa.

-¡Jacob Black!

-Oh, no… Leah –dijo Jacob al escuchar su nombre en aquel grito, entró como rayo a la habitación y cerró la puerta tan rápido como pudo haciendo que nosotros nos alejáramos un poco de él.

Entonces alguien golpeó la puerta tan fuerte que pensé que podría romperla “se que estas allí Black” se oía al otro lado de la puerta mientras que Jacob trataba de evitar que una Leah muy enfadada entrará al cuarto.

-¿Qué fue lo que hiciste? –pregunté curiosa al verlo en aquel estado.

-Yo… después te digo –me contestó mientras que un pedazo de puerta salía volando a donde nos encontrábamos nosotros.-Genial, me quedaré sin puerta… ¡Leah Clearwater, me debes una puerta!

-Y tú me debes… -calló cuando vio a mi hermano me quedé observando a ambos ninguno de los dos había separado sus miradas hasta que Jacob se atravesó entre ellos.

-Leah no me digas que…-su tono de voz era preocupante.

-Creo que si, gracias por todo Black –contestó con sarcasmo.

-¡Rayos!

Miré a ambos, no entendía de que estaban hablando y mucho menos por que esa chica se había detenido al ver Quinn y peor aun mi hermano parecía un idiota viendo a Leah.

-Tarquin ¿Te encuentras bien? –pregunté mientras lo miraba algo preocupada.

Me miró sonrojado y después se encogió de hombros, no sabia que era lo que le pasaba.

-¿Qué es lo que esta pasando aquí? –interrogué a los que estaban discutiendo mientras que ambos callaban ante mi voz enfurecida, nadie absolutamente nadie hablaría de mi hermano sin que yo me enterara de lo que le pasaba.

-Es algo difícil de explicar, lo único que te puedo decir es que de ahora en adelante veras a esta arpía rondando por tu casa todo el tiempo que le sea posible. –Contestó Jacob ganándose una mirada asesina por parte de ella.

-¿Qué? –insistí traté de ser comprensiva pero no entendía que tenia que ver mi hermano en todo esto.

-Me temo que tu hermanito es mi…imprimación –explicó esta vez Leah yo le miré confundida no entendía lo que decía.

-Se que no entiendes nada pero es mejor que no indagues más en este tema.

-¡¿Cómo quieres que no pregunté si mi hermano de tan solo 10 años esta involucrado en esto?! –pregunté mirando a Jacob con una mirada de furia.

Él se llevó las manos a la cabeza en señal de desesperación.

-Espero que no me odies por esto Miranda, ven vamos al bosque –finalizó mientras salía del cuarto por lo que quedó de puerta y a pesar de no entender a lo que se refería le seguí dejando a Tarquin junto a Leah.

Caminamos hasta el bosque y nos adentramos al corazón de este. Él miró a los lados como verificando que no hubiera alguien husmeado por los lugares.

-Bien espero y esto no te maté de la impresión pero si quieres comprender lo que pasó con tu hermano y Leah es necesario que lo sepas aun que puede que después de esto no me quieras hablar por miedo pero lo entenderé –habló tan rápido que apenas y pude entender o que me decía mientras se alejaba de mí unos cuantos metros hacia atrás.

Le miré confusa no entendía nada de lo que me decía, asentí mientras él suspiraba y ví como toda su ropa se desgarraba y como su cuerpo se transformaba. Mis ojos se abrieron totalmente ante la sorpresa, aquel lobo que años atrás había visto estaba frente a mí.

-¿Jacob? –logré articular en un susurro ante la impresión.

El lobo asintió y en su mirada había algo de tristeza y al fin comprendí, estaba frente a un lobo gigante que algunos segundos atrás había sido Jake, estaba frente a un…

-Li…cán…tropo –susurré entrecortado cuando pude comprender, todo aquel misterio que sentía cuando estaba cercas de él era por esto. -¡Oh wow!...

Continuará...

-.-.-.-.-.
Les gustó? dejo mi intento de tratar de sacarles alguna risa? me boy directo al drama? ustedes que opinan? jajajaj bien pues nada mas que decir a ver cuando les traiigo el otro capi n.n
bye! cuidense los quero mucho ^-^

_________________
Fue mi primer beso
el tuyo no lo se
lo que si se
es que jamas te olvidare...

Miranda Hope...


***Pao_Aiku!
**Taylor es Jacob digan lo que digan.
*Tay is Jake 4ever!

Taylor n___n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/jacob_taylor
geminis77
Nuev@


Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 28/02/2009

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Sáb Mayo 16, 2009 9:02 pm

jajaja me he empezado a reir como una loca, creo que le doy miedo a mi madre!!!XD me encanto!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-MaRiiaBlack-
Nuev@


Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 01/06/2009

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Lun Jun 01, 2009 9:41 pm

Me encantaaa!
Sigue prontoo =)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pao_Aiku
Jacob's Friend


Mensajes : 810
Fecha de inscripción : 17/12/2008
Edad : 22
Localización : México

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Sáb Jun 06, 2009 7:30 am

Hola!!
dios mio tengo tanto tiempo sin subir fic x.x debo morir jajaja aun que ayer estuve a punto de morir xb
Me pegaron un rodillazo en karate y mi nariz sangró mucho llene un pañuelo de sangre :K y eso que no vi en ese instante a Taylor por que sino termino de morir alli xD jajajajajaja bien sin nada más -ya no tengo chocoaventuras que contar- aqui les dejo el capitulo 8 n.n

Un beso es el primer paso para jamás olvidarte.

Capitulo 8 Jake ¿Ya tiene imprimación?

Corrí hacia Jake y rodeé su cuello, al parecer esto le sorprendió por que al instante sentí como él se sentaba conmigo aun abrazándolo.

-Como odiarte mi lobito hermoso –le expliqué al recordar las palabras que había dicho antes de que se transformara alejándome de él para poder verlo directamente a los ojos mientras le sonreía y él me sonreía tambien.

Me indicó que me subiera a su espalda y yo, aun que dudosa de subir, lo hice, me sostuve fuertemente de su cuello para no caer. Corrió libremente por todo el bosque, esto se sentía mejor que ir en moto. En el camino pude observar más lobos y me pregunté de quienes se trataban pero uno de ellos llamó mi atención ya que en el hocico traía uno de los short que había recogido del cuarto de Jacob.

-¿Leah? –pregunté en otro susurro al ver como ese lobo se acercaba a nosotros, Jacob se detuvo cuando esta le aventaba la ropa en la cara, gruñó mientras se los quitaba de su rostro.

Bajé de Jake y le di los short y él desapareció por unos instantes para después aparecer en su forma humana con una radiante sonrisa.

-Y dime ¿te gustan los lobos? –me preguntó juguetonamente mientras se acercaba a mí, yo reí y asentí ante su pregunta.

-Bien ahora explícame lo de la imprimación. –exigí en tono serio esta vez.

-Los lobos podemos encontrar nuestra alma gemela con tan solo verla a los ojos y después de encontrarla muy difícilmente nos podemos separar de ella. Me temo que tendrás una cuñada muy molesta. –Explicó mientras me detenía.

Quería ir a matar a Leah, mi hermanito mi pobre hermanito como podía pasarle esto, ella tenia como 20 y él tan solo 10 eso era algo imposible.

-Pero es algo imposible le lleva más de 5 años –solté furiosa mientras me rendía ante el agarre de Jacob.

-Si lo se, pero me temo que mientras Leah siga convirtiéndose en lobo ya no crecerá más, esperara que tu hermano la alcance y mientras tan solo lo verá como alguien a quien proteger como a su hermano, bueno espero y no lo vea como su hermano –susurró esto ultimo con un tono divertido.

-Pero yo seguiré siendo la hermana sobre protectora ¿cierto? –Comenté mientras que algo dentro de mí se hacia añicos -dime Jake, ¿tú ya tienes imprimación?

Había sentido unas enormes ganas de preguntárselo aun que si la respuesta fuera afirmativa sabia que sufriría pero tenia que saberlo no me quedaría con la duda.

-Aun no… eso creo.

-¿Cómo que eso crees?

-No se si ella me corresponda –mi corazón terminó de romperse con aquellas palabras que salieron de sus labios, Jacob estaba enamorado o imprimado ya no sabia ni que decir.

-¡Oh! –solo pude articular, bajé la mirada al suelo y de pronto sentí como me rodeaba los hombros, su piel era tan calida; evité que mis lágrimas salieran de mis ojos para dar a relucir mi tristeza.

-Ven, vamos a ver a Quinn –me dijo mientras avanzaba y yo como autónoma lo seguía, no tenia ganas de caminar ni de hacer absolutamente nada.

De pronto sentí como mis rodillas chocaban contra el frío suelo, Jake se preocupó al verme caer y se lamentó no haber podido evitar que cayera al suelo, pero yo no había sentido ningún dolor al caer simplemente mi cuerpo no me pertenecía en aquel instante ya que mi mente simplemente estaba en otro lugar más precisamente en la charla anterior “Aun no… eso creo.” Aquellas palabras habían sido las responsables de acabar por completo con mi corazón.

-¿Estas bien? –Preguntó mientas se sentaba a mi lado, trató de levantar un poco mi rostro debido a que todo el camino había estado viendo el suelo.

No contesté su pregunta seguí en mi mundo, me acerqué a él y me acurruqué en su pecho calido y al instante una brisa helada recorrió el lugar dando paso a una lluvia repentina y di gracias a dios por que mis lágrimas se confundieron con cada gota que caía del cielo.

-No se lo que te pasa pero debemos irnos sino pescaras un resfriado –le escuché decir pero yo simplemente no respondía.

La lluvia se incrementó tanto que Jake tuvo que tomarme en brazos; conforme avanzaba la lluvia aumentaba y al parecer esto lo desesperaba cada vez más incluyendo, además, que yo no dijera absolutamente nada, simplemente me dedicaba a sollozar sobre su pecho. De repente sentí como se detenía para adentrarnos dentro de una ¿cueva? Al parecer aun quedaba mucho camino que recorrer y aquella lluvia no ayudaba en nada. Jacob me dejó cerca de una de las paredes de la cueva y empezó a caminar en círculos desesperadamente, se pasaba las manos temblorosas por su larga cabellera cada vez que miraba hacia fuera.

-Jake lo siento –articulé mientras mi cuerpo empezaba a tiritar de frío.

Me miró furioso al principio pero al verme tiritar su mirada se hablando y se acercó a mí para acercarme a su calido pecho donde poco a poco quedé completamente dormida. Al despertar aun le tenía cerca de mí, sentía sus dedos pasar por mis cabellos lentamente; subí un poco mi mirada hasta poder verlo completamente: su mirada estaba perdida mirando un punto fijo, la lluvia había parado solo un poco pero aun así todavía no era seguro salir, siguió pasando sus dedos entre mi cabello cuando volvió sus ojos a los míos, me sonrió aun que su mirada demostraba ausencia ¿Acaso ese era el Jacob que conocía? Y de nuevo desvió su mirada a donde hace algunos momentos estaba viendo algo.

-Jake, ¿Te encuentras bien? –pregunté algo preocupada al verlo en aquel estado.

-Solo estoy recordando algunas cosas del pasado. –Me contestó aun viendo a la nada.

-¡Oh! –solo exclamé mientras mi mirada tambien se perdía en aquella lluvia que caía cada vez más lentamente. –Y dime ¿Estar así de caliente es parte ser licántropo?

Fue lo primero que se me vino a la mente, él me miró de nuevo lo supe a pesar de que no lo miraba ¿Por qué? por la simple razón de que sentía su mirada sobre mí y tambien porque había dejando de pasar sus dedos entre mi cabello.

-Si, esta temperatura es parte de ser lo que soy –susurró sin importancia al parecer todavía estaba enfadado por no haber reaccionado cuando debí.

-Lo siento –volví a disculparme esta vez mirando sus ojos, no soportaba que Jake me tratara de aquella forma.

Y pude observar en aquellos ojos castaños algo de culpabilidad ¿Por qué? No lo se, últimamente no sabia la razón de nada. Desvié la mirada, no soportaba mirar aquellos ojos que me hacían sentir cada vez más culpable y de nuevo sus dedos pasaron por mi cabello pero esta vez llevó sus dedos hasta mi mejilla.

-Has estado llorando ¿Verdad? –preguntó cuando me hizo verle de nuevo.

Traté de evitar su mirada mirando hacia el fondo de la cueva pero su mirada castaña era inevitable para mí y solo pude asentir ante su pregunta. Una sonrisa sarcástica cruzó por su rostro.

-Ya no eres la misma de antes –Le miré sorprendida al escuchar aquellas palabras que habían salido de sus labios, abrí la boca para decir algo pero él continuó –La Miranda que conocí hace dos años me había dicho que había que vivir el presente y no en el pasado y Quinn había terminado diciendo que jamás te iba a ver llorar y mírate ahora has cambiado tanto.

No pude desviar la mirada, me había quedado sorprendida antes sus palabras y más por que era cierto: yo había cambiado y para mal. La Miranda que él había conocido se había ido derrumbando poco a poco por las esperanzas perdidas e incluso mi pasado había estado cobrado al fin sus cuentas. Y todo eso causó la actual Miranda, la que se encuentra aquí como tonta por no saber reaccionar ante una charla que yo misma había provocado.

-Yo… no… -Fue lo único que pude pronunciar no tenia nada que decir al respecto era simplemente la verdad y eso me dolía.

Me mordí el labio inconscientemente mientras me separaba de Jacob, sentí algunas lágrimas queriendo escapar de mis ojos las aparte con mi muñeca tan rápido como pude estaba enojada con migo misma. Miré de reojo a Jake y posé de nuevo mi mirada en la lluvia que aun caía sobre nosotros.

-¿Y extrañas a la antigua Miranda? –pregunté en un susurro apenas audible para él.

Le miré de nuevo y sonrió burlón.

-¡Claro! Aquella Miranda era más divertida –me contestó con un tono burlón.

-¡Ah! Eso crees –exclamé fingiendo enojo, trató de agarrarme cuando me levanté para estirarme un poco pero en cambio sonreí cuando le caí encima y traté de hacerle cosquillas pero al parecer no le hacían.

Bufé aun encima de él y le saqué la lengua, posé los codos a cada lado de su cabeza, nuestros rostros estaban a centímetros pero igual no pensaba quitarme de allí. Él al darse cuenta en el estado en que terminamos, sonrió cómplice.

-Te levantas o te levanto –sentí su aliento chocar contra mi rostro y no pude evitar sonrojarme pero igual sonreí traviesa.

-Levántame, si puedes. –le contesté mientras me aferraba a su cabello.

Sentí como se encogía de hombros mientras acercaba su rostro peligrosamente, mis ojos se abrieron como platos al descubrir lo que tenía planeado hacer; mi mente no reaccionó cuando lo descubrí pero al sentir sus labios rozar contra los míos rodé hacia un lado rápidamente, sentía el corazón a mil por hora, mis ojos totalmente abiertos y mi mano… mi mano derecha aun estaba entre su cabello pero la retiré en cuanto me di cuenta. Se levantó después de unos segundos y me miró aun con la sonrisa cómplice surcando su rostro mientras yo aun seguía en el suelo asimilando lo que había pasado.

-Ya te quité –comentó burlón, me tendió la mano para levantarme; le miré fulminante pero aun así le sonreí y esta vez él me tumbo quedando yo abajo -¿quieres que termine lo que empecé?...

Continuará...

Les gustó??
espero que sii xD respecto a los comentarios que bueno que les gusto el otro capi y tambien que se hayan reido. Genimis no te preocupes mi mamá dijo que estaba maniatica cuando me empecé a reir con este capi cuando lo hice xDDD Mariia k bueno que te guste ^^ y aqui tienes una nueva actualizacion jijiji
bien sin nada mas que decir me boy
Los quiero mucho n.n
cuidense y cuidado con los rodillazos xb me traume jajaja
bye!!

_________________
Fue mi primer beso
el tuyo no lo se
lo que si se
es que jamas te olvidare...

Miranda Hope...


***Pao_Aiku!
**Taylor es Jacob digan lo que digan.
*Tay is Jake 4ever!

Taylor n___n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/jacob_taylor
pRiis*
Team Mariana


Mensajes : 508
Fecha de inscripción : 10/01/2009
Edad : 23
Localización : en el garaje con Jake

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Sáb Jun 06, 2009 7:57 pm

wow!!! siguen siendo increibles!! jajaj *-*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.t-lautner.tk
geminis77
Nuev@


Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 28/02/2009

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Dom Jun 07, 2009 5:31 pm

me encantaaa!!!!jaja yo creo que mi madre cada vez que me pongo a reir como una loca dice que estoy con el pavo XD odio que me diga eso!!! bueno, sube más capítulos que ya estoy impaciente
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pao_Aiku
Jacob's Friend


Mensajes : 810
Fecha de inscripción : 17/12/2008
Edad : 22
Localización : México

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Lun Jun 15, 2009 6:04 am

Hola!!!!!
aqui reportandome jijiji hoy no tengo nada que contar... Solo que estoy bien tostadita x.X fui a la playa y no me pude bañar porque habia quemadores jajajajaja bien nada interesante mejor les dejo que lean el capi ^^U

Un beso es el primer paso para jamás olvidarte.

Capitulo 9 No quiero aceptar lo que hay en tu mirada.


Su pregunta me tomó por sorpresa, sentía sus manos sobre mis muñecas ejerciendo la fuerza mínima pero suficiente como para no poder moverlas, sus piernas estaban a cada costado de mi cintura y mis mejillas estaban ardiendo.

-¡Mira! Ya dejó de llover –me excusé cuando buscaba cualquier cosa para poder quitármelo de encima.

… ¡Funcionó! pensé cuando lo ví levantarse y tenderme la mano para poder levantarme, pensé dos veces antes de aceptar su mano pero al final acepté su invitación, sonrió y me levantó como si fuera una simple pluma lo cual causó que chocara contra su pecho y con mi mano libre alcancé a amortiguar el golpe.

-¡Jacob! –solté enfurecida su nombre al darme cuenta del choque y me di cuenta de que ni así lograba llegarle a los hombros.

-Lo siento –se disculpó con sarcasmo mientras me soltaba y se alejaba rumbo a la salida.

Yo simplemente le seguí, durante un rato ambos permanecimos en silencio pero era tan desesperante y finalmente hablé yo.

-Ja-Jacob –mi voz sonó débil y entrecortada, estaba ¿nerviosa?, y a pesar de que pensé que no me había oído, me miró y yo proseguí resignada – ¿Qué fue lo que pasó hace rato?

Desvié mi mirada de la castaña de él, ¡estaba tan nerviosa!

-¿No te has dado cuenta todavía?

Mi nerviosismo aumentó con su respuesta, no sabía a que se refería y entonces escuché una carcajada proveniente de él; alcé una ceja en señal de que no entendía absolutamente nada.

-¡Si que eres ingenua Miranda! –me dijo entre carcajadas.

Me planté frente a él y le detuve, ¡en ese instante me iba a explicar todo!, observé dentro de sus ojos castaños: seguía siendo un libro abierto para mí a pesar del tiempo. Entonces sus carcajadas disminuyeron hasta que solo el sonido del viento se escuchó por todo el lugar. Sus ojos se mostraron alegres al darse cuenta de que trataba de descifrar algo que me ayudara. Pero fue en vano no podía encontrar nada.

Me observó mientras me rendía y movió la cabeza en señal de negación.

-No quieres aceptar lo que has encontrado en mi mirada –sus palabras me sorprendieron, fue como si me pudiese leer mi pensamiento. –Ya se esta haciendo tarde.

Cambió de tema drásticamente y miré el cielo, el tiempo se pasaba volando cuando estaba junto a él.

-Será mejor que nos apresuremos, Tarquin debe de estar preocupado.

Me volví a donde estaba Jake, pero no había nadie, volteé a todas partes y me preocupé al no ver a nadie.

Esperé un poco más y decidí seguir el camino pero al dar unos cuantos pasos Jacob saltó de la nada en su forma lobuna, un gritillo salió de mis labios al verlo frente a mí.

-Como te gusta asustarme. –Le dije a pesar de saber que no obtendría ninguna disculpa, en cambio, él se limitó a sonreír.

Rodé los ojos y me monté encima de él después de que se agachó un poco. Empezó a correr tan rápido, sentí como el viento azotaba en mi cara y se sentía tan… ¡genial!, era mejor que ir en moto a toda velocidad. Me agarré fuertemente de su pelaje para evitar caer ya que si fuera así jamás le alcanzaría.

Después de un tiempo, llegamos a su casa aun que al principio me rehusé a bajar de su espalda lo hice y él se alejó para poder volver a su forma humana.

Al entrar en la pequeña casita me encontré con Tarquin quien al parecer estaba muy preocupado y a Leah despreocupada pero a la vez algo irritada sentada en el sillón donde hace unas cuantas horas había estado sentada yo. Al mirarme entrar, mi hermano se acercó a mí y en su rostro pude observar preocupación pero a la vez enojo, rodé los ojos fastidiada al parecer me esperaba un regaño bien dado de parte de mi hermano menor.

-¿En donde habías estado? –fue lo que salió de sus labios en forma de reproche.

En eso Jake entró, ya en su forma humana, todo mojado debido a la pequeña lluvia que aun caía del cielo.

-Siento traerla hasta ahora pero nos agarró la lluvia. –contestó a la pregunta mientras miraba a Quinn despreocupado.

El pequeño le miró fulminante, mientras yo me sentaba por un lado de Leah quien estaba viendo tal escena algo divertida. La escena que estaba frente a nosotras se podría resumir con un Tarquin cediendo ante las disculpas de Jake, las cuales no eran tan convincentes que digamos, después de todo mi hermano no se deja convencer tan fácilmente cuando se trata de mí pero al parecer Jacob había logrado su cometido y lo que yo tantas veces traté de hacer sin ningún resultado.

Desvié mi atención de la escena para posar mi vista sobre mi reloj de mano, abrí los ojos sorpresivamente ¡ya eran las 5 de la tarde!, Sandra debía de estar realmente preocupada. Agarré el casco que aun seguía a un lado del sillón.

Me levanté como resorte de este y me dirigí a donde se encontraban ambos chicos, tomé de la mano a Quinn y le aventé por la puerta mientras le daba el casco de la motocicleta. Jacob me miró algo incrédulo y yo simplemente me acerqué a su mejilla y le besé. Salí detrás de Tarquin y pude sentir como nos seguían. Volteé hacia atrás para ver a Jake caminando hacia nosotros y a Leah en el marco de la puerta despidiéndose de Tarquin con la mano y con una sonrisa en su rostro.

-Lo siento, pero ya es tarde. -le comenté a Jake cuando me alcanzó.

-No salgas así de la casa. –me detuvo agarrando mi mano y le miré a los ojos. –Por favor.

-Lo siento. –insistí tratando de soltarme de él, volví mi vista a Tarquin que había dejado de caminar.

-Cuídate. –Fue lo último que salió de sus labios mientras soltaba mi mano y yo con una sonrisa corrí junto a Tarquin rumbo a la moto.

Con una ultima mirada arranqué, Quinn me abrazó tan fuerte como la última vez. Sentí el aire en mi rostro pero no era nada comparado a lo que había sentido cuando estaba encima de Jake…

-Jacob -suspiré.

¿Quién iba a imaginarse que aquel lobo de pelaje rojizo era Jake?

Todavía no podía terminar de asimilar todo lo que había pasado en este día. Entonces escuché a mi hermano hablarme mientras sentía como me picaba las costillas con la mano libre.

-¿Qué pasa? –pregunté pesadamente mientras que él dejaba en paz mis costillas.

-Le gustas a Jake –me respondió sin la mínima pizca de la duda en su voz.

Al instante sentí como los colores subían por mi rostro, sentí como la motocicleta se tambaleó un poco al perder mi concentración pero rápidamente volví a tomar el control de esta. Mi hermano era muy observador ¡Hasta él se había dado cuenta de algo que yo no había descubierto aun!

No quieres aceptar lo que has encontrado en mi mirada. Recordé de repente lo que me había dicho hacia un tiempo atrás Jake cuando no había querido aceptar lo que me decía en estos momentos mi hermanito.

-Yo… esto… dime, ¿Cómo te fue con Leah? –cambié de tema para evitar perder de nuevo la concentración.

Sentí como se congelaba al instante, sabía que en ese momento estaba nervioso, por los movimientos que empezó a hacer con las manos que ahora estaban ambas a mis costados. Empezó a tartamudear al querer contestarme y yo simplemente sonreí burlona al escucharlo en aquel estado, estado en el que hacía solo uno cuantos segundos había estado yo. Después de todos sus intentos fallidos decidió callar y debido a esto el resto del camino fue silencioso. Observé el bosque que pasaba rápido ante nosotros y que se encontraba a nuestros costados y en él pude observar una figura corriendo con las cuatro extremidades. Al principio pensé que era Jacob pero al mirarlo más detenidamente me di cuenta de que no era él sino ella, un pequeño lobo de pelaje gris y mucho más pequeña que Jake.

A pesar de saber que nos alcanzaría, aumenté la velocidad. Giré en una curva demasiado rápido lo cual causó que la moto saliera del camino pero logré subirla de nuevo a este antes de que el pequeño lobo se nos acercara. Tarquin se abrazó aun más fuerte de mí cuando salimos del camino sin darse cuenta aun de la presencia de Leah.

El resto del camino resultó tranquilo a pesar de que aun mantenía la velocidad que nos hizo salir en la curva. Ahora ella nos vigilaba más de cerca, lo cual causó que mi estrés aumentara notablemente.

Al final llegamos sanos y salvos, solo que Quinn me aventó el casco enojado pero a la vez asustado por lo de la curva. Rodeé los ojos en señal de fastidio al ver a Leah –ya en su forma humana- en la puerta de la casa. Mientras que mi hermanito corría a abrirle la puerta con el semblante completamente cambiado.

Entré a la casa y vi a mi tía pegada al teléfono discutiendo con la persona que estaba al otro lado de este pero al verme rápidamente colgó. Le miré extrañada pero simplemente sonrió nerviosamente y desapareció de mi vista, rodé de nuevo los ojos en señal de fastidio. Sandra trataba de ocultar algo pero le seria imposible con nosotros dos.

Los días pasaban, las llamadas seguían pero mi tía no quería decir ni una sola palabra al respecto y esto hacia que mi curiosidad aumentara, las visitas a La Push eran cada vez más frecuentes y ni hablar de Leah que cada vez la veía más seguido con el paso del tiempo “una cuñada muy molesta” pensaba en lo que había dicho Jake cuando esta pesadilla comenzó “cuñada” esa era la palabra que más odiaría el resto de mi vida...

Continuará...

¿Les gustó? espero que sí, bien no tengo nada que decir solo que siento que el foro esta algo abandonadito y eso me da algo de tristesa T-T donde estan los demás??
ajajjaaj bien pues me tengo que ir
bye!! cuidense n.n

_________________
Fue mi primer beso
el tuyo no lo se
lo que si se
es que jamas te olvidare...

Miranda Hope...


***Pao_Aiku!
**Taylor es Jacob digan lo que digan.
*Tay is Jake 4ever!

Taylor n___n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/jacob_taylor
geminis77
Nuev@


Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 28/02/2009

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Lun Jun 15, 2009 8:32 pm

sigue la historia, que está super bien!!! estoy enganchada a ella, de verdad, a ver si pones capítulos más a menudo, que ya estoy impaciente por ver el siguiente =)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pao_Aiku
Jacob's Friend


Mensajes : 810
Fecha de inscripción : 17/12/2008
Edad : 22
Localización : México

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Jue Jul 02, 2009 12:42 am

Hola! tiempo sin subir capi x.X siento mucho la demora pero no habia tenido ni tiempo ni internet jeje. Pero aqui esta el capitulo 10 espero y les guste n.n

Un beso es el primer paso para jamás olvidarte.

Capitulo 10 ¿Qué haces aquí?

Desperté temprano, debido a que la alarma del despertador sonó. Si que extrañaba cuando la luz del sol entraba por mi ventana y me despertaba. En cambio, ahora, tenía que oír todos los días la espantosa melodía de mi despertador.
Me alisté para ir a la escuela, tenia que llevar a Tarquin primero y ya era algo tarde así que lo hice tan rápido como pude. Él me espera ya con la mochila puesta, cuando bajé las escaleras fui a la cocina y tomé un pedazo de pan y corrí con este en la boca hacia la moto.

-¿Por qué no me quiere llevar mi tía? –preguntó al ver la moto de nuevo con temor en su rostro.

-Anda sube se nos hace tarde Tarquin. –Le regañé para que subiera pronto.

Trató de replicar pero le aventé el casco mientras el portón se abría. Subió. Pasamos por la casa del señor Swan y observé un volvo plateado fuera de la casa y a algunas personas dentro, seguro que era su familia. Seguí mi camino cuando vi la hora de reloj y aumenté la velocidad. De seguro llegaría tan tarde como siempre y solo por quedarme como boba viendo las casas y por haberme quedado dormida…

Toqué tres veces la puerta del salón de lengua de seguro el profesor me regañaría de nuevo o tal vez no me dejaría entrar. Bufé. La puerta se abrió. El profesor me miró, sonreí apenada como siempre. Negó con la cabeza y se hizo a un lado dejándome pasar después de todo la puntualidad no era mi punto fuerte.
Me senté en el mesa-banco de siempre y vi a mis amigos mientras estos hablaban entre si. Estaba poniendo atención a la clase cuando Richard me habló. Volteé a donde se encontraba y él me saludó con la mano mientras que en su rostro se dibujaba una media sonrisa.

-Que puntual eres. –se burló, rodé los ojos para sonreír después .

-Verdad. –respondí siguiéndole el juego mientras le sacaba la lengua.

Tiempo atrás había superado lo de Jacob y había soportado ir conmigo hasta La Push cuando se lo pedía y aun que había algunas indeferencias entre ambos ya no eran como antes, por lo menos ahora se podían soportar mutuamente. Pero siempre había por lo menos alguna discusión al final del día lo que hacia que regresáramos a Forks aun cuando no quería.

-Vamos a ir hoy. –preguntó algo indiferente.

Le miré a los ojos y observé en sus ojos azules arrepentimiento por haberme preguntado. Negué con la cabeza mientras él suspiraba aliviado. Hoy tenía que ayudar a mi tía con algunas cosas y no tenia tiempo para salir aunque quisiera ir con toda mi alma. Estaba segura de que Leah estaría con mi hermanito todo el tiempo que pudiera aun en contra de mi voluntad ya que Sandra ya le había tomado cariño a pesar de mis negaciones y enojos los cuales ella llamaba celos de hermana.
Bufé al recordarla. Nadie me veía por lo cual pasé desapercibida. Richard ya no me miraba. Miré el pizarrón y empecé a apuntar todo lo necesario. Abría examen la próxima semana, lo bueno es que esto de la lengua si era mi fuerte a pesar de siempre llegar tarde.
Muy bien después de eso nada interesante pasó solo que la próxima semana estaría tan estresada con los exámenes que dudaba mucho de que pudiera ir a visitar a Jacob a La Push. Pasé desapercibida durante mi trayecto a la penúltima clase, los chicos habían desaparecido de mi vista desde el almuerzo. Paz y tranquilidad. Eso es lo que sentía en estos momentos cuando estaba sola. Soledad. A veces mi fiel compañera.

-¡Miranda! –De pronto escuché como gritaban mi nombre.

Bien el trayecto a la última clase no seria igual de solitario. Giré y pude observar a Vanesa corriendo hacia mí. Me hice a un lado. Vanesa chocó contra su hermano que venia platicando con una chica de cabello oscuro. Levanté una ceja. ¿Quién era? La chica volteó a donde estaba yo y mis ojos se abrieron completamente. Acaso era ¿Priscila? espera unos momentos… ¡¿mi prima?!

-Pero ¿que haces aquí? –le pregunté cuando ordené mis pensamientos.

-Solo vine a visitarte. Tía Sandra dijo que estabas aquí y no soportaba la idea de esperar así que decidí venir a darte una sorpresa. –contestó mientras me sonreía.

-Me la encontré en el camino cuando te andaba buscando. –comentó Richard sacándose a su hermana de encima.

Yo solo moví la cabeza en forma de negación nunca cambiarían pero igual así les quería a los tres.

-Bien yo tengo que ir a clases, que no puedo llegar tarde esta vez. –comenté cuando vi la pequeña discusión que se empezaba a formar entre los gemelos.

-¿Y que haré yo? –me cuestionó de nuevo Priscila.

Paré en seco, bien y ahora ¿Qué iba a hacer con ella? Me interrogué mentalmente, miré a Richard suplicante.

-Bien, me encargaré de ella. Después de todo tengo la clase libre. –me dijo resignado.

-Gracias ¡Te debo una! –comenté mientras corría a la próxima clase dejando atrás a los tres.

Correr había sido buena idea por que había podido llegar a tiempo y no había sufrido ningún regaño a pesar de la regla de no correr por los pasillos. Aun no podía comprender esa regla.

-“Bien esta es la última clase del día no te distraigas a pesar de que afuera te espera tu prima que ha venido desde México… no te preocupes por ella, Richard la cuidará bien, no hay de que preocuparse” –pensé mientras dejaba escapar un suspiro de alivio al analizar la situación en la que estaba.

-Señorita Hope… ¡Señorita Hope! –escuché como me regañaba la profesora.

Di un respingo en mi silla al ver su mirada sobre mí. Me disculpé mientras abría mi libro para empezar a leer desde donde me indicó la maestra. Y entre disculpas y regaños por mis distracciones se acabo la clase.

-Al fin –susurré al oír la campana que indicaba el final de las clases.

-No olviden que el lunes tienen examen así que espero que estudien. –hablaba la maestra mientras yo aguardaba mis útiles en la mochila.

Si que era desesperante que me recordaran cuando eran los exámenes. Bien la próxima semana no tendría ni la más mínima oportunidad de ir a visitar a Jake eso estaba más que confirmado. Cuando me levanté de mi pupitre divisé en la puerta a mi prima junto con Richard y Vanesa. Me acerqué a ellos mientras una media sonrisa fingida surcaba mi rostro no estaba para nada de buenas con toda la presión de los exámenes próximos. Era miércoles y tenía el tiempo suficiente para estudiar pero al mismo tiempo no quería dejar de visitar a Jacob y menos estar tanto tiempo cerca de Leah.
Estando ya en el estacionamiento le agradecí de nuevo a Richard por haber cuidado a mi prima y, junto con su hermana, desaparecieron de nuestra vista. Priscila se subió a su coche mientras le decía que se adelantara ya que yo tenia que ir a recoger a Quinn ella aceptó gustosa y su auto arrancó, segundos después yo arranqué en mi moto en dirección opuesta a la de ella.
Llegué a la casa y aventé el casco tan fuerte como pude a una de las esquinas de la cochera ¡Ese Tarquin me las iba a pagar! Dejarme esperando por más de 15 minutos fuera de la escuela y sino hubiera sido por su amigo hubiera esperado más allí afuera. En cuanto viera a ese niño rebelde le iba a regañar y más sabiendo con quien se había ido. Esa Leah le había lavado el cerebro a mi pobre hermanito ¡maldita imprimación! ¡Maldita Leah! ¡Maldito el día en que Jacob se le ocurrió llevar a Leah tan enfadada! Y podía maldecir a más gente pero al ver aun el volvo en la casa de Charlie una curiosidad se hizo presente en mí. Cerré el portón de la cochera y me fui corriendo a la cocina donde seguro estaría mi tía junto con Priscila…
Mis pasos se detuvieron al escuchar voces desconocidas al otro lado de la puerta que daba a la sala principal. Entré a la sala y pude ver a Sandra y a mi prima platicando con el señor Swan junto con lo que parecía su familia. ¿Serian los dueños del volvo?

-Buenas tardes. –saludé tratando de sonar cortes mientras me acercaba a mi familia y como lo pensé ni rastros de Tarquin.

Miré a cada invitado y no sabía por que pero no me inspiraban mucha confianza presentía que no eran normales y mi instinto decía que me alejara, pero mi cabeza recordaba los modales que había aprendido hacia años gracias a mi madre. ¡Al diablo con los modales! Mi madre había muerto hacia más de 6 años. Me disponía a salir de aquel lugar cuando me fije en la niña que parecía la más joven que se encontraba con los chicos que acompañaban a Charlie. ¿Quién era? Me pregunté al mirarla eran tan bonita y se parecía al chico que estaba a su lado pero tenia unos hermosos ojos color chocolate. Desvié la mirada y me acordé de que no sabia ninguno de los nombres de las personas que estaban frente a mí excepto del señor Swan y ellos tampoco. ¿Y pensaba irme así? Wow jamás me había pasado, debía de haber algo realmente grande que me impidiera hacerlo.
Sacudí la cabeza, eres una tonta Miranda ¿que te pueden hacer? Son simples personas que te vienen a visitar y tú quejándote, me regañe mentalmente.

-Siento no haberme presentado. –comenté cuando un silencio se formó en la sala. –Soy Miranda la sobrina de Sandra. –me presenté, y sinceramente me sentí una estúpida ¿Cómo había podido olvidar presentarme?

Suspiré al sentir todas las miradas sobre mí, la pequeña me sonrió y yo le devolví la sonrisa. No me gustaba ser el centro de atención.

-Tú debes ser la amiga de tío Jake. –comentó mientras yo me quedaba de piedra ¿Era su tío?

-S-si soy yo. –Respondí a su pregunta. -¿Es tu tío? –no pude evitar preguntárselo Jacob no me había hablado de que tenia una sobrina y sinceramente no se parecían ni una pizca.

-No somos familia de sangre –contestó el chico a mi pregunta no formulada como si pudiera leer mi mente.

-Mira hija ellos son los Cullen. –Comentó mi tía cuando vio que ya nadie iba a decir nada evitando así caer en un silencio incomodo.

Yo iba a decir algo cuando de pronto se escuchó la puerta principal abrirse.

-Bien aquí huele a sanguijuela. –dijo la voz que acababa de atravesar la puerta principal y esa voz si que la conocía y muy bien desgraciadamente.

Mis manos se convirtieron en puños y me dirigí a la puerta principal en busca de la dueña de la voz.

-Leah Clearwater –gruñí su nombre entre dientes al verla y vi como arrugaba la nariz como si en la casa hubiera algún olor que le disgustara.

-Eh... hola Miranda.

Dirigí mi mirada al dueño de la voz y observé a mi hermano pequeño detrás de Leah algo nervioso. Fui hacia él y le sostuve en brazos como niño pequeño.

-Sinceramente esperaba que me regañaras. –Volvió a decir mientras lo dejaba en el suelo.

-De esta no te salvas. –pronuncié en un susurro mientras mi mirada volvía hacia Leah.

Le miré fulminante pero me di cuenta de que ni siquiera me ponía atención y esto me enfureció más pero al mismo tiempo me entró una nueva curiosidad sobre que era lo que la mantenía tan entretenida. Caminó hasta la sala donde se encontraban los demás y pude ver que su mirada se volvía acida al ver a los Cullen.

-Vaya no me equivoqué, aquí huele a sanguijuela. –habló mientras veía a cada uno de los invitados.

Los miraba fulminantes en especial a la otra chica.

-Bella cuanto tiempo. –volvió a hablar, sarcástica, Leah.

Al parecer Bella no era alguien que le cayera de todo bien a Leah y esto me agradaba y mucho. Podía llegar a realizar varias maldades para fastidiarla y al parecer una de ellas sería mantener una buena relación con Bella. Mi cabeza empezaba a formar varias maldades hacia "mi cuñadita" en este momento ya que estaba realmente enfadada con ella. Sacudí la cabeza alejando todas estas ideas.

-Bien aquí todo mundo se conoce menos yo. –Comenté juguetonamente mientras que todos se me quedaban viendo y yo simplemente me limité a sacar la lengua. –Vamos a recorrer la casa.

Había dicho a la pequeña para distraerla de tantas discusiones que se formaron en la sala al llegar Leah. Ella me siguió tan feliz como lo haría Tarquin, al parecer ambos tenían la misma edad, pero Quinn era un poco más serio y él no daría saltos como bailarina por todas partes. Sonreí burlona de nuevo al imaginarme a Quinn caminando como lo hacia aquella pequeña y al verlo tan serio y sin ninguna expresión en su rostro me di cuenta de la realidad: Él jamás lo haría, después de todo era más maduro que cualquier chico de su edad incluso a veces más maduro que yo aunque tenia sus facetas de niño pequeño cuando estaba cerca de mí o incluso cerca de Jake pero aun teniéndonos cercas estas continuaban siendo muy escasas. Mi sonrisa disminuyó hasta volverse una media sonrisa y, junto a la pequeña, me dirigí hacia el segundo piso donde había varias cosas por enseñarle en especial la vista que se formaba tras mi ventana…

Continuará...

Como siempre...la pregunta del millón: ¿Les gustó?
jajajaja espero que si Smile ya tengo el siguiente capitulo solo espero su reaccion hacia este capi Very Happy para subir el siguiente jeje bien sin nada más que decir me voy... bye!! cuidense, l@s quero mucho n.n...

_________________
Fue mi primer beso
el tuyo no lo se
lo que si se
es que jamas te olvidare...

Miranda Hope...


***Pao_Aiku!
**Taylor es Jacob digan lo que digan.
*Tay is Jake 4ever!

Taylor n___n
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fotolog.com/jacob_taylor
geminis77
Nuev@


Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 28/02/2009

MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Vie Jul 03, 2009 1:27 pm

siii!!!! me encanta tu historia!!! puedes poner los capitulos mas a menudo??? ya tengo ganas de leer otro!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12   Hoy a las 2:56 am

Volver arriba Ir abajo
 
Un beso es el primer paso para jamás olvidarte... Capitulo 25 21/12/12
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 4.Ir a la página : 1, 2, 3, 4  Siguiente
 Temas similares
-
» Mi primer letrero de Foami, con Paso a Paso!!!! Parte 1
» Paso a paso para simular agua en una playa
» Patrones paso a paso para tejer gorritos
» Paso a Paso para hacer cajas, para fofuchas
» Como realizo mi primer custom?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Team Taylor Spain :: Fan Art :: Zona Fics-
Cambiar a: